RECENSIONES 373 - ?· de Rivera, Ramiro Ledesma Ramos, Juan Negrín o sobre el mismísimo Franco. Sin…

Download RECENSIONES 373 - ?· de Rivera, Ramiro Ledesma Ramos, Juan Negrín o sobre el mismísimo Franco. Sin…

Post on 14-Feb-2019

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<p>RECENSIONES 373</p> <p>Historia y Poltica, 39, enero-junio (2018), pp. 361-391</p> <p>Matteo Tomasoni: El caudillo olvidado. Vida, obra y pensamiento de Onsimo Redondo (1905-1936), Granada, Comares, 2017, 311 pgs.</p> <p>Atrs quedan los tiempos en que para abordar una biografa se hacan necesarias justificaciones con aire de disculpa. Desde los orgenes de la prc-tica historiogrfica la biografa ha sido un gnero recurrente y, en las ltimas dcadas, han sido relevantes las de las principales figuras de la Segunda Rep-blica, la Guerra Civil y la construccin del franquismo. Son ya cannicas las obras sobre Francisco Largo Caballero, Manuel Azaa, Jos Antonio Primo de Rivera, Ramiro Ledesma Ramos, Juan Negrn o sobre el mismsimo Franco. Sin embargo, estos estantes cuentan con significativos espacios en blanco que hasta el momento haban sido ocupados por literatura de combate y, en mayor medida, por hagigrafos de la dictadura y revisionistas. Uno de estos huecos era el de Onsimo Redondo, lo que justifica que el historiador Matteo Tomasoni escogiera el ttulo de el caudillo olvidado. No cabe de duda que lo recordable y lo olvidable responde a condicionamientos paralelos al devenir del personaje y estn ms relacionados con los contextos y los inte-reses de los promotores de la memoria. Esta gestin del recuerdo explica el vai-vn en el sigloxx de lo memorable y las diferentes etapas de mistificacin del personaje.</p> <p>La biografa de Onsimo Redondo, resultado de una celebrada tesis doc-toral, va precedida de un prlogo de Ferran Gallego, que localiza el inters en los debates sobre la conformacin y los lmites ideolgicos del fascismo espa-ol, campos en los que es un acreditado especialista. La obra est conformada por dos partes diferenciadas pero complementarias. La primera, una biografa exhaustiva del personaje en la que aborda sus orgenes familiares; su contacto con la academia alemana y con el programa de participacin poltica del cato-licismo militante en el Zentrum y no en relacin con el nacionalsocialismo, cuestin que se haba convertido en un lugar comn pero que Tomasoni rechaza; su compromiso con el propagandismo catlico de la familia Herrera Oria y El Debate; o su formacin en el sindicalismo agrario de tipo vertical. Redondo adquiri un papel relevante durante la Segunda Repblica en torno a la configuracin y debates sobre el fascismo. En los primeros com-pases democrticos particip en la fundacin de Accin Nacional una pri-mera respuesta de la asociacin de propagandistas y de las derechas catlicas promovida por ngel Herrera y Gil Robles, de la que pronto se distanci por el fracaso electoral y sus crecientes crticas a la capacidad de direccin poltica del clero. A finales de 1931 cre junto a Ledesma Ramos las JONS con una clara vocacin violenta, antipartidista, antiliberal e hipernacionalista, cuestiones que determinaran sus anhelos regeneracionistas. El fracaso del </p> <p>374 RECENSIONES</p> <p>Historia y Poltica, 39, enero-junio (2018), pp. 361-391</p> <p>golpe de Sanjurjo le llev al exilio en Portugal, donde conoci la obra de Antnio Sardinha y de otros integralistas, fundamentales para comprender su doctrina poltica. En ese perodo se distanci de Ledesma Ramos, que haba iniciado un acercamiento a Jos Antonio Primo de Rivera, flamante diputado por Falange Espaola. Acat, no sin ciertos recelos, la fusin de FE y de las JONS y contribuy desde el reducto pucelano a la reaccin y a la definicin doctrinal de un partido en vas abiertas de fascistizacin. Tras la ilegalizacin de FE y de las JONS fue encarcelado Tomasoni se apoya en una profusa correspondencia para destacar