Minicarpeta precursor

Download Minicarpeta precursor

Post on 06-Jun-2015

16.013 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<p>CARPETA DEL PRECURSOR</p> <p>Esta carpeta pertenece a: _______________________Pgina 1 de 47</p> <p>*** KM 8/93 PGS. 3-4 LA PREDICACIN TELEFNICA: UNA MANERA DE LLEGAR A MUCHAS PERSONAS *** LA PREDICACIN TELEFNICA: UNA MANERA DE LLEGAR A MUCHAS PERSONAS1 La prueba de que vivimos en los ltimos das es abundante. (2 Tim. 3:1.) Sin duda queda poco tiempo para predicar el Reino y hacer discpulos. Por consiguiente, todos debemos sentir la necesidad apremiante de ayudar al prjimo a adorar a Jehov Dios y recibir su aprobacin. 2 El apstol Pablo sinti la responsabilidad de hacer declaracin pblica de su fe. (Rom. 10:10.) Saba que la voluntad [de Dios] es que hombres de toda clase se salven y lleguen a un conocimiento exacto de la verdad. (1 Tim. 2:4.) Debido a que tena conocimiento de la verdad, Pablo se senta endeudado con todos. Este sentimiento estimul su deseo de predicar las buenas nuevas. Dijo: Por mi parte tengo vivo inters en declararles las buenas nuevas [...]. Porque no me avergenzo de las buenas nuevas; son, en realidad, el poder de Dios para salvacin a todo el que tiene fe. (Rom. 1:14-17.) 3 Sentimos personalmente esa misma clase de endeudamiento y mostramos un vivo inters como ese de comunicarnos con todas las personas de nuestro territorio? Aunque preferimos compartir las buenas nuevas con los dems cara a cara, como al predicar de casa en casa y en las calles, por qu limitar nuestra actividad a estos rasgos del servicio? Es posible que muchas personas del territorio de la congregacin nunca hayan hablado con un testigo de Jehov. A qu pudiera deberse? 4 Territorio que no se trabaja: Hay en su territorio edificios de apartamentos vigilados por porteros? Quizs hay complejos residenciales de alta seguridad en los que no puede efectuarse la obra de casa en casa. Se ha negado a los publicadores la entrada a una base militar o a una zona residencial del territorio para predicar las buenas nuevas? Es muy probable que algunos que viven en esos sitios nunca hayan odo sobre las bendiciones del Reino de Dios. Hay personas que nunca se encuentran en casa? 5 No debemos desistir de buscar a esas personas aunque sea difcil hallarlas. Cmo ve Jehov la situacin en que se encuentran? El apstol Pedro escribi: Jehov [...] no desea que ninguno sea destruido; ms bien, desea que todos alcancen el arrepentimiento. Adems, consideren la paciencia de nuestro Seor como salvacin. (2 Ped. 3:9, 15.) Hay vidas de por medio, y a Jehov le importan todas ellas. (Mat. 18:14.) Cmo podemos reflejar la compasin y misericordia que Jehov manifiesta hacia estas personas? Asegurndonos de que toda persona del territorio reciba el mensaje. (Hech. 20:20, 21; Rev. 14:6, 7.) 6 Organizados para hacer un trabajo concienzudo: En el pasado, la Sociedad ha animado a los que por razones de salud o minusvala se hallan recluidos en casa a usar de modo prctico el telfono. Los que se encuentran en tal situacin deben seguir haciendo esa buena obra. Adems, se han recibido informes de que algunos hermanos, entre ellos precursores regulares y auxiliares, se han valido del telfono para predicar de un modo que complemente su ministerio usual de casa en casa. 7 En algunas congregaciones se ha hecho un esfuerzo conjunto para predicar por telfono. Cuando los ancianos llevan la delantera en organizar los territorios y brindar apoyo, ya sea personalmente o valindose de otros publicadores, se han informado mejores logros. El superintendente de servicio es el responsable de supervisar esa actividad. Sin embargo, el cuerpo de ancianos puede escoger a un anciano capacitado o siervo ministerial responsable para que trabaje en colaboracin con el superintendente de servicio en lo referente a organizar esta obra. 8 Los publicadores que han superado el recelo inicial y han adquirido experiencia en la predicacin telefnica se han dado cuenta de que es un campo productivo. Al principio, quizs solo unos cuantos publicadores hagan estas llamadas. Despus de acostumbrarse y resultarles agradable esta forma de predicar, puede que su entusiasmo y sus experiencias animadoras motiven a otros a aprender a participar en esta interesante faceta de la obra de predicar. 