David R. Olson. "Cultura Escrita y Objetividad: El Surgimiento De La Ciencia Moderna"

Download David R. Olson.

Post on 04-Aug-2015

1.485 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<p> 1. DAVID R. OLSON. CULTURA ESCRITA Y OBJETIVIDAD: EL SURGIMIENTO DE LA CIENCIA MODERNA.En: David R. Olson y Nancy Torrance (comps.): Cultura escrita y oralidad, Barcelona, Gedisa, Coleccin Lea,1998, captulo 9, pp. 203-222.Ttulo original: Literacy and orality, Cambridge University Press, 1991 Mientras que desde hace tiempo existe la conviccin de que la Reforma protestante est dealgn modo relacionada con el surgimiento de la ciencia moderna (Merton, 1970; Rousseau, 1966;Weber, 1930), la hiptesis que vincula estos movimientos sociales con el desarrollo y expansin de lacultura escrita es relativamente nueva y se puede encontrar en los escritos de Innis (1951), McLuhan(1962), Havelock (1963), Goody y Watt (1968), Eisenstein (1979) y Stock (1983). Todos estos autores,entre otros, han reconocido que los cambios en las formas de comunicacin han tenido el efecto dealterar las actividades humanas y las formas culturales. Las explicaciones de estos cambios en generalhan tomado una de dos direcciones.Un grupo de autores atribuye los cambios culturales asociados con cambios en las formas decomunicacin a una transformacin de las prcticas sociales e institucionales, presuponiendo que losprocesos cognitivos de los individuos siguen siendo prcticamente los mismos. En este campo, incluiraautores como Scribner (1977), Scribner y Cole (1981), Leach (1966), Douglas (1980), Eisenstein (1979) yStreet (1984). El otro grupo vincula estos mismos cambios culturales con cambios psicolgicos, con unaalteracin en las formas de representacin y las formas de conciencia. En este campo estaran McLuhan(1962, 1964), Havelock (1963), Goody (1977), Breenfiel (1972), Ong (1982), Stock (1983) y yo mismo(Olson, 1977).No hay que darle demasiada importancia a esta diferencia, pero se la puede ilustrar comparandola obra de Eisenstein (1979), quien examin la influencia de la imprenta en el auge del protestantismo yen el auge de la ciencia moderna, con la de Stock (1983), quien explor el papel que cumpli la culturaescrita en cuanto a preparar el terreno para los cambios mencionados por Eisenstein. En el primer caso,el acento est puesto en los cambios en las tecnologas y sus usos; en el segundo, en las nuevas formasde competencia escrita. Eisenstein (1979) se interes principalmente en el rol de la imprenta como agente de cambio.Dado que el planteo de esta autora es sumamente rico, resulta difcil exponer brevemente su teora.Pero un aspecto central del planteo es su demostracin del rol de la imprenta tanto en la Reforma comoen el surgimiento de la ciencia moderna. Eisenstein hace la siguiente sntesis: La vida intelectual y lavida espiritual sufrieron una profunda transformacin como consecuencia de la multiplicacin de nuevasherramientas para copiar libros en la Europa del siglo XV. El cambio en las comunicaciones alter lavisin que tenan los cristianos occidentales de su libro sagrado y del mundo natural (pg. 704). Enprimer lugar, para la teologa de la Reforma, la imprenta permita poner una copia de la Biblia en manosde cada lector, con lo que soslayaba el rol de la Iglesia. Un individuo poda encontrar a Dios a travs de lasimple prctica de leer por s solo, sin la mediacin del sacerdote. Una analoga de esto es el modo enque los presidentes de los Estados Unidos pueden dirigirse al pblico directamente a travs de la radio yla televisin, en vez de hacerlo por intermedio de los representantes electos al Congreso. En segundolugar, la imprenta suministr un importante medio para difundir los Evangelios a un pblico rpidamentecreciente de lectores.1 2. Con respecto a la ciencia moderna, Eisenstein sostiene que la imprenta tuvo el primordial efectode poner una copia original de un texto, libre de errores del copista, en manos de cientos deestudiosos que pudieron entonces estudiar, comparar, criticar y actualizar esos textos. Los nuevosdescubrimientos se podan incorporar a nuevas ediciones. De este modo, la imprenta contribuy aldesarrollo de una tradicin de investigacin acumulativa. As, los desarrollos que tuvieron tanto laciencia como la religin fueron producidos ms por la explotacin de las nuevas oportunidades ofrecidaspor los materiales escritos, ya sean libros, diagramas, cuadros o mapas, que por cualquier alteracinconcreta en las modalidades o formas de pensamiento. Pero al concentrar su atencin en la imprenta y en los diferentes efectos que sta tuvo sobre laciencia y la religin, Eisenstein pasa por alto un importante aspecto de la relacin entre la Reforma y elsurgimiento de la ciencia moderna. La relacin que pasa por alto, a m entender, puede ser crucial paradetectar el modo en que el cambio en el medio de comunicacin podra producir un autntico cambio enla estructura de la cognicin. La autora argumenta que hasta el advenimiento dela Reforma, la ciencia yla religin estaban estrechamente vinculadas, mientras que tras el surgimiento de