LOS BARRIOS DE LA CIUDAD - omau- ?· Era normal que en las ciudades, cada época de prosperidad dejase…

Download LOS BARRIOS DE LA CIUDAD - omau- ?· Era normal que en las ciudades, cada época de prosperidad dejase…

Post on 12-Jun-2018

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Los barrios de la ciudad

    1

    Territorio y configuracin de la ciudad

    LOS BARRIOS DE LA CIUDAD

    Rafael Reinoso Bellido.

  • AGENDA 21 MLAGA

    El contenido de este informe corresponde a la visin profesional que el autor considera relevante sobre esta materia, no siendo el Ayuntamiento, con carcter general, responsable de las opiniones vertidas en el mismo.

  • Situacin del tema propuesto y su evolucin en los

    ltimos 10 aos .................................................................. 4

    Cumplimiento de las propuestas planteadas .................. 6

    Idoneidad de los objetivos y metas propuestos

    inicialmente por la A21 .................................................... 10

    Valoracin de instrumentos y del sistema de

    indicadores de 2006 ......................................................... 11

    Situacin actual a la vista de la evolucin 2006-2013 y

    perspectivas para 2020 .................................................... 19

    Propuestas de actuacin para 2020 ............................... 20

    Propuesta de optimizacin de indicadores............................... 21

    Programa de estrategias sectoriales ........................................ 22

    Agenda 21 escolar ................................................................... 23

    Anlisis por reas municipales y perspectiva de gnero

    ............................................................................................ 24

  • Los barrios de la ciudad

    4

    Situacin del tema propuesto y su evolucin en

    los ltimos 10 aos

    Como una montaa rusa. Desde lo ms alto camos muy deprisa, muy fuerte y con unos daos, puede que irreversibles. Podramos agarrarnos a confiar hoy en Ortega y Gasset cuando justificaba que las pocas de barbarie, como las generadas por esa subida degenerada, son necesarias para que la cultura florezca, y que el fango de tantos aos de desperdicios en el que hoy estamos atrapados, segn la teora optimista de Ortega, sea ahora el rico limo desde donde engendraremos nuevas ideas.

    Era normal que en las ciudades, cada poca de prosperidad dejase huellas imborrables

    en su topografa urbana. Las trazas y proyectos realizados en esas pocas -que son como los monumentos porque duran casi eternamente-, dibujaron escenarios urbanos de mucho carcter, que dando respuestas a las demandas de su poca consiguieron reinterpretarse y reinventarse, para atender a las nuevas demandas de la realidad contempornea.

    Nos haban explicado como las etapas de riqueza en las ciudades, con sus aciertos y

    torpezas, se haban explicitado a travs de nuevos crecimientos, incluso renovaciones, que refundaban y reorganizaban, las mas de las veces para mejor, las relaciones entre las personas y sus cosas, en marcos fsicos de controlada emocin, que conformaban el carcter de la ciudad, y por tanto de sus habitantes.

    La sorpresa pues, ha sido grande. Tras casi cinco dcadas de crecimiento y riqueza (1960-

    2010), mucho ms del que jams acumularon nuestras ciudades en toda su historia -aun contando sus crisis coyunturales-, no se han producido crecimientos ni educadores ni productivos. Lugares sin escenario ni carcter. Multiplicar muchsimas veces el espacio construido que exista previamente no ha permitido, ni siquiera estadsticamente, esquivar esa posibilidad. Una tragedia.

    Nos convencieron de que el espacio es, educador, que lo que construimos nos construye,

    que las ciudades hacen a la gente. Que las oportunidades vitales de sus habitantes dependen mucho del acierto de los proyectos que siguieron a aquellas etapas de oportunidad.

    Incluso, nos llegaron a explicar que aquello, adems, era un buen negocio, pues mas all

    de las plusvalas iniciales que generaban aquellos proyectos, si estos eran buenos, continuaran dando beneficios en el futuro. Es decir que aquel buen espacio derivado de aquellos proyectos, derivado as mismo de aquella riqueza, era un capital, -capital fijo lo llamaron-, susceptible de reproducirse.

    Y ha sido horroroso. Esta larga etapa no solo ha laminado de espesor a la ciudad lejos de

    sus espacios representativos, sino que ha empobrecido la formacin de sus habitantes, que no pueden aprender mucho de ella. Un generacin rota.

    No consuela que Sol-Morales nos diga que la ciudad no es ms fea cada da, sino que es

    ms rica, e incluso que ofrece ms lugares que nunca. Aunque tenga razn. Porque eso no ha impedido que la presbicia, la dificultad de mirar y construir el detalle que nos construye como ciudadanos, se hiciese pandemia, y que por tanto nuestras ciudades hayan construido tan torpemente prcticamente la totalidad de lo que tan mal han trazado. Los buenos ejemplos han quedado para los libros y las inocuas academias, incapaces de inocular el antdoto.

  • Los barrios de la ciudad

    5

    El proyecto del espacio de habitacin es tambin un boomerang, porque lo que construimos nos construye, determina y condiciona nuestro habitar y nuestras respuestas y hbitos sociales. Las responsabilidades de los proyectistas del habitar, especialmente del comn, son por este motivo gigantescas.

