Imagenes Centenario

Download Imagenes Centenario

Post on 16-Oct-2015

43 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 2Fotografa de portada: Filmaciones en el Parque Cousio, Santiago1910Manuel Domnguez Cerda Centro Nacional del Patrimonio Fotogrfico

  • 2 Las conmemoraciones del Centenario de la Independencia que-daron plasmadas en las filmaciones que hicieron los pioneros del cine en Chile. Entusiastas profesionales que buscaron inmortalizar fiestas, visitas ilustres, ce-remonias oficiales y, al mismo tiempo, se introdujeron en la cotidianeidad de la emergente ciudad de Santiago o en histricos momentos como el funeral del Presidente Pedro Montt.

    Estas imgenes son parte im-portante del conjunto que reunimos en

    esta sntesis en la que presentamos un abanico de documentos flmicos del periodo silente conservados en la Cineteca Nacio-nal de Chile. Son filmes de corta duracin que se realizaron entre 1903 y 1933, que hemos vinculado al momento del Cen-tenario de la Repblica, pensando que era necesario configurar un panorama de una poca de la cual hay registros literarios y periodsticos, pero de la cual no exista una memoria visual al al-cance de todos. Imgenes del Centenario (1903-1933) respon-de al anhelo de compartir nuestros hallazgos con la comunidad.

    No se sabe cuntos materiales documentales se realizaron en Chile desde los orgenes de la produccin. Entre 1910 y 1933 fueron producidos 82 largometrajes de ficcin, de los cuales slo se conservan tres: El Hsar de la muerte (1925), de Pedro Sienna; Canta y no llores, corazn o El Precio de una honra (1925), de Juan Prez Berrocal y El Leopardo (1926), de Alfredo Llorente.

    Mltiples han sido las dificultades para enfrentar la salva-guarda y el estudio del cine silente en el mudo y en particular,

    IntroduccinIgnacio AliagaDirector Cineteca Nacional de ChileCentro Cultural Palacio La Moneda

    Santiago, Estacin Central, 1910Obder Heffer

  • 3en Chile, pudiendo distinguirse aspectos comunes y particula-ridades. Hoy trabajamos pensando en la preservacin, sintoni-zando con una tarea enorme de hacernos cargo de nuestro patrimonio audiovisual contemplando tanto la conservacin y dentro de sta la investigacin y la difusin de los materiales que logramos reunir.

    La Cineteca Nacional de Chile apenas fue fundada en el 2006 y desde esa fecha es miembro de la FIAF. Pero la ausencia de una entidad que se preocupara por preservar la memoria audiovisual ha sido una enorme dificultad en Chile, pas que lle-g tarde a la tarea de preservacin del patrimonio audiovisual en relacin a otros pases del continente. La fragilidad de los materiales de la poca silente, en su mayora nitrato de celulosa altamente inflamable, dificult an ms la conservacin. La ma-yora de las pelculas filmadas acabaron siendo convertidas en peinetas o en petardos. Luis Bussenius, el hijo del camargrafo Gustavo Bussenius, quien estuvo detrs de muchas filmaciones del perodo mudo, narraba cmo siendo nio jugaba con otros menores a hacer petardos con los rollos de pelcula filmados por su padre fallecido trgicamente en un accidente en 1931.

    Otro factor determinante es la poca importancia que hist-ricamente han dado los propios realizadores a la conservacin de negativos que permitiesen la conservacin, en etapas poste-riores. La precariedad de condiciones de almacenamiento en la-boratorios pequeos (los pocos que existan en Chile) impedan que se pensara en el resguardo de los materiales.

    Impulsamos el ao 2006 una campaa de rescate audio-visual que ha contado con una activa participacin del sector audiovisual, de la comunidad nacional y de los archivos inter-nacionales que han colaborado en la bsqueda, identificacin y repatriacin de nuestras pelculas. Aqu presentamos parte de nuestro acervo.

    Cerro Santa Luca, 1905Obder Heffer

  • 4Calle Ahumada 1930Enrique Mora Ferraz.

  • 5 Chile fue uno de los pases donde se conoci la experiencia del cine muy tempranamente y los primeros registros, documentales y ficciones, se inspiraron en modelos extranjeros, pero buscaron muy pronto mostrar los sucesos sensa-cionales y poner en relieve la idea de un pas que entraba a la moder-nidad.

    El cine lleg en agosto de 1896, con las mismas pelculas exhibidas ocho meses antes en Pars. El pe-riodo silente de fines de siglo XIX

    e inicios del XX coincide con la modernizacin de los pases latinoamericanos y con la instalacin del progreso como idea fuerza y contexto a la llegada del cinematgrafo a este lado del mundo. A poco andar, sin embargo, comienzan a surgir filmes inspirados en hechos o personajes histricos, fortaleciendo de ese modo el ideario nacionalista.

    El cinematgrafo, con la tecnologa importada de Pars, debut el 25 de agosto de 1896 en el Teatro Unin Central de Santiago, con una corta distancia a la llegada de la electrici-dad, ocurrida en 1882, cuya existencia posibilit la instalacin de las primeras salas de cine.

