universidad tecnolÓgica...

Click here to load reader

Post on 21-Jun-2020

4 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA EQUINOCCIAL

    FACULTAD DE CIENCIAS DE LA INGENIERÍA

    CARRERA DE INGENIERÍA DE ALIMENTOS

    APLICACIÓN DE RECUBRIMIENTOS COMESTIBLES EN

    CARAMBOLA (Averrhoa carambola L.)

    TRABAJO PREVIO A LA OBTENCIÓN DEL TÍTULO

    DE INGENIERO DE ALIMENTOS

    JUAN MANUEL LÓPEZ CHIPANTASI

    DIRECTORA: ING. CARLOTA MORENO

    Quito, julio 2012

  • © Universidad Tecnológica Equinoccial. 2012

    Reservados todos los derechos de reproducción

  • DECLARACIÓN

    Yo JUAN MANUEL LÓPEZ CHIPANTASI, declaro que el trabajo aquí descrito

    es de mi autoría; que no ha sido previamente presentado para ningún grado o

    calificación profesional; y, que he consultado las referencias bibliográficas que

    se incluyen en este documento.

    La Universidad Tecnológica Equinoccial puede hacer uso de los derechos

    correspondientes a este trabajo, según lo establecido por la Ley de Propiedad

    Intelectual, por su Reglamento y por la normativa institucional vigente.

    _________________________

    Juan Manuel López Chipantasi

    C.I: 171560498-7

  • CERTIFICACIÓN

    Certifico que el presente trabajo que lleva por título “Aplicación de

    recubrimientos comestibles en carambola (Averroha carambola L.).”, que,

    para aspirar al título de Ingeniero de Alimentos fue desarrollado por Juan

    López, bajo mi dirección y supervisión, en la Facultad de Ciencias de la

    Ingeniería; y cumple con las condiciones requeridas por el reglamento de

    Trabajos de Titulación artículos 18 y 25.

    ___________________

    Ing. Carlota Moreno

    DIRECTORA DELTRABAJO

    C.I: 1713755336

  • Este trabajo de titulación forma parte del proyecto: “Influencia del tratamiento

    UV-C sobre el tiempo de vida útil y propiedades antioxidantes de productos de

    IV Gama (mínimamente procesados) de carambola (Averrhoa carambola L.)

  • DEDICATORIA

    Este trabajo de tésis está dedicado a mis padres Juan López, Margot

    Chipantasi y hermanos Susana López y Cristhian López por confiar en mí y

    brindarme todo el apoyo necesario durante el transcurso de la vida, esta

    dedicado a mi hijo Juan Jhosue López Mera por ser una motivación especial

    para la culminación de este proyecto

  • AGRADECIMIENTO

    A Dios, por las bendiciones otorgadas durante mi vida.

    A mis padres, Juan López Y Margot Chipantasi por ser el pilar fundamental en

    mi vida y a quienes debo este triunfo profesional, por todo su trabajo y

    dedicación.

    A mis hermanos Susy y Cristhian por su apoyo, confianza y amistad. De

    manera especial a Angélica Mera por su apoyo y comprensión durante todo el

    tiempo que hemos transcurrido juntos.

    A las directoras del proyecto Ing. Carlota Moreno y Bioq. María José Andrade

    por su dedicación, asesoría y ayuda durante el desarrollo de este trabajo.

    A la Universidad Tecnológica Equinoccial y todo su cuerpo docente por terminar

    de fomentar en mí los conocimientos y valores ético - morales indispensables

    para la vida.

    A todos mis amigos y amigas por brindarme su amistad y apoyo durante todo

    este tiempo.

    A todos…

    GRACIAS

  • i

    ÍNDICE DE CONTENIDOS

    PÁGINA

    RESUMEN

    Viii

    ABSTRACT

    X

    1. INTRODUCCIÓN

    Ix

    2. MARCO TEÓRICO 4

    2.1. CARAMBOLA (Averrhoa carambola L.) 4

    2.1.1. ORIGEN 4

    2.1.2. GENERALIDADES 5

    2.1.2.1. Taxonomía 5

    2.1.2.2. Denominaciones 6

    2.1.2.3. Árbol de carambola 7

    2.1.2.4. Características del fruto de carambola 9

    2.1.2.5. Plagas y enfermedades 11

    2.1.3. COMPOSICIÓN NUTRICIONAL Y QUÍMICA DE CARAMBOLA

    11

    2.1.4. CARAMBOLA EN ECUADOR 13

    2.1.5. COSECHA 14

    2.1.6. USOS DE CARAMBOLA 15

    2.2. TECNOLOGÍAS POSCOSECHA 16

    2.2.1. ALMACENAMIENTO A BAJAS TEMPERATURAS 16

    2.2.2. ATMÓSFERAS CONTROLADAS O MODIFICADAS 16

  • ii

    PÁGINA

    2.2.3. TRATAMIENTOS QUÍMICOS 17

    2.2.4. APLICACIÓN DE RADIACIÓN 17

    2.2.5. APLICACIÓN DE RECUBRIMIENTOS COMESTIBLES

    18

    2.3. PELÍCULAS COMESTIBLES 18

    2.3.1. GENERALIDADES 18

    2.3.2. DEFINICION 20

    2.3.3. TIPOS DE RECUBRIMIENTOS 21

    2.3.3.1. Recubrimientos a base de lípidos 22

    2.3.3.2. Recubrimientos a base de hidrocoloides 22

    2.3.3.3. Recubrimientos a base de mezclas 23

    2.3.4. PROPIEDADES FUNCIONALES 25

    2.3.5. FACTORES QUE AFECTAN LA CALIDAD DE LOS FRUTOS RECUBIERTOS

    25

    2.3.6. REQUERIMIENTOS Y VENTAJAS 26

    2.3.7. MODO DE EMPLEO 26

    2.3.7.1. Inmersión 27

    2.3.7.2. Aspersión de espuma 27

    2.3.7.3. Atomización 27

    2.3.7.4. Aplicación con esponja 27

    2.4. APLICACIÓN DE RECUBRIMIENTOS COMESTIBLES EN FRUTAS

    28

    3. METODOLOGÍA 30

    3.1. MATERIAL VEGETAL 30

    3.2. CERAS COMESTIBLES 31

  • iii

    PÁGINA

    3.3. APLICACIÓN DE CERA COMESTIBLE 32

    3.4. ANÁLISIS 33

    3.4.1. ANÁLISIS FÍSICOS 33

    3.4.1.1. Pérdida de peso 33

    3.4.1.2. Índice de daño 33

    3.4.1.3. Medición de color 35

    3.4.1.4. Medición de firmeza 36

    3.4.2. ANÁLISIS QUÍMICOS 37

    3.4.2.1. Preparación del jugo 37

    3.4.2.2. Ph 37

    3.4.2.3. Sólidos solubles totales 37

    3.4.2.4. Acidez titulable 38

    3.4.2.5. Índice de madurez 38

    3.5. ANÁLISIS ESTADÍSTICO

    39

    4. RESULTADOS Y DISCUSIÓN 40

    4.1. PÉRDIDA DE PESO 40

    4.2. ÍNDICE DE DAÑO 41

    4.3. COLOR 43

    4.4. FIRMEZA 45

    4.5. pH, SÓLIDOS SOLUBLES TOTALES Y ACIDEZ TITULABLE

    46

    4.6. ÍNDICE DE MADUREZ 48

    4.7. SELECCIÓN DE LA CERA

    49

  • iv

    PÁGINA

    5. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES 51

    5.1. CONCLUSIONES 51

    5.2. RECOMENDACIONES

    52

    BIBLIOGRAFÍA

    53

    ANEXOS 61

  • v

    ÍNDICE DE TABLAS

    PÁGINA

    Tabla 1. Taxonomía de carambola 6

    Tabla 2. Denominaciones de Averrhoa carambola L. 6

    Tabla 3. Características químicas y nutricionales de carambola en tres estados de madurez

    12

    Tabla 4. Factores que afectan la calidad de los frutos recubiertos 25

    Tabla 5. Color durante 28 días de almacenamiento en frutos de carambola control y tratados

    44

    Tabla 6. pH durante 28 días de almacenamiento en frutos control y tratados

    47

    Tabla 7. Sólidos solubles totales (ºBrix) durante 28 días de almacenamiento en frutos de carambola control y tratados