    No es suficiente la experiencia heredada de proyectos ejemplares, aunque esta sea

    educadora, ni unos planes que hiperjerarquizen las decisiones segn las escalas. Habra que entrenar la habilidad lectora de lo cercano para que fuese ms creble la escritura de esos espacios colectivos. Por eso el proyecto de la escala intermedia es clave, es el nivel de intervencin proyectual ms delicado y al mismo tiempo el ms decisivo. Su mirada formal es al mismo tiempo cultural, sociolgica.

    Desde aqu, desde la enorme importancia y privilegio que me otorga hacer este informe,

    interpreto que el asunto de los Barrios de la Ciudad, esa escala intermedia que construye comunidades y sociedad civil, es central en la discusin sobre la sostenibilidad.

    Hay que construir ciudadanos sostenibles, ecociudadanos, antes que ciudades eficientes,

    sostenibles, inteligentes,. Y los dispositivos urbanos, es decir el escenario en el que esos ciudadanos se construyen y educan es importantsimo.

    Aunque la ciudad no haya trabajado eficientemente su crecimiento, y solo un poco, la

    mejora de su espacio urbano consolidado, no se puede decir que haya estado parada. La tarea ha sido ingente. Desde la situacin en la que se encontraron la ciudad los Ayuntamientos en los aos 70 y 80 hasta ahora, hay que admitir que toda la parafernalia del Estado en sus diferentes escalas local autonmica o estatal de aquellos aos, hizo un esfuerzo gigantesco. Nadie recuerda hoy que no hace mucho los barrios de la ciudad ni tenan calles, ni servicios ni equipamientos.

    Los buenos aos econmicos de aquellas dcadas aliviaron suficientemente aquellos

    dficits, gastando toda la energa en eso, en poner. No hubo para el cmo, que habra significado ganar el tiempo de toda una generacin educndose en escenarios cvicos de potente relacionalidad. Pero salvo en Barcelona, donde se venan preparando desde una dcada antes, no haba en casi ninguna ciudad espaola una base intelectual suficiente sobre la que cimentar con inercia en el tiempo, aquel titnico esfuerzo inversor de habilitacin barrial (que no rehabilitacin). Se hizo entonces lo que se pudo, y hay que agradecer mucho a aquella generacin malaguea jovencsima, treintaera, de gestores, polticos y profesionales, todo aquel trabajo. Reconocido con un Premio Nacional de Urbanismo y una repercusin internacional que an colea.

    Con el final de esa etapa, y coincidiendo con la nueva conciencia ambiental que puso

    sobre la mesa la conferencia de Rio (3 al 14 de Junio de 1992), la cuestin escor haca un concepto que tom fuerza: sostenibilidad. Y esa palabra investa de credibilidad cualquier cosa. Daba igual de lo que se hablase, cualquier delincuente privado o institucional poda blanquearse justificando su sostenibilidad, y eso nunca ha sido , desde entonces, muy difcil.

    Mlaga fue pionera con su Carta Verde de 1995, y sus constantes actualizaciones

    conforme a los congresos y debates internacionales sobre el tema. De alguna forma, y por eso me extiendo algo mas en este informe en todo este proceso, hay algo que toma un importante papel en la conciencia social de sus habitantes, y lo que es ms sorprendente, entre los sectores implicados en el tema tanto nacionales como internacionales: la ciudad trabaja comprometida en esto.

    Pero hay correlacin entre este compromiso, bien vendido, y los hechos?.

  • Los barrios de la ciudad

    6

    Lo primero sera decir claramente NO, no como cabra esperar. Pero analizando lo

    ocurrido en los barrios en los ltimos 10 aos, que es lo solicitado, creo que debo empezar admitiendo que es difcil exigir o admitir resultados atribuibles a los trabajos y estrategias elaborados por las sucesivas redacciones y actualizaciones de las Agendas 21, porque la mayor parte de lo realizado en este sentido procede de las estrategias proyectadas antes, hace ms de dos dcadas, seguramente antes o incluso mientras se empezaban a redactar las A21. Los procesos de crecimiento, reforma y planificacin son procelosos y lentos, y muchas de las exigencias que ahora han de implementarse no existan antes.

    Por tanto se analizar, en mayor medida, lo que se ha planteando en esta dcada para

    las siguientes, buscando en todo ello aquello que haga referencia a las recomendaciones y advertencias de los trabajos de la Agenda 21. No se puede exigir o esperar una cosa diferente.

    Cumplimiento de las propuestas planteadas

    Es una cuestin difcil de contestar. La A21 es la respuesta rpida de la ciudad a un compromiso y preocupacin internacional. Desde prcticamente cero, se trabaja, en inducir unos hbitos que aunque endmicamente desarrollados anteriormente en la cultura de la escasez, haban sido destruidos por la etapa desarrollista. La interrupcin de la costumbre haba sido letal.