    La necesidad de documentar el progreso y el desarrollo de las instituciones a travs de la fotografa y del cine, es un rasgo comn en el continente. Es as como proliferaron, en la primera dcada del siglo XX, lo que se conoce como actualidades, el registro de acontecimientos nacionales que quienes filmaban, consideraban podran ser interesantes para

    DE LA A LA CUESTIN SOCIAL: LAS MARCAS DEL CINE SILENTE Mnica Villarroel M.*

    BELLE POQUE

    La Alameda,1910Obder Heffer

  • 6los espectadores o el registro de lo que era llamativo para la cmara. El punto ms alto se vivi el ao del Centenario, 1910, con dos nombres relevantes entre los realizadores: Julio Chenevey y Arturo Larran Lecaros. Sin embargo, no ser sino hasta mediados de la dcada de 1920 cuando las actualidades adquieren regularidad y aparecen en forma de noticiero.

    En los primeros registros documentales, el nfasis est en mos-trar la vida de aristcratas, militares, autoridades civiles y religiosas, sus ritos cotidianos, fiestas y eventos sociales. El Centenario de la Repblica fue, sin duda, foco de inters. Hoy podemos ver fragmen-tos de las celebraciones: Gran revista militar en el Parque Cousio (Re-vista militar de 1910); Revista naval en Valparaso o Gran revista naval, 1 y 2 Parte; Inauguracin del Palacio de Bellas Artes (fragmentos) e imgenes de fiesta popular, presumiblemente tambin en el Parque Cousio. En la lnea de la vida cotidiana y social, se conservan frag-mentos de Un paseo a Playa Ancha (1903); La exposicin de animales (o la Vista de la Quinta Normal) (1907) y Gran paseo campestre en el fundo del seor Francisco Undurraga (1910).

    Otro tema relevante son los acontecimientos ocurridos como ceremonias pblicas, en los que pueden incluirse al-gunos actos oficiales de las celebraciones del Centenario, ya mencionadas, y Los funeral del Presidente Montt (1911). Se trata de una tendencia marcada tambin en otros pases latinoame-ricanos, correspondiendo a lo que se puede considerar como ritual del poder, en torno a lo cual pueden clasificarse mu-chos documentos que registran actividades vinculadas a los presidentes de la Repblica o celebraciones oficiales.2

    Otra idea presente en el documental de los primeros tiempos es la necesidad de mostrar el crecimiento de las ciu-dades, la prosperidad econmica y el desarrollo industrial y turstico. Este es un rasgo compartido con otros pases de La-tinoamrica, llegando incluso a realizarse pelculas con la idea de Sinfonas de ciudad. Destaca la descripcin arquitectnica y turstica como ocurre Imgenes reencontradas de Santiago de los aos 20, atribuida probablemente a un camargrafo fran-cs. Este tipo de documental marca una tendencia que puede

    2- Paulo Emilio Salles Gomes, A expresso social dos filmes documentais no cinema mudo brasileiro (1898 - 1930). En: Calil, C. A. y Machado, M. T. (Org.) Paulo Emilio: um intelectual na linha de frente. So Paulo: Brasi-liense, Rio de Janeiro: Embrafilme, 1986, p.324.

    Santiago, Estacin CentralEnrique Mora Ferraz

  • 7verse representada en las producciones de Armando Rojas Castro y Edmundo Urrutia, que representan la modernizacin de la capital o construccin de nuevos sectores como el barrio cvico en Santiago (1933) y El Cerro Santa Luca (1929).

    En consonancia con las ideas de la poca, se combina la documentacin del crecimiento del pas, de los logros orien-tados a la modernizacin y un inters del uso del cine como instrumento educativo. La educacin como factor de movili-dad social, marcar las primeras dcadas del siglo XX. Recor-demos que ambos filmes fueron producidos por el Instituto de Cinematografa Educativa, ICE, fundado en 1929 al alero del Ministerio de Educacin. Cabe mencionar que desde 1915 hubo pelculas vinculadas a la funcin pedaggica, como es el caso de Santiago Antiguo (1915), de Manuel Domnguez Cerda, donde interviene como camargrafo Salvador Giambastiani, de lo cual incluimos un fragmento. Relevante es el documento Actividades del Liceo Valentn Letelier (1930), que si bien pareci ser un registro de vida cotidiana, hoy da cuenta del inters que generaba el tema de la educacin en esa poca.

    En la dcada de los veinte se consolida un documental de autor que va ms all del registro de las noticias y las actualida-des. Ya haba indicios de ello en producciones como El mineral El Teniente (1919), de Salvador Giambastiani, que adems enfa-tiza otra tendencia del momento que es el registro documen-tal de la produccin de riqueza, en este caso, el cobre.

    En el mbito de la ficcin, destaca como productora la Compaa Cinematogrfica del Pacfico, de Arturo Larran, que tiene el mrito de haber producido la primera pelcula argumental: Manuel Rodrguez (1910), dirigida por Adolfo Ur-za, una cinta de veinte minutos que ensalzaba las hazaas del guerrillero, de la cual hoy tambin se conserva un pequeo fragmento. Se observa aqu una estrecha relacin con el teatro, cuestin que era comn en las primeras producciones de fic-cin, debido, entre otras cosas, al trnsito de actores y tcnico