la ciencia moderna,tomaron caminos separados. Esto fue as debido a que el efecto de la imprenta sobre el estudio de laBiblia estaba enmarcado contraste con su efecto sobre el estudio de la naturaleza (pg. 701). La ciencia,afirma Eisenstein, utiliz la imprenta para la validacin consensual de las observaciones, para laconsolidacin de la objetividad, mientras que la religin la us principalmente para difundir las buenasnuevas. En virtud de sus distintos usos, los cambios introducidos por la imprenta suministran el puntode partida ms verosmil para explicar cmo se desplaz la confianza desde la revelacin divina hacia elrazonamiento matemtico y los mapas confeccionados por el hombre (pg.701).De hecho, la diferencia en el modo en que la tradicin religiosa y la cientfica se vieron afectadaspor la revolucin de las comunicaciones le sugiere a Eisenstein (1979, pg. 701) la futilidad de tratar deencapsular sus consecuencias en una nica frmula, cualquiera que sea. La imprenta no condujo de laspalabras a las imgenes la frmula de McLuhan el ojo por el odo, ni de las imgenes a laspalabras. Los efectos requieren una explicacin con mltiples variables, aun cuando se destaque laimportancia de la innovacin especfica (pg. 702). Sin duda, Eisenstein proporciona abundantes pruebas de que la imprenta (y la escritura)efectivamente cumplieron objetivos distintos en el mbito de la religin y en el de la ciencia, pero unasegunda mirada revela una relacin ms profunda entre ambas que la que esta autora reconoce. Paraver esa relacin, debemos distinguir la capacidad de usar el medio de la escritura, es decir la culturaescrita, de la tecnologa de la imprenta (Postman, 1985). La imprenta, en efecto, puede haber sidoutilizada de modos muy diferentes por la ciencia y por la religin, como sostiene Eisenstein. Pero laescritura como medio de comunicacin y la competencia requerida para usar ese medio la culturaescrita cumplieron en gran medida el mismo rol fundamental en la Reforma protestante que en elsurgimiento de la ciencia moderna. En ambos casos, a mi entender, la escritura posibilit la claradiferenciacin entre lo dado y lo interpretado. La cultura escrita en general y la imprenta enparticular fijaron el registro escrito como lo dado, como el punto de referencia concreto para lasinterpretaciones. La escritura cre un texto fijo original y objetivo; la imprenta puso ese texto enmillones de manos.2 3. Eisenstein cita lo que al respecto expres Sprat en su defensa conjunta de la Iglesia de Inglaterra,de la que era obispo, y la Real Sociedad de Londres, de la que era historiador. Ambas, sostena Sprat,haban realizado una Reforma:Ambas han tomado el mismo camino para concretarla (la Reforma); cada una de ellas la haefectuado haciendo a un lado las copias distorsionadas y remitindose a los originales correctos: una, a lasSagradas Escrituras, y la otra, al gran Volumen de Criaturas. Las dos son injustamente acusadas por susenemigos de los mismos crmenes, de haber abandonado las Antiguas Tradiciones y haberse aventurado enlas Novedades. Ambas suponen por igual que sus Antecesores podan cometer errores; pero les siguenguardando la debida reverencia. (Sprat, 1966) A qu se debe esta bsqueda de los originales perfectos? A que el original sera lo dado enfuncin de lo cual podra cotejarse cualquier interpretacin. En la religin, lo dado era la palabra de Dios;en la naturaleza, lo dado era la obra de Dios, como dira Bacon (1857-64). Esta fue la distincin que sirvide base tanto a la hermenutica de la Reforma como al surgimiento de la epistemologa cientfica.Ambas se centraban en la distincin conceptual entre lo dado por Dios, ya sea en la Biblia o en lanaturaleza, y las interpretaciones efectuadas por seres humanos, entre las que slo algunas concordabanestrictamente con lo dado. Los cambios en los medios de comunicacin, la escritura y la imprenta,acompaados por el desarrollo de las capacidades de leer y escribir, podan entonces tomarse como unanica explicacin de las transformaciones operadas en dos tradiciones al parecer diferentes: la religin yla ciencia. Este rol en comn de los textos escritos es el que Eisenstein, a mi modo de ver, pasa por alto.Los cambios en las creencias y los conceptos que acompaaron el auge de la cultura escrita es elfoco de inters del segundo grupo de autores antes mencionado, de los cuales el ms importante aefectos del presente comentario es Stock (1983). En su obra, Stock muestra cmo cambiaron lossistemas legales cuando los tribunales comenzaron a usar registros escritos en lugar del testimonio oralcomo prueba, cmo cambi la teologa cuando pas a centrarse en el texto ms que en la iglesia, y cmoestos cambios prepararon el terreno para las grandes reformas modernas: la Reforma protestante y elsurgimiento de la ciencia moderna. El cambio que introdujeron los textos escritos en la administracin de justicia es muyrepresentativo. Hasta el siglo XII, las demandas se presentaban en forma oral: se denunciaba unaviolacin de la ley y se reclamaba una compensacin. El demandado responda al cargo y el juezindicaba