XXV ANIVERSARIO - Historia de la ? nada en el mundo, Juan Salvador Gaviota amaba volar Este modo de

Download XXV ANIVERSARIO - Historia de la ? nada en el mundo, Juan Salvador Gaviota amaba volar Este modo de

Post on 18-Sep-2018

212 views

Category:

Documents

0 download

TRANSCRIPT

  • XXV ANIVERSARIO 1 de 7

    XXV ANIVERSARIO

    MADRID 1985

    Palabras del Presidente Nacional de la Asociacin "Organizacin Juvenil Espaola', con motivo de la cena del XXV Aniversario

    Amigos, compaeros, camaradas ... La mayora de las gaviotas no se molestan en aprender sino las normas de vuelo ms elementales. como ir y volver entre la playa y la comida. Para la mayora de las gaviotas, no es volar lo que importa, sino comer. Para esta gaviota, sin embargo, no era comer lo que importaba, sino volar Ms que nada en el mundo, Juan Salvador Gaviota amaba volar Este modo de pensar, descubri, no es la manera con que uno se hace popular entre los dems pjaros. Fue en 1960. XXV aos hace. Nada en la historia de un pueblo. Todo en la vida de un joven, Cuntas primaveras se han marchitado desde entonces? Cuntos gallos declinaron sus cantos? Cuntas poesas inacabadas? Cunta generosidad vertida por los pueblos de la Patria? Cuntas ilusiones esparcidas por los campos de la piel de toro? Cuntas canciones alegraron los vientos de todas las latitudes? "Cantando siempre cantando" Cuntas claras miradas se depositaron en el azul de un horizonte siempre presentido, nunca alcanzado? Cuntas ensoaciones limpiamente compartidas a la incierta luz de nuestros fuegos de campamento? Cunta imaginacin derrochada? Cunta audacia? "Cantando siempre cantando" En este acto que tiene forma de cena o en esta cena que queremos que no deje de ser acto, es obligado, antes de convertirlo en comienzo, hacerlo pausa rindiendo unos momentos a la evocacin o al recuerdo. El punto 10 de nuestra Promesa dice: Honrar con la lealtad de mi conducta la memoria de todos los que ofrecieron su vida por una Espaa mejor.

  • XXV ANIVERSARIO 2 de 7

    Desde 1977 en que nuestro viaje, como el de los ros, se hizo peregrinar; desde que a falta de presas mejores fuimos objeto de venganzas para otros preparadas; desde que se nos convirti en chivos expiatorios de ajenas disputas; desde que asombrados y doloridos nos convertimos en perdedores de una batalla jams librada, acostumbramos, en nuestro nomadeo por las tierras de Espaa, a recordar ao tras ao, como races de nuestro pasado y motores espirituales de nuestro futuro, a los hombres que lo dieron todo sin esperar nada. Ellos son gran parte de nuestra razn de ser, porque de ellos aprendimos la gran leccin de servicio. Fernando Soto, Joaqun Villegas, Pins Casado, Encinas... y tantos ms. Nunca permitiremos que vuestros nombres sean borrados por los vientos demoledores del tiempo. Pero no todos se fueron para siempre; algunos lo hicieron temporalmente y su vuelta, como la de hijo prdigo, ser siempre con regocijo recibida. Otros, que buscaron mejores acomodos, tambin estn presentes en nuestro recuerdo, aunque slo sea como permanente testimonio de indignidad y vergenza. A los que habis querido realzar con vuestra presencia este encuentro, a los que hicisteis posible el inicio de nuestra andadura, cualquiera que sea vuestra actitud personal hoy hacia la Organizacin, cualquiera que sea la ubicacin poltica por la que os hayis decantado, cualquiera que sea la generosidad con que tratis a los herederos de la Promesa, nuestra gratitud por vuestra presencia y nuestra esperanza en vuestro aliento. "El aire de Espaa que recogi nuestra primera cancin no saba de luchas ni de lutos; no saba de crceles ni de historias de amor quebradas por la muerte. Nuestros odos inditos no entendieron el silbido inquietante de la bala, sino el cantar hermana- do del yunque y la campana. Y el primer aire que respiramos tena en su entraa el aroma sereno, prometedor y alegre de la hogaza de pan caliente. Hemos nacido con el sol de la plaza nueva. Hemos nacido con la paz." Con estas palabras de paz y esperanza haca su primera aparicin oficial en pblico la Organizacin Juvenil Espaola. Era un 2 de Octubre en el Parral Burgos.

