banco fijo y la mesa colectiva- julio castro

Download BANCO FIJO Y LA MESA COLECTIVA- JULIO CASTRO

Post on 07-Jul-2015

545 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

El banco fijo y la mesa colectiva:Vieja y Nueva Educacin

El banco fijo y la mesa colectiva:Vieja y Nueva Educacin

Julio Castro

Ministerio de Educacin y Cultura Direccin de Educacin 4ta. Edicin Montevideo-Uruguay 2007

Esta reedicin ha sido publicada por el Ministerio de Educacin y CulturaCatalogacin en la fuente: DEPARTAENTO DE DOCUMENTACIN PEDAGGICA de la Direccin de Educacin.

370.098 95 Uruguay. Ministerio de Educacin y Cultura, Direccin de Educacin; URUb Castro, Julio El banco fijo y la mesa colectiva: vieja y nueva educacin. 4 ed. Montevideo: MEC; 2007. 158p. ISBN: 978-9974-36-112-6 I. II. III. 1. URUGUAY EDUCACIN HISTORIA DE LA EDUCACIN Ttulo

Dr. Tabar Vzquez Presidente de la Repblica Ing. Jorge Brovetto Ministro de Educacin y Cultura Lic. Yvelise Macchi Directora General de Secretara Mtro. Luis Garibaldi Director de Educacin

PrEsEnTaCIn El Ministerio de Educacin y Cultura considera un inmenso honor y un deber tico ineludible con las generaciones magisteriales actuales y futuras, homenajear a Julio Castro, al conmemorarse los treinta aos de su desaparicin forzada por la dictadura. El homenaje a Julio Castro es pasible de adquirir diversas formas que aportarn visiones y enfoques heterogneos y complementarios, en el acercamiento comprometido y entraable a su figura. La opcin de nuestro Ministerio, junto al Consejo de Educacin Primaria, ha sido realizar la reedicin - 4ta. Edicin - del libro El banco fijo y la mesa colectiva: vieja y nueva educacin, fuente innegable de aportes sustanciales en las hojas de ruta para la construccin de una pedagoga crtica, enmarcada en los tiempos histricos de hoy. Julio Castro nos convoca a sumergirnos audazmente en la reflexin profunda, sagaz, analtica, impulsndonos a la investigacin y a la experimentacin. Esta postura rigurosa y desafiante de terico y de hacedor nos compromete en la reflexin y en la praxis a todos los interesados en la educacin. El prlogo a esta edicin fue elaborado por la maestra Hortencia Coronel, quien relaciona las ideas de Julio Castro, surgidas en la primera mitad del siglo XX, con los desafos actuales para nuestra educacin. Se incluye, adems, el prlogo escrito por la Lic. Marta Demarchi de Mila, para la 3ra. Edicin, publicada por la Revista de Educacin del Pueblo, en 1993. A ambas nuestro agradecimiento. Adicionalmente, y en el marco de los homenajes a Julio Castro, el Ministerio de Educacin y Cultura ha creado una pgina web: www.juliocastro.edu.uy, que contiene sus escritos, incluidos los artculos para el semanario Marcha. Se

incluyen, adems, las publicaciones, con autora de Arturo Ardao, Oscar Bruschera, Hugo Alfaro y Abner Prada, sobre la vida y la obra de Julio Castro. Agradecemos a los familiares de Julio Castro, a su colega y amigo el Maestro Miguel Soler, al Consejo de Educacin Primaria y a los maestros, que nos ayudaron a recopilar y publicar su obra. Jorge Brovetto Ministro

Vieja y Nueva Educacin

PrLoGo a EsTa EDICIn Por qu volver a leer el banco fijo y la mesa colectiva? Una nueva edicin, la cuarta de esta obra del Maestro Julio Castro recordando los treinta aos de su trgica e injusta desaparicin en manos de los esbirros de la dictadura sufrida por nuestro pueblo a partir de 1973, supone no solamente homenajear a este ilustrsimo colega sino tambin realizar una relectura atenta de su inteligente anlisis de la educacin uruguaya de aquella poca y rescatar los desafos que an sustenta. Este libro - que se ha transformado en un Manual de Historia de la Educacin Uruguaya y Pedagoga para los estudiantes magisteriales - como dice la presentacin de la edicin del ICER1, constituye una sntesis inteligente del proceso que llev al enfrentamiento de la pedagoga clsica con el moderno concepto de escuela activa, propuesta didctica del quehacer cotidiano en el aula que sustentaba Julio Castro. En una conferencia de 1988, destinada a maestros, sobre el tema "Corrientes pedaggicas en el Uruguay" el ex Inspector Tcnico de Educacin Primaria -y en ese momento Subdirector del CIEP 2 Maestro Clenarvn Lessa Hernndez- deca que si bien la Escuela Uruguaya haba recibido mltiples influencias pedaggicas, como por ejemplo la del Movimiento de la Escuela Nueva, muchas de ellas no haban entrado ms que en teora o a algunas escuelas en particular y que la escuela tradicional, herbartiana, segua "vivita y coleando". De todos modos sugera que en casi todos los de1- Julio Castro EL BANCO FIJO Y LA MESA COLECTIVA (Vieja y Nueva Educacin) ICER Instituto Cooperativo de Educacin Rural, Serie E N 1, Montevideo, 1966 2- CIEP : Centro de Investigacin y Experimentacin Pedaggica