el papel de su esposa, Mercedes Sanz, a la hora de hacer de enlace y permitirle seguir coordinando el partido desde prisin. El 18 de julio, fue liberado de la prisin de vila y trasladado a Valladolid para apoyar junto a las milicias falangistas el alzamiento nacional del que tuvo noticias los meses previos. Se convirti durante cinco das en el nico lder falangista en libertad y en la voz autorizada del partido en la zona sublevada. Sus expectativas de transformacin nacional a travs de la violencia le llevaron a las faldas de Guadarrama, donde fue asesinado al toparse con una columna republicana.</p> <p>La segunda parte del libro aborda las bases de su pensamiento poltico: su imperialismo y castellanismo, el compromiso con la transformacin vio-lenta, el nacionalsindicalismo y un novedoso captulo dedicado a su antisemi-tismo, aspecto poco transitado por la historiografa. Todos estos factores no pueden entenderse sin el trasfondo catlico, tutano de su planteamiento ideolgico y de su praxis poltica. Faltara una tercera va transitable que Tomasoni deja enunciada: la construccin del mito de Onsimo, sus usos pblicos y los combates por apropiarse y resignificar el personaje en sucesivas escalas de la memoria, atendiendo a cada coyuntura y a los espacios del recuerdo. Sin duda este anlisis contribuira a comprender las mltiples dimensiones de uno de los principales cados de la dictadura. Otra puerta abierta sera la existencia de una comisin de investigacin sobre el asesinato de Redondo documentacin preservada en el Archivo Histrico Nacio-nal que realiz decenas de entrevistas y corrobor la tesis del asesinato por el encuentro accidental con una columna republicana. Cabra preguntarse si se crearon comisiones anlogas con otros personajes asesinados durante la guerra y trabajarlas a fondo.</p> <p>Las fuentes utilizadas por Tomasoni son muy novedosas, especialmente el archivo familiar que hered Mercedes Redondo, hija del biografiado, y que albergaba numeroso material indito, correspondencia, listados bibliogrficos y joyas hemerogrficas que se consideraban perdidas, como el semanario Libertad, fundado por Onsimo en junio de 1931 para combatir la Repblica y disputar espacios discursivos fagocitados por las izquierdas. Fue su principal </p> <p>RECENSIONES 375</p> <p>Historia y Poltica, 39, enero-junio (2018), pp. 361-391</p> <p>herramienta de expresin poltica y ha sido digitalizado y puesto a disposicin de los investigadores en la hemeroteca digital de la Biblioteca Nacional. A la hora de afrontar una biografa de estas caractersticas es fundamental hacerlo con el material de un archivo de estas caractersticas, para evitar los impro-ductivos debates escolsticos en los que est sumida la disciplina, en una cons-tante y estril lgica de actualizacin conceptual.</p> <p>Esta obra contiene tres aportaciones metodolgicas relacionadas con las recientes formas de concebir el oficio. En primer lugar, la biografa de su autor constata el proceso paulatino de internacionalizacin de la universidad espa-ola, que ha abierto el horizonte a mltiples espacios historiogrficos interna-cionales y a la superacin de los anlisis explicativos basados en la excepcionalidad espaola. En segundo lugar, la integracin discursiva de la vida, obra y pensamiento de Onsimo, desde una ptica que no discrimina la ideologa de la accin poltica. Y, en ltimo lugar, la apuesta por el gnero bio-grfico, que permite hacer historia desde lo que podramos denominar un giro cronolgico, es decir, que en lugar de articular el estudio en etapas cerradas y autnomas unas de otras (Repblica, Guerra Civil, dictadura, etc.) aborda el tiempo transversal de agentes histricos que abarcan diferentes periodicidades.