    Lo que haba de ser durante 25 aos la ms formidable escuela de convivencia para la juventud espaola se pona en marcha. Para ensear a servir, para aprender a vivir. Para cerrar heridas, con rabia por las dos Espaas. Para los hijos de los unos, para los hijos de los otros. Los ms veteranos recordaris, por haber sido protagonistas de nuestras primeras pginas de historia. Los ms jvenes sentiros orgullosos de ella y ayudadnos a mejorarla. Despus ... cientos de hogares, niiles de jvenes, canciones aprendidas al calor de la lumbre, grupos culturales, juegos deportivos, marchas, intercambios, mstiles enhiestos presidiendo el da y velando la noche en cientos de ciudades de lona abiertas al aire de todos los tiempos, abiertas a todo y a todos. Y las tierras de la Madre Patria se poblaron de nombres que se convirtieron en mitos, mitos que convertimos en hitos: Boar, Gandario, Ramales, Marbella, Aguadulce, Gredos, Palancares y ms reciente Vegaquemada, Forcarey .. fueron testigos de los ms nobles sueos de paz, concordia y justicia. Y Covaleda, cmo se puede olvidar la catedral de los campamentos? Covaleda, hoy convertido en un hermoso lugar sin alma, sin personalidad, rodeado de pinos tristes sin razn y sin destino. Covaleda, donde el Urbin, otrora altivo, aparece al caminante como un cerro envejecido. Cmo olvidar el raso de la Nava, donde tantos miles de hombres aprendimos a mirar hacia delante, con orgullo de quien se sabe con una historia que asume pero que no le ata y que en ningn caso le lastra?

    "Ro Duero, ro Duero, nadie a acompaarte baja, nadie se detiene a or tu eterna estrofa de ayer. Indiferente o cobarde la ciudad vuelve la espalda.

    El que fuera maestro impulsor y director de los Foros Juveniles -Toledo, El Escorial y del que tantos y tantos jvenes aprendieron a modular pensamientos acertando con la palabra exacta. Muoz Alonso nos ense

  • XXV ANIVERSARIO 3 de 7

    que la Formacin de Juventudes se asemejaba a la del escultor capaz de transformar la piedra sin sentido en obra de arte, dotndola de personalidad diferenciadora. Treinta y tres monolitos han quedado para el recuerdo en Covaleda como testigos mudos de una labor formativa obra de un puado de educadores. Pero no fueron slo las viejas acampadas las que dieron testimonio de la ms terca de las lealtades y del ms limpio de los servicios. Tambin las ciudades fueron testigos de nuestra limpia presencia. Tarragona y Gijn fueron escenario de las primeras Universidades autnticamente populares (las de ahora, aunque as se llaman eufensticamente, slo son pequeas academias de ideologizacin de partido). La Cultura, las Artes, las Ciencias, el Deporte, se hermanaron en perfecta simbiosis para que miles de jvenes de todas las clases sociales descubrieran a travs de un magisterio de costumbres sus autnticas inclinaciones, actitudes e incluso vocaciones. Cmo no traer a colacin el desgaste que le hemos hecho al pas en sus redes viales con nuestro terco caminar, en una permanente demostracin de que los kilmetros, no por ms largos son menos bellos para los que siempre fuimos de infantera. Marchas a Santiago (1965, 1971, 1976, 1982), Marcha de la Paz - Ruta de Don Quijote, marchas, marchas, marchas ... "Seremos los primeros si empezamos a cantar. Dame tu voz amigo y juntos echemos a andar" Cantando, siempre cantando ... Recorrimos los caminos, los senderos, las veredas y los riscos de Espaa, nunca fuimos peregrinos de autopista, midiendo a la Patria el confn, quiz porque aprendimos de Ortega que "necesitarnos una perspectiva ntegra con primero y ltimo plano, no un paisaje mutilado, no un horizonte al que se ha amputado la palpitacin incitadora de las postreras lontananzas. Sin puntos cardinales nuestros pasos careceran de orientacin". Quizs las huellas de nuestros pasos no hayan sido merecedoras de un hueco en la moderna historia; no nacimos a la vida con trompetas de victoria, de una victoria que, en todo caso, ya no hubiera sido la nuestra.