el tipo de verificacin que se aplicara para decidir el caso. Esta decisin no implicaba evaluar laspruebas a los efectos de llegar a una verdad abstracta. Se trataba, en cambio, de lograr una equidad,de permitir que alguna clave indicara la inocencia o la culpabilidad del demandado. El mtodo, desdeluego, era el de la ordala. Se supona que si el acusado era inocente, podra sobrevivir a las duraspruebas a que era sometido; si era culpable, morira como consecuencia de la prueba, sera derrotado enel duelo o lo que fuera. Una seal fsica, como la de ser derrotado en un duelo, era un indicio deculpabilidad. En los siglos XII y XIII, los documentos escritos comenzaron a reemplazar la memoria oral yel testimonio oral. Stock (1983), y tambin Clanchy (1979), explicaron cmo el examen de documentos yregistros escritos pas a constituir la base probatoria que permita a jueces legalmente competentespronunciarse sobre la inocencia o culpabilidad del acusado. Stock muestra que los cambios en la formade entender las Sagradas Escrituras, los sacramentos y la naturaleza experimentaron una transformacincomo efecto de la cultura escrita. El principio fundamental de la baja Edad Media, segn seala Stock3 4. (1984-5, pg. 24), era la identificacin de la objetividad con el texto. Como consecuencia tambin seempez a cuestionar la validez del testimonio de odas, los informes familiares orales y la memoriacolectiva.Aqu, a mi entender, encontramos el vnculo entre la cultura escrita y la modernidad: en lasistemtica distincin entre algo que se toma como dado, fijo, autnomo y objetivo, y algo que puedeconsiderarse interpretativo, inferencial y subjetivo. Mi hiptesis es que el contraste entre los textos y susinterpretaciones suministr el modelo, y aun ms que eso, las precisas categoras cognitivas o conceptosnecesarios para describir e interpretar la naturaleza, es decir, para la construccin de la ciencia moderna.Para decirlo en trminos un poco solemnes, la hermenutica, o sea, la interpretacin de textos,proporcion las categoras conceptuales necesarias para la epistemologa cientfica, para lo que llam lainterpretacin de la naturaleza. Permtanme explicarla relacin y ofrecer algunas pruebas paracorroborar mi hiptesis.LA OBJETIVIDAD DE LOS TEXTOSLa Reforma, el surgimiento de la ciencia moderna y la psicologa mentalista son, por supuesto,movimientos sociales, pero todos ellos se basaron, segn sostengo, en una nueva distincin conceptual.Cul es esa distincin y cmo se deriv de la cultura escrita? Un texto escrito preserva slo parte dellenguaje, la forma, mientras que el significado debe ser recreado por el lector a partir de esa forma. Nosreferiremos a la parte preservada como dada, fija y permanente; a la parte reconstruida puedellamrsele, en trminos generales, el significado, la intencin, la interpretacin. Esta distincin estimplcita en el habla, pero la relacin entre un texto y una interpretacin se vuelve especialmenteproblemtica en la cultura escrita. En el lenguaje oral, la forma y el significado configuran un parindisoluble. Cuando no comprendemos una emisin, normalmente preguntamos Qu quieres decir?,en lugar de Qu quiere decir eso?, centrndonos en la persona que se est comunicando, y no en laoracin. Por otra parte, nos basamos en muchas otras cosas adems de la forma lingstica para captarlas intenciones de una persona, con el resultado de que es virtualmente imposible distinguir lo que sedijo, o sea, la forma, y lo que se quiso decir, o sea, el significado. En el habla, por consiguiente, losoyentes perciben la forma y el significado como indisolublemente unidos. La escritura tiene el efecto desepararlos por va de fijar la forma en un texto. Escribir implica preservar una parte del lenguaje: lo que efectivamente se dijo, lo dado, quepuede cotejarse con las interpretaciones que se le asignen y con las intenciones que haya detrs. En unasociedad oral existen, desde luego, textos, es decir, cuerpos fijos de rituales y poesa, junto conintenciones e interpretaciones, como ha sealado Feldman (vase el captulo 3 de este libro). Todolenguaje contiene necesariamente todos estos elementos. Pero la escritura suministra los medios dedividir y separar esos elementos, fijando parte de su significado como texto y permitiendo que lasinterpretaciones se vean, por primera vez, como interpretaciones. Goody (1986) ha mostrado que losmovimientos de reforma religiosa se apoyan justamente en esta distincin, exhortando a dejar de ladolas interpretaciones y volver al libro. El cambio en la comprensin de la interpretacin que ha sido ms cuidadosamente estudiado esel cambio de interpretacin asociado con la Reforma y la Contrarreforma. Como seal Stock, elproblema de la hereja en la Edad Media fue asociado casi exclusivamente con la escritura: Los herejes4 5. tenan un estilo de racionalidad altamente desarrollado, si bien un tanto personal, que dependa de lainterpretacin individual de los textos teolgicos (pgs. 110-20). Los herejes consideraban que lasenseanzas de la Iglesia eran meras interpretaciones, cuando no invenciones. Pero si bi...</p>