el qhapaq Ñan urco y los tambos de caquiaviri y caquingora

Download El Qhapaq Ñan Urco y los tambos de Caquiaviri y Caquingora

Post on 02-Nov-2015

12 views

Category:

Documents

5 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Anlisis histrico y descripcin arqueolgica de los caminos Qhapaq an: Urco (masculino) y Uma en Bolivia

TRANSCRIPT

  • XXIV

    Reu

    nin A

    nual

    de E

    tnolog

    a - R

    AE 20

    10

    169

    El Qhapaq an Urco y los tambos deCaquiaviri y Caquingora, aproximacin

    arqueolgicaJulio Alejandro Ballivin Torrez, Andrea Goytia Sanabria y Marcos Rodolfo Michel Lpez1

    ResumenLos estudios etnohistricos realzan la importancia del Qhapaq an (La Gran Ruta Inka)

    como una de las vas principales de integracin y expansin en el Tawantinsuyo, en territorio boliviano este importante camino se compone por dos vas. Segn el sistema de clasificacin humano/geogrfico inkaico y preinkaico ambas son nombradas por Baca de Castro como Urco y Uma.

    La investigacin arqueolgica de las mismas ha sido iniciada por el IIAA-UMSA el ao 2004 mediante convenio con SAVIA y UICN, completando el estudio de la va Uma. Desde el presente ao investigamos la ruta Urco gracias al apoyo de la cooperacin Sueca ASDI/SAREC-UMSA. La posibilidad de prospectar los asentamientos denominados Tambos en las crnicas y en el presente importantes poblaciones modernas, permite una reflexin metodolgica acerca de la identificacin de rasgos arqueolgicos obliterados en un paisaje sobrelapado. Esta aproximacin nos muestra los tambos de Caquiviri y Canquingora como evidencias fsicas del manejo territorial del paisaje a gran escala y como un reto del presente al denominado vivir bien.n

    IntroduccinEl Camino Real Inka o Qhapaq an que se extenda desde el sur de Colombia hasta

    la Argentina y Chile, est considerado como una de las construcciones monumentales de mayor trascendencia en la historia de la humanidad. El camino fue una obra de contundente impacto en el paisaje y de transformacin social, solo comparable con la gran muralla China o la red vial Romana. La arqueologa de este sistema comunicativo posee fuertes evidencias de avanzada tcnica y de administracin social, en sus ms de 1000 Km de recorrido en el altiplano y valles bolivianos denominado Qollasuyo en el imperio del Tawantinsuyo.

    El Estado Inka promovi la implementacin del Camino Real y sus tambos a lo largo de los Andes, destinados a alcanzar los principales centros de produccin en las cabeceras polticas de los diversos grupos poblacionales asentados en el Altiplano y los valles: Lupacas, Pacajes, Carangas, Quillacas, Azanaques, Aullagas, Uruquillas, Sevaruyos, Cara Caras, Charcas, Chichas y Lpez. Los caminos tenan como objetivo primario lograr la planificacin del avance de los ejrcitos al sur y el aprovechamiento de los recursos locales para posteriormente lograr la captacin de impuestos en trabajo, incorporando el complejo mosaico multitnico del imperio en una lgica estatal de produccin comunitaria y de redistribucin ritual sagrada.

    El llamado Qhapaq an fue un sistema vial especialmente creado para el paso del Inka, su lite de gobernadores, los ejrcitos en conquista y los mensajeros que comunicaban todo el Tawantinsuyo de manera rpida. 1 Instituto de Investigaciones Antropolgicas y Arqueolgicas UMSA

  • XXIV

    Reu

    nin A

    nual

    de E

    tnolog

    a - R

    AE 20

    10

    RAE Arqueologa y Arte Rupestre170

    El Camino Real Inka que vena del Cusco, se divida en dos la altura de la poblacin de Ayaviri al norte del Titicaca en Per. Cada uno de estos caminos ingresaba al actual territorio boliviano bordeando el Titicaca, al oeste por el Desaguadero y al este a la altura de Carabuco, para continuar hacia el Altiplano central, donde se volva a unir posiblemente al sur del Lago Poop, dirigindose hacia los valles debido a que en el sur existen varios ramales.

    Los caminos denominados como Urco (masculino, fro, seco, rido, superior, derecha y alto) y Uma (femenino, hmedo, frtil, inferior, izquierda y bajo) en el siglo XVI (Bouyesse-Cassagne 1986, Ravi 2008), fueron trazados conservando el sistema de clasificacin humano/geogrfico preexistente de los reinos aymaras (aimaras, uruquillas, urus y puquinas). Los caminos estaban constituidos por una sucesin de tambos en el eje norte-sur. Dichos tambos cumplan distintas funciones, entre estas hospedaje para viajeros y tropas militares, administracin para la centralizacin y redistribucin de la produccin, adems de servir como centros rituales para la reproduccin de la cosmologa Inka. Al no existir mercados y moneda en los Andes precolombinos, en los tambos se practicaban sistemas de intercambio y redistribucin comu-nitarios, centralizacin de productos de fuentes cercanas y lejanas, reciclaje de informacin constituyndose en los lugares centrales de esta poca (Morris 1978, p. 20).

    Los caminos Urco y Uma expresaban la organizacin social dual de los Ayllus preinkaicos del altiplano y en trminos espaciales su distribucin lineal, posiblemente represent dentro de la lgica inka lo que la memoria nemotcnica recoga en los quipus (zuidema 1989).

    A continuacin se presenta los resultados preliminares del reconocimiento de la ruta Qhapaq an Urko, desarrolladas por el Instituto de Investigaciones Antropolgicas y Ar-queolgicas de la UMSA con el apoyo de la Cooperacin Sueca ASDI/SAREC.