    Tampoco se marc nuestro destino para cumplir viejos sueos de imperio y revolucin, se nos marc un ritmo ms apropiado para cantar las glorias de pasado que para participar en la construccin de un futuro que siempre reclamamos como nuestro, mientras ese futuro se gestaba desde campamentos ajenos. Nuestros pasos, humildes en su huella y altivos en su razn, fueron cobrando sentido en la fe con que decidimos ser protagonistas de nuestro tiempo, aceptando las consecuencias que, por no haber nacido ni antes ni despus, nos correspondieron. Y vive el ciclo que fuimos consecuentes, tanto en nuestra disciplina corno en nuestra rebelda. Nuestras Juntas Juveniles, adelanto y ejemplo de participacin y protagonismo, fueron modelando paso a paso, letra a letra, la realidad de la Organizacin, venciendo duras resistencias ms de dentro que de fuera. Gredos, Len, Navacerrada, Ciudad Real, Marbella, desde donde con respeto pero con firmeza se peda la mayora de edad a los 18 aos, muchos aos antes de que las bandas orquestadas lo reclamaran ms por la fuerza que por la razn; y la incorporacin de la mujer y la participacin poltica para la juventud, y la atencin a los jvenes emigrantes y la reduccin del tiempo de servicio militar y la igualdad, la justicia ... Unidad, proyeccin, compromiso... conceptos claros e inequvocos fueron marcando y definiendo cada uno de nuestros das nacionales, desde que en 1974 comenzamos su celebracin. "Nuestro compromiso se conecta con el empeo de seguir en la bsqueda de claros horizontes y nuevos objetivos que contribuyan al permanente encuentro con el alma eterna de Espaa. Compromiso para ganar por el servicio un puesto en la vanguardia y en el protagonismo de maana que ser nuestro; compromiso para soar la alborada, en la vanguardia de la lealtad sincera, del servicio y del honor", decamos junto a las milenarias piedras de la ciudad invicta de Sagunto, en aquella garganta muda de encas descarnadas que forma su teatro romano. En estos aos y compaginando la consigna con la marcha, el arte con la cultura, la cancin con la aventura. "La juventud no es un perodo de la vida; la juventud es un estado de espritu, un efecto de la voluntad, una cualidad de la imaginacin, una