9 Por dnde empezar: Pueden conseguirse los nombres de los que residen en los apartamentos de un edificio en la recepcin del mismo. Despus pueden buscarse los nmeros de telfono en el directorio telefnico. Puede que un directorio de la ciudad que se consigue en una biblioteca presente los nombres de los ocupantes de cada hogar y apartamento de la comunidad. En algunas zonas hay disponibles directorios especiales que alistan los nmeros telefnicos por calles. Fotocopias de las ltimas ediciones pueden servir de territorios. Estos territorios deben ser razonablemente pequeos. 10 En todas las facetas de la obra de predicar deben mantenerse registros exactos. Lo mismo aplica a la predicacin telefnica. Anote cuidadosamente la informacin que sea til en una hoja de registro de casa en casa, como el tema que trataron, las cosas que le interesaron al amo de casa y el tema que tratarn la prxima vez. Indique si se har otra llamada en una fecha posterior o si se har una visita personal.</p> <p>Pgina 2 de 47</p> <p>11 Se necesita un horario personal: Hacer de ello una rutina cotidiana aumentar su confianza y atenuar el recelo. Es ms conveniente llamar a las personas cuando hay ms probabilidad de hallarlas en casa, como en las primeras horas de la noche y los fines de semana. Programe un tiempo cada semana para hacer estas llamadas. Algunos han notado que la hora que precede al Estudio de Libro es muy productiva. Piense en lo que sea ms conveniente en su territorio. 12 Cmo prepararse: Hable con los que disfrutan de esta faceta del servicio y pdales algunas ideas. Siempre sea positivo. Confe en Jehov como fuente de fortaleza y poder, y busque su direccin mediante la oracin. (Sal. 27:14; Fili. 4:13.) Ponga todo su corazn en esta faceta del servicio, tal como en los dems rasgos de la predicacin. (Comprese con Marcos 12:33.) 13 La experiencia ha demostrado que el sentarse frente a un escritorio o una mesa puede ser til. Sentarse en una silla con respaldo vertical ayuda a pensar con claridad y a concentrarse. Tenga a la mano todo lo que pudiera usar en la predicacin: los tratados, las publicaciones que se estn ofreciendo, las ltimas revistas o algunos nmeros interesantes menos recientes, la Biblia, el libro Razonamiento, una invitacin a las reuniones con el horario de estas y la direccin del Saln del Reino, una pluma o un lpiz y hojas de registro de casa en casa. Mantenga las publicaciones a su alcance, quizs abiertas en un artculo interesante. Ensaye cuidadosamente la presentacin. Tenga presente que el propsito de su llamada es dar el mensaje y hacer planes para visitar a la persona tan pronto como sea posible. 14 Haga la llamada: Tranquilcese; comprtese con naturalidad. Para predicar por telfono se necesita un tono de voz afectuoso y agradable. Su sonrisa se reflejar en el tono de su voz. Hable despacio, con claridad y con buen volumen. Sea corts, paciente y amigable. No tema al rechazo. Acepte la posibilidad de que la persona no se interese en el mensaje. Sintase como si estuviera haciendo la obra normal de casa en casa. 15 En la introduccin diga su nombre completo. Es mejor no decir que est llamando a todas las personas de cierto edificio o complejo en particular, pues eso pudiera crear una barrera. 