[afr] revista afr n 096

Download [Afr] Revista Afr n 096

Post on 23-Nov-2015

24 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • CAI - Centro de Armonizacin Integral

    De: "Centro de Armonizacin Integral (CAI)" Para: "Lectores de Al Filo de la Realidad" Enviado: Martes, 18 de Febrero de 2003 11:12Asunto: [AFR] Al Filo de la Realidad # 96

    Pgina 1 de 38

    09/09/2004

    ___________________________________________________________________ OCULTISMO OVNIs PARAPSICOLOG A

    Ao 3 Martes 18 de febrero de 2003 N 96

    AL FILO DE LA REALIDAD "Disiento con lo que dices, estoy en total desacuerdo con ello,

    pero defendera con mi vida tu derecho a decirlo". Voltaire.

    Director: Gustavo Fern ndez Tcnica: Alberto Marzo

    * Desde Paran (Entre Ros, Argentina) para 3471 suscriptores (nmero auditado por eListas)

    en todo el mundo *

    Temario: MUTILACIONES DE GANADO EN ARGENTINA: EL INFORME TOTAL (Parte 5) DE AUTOCONSPIRACIONES... Y SEALES LAS PIEDRAS DE ICA (Parte 2): LOS CONTINENTES QUE NUNCA EXISTIERON LOS DIOSES SINIESTROS: EL ORIGEN EXTRATERRESTRE DE LA ESPECIE HUMANA NORMAS JURDICAS PARA EL EJERCICIO LEGAL DE LA PARAPSICOLOG A Y EL TAROT (Parte 2) NOTICIAS

  • Formas de contacto:

    Para envo de sugerencias, cr ticas, cartas de lectores: click aqu .

    Para env o de noticias, colaboraciones y

    todo material susceptible de ser publicado: click aqu .

    Para solicitar una suscripcin, baja, cambio de direccin,

    cambio de formato o del modo de suscripcin, o por dudas, inconvenientes y toda otra cuestin tcnica,

    contacte con el Administrador a: afr-admin@eListas.net.

    Para solicitar el LTIMO NMERO PUBLICADO

    (aunque no est suscripto) click aqu .

    Nuestra direccin postal es:

    Gobernador Sol 637 (CP 3100) Paran

    Entre R os - Argentina

    Para acceder a las partes anteriores de este trabajo, solicite las publicaciones de AFR N 91 , 92 , 93 y 95 (clickear y enviar).

    MUTILACIONES DE GANADO EN ARGENTINA:

    Pgina 2 de 38

    09/09/2004

  • EL INFORME TOTAL

    (PARTE 5)

    escribe: GUSTAVO FERNNDEZ gusfernandez@gamma.com.ar

    Vamos a comenzar esta quinta y ltima parte de nuestra recorrida por el apasionante mundo de las mutilaciones de ganado ocurridas en Argentina en el 2002, centrando nuestra atencin en algunos hechos relevantes. Como, por ejemplo, el que refiriramos oportunamente respecto a la intencionalidad no slo de algunos cortes extraamente geomtricos hallados en los cadveres, muchos de ellos ajenos a la necesidad mutilatoria, sino tambin a la disposicin y orientacin en muchos casos de los cuerpos. En varios casos, los cadveres aparecieron con la cabeza perfectamente orientada hacia el Este y la cola, obviamente, al Oeste. En otro episodio, el grupo de animales muertos y mutilados colectivamente estaban dispuestos en un c rculo perfecto. Es que se quiere transmitir algo con este "simbolismo" o en consonancia con lo expuesto en el art culo anterior se desea que la opinin pblica deduzca una artificialidad inteligente equivocada?. En otro episodio, un tumor externo que hab a crecido en una quijada del animal haba sido prolijamente extirpado (el oximycterus rufus se almorzar a un tumor?). Llegados a este punto, estamos en condiciones, considerando globalmente no slo el cmulo de evidencia documental sino organizando las apreciaciones vertidas hasta aqu , de adelantar algunas conclusiones, obviamente provisorias. En realidad, cuando comenzamos este trabajo nos dirigamos hacia una sola teora explicativa; hoy debemos aceptar que existe una segunda, con evidencia que no hemos presentado hasta aqu por lo que aprovecharemos esta ocasin para hacerlo. Ambas hiptesis son marcadamente distintas, y debemos acentuar que esta segunda hiptesis que ha venido a sumarse nos obliga a un giro de ciento ochenta grados en nuestras apreciaciones. Pero es tal su particularidad y fuerza de conviccin que no seramos honestos con los objetivos de esta investigacin si no la presentramos en un plano de igualdad con la primera, a la cual nos introducimos ahora y que, lgicamente, s tiene consonancia con el fen meno OVNI. Hiptesis N 1: LA CORTINA DE HUMO Cuando en agosto del 2001 asistimos a las V Jornadas Riocuartenses de Ovniloga, organizadas en la ciudad cordobesa de Ro Cuarto (Crdoba, Argentina) por el C.O.R. (Centro Ovnilgico Riocuartense) que a la saz n lideraba nuestro amigo Mario Braccamonte, una de las ponencias m s interesantes fue la del investigador, oriundo de la tambin cordobesa ciudad de R o Tercero, el Lic. ngel Daz. Gelogo volcado casi full time a la investigacin ovni, ngel present un modelo matemtico predictivo de fechas y localizaciones de apariciones OVNI, que reprodujimos en Al Filo de la Realidad N 60, bajo

