boletin semilla arizona primavera-verano 2014

Download Boletin Semilla Arizona Primavera-Verano 2014

Post on 31-Mar-2016

215 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

 

TRANSCRIPT

  • 1

    2014 VERANO

    Proyecto Semilla B O L ET N S EM I L L A AR I Z O N A PR I M AV E R A - V E R AN O 2 0 1 4

    Enfrentando retos educativos

    Con mucho gusto compartimos un nmero ms del Boletn Semilla Arizona. En esta ocasin nos enfocaremos en los retos y obstculos que enfrentamos como docentes de educacin indgena y cules han sido algunas de las maneras en las que los docentes y asesores Semilla se han esforzado por superarlos. Esper-amos que estas historias y proyectos sean de utilidad y motivacin para nuestros lectores.

    Proyecto Semilla Arizona,

    PRIMAVERA

    Project SEED

    CONTRIBUCIN PGINA

    Enfrentado y superando retos educativos 2

    Desarrollando el inters por la lectura 3

    Nuestro colaborador: Child-Parent Centers, Inc. 4

    Los retos de una maestra zapoteca 5

    Del discurso pedaggico hacia el descenso total en la prctica docente del preescolar indgena

    7

    Mi primer ao como docente 9

    Taking on a great challenge 11

    La diversidad cultural para la educacin 12

    Los docentes nahuas del Alto Balsas 13

    Ser maestra un gran reto 14

    Felicidades/Enfrentando y superando retos edu-cativos

    15

    La participacin de las mujeres en la localidad y en la escuela

    16

    Retos y logros 18

    Un sueo real 19

    La reverencia a la madre naturaleza 20

    Realidad unidual 21

    AILDI 2014 22

    Foto cortesa de Jos Rigoberto Ledesma Martnez

  • 2

    El tema de este boletn es el resultado de conversaciones entre maestros y asesores que trabajan diariamente en es-

    cuelas pblicas en Mxico y Estados Unidos (y las Amricas) en comunidades marcadas como pobres o

    atrasadas. Cada da el discurso sobre cmo arreglar o mejorar la calidad educativa dirigido a los pobres es ms

    popular en la poltica, pero a la vez ms estrecho y distanciado de las complejas comunidades humanas en donde se

    encuentran nuestras escuelas y de todas las personas reales y vivas que colaboran en ese espacio. Es muy comn que

    todos tengan una opinin simple para etiquetar la razn por la cual algunos estudiantes sobresalen en la escuela y

    por qu algunos no; pero las realidades de las escuelas marginadas es que han tenido poco espacio para contestar las

    simples maneras en las que la poltica no ha sido capaz de contemplar y mucho menos espacio para expresar la per-

    sistencia, creatividad, y fortaleza que poseen las comunidades donde laboramos, participamos y/o vivimos.

    La red de educadores que ha participado en el Programa Semilla en la Universidad de Arizona enfrenta retos mate-

    riales e ideolgicos diariamente en la lucha, desde diversos lugares en las Amricas, para trasladar la educacin desde

    una institucin restringida hacia un espacio colectivo, comunitario y sano para nuestras comunidades. Nosotros que

    servimos en comunidades indgenas, minoritarias, y/o multilinges, hemos sido testigos de cmo funcionan los ciclos

    de marginalizacin de nuestros estudiantes y sus familias, dentro y fuera de la escuela. Hemos decidido que ser un

    educador implica interrumpir ciclos de ignorancia y dominacin, y ser reflexivo en tratar de no ser cmplices en ci-

    clos que daan a nuestros nios y a nosotros. Caminamos a favor del respecto intercultural y el derecho de ser, pen-

    sar y realizar una vida que fomenta la dignidad local tanto como la dignidad universal.

    Las diversas perspectivas y experiencias compartidas en este boletn representan un deseo de compartir lo que es real

    y palpable para nosotros en trminos de los retos y xitos que vivimos desde el campo educativo. Este boletn se

    puede leer como una historia abierta, cartas o narrativas que reconocen lo que vivimos como maestros en comunida-

    des pequeas y como integrantes de tales comunidades. Cada testigo en s propone un experiencia de lucha, imagi-

    nacin y persistencia que podemos considerar en la bsqueda de ambientes y orientaciones educativas que verdade-

    ramente abran el espacio para validar la vida de nuestros estudiantes y mejorar la calidad de la educacin que ofrece-mos de abajo hacia arriba.

    Decimos que lo personal es profesional; es poltico. En este sentido, nuestras luchas personales y profesionales pro-

    ducen narrativas para generar ms consensos y conocer mejor los retos y posibles soluciones para contribuir a proce-

    sos educativos ms sanos para fortalecer nuestras comunidades indgenas. Con todo el ruido de las leyes, las reglas y

    los programas que supuestamente mejorarn la calidad de la educacin en comunidades pobres, hay personas

    reales y vidas complejas que tenemos que considerar para iluminar un camino a seguir menos txico. Invitamos a

    sus ojos, odos, y participaciones a un dilogo que vaya ms all del discurso.