    47

    Tabla 8. Acidez titulable (% Ácido cítrico) durante 28 días de almacenamiento en frutos carambola control y tratada

    48

  • vi

    ÍNDICE DE FIGURAS

    PÁGINA

    Figura 1. Mapa de origen de carambola 5

    Figura 2. Árbol de carambola 7

    Figura 3. Flores de carambola 8

    Figura 4. Averrhoa carambola L. 9

    Figura 5. Estados de madurez de Averrhoa carambola L. 10

    Figura 6. Regionalización de carambola en Ecuador 13

    Figura 7. Cosecha y transporte de carambola 31

    Figura 8. Ceras experimentales practibrix 01 y practibrix 02 32

    Figura 9. Pardeamiento de costillas en carambola 35

    Figura 10. Medición de color en carambola 36

    Figura 11. Medición de firmeza en carambola 36

    Figura 12. Porcentaje de pérdida de peso en carambola control

    y tratada con ceras practibrix 01 y practibrix 02

    almacenadas a 5ºC

    41

    Figura 13. Índice de daño en carambola control y tratada con

    ceras practibrix 01 y practibirx 02 almacenada a 5 ºC

    42

    Figura 14. Firmeza en carambola control y tratada con ceras

    practibrix 01 y practibrix 02 almacenada a 5ºC

    45

    Figura 15. Índice de madurez en carambola control y tratada

    con ceras practibrix 01 y practibrix 02 almacenada a

    5 ºC

    48

  • vii

    ÍNDICE DE ANEXOS

    PÁGINA

    ANEXO 1.

    FICHA TÉCNICA PRACTIBRIX 01

    58

    ANEXO 2.

    FICHA TÉCNICA PRACTIBRIX 02

    61

  • viii

    RESUMEN

    El objetivo del presente trabajo fue estudiar el efecto de la aplicación de

    recubrimientos comestibles sobre el tiempo de vida útil de carambola (Averrhoa

    carambola L.). Los frutos fueron cosechados en el cantón Perdernales, recinto

    las “Iguanas” provincia de Manabí y trasladados inmediatamente al laboratorio

    de Biotecnología de la Universidad Tecnológica Equinoccial, donde se lavaron y

    seleccionaron por color y tamaño, rechazando los frutos que presentaron daño

    físico. Se dividieron en dos grupos: Frutos control (sin recubrimientos) y frutos

    tratados(recubiertos con ceras experimentales practibrix 01 y practibrix 02

    elaborados por la empresa TAO QUÍMICA S.A) y empacados en bandejas de

    polipropileno, para después ser almacenados a 5°C y una humedad relativa de

    85 – 90%. A los 0, 7, 14, 21 y 28 días de almacenamiento se evaluó el efecto de

    los recubrimientos sobre índices de calidad: pérdida de peso, color, firmeza, pH,

    sólidos solubles totales, acidez titulable, índice de madurez e índice de daño de

    frutos recubiertos con ceras (tratados) y frutos sin recubrimientos (control). El

    índice de daño, pérdida de peso y ablandamiento, presentaron aumentos

    significativos en los frutos control con respecto a los frutos tratados, así mismo

    se encontró diferencia significativa entre frutos tratados. Los recubiertos con la

    cera practibrix 01 presentaron menor pérdida de peso, índice de daño y

    ablandamiento que los frutos recubiertos con la cera practibrix 02. Por otro lado,

    el pH y sólidos solubles totales (°Brix), no registraron diferencias significativas,

    permaneciendo relativamente constantes durante el tiempo de almacenamiento,

    tanto en frutos control como tratados. En el análisis de color, los frutos control y

    tratados presentaron valores cercanos para los parámetros evaluados R (red),

    G (green) y B (blue). Los resultados muestran que las ceras experimentales

    practibirx 01 y practibrix 02 reducen la pérdida de peso, pérdida de firmeza e

    índice de daño, así como mantienen el pH, sólidos solubles totales, acidez

    titulable y color durante 21 días, pero con mejores resultados los frutos tratados

    con la cera practibrix 01. Por otro lado los frutos control perdieron su calidad

    comercial a los 14 días de almacenamiento.

  • ix

    ABSTRACT

    The objective of the present work was to study the effect of the application of

    coverage groceries on the time of the useful life of carambola (Averrhoa

    carambola L.). The fruit were cultivated in the canton Perdernales, area “Las

    Iguanas" province of Manabí. They were moved immediately to the

    Biotechnology Laboratory of the Equinoctial Technologic University, where fruit

    were washed and selected by color and size, refusing the damaged fruit. They

    were divided in two groups: Fruit “control” (without coverage) and fruit (covered

    with experimental wax practibrix 01 and practibrix 02 elaborated by the company

    TAO QUÌMICA S. A) then, they were packed into polipropilenum trays and finally

    stored them at 5 °C under the relative humidity of 85 - 90 %. At 0, 7, 14, 21 and

    28 days of storage, It was assed the effect of coverage about quality index:

    weight lose, color, hardness, pH, total soluble solid, entitled acidity, maturity

    index and damage index of covered fruit with wax (processed) and fruit without

    coverage (control). The damage index, weight lose and softening present

    meaningful increase in the fruit “control” with regard to the fruit “processed”; at

    the same time it was possible to find the meaningful difference between the

    processed fruit. The fruit recovered with the wax practibrix 01 presented less

    weight lose, damage index and softening than the fruit covered with the wax

    practibrix 02. On the other hand, the pH and total soluble solids (°Brix), didn't

    register meaningful differences, consequently they remain relatively constant

    during the storage time as in fruit “control” as in fruit “processed”. According to

    the color analysis, the fruit “control and processed” presented approximate

    values R (red), G (green) and B (blue). The results show the experimental

    waxes practibrix 01 and practibrix 02 reduce the weight lose, the hardness

    weight and year index, as well as They keep the pH, total soluble solids, entitled

    acidity and color during 21 days. However, the fruit “processed” with the wax

    practibrix 01has better results. On the other hand the fruit “control” lost their

    commercial quality at the 14th days of storage.

  • 1

    1 INTRODUCCIÓN.

    En la actualidad existe un gran avance en la industria alimenticia, debido al

    desarrollo e implementación de nuevas técnicas de producción y conservación

    de alimentos. Sin embargo, se estima que las pérdidas poscosecha de frutas

    frescas y verduras están entre un 5% y 25% en países desarrollados y entre un

    20% y 50% en países en vías de desarrollo, dependiendo del tipo de producto

    (Pastor, 2005). El problema del deterioro se debe a que los productos

    frutihortícolas son tejidos vivos que están sujetos a continuos cambios después

    de ser cosechados. Durante el almacenamiento, las frutas y hortalizas

    continúan respirando, es decir consumiendo oxígeno (O2) y desprendiendo

    dióxido de carbono (CO2). La velocidad de deterioro es generalmente

    proporcional a la velocidad a la que transcurre la respiración del producto.

    Además, los frutos y hortalizas también transpiran, es decir, pierden agua, lo

    cual produce pérdidas importantes por deshidratación (Vargas, 2004).

    En el país la falta de conocimiento y aplicación de las distintas técnicas de

    poscosecha agrava los problemas de pérdida de peso y reduce notablemente el

    tiempo de vida útil de las frutas, lo cual trae como consecuencia grandes

    pérdidas por apariencia, nutricionales, físicas y por ende económicas (Ruales,

    2010).

    La producción de frutas cada día va en aumento, se estima que la producción

    mundial de frutas tropicales ascendió a 74.3 millones de toneladas en 2010 y,

    de ese total, el 98% se produjo en países en desarrollo. Las frutas tropicales,

    tienden a deteriorarse y a perder su calidad de una manera más rápida que el

    resto de frutas, por esta razón y debido a su carácter altamente perecedero la

    mayor parte de las frutas tropicales tienen una vida limitada después de la

    cosecha (Ulloa, 2007).

    Las pérdidas por deshidratación se deben al proceso de transpiración en el cual

    existe una transferencia de agua desde las células del fruto a la atmósfera que

  • 2

    le rodea. Por este motivo aunque los productos se almacenen a la temperatura

    adecuada, sino se controla la humedad que les rodea habrá una migración de

    vapor de agua desde el fruto al exterior (Vargas, 2004).

    Con el objetivo de reducir el proceso de senescencia se vienen utilizando varias

    técnicas y métodos de conservación para frutas y hortalizas frescas, entre las

    más importantes se tiene refrigeración, uso de atmósferas controladas y

    atmósferas modificadas (Ruales, 2010).

