El Estado y Los Medios de Comunicacin en El Per Reciente

Download El Estado y Los Medios de Comunicacin en El Per Reciente

Post on 27-Jan-2016

212 views

Category:

Documents

0 download

DESCRIPTION

jknhlkjkl

TRANSCRIPT

El Estado y los medios de comunicacin en el Per reciente. Poltica y antipoltica

Actualmente es comn la opinin de que el gobierno militar fue la cspide la intervencin de un gobierno en los contenidos y dinmicas de los medios de comunicacin de masas. Sin embargo, dicha opinin se sostiene ms en un discurso ideolgico que en la evidencia histrica. Una pequea revisin de la relacin gobierno-medios de comunicacin desde el rgimen de Velasco hasta el gobierno de Alberto Fujimori es de vital importancia para comprender el tema.

Los militares socializantesUno de los principales objetivos de la primera etapa del rgimen militar de Velasco Alvarado fue sustituir la produccin internacional alienante por un contenido hecho en el Per, el cual deba reproducir el discurso nacionalista, democrtico y educativo del Estado. Sin embargo, no se cumplieron los objetivos. Por el contrario, los canales de televisin siguieron transmitiendo programas extranjeros y no cumplieron con la obligacin de transmitir programas culturales.[footnoteRef:1] [1: Cerna, p. 55.]

Existen algunos puntos importantes para explicar el fracaso de dicha poltica. Tal vez el ms importante sea el de la tecnologa. Es evidente que para realizar una produccin en televisin, radio y prensa es necesaria una tecnologa especializada. Tambin es sabido que tal tecnologa es renovada constante, por lo que la inversin en equipos debe estar en constante crecimiento. Asimismo, la tecnologa no produce por s misma. Es necesaria siempre la accin humana especializada. Todo ello no se cumpli durante el gobierno de Velasco. Por el contrario, durante la dcada del setenta los medios de comunicacin en el Per no se caracterizaron por la adquisicin de nuevos equipos o el desarrollo de nuevas tcnicas. La televisin, por ejemplo, sufri por la cada de los ingresos por publicidad. El gobierno de Velasco no contrarresto los efectos, pues se encontraba ms interesado por el control poltico de los medios de comunicacin que por sus fines anunciados ()[footnoteRef:2]. En el caso de los medios impresos, el problema fue ms tcnico. El ejemplo ms claro es el de los diarios, cuyas direcciones fueron cedidas, en su mayora, a intelectuales y no a especialistas en prensa. [2: Gargurevich & Fox, p. 83.]

En 1975 el general Morales Bermdez destituy a Velasco con un golpe de Estado. De esta manera se instaur un nuevo rgimen que tuvo como principal objetivo, preparar el camino para el regreso a la vida democrtica. En cuanto los medios de comunicacin, ello significara el fin del experimento socializador del Estado.

Belande y el retorno transformadorEl segundo gobierno de Belande se caracteriz por una constante poltica de eliminar toda huella del militarismo. Las acciones del gobierno se enfocaron en las polticas econmicas. Sin embargo, otros mbitos de la vida nacional, como los medios de comunicacin tambin sufrieron cambios radicales. Tras el gran fracaso que signific la instauracin de la propiedad colectiva en los medios de comunicacin, la poltica de Belande respecto se caracteriz por el regreso de las empresas a sus propietarios antes del despojo velasquista. As, se opt por la salida que significaba ms beneficiosa para el nuevo rgimen. La lgica que se segua era que, al devolver los medios de comunicacin a sus antiguos dueos, se aseguraba que la historia siguiese su cauce natural. Sin embargo, ello no poda pasar luego de una dcada en la que los medios de comunicacin haban sufrido un gran retroceso. Ms importante an, era imposible que las cosas siguiesen un ritmo natural cuando el gobierno, en su afn por asegurarse un buen trato por los medios de comunicacin, decidi ayudar econmicamente a sus dueos. As, por ejemplo, los medios de comunicacin masiva se encontraban exonerados de impuestos por las importaciones de equipos. Ello demuestra cunta confianza tena Belande en sus compatriotas, pues liberar a un sector econmico de impuestos por importaciones es una puerta abierta para actividades ilcitas.Ms all de posibles acciones ilcitas, es importante tomar en cuenta qu efectos generaron las polticas liberales de Belande. El incentivo econmico (dinero en efectivo) y la ausencia de impuestos favorecieron al proceso de modernizacin de los medios de comunicacin, especialmente de la televisin. De esta manera asistimos a un proceso paradjico. Las acciones que tenan como objetivo regresar a los medios de comunicacin a su situacin anterior, terminaron cambindolos totalmente. Si bien, regresaron los viejos conocidos, el funcionamiento no lo fue ms.

Alan Garca: poltica de pantallaSi bien durante el primer gobierno de Alan Garca (1985-1990) no llev a cabo una poltica de regulacin directa de los medios de comunicacin, algunos hechos ocurridos en dicho periodo evidenciaron la estrecha relacin entre la poltica, los medios de comunicacin y el sector financiero. El caso ms emblemtico fue la estatizacin de la banca y las finanzas (1987).[footnoteRef:3] [3: Op.cit. Pp. 86-87. ]

Asimismo, durante el gobierno aprista se instituy como prctica comn realizar propuestas sin necesidad de asegurar su concrecin. Prueba de ello es el programa sobre medios de comunicacin que promovi el gobierno de Garca en 1985[footnoteRef:4]. [4: Gargurevich & Fox, pp. 91-92.]

