La Cueva de los Tayos y sus derivaciones - cmaras secretas.. La historia de la Cueva de los Tayos inspir a Erich Von Daniken a escribir El Oro de lo Dioses, libro que enfureciera a Moricz

Download La Cueva de los Tayos y sus derivaciones -   cmaras secretas.. La historia de la Cueva de los Tayos inspir a Erich Von Daniken a escribir El Oro de lo Dioses, libro que enfureciera a Moricz

Post on 06-Feb-2018

219 views

Category:

Documents

5 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<ul><li><p>La Cueva de los Tayos y sus derivaciones Julio Goyn Aguado: Heredero del secreto de Juan Moricz </p><p>Artculo relacionado. </p><p>Por estos das se acaba de publicar una biografa que recoge la vida de </p><p>Julio Goyn Aguado. Aunque su figura es desconocida para el gran pblico, este argentino de origen vasco tuvo un rol importante en la vida de Juan Moricz, estudioso de procedencia hngara que en la dcada de los 70' declar haber </p><p>encontrado registros de una civilizacin ignota escondidos en </p><p>una cueva del oriente ecuatoriano. </p><p>Su historia fue recogida ms tarde en "El Oro de los Dioses" de Erich Von Daniken, libro que desde su aparicin caus un gran revuelo </p><p>mundial y fue centro de una encarnizada polmica, con </p><p>acusaciones de fraude. Guillermo Aguirre el responsable que la figura de Aguado salga del clset, accede amablemente a una </p><p>entrevista, reproducida en exclusiva para los lectores de IIEE. . Usted acaba de publicar "Lrico y Profundo: La vida de Julio Goyn Aguado. La verdadera historia de la Cueva de los Tayos" Cmo se convirti en su bigrafo oficial? </p><p>En 1958 ingres como empleado a la empresa de comercio exterior de mi padre, donde Goyn Aguado trabajaba desde 1956. De la misma edad, nos hicimos amigos estableciendo una relacin que perdur a lo largo de nuestras vidas. Un pacto de confidencialidad que Moricz y Goyn celebraron en 1969 y respetaron de por vida, conserv sus secretos a buen resguardo. En 1996 Julio me rog que fuera su bigrafo, cedindome paulatinamente sus archivos, parte de los cuales me fueron entregados por su viuda despus de la trgica muerte de Goyn. En adelante, he seguido sus precisas instrucciones al pi de la letra Espelelogo, historiador, explorador, estudioso de la pera, arquelogo aficionado, investigador de fenmenos ufolgicos, la figura de Julio Goyn Aguado se revela como un personaje fascinante. Por qu sus actividades no alcanzaron mayor repercusin? En Argentina su obra es casi ignorada. Las actividades que Usted describe son intrnsecamente de naturaleza reservada y habitualmente practicadas por personas de temperamento reflexivo. Por cierto hay quienes no dejan de anunciar a los cuatro vientos sus logros, reales o ficticios. Goyn no era as. Proclive a minimizar sus acciones, puede verse que a lo largo de su vida slo se dio a conocer, fundamentalmente, a travs de reportajes, siendo contadas las ocasiones en que public trabajo alguno sobre sus incomparables vivencias. En eso mucho a tenido que ver su humildad a toda prueba. Por otra parte, respecto del misterio ms descollante de su existencia -el de Tayos- permtame reiterar que la divulgacin de sus secretos le estaba vedada por la inflexibilidad de la palabra empeada. </p><p>En "Lrico y Profundo" se brindan detalles inditos acerca de Juan Moricz Cun fue el papel que desempe ste explorador hngaro en la vida de Goyn? </p><p>Julio era mormn. Motivado por los preceptos educacionales de ese culto, comenz a estudiar con incansable determinacin la historia del pueblo vasco, estirpe a la que perteneca. Concurra a la antigua Biblioteca Nacional, donde descubri los textos de otro vasco como l, Florencio de Basalda, hombre de amplios horizontes intelectuales que se convirti naturalmente en su fuente de inspiracin. Sus revolucionarias teoras sobre migraciones transcontinentales cautivaron a Julio, particularmente por sus afinidades con la tesis fundamental de los