con sabor a mate, yerba mate. el diablito

Download Con sabor a mate, yerba mate. El diablito

Post on 26-Jul-2016

216 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Lilia Marchesini. Raul Novau. Literatura. Narrativa. Cuentos

TRANSCRIPT

  • CM

    Y

    CM

    MY

    CY

    CMY

    K

  • Investigadora, dramaturga, bailarina, coregrafa y docente, dirige el InstitutoExpresin Corporal Uno (Compaa de Teatro Danza y Expresin Corporal). Haobtenido numerosos premios y distinciones por su obra dramtica y potica, entrelos que se destacan la Beca del Instituto Nacional del Teatro (2006) y el SegundoPremio compartido por Sin manos en el Concurso de Teatro por la identidad de laregin N.E.A.Ha cumplido diversas funciones pblicas desde 2003 como Asesora de cultura yeducacin ciudadana y Directora de Cultura de la ciudad de Posadas. Actualmentese desempea como Directora General de Promocin de la Equidad y CapacidadesDiferentes del Ministerio de Derechos Humanos.

    PARA SEGUIR LEYENDO

    Una plaza y nada ms; Los colores de la luz, La Pajarera (teatro)Argentina en versos y prosas; Letras de Oro 2007; Latinoamrica escribe.(poesa)

    "Con sabor a mate, yerba mate" de Lilia Marchesini Lilia Marchesini"El diablito" de Ral Novau Ral Novau

    Diseo de coleccin: Plan Nacional de Lectura 2011

    Ministerio de Educacin de la NacinSecretara de EducacinPlan Nacional de Lectura 2011Pizzurno 935 (C1020ACA) Ciudad de Buenos AiresTel: (011) 4129-1075/1127planlectura@me.gov.ar - www.planlectura.educ.ar

    Repblica Argentina, 2011

    Ejemplar de distribucin gratuita. Prohibida su venta.

    LILIA MARCHESINI

    Naci en Sauce, Corrientes; en 1945, est radicado en Misiones desde nio.Veterinario de profesin y escritor por vocacin, es cuentista, novelista ydramaturgo. Fue presidente de la SADEM en los aos 88-90 y Director Municipalde Cultura de Posadas.

    PARA SEGUIR LEYENDO

    Cuentos culpables, Rquiem para una luna de miel, Loba en Tobuna, Los minusvlidos,Diadema de metacarpos, La espera bajo los naranjos en flor. Sus cuentos fueroncompilados en: Antologa de cuentistas argentinos, 10 cuentistas de la Mesopotamia,Antologa para el 3 ciclo, Pginas con Mesopotamia.

    RAL NOVAU

    PRESIDENTA DE LA NACINDra. Cristina Fernndez de Kirchner

    MINISTRO DE EDUCACINProf. Alberto Sileoni

    SECRETARA DE EDUCACINProf. Mara Ins Abrile de Vollmer

    DIRECTORA DEL PLAN NACIONAL DELECTURAMargarita Eggers Lan

    COORDINACIN REGIN 4 (NEA)Natalia Portaplecturaporta@gmail.com

    ARMADO DE COLECCINEquipo Regin 4 (Vanina Bravo, OlgaDri) y Equipo Tcnico Plan Provincial deLectura "Misiones Lee"plecturaregion4@gmail.com

    GOBERNADOR DE LA PCIA. DE MISIONESDr. Maurice Fabin Closs

    MINISTRO SECRETARIO DE EDUCACINDE LA PCIA. DE MISIONESIng. Luis A. Jacobo

    SUBSECRETARA DE EDUCACINProf. Francisco Rubn Conde

    COORDINADORA del PLAN PROVINCIALDE LECTURAMisiones leeProf. Silvia Zapaya

    CAPACITADORESProf. Damin PrietoProf. Flix Sebastin FrancoProf. Alejandro Di Iorio

