El Antropoceno, (Ramón Fernández Durán)

Download El Antropoceno, (Ramón Fernández Durán)

Post on 06-Mar-2016

15 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

En el ao 2000, la Sociedad Geolgica de Londres acept un nuevo concepto: el Antropoceno, la era de los humanos. Hoy, la sociedad capitalista se ha convertido en la principal fuerza que modela los ecosistemas de la superficie de la Tierra. Se contaminan y desvan ros, se drenan lagos y humedales, se modifican genes y el comercio transporta miles de especies a lugares donde jams hubiesen llegado. Se altera la composicin qumica de la atmsfera y se cubren los suelos con cemento para construir la piel urbana del planeta, siempre en constante expansin debido al ritmo del crecimiento de las economas y la degradacin de la vida de sus habitantes. La modificacin creciente de nuestro entorno, la extraccin y transformacin de materias primas a gran escala desencadenan una catstrofe permanente en la sociedad que ha construido para s misma el entorno ms frgil y peligroso de toda su historia.

TRANSCRIPT

  • TODAS LAS IDEAS HUMANAS SON EL RESULTADO DE UNA CONSTRUCCIN HISTRICO-SOCIAL IMPOSIBLES DE APROPIAR,

    POR ESO ALENTAMOS LA COPIA Y REPRODUCCIN DE ESTA OBRA BAJO CUALQUIER MEDIO.

    Ttulo Original: El antropoceno. La expansin del capitalismo global choca con la biosferaAutor: Ramn Fernndez Durn

    Impreso en Talleres Editorial Deriva, 2015

    editorialderiva.org

    COLECCINECOLOGA POLTICA

  • EL ANTROPOCENOLa expansin del capitalismo global

    choca con la biosfera

    RAMN FERNNDEZ DURN

  • Ramn Fernandez Durn(Sevilla, 21 de agosto de 1947 - Madrid, 10 de mayo de 2011)

  • Este texto es parte de un libro en elaboracin por elautor sobre la Crisis del Capitalismo Global y el previsibleColapso Civilizatorio, vistos a partir de una amplia perspectivahistrica, en el que se hace una especial reflexin sobre la crisisenergtica mundial. Este trabajo es una pieza ms del anlisisdel siglo XX, la ltima, a la que se da una particular relevanciacon el fin de resaltar que la crisis ecolgica no es un fenmenoreciente, sino que ha estado intensificndose a lo largo de todoel siglo XX, y muy especialmente en su segunda mitad. Estacrisis ecolgica est irrumpiendo ya fuertemente en el siglo XXIy es uno de los principales condicionantes de la actual CrisisGlobal de carcter multidimensional. Pero sobre ellovolveremos ms adelante. Como este texto tiene contenido en smismo, el autor piensa que puede tener inters difundirlo en suactual grado de elaboracin.

    Agradezco a Luis Gonzlez, Yayo Herrero, IvnMurray, Dough Tompkins, Tom Kucharz, Ana Hernando yChusa Lamarca sus comentarios, as como el trabajo realizadopor esta ltima de cara al diseo del texto. Doy las graciastambin a Ecologistas en Accin y a Virus por la futura edicinde este libro, as como a la Fundacin Deep Ecology por elapoyo recibido.

    Ramn Fernndez Durn

  • N D I C E

    1) Introduccin (pg. 9)

    2) La repercusin global del metabolismo urbano-agro-industrial(pg. 16)

    3) El capitalismo global se convierte en el principal agentegeomorfolgico (pg. 22)

    4) De la incidencia en la atmsfera local, al cambio climticoplanetario (pg. 60)

    5) La perturbacin de la Biosfera: Un golpe de Estado biolgico (pg.75)

    6) Desbordamiento de la biocapacidad del planeta y deuda ecolgica(pg. 104)

    7) Gestin institucional de la crisis ecolgica y retrica del poder(pg. 111)

    8) Capitalismo global, Sociedad de la Informacin y degradacin deGaia (pg. 142)

    9) Invisibilidad de la crisis ecolgica mundial al entrar en el sigloXXI (pg. 152)