    AntecedentesSon varias las investigaciones que se abocaron a la Gran Ruta Inka. Entre estas destacan

    los trabajos de Alberto Regal (1936), Len Strube (1963) a nivel terico y Victor Von Ha-gen (1976) y John Hyslop (1992) en trabajo muestral de campo y Ricardo Espinoza (2002) mediante el reconocimiento pedestre entre Quito y la Argentina.

    En la actualidad se cuenta con varias publicaciones que regionalmente tratan el tema por pases: En Chile: Nielsen et al. (2006); Berenguer y Cceres (2008); Stehberg y Carvajal (1998); en la Argentina: Vitry (1998, 2000); en Ecuador: (Hocquenghem et al. 2009) entre otras.

    En Bolivia la mayora de los estudios desarrollados son germinales y tratan principalmente de caminos ramales al Qhapaq an, concentrndose en el departamento de La Paz (Montao et al. 2008), Yungas de la Paz (Avils 2008), Oruro (Hyslop 1984, Gutierrez 2005), Cochabamba (Cspedes 1986, Pereira 1982), Yungas de Cochabamba (Snchez 2008). Una excepcin de estos trabajos se encuentra en el reconocimiento arqueolgico de la Gran Ruta Inka o Qapa-qan Uma en su porcin sur, entre la frontera Boliviana - Argentina y la poblacin de Escara, efectuada por Raffino et al. (1985-1986).

    Mediante convenio de cooperacin firmado entre la Unin Mundial para la Conserva-cin de la Naturaleza (UICN Sur), SAVIA y el Instituto de Investigaciones Antropolgicas y -Arqueolgicas de la UMSA, se inici la investigacin sistemtica del Qhapaq an, La Gran Ruta Inka Uma el ao 2005. Entre el 6 y 16 de enero efectuamos el reconocimiento de la va prehispnica que parte de la localidad de Coroma y se dirige hacia Quechisla y Tupiza, caminata efectuada junto a Pilar Lima y Ricardo Espinoza (Michel y Lima 2005). Entre el 23 de noviembre del 2005 y el 7 de diciembre del 2006 se efectu el recorrido entre Tahua y Paso del Inka, en el que participaron Daniel Gutirrez, Marcos Michel y Ricardo Espinoza (Gutirrez 2005a). Del 20 al 26 de abril se efectu el reconocimiento pedestre de la ruta Villa

  • XXIV

    Reu

    nin A

    nual

    de E

    tnolog

    a - R

    AE 20

    10

    171Museo Nacional de Etnografa y Folklore

    Alota - Volcn Licancabur, con la participacin Daniel Gutirrez, Huber Catacora y Ricardo Espinoza (Gutirrez 2006b). Entre el 2 y 16 de agosto del 2006 los arquelogos Daniel Gu-tirrez y Julio Ballivin, efectuaron el recorrido ms largo entre Viacha en La Paz y el Tambo de Sevaruyo y Soraga en Oruro. El reconocimiento pedestre de la ruta se efectu mediante el uso de imgenes satelitales, fotografas areas, mapas topogrficos e informacin oral. El ao 2009 se present una sntesis sobre la incursin del Qhapaq an Uma en territorio Charcas y una presentacin en el Seminario Sobre la Ocupacin Inka en Bolivia organizado por la Dra. Claudia Rivera del IIAA (Michel y Ballivin 2009). En el presente ao efectuamos la prospeccin e identificacin del camino y tambos correspondientes al camino Urcu (Michel et al. En preparacin).

    El ao 2007 se inaugur el Primer Seminario de Caminos Precolombinos de Bolivia auspi-ciado por el IIAA, el cual cont con la participacin de 15 ponentes que trataron la temtica desde diferentes disciplinas. Este ao el IIAA contina la tarea de difusin y sistematizacin, efectuando en el momento el II Seminario de Caminos Precolombinos de Bolivia.

    El Qhapaq an en Bolivia desde la etnohistoriaHan transcurrido casi 25 aos desde que Bouysse-Cassagne (1986) publicara su importante

    aporte sobre los conceptos del espacio aymara Urcu y Uma en la configuracin del espacio mtico y social del Qollasuyo, mencionando la existencia de dos caminos reales y tambos en el altiplano y valles bolivianos: Qhapaq an Urco y Qhapaq an Uma. La materializacin de la organizacin dual en la implementacin de estos caminos formales tuvo la misin de estructurar y organizar la administracin de las llamadas Naciones pre inkaicas establecidas en un espacio dual.

    El Qollasuyo, estaba cons-tituido por una vasta regin desde la costa del pacfico hasta las tierras bajas del amazonas, desde el sur de Cuzco hasta el norte chileno y argentino. Dentro de este territorio se reconoce la existencia de dos provincias o Jatun Apocazgos: Qollao y Charcas, cuya divisin se encontraba a la mitad del recorrido del ro Desaguadero, abarcando un amplio espectro de variaciones ecolgicas y altitudinales clasificadas de oeste a este como los suyos Urco y Uma (Platt et al. 2006).

    Mapa 1. Qhapaq an Urco y Uma basado en Guaman Poma de Ayala (Bouyesse-Cassagne 1986)

  • XXIV

    Reu

    nin A

    nual

    de E

    tnolog

    a - R

    AE 20

    10

    RAE Arqueologa y Arte Rupestre172

    Los Urcosuyo se distinguan como gente de habla aymara, superior y guerrera; mientras que la mitad complementaria, los Umasuyo eran hablantes de idioma puqu