16 Muchas introducciones del libro Razonamiento pueden leerse de manera conversacional. Por ejemplo, pudiera presentarse de esta manera: Hola, mi nombre es ________. Le llamo porque no puedo visitarlo personalmente. Entonces, sin pausar, diga: Me interesa saber si usted opina que la calidad de la vida mejorar algn da. A la mayora nos alegra estar vivos, pero muchos se preguntan si realmente es posible disfrutar de una vida feliz. Qu cree usted al respecto? [Permita que la persona conteste.] Cul dira usted que es en la actualidad uno de los mayores obstculos para la felicidad?. O despus de presentarse como se sugiere arriba, podra decir: Participo como voluntario en una obra internacional y me gustara saber qu opina sobre el significado de la vida. Con el paso de los aos nos damos cuenta de que la vida es muy corta. Es esto todo lo que se puede conseguir de la vida? Qu opina usted? (Vase el subtema Vida/Felicidad de la pgina 14 del libro Razonamiento.) Un repaso de las sugerencias que se presentaron en la pgina 4 de Nuestro Ministerio del Reino de julio de 1990, con relacin al uso de introducciones y cmo vencer objeciones al predicar por telfono, le dar ms informacin valiosa. 17 Use la Biblia lo antes posible. En algn punto de su conversacin, cuando le parezca ms conveniente, mencione que es testigo de Jehov. Permita que el amo de casa participe en el dilogo. No se preocupe si la persona desea comunicarle sus ideas. Agradzcale sus expresiones y observaciones. Aproveche toda oportunidad para animarlo. Sin embargo, si la persona empieza a querer imponer su opinin o a discutir, con buen tacto ponga fin a la conversacin. Deje que el espritu de Dios dirija sus esfuerzos y le ayude a encontrar a los que con un corazn recto lo buscan. 18 Es mejor que usted termine la conversacin que dejar que lo haga el amo de casa. Puede concluir sencillamente invitando a la persona al discurso pblico en el Saln del Reino y dndole la direccin y el horario de las reuniones. Tambin pudiera preguntarle si es posible visitarlo en su hogar para conversar ms sobre el tema que trataron. Hasta pudiera ofrecer eficazmente publicaciones por telfono. Pudiera ofrecer las revistas con la meta de iniciar una ruta de revistas. 19 Disfrute de la predicacin telefnica: Conseguir estudios bblicos con todos sus interlocutores? No, pero s con algunos de ellos. Por ejemplo, una hermana hizo ms de trescientas llamadas en un mes. Despus de presentarse explicaba por qu llamaba a las personas en vez de visitarlas. Enseguida haca una presentacin breve. Aquello result en doce conversaciones amenas. An mantiene comunicacin telefnica con tres personas y otras cuatro aceptaron que las visitara en su hogar. Una persona acept el libro Vivir para siempre, y se le est visitando con regularidad. 20 Jesucristo mand a sus discpulos que se esforzaran por predicar hasta la parte ms distante de la tierra. (Hech. 1:8.) En algunos lugares se necesita predicar por telfono para cumplir con este mandato. Despus de haber repasado la informacin anterior, pregntese: Pgina 3 de 47</p> <p>Puedo hacer ms para predicar en mi territorio las buenas nuevas a hombres de toda clase, entre ellos a los que viven en lugares a los que nunca se ha llegado?. Los hermanos que han seguido estas pautas han tenido resultados muy animadores. Se han dado cuenta de que la predicacin telefnica es una manera excepcional de glorificar el ministerio. (Rom. 11:13.) Que usted tambin pueda experimentar el gozo que produce la predicacin telefnica. *** km 9/ 95 p gs. 3-5 Utilicemos nuestras revistas de la mejor manera *** Utilicemos nuestras revistas de la mejor manera1 Cuando se acerca a un puesto de peridicos, qu ve usted? Revistas. Al llegar a la tienda de la esquina, qu capta su atencin? Las revistas. Qu hace que el cartero se doble por el peso de su cartera? Las revistas. Entonces, qu leen muchas personas? Revistas. Las encuestas revelan que nueve de cada diez jvenes entre 10 y 18 aos y un buen porcentaje de adultos leen por lo menos una revista al mes. El mundo est aficionado a las revistas. 