    A pesar de las ventajas de estas técnicas, también existen importantes

    inconvenientes. La técnica de atmósfera controlada requiere grandes

    instalaciones tornándose costosa. Por otra parte, a pesar de las ventajas del

    uso de plásticos que crean una atmósfera modificada, cada día hay más

    objeciones en contra de su utilización, debido al volumen de residuos que se

    generan (Ruales, 2010).

    Como alternativa a estas técnicas y debido a las exigencias de los

    consumidores a nivel mundial que demandan productos sanos con valor

    agregado y amigables con el medio ambiente, se han venido desarrollando en

    los últimos años investigaciones para desarrollar nuevas técnicas de

    almacenamiento distintas a los tradicionales, una de estas técnicas es la

    utilización de recubrimientos comestibles (Ruales, 2010).

    Generalmente los recubrimientos comestibles son de tres tipos: lípido,

    hidrocoloides y mezclas, que forman un envase ideal desde el punto de vista

    medioambiental, puesto que son biodegradables y pueden ser consumidos con

    el producto. Además en el futuro, los recubrimientos comestibles podrían

    reducir la necesidad de refrigeración y el costo de almacenamiento (Pastor,

    2005).

    La importancia de los recubrimientos comestibles recae en la capacidad de

    actuar como un conjunto para conservar la calidad del alimento y extender el

    tiempo de vida de anaquel. Las aplicaciones más importantes de los

    recubrimientos comestibles son la reducción de pérdida de humedad y la

  • 3

    reducción de la transferencia de gases (O2 y CO2) que son de suma importancia

    en la calidad y seguridad del alimento(Guzmán, 2003).

    Cabe recalcar que los recubrimientos comestibles a base ceras naturales

    vienen siendo utilizados como método de conservación de alimentos desde

    siglos atrás, con la utilización del encerado que retarda la respiración y

    deshidratación de alimentos vegetales y ha sido efectivo en cítricos y manzanas

    (Ruales, 2010).

    El objetivo general de este trabajo de titulación fue estudiar el efecto de la

    aplicación de recubrimientos comestibles sobre la vida útil de carambola

    (averroha carambola L.). Los objetivos específicos fueron los siguientes:

    Seleccionar el recubrimiento comestible óptimo para la carambola.

    Evaluar el efecto del uso de películas comestibles sobre el tiempo de

    vida útil de la carambola.

    Estudiar el efecto del recubrimiento comestible sobre los parámetros

    físico-químicos de la carambola.

  • 4

    2 MARCO TEÓRICO.

    2.1 CARAMBOLA (Averroha carambola L.)

    2.1.1 ORIGEN

    El origen de la carambola no es seguro debido a que no existen vestigios de

    poblaciones silvestres, y por ello, mientras unos autores señalan Malasia,

    Indonesia y el Archipiélago de las Molucas, como se muestra en la Figura 1,

    otros aseguran que fue la India su cuna original. Pero está generalmente

    aceptado que la especie se originó en el centro Indochino – Indonesio, que se

    extiende a grandes rasgos entre los 15° de latitud sur y 23° de latitud norte. Se

    ha sugerido la existencia de un centro secundario de diversificación en el norte

    de Sudamérica, Guyana y áreas vecinas, donde la carambola ha estado por

    más de 150 – 200 años en estado casi silvestre (Calzada, 2003).

    Aunque su distribución en las áreas vecinas del sudeste de Asia, tales como

    Filipinas, data sin duda de tiempos prehistóricos su difusión por el resto del

    mundo es bastante reciente. En Australia, por ejemplo, no se la conoce

    prácticamente hasta finales del siglo XIX mientras que su introducción al

    continente americano parece datar de finales del siglo XVIII. En 1887 se

    encuentra ya presente en Florida. Su llegada a Hawai data probablemente de

    finales del siglo XIX. Su introducción al continente africano debe haberse

    también realizado hacia el siglo XIX (MAGRAMA, 2005).

    En el Ecuador se trata de un cultivo introducido hace unos cuarenta años y de

    limitado consumo interno, que se siembra en el litoral (FAO, 2006).

  • 5

    Figura 1. Mapa de origen de Averrhoa carambola L.

    (Díaz, 2004)

    2.1.2 GENERALIDADES

    2.1.2.1 Taxonomía

    La carambola (Averrhoa carambola L.), es un árbol pequeño semperviviente

    con una corteza de color marrón y pétalos usualmente rojizos, que

    taxonómicamente se clasifica como se muestra en la Tabla 1. Posee frutos

    amarillos, verde – amarillentos, o anaranjados, los que se distinguen por ser

    conspicuamente acostillados (Díaz, 2004).

  • 6

    Tabla 1. Taxonomía de carambola. Reino Plantae

    Phyllum Spermtophyta

    Subphyllum Magnoliophytina

    Clase Magnoliopsida

    Subclase Rosidas

    Orden Geraniales

    Familia Oxalidaceas

    (Sánchez, 2007)

    2.1.2.2 Denominaciones

    Gracias al clima subtropical del lugar de origen de la carambola (Malasia,

    Indonesia y el Archipiélago de las Molucas), esta ha podido ser introducida con

    el pasar del tiempo en muchos países que presentan similares condiciones y

    por ende ha tomado distintas denominaciones propias del lugar de cultivo como

    se muestra en la Tabla 2 (Díaz, 2004).

    Tabla 2. Denominaciones de Averrhoa carambola L.

    LUGAR NOMBRE COMÚN

    Costa Rica Tiriguro

    México Árbol de pepino, carambolera.

    Antillas Cornichón

    Brasil Limas de cayena

    Portugal Blimbli

    Francia Cornichon

    Malasia Blimbing

    China Yeung toe

    India Kam(a)ranga

    Inglés Startfruit, blimbi, Kamrakh, spu, nak, fuang, Karambola.

    (Orduz J., Rangel J., 2002)

  • 7

    2.1.2.3 Árbol de carambola

    Se trata de un árbol tropical perenne de crecimiento lento, de relativamente

    poca altura que rara vez sobrepasa los 8 a 9 m, aunque los ejemplares más

    vigorosos pueden alcanzar incluso los 12 a 15m hacia los 25 años de edad que

    puede considerarse el período de vida económica útil para esta especie. Se

    trata de una planta con porte piramidal cuando joven pero que luego adopta una

    copa generalmente redonda y simétrica, con un diámetro, cuando adulta, del

    orden de 6 a 7.5m como se muestra en la Figura 2 (Díaz, 2004). El árbol de

    carambola es bastante resistente en comparación con otras especies tropicales,

    produce muchas ramas y es un árbol de rápida entrada en producción,

    pudiendo fructificar un año después de la plantación (Tello, 2002).

    Figura 2. Árbol de carambola.

    (Díaz, 2004)

    Las hojas se encuentran distribuidas a lo largo de las ramas, tienen una longitud

    de 8 – 18cm, son compuestas, de forma ovalada y su color es verde obscuro en

    el haz y claro en el envés (Orduz & Rangel, 2002).

  • 8

    Las flores aparecen en panículas cortas de raquis rojizo y pubescente, opuestas

    a las hojas en las ramillas o en ramas más viejas y defoliadas sobre pedúnculos

    de 1cm de largo, son pequeñas, de color púrpura, tienen 5 sépalos rojos, 5

    pétalos oblongos, blancos o amarillentos y 5 estambres como se muestra en la

    Figura 3, salen del tronco y ramas adultas o tiernas. Crece bien en áreas libres,

    de preferencia en sitios soleados (Tello, 2002).

    Figura 3. Flores de Averrhoa carambola L.

    (Díaz, 2004)

    La carambola tiene dos floraciones importantes en el año, por tanto se dan

    picos de producción en determinadas temporadas dependiendo de las zonas de

    cultivo. Sin embargo, otras floraciones se pueden producir a través de todo el

    año porque usualmente siempre hay frutas. Bajo condiciones tropicales o en los

    meses de verano en los subtrópicos los frutos alcanzan su madurez en 2 – 3

    meses a partir de la floración, extendiéndose este período hasta 3 – 4,5 meses

    en condiciones de clima subtropical (MAGAP, 2012).

    La mayoría de los frutos se producen en las porciones de la planta expuestas a

    la luz solar directa, pero también en menor proporción en ramas sombreadas e

    incluso en el tronco (Ministerio de agricultura pesca y alimentación de España,

    2005).

