vida de vivos / mecha ortiz

Download Vida de Vivos / Mecha Ortiz

Post on 15-Mar-2016

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Fascculo de entrevista a Mecha Ortiz.

TRANSCRIPT

  • Mara Moreno

    :

    Conversaciones incidentales y retratos sin retocar.

    2

    Mecha Ortiz.

    Qu se habr hecho de mis galanes?

    vida de vivos:

  • 1Pero recuerdo un rostro descarnado en el que la luz borraba los contornos hasta dejar, como suspendidos en el aire, unos ojos encapotados que miraban con sarcasmoprohibido para menores

    safo

    non sancta

  • uando yo era chica, sola contemplar con estupor cmo una adolescente peinada a la banana, rubia artificial y con los labios hinchados por la presin de un aparato de ortodoncia que ella sola lamerse con fruicin, se sentaba a puertas cerradas ante un aparato de nebulizaciones para practicar, durante dos o tres horas, un misterioso ejercicio: inhalar una mezcla de yuyos que haba recogido en el baldo. Fuera lo que fuese, tena el poder de hacerla toser con una tos de perro. El ritual se haca a espaldas de su madre. Yo poda ser testigo del suplicio puesto que, al no comprender su sentido, bien poco podra servirme para la delacin o la burla. Slo atinaba a observar en silencio que antes ella no estaba resfriada. Era mi prima la Larga, la boba por las pelculas, la que repeta el grado sin arrepentimiento y haba menstruado a los nueve aos. La Larga iniciaba su tratamiento los sbados a la tarde, poco antes de concurrir a una fiesta envidiablemente mixta. Su resultado: una voz correosa que pareca la de un hincha de ftbol luego del triunfo de su equipo. La Larga explicaba distradamente que ese efecto de seduccin era infalible. Sabiendo que, ortodoxa de zonza, slo tomaba iniciati-vas a la vera de un maestro o maestra reconocidos, yo le pregun-taba una y otra vez de quin se copiaba. La palabra copiar la sublevaba, pero yo tena mis mtodos. Por ejemplo, negarle pequeos servicios celestinescos como la entrega de mensajes escritos en hojas cuadriculadas a tipos de piernas peludas pero que an llevaban pantalones cortos. Un domingo por la tarde y cuando ya le haba vuelto la voz de pito y tal vez ms por vanidad que por los chantajes a los que yo haba empezado a someterla, la Larga cedi. Quin no disfruta al entregar un secreto largamente guardado, al editar sus matices, sus detalles, sus pausas dramticas? Por ella, casi me grit la Larga y el suspenso dur hasta la hora de la matine. En el cine Bijou el de nuestro barrio daban una pelcula non sancta.

    Y como los chicos ramos los principales clientes, se haba abolido el prohibido para menores. He olvidado las imgenes, los dilogos; creo que jams entend la trama. Pero recuerdo un rostro descarnado en el que la luz borraba los contornos hasta dejar, como suspendidos en el aire, unos ojos encapotados que miraban con sarcasmo al sugerir que eran orientales deba comprenderse que eran malignos? y una boca prolijamente dibujada que deca: Por aqu no se pasa. Un joven paliducho le responda con la voz en un hilo: Y por qu?. Porque yo no quiero, responda aquella boca. La Larga suspir con aire excitado. A m se me escap una carcajada. Comparar la voz de Safo con la de la Larga era como comparar el David de Miguel ngel con el menisco de una estatuita de terracota comprada en Lujn. Descubierto su secreto, la Larga perdi su halo de misterio, su autotera-putica pareci irrisoria y yo me acostumbr a que, en todo caso, era necesario acudir a las fuentes.

    C

    2

  • 3Qu mona sos!Miren quin habla.La dama que mi prima la Larga hubiera juzgado distin-

    guida me observa con la indulgencia de la vieja para con la joven. O tal vez sea un poco miope.

    Me siento floja, muy floja todava. Pero me aguanto y quiero salir a escena dice Mecha Ortiz varios aos ms tarde (ni ella ni yo tenemos el menor inters en decir cuntos). Tengo que ganar fuerzas. Porque a la escena hay que salir como si fuera lo nico que te queda. O como un caballo perchern.

    Siempre parece preferir el teatro. Pero se recuerdan ms sus pelculas. Safo, por ejemplo.

    La hicimos con Christensen en 1943. Despus vinieron muchas safitos. Era un tema audaz para su poca. Atrevido. Una mujer mayor, experimentada, que seduce a un jovencito y que termina volvindolo loco. Todos soaron alguna vez con una Safo o con ser Safo. Me acuerdo que el libro cay en nuestras manos por casualidad y decidimos hacerlo porque iba muy bien con mi temperamento y con mi fsico. Christensen, que la dirigi, tena veintisis aos. Ahora me dijeron que vuelve a filmar. Yo no s cmo estar pero me muero de ganas de ver lo que hace. Es un director fantstico.

    l le pidi que hiciera un desnudo.Para El canto del cisne. Pero sigo pensando que el desnudo

    no es necesario para tener xito. Christensen me deca te voy a sacar solamente la espalda. Pero yo no quera ni de espaldas ni de lejos.

