Poesa gauchesca y poesa tradicional

Download Poesa gauchesca y poesa tradicional

Post on 26-Jul-2015

67 views

Category:

Education

12 download

TRANSCRIPT

1. POESA GAUCHESCA Y POESATRADICIONAL. 2. POESA GAUCHESCA Y POESA TRADICIONAL. No debe confundrse la poesa gauchesca con la poesa tradicional, latente yadesde los tiempos de la colonizacin. En esta ltima, nos llegan enraizados losviejos romances de matones, las rondas, las canciones, los villancicos y lascoplas, los temas con hroes legendarios y caballeros, reyes y pastores, etc.Poesa tradicional que est fundamentada en el anonimato, que refleja un arteimpersonal, que haba sido recogida por los libros de cordel, los florilegios, lashojas sueltas o la memoria de lectura y la tradicin oral. Estos elementostradicionales se contaminan en tierras de Amrica, se reelaboran con palabras,costumbres, accidentes, nombres, que le imprimen cierto tono local, pero siemprebajo una raz histrica pura.En el primer tercio del siglo XIX surgen entre nosotros los poetas annimos y lospayadores, improvisadores o memorizantes de coplas y rimas, que difundirnmediante versos octoslabos y acordes de guitarra este tipo de poesa. Los tonosdentro de su pobreza meldica no ofrecen una gran variedad. Pero se adaptan adistintas formas de piezas, desde los romanees a las dcimas. Con los payadoresla revelacin esttica de la poesa fue "no tanto de solaz, como noticiosa,proftica, moralizadora, idealizadora y didctica. En un medio social sin escritura,sin iglesia, sin escuela, sin presin social (por regir un tipo de comunidad rala), elpayador era el letrado, el maestro, el periodista, el consejero y el predicadol'. Debeaadirse a esto que era deber ineludible, cuando se enfrentaban dos cantores, elpayar de contrapunto. 3. DESARROLLO DE LA POESA GAUCHESCA La poesa denominada gauchesca, gnero que surge en el mbitorioplatense, ha quedado como sello indiscutible dentro de la literaturahispanoamericana. Ya desde su mismo nacimiento fue un elemento deconsulta y una manera de pltica confidencial entre la gente del pueblo.En esta manifestacin verbal se acentuaba el decir pcaro y lo episdico,el suceso histrico -apenas interpretado en el momento decircunstancia-, todo ello difundido mediante el canto. Si bien lospayadores haban compenetrado sus composiciones improvisadas orecordadas con el alma popular, el joven gnero gauchesco experimentnuevos cambios.El decir se volvi realista, crudo y convincente, el cual, al ser repetidopor el cantar guitarrero se convirti en noticia volatinera o suelto deperidico, aprendido con estribillo o meloda. Ya BartolomHidalgo (1788-l822) haba encendido con sus "cielitos" la combatividaddel canto, reproduciendo a la vez con sus "dilogos" la conversacinamena entre paisanos.Estos dos elementos sern luego desarrollados por la literaturagauchesca a travs de sus continuadores -inclusive los mismospayadores, noticieros o maestros dentro de las comunidades msinferiores-, cuyo desarrollo estar ya afirmado en una tradicin. 4. En muchos casos, el decir jocoso estuvo salpicado por lareflexin o el comentario. No todo lo expresado entrepaisanos eran chuzas verbales o requiebros festivos,sino que estaba tambin la queja mordaz, las mltipleslamentaciones con hechos citados para su confirmacin.No se quera usar el canto como un puro juego lrico oameno. Exista un dolor que estaba flotando en laintimidad del verso, de modo que el poeta dejaba lascomparaciones aproximativas del lenguaje rural y seimpona la obligacin de ser testigo de la verdad, delsufrimiento, de las luchas de la independencia. Lo polticoo lo social no dejaban de registrar la gracia del estilo,pero actuaban en primer plano. 5. El pueblo lo entendi as, y aprenda la historia del pas o de sucomarca natal a travs del poema bordoneado en las guitarras. Deeste modo, los gauchescos cultivaron a la vez el verso sabroso y elpolmico. La lnea descriptiva deBartolom Hidalgo se continuas con el poeta Hilario Ascasubi (1807-1875), que es autor deuna extensa produccin lrica reunida luego por su autor en tresgruesos tomos editados en Pars en 1872. La costumbre de utilizarseudnimos, tan difundida en la poca, fue seguida no slo porAscasubi sino tambin, y posteriormente, por Estanislao delCampo (1834-1880), al autor del Fausto (1866). Si Hidalgo dio ensu primario cantar del cielito el tono de una voz,y Ascasubi con Santos Vega un minucioso friso de la campaabonaerense enfocando la historia de unos mellizos, Del Campolleva a su culminacin el juego dialogado de los poetasgauchescos. Todo en un proceso que culminarcon Hernndez en una pieza cumbre de la literatura gauchesca:el Martn Fierro. A partir de aqu ya quedar bien marcado el rumbodefinitivo de la literatura gauchesca, no slo para el verso sinotambin para la prosa, entre las que deben incluirse las tentativasdramticas o narrativas. As se irn sucediendo ms tarde RicardoGutirrez, Martiniano Leguizamn, Benito Lynch, RicardoGiraldes en esta orilla del Plata, mientras en la otra surgen figurascomo Javier deViana, Eduardo Acevedo Daz, Carlos Reyles,etctera.