  • XXV ANIVERSARIO 4 de 7

    intensidad emotiva, una vie- toria del valor sobre la timidez, del gusto de la aventura sobre el amor al confort". Tendimos nuestra vela de aventura Aventura que nos llev a Jerusaln, Roma, Fleckeby (el mar Bltico conoce bien las velas de nuestros grupos nuticos), Finlandia, Irlanda, Inglaterra, Francia, Argentina, Chile, Tnez ... Nuestros montaeros pisaron las heladas cumbres de Groenlandia, del Aconcagua o del Ruwenzory; nuestros espelelogos descendieron a simas jams holladas por el hombre. Nuestros piragistas conquistaron medallas para el deporte espaol en los Juegos Olmpicos. Hasta aqu unas lneas, tan solo unas lneas, y no s si las mejores de nuestra historia, Pero un movimiento juvenil ha de ser ms ro que lago. "Siempre el mismo verso pero con distinta agua. En su permanente discurrir, el ro se secara sin sus fuentes, pero su cauce no tendra sentido sin la permanente bsqueda de un lugar en el ancho mar. "Creo en mis padres porque es mi sangre, Creo en m mismo y en el amor, creo en la vida que me dejaron, pero quisiera vivirla yo". Cantando, siempre cantando'.. Hoy, 1985, Ao Internacional de la Juventud, una nueva ocasin escamoteada a los jvenes. Nuestra OJE, a decir de los voceros oficiales, no se encuentra en su mejor momento. "La O.J.E. ha estado sobre valorada, ha hinchado los datos de afiliacin... "Ha pasado de declarar 100.000 socios a 61.000". "No vamos a subvencionar a asociaciones que estn al margen de la legalidad constitucional, o a aquellas cuyas actividades o smbolos bordean la legalidad, caso de la Organizacin Juvenil Espaola (O.J.E.), de la que tenemos serias dudas de que sus actuaciones sean legales", son las declaraciones recogidas de la prensa.

    Pues bien; a decir verdad, nuestra O.J.E. ha descendido en su nmero de afiliados razn suficiente para que desde la Administracin se incentivaran nuestras actividades y se aumentaran las subvenciones, o no es misin de la Administracin apoyar a los que ms lo necesitan? Pero repasemos una realidad incuestionable, siempre comprobable. En estos momentos nuestra afiliacin est por encima de los 50.000 afiliados. Cuarenta y cuatro provincias y ms de doscientas sedes conocen nuestra presencia. Ms de un centenar de turnos de campamentos en el presente ao con una asistencia cercana a los 9.000 jvenes. Si de legalidad se trata: 21 de Noviembre de 1977. Resolucin del Ministerio del Interior inscribiendo en el registro correspondiente la Asociacin O.J.E. 24 de Julio de 1981. Declaracin de Utilidad Pblica de la O.J.E. en Consejo de Ministros. 4 de Diciembre de 1981. Firma de convenio de colaboracin con la Direccin General de Proteccin Civil. 19 de Mayo de 1983. Firmada por el Ministro actual de Interior, concesin de la Medalla de Plata de la Proteccin Civil, con carcter colectivo, a la Organiza- cin Juvenil Espaola. Ms datos? En el Concurso Nacional de redaccin-poesa, carteles murales y dibujo convocado en 1982 por la Direccin General de la Juventud, con tema nico: la Constitucin Espaola, de los cuatro premios concedidos, dos recayeron en afiliados de la.O.J.E. De la encuesta de la Juventud que con carcter nacional realiz la Direccin General de la Juventud en 1982, publicada en 1983, se sacan las siguientes consecuencias: (pg. 55 y 56).