    Pgina 3 de 38

    09/09/2004

  • el ttulo "La teora de los pulsos y la actividad OVNI". En "charlas de pasillo", nuestro colega aventuraba que a partir de abril o mayo del 2002, en las provincias de La Pampa y Buenos Aires, Argentina, se centrara una intensa oleada de este tipo. Recuerdo que muchos de nosotros expresamos nuestra incredulidad, habida cuenta de las numerosas veces que se trat de darle entidad estadstica a un supuesto modelo predictivo del fenmeno, cosa que siempre presentaba falencias. Pero el repaso de la oleada que s se produjo el ao pasado nos dice dos cosas: que ngel ten a razn, y, sobre todo, que si un inteligente investigador solitario pudo arribar a tales conclusiones, cuntos ms no sabran cualitativa y cuantitativamente grupos operativos con mayores recursos humanos, tecnolgicos y financieros?. As que esta primera hiptesis supone que cierto grupo (es bizantino discutir aqu si militar, de inteligencia, nacional o extranjero (aunque mi presuncin apunta a operadores locales con know how posiblemente norteamericano) s saban con antelacin a la oleada de apariciones OVNI que estara por producirse, determinando con bastante precisin su marco temporal y localizacin geogrfica. Habida cuenta de la histeria dominante en esos mbitos en cuanto a censurar el acceso de la opinin pblica a muchas verdades an ocultas del fenmeno que nos ocupa, y preguntndonos, teniendo en mente la oleada del 68 (que tanta impronta dej, sin Internet, canales de cable, proliferacin de medios radiales y televisivos), sabiendo que la opinin pblica de esta poca no slo no acusa la misma dependencia conceptual que de los poderes acusaba la de la dcada del sesenta, qu hubiera pasado de difundirse masivamente esta oleada en particular. Habran tratado de convencernos de explicaciones atmosfricas y alucinatorias, se resucitar a el "informe Condon", la prensa deglutir a con igual indiferencia y banalidad esos argumentos?. O, por el contrario, se har an preguntas dif ciles, se exigir an contraencuestas, los testigos habran tenido espacios de debate de sus experiencias ms amplios?. Estoy absolutamente convencido de que los espacios de poder necesitaban "descomprimir" el inters pblico por esta oleada OVNI, ya sea porque la ofensiva investigativa privada pudiera llegar a ser molesta, ya porque existe en muchos pases una legislacin. En los aos 70, tuve oportunidad de acceder a un confidencial manual de operaciones de inteligencia de uno de los tantos grupos polticos clandestinos de entonces, seguramente el que dej una marca ms polmica en nuestra historia: Montoneros. De l, recuerdo un concepto interesantsimo y recordemos que las tcticas de guerra psicolgica, ms all de las ideologas, son similares en todas las organizaciones, l citas o il citas, que se dedican a la confrontacin armada : si se desea distraer y confundir a la opinin pblica sobre un evento o serie de eventos determinados, conviene ahorrar tiempo y recursos no generando nuevos eventos que enmascaren al anterior, sino tomando situaciones preexistentes y, por as decirlo, deformndolas, exagerndolas o pervirtindolas, eclipsar el evento sobre el que se desea desviar la atencin. As que postulo que ese grupo X, deseoso de que no trascendiera por lo menos con la fuerza de los propios hechos la inminente oleada OVNI que estaba por producirse (y que, como hemos visto, tuvo sucesos espectaculares de teletransportacin, testigos calificados, levitacin de vehculos, etc.) gener artificialmente buena parte de la oleada mutilatoria. Algunas depredaciones fueron realizadas con ms fortuna y tecnolog a que otras, dejando pistas tal vez para confundir an ms la direccin de las investigaciones (la Ford Ranger que refiriramos respecto a la localidad de Quem-Quem, la aparicin de "oxindol", el dato aportado por la investigadora Prez Simondini en el sentido que habr a aparecido un transcomunicador de radio (handy) junto a uno de los animales mutilados. Seguramente algunos slo algunos de los animales s fueron atacados por el "hocicudo rojizo", algunos otros lo habrn sido por la "v spula germnica", y, quin sabe, unos pocos tal vez formaron parte de la operatoria de la propia inteligencia que se mueve

    Pgina 4 de 38

    09/09/2004

  • detrs de los OVNI (realmente no estoy muy convencido de esto ltimo; pero hago la salvedad por honestidad intelectual frente a los trabajos de mis colegas que s defienden ese punto). Pero lo que se busc, y logr, es que se unificara, de cara a la percepcin colectiva, el conjunto de mutilaciones, de manera tal que los miles de analistas y "opinadores" del fenmeno estn buscando una nica respuesta a todas las preguntas, cuando en realidad parecen ser varias las mismas. Es decir, distintas causas que encuentran su unificacin slo en la estrategia de quien manipul el fen meno.

    Otro concepto relevante que recuerdo