  • 9

    Requiere de condiciones tropicales, pero también se desarrolla bien en áreas

    cálidas subtropicales y semitropicales, adaptándose a lugares con temperaturas

    entre los 18 – 34 °C (siendo las apropiadas 26° - 28° C), altura sobre el nivel del

    mar de 0 – 1000 metros y con una precipitación anual de 1800 mm bien

    distribuidos en el año. (García, Lieh & Chang, 2005).

    Se adapta a suelos arenosos hasta arcillosos, siempre y cuando tengan un

    buen drenaje y un pH comprendido entre 6 – 7 (Orduz & Rangel, 2002).

    2.1.2.4 Características del fruto

    La carambola es una fruta exótica subtropical de forma ovoide y elipsoidal con

    cinco a seis aristas longitudinales y redondeadas que lo dotan de una típica

    sección en forma de estrella cuando se corta transversalmente como se

    muestra en la Figura 4. A cada costilla o prominencia corresponde un lóculo con

    dos semillas planas. Su longitud varía entre 5 y 15 cm de largo por 3 a 6 cm de

    ancho. Cuando está madura, su color varía entre amarillo claro a oscuro según

    el tipo de carambola, que puede tener un sabor ligeramente dulce, agridulce o

    ácido (Casaca, 2005).

    Figura 4. Averrhoa carambola L.

  • 10

    La pulpa en estado maduro es jugosa, presenta un aroma agradable, es

    translúcida, sin fibras y variando en textura desde blanda a firme y crujiente. Los

    frutos son más dulces cuando maduran en los árboles. Los frutos que maduran

    en el árbol tienen un sabor más agradable, pero son más susceptibles a daños

    que los recogidos en estado inmaduro (80% color verde) (Ministerio de

    Agricultura Pesca y Alimentación de España, 2005). Los frutos verdes se

    tornarán amarillos lentamente si se recolectan antes de estar completamente

    maduros (León, 2000).

    La cáscara es lisa cerácea, con un color que varía entre la gama de verde,

    amarillo - verdoso (pintón) y amarillo – anaranjado (maduro) según el grado de

    madurez como se muestra en la Figura 5 (León, 2000).

    Figura 5. Estados de madurez de Averrhoa carambola L.

    Las proporciones de pulpa y corteza presentan una relación inversa. Los sólidos

    solubles totales presentan un incremento progresivo durante la maduración,

    alcanzando su máximo al final de dicho estado con valores de alrededor de

    VERDE MADURO PINTÓN

  • 11

    7°Brix. Una vez cosechados los frutos de carambola la concentración de azúcar

    permanece relativamente constante, es decir, que no sufre marcados cambios

    poscosecha esto determina que los frutos cosechados antes de que alcancen

    una proporción adecuada de sólidos solubles continúen siendo ácidos en sabor

    (Casaca, 2005).

    2.1.2.5 Plagas y enfermedades

    Los árboles de carambola son atacados por varios insectos formadores de

    escamas que incluyen a la escama Plumosa (Morganella longispina) y la

    escama Philephedra (Philephedra tuberculosa), las cuales atacan a las hojas

    provocando defoliaciones y muerte regresiva. La chinche apestosa (Nezarasp.)

    y otras chinches (Acanthocephalasp.) causan daños a los frutos, como son

    pequeños agujeritos en la superficie de los mismos y áreas secas en la pulpa

    por debajo de los agujeros. Esto puede conducir a infecciones por hongos que

    causan la pudrición de los frutos (Gonzales, 2000).

    2.1.3 COMPOSICIÓN NUTRICIONAL Y QUÍMICA DE CARAMABOLA

    En general existen tres estados de madurez de carambola: verde, pintón y

    maduro que presentan distintas características como se muestra en la Tabla 3.

    Se han determinado que existen dos tipos de carambola (Orduz & Rangel,

    2002):

    Tipo pequeño, muy agrio, con alto contenido de ácido oxálico que se

    consume principalmente cocinada.

    Tipo dulce, mas grande, bastante blando, con menos contenido de ácido

    oxálico que se puede consumir fresco.

  • 12

    El componente mayoritario es el agua, contiene pequeñas cantidades de

    hidratos de carbono simples y aún menores de proteína, fósforo, tiamina,

    riboflamina, niacina y grasa, por lo que su valor calórico es muy bajo. La pulpa

    de la carambola es rica en oxalato de calcio y fibra soluble (Calzada, 2003).

    Tabla 3. Características químicas y nutricionales de carambola en tres estados de madurez

    PARÁMETROS

    CONTENIDO

    VERDE PINTÓN MADURO

    Materia seca* 4.76 4.87 4.81

    Proteína cruda* 7.04 7.47 7.28

    Extracto etéreo* 1.82 2.32 2.511

    Fibra* 31.07 38.3 31.88

    Cenizas* 3.7 3.57 3.5

    Calcio** (mg/100g de pulpa) 31.8 – 22.15 40.05 – 26.80 33.95 – 0.08

    Hierro** (mg/100g de pulpa) 3.7 – 0.24 2.7 – 0.20 2.85 – 0.24

    Magnesio** (mg/100g de pulpa) 94.2 – 13.45 92.15 – 12.55 84.25 – 11.70

    Sodio** (mg/100g de pulpa) 0.6 – 0.15 0.25 – 0.20 0.65 – 0.34

    Cobre ** (mg/100g de pulpa) 0.32 – 0.19 0.35 – 0.05 0.5 – 0.08

    Potasio** (mg/100g de pulpa) 1170 – 104.8 1165 – 114.8 1080 – 120.2

    * % en base seca ** El primer valor corresponde a las determinaciones realizadas en ceniza y el segundo a las realizadas en jugo.

    (León, 2000)

  • 13

    2.1.4 CARAMBOLA EN ECUADOR

    No se conoce exactamente cuando fue introducido el árbol de carambola en el

    Ecuador, pero se estima que es un cultivo que llegó hace aproximadamente 40

    años al país. Predomina la variedad dulce o variedad Taiwán, debido a que la

    mayoría de los cultivos que se presentan son de rama suave, sin embargo en

    algunos sitios de cultivo se puede encontrar la variedad de frutos agrios, los

    cuales son de rama dura (SICA, 2001).

    Este cultivo se localiza en las zonas subtropicales del país, en bosques

    húmedos tropicales y premontanos, se cultiva principalmente en la región Costa

    en zonas pertenecientes a Chone, Quinindé, La Maná, Quevedo, Bucay, El

    Triunfo, Santo Domingo de los Tsáchilas, Pedernales y la Región Amazónica,

    así como lo indica la Figura 6 (SICA, 2001).

    Figura 6. Regionalización de carambola en Ecuador

    (Convenio MAG – IICA, 2001)

  • 14

    De acuerdo al Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca del

    Ecuador, el cultivo de carambola ha aportado de una manera esporádica o casi

    nula al desarrollo comercial del país. No se registran datos oficiales

    relacionados a la producción y exportación de carambola, debido a que es una

    fruta de limitado consumo interno, bastante apetecida en los mercados

    europeos, pero también con limitada demanda debido a que se proveen durante

    todo el año de carambola proveniente de Malasia, además de que este fruto se

    presenta solo en forma silvestre en distintas casas y fincas de las regiones

    antes mencionadas y no existen plantaciones con fines de exportación

    (MAGAP, 2012).

    2.1.5 COSECHA

    El carácter no climatérico de la carambola obliga a una recolección muy precisa

    lo que es siempre una tarea muy delicada. La determinación del momento de

    recolección se hace usualmente por el color de la piel, definiéndose como

    madurez comercial aquel estado en que un 50% – 75% del fruto es amarillo. En

    el caso de que los frutos se destinen al procesado pueden recogerse algo más

    coloreados y por tanto más dulces. En esta especie no son válidos como criterio

    de recolección las dimensiones del fruto ni el peso, ya que estos varían

    notablemente para el mismo cultivar, incluso en el mismo emplazamiento (FAO,

    2006).

    La recolección debe efectuarse a mano cuando el color amarillo comienza a

    desarrollarse de forma individual, y con cuidado para evitar daños al fruto,

    particularmente en los bordes de las aristas. Si el fruto está suave, golpeado,

    presenta manchas verdes o excesiva coloración café en sus bordes, picaduras

    de insectos o pájaros, cicatrices de viento o marchitamiento, será rechazado.