    10) Bibliografa (pg. 169)

    7

  • El Homo sapiens es tan solo una de las entre 5 y 30millones de especies que habitan el planeta, y no obstantecontrola una parte absolutamente desproporcionada de losrecursos

    Vitousek, P.; Ehrlich, P.R; Ehrlich, A.H. y Matson, P., Humanappropriation of the products of photosynthesis

    Lejos de querer que se pare el crecimiento econmico(el desarrollo sostenible) reconoce que la pobreza y elsubdesarrollo no pueden ser resueltos si no se instaura unanueva era de crecimiento en la que los pases desarrolladosjueguen un papel importante y recojan tambin grandesbeneficios

    WCED, Nuestro Futuro en Comn (InformeBrundtland)

    El mundo puede continuar de hecho sin recursosnaturales, de manera que el agotamiento de recursos es una deaquellas cosas que pasan, pero que no es una catstrofe

    Solow, R., Intergenerational equity and exhaustibleresources

    La pretensin de avanzar hacia un mundo social yecolgicamente ms equilibrado y estable sin cuestionar lasactuales tendencias expansivas de los activos financieros, losagregados monetarios y la mercantilizacin de la vida engeneral es algo tan ingenuo que roza la estupidez

    Naredo, J. M., Races econmicas del deterioroecolgico y social. Ms all de los dogmas

    8

  • Introduccin.

    En el siglo XX pasamos de un mundo vacoa un mundo lleno, en palabras de Daly (1999), loque implica una verdadera mutacin histrica,haciendo que se hable ya de la entrada en una nuevaera geolgica: el Antropoceno. El Antropoceno serauna nueva poca de la Tierra, consecuencia deldespliegue del sistema urbano-agro-industrial aescala global, que se da junto con un incrementopoblacional mundial sin parangn histrico. Todoello ha actuado como una autntica fuerza geolgicacon fuertes implicaciones ambientales. La SociedadGeolgica de Londres, la de mayor historia y quizsla ms prestigiosa del planeta, as lo ha definido(Davis, 2008). El Holoceno, la etapa histrica quecoincide con el inicio de la agricultura y laexpansin y evolucin de las distintas civilizacioneshumanas, es decir, grosso modo los ltimos 12.000aos, ha tocado a su fin. El trecho interglacial quedefine el Holoceno, inusualmente estable entrminos de temperatura global, ha terminado, yhabramos entrado en un intervalo estratigrficosin precedentes parecidos en los ltimos millonesde aos. Estaramos por tanto en una nueva erahistrica marcada por la incidencia de la especie

    9

  • humana en el planeta Tierra. Pero indudablementeno es toda la especie humana la que as acta, sinouna parte cada vez ms importante de la misma quese ve impulsada y condicionada por un sistema, elactual capitalismo global, fuertemente estratificadoy con muy diferentes responsabilidades e impactosde sus distintas sociedades e individuos, que halogrado alterar por primera vez en la Historia elsistema ecolgico y geomorfolgico global. No sloel funcionamiento del clima de la Tierra, o lacomposicin y caractersticas de sus ros, mares yocanos, as como la magnitud, diversidad ycomplejidad de la biodiversidad planetaria, sinohasta el propio paisaje y territorio, convirtindose elsistema urbano-agro-industrial ya en la principalfuerza geomorfolgica. Una tremenda fuerza decarcter antropognico, activada y amplificada porun sistema que se basa en el crecimiento yacumulacin (dineraria) sin fin. Y sus impactosdurarn siglos o milenios, y condicionarn cualquierevolucin futura.