</p> <p>La obra tambin contribuye a complejizar ms si cabe los orgenes del proceso de fascistizacin espaol, con un personaje que concilia sin contradic-ciones el catolicismo nacionalista de Menndez Pelayo, la reaccin y el eli-tismo rural con el nacionalsindicalismo y el antisemitismo. Su pensamiento poltico contribuye a demoler la esclertica nocin del fascismo vinculada, stricto sensu, al planteamiento revolucionario, modernista y urbano repre-sentado por Ledesma Ramos y hace hincapi en los procesos de fascistiza-cin y en la relacin de fuerzas en el seno del falangismo de tendencias polticas diferenciadas pero confluyentes. La trayectoria de Onsimo nos muestra cmo no solo podemos comprender el fascismo a nivel terico o doc-trinal. A su vez, cuestiona una vez ms el laicismo o anticlericalismo del falan-gismo, como ha constatado para el caso nacionalsocialista Steingmann-Gall. Tomasoni compara la apuesta doctrinal de Ledesma Ramos por la revolucin con la reaccin nacionalista e historicista de Onsimo, cuyos nexos de unin se encontraban en el antirrepublicanismo, el nacionalsindicalismo y la accin violenta. Redondo rechazaba el uso y la adscripcin al fascismo y a la revolu-cin y se encontraba ms cmodo en la reaccin por la restauracin de los valores nacionales, representados en Castilla y su campo, y no por corrientes polticas extranjeras.</p> <p>Mencin especial merece el anlisis del antisemitismo de Onsimo, dife-rible segn el autor del contenido racial planteado por el nazismo y ms </p> <p>376 RECENSIONES</p> <p>Historia y Poltica, 39, enero-junio (2018), pp. 361-391</p> <p>cercano a la recuperacin de un historicismo nacionalista y a un viaje en el tiempo a la Espaa imperial y a los Reyes Catlicos, a la que habra que sumar la cultura poltica antijuda a nivel internacional y la presencia de este ene-migo nacional en obras de referencia para el vallisoletano como Historia de los heterodoxos espaoles de Menndez Pelayo, que identificaban la decadencia nacional con complots judaicos.</p> <p>En definitiva, consideramos que esta opera prima de Matteo Tomasoni enriquece y ampla los debates sobre el fascismo en Espaa y arroja mucha luz sobra uno de los caudillos centrales en la memoria mortuoria del franquismo.</p> <p>Csar Rina SimnUniversidad de Extremadura</p> <p>Jess Casquete: Nazis a pie de calle. Una historia de las SA en la Rep-blica de Weimar, Madrid, Alianza, 2017, 279 pgs.</p> <p>Las Sturmabteilung, ms comnmente llamadas SA, fueron mucho ms que una simple arma ideolgica puesta al servicio de Adolf Hitler. Estas fuerzas de asalto, tal y cmo se dieron a conocer a lo largo de los aos fundacionales, se convirtieron en unos soldados polticos cuyo principal propsito fueron la provocacin y el matonismo. A pesar de ello, lo que hasta hoy se ha interpretado como un simple conglomerado de radicales empapados de ideologa nacionalso-cialista acab convirtindose en un instrumento fundamental para la estrategia poltica del Fhrer. Es por esto que la investigacin que analizamos ahonda su anlisis en aspectos trascendentales como la creacin de un idealismo mesi-nico, la autocelebracin y el culto a los mrtires, la justificacin de la violencia, el antisemitismo y el compromiso y en algunos casos me atrevera a decir la recproca confidencialidad entre la Iglesia protestante y la ideologa nazi.</p> <p>La publicacin de Jess Casquete, profesor de la Universidad del Pas Vasco y reconocido especialista sobre ideologas polticas, se presenta como una obra esencial en el estudio del nacionalsocialismo y especialmente en la an necesaria interpretacin de los orgenes del Tercer Reich alemn. A la base de este proyecto editorial est, no poda ser de otra forma, un largo perodo de investigacin que Casquete ha llevado a cabo en distintas localidades de Ale-mania, trabajando en archivos y bibliotecas con material, en algunos casos, indito.</p> <p>El libro no sigue un esquema cronolgico, ni tiene planteado hacer un simple repaso de la historia de las SA. Con esta publicacin, Casquete se atreve acertando en su tesis original con el hacer un balance a posteriori </p>