  • XXV ANIVERSARIO 5 de 7

    A) De los jvenes comprendidos entre los 15 y los 20 aos, slo el 70% de varones y el 60% de mujeres pertenecen a alguna asociacin juvenil sin que se especifique cul. B) Al 21% de varones y el 26% de mujeres, siempre en la misma edad, les gustara pertenecer a alguna Asociacin Juvenil. C) De entre los que desean pertenecer a alguna Asociacin, el 31% de los varones y el 40% de las mujeres inclinan sus preferencias por el Movimiento Scout y el 27% de los varones y el 13% de las mujeres lo hacen por la O.J.E. No figuran por irrelevantes otras Asociaciones. Es necesario hacer notar que en el epgrafe Scouts se integran la totalidad de Asociaciones Scouts existentes (Exploradores de Espaa, Scouts Baden Power, M.S.C., Movimiento Junior, Guas ... ). D) A ttulo meramente indicativo, y proclamando nuestro profundo respeto por el Movimiento Scout y por la ejemplar labor que desde hace 75 aos viene realizando, conviene destacar que: La suma de grupos Scouts reciben este ao 28.250.000 pts. La O.J.E. recibe este Ao Internacional de la Juventud de alguna juventud habra de titularse, no? 800.000 pts. Un milln menos que el Centro de Estudios y Documentacin "Juventud y Sociedad" cuyo padre espiritual es el propio Director General de la Juventud. Hoy, maana ms bien, unas lneas en algn diario. A lo mejor un comentario sin historia. Posiblemente algn columnista, recordando con agrado sus ya lejanos tiempos de joven mando de jvenes juventudes, aprovecha el final de su columna para glosar un aniversario con aoranza. Quiz un periodista se atreva a pedir desde la legitimidad de su pasado un hueco en el futuro para quienes slo aspiran a servir a la comunidad de la que son parte. Seguro, en algn oscuro despacho iluminado tan slo por las dbiles luces de rencor, el despotismo, la ineficacia y el sectarismo, se cursen rdenes de acelerar el proceso de acoso y derribo de quienes han cometido el error de creer en la limpieza de juego poltico, la arrogancia de no someterse al imperio de los nuevos dictadores y la ingenuidad de creer que los espaoles somos iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminacin alguna por razn de nacimiento, raza, sexo, religin, opinin o cualquier otra condicin o circunstancia personal o social, como reza el art. 14 de nuestra Constitucin.

    Esperan, acaso, ofrecer nuestro holocausto como nica justificacin de un cambio ofrecido y escamoteado? Qu importa! Nunca encontrarn en nuestra respuesta ni una palabra de rencor ni un gesto hostil; si acaso, en la legtima defensa de nuestro derecho a un puesto en el servicio a la juventud de Espaa, nos limitaremos a recordarles las palabras de un poeta muerto joven y que, como todos los poetas, como las obras de arte, como la verdad, son patrimonio comn y no de partido. No soy un pueblo de bueyes, que soy de un pueblo que embargan yacimiento de leones, desfiladeros de guilas y cordilleras de toros con el orgullo en el asta. Nunca medraron los bueyes en los pramos de Espaa. Hoy, 25 aos despus de la amanecida, cuando hemos perdido la cuenta de las horas empleadas, de los kilmetros recorridos, de las canciones enseadas, de las sonrisas compartidas, de las ofertas recibidas y de las promesas incumplidas. Hoy, 25 aos ms tarde de la alborada, cuando no slo los enanos, los rencorosos, los segundones y los sectarios anuncian nuestro ocaso, sino que hasta la propia ciencia sociolgica no entiende nuestra presencia, cuando entre los que se fueron a la permanente acampada, los que se afiliaron a la vieja guardia de posibilismo, los que dejaron de cantar para aprender a contar, los que cambiaron el servicio por el servilismo, los cmodos, los cobardes, los pacatos y los melifluos, han conseguido que ya no sean prietas nuestras filas. Hoy, a los 25 aos de la partida y ms cerca de horizonte presentido, que todava no vemos pero que ya intuimos, al que marchamos con la mirada clara y lejos, y al que sabemos que podemos llegar, porque llegan los que pueden y pueden los que creen que pueden. Hoy, damos por finalizados los aos de voluntario silencio, colectivamente asumido. Y recordamos a otro poeta tambin muerto joven y tambin patrimonio compartido.