    Cuando los frutos se encuentran a una altura considerable es necesario usar un

  • 15

    recogedor, aunque es mejor conservar los árboles bajos al alcance de la mano,

    por medio de las podas pertinentes (García, Lieh & Chang, 2005).

    Los frutos recolectados deben colocarse en envases adecuados bien de tipo

    plástico o de cartón corrugado siempre colocados a la sombra y transportados

    lo más rápidamente posible a las procesadoras para el lavado, selección,

    empacado y almacenamiento. Es recomendable realizar una selección en

    campo eliminando los frutos de mala calidad (Casaca, 2005).

    Es imprescindible el lavado de cada fruto con una esponja para eliminar

    cualquier suciedad y otros residuos, ya que la permanencia de estos facilita el

    ataque de hongos durante el almacenamiento. La mejor temperatura de

    almacenamiento de la carambola es entre 5° – 10°C dependiendo del grado de

    madurez del fruto. La humedad relativa debe mantenerse entre 85 – 90%

    (Ministerio de agricultura pesca y alimentación de España, 2005).

    En el primer año la producción por árbol es de 50 libras; para el segundo 100

    libras y a partir del tercero se mantiene constante en 150 libras. El punto de

    corte dependerá de las exigencias del mercado, pero en términos generales el

    momento adecuado es cuando el fruto comienza a perder su color verde claro y

    adquiere un amarillo suave (García, Lieh & Chang, 2005).

    2.1.6 USOS DE LA CARAMBOLA

    La carambola se utiliza para la elaboración de mermeladas, conservas y

    refrescos, para fabricar vinos, vinagre y como sustituto del tamarindo para

    preparar varios alimentos (Gonzales, 2000).

    Se consume maduro, se rebana y se sirven en ensaladas, por su peculiar forma

    también es utilizado como elemento decorativo en muchos platos. En algunos

  • 16

    lugares se preparan en estofado solo o combinado con manzanas para ser

    presentado como postre (Orduz & Rangel, 2002).

    2.2 TECNOLOGÍAS POSCOSECHA

    2.2.1 ALMACENAMIENTO A BAJAS TEMPERATURAS

    En la actualidad, el método más utilizado para conservar alimentos a largo

    plazo es el almacenamiento a baja temperatura (4-8 °C), especialmente para

    alimentos ligeramente procesados (García, 1995).

    La reducción de la temperatura generalmente disminuye reacciones

    enzimáticas indeseables, aunque la temperatura disminuye hasta 0-5 º C en

    realidad puede llevar a aumentos en la tasa de respiración y producción de

    etileno. Por debajo de 0°C, el crecimiento de mohos se inhibe, pero incluso esta

    baja temperatura no elimina completamente químicos indeseables y reacciones

    físico-químicas (Day, 2000).

    La refrigeración constituye la base de la conservación de los frutos y si se

    combina con otras técnicas poscosecha como atmósferas modificadas y

    controladas, tratamientos químicos y radiación, se mejorarán los resultados

    (Schirra, 1997).

    2.2.2 ATMÓSFERAS CONTROLADAS O MODIFICADAS

    Las atmósferas controladas o modificadas son técnicas en las que se altera la

    composición del aire que rodea al fruto con el fin de retrasar su deterioro (Day,

  • 17

    2000). Generalmente se modifica la atmósfera con un incremento en la

    concentración de CO2 y una disminución de O2 aunque también se trabaja a

    altas concentraciones de O2 y ausencia de CO2 y se modifican los niveles de

    nitrógeno, etileno y monóxido de carbono (León, 2000).

    Algunas ventajas de las atmósferas modificadas son la reducción de la tasa

    respiratoria, la disminución de los efectos del etileno en la senescencia, la

    retención de firmeza y la reducción del desarrollo de hongos (Wills, 1990). Las

    atmósferas controladas tienen, además, propiedades fumígenas e insecticidas

    cuando se aplican a altos niveles de CO2 (superiores al 50%) y muy bajos de O2

    (inferiores al 1%) (Henriod, 2006). Como desventaja cabe señalar el desarrollo

    de malos sabores y los desordenes en la maduración por intolerancia a bajas

    concentraciones de O2 y/o altas concentraciones de CO2 (Kader, 1999). Las

    frutas presentan diferente tolerancia al O2 y CO2 según la especie y cultivar, de

    acuerdo con su tasa respiratoria y permeabilidad de la piel (Baldwin, 1996).

    2.2.3 TRATAMIENTOS QUÍMICOS

    Dentro de los tratamientos químicos encontramos la aplicación gaseosa de 1–

    metilciclopropenoque inhibe la acción del etileno retrasando la maduración de

    algunos frutos climatéricos ( Jeong, 2002; Dong, 2002).

    2.2.4 APLICACIÓN DE RADIACIÓN

    La aplicación de radiaciones en poscosecha tiene por objeto la desinfestación

    de plagas por destrucción de larvas y huevos (Hallman, 1999), la inactivación

    de organismo patógenos (Gladon, 1999). Algunos trabajos muestran la aptitud

    de esta técnica para mejorar y alargar la conservación de ciertas frutas y

  • 18

    hortalizas (El-Samahy, 2000;Martinez, 2000; Andrade M., Moreno C., Henríquez

    A., Gómez A. y Concellón A.,2010). Otros muestran un efecto negativo de la

    radiación en algunos cultivares de fresas que se manifiestan con una reducción

    de firmeza (Miller, 2000).

    2.2.5 APLICACIÓN DE RECUBRIMIENTOS COMESTIBLES

    Otro método que está incursionando en la industria alimenticia es la aplicación

    de recubrimientos comestibles a partir de compuestos orgánicos, este

    tratamiento ayuda a mantener la inocuidad de los alimentos y aumentar su

    tiempo de vida útil, ya que reduce la pérdida de humedad (Guzmán, 2003).

    Las películas comestibles no están diseñadas con la finalidad de remplazar los

    materiales de empaque sintéticos ni a las películas no comestibles, la

    importancia de los recubrimientos comestibles recae en la capacidad de actuar

    como un conjunto para mejorar la calidad del alimento y extender el tiempo de

    vida útil de anaquel. La aplicación más importante de los recubrimientos

    comestibles es la reducción de pérdida de humedad debido a que se debe

    mantener ciertos niveles de actividad de agua ya que es un factor de suma

    importancia en la calidad y seguridad del alimento (Guzmán, 2003).

    2.3 PELÍCULAS COMESTIBLES

    2.3.1 GENERALIDADES

    La tecnología de recubrimientos comestibles surge como una alternativa

    prometedora para mejorar la calidad y conservación de alimentos durante su

  • 19

    procesado y/o almacenamiento. Se trata de recubrimientos “inteligentes” puesto

    que son activos y selectivos con uso potencial prácticamente infinito. Las

    materias primas empleadas en su formación son de origen natural (gomas,

    proteínas animales o vegetales, lípidos) y son perfectamente biodegradables y

    por tanto seguros para el entorno (Villalobos, 2003). El campo de aplicación de

    estos compuestos naturales se amplía enormemente ya que esta tecnología

    permite diseñar y formular productos que se adapten según la forma de

    aplicación (directamente en campo, durante el procesamiento o en el envasado)

    y tipo de producto al que vayan destinados (entero, troceado, mínimamente

    procesado), además su aplicación se extiende desde frutas y vegetales hasta

    productos cárnicos o pescados, ofreciendo una alternativa a los químicos de

    síntesis comúnmente utilizados para su conservación y acorde con las nuevas

    tendencias alimentarias (Pastor, 2005).

    La aplicación de recubrimientos en frutas y hortalizas tiene como objetivo

    realzar el aspecto externo, devolver la capa de cera natural que los frutos

    pierden durante el lavado y manipulación poscosecha, además evita las

    deshidrataciones durante el proceso de conservación prolongado, evitando

    alteraciones fisiológicas que permitan la entrada de hongos causantes de

    podredumbres. Sin embargo, una utilización inadecuada de recubrimientos

    puede otorgar a las frutas sabores desagradables por la generación de

    compuestos volátiles propios del metabolismo de los productos hortofrutícolas

    (Guzmán, 2003).