    Enfrentado y superando retos educativos Por Dra. Vanessa Anthony-Stevens, Coordinadora del Proyecto Semilla

    Foto cortesa de David Valencia Gaspar Foto cortesa de Yadao Ignacio Velasco

  • 3

    Desarrollando el inters por la lectura

    En mi regreso al trabajo

    como maestra de educa-

    cin indgena en mi natal

    estado de Oaxaca y des-

    pus del participar en el

    Programa Semilla en la

    Universidad de Arizona,

    hoy tengo la dicha de

    atender un grupo de ni-

    os de quinto grado en la

    Escuela Primaria Bilin-

    ge Ignacio M. Altami-

    rano y con la responsabi-

    lidad de la direccin de

    la escuela. Somos un

    equipo de cuatro profe-

    sores que atendemos de

    primer a sexto grados en

    el periodo escolar 2013-

    2014.

    Al inicio del periodo nos

    integramos en un colec-

    tivo con la mira de orga-

    nizar y emprender las

    acciones necesarias para

    llevar a cabo nuestro tra-

    bajo de la mejor manera

    posible, siempre en favor

    de los nios de la escuela

    ubicada en la pequea

    comunidad de Santiago

    Quetzalapa. A este lugar

    llegamos cada uno car-

    gando su mochila en la

    espalda y no importando

    si los rayos del sol nos

    acariciaban directamente

    a la cara o si las gotas de

    lluvia nos caan tan duro

    en la cabeza y nos moja-

    ban completamente, o si

    al bajar la montaa resba-

    lbamos o si de subida en

    lugar de avanzar un paso

    retrocedamos un metro

    hacia atrs.

    Lo importante es que hoy

    tengo trabajo y puedo

    compartir con un grupo

    de nios lo que s y tam-

    bin aprendo

    mucho de ellos

    cada da y ms

    cuando los

    dejo que plati-

    quen lo que

    ellos saben.

    Me he dado

    cuenta que en ocasiones

    ellos me ensean ms de

    lo que yo les puedo ense-

    ar, desde las expresiones

    naturales de mi lengua o

    las formas de leer el

    mundo como lo hacen

    mis padres y como siem-

    pre lo hicieron mis abue-

    los.

    Al empezar a trabajar con

    el grupo que hoy atiendo,

    me di cuenta que haba

    mucho qu hacer, as que

    como colectivo de la es-

    cuela comenzamos por

    socializar algunas dificul-

    tades que vislumbramos

    en cada uno de los grupos

    que atendemos y detecta-

    mos una dificultad gene-

    ralizada a nivel escuela:

    la dificultad en la lectura

    y la escritura.

    En la bsqueda de solu-

    ciones platica-

    mos, analizamos

    y acordamos

    trabajar en

    equipo, hicimos

    un proyecto

    para conseguir

    recursos, com-

    pramos libros, acondicio-

    namos un espacio provi-

    sional para la biblioteca

    de la escuela y compra-

    mos algunos materiales

    didcticos. Decidimos

    hacer un plan de activi-

    dades y comenzamos por

    realizar algunos talleres

    de cuentacuentos por las

    tardes con el objetivo de

    llamar la atencin de los

    ME DE DADO CUEN-

    TA QUE EN

    OCASIONES ELLOS

    ME ENSEAN MS

    DE LO QUE YO PUE-

    DO ENSEAR

    nios y acercarlos a la lec-

    tura, independientemente

    de que en cada uno de los

    grupos se implementan acti-

    vidades que conducen a la

    produccin de textos libres.

    Una de las tcnicas que ex-

    ploramos fueron las de C-

    lestin Freinet, que se con-

    centran en la libre expre-

    sin de los nios, la coope-

    racin y la investigacin de

    su entorno.

    Ha sido maravilloso ver c-

    mo los nios, al escuchar a

    sus maestros como cuenta-

    cuentos, desarrollan un in-

    ters de manera que ellos

    tambin quieren leer y bus-

    can los libros que sus maes-

    tros les compartieron. Al

    llegar a la biblioteca corren

    para ser el primero en ocu-

    par el libro. Hay mucho

    por hacer, pero el gusto de

    hacer lo que nos deja alegra

    es maravillosamente gratifi-

    cante! Nuestro plan es se-

    guir consiguiendo ms li-

    bros y mantener viva la bi-

    blioteca de nuestra escuela.

    Por Isabel Tiburcio Estrada, Docente 2012-2013

    Pster de Isabel Tiburcio Estrada titulado La lectura y escritura del chinanteco en primer grado de primaria, presentado durante el Coloquio de Estudiantes de Posgrado del Departamento de Enseanza, Aprendizaje y Estudios Socioculturales de la Universidad de Arizona. Detalla es-trategias utilizadas para el desarrollo de la lectoescritura del chinanteco en su centro escolar.

  • 4

    Nuestro colaborador de esta edicin:

    CHILD-PARENT CENTERS, INC.

    Desde el 2012, el Proyecto Semilla Arizona ha tenido el privilegio de colaborar con Chil