    Indudablemente, el enorme despliegue delcapitalismo urbano-agro-industrial a escala globalque ha tenido lugar en el siglo XX, as como elincremento hasta ahora imparable de la poblacin,produccin y consumo que ha llevado aparejado, nohubieran sido posibles sin ciertas ayudas decisivas.Es ms, indispensables. La energa abundante ybarata, sobre todo de origen fsil (petrleo, carbn ygas natural), y la disposicin tambin barata yabundante de recursos asismismo claves para sudespliegue: agua, minerales (incluido el uranio),

    10

  • alimentos y biomasa, principalmente, que hanestado igualmente disponibles por la mismaexistencia de energa abundante y barata a lo largode todo el siglo, salvo quizs en los setenta. Y porsupuesto, por la oferta en ascenso imparable defuerza de trabajo asalariada, y asimismo de trabajodomstico no remunerado (prioritariamentefemenino) que haca viable su reproduccin. Sonestos factores los que han hecho posible uncrecimiento econmico mundial sin parangn, atravs de un metabolismo urbano-agro-industrialcada da ms consumidor de recursos ycrecientemente generador de residuos e impactosambientales y sociales de todo tipo, que hanalcanzado definitivamente una dimensinplanetaria. Pero, igualmente, todo ello no hubierasido factible sin un sistema tecnolgico, unaMegamquina global, cada da ms sofisticada, queha hecho viable dicho despliegue, y cuyo desarrollose basa en las mismas premisas. Y, por supuesto, sinla consolidacin y profundizacin de unasmegaestructuras de poder poltico, econmico yfinanciero que lo impulsaran, que operan conimportantes tensiones y conflictos entre s, que seven condicionadas igualmente por la conflictividadpoltico-social, como ya hemos apuntado (FdezDurn, 2010), y que no seran viables sin los mismospresupuestos. Todo ello forma un Todo,interrelacionado, que en el siglo XXI se empiezapoco a poco a agrietar y desmoronar, por suscontradicciones internas y especialmente por chocarcon los lmites geofsicos y biolgicos planetarios.

    11

  • El siglo XX inaugura pues un momentodecisivo, e irrepetible, en la historia no solo de laespecie humana, sino del planeta Tierra. El hechode que a finales del pasado siglo el sistema urbano-agro-industrial mundial derrochara casi 100.000veces la energa consumida por los seres humanos aprincipios del neoltico ha sido determinante en eladvenimiento de esta tremenda singularidadhistrica. Es ms, en el siglo XX dicho sistema hautilizado ms energa que en toda la historiaanterior de la Humanidad (McNeill, 2003). De estaforma, una sola especie, la especie humana, o mejordicho, como hemos sealado, un sistema de poderque ha estructurado y condicionado a una granparte de la misma, ha logrado desviar en su propiobeneficio una gran parte de los recursos del planeta.El 40% de la llamada Produccin Primaria Neta, esdecir, de la biomasa global, como luego veremos. Locual ha tenido impactos muy perniciosos ensectores claves para el mantenimiento de la vida: elagua potable, la tierra frtil, las pesquerasocenicas, los bosques, la diversidad biolgica y laatmsfera planetaria. Adems, la explotacin depesqueras, bosques y tierras frtiles parece que hallegado a su mximo histrico, y enfrenta un decliveprogresivo a resultas de su creciente agotamiento ydel cambio climtico en marcha. El siglo XX, portanto, es un fragmento diminuto, pero la escala delas transformaciones que ha presenciadoempequeece toda la historia humana anterior(Christian, 2005).

    En definitiva, en los siglos XIX y XX se

    12

  • pensaba que la Biosfera era un espacio inagotable,pero bruscamente estamos constatando que hemossuperado ya su biocapacidad, al tiempo quedegradbamos el entorno ecolgico y geofsico demanera brutal. As, en las dos o tres ltimas dcadasel sistema urbano-agro-industrial ha actuado porencima de la capacidad de regeneracin del planetaTierra, gracias al incremento de la capacidad decarga y a la intensificacin de los procesosproductivos (destructivos) que posibilitan loscombustibles fsiles. Lo cual tocar muy pronto sulmite en este siglo por el inicio inexorable deldeclive energtico. Pero el sistema mundocapitalista, as como las sociedades que locomponen, vivieron hasta hace poco de espaldas aeste hecho incontrovertible, y todava lo siguenhaciendo en muy gran medida, auspiciados por latremenda capacidad de enmascaramiento yocultacin que posibilitan la Sociedad de la Imageny la Aldea Global. Sin embargo, la crudsimarealidad les obliga a no poder soslayar ya los lmitesbiofsicos a su despliegue y funcionamiento, puesstos son como veremos, ms tarde, una de lascausas principales de la actual Crisis Global, que hadisparado las contradicciones internas del mismo.La guerra silenciosa, mortfera y en aceleradoascenso contra la Naturaleza llevada a cabo por laexpansin a escala planetaria del sistema urbano-agro-industrial ya no se puede ocultar, y estactuando actualmente como un autnticoboomerang contra el mismo. Pero veamos con msdetalle la verdadera dimensin de los desequilibrios