10

El Banco Fijo y la Mesa Colectiva

partamentos se produjeron "islas pedaggicas" 3 al impulso de algunos educadores, adems de los centros experimentales generados por las autoridades escolares de la poca. Ya casi en el final del siglo XX seguamos tratando de encontrar las aplicaciones de una pedagoga que Julio Castro tan bien defini y fundament, an cuando ya existan nuevas propuestas provenientes de las corrientes crticas. En la presentacin que Julio Castro escribi en octubre de 1941 dice con gran clarividencia: Las conclusiones a que hemos arribado despus de una discusin totalmente expositiva, tienden a sincronizar algunas soluciones pedaggicas con el momento histrico. Con la mesa colectiva hay una serie de elementos que se estn incorporando a la escuela o que deben incorporarse y que comprenden tambin parte de nuestras conclusiones. Si nuestro trabajo contribuyera a poner en hora el pensamiento pedaggico nacional y especialmente algunas prcticas educativas, su finalidad estara satisfecha. Colaborar en este poner en hora, asumido entonces por Julio Castro y en su homenaje, supone no perder de vista algunas cuestiones: La escuela pblica uruguaya, a la que Julio Castro le reclamaba en 1941 una actualizacin, ya haba empezado a generar cambios bien interesantes, fruto de la pedagoga pujante de un conjunto de educadores y formadores de docentes que incidieron en la prctica a travs de sus obras y sus propias actividades escolares. Todava faltaba, pero era un momento fecundo: las Escuelas Experimentales, el Congreso de Educacin Rural de Pirlpolis, el programa de Educa3- En el IFD Melo impulsamos una investigacin sobre esa realidad que dio por resultado el trabajo La Escuela Nueva en Cerro Largo y que tiene como subttulo La Escuela N 2 Jos Pedro Varela bajo la direccin de Ena Crespi de Marichal

Vieja y Nueva Educacin

11

cin Rural, el Programa de Primaria que se culmin en 1957 y el Primer Ncleo Escolar Experimental de La Mina, adems de una riqusima produccin terica en los Anales de Educacin Primaria, son muestras de ello. Julio Castro nuevamente retoma ese reclamo en la edicin de 1966 porque los hechos polticos de la poca ya permitan observar una decadencia en esa pujanza, un quietismo en la produccin pedaggica terica, prctica y experimental, la represin de experiencias como la del Primer Ncleo Escolar Experimental de La Mina, entre otras cosas. El reclamo de Julio Castro era un llamado a recuperar las mejores tradiciones educativas nacionales. La dictadura militar no solo cort y destruy gran parte de ese proceso con la muerte, la prisin, el destierro y las destituciones de la mayora de los protagonistas, sino que adems quebr la memoria cotidiana de cientos de docentes que permanecimos en las aulas tratando de rescatarla sin mucho xito. El proceso posterior fue doblemente difcil: no solo haba que volver a establecer los lazos con nuestra mejor historia educativa sino que haba que realizar nuevas sntesis con los avances pedaggicos que el mundo haba producido. La pedagoga crtica nos fue indispensable en la reconstruccin de nuestra propia realidad pero muchas veces ayud ms a la catarsis que a la recuperacin de una historia muy rica y fecunda. Los puentes se haban roto y no estaban disponibles muchos de los constructores ms valiosos. De todos modos, la visin crtica de la educacin que arranc a partir de aportes tan valiosos como los de Bourdieu, Passeron y Althusser y que se expresa en el pensamiento de Paulo Freire, Giroux y Mac Laren

12

El Banco Fijo y la Mesa Colectiva

entre otros, se gest en un momento en que el pensamiento educativo nacional estaba ocluso. Basarnos solamente en la pedagoga crtica como herramienta de cambio no nos permite avanzar pedaggica y didcticamente si no retomamos ideas tan fecundas como las de Miguel Soler, Yolanda Vallarino, Reyna Reyes y el propio Julio Castro que provenan del movimiento de la Escuela Nueva. En su pensamiento ya se alentaba una crtica a la educacin vigente y este libro es un ejemplo de ello. Treinta aos despus de la desaparicin de uno de esos constructores referentes sentimos la necesidad de volver a su obra para que nos ayude a reconstruir una educacin de la que ya no nos enorgullecemos tan fcilmente por sus logros pero a la que queremos profundamente. Releer esta obra nos ayuda a enfrentarnos con algunas realidades que cuesta percibir, cosas tan cotidianas como la simple organizacin del aula y su mobiliario. No basta decir el banco fijo ya fue; hay que entender su significacin, su filosofa, para poder desterrarlo de verdad. Dice Julio Castro en esta obra: Todo esto se comprende claro, si se observan las consecuencias que tuvo el pensamiento pedaggico tradicional en la formacin de su mobiliario, especialmente en el banco fijo. La disciplina se caracteriz por la quietud y el silencio; se adapt el mobiliario de clase de acuerdo a ese fin. Pero como adems, la enseanza se reduca a or y contestar, en medio de actividades intelectualistas, hubo necesidad de buscar el ambiente propicio para lograr, lo ms ordenadamente posible, esa quietud. Por otra parte, una de las caractersticas de la escuela tradicional fue su cerrado individualismo: ni trabajo en grupo, ni realizacio-

Vieja y Nueva Educacin

13

nes