    La utilización de recubrimientos comestibles todavía no se halla muy extendida

    en el mundo, pero dado que no aporta residuos y son, por tanto, inocuos para el

    consumidor y respetuosos con el medio ambiente, su interés futuro se ve

    incrementado (Agustí, 2003). Además, es una tecnología que no requiere de

    instalaciones sofisticadas, por lo que su aplicación también es viable en países

    en desarrollo. Constituyen por tanto una alternativa saludable de mayor

    sostenibilidad medio ambiental al envasado con materiales sintéticos y es viable

    en las distintas regiones del mundo (Tripathi y Dubey, 2004).

  • 20

    La tecnología de recubrimientos comestibles se aplica a los alimentos sólidos

    tales como frutas, verduras, carne procesada, productos avícolas y de pescado,

    repostería, confitería e ingredientes varios (Pastor, 2005).

    Las películas comestibles más comunes se elaboran a partir de polisacáridos,

    proteínas y lípidos. Los recubrimientos pueden ser elaborados con almidón,

    caseína, gelatina, quitosano, entre otros, existen algunos que contienen

    extractos vegetales como romero, ruda, orégano, a estos recubrimientos se les

    denomina películas bioactivas y biodegradables (Ruales, 2010).

    Es importante que las películas comestibles no sean totalmente limitantes en el

    intercambio de gases, ya que ello puede producir ciertos desórdenes

    fisiológicos (Ulloa, 2007).

    2.3.2 DEFINICIÓN

    Las películas comestibles se definen como una o varias capas delgadas

    preparadas a partir de materiales comestiblesque se forman directamente sobre

    o entre componentes del alimento, llegan a ser parte del producto y

    permanecen en el mismo durante su uso y consumo. Actúan como barrera a la

    transferencia de agua, gases y solutos de los alimentos, de esta manera

    protegen al producto y prolongan su vida de anaquel (Vargas, 2007).

    También se define a los recubrimientos comestibles como cualquier tipo de

    revestimiento utilizado para envolvimiento (capa o envoltura) de alimentos para

    prolongar la vida útil del producto que puede ser consumido junto con el

    alimento. Las películas comestibles remplazan y/o fortalecen las capas

    naturales para evitar pérdidas de humedad, mientras que de manera selectiva

    permite el intercambio controlado de gases de efecto importante, como el

    oxígeno, el dióxido de carbono y etileno, que están involucrados en los

    procesos de la respiración (Embuscado y Huber, 2009).

  • 21

    2.3.3 TIPOS DE RECUBRIMIENTOS

    Las propiedades que ofrecen las películas comestibles dependen de los

    componentes de los cuales están elaborados, los cuales incluyen materiales

    que deben ser dispersados y disueltos en unsolvente como el agua, alcohol,

    mezcla de agua y alcohol o una mezcla de otros solventes, plastificantes,

    agentes antimicrobianos, colores o sabores también pueden ser añadidos en

    este proceso (Ruales, 2010), las películas pueden estar compuestas por los

    siguientes componentes básicos (Pastor, 2005):

    Proteínas (gelatina, caseína, entre otros)

    Celulosa, almidón o materiales con base en dextrina.

    Alginatos y gomas.

    Ceras, lípidos o derivados de los monoglicéridos.

    La mezcla de cualquiera de estos grupos

    De acuerdo a esto se puede clasificar a los recubrimientos en tres grandes

    categorías: lípidos (incluyen ceras, acilgliceroles y ácidos grasos), hidrocoloides

    (incluyen proteínas, derivados celulosa, alginatos, pectinas, almidones y otros

    polisacáridos) y mezclas (contienen componentes lipídicos e hidrocoloides)

    (Ortuño, 2006). Además se pueden incorporar otros componentes que ayuden a

    mejorar las propiedades finales del film como plastificantes (ceras, aceites,

    ácidos grasos) o que faciliten su obtención como surfactantes o emulsionantes

    (grasas y aceites). Otra gama de ingredientes de los recubrimientos comestibles

    de gran interés son los antioxidantes, antimicrobianos y reafirmantes de textura

    con el fin de mejorar las propiedades de las coberturas (Monterde, 2002). Se ha

    demostrado que algunos aditivos actúan más efectivamente en alimentos

    cuando son aplicados formando parte del recubrimiento que cuando son

    aplicados en soluciones acuosas mediante dispersión o inmersión, ya que las

  • 22

    coberturas pueden mantener los aditivos en la superficie del alimento durante

    más tiempo (Baldwin, 1996).

    2.3.3.1 Recubrimientos a base de lípidos

    Son los recubrimientos que mejores resultados han dado en poscosecha.

    Mediante su utilización se reduce la respiración, deshidratación y mejora el brillo

    de los frutos. Una variedad de componentes lipídicos se ha utilizado como

    cubiertas protectoras, incluyendo las ceras naturales y monglicéridos. Las

    sustancias lipídicas más eficaces son la cera de parafina y cera de abejas.

    Debido a la baja polaridad y dado su carácter hidrofóbico la función principal es

    la barrera contra la transferencia de humedad, lo que se traduce en una menor

    pérdida de peso del fruto (Embuscado y Huber, 2009). Las ceras, los lípidos

    incluyendo ceras naturales, lecitina, cera de abeja, carnauba, candelilla y

    monoglicéridos son sumamente usados para el recubrimiento de frutas. La

    característica hidrófoba de los lípidos forma películas gruesas y frágiles. En

    consecuencia, debe estar junto con agentes formadores de película, como las

    proteínas o derivados de la celulosa. En general, la permeabilidad del vapor de

    agua disminuye cuando la concentración de la fase hidrofóbica aumenta

    (Bourtoom, 2008).

    2.3.3.2 Recubrimientos a base de hidrocoloides

    Son biopolímeros solubles en agua y de alto peso molecular. La mayoría de

    estas películas tienen propiedades mecánicas deseables para trabajar con

    productos frágiles, no aportan sabor y son sensibles al calentamiento

    (Bourtoom, 2008).

  • 23

    Estas películas poseen buenas propiedades de barrera para el oxígeno (O2),

    dióxido de carbono (CO2) y lípidos. Debido a su carácter hodrofílico son

    utilizadas donde el control de la migración de vapor de agua no es el objetivo.

    Los hidrocoloides usados pueden ser clasificados de acuerdo a su composición

    molecular y solubilidad en el agua (Bósquez, 2007).

    En los hidrocoloides se engloban los polisacáridos (derivados de celulosa,

    derivados de almidón, pectinas, alginatos, quitosan), proteínas (de maíz, soya y

    suero de leche) (Baldwin, 1996).

    2.3.3.3 Recubrimientos a base de mezclas

    El principal objetivo de producir películas compuestas es mejorar la

    permeabilidad y las propiedades mecánicas según lo dictado por la necesidad

    del alimento. Son formulaciones mixtas de hidrocoloides y lípidos que

    aprovechan las ventajas de cada grupo. Al mezclar los compuestos se tiene la

    habilidad de utilizar las distintas características funcionales de formación de la

    película, así los lípidos aportan resistencia al vapor de agua y los hidrocoloides

    constituyen la matriz estructural y la permeabilidad selectiva al CO2 y O2

    (Bourtoom, 2008). En este tipo de recubrimientos compuestos, el lípido puede

    estar emulsionado en la matriz de hidrocoloide formando lo que se denomina

    “recubrimientos emulsionados”, o separado de la matriz hidrocoloide formando

    una doble capa, en cuyo caso hablamos de “recubrimientos bicapa” (Bózques,

    2007).

    Las primeras combinaciones que se hicieron, fueron de materiales altamente

    poliméricos como: almidón con alginatos, gomas con almidón y pectinas con

    gelatina (Morillon, 2002).

  • 24

    2.3.4 PROPIEDADES FUNCIONALES DE LOS RECUBRIMIENTOS

    COMESTIBLES

    Las principales propiedades funcionales de los recubrimientos comestibles son

    (Guzmán, 2003; Bósquez, 2007; Morillon, 2002):

    Reducir pérdida de peso.

    Reducir la pérdida de humedad.

    Reducir el transporte de dióxido de carbono y oxígeno

    Reducir el paso de aceites y grasas.

    Reducir el transporte de solutos.

    Mejorar el manejo de los alimentos.

    Mejorar las propiedades mecánicas.

    Retener los componentes volátiles.

    Contener aditivos.

    Se usa en alimentos heterogéneos como barrera entre los componentes.

    Aumentar el tiempo de vida útil.