    13

  • y conflictos ecolgicos y geomorfolgicos que sedesarrollaron a lo largo del siglo XX, para confirmarlas aseveraciones tan contundentes de esta breveintroduccin; aunque luego, ms adelante,analicemos cmo este apabullante paisaje se haagravado an ms en la primera dcada del sigloXXI, en paralelo con la explosin de la Crisis Global,y se empeora todava ms da a da a causa tambinde las falsas vas que se proponen para superarla. Ytodo ello al mismo tiempo que se agudizan lasdiferencias sociales y territoriales, que se venagravadas a su vez por la crisis medioambiental.(Ver Fig. 1.)

    14

  • FIG. 1: El circulo interior verde representa una propuestade operacin "segura" para los nueve sistemasplanetarios ms afectados por la accin antrpica: elcambio climtico mediado por aumento de CO2, laacidificacin de los ocanos (llamado tambin "el otroproblema del CO2), la degradacin del ozono estratos-frico, la alteracin en los ciclos biogeoqmicos delnitrgeno y el fsforo, el uso global del agua dulce, loscambios en el uso de suelo, la prdida de biodiversidad,la carga de aerosoles atmosfricos y la contaminacinqumica (ambas ltimas an no cuantificadas). Loslimites rojos representan una estimacin de la posicinprobable de cada variable. La frontera en tres sistemas(tasa de prdida de biodiversidad, cambio climtico einterferencia humana en el ciclo del nitrgeno) ya esttraspasada. Adaptado de Rockstrm J, Steffen W, NooneK. et al 2009. Nota de esta edicin.

    15

  • La repercusin global del metabolismourbano-agro-industrial mundial

    La ideologa dominante a lo largo del sigloXX, de fuerte raz en la llamada economaneoclsica (conformada a finales del siglo XIX), consu fe en el crecimiento continuo y el progresoindefinido, sostiene que la expansin del actualmodelo productivo y de acumulacin se producecomo en una burbuja aislada y autosostenida,desconectada de los procesos histricos, y de larealidad social y ambiental. Pero eso es unatremenda falacia. Y aqu nos centraremos en resaltarlas implicaciones ambientales del metabolismo delcapitalismo global, el modelo claramente domi-nante ya a escala mundial, pues las sociales ypolticas ya se han comentado en otras partes delanlisis del siglo XX; entre ellas, cmo este mundoideal descansa sobre otro mundo invisible que esel mbito de la reproduccin domstica, que operaen general fuera de la lgica del mercado, con unaestructura claramente patriarcal, y sin el cual esemundo ideal sera sencillamente inviable(Herrero, 2008). De esta forma, atendiendo almbito de lo ambiental, el metabolismo delcapitalismo global no se puede entender sin unconsumo creciente de recursos de todo tipo (inputsbiofsicos), en concreto materiales y energa que sonextrados del medio natural, ocasionando impor-tantes impactos sobre el entorno, para serposteriormente procesados por un sistema

    16

  • tecnolgico y organizativo (por as decir, el capitalproductivo), con el concurso fundamental deltrabajo humano (de ndole asalariada odependiente), generando una produccin que enparte es acumulada en forma de stock construido(edificios, infraestructuras, etc.), al tiempo queproduce tambin mercancas de toda ndoledestinadas al consumo. Pero a su vez, ambosprocesos engendran importantes residuos oemisiones de muy diversa naturaleza (los outputsbiofsicos) que son vueltos a lanzar al medio natural(Murray, 2005). La economa neoclsica para nadaconsidera la necesidad insoslayable de disponer dedichos inputs biofsicos, pues los da por...