    Tres aos ms tarde Christensen se dio el gusto de desnu-dar a Olga Zubarry en El ngel desnudo. No s si habr prometido lo mismo a su actriz, pero slo se ve la espalda hasta poco ms abajo de la cintura. El espectador puede armar el cuerpo completo por la mirada de Guillermo Battaglia, que la cmara toma inmediatamente despus.

    Pero en algunas obras modernas la funcin del desnudo no es slo la de atraer al pblico.

    Igual. Es un golpe bajo. Greta Garbo nunca tuvo que desnudarse para parecer sensual. Y no es que yo sea una mojigata, ya soy una persona hecha y derecha, pero esas cosas suelen derivar en algo de mal gusto. Mostrar todo lo que una tiene al aire no es necesario para emocionar a un pblico.

    El galn de Safo era Escalada.Mis galanes. Qu se habr hecho de mis galanes?

    Y lo dice con soltura, como si acabara de perder las llaves en algn rincn de su casa. Enrique lvarez Diosdado, tan delgado como un palafrenero, hablaba con acento espaol, lo que luca

    Safo

    El canto del cisne

    El ngel desnudo

    distin-guida

    Safo

    Safitos

  • 4muy bien porque l haba tenido el roce de Margarita Xirgu. Georges Rigaud, que en realidad se llamaba Pedro Jorge Delisst-che, hablaba con acento francs como el to de la propaganda de Termidor. Roberto Escalada era el nico autntico industria nacional.

    Con Escalada com el otro da. Est muy bien.Sigue comiendo mucho?S, y lo peor es que tiene tendencia a engordar. En

    Lumiton lo tenamos a rgimen estricto. De cincuenta postulan-tes para Safo l era el que mejor daba como protagonista. Fotografiaba muy bien. Pero estaba gordo. Hubo que hacerlo adelgazar veinticinco kilos. Para l era desesperante. El doctor Guerrico, un directivo de la compaa, lo tena a rgimen diario de dos bananas y un litro de leche. Mecha, cmo extrao los mostacholis de mi mam!, me deca Roberto.

    Csar Guerrico era un radioaficionado, uno de los llamados locos de la azotea, que junto con Enrique Telmaco Susini y Luis Romero Carranza, todos mdicos, haba hecho, desde el Coliseo, con un micrfono para sordos y un transmisor de 5 kilovatios, la primera transmisin de radio. Fue el Parsifal de Wagner. Que nadie escuch o que escuch como simple prueba de que su moderna radio a galena funcionaba.

    Safo fue censurada?

    S, y tambin Karina, una pieza que pusimos en el Oden, con Susini, que tambin era uno de los directivos de Lumiton.

    Levantaron la obra?La levantaron por diez das y luego la volvimos a poner

    con la condicin de que cambiramos una palabra. Una palabra que estaba muy bien puesta y que en el texto figuraba varias veces. El original era putain. La reemplazamos por prostituta. La cambiamos para darle el gusto a las autoridades porque ellos tienen ms fuerza que uno y uno no se va a poner en contra de ellos. Por ms valiente que sea. No se poda montar una obra y despus mandar a treinta personas a su casa. Eso era el lmite.

    En la poca en que yo empec no entrabas a un escenario pisando fuerte si no tenas muchas condiciones, y yo tuve la suerte de empezar con la compaa de Enrique de Rosas, que era la mejor compaa de comedias que haba en Buenos Aires, y despus segu con Susini, porque todava no me consideraba una persona lo suficientemente importante como para tener una compaa propia. La doble vida del otorrinolaringlogo Susini haba empezado en 1918, cuando la Armada argentina lo mand a Europa para que averiguara cul era el efecto de los gases en el aparato humano. Pero l aprovech para traerse de Francia los

    Safo

    Safo

    locos de la azotea

    Parsifal

    Karina

    putain

    prostituta

    moderna

  • 5transmisores de 5 kilovatios. En Lumiton, que quiere decir luz y sonido, Susini podra haber hecho todo: era camargrafo, rgisseur, realizador y hasta bartono. Era la poca en que los mdicos hacan la carrera por obedecer a los padres y despus se desviaban como Alberto Castillo. Los tres locos de la azotea que fundaron Lumiton eran de champagne corrido, cabarutes con veladores de flecos y madrugadas en El Tropezn, dicen. Mientras que la Argentina Sono Film, fundada por el ex corredor de vinos Atilio Mentasti, garantizaba el estilo y las pelculas para todo pblico.

    Susini era una especie de intelectual ms que un empresario.S, era un hombre de gran instruccin, un empresario que hizo grandes ciclos de

    teatro nacional y universal y que lleg a traer ac a personajes muy importantes. Por ejemplo a Pirandello, que vino cuando se estaba poniendo una obra de l. Era adems muy moderno, no tena ese afn por la plata que hay ahora sino que quera hacer buen teatro. l haca ciclos donde se pasaba de Caldern de la Barca a una comedia ligera y de ah a algo muy porteo. Era un eclctico.

    Y el pblico lo segua?Totalmente. Lo que tena xito era bueno. Luego, tambin por esos aos venan aqu

    las grandes compaas del mundo. Cualquier actor ingls, italiano o francs llegaba para la temporada de invierno y trabajaba a teatro lleno. Y haca Molire, piezas modernas, de todo. Acabo de ver una buena versin de El conventillo de la Paloma, por un conjunto francs, el de Caviar, caviar, y eran excelentes. Pero este Hamlet que estn dando no es la mej