2 Podemos hacer que las personas sinceras se aficionen a La Atalaya y Despertad! ? Claro, si NOSOTROS MISMOS nos hemos aficionado a ellas. Qu puede ayudarnos? Pensar en las siguientes recomendaciones:</p> <p> Lea las revistas: Un superintendente viajante inform que, como promedio, solamente uno de cada tres publicadores lee todos los nmeros de La Atalaya y Despertad! de la primera a la ltima pgina. Lo hace usted? Cuando lea un artculo, pregntese: A quin puede interesarle esta informacin?: a una madre, a un agnstico, a un comerciante, a un joven?. Marque en su propio ejemplar uno o dos puntos que pueda utilizar para presentar la revista. Luego piense cmo puede despertar el inters en un tema con solo una o dos oraciones. Tenga un pedido definido de revistas: Haga un pedido realista al encargado de las revistas, una cantidad fija de ejemplares de cada nmero. De este modo, usted y su familia tendrn un surtido regular y adecuado. Programe un da regular de revistas: Muchas congregaciones dedican un da a predicar principalmente con las revistas. Puede apoyar el da de revistas de la congregacin? Si no puede, trate de emplear peridicamente cierta cantidad de tiempo para dar testimonio con ellas en las calles y ofrecerlas de casa en casa y en rutas de revistas. Aficinese a La Atalaya y Despertad!: Lleve algunos ejemplares cuando viaje o vaya de compras. Ofrzcalas a los compaeros de trabajo, vecinos, condiscpulos y maestros. Un matrimonio que viaja a menudo en avin se vali del artculo de una revista reciente para iniciar una conversacin con el pasajero que se sent junto a ellos. Han tenido muy buenas experiencias. Con frecuencia, algunos jvenes llevan a la escuela artculos que consideran de inters para los maestros y estudiantes. Lleve algunos ejemplares cuando vaya a hacer trmites y ofrzcalos a los comerciantes despus de hacer sus compras. Muchos compramos gasolina con regularidad; por qu no ofrecer las revistas en la gasolinera? Tngalas a mano cuando lo visiten parientes, cuando utilice el transporte pblico o mientras espere en una cita. Se le ocurren otras ocasiones apropiadas? Prepare una presentacin breve: Prepare algo breve, pero dgalo bien. Sea entusiasta. Motive el corazn. Sea especfico. Escoja una idea de un artculo, exprsela en pocas palabras y ofrezca las revistas. La mejor presentacin es aquella en la que se plantea una pregunta sobre un asunto interesante y luego se enlaza con un artculo que da la respuesta bblica. Vea unos cuantos ejemplos de cmo puede hacerse:3 Si quiere hacer resaltar un artculo sobre el aumento de la delincuencia, puede preguntar:</p> <p> Qu se necesita para que podamos dormir sin temor de la delincuencia? El amo de casa quiz se muestre pesimista en cuanto a que las cosas mejoren. Puede decirle que muchas personas piensan como l y que tiene informacin que cree que le va a interesar. Luego ensele un punto apropiado del artculo.4</p> <p>Al ofrecer un artculo sobre la vida familiar, puede decir:</p> <p> En estos das, muchas personas consideran un reto ganarse la vida y criar una familia. Se han escrito diversos libros sobre ese tema, pero los expertos mismos no coinciden en cules son las soluciones a nuestros problemas. Podemos acudir a una fuente de gua que sea confiable? Despus mencione un comentario especfico de la revista que muestre la sabidura de la Biblia.5 Si presenta un artculo sobre un problema social, puede utilizar este planteamiento:</p> <p> En la actualidad, la mayora de las personas se sienten tensas. Dios nunca quiso que viviramos as. Luego explique cmo la informacin bbli...</p>