mormones en lo relativo a la llegada a Amrica de los patriarcas del culto y a la existencia de lminas de oro con la historia grabada de antiguas culturas de otros continentes. </p><p>En una de aquellas visitas conoci al hngaro Juan Moricz, quien tambin tena a Basalda como mentor e inspirador de sus propias teoras antropolgicas. Las mutuas afinidades establecieron un vnculo de particular envergadura. Julio comenz entonces una campaa tendiente a obtener apoyo y patrocinio para la expedicin que Juan procuraba concretar en Ecuador, donde sostena que tribus amaznicas hablaban an la lengua magyar, considerada como originaria del antiguo territorio hngaro. A lo anterior siguieron las expediciones de Julio a las cuevas de Los Tayos. La de 1968 fue la ms trascendental, porque en ella Moricz lo condujo a </p></li><li><p>las cmaras secretas. . </p><p>La historia de la Cueva de los Tayos inspir a Erich Von Daniken a escribir "El Oro de lo Dioses", libro que enfureciera a Moricz, que ms tarde lo demand en los tribunales suizos por considerar inexacta la informacin presentada. La historia en cuestin fue un relato novelesco y falaz que el suizo incorpor a su "The Gold of the Gods". Tan pronto como se conoci la denuncia oficial del descubrimiento de Moricz en Ecuador, Von Dniken se present ante Juan, titulndose periodista independiente; lo reporte proponindole su publicacin en una prestigiosa revista alemana y prometindole adems el patrocinio de esa publicacin para la "expedicin definitiva", aquella en la que se daran a conocer a la Humanidad los magnos secretos que slo Juan conoca. </p><p> . Lejos de cumplir con lo prometido, Von Dniken public en su libro un relato totalmente espurio, en el que se auto-asumi como protagonista de una expedicin a las cuevas, a las que fue conducido en inexplicado privilegio por Moricz. Aderez su relato con imgenes de lminas de oro que asegur haber visto y fotografiado en las profundidades, cuando en realidad provenan de la ya entonces famosa coleccin del sacerdote italiano Crespi en Cuenca. Un hombre de la integridad de Moricz no pudo soportar la afrenta, terminando por promover una demanda judicial. Mucho tiempo despus, el suizo se retract y cont la verdad. Era tarde. . </p><p>En 1976 se realiz la famosa expedicin Ecuatoriano-Britnica de la cual particip el astronauta Neil Armstrong. Se tejieron muchos rumores acerca de las verdaderas intenciones que llevaron a los britnicos a sumergirse en las profundidades de la Cueva de los Tayos . Pocos recuerdan que Goyn Aguado fue uno de los integrantes del cuerpo expedicionario. </p><p>. La expedicin Ecuatoriano-Britnica de 1976 fue imaginada y promovida por Stanley Hall, un ingeniero escocs que se present ante Moricz en Ecuador, alegando haber sabido de las experiencias de Juan a travs del libro de Dniken. Esa expedicin fue una de las tantas en las que el Reino Unido estuvo envuelto a lo largo de los aos, en los cinco continentes. Ya en 1969 el gobierno ecuatoriano debi ordenar a los miembros de una inopinada expedicin britnica que cesaran en sus actividades exploratorias en la zona de las cuevas, conminndoles a no introducirse "inadvertidamente", "casualmente" o "vctimas de un sorpresivo ataque de arqueologa" en las cuevas, siendo que su propsito declarado era botnico y zoolgico. Esta expedicin fue la ms nutrida y pertrechada de que se tenga noticia. Centenares de cientficos y militares durante un mes y medio. En Escocia se la lleg a llamar: "Expedicin Militar". Goyn Aguado fue invitado a integrarla por Juan Moricz, quien se haba negado a conducirla por no haberse cumplido con sus requisitos. Goyn viaj de inmediato para ser los "ojos y odos" de Moricz, y descendi a las cuevas en compaa de un reducidsimo grupo de notables, compuesto por l, Hall, el astronauta Neil Armstrong y dos otros renombrados cientficos britnicos. Tal vez por el hecho de no pertenecer Goyn a la secreta hermandad a la que pertenecan los otros