y america latina

Download Y AMERICA LATINA

Post on 04-Feb-2017

214 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Y AMERICA LATINA

    de cuatro soles NESCO I LibertariaslProdhufi

  • LA INMIGRACION ARABE EN CHILE: LOS CAMINOS DE LA TNTEGRACION

    Lorenzo Agar,

    Antonia Rebolledo, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile

    Facultad de Historia, Universidad de Chile

    1. LA EMIGRACION ARABE Y EL CONTEXT0 INMIGRATORIO EN CHILE

    La emigraci6n en el desestabilizado Imperio Otomano empez6 a producirse a finales del siglo XIX. Arabes de fe cristiana asentados en Palestina, Siria y el Libano comenza- ron a dirigirse hacia otros territorios en busca de mejores condiciones de vida.

    La descomposici6n del Imperio fue un proceso lento, de larga duraci6n y carente de uniformidad. Los pueblos que se encontraban bajo domini0 otomano se vieron obligados a soportar, tanto las vicisitudes surgidas por la crisis que atra- vesaba el Imperio, como las medidas adoptadas por Cste en un liltimo intento de salvarlo. Las reformas, que trataban de acabar con la rigida estructura social y conseguir la inserci6n del anacrbnico Imperio en el mundo moderno, se prolonga- ron por decenios. El clima constante de inestabilidad socio-

    283

  • politica y administrativa afect6 profundamente a 10s s6bditos y dent6 sus deseos de emigrar a otroS paises.

    El continente americano absorbid gran parte del flujo emigratorio kabe. Impulsados por una concepci6n utdpica del Nuevo Mundo, emprendieron viaje a tierras que conside- raban les brindarian nuevas oprtunidades. Sin embargo, este desplazamiento no fue una acci6n aislada, sino que se enmar- c6 en un movimiento de poblaci6n intercontinental mucho mas amplio y generalizado en el que participaron diversos grupos humanos.

    Durante el siglo XIX y en 10s albores del XX se produjo un importante crecimiento econ6mico mundial, que modifi- c6 drasticamente tanto la composici6n del comercio mundial como su intensidad y orientacibn. Este fen6meno se vi0 acompaiiado de un rapid0 incremento de la poblaci6n mun- dial y de cambios en la distribuci6n espacial, como conse- cuencia de importantes movimientos migratorios internos e internacionales' .

    Los emigrantes de Europa y Asia eligieron preferentemen- te como destino el continente americano, ya que ofrecia mejo- res condiciones para la inmigraci6n externa debido a su baja densidad de poblaci6n y a la necesidad de hombres emprende- dores, capaces de contribuir a1 proceso de desarrollo y de ayu- dar a consolidar la formaci6n de 10s estados americanos.

    El proceso de migraci6n hrabe actu6 dentro de un contex- to bien determinado, siguiendo un comportamiento espacial generalizado en la epoca, orientado hacia keas poco pobla-

    * En el period0 1800 - 1900 la poblaci6n mundial pas6 de cerca de 900 millones a alrededor de 1.600 millones. El ritmo de crecimiento natural de poblaci6n se acrecienta como consecuencia principalmente de la disminu- ci6n de 10s niveles de mortalidad. La esperanza de vida, de cerca de 35 aiios en 1800, alcanz6 en 10s inicios del siglo XX 10s 50 aiios.

    284

  • noviembre de 18454 dio paso a iniciativas mBs concretas por parte del Estado que concluyeron con la colonizaci6n de la regi6n de Valdivia, Osorno y Llanquihue, a1 sur de Chile, con ciudadanos. de origen alemhn. De esta forma se perseguia la incorporaci6n efectiva de extensos territorios deshabitados considerados estratCgicos, la activaci6n de la economia, mediante la explotaci6n agricola de 10s mismos, y la incor- poraci6n de nuevos atributos a la poblaci6n chilena a travCs de la acci6n ejemplificadora de 10s inmigrantes.

    A partir de 1907 el inter& oficial por el fen6meno migra- torio disminuye considerablemente, siendo precisamente en esa 6poca cuando la inmigracidn habe en Chile alcanz6 su punto mBs alto. Por ello, 10s hrabes no contaron con la pro- tecci6n gubernamental, ni con la asignaci6n de terrenos, ni alcanzaron la condici6n de colonizadores; en suma, no tuvie- ron ning6n tip0 de garantia ni promesa por parte del gobier- no. Estos inmigrantes no poseian la calificaci6n laboral que habrian pretendido las autoridades, pues pertenecian a aque- 110s grupos Ctnicos de procedencia no europea que causaban cierto recelo5. AdemBs, llegaron a establecerse en el momen- to en que las politicas de apoyo estatal a la inmigraci6n habi- an cesado. A pesar de todo ello, prevaleci6 su intenci6n de afincarse.

    VCase Inmigracih amarilla, en Boletin de la Sociedad Nacional , de Agricultura, Santiago, vol. XXXVII, 1132, 1906, pfigs. 842-843; Jorge Villegas, Inmigraci6n japonesa , en Boletin de la Sociedad de Foment0 Fabril, Santiago, aiio XXXI, n7, 1917, p8gs. 625-626.