    Conservar por más tiempo las propiedades organolépticas y nutricionales de los alimentos.

    Funcionar como antimicrobianos

    Evitar la oxidación de las grasas, vitaminas, sabores y colores.

    Suprimir la respiración aeróbica en frutas y verduras frescas.

    Reforzar la integridad estructural del producto que recubren.

    Dar productos de mayor calidad

  • 25

    2.3.5 FACTORES QUE AFECTAN LA CALIDAD DE LOS FRUTOS

    RECUBIERTOS

    Las propiedades del recubrimiento, condiciones de almacenamiento,

    características del fruto y el tipo de aplicación condicionana la calidad del fruto

    recubierto como se muestra en la Tabla 4.

    Tabla 4. Factores que afectan la calidad de los frutos recubiertos.

    FACTORES

    VARIABLES

    OBSERVACIONES

    PROPIEDADES DEL

    RECUBRIMIENTO

    (PROPIEDADES BARRERA Y

    MECÁNICAS)

    Composición

    La permeabilidad al vapor de agua, a

    los gases, a comp.volátiles y solutos,

    así como el espesor y la técnica de

    preparación determinan la habilidad del

    recubrimiento para formar una capa

    continua con buena integridad física

    entorno al fruto.

    Espesor

    Técnica de preparación

    CONDICIONES DE

    ALMACENAMIENTO

    Temperatura

    Afectan tanto a las propiedades

    funcionales del recubrimiento como a la

    fisiología del fruto

    Humedad relativa

    Velocidad del aire

    Tiempo

    CARACTERÍSTICAS DEL FRUTO

    Morfología de la piel

    Varía para cada especie y cultivar, el

    espesor de la cutícula, el número de

    estomas y lenticelos son algunos

    factores que diferencian unas frutas de

    otras

    Fisiología del fruto

    Varía para cada especie y cultivar.

    Algunas frutas como los cítricos tienden

    a desarrollar malos sabores asociados

    a los procesos anaeróbicos, lo que los

    hace vulnerables a los recubrimientos

    con baja permeabilidad a los gases. Por

    otro lado las peras que son menos

    susceptibles al desarrollo de malos

    sabores que los cítricos responden bien

    a recubrimientos de baja permeabilidad

    a los gases

    APLICACIÓN

    Técnica de aplicación y secado

    Para ejercer una barrera efectiva, los

    recubrimientos deben formar una capa

    continua en la superficie del fruto

    penetrando en los poros del mismo y la

    técnica de aplicación tiene un papel

    trascendental para esto.

    Homogeneidad de la película de

    recubrimiento

    (Bósquez, 2007; Guzmán, 2003; Baldwin, 1996, Orduz, 2002)

  • 26

    2.3.6 REQUERIMIENTOS Y VENTAJAS

    Debido a que los recubrimientos comestibles son consumidos junto con los

    alimentos, estos deben cumplir ciertos requerimientos (Embuscado y Huber,

    2009):

    Buenas cualidades sensoriales.

    Estabilidad bioquímica, fisicoquímica y microbiana.

    Libres de tóxicos.

    Seguros para la salud.

    No beben tener contaminantes.

    Según Embuscado y Huber (2009), las principales ventajas de la utilización de

    recubrimientos son:

    Pueden ser ingeridas por el consumidor.

    Su costo es generalmente bajo.

    Su uso reduce la contaminación ambiental.

    2.3.7 MODO DE EMPLEO

    Existen distintas técnicas de aplicación de recubrimientos con los cuáles se

    forman finas capas de material alrededor de los alimentos, entre los principales

    encontramos: inmersión, aspersión de espuma, atomización y por aplicación

    con cepillos o esponjas impregnados de las soluciones, normalmente seguido

    de secado natural y en ocasiones con cepillado rotatorio para su pulitura y

    acabado más atractivo (Méndez, 2006).

  • 27

    2.3.7.1 Inmersión

    Esta técnica es de bajo costo, permite obtener una distribución homogénea del

    recubrimiento si se la realiza adecuadamente. Sin embargo, puede originar

    problemas de contaminación microbiana o dilución de las emulsiones si la fruta

    no está previamente secada (Embuscado y Huber, 2009).

    2.3.7.2 Aspersión de espuma

    Requiere de un equipo de aplicación que permite agilizar el proceso de

    aplicación. Presenta la ventaja de facilitar el secado porque permite el uso de

    formulaciones de alto contenido en sólidos, pero pueden dar lugar a una mala

    distribución del recubrimiento (Bourtoom, 2008).

    2.3.7.3 Atomización

    Requiere de un equipo especializado para su aplicación. Da buenos resultados

    y es una de las técnicas más usadas en las grandes industrias que utilizan

    recubrimientos para sus productos (Bósquez, 2007).

    2.3.7.4 Aplicación con esponjas

    Es una técnica que no requiere equipo especializado para su aplicación y por

    ende no incurre en grandes costos, permite una distribución homogénea del

  • 28

    recubrimiento y reduce el tiempo de secado en comparación con la técnica de

    inmersión (Embuscado y Huber, 2009).

    2.4 APLICACIÓN DE RECUBRIMENTOS COMESTIBLES EN

    FRUTAS

    Las películas pueden mejorar las propiedades organolépticas de los alimentos

    empacados, porque retienen varios componentes (aromas, colorantes,

    edulcorantes) en la matriz del alimento (Bourtoom, 2008).

    Se han desarrollado algunas formulaciones con goma laca que proporcionan

    alto brillo pero que presentan una excesiva barrera a los gases produciendo

    malos sabores en mandarinas (Shaw, 2002). Se formularon recubrimientos a

    partir de ácidos grasos y mezclas de cera de abeja, candelilla y carnauba que

    redujeron la pérdida de peso y aportaron brillo al fruto (Ryu, 2002; Bertana,

    2005). También se han aplicado compuestos a base de hidroxipropil

    metilcelulosa y lípido (Gago, 2003) y goma garrafín (Rojas, 2002) que redujeron

    la pérdida de peso en mandarinas. Así mismo recubrimientos a base de goma

    laca y distintas ceras resultaron efectivos reduciendo la pérdida de peso y de

    firmeza en naranjas y mandarinas (Monterde, 2003; Cuquerella y Jávega,

    2000).

    También se han aplicado recubrimientos de quitosano, proteína de soya,

    gelatina y ácido poliláctico que reducen la pérdida de peso y de firmeza en

    mandarinas (Monterde, 2003; Coa, 2007; Rhim, 2007).

    Otros recubrimientos a base de carboximetilcelulosa, aceite de soya y oleato

    sódico han resultado efectivos manteniendo los niveles de sólidos solubles,

    acidez y vitamina C en mandarinas (Togrul y Arslan, 2003).

    Alleyne y Hagenmaier (2000) han formulado recubrimientos de cera candelilla y

    goma laca que aportan brillo y reducen la transpiración en frutos cítricos. Como

  • 29

    alternativa a los recubrimientos de goma laca, Bai (2003) formuló

    recubrimientos de proteínas de maíz con un brillo similar a los de goma laca.

    Para ciruelas se han desarrollado recubrimientos compuestos de

    hidroxipropilmetilcelulosa y lípido que mejoran la poscosecha (Gago, 2003).

    Recubrimientos a base de carboximetilcelulosa y lípidos han resultado efectivos

    prolongando la vida útil de peras y melocotones (Togrul, 2003).

    Recubrimientos a base de quitosano resultaron efectivos en la reducción de la

    pérdida de peso y de la incidencia de podredumbre, así como una conservación

    del color, pH y acidez en fresas y frambuesas (Han, 2004; Hernández, 2008).

    Tanada y Groso (2005) observaron una mejor retención de la firmeza y en el

    sabor de fresas a las que se aplicó recubrimientos a base de gluten y glicerol.

  • 30

    3 METODOLOGÍA

    En el presente capítulo se indica y detalla la metodología utilizada para la

    evaluación de los índices de calidad de carambola sin tratar y tratada con dos

    tipos de ceras comestibles (practibrix 01 y practibrix 02) almacenada a 5°C.