cuatro nombrados, se haya intentado minimizar y hasta borrar a Julio de los registros britnicos. No pas lo mismo con los ecuatorianos, ya que Julio fue acompaado a la selva por el Jefe de Estado Mayor del Ejrcito -en esos momentos, prcticamente el Presidente de la Nacin- y luego encomendado por ste para la redaccin de un informe oficial sobre los resultados. Luego de la expedicin, Julio -por entonces presidente del Centro Argentino de Espeleologa y ya renombrado espelelogo- dio varias conferencias en los mas destacados estrados cientficos ecuatorianos, y concedi decenas de reportajes a la prensa, radio y televisin. Antes de su retorno a Buenos Aires, el gobierno ecuatoriano le encarg la organizacin de la espeleologa en ese pas. . </p></li><li><p>El ao pasado se conoci "El Oro de los Tayos: los archivos de la Atlntida", libro firmado por Stanley Hall, que lider la contraparte britnica en la expedicin del 76'. La tesis de Hall, sugiere que Petronio Jaramillo Abarca y no Juan Moricz, es el hombre que realmente conoci la verdadera ubicacin de la Biblioteca Metlica. Stanley Hall, como demostrar en "Lrico...", desde 1974 hasta la muerte de Moricz, en 1991, jams dijo una palabra que pusiera en duda su convencimiento de que el nico, exclusivo y excluyente protagonista de la saga de Los Tayos era -para l- Juan Moricz </p><p> . La suma y magnitud de los ofrecimientos que Hall le hiciera a Moricz para que el hngaro condujera la expedicin de 1976 son casi inconcebibles, involucrando incluso a la familia real inglesa. Muchos aos despus de la muerte de Juan en 2005- Hall hizo la sorprendente revelacin de que no haba sido Juan sino Petronio Jaramillo el descubridor de las cuevas. En este 2006 acaba de agregar una pequea lista a su elenco de descubridores. Todos difuntos. Por esas afirmaciones, le reconozco al escocs la capacidad de hacer hablar a los muertos. El "descubrimiento" de las cuevas no es, a mi juicio, lo ms importante. Ni en ese caso ni en ningn otro similar. Permtame dar algn ejemplo: Macchu Pichu no fue descubierta por Bingham; sostener lo contrario implica suponer que nadie conoci la ciudadela antes que el estadounidense. El mismo criterio debe aplicarse a Carter en las tumbas egipcias o a Coln en Amrica. Etctera. El mrito, o la trascendencia, de los "descubridores" modernos es el de haber hecho la denuncia oficial del suceso. Por esa razn, por la refrendacin del protocolo oficial de Moricz en 1969 a su nombre y por su reclamo y consecuente reconocimiento de sus derechos con acuerdo al Cdigo Civil ecuatoriano, debe reconocerse a Juan Moricz como autntico descubridor de las cuevas. Aunque, debe decirse, lo que importa es el contenido de esas cavernas. En cuanto a su referencia, Dbora, a la ubicacin de lo que otros -no yo- han llamado "Biblioteca Metlica", afirmo que slo Moricz me demostr sin duda alguna, que l y slo l posea el secreto de su ubicacin. Que en estos aos un autor hable de "otra entrada" me parece pattico. Es cierto, pero siento vergenza ajena cuando leo tal aserto, a 30 aos de la expedicin que l mismo dirigiera. Podra agregar como corolario, que para el estado ecuatoriano el descubridor de las cuevas -no de los tesoros, que nunca denunci ni reclam- fue el coronel de ejrcito Vctor Proao, en el siglo XIX. </p><p>. Alguna vez se le pregunt a Moricz "que pasara si l mora sin revelar al mundo los secretos de los Tayos, y l dijo: nada, que su misin habra sido la de ser un simple divulgador de la existencia de ese tesoro". S que Lrico y Profundo contiene informacin confidencial y de gran importancia, datos que en su momento Moricz debi reservarse. Considera que estn maduros los tiempos para darlos a conocer? Moricz guard su secreto a cal y canto. Desde 1976 hasta su muerte en 1991, nada revel y nada exhibi. Comprendiendo claramente que las condiciones que una vez propuso en materia de inamovilidad de los tesoros jams se cumpliran, prefiri declarar que "si el