En un pas que se desangraba entre una hiperinflacin y la violencia senderista, el gobierno aprista opt por llevar a cabo una poltica de neutral respecto de los medios de comunicacin. Fue un gobierno que se caracteriz por los signos y discursos antes que por los programas. La relacin Estado-medios de comunicacin dependi ms de la personalidad del presidente que de los organismos competentes. La poltica general del pas pasaba a una etapa en la que las negociaciones se hacan casi ntegramente en el caf y las firmas se realizaban casi bajo la mesa.As, si bien el Estado no intervino directamente en los medios de comunicacin, estos dirigan su contenido tomando en cuenta las relaciones polticas de sus dueos, velando siempre por los intereses empresariales.

Fujimori y las trampas del neoliberalismoLa dcada del noventa estuvo marcada por el rgimen de Alberto Fujimori, el cual ha sido catalogado como uno de los ms corruptos de la historia mundial. En estos aos, el Estado tuvo una intervencin evidente en los medios de comunicacin. Sin embargo esta no se dio a travs de programas o polticas nacionales, sino por acciones totalmente contradictorias a la libertad de expresin. La contradiccin en la relacin Estado-medios de comunicacin se hizo evidente una vez ms en el caso del fujimorismo. Si bien durante su gobierno no existieron leyes que regulasen la programacin de los canales de televisin o la forma de compra y venta de peridicos, la presencia del gobierno en los medios de comunicacin fue muy grande. A travs de la compra de lneas editoriales en los canales de televisin, por ejemplo, el gobierno de Fujimori aseguraba la ausencia de investigaciones de sus actos ilcitos. Todo ello qued perpetuado en los famosos vladivideos.Sin embargo, la compra de lneas editoriales no fue el nico caso de intervencin en los medios de comunicacin. Durante los aos noventa apareci un gran nmero de diarios chicha, los cuales se caracterizaban por tener un formato pequeo, bajo costo y lenguaje extremadamente simple. Estos diarios se presentaban como productos para los sectores populares, a diferencia de los diarios tradicionales. Las noticias eran expuestas de manera sensacionalistas, e incluso grotescas. El fenmeno de los diarios chicha sera tratado como un caso extremo de amarillismo en la prensa si no fuese porque en su mayora se encontraban bajo la direccin del gobierno de turno, especficamente del asesor presidencial Vladimiro Montesinos. De esta manera, los diarios eran utilizados para denigrar la imagen los adversarios polticos, lderes de opinin y movimientos sociales contrarios al rgimen.Es necesario tomar en cuenta que el gobierno de Fujimori pudo llevar a cabo tal violacin a la libertad de prensa gracias al modelo poltico econmico que instaur: el neoliberalismo. Segn Pease, el neoliberalismo se sustenta en el razonamiento de que un mercado libre produce ms autonoma para el individuo que la democracia.[footnoteRef:5] Es decir, se trata de un modelo que tiene como mayor objetivo que el mercado no sea afectado por nada ms que el mercado mismo. De esta manera, la nica manera en que el Estado poda intervenir en el mundo empresarial era asegurando que este se desarrolle autnomamente. Ello se aplicaba tambin para los medios de comunicacin. Pero, en un mercado libre es de esperar que la oposicin al rgimen se pronuncie a travs de los medios de comunicacin. De ah la necesidad de tomar y crear- canales, radios y diarios. [5: Pease & Romero, p. 330.]

A modo de conclusinComo se ha observado en la breve historia presentada, el camino que han seguido los medios de comunicacin desde el rgimen velasquista hasta el retorno a la democracia en el 2001 ha sido muy accidentado. Contradictoriamente, la constante en las polticas estatales de los medios de comunicacin de masas sea la falta de constancia. Cada rgimen, en su afn por desvincularse del anterior, quiso siempre tomar medidas innovadoras, sin tomar en cuenta los efectos, ni mucho menos las necesidades.Sin embargo, en un anlisis ms profundo es posible encontrar algunas constantes del proceso. El ms importante de todos es que las polticas de los gobiernos de turno siempre tuvieron repercusiones en los medios de comunicacin. As, por ejemplo, el gobierno liberal y democrtico de Belande (1980-1985) transform a los medios de comunicacin, tal vez sin proponrselo. A pesar de ello, la opinin pblica sigue considerando al gobierno militar como el nico que realiz un cambio estructural (negativo) en los medios de comunicacin. Pero no debemos perder de vista que en tal opinin juega un papel importante los mismos medios de comunicacin, construyendo un discurso en el cual las polticas liberales son las nicas beneficiosas para el pas.As, por ejemplo, cuando Ollanta Humala era candidato a la presidencia, tena como una propuesta de gobierno que el Estado tenga participacin en la supervisin de los contenidos en los medios de comunicacin masiva. La crtica de los medios no se hizo esperar y atacaron al candidato por estatista y lo compararon con Velasco y Hugo Chvez. Los peruanos se encuentran en un escenario en el que la opinin acerca de la relacin entre los medios de comunicacin y el Estado es dirigida por los mismos actores en cuestin. Lo paradjico de la situacin es evidente. Y la situacin es crtica. En el mundo del homo videns, son los medios de comunicacin de masas quienes, al centralizar la informacin, estn llamados a regular la memoria colectiva. Lamentablemente, la imparcialidad parece ser nada ms que un ideal en los medios para los medios de comunicacin hoy.As las cosas, hoy es vital preguntarse: Si los medios de comunicacin no cuidan de la memoria nacional, quin lo har?

Referencias bibliogrficas

Gargurevich & Fox. Revolucin y prensa en el Per. En: Fox, Elizabeth. Medios de comunicacin y poltica en Amrica Latina. La lucha por la democracia. 1988, pp. 78-89. Barcelona.Cerna, Juan. Polticas de comunicacin. Dos dcadas de manejo liberal. Per 1975-1995. 1995. Lima.Pease & Romero. La Poltica en el Per del Siglo XX. 2013. Lima.

Recommended

View more >