  • XXV ANIVERSARIO 6 de 7

    "El que acierta con la primera nota en la msica misteriosa de cada tiempo, ya no puede eximirse de terminar la meloda". Y puesto que de terminar la meloda se trata... "cantando, siempre cantando". Hacemos pblico nuestro compromiso de, al menos intentarlo, puntualizando una vez ms el objetivo final de nuestros planteamientos. Promocionar Hombres para la Sociedad. Individualmente, Hombres con carcter y personalidad decidida. Responsable e ntegros. Socialmente, Hombres aptos para la crtica. Dispuestos para el dilogo, como arte de construir la convivencia. Polticamente, Hombres preparados para el servicio, capacitados para la participacin responsable en las decisiones de las comunidades. Y para hacer posible el cumplimiento de nuestro compromiso, conscientes de nuestras limitaciones, reafirmamos nuestra presencia activa y esperanzada en el seno de la juventud espaola, manifestamos la voluntad de cooperar solidariamente con todos los grupos y movimientos juveniles que sientan parecidas inquietudes. Nuestro inequvoco deseo de integracin con el resto de la juventud espaola en una tarea comn. All donde quiera que exista un joven con vocacin de servicio; all donde palpite un corazn generoso; all donde se encuentre una impaciencia, una valiosa inquietud o una meditacin sosegada, all deber latir la voz de un afiliado de la O.J.E. para inten- tar que esa impaciencia, esa meditacin y esa inquietud sirvan al bien comn en una positiva conjuncin de esfuerzos. All donde quiera que una voz se calle, que una esperanza se marchite, que una ilusin se malogre, all se proyectar la O.J.E. para sumar su esfuerzo de prometida poesa. All donde se alce una bandera con fiebres redentoras y ansias de justicia, all habr de proyectarse la O.J.E. para comparecer en limpia gallarda. All donde se atente al imperativo inexcusable de la justicia social, all donde quiera que brote la torpe nostalgia, all estaremos en proyeccin

    serena, pero firme, para que no se nos tuerza la historia y no se nos malogre el derecho a soar en una Patria para todos.

    - Porque seguimos pensando que el principio y fin es Dios. - Porque no hemos dejado de creer en Espaa. - Porque no hemos perdido la fe en el Hombre. - Porque anteponemos el nosotros al yo. - Porque mantenemos que la dignidad es innegociable. - Porque defendemos la libertad por encima de la norma. - Porque nos aferramos a la norma como defensa de la libertad. - Porque encontramos en el equilibrio el sentido de las dos. - Porque defendemos el ayer como fundamento del maana - Porque luchamos por el maana como fidelidad al ayer. - Porque sabemos que el servicio es el nico ttulo de nobleza. - Porque sabemos que mientras exista una sonrisa que provocar,

    una injusticia que denunciar, un verso por hacer, una tierra que rescatar, un cielo por surcar; seguiremos teniendo un lugar que defender y una razn para existir.

    - Queremos seguir dando sentido a nuestras vidas. - Queremos proclamar que haya una razn para vivir. - Queremos alzarnos sobre nuestras limitaciones. - Queremos descubrirnos como criaturas de perfeccin, inteligencia

    y habilidad, - Queremos seguir proclamando nuevas primaveras. - Queremos ser libres. - Queremos aprender a volar.

    "Con ansia de gaviota que no sabe de orillas.. Sin ms lmite, acaso, que el sol y sus espejos. Volar, tras los abismos por las rutas sencillas del aire enardecido que se azula a lo lejos". "Y nunca detenerse, que la luz no se agota. Buscar otros colores, otra magia, otras gentes. Seguir sobre las aguas, con ansia de gaviota. 0 sobre la corteza, bajo el sol, tenazmente." Al fin y al cabo, cuando se conoce el Rumbo

  • XXV ANIVERSARIO 7 de 7

    Qu importa la derecha o la izquierda? Qu importa babor o estribor? La proa siempre tiene razn frente a las bandas. Quiero terminar estas palabras que han pretendido ser ms que arenga, reflexin; ms que consigna, invitacin; ms que grito, cancin, con unos versos prestados de Daniel Pato. "Si vale quien sirve". Si se hace camino en cada andadura, sin perder el paso que la historia impone, sigamos cantando y andando y soando, porque al caminar seguimos sirviendo destinos eternos de la Patria exacta de ayer y de hoy, de la Patria abierta con amplios balcones al mundo que nace, al joven que llega; de la que soamos, de la que enseamos, por la que luchamos, hace tantos aos vosotros y yo.

    JOSE IGNACIO (7-12-85)