    EQUIPO TCNICOLic. Raquel Benchoff

    01 ret Marchesini-Novau:06 Quiroga_ret 9/8/11 13:46 Page 1

  • s el cuartomate que preparo estamaana.Ni el ron, ni el whisky, ni el coac puedenms que un buenmate.Ms anmientras la nieve cae yme recuerda quin soy. Te lodije siempre. Formaparte dem, el sabor amargoy caliente, comoel demi tierra.No puedo perder esta costumbre porque sera como perder-

    me a m.Todava hay un poco de la yerba que compramos el otro da en la

    diettica; esa que queda a la vuelta de la pensin donde vivamos.Vuelco la yerba adentro. Sacudo el mate boca abajo. Ubico la bombilladespus de humedecer la yerba con agua tibia. Te acords cuando teense a prepararlo? Fue aquel da, el que llegaste a la pensin, con tuinmensa mochila y tan sucio como alma del Diablo! Yo volva de bus-car trabajo, una vez ms, cuando te vi. Fue un instante. Fue suficiente.

    Miro la valija a medio hacer. El reloj. El reloj. Me olvidaba del relojque compramos en la feria. Lo usars cuando no est? Nuestro nicobien comn. Es antiguo pero funciona. Suena como una marcha inten-sa. Se hace tarde. El agua ya est. Casi hierve. Apago el fuego.

    Siento el calor que sale de esta vieja pava que te regal tu madre ycasi como en una meloda percibo al unsono la nieve. La manija dela pava ardiendo en mi mano, ese hielo ah afuera. , y siento el froque me recorre el alma. Tena razn. Ella tena razn. El diablo mssabe por viejo te contest aquel da.

    El vapor del agua me va quemandomientras busco desesperadamen-

    E

    CON SABORA MATE,YERBA MATE

    CON SABORA MATE,YERBA MATELILIA MARCHESINI

    E

    01 interior Marchesini-Novau:06 Quiroga_interior 9/8/11 10:41 Pgina 1

  • 22te una agarradera. La misma. La misma agarradera que traje de casa.Amarillenta ymanchada. Nunca quise limpiarla. Cada color nuevo, cadamancha, era un poco de mi historia que se agregaba como pintada en uncuadro, en un lienzo. Me la llevar conmigo. Cierro el termo. No s qudecirte. Cunto de m queda aqu?

    Es la cuarta vez que preparo mate esta maana y an no cierro lavalija. Todava me retumban sus palabras. Esa inmigrante no es paravos. Qu ests haciendo de tu vida? Fuiste a los mejores colegios, tuvis-te una buena formacin, una buena familia y se te viene a dar por todoeso... Tu padre se volvera a morir si te escuchara hablar: Revolucin!Igualdad! Dios mo!.

    Cebo el primer mate de esta vez que lo rearmo y siento que estamaana en realidad he rearmado mi historia. Cuando intento cebar-lo casi me salta el agua. Me salpica. Como las palabras de tu madre.Pero del mismo modo que entonces evito quemarme. Ya s cuidarme.S que siempre el primer mate salpica. Puedo alejarme a tiempo deaquello que me hiere. El segundo que cebo no tiene riesgos.

    Miro la valija y compruebo que llevo todo lo necesario. Lo mismoque traa cuando te conoc. Apenas los jeans gastados, las remeras lisassin inscripciones, como me gustan, salvando esa negra con la cara delChe que ahora est tan vieja que la uso solo para dormir, una pollera,un par de pareos y vestiditos, los suters que me teji mam; esos, losdejo bien arriba. Hace mucho fro y el camino es largo.

    El reloj. El reloj. Sigue recordndome con sumarcha a qu hora par-te el tren. El reloj. Es lo nico que me llevara. No tiene nada de tu his-toria familiar. Tiene nuestra historia. Sorbo otro mate amargo. Igual anosotros. Caliente y amargo. Una pobre vieja, eso es lo que soy. No teimporta tu madre. Ni tu futuro. Otro mate. Todo por esa ilegal argen-tina que te cambi la vida Sabs lo que quiere, no? Tu nacionalidad,eso quiere!. Otromate ms yme voy. Tens que hacerte cargo de todolo que la familia te dio. Tens que hacerte cargo de tu historia. O no vasa verme nunca ms en la vida.