    La A21 ha consistido sobre todo en desvelar en un documento unitario la situacin de la

    ciudad, y su evolucin, especialmente mostrando sus debilidades y el potencial posible de sus fortalezas en materia de Medio Ambiente. Entendiendo por Medio Ambiente un concepto amplio. Ha sido por tanto un esfuerzo de concienciacin y educador, complementado desde el OMAU con un ingente esfuerzo de iniciativas, proyectos y foros que se ha ido alimentando permanentemente para intentar convertir la necesidad en costumbre.

    Hacer esto en un contexto de fuerte crecimiento, y por tanto de consentida permisividad

    en defensa del necesario enriquecimiento, no ha hecho fcil su trabajo, ni sus efectos. La inexperiencia, la falta de hbitos, que ahora se estn entrenando, ha dificultado tambin su capacidad de penetracin en los hbitos y exigencias, no solo de los ciudadanos, sino de las instituciones privadas y muy especialmente las pblicas.

    Lo peor es que en demasiadas ocasiones se han interpretado interesadamente los

    estudios realizados para justificar muchas cosas, quizs por eso, aparte de optimizar la construccin de algunos indicadores, como sugiero en este informe, creo que la futura revisin de la A21 debera disponer de un proyecto estratgico de objetivos concretos, aunque sean pocos, de aqu a esa fecha de 2020. Ese horizonte est muy cercano, pero haber conseguido presentar algunas pocas iniciativas finalizadas ser un revulsivo imparable, en tanto que la sociedad, educada en una nueva poltica que le depara ventajas no previstas antes, lo mostrar despus como una exigencia.

    El Plan Estratgico de Mlaga va a seguir alimentando e impulsando los grandes asuntos

    de la ciudad, la A21 debera alimentar e impulsar, incluso protocolizar, un programa de estrategias integradas mas micro, ms cercanas al barrio. Las experiencias ensayadas hasta ahora en algunos de esos proyectos que ha conseguido impulsar, especialmente en el entrenamiento de la gestin difcil de comprometer a diferentes administraciones e instituciones, debe ser desplegado en conseguir materializar unas pocas experiencias altamente educadoras.

  • Los barrios de la ciudad

    7

    Precisamente la educacin, la denominada Agenda Escolar, que han puesto en marcha

    en paralelo todas las ciudades comprometidas con el tema, es el gran asunto a cuidar. Se trata de construir una generacin exigente en materia de Medio Ambiente. El propio captulo 25 de la declaracin de Rio en Junio de 1992 habla de los intereses de los nios como objetivo prioritario, y la implicacin por tanto de la infancia y la juventud en el desarrollo sostenible.

    Por tanto como en el caso anterior, y en paralelo, s se puede decir que se estn

    haciendo cosas, que es lo que pretendo responder en este apartado del informe, y que por ese motivo, y dadas las circunstancias que acompaan a estos procesos, lo que se necesita es tiempo.

    Pero tambin vigilancia. Es muy probable que algunas de estas iniciativas acaben

    convirtindose en un sumidero de recursos ineficaces para los fines que se buscan, promovidas e impulsadas por las personas inadecuadas, justificando la propaganda con humo, y por tanto hemos de ser exigentes con el trabajo y compromiso del OMAU, responsable de la revisin e impulsin de la hoja de ruta que nos conduzca hacia una ciudad ms amable, ms all del centro histrico y alguna ancdota aislada en otras partes de la ciudad.

    Continuando con la respuesta cumplimiento a las propuestas planteadas, he de ser

    pesimista. PGOU, Plan Estratgico, Mlaga 2016, Mlaga Valley, Plan de Movilidad Sostenible, Smassa, polticas de equipamientos recientes, Instituto Municipal de la Vivienda, Metro, etc, etc. redactados en estos ltimos aos, y posteriores por tanto a las sucesivas Agendas 21 que deban haber orientado sus intereses, son los grandes asuntos a examinar en relacin a esto, porque sus planes y trabajos afectarn al futuro de los barrios de la ciudad, dado que, en mayor o menor medida, estn en ellos depositadas buena parte de esas responsabilidades. No podr sin embargo ser exhaustivo, tan solo aproximativo, eligiendo, adems, solo algunos de ellos. La prudencia, y el desconocimiento de las cocinas donde se han preparado aquellos documentos exige otra dimensin de anlisis diferente al que puede aspirar este informe.

    Plan Estratgico de Mlaga. Sus trabajos han preparado la ciudad conforme al guin

    planteado. Los barrios, lgicamente no estaban en esa agenda, pues se trataba de estrategias generales macro, y aunque la 2 versin 2002 impulsa la sostenibilidad como uno de sus tres pilares junto a la gobernanza y globalizacin, sus efectos micro solo se han sentido en el centro-puerto, con una apuesta de xito cultural, turstica y de ocio, que est funcionando correctamente, aunque lamentablemente, y contrariamente a lo deseable, ha empezado a expulsar a sus habitantes, que huyen de las incomodidades derivadas de esa mquina productiva.

    Mlaga 2016. Su apuesta, desatendida finalmente, nos impide hoy evaluar...

Recommended

View more >