secreto se mantuvo a lo largo de milenios, bien podra seguir mantenindose otro tanto...". </p><p>Julio Goyn Aguado, heredero universal de Juan y desaparecido en 1999, declar en 1998 que haban llegado "los tiempos cumplidos". Esta enigmtica frase circunscribe un camino que desembocar en la revelacin de la verdadera historia secreta, en dos etapas: una, la redaccin veraz de los acontecimientos, lo que aspiro a cumplir cabalmente en "Lrico". La siguiente etapa es la de las revelaciones. Espero cumplir ambos cometidos con la honestidad que la memoria de Juan y Julio merecen. . Seor Aguirre, muchas gracias. </p><p>DBORA GOLDSTERN Todos los derechos reservados. . </p></li><li><p>. Prlogo </p><p>. Conoc a Julio Goyn Aguado cuando ambos ramos poco ms que nios. Supe desde entonces de su pasin por el estudio y la investigacin, y de una insaciable sed de conocimientos que no lo abandonara hasta el fin de sus das. </p><p>Su extrema juventud y la falta de una formacin acadmica no fueron, en aquellos primeros das, bice para menguar su entusiasmo. </p><p>Por momentos he llegado a pensar en que aquella falta de academicismo pudo haberle resultado, en realidad, ms beneficiosa que perjudicial. En ocasiones la Historia demuestra que tanto han alcanzado los ms encumbrados logros -cientficos, tcnicos, intelectuales- tanto quienes transitaron las pavimentadas carreteras del Conocimiento Establecido, cuanto quienes despejaron sus propios caminos. </p><p>Goyn estaba dotado con la curiosidad, el tesn y la perseverancia que han motorizado a los grandes exploradores y descubridores; a los hombres que ampliaron los confines territoriales y espirituales del Universo. </p><p>Para Julio, ningn desafo era ni demasiado grande ni demasiado pequeo. Sus horizontes no reconocan lmites. Ao tras ao, con una imaginacin sin ataduras aunque morigerada por el ms riguroso procedimiento cientfico, investig la historia del Hombre en el Universo. </p><p>Goyn Aguado no era un superhombre en el sentido absoluto del concepto. Lo que lo ubicaba en una categora especial era su temperamento inclaudicable, su honestidad a toda prueba, su tenacidad sin desmayo, su lealtad inquebrantable. </p><p>No es comn encontrar personajes sin detractores. Sorprendentemente, en su caso era as. A lo largo de su existencia debi discrepar con infinidad de personas, e incluso enfrentarlas en numerosas ocasiones. Su incursin en escenarios inherentemente conflictivos pudo haberle granjeado el producto de los celos y las envidias que son moneda corriente en esos campos. Pero no fue as, gracias a la transparencia de sus procederse. </p><p>Despus de aquellos primeros aos, nuestros caminos se separaron, aunque no del todo, ya que Julio me convocaba habitualmente para confiarme sus experiencias sin reserva alguna, como lo hiciera desde el principio de nuestra amistad. Gracias a sus confidencias pude estar permanentemente al tanto de sus vivencias. </p><p>Renovamos nuestro contacto en 1995, y en 1997 me propuso que redactara su biografa. As comenzaron nuestras reuniones biogrficas en su oficina, permanentemente interrumpidas por el continuo desfile de personas que cubran todo el espectro del pintoresquismo. </p><p>La biografa de Goyn Aguado, en definitiva la primitiva razn de ser de esta obra, cobr una nueva dimensin: Julio acept por fin, dar a conocer la verdadera historia y exhibir los testimonios, nicos en el planeta, de los tesoros de la cueva de Los Tayos. </p><p>Su inesperada muerte interrumpi el proceso. En 1999 me cupo el desventurado honor de ser el nico de sus amigos que presenci el cierre del fretro que alberg su cuerpo mutilado en el accidente que le cost la vida. </p><p>Su viuda Susana cumpli con la voluntad de Julio de legarme todos sus archivos, un inconmensurable venero de cartas, mapas, documentos, planos y testimonios que posibilitaron enmarcar, por fin, lo que hasta entonces era, para muchos, un cmulo de leyenda...</p></li></ul>