    Un mate ms. Saco de la valija el suter negro. Tiene el olor de mimadre. El ltimo queme teji antes de mi partida. Voy a crecer mam,

    01 interior Marchesini-Novau:06 Quiroga_interior 9/8/11 10:41 Pgina 2

  • 33voy a buscar un mejor futuro para m, para ustedes. Apoyo el suter enmi boca.Mi lengua apenas lo roza. Un poco de sabor a sal. Sus lgrimas.Las de mi madre aquel da. Y las mas. Las de antes y las de ahora.

    No puedo enfrentarme a tumadre. No puedo cambiar tu realidad.Apoyo el mate para cerrar la valija. Vuelvo a observar el reloj. Me

    doy cuenta de que me cuesta ver la hora. Estoy llorando. No me es fcildejarte. Tampoco puedo encontrar un pauelo con todo empacado.Debo tener tiempo an. Mejor voy al bao.

    Mis ojos rojos. Mi nariz de payaso. Hace cunto que lloro? El espe-jo refleja detrs dem la valija abierta, el mate apoyado y el reloj comopara que no me olvide de que hay un tiempo. Un tiempo para todo.Tambin para mi partida.

    El agua en la cara me hace bien. Me limpia. Me da luz. Otra vez elmate. Estmuy amargo.Me demuestra el tiempo que pas. Tibio y amar-go. Tanto estuve en el bao? Qued estacionadoTengo que arrancar-loTodava sabemuy amargo. Estarmezclado conmis lgrimas.Vuelvoa cebarlo y ya estmejor. Va tomando temperatura.

    La nieve afuera me recuerda que tena el suter negro en la mano,dnde lo dej?, Separo tambin el sobretodo. Miro la puerta. Apoyo elmate en la cocina y voy hacia la puerta.

    En dos horas estars entrando por aqu como todos los das, con tuandar cansino, intelectual, el mismo que tuviste siempre. Prefiero recor-darte as. Y como un ritual primero me buscs con la mirada. Sabs queestoy en la cocina, preparando unmate para esperarte. Dejs los zapatos,la agenda y el sobretodo a la entrada. Me sonro. S que ests ah. Y casisin hacer ruido te abalanzs a la cocina para sorprenderme con tu carahelada y tu abrazo inmenso.Me doy vuelta y el beso infinito se funde porun instante con el sabor de la yerbaRevolcados en la mesa. Todo sabea amargo y dulce. El mate ya est fro. No importa. Sabe muy amargo.No importa. Qued estacionado. No importa. Tengo que arrancarlo.Hay tiempo, me decs, hacemos uno nuevo.

    Me acomodo el suter, la pollera. Te acomods el pantaln y la cami-sa de vestir. Tiro la yerba usada en el cesto. Miro vestirse a este hombreque es otro, sin mochila y sin jeans. Pongo yerba nueva. Cebo uno y te

    01 interior Marchesini-Novau:06 Quiroga_interior 9/8/11 10:41 Pgina 3

  • 44lo paso. Me mirs. Tu madre est feliz, lo s por tu mirada. Lo bebs.Los dos sabemos que esto as no va a andar. Me bess. Te vas al dor-mitorio y volvs con tu remera ms vieja y el jeans ms gastado.Cinco mates seguidos fue el tiempo que te llev. Cinco mates segui-dos fue el tiempo que me llev. Muchos das...

    Me pongo el suter. Vuelvo a olerlo. Como si eso me diera fuerzaspara no olvidarme de quin soy, qu quiero, por qu dej mi pas y porqu ahora te dejo a vos. Lo aprieto conmis manosmientras voy a la coci-na. Tomo unmate amargo, amargusimo y tibio. Se enfri. Registro nue-vamente el tiempo que pas. Como si ese fuera mi reloj. Es mi reloj. Mevuelvo y veo la valija an abierta. Nuestro reloj al costado. Qu hago conl? Unmate ms y me da fuerzas. Cierro la valija.

    El sobretodo. El ticket est en el bolsillo derecho. Tengo un paueloen el otro. Por suerte. Siento algo amargo. El mate. No. Las lgrim