    286

  • 2. VOLUMEN INMIGRATORIO ARA -- DISTRIBUCION ESPACIAL SEGU LUGARES DE ORIGEN

    2.1. El j lujo inmigratorio a'rabe en Chile

    La corriente inmigratoria firabe que lleg6 a Chile a comienzos de siglo no fue de gran magnitud. Las fuentes cen- sales y 10s catastros existentes nos permiten estimar que el total de poblaci6n kabe6 que lleg6 a Chile durante el periodo de 1885-1940 f l u c ~ a entre las 8.000 y 10.000 personas. Las fechas extremas en que se verific6 el proceso inmigratorio Arabe, segtin la informaci6n censal, fueron las siguientes: 1885 para su inicio, con una poblaci6n de 29 personas y, 1940, afio en que se estabiliz6 su ntimero, con 5.373 indivi- duos. Es en el censo de 1930 donde se observa el mayor ntimero de inmigrantes Arabes inscritos: 6.703 personas. Por otro lado, el periodo intercensal mAs activo, en cuanto a1 ingreso de inmigrantes Arabes en Chile, corresponde a1 perio- do 1907-1920, con una diferencia censal de 3.792 individuos.

    Un censo de la poblaci6n Arabe realizado en Chile en 19407 indica que en ese aiio habia en el pais un total de 2.994 familias, con un total de 14.890 personas. Un 85% corres- pondia a inmigrantes y un 15% a descendientes nacidos en

    Cuando se hace referencia a la poblaci6n firabe se incluyen inmi- grantes y descendientes.

    ' Los datos que se entregan para este afio corresponden a una elabora- ci6n de 10s autores de este estudio sobre la base de la Guia social de la colonia cirabe en Chile (Siria-Palestina-Libanesa), Santiago, Ahues Her- manos, 1941. 380 pfiginas. (Recopilador Ahmad Hassan Mattar).

    Nota: todos 10s datos que se dan para 1940 corresponden a esta fuente, a menos que se indique lo contrario.

    287

  • Chile. En 19708, esta proporci6n se invierte casi de forma total: un 14% correspondia a inmigrantes y un 86% a des- cendientes.

    Del conjunto de familias inmigrantes encuestadas en 1940, el 51% procedia de Palestina, el 30% de Siria y el 19% del Libano. Hacia 1970 el gmpo de origen palestino aumen- t6 su participaci6n relativa a un 60%. Esta diferencia respon- de a la persistencia de la inmigraci6n palestina frente a la dis- minuci6n que se produjo de la llegada de sirios y libaneses, como consecuencia de las conocidas circunstancias politicas en Oriente Medio.

    La informaci6n recopilada en 1940 nos permite establecer que 10s pueblos que aportaron mayor cantidad de poblaci6n a1 proceso migratorio heron Betyala y Bel& en Palestina, con un 18% y un 17% del total de inmigrantes, respectiva- mente, y la ciudad de Homs, en Siria, con un 13% del total.

    2.2 La inmigracidn a'rabe en las provincias de Chile

    La distribuci6n geogriifica de la poblaci6n kabe en Chile fue singular, a diferencia de otros grupos de inmigrantes, quienes se localizaron principalmente, en el inicio del proce- so de asentamiento, en zonas bien determinadas. Los inmi- grantes firabes se instalaron en todo el territorio nacional, presentando un alto grado de dispersi6n espacial.

    En 1940, un 62% (1.866 familias) del total de poblaci6n

    Helia Henriquez y Sergio Bitar, Censo de la pobhci6n de origen rirabe del Gran Santiago, Asociacidn Chileno-Arabe de Cooperac%n, San- tiago, Arancibia Hermanos, 1970,98 p6ginas.

    Nota: toda la informaci6n que se entregue para esta fecha corresponde a esta misma fuente a menos que se indique lo contrario.

    288

  • 6rabe se encontraba asentada en diferentes localidades de Chile, excluyendo a aquellos que Vivian en la ciudad de San- tiago. Por otro lado, gran parte de la poblaci6n 6rabe no resi- dente en la ciudad de Santiago prefirid instalarse mis en ciu- dades de provincia secundarias que en 10s principales nbcle- os urbanos.

    El bajo indice de primacia que presenta Santiago en 10s periodos de mayor llegada de estos inmigrantes, sumado a1 elevado indice de urbanizaci6n de 10s centros poblados chi- lenos, posibilit6, en parte, su dispersi6n territorial. A pesar de ello, tambien debemos tener en cuenta otros factores que explican esta conducta. Uno de ellos corresponde a la. activi- dad econ6mica desempefiada por 10s 6rabes en sus primeras etapas de inserci6n laboral en Chile: el comercio ambulante, orientado a la b6squeda de clientes potenciales, facilit6 su llegada a pueblos apartados y poco accesibles, ampliando de esta manera cada vez mis su radio de acci6n9.

    De esta forma, la actividad ambulante de compraventa constituyd el principal factor de localizaci6n. Asi, no resulta extrafio comprender su orientaci6n territorial, predominante

    Se daba el cas0 incluso de inmigrantes 6rabes que hacian el largo recorrido entre Santiago y San Antonio para ofrecer mercancfas. DespuCs de cierto tiempo, ya con una clientela cautiva, muchos optaron por insta- larse en aquellos pueblecitos de forma definitiva. En Chile, la gran mayo- ria de 10s inmigrantes estaban familiarizados con el trabajo de compraven- ta porque provenian de pequefias ciudades donde era una ocupaci6n gene- ralizada. No fue, entonces, extrafio que un ntimero importante optase por el comercio itinerante. Cargando sus mercancias en cajas ofrecfan sus art

  • 10s lugares de origen. Vienen de diversos pueblos, lo cual queda de man