    3.1 MATERIAL VEGETAL

    Para esta investigación se utilizaron frutos de carambola (Averrhoa carambola

    L.) cosechados en estado “pintón” (cáscara verde claro – amarillo) procedentes

    del cantón Perdernales, recinto las “Iguanas” provincia de Manabí. La cosecha

    fue realizada manualmente, con mucho cuidado para no producir daños en la

    fruta, después de la cosecha cada carambola fue envuelta en servilletas y

    colocadas en bandejas con el pedúnculo hacia abajo y con las aristas

    entrelazadas para evitar daños mecánicos durante el transporte, como se

    muestra en la Figura 7. Los frutos fueron inmediatamente trasladados al

    laboratorio de Biotecnología de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería de la

    Universidad Tecnológica Equinoccial, en donde fueron clasificados por tamaño,

    grado de madurez y apariencia, descartando los frutos que presentaron daños

    físicos producidos en el transporte, picaduras de insectos y presencia de

    mohos. Se utilizaron un total de 450 frutos, los cuales se dividieron en tres

    grupos de 150 frutos cada uno.

    Los frutos seleccionados fueron lavados con una solución de cloro de 100 ppm

    y secados al ambiente sobre papel kraft en una superficie desinfectada

    anteriormente.

  • 31

    Figura 7. Cosecha y transporte de carambola

    3.2 CERAS COMESTIBLES

    Para el estudio se utilizaron las ceras experimentales practibrix 01 y practibrix

    02 que se muestran en la Figura 8, las cuales fueron proporcionadas por la

    empresa TAO QUÍMICA S.A de Medellín – Colombia, especializada en la

    elaboración de aditivos alimentarios y de ceras comestibles para frutas y

    vegetales.

    Las ceras comestibles practibrix 01 y 02 están formuladas para el recubrimiento

    de frutas de pepita, a partir de mezcla de ceras naturales, emulsionantes no

    iónicos, estabilizador de pH, antiespumante y preservante (18%p/p). Las fichas

    técnicas de las ceras se presentan en los Anexos 1 y 2.

  • 32

    Figura 8. Ceras experimentales practibrix 01 y practibrix 02.

    La diferencia entre las ceras, radica principalmente en la concentración y el tipo

    de plastificante que posee cada una de ellas. Así, para practibrix 01 el

    plastificante usado es la glicerina con una concentración que varía entre 1-4%,

    mientras que en practibrix 02 se utilizó como plastificante propilglicerol en una

    concentración aproximada de 3 – 7%. No se revela información referente a

    concentraciones específicas y componentes de las formulaciones, por el

    compromiso de confidencialidad con la empresa.

    3.3 APLICACIÓN DE CERA COMESTIBLE

    Las ceras fueron aplicadas con una esponja, el tiempo de secado en

    condiciones ambientales fue de aproximadamente 1 hora. Una vez seca la cera,

    cinco frutos fueron empacados en bandejas y almacenados en refrigeración a

    5°C y humedad relativa de 85 – 90% durante 28 días.

    Practibrix01 Practibrix02

  • 33

    3.4 ANÁLISIS

    Cada 7 días se retiraron del almacenamiento 3 bandejas con frutos control y 3

    bandejas de cada tratamiento, para evaluar los efectos que los tratamientos

    tuvieron en los frutos, a través de los siguientes análisis: pérdida de masa,

    índice de daño, color, firmeza, pH, sólidos solubles totales, acidez titulable e

    índice de madurez.

    3.4.1 ANÁLISIS FÍSICOS

    3.4.1.1 Pérdida de peso

    La pérdida de peso de los frutos control y tratados se determinó mediante la

    diferencia de masa inicial y la masa de la fruta en el día de análisis. La masa se

    midió en una balanza electrónica marca Pioner con precisión de dos cifras

    decimales. Los resultados fueron expresados como porcentaje de la pérdida de

    masa en relación con la masa inicial (ecuación 1).

    [1]

    3.4.1.2 Índice de daño

    El índice de daño se determinó en tres bandejas escogidas aleatoriamente en

    cada día de análisis, se evaluaron 5 parámetros mediante una escala subjetiva

  • 34

    de cuatro puntos, considerando los daños presentes en el fruto. Los criterios de

    análisis se detallan a continuación:

    Manchas: Se determinó el porcentaje de manchas café-obscuras

    presentes en la superficie de cada fruto con la siguiente escala: 1 =

    0%no hay manchas; 2 = 0 – 10% desarrollo ligero; 3 = 10 – 20%

    desarrollo moderado; 4 = >20% desarrollo intenso.

    Firmeza al tacto: Se determinó la firmeza al tacto que presentó cada

    fruta de acuerdo a la siguiente escala: 1 = firme; 2 = ligeramente firme; 3

    = ligeramente blando; 4 = blando.

    Escaldaduras: Visualmente se evaluó el porcentaje de daño físico

    presente en las aristas de los frutos a través de la siguiente escala: 1 =

    0% sin escaldaduras; 2 = 0 – 10% desarrollo ligero; 3 = 10 – 20%

    desarrollo moderado; 4 = >20% desarrollo intenso.

    Pardeamiento de costillas: Se valoró visualmente el porcentaje

    correspondiente al desarrollo del pardeamiento de costillas presente en

    los frutos como se muestra en la Figura 9. De acuerdo a la siguiente

    escala: 1 = 0% sin pardeamiento; 2 = 0 – 10%pardeamiento ligero; 3 =

    10 – 20%pardeamineto moderado; 4 = >20%pardeamiento intenso.

    Se determinó el índice de cada síntoma de daño utilizando la siguiente

    ecuación:

  • 35

    [2]

    Figura 9. Pardeamiento de costillas en carambola.

    Se calculó el índice de daño (ID) mediante la siguiente ecuación:

    [3]

    3.4.1.3 Medición del color

    Se tomaron al azar 10 frutos control y 10 frutos de cada tratamiento, y se midió

    el color en la zona ecuatorial como se observa en la Figura 10. La medición se

    realizó por triplicado en cada fruto con un colorímetro portátil marca LTlutron

    RGB-1002P, utilizando la escala RGB (Red, Green, Blue).

    Pardeamiento de costillas

  • 36

    Figura 10. Medición de color en carambola.

    3.4.1.4 Medición de firmeza

    Se midió la firmeza en cuatro puntos diferentes de la zona ecuatorial de cada

    fruto como se muestra en la Figura 11, para la medición fueron seleccionados al

    azar 10 frutos de cada tratamiento y 10 frutos control. Para esta medición se

    utilizó un penetrómetro manual (Tr. Italy Penetrometer) provisto de un punzón

    de 5mm de diámetro. La medida en Newton (N) representa la fuerza máxima

    necesaria para penetrar el tejido de la fruta.

    Figura 11. Medición de textura en carambola.

  • 37

    3.4.2 ANÁLISIS QUÍMICOS

    3.4.2.1 Preparación del jugo

    Se seleccionaron al azar 3 bandejas de cada tratamiento y 3 bandejas control,

    inmediatamente después se realizó una homogenización utilizando una

    licuadora marca Oster, procediendo después a filtrar el jugo en una gasa estéril

    hasta obtener aproximadamente 20 ml de jugo por cada muestra. En el jugo

    obtenido se midió pH, sólidos solubles totales (°Brix) y acidez titulable.

    3.4.2.2 pH

    El pH de la muestra fue determinado con un potenciómetro (thermo Scientific

    Orion), el cual midió el pH por inmersión del electrodo en el filtrado de la

    muestra. Se analizaron dos muestras por cada tratamiento.

    3.4.2.3 Sólidos solubles totales

    Los sólidos solubles totales (°Brix) se midieron por duplicado, tomando una

    pequeña muestra del jugo filtrado con una pipeta pasteur y colocándola sobre el

    prisma de un refractómetro manual marca Distecnics Corporation S.A, 0 – 32

    (°Brix).

  • 38

    3.4.2.4 Acidez titulable

    Para la acidez titulable se homogenizó una muestra de 2ml de jugo filtrado y

    50ml de agua destilada. Estas muestras fueron valoradas con una solución de

    hidróxido de sodio (NaOH) 0.1N utilizando como indicar fenoftaleína, hasta que

    la aparición de color rosado se mantuvo por aproximadamente 30 segundos.

    Este análisis se realizó por duplicado y los resultados se expresaron como

    porcentaje de ácido cítrico (ecuación 4)

    [4]

    Donde:

    V: Volumen de solución de NaOH usada para titular.

    N: Normalidad de la solución de NaOH usada para titular.

    Meq: Miliequivalente (ácido cítrico= 0.064).

    Va: Volumen de la muestra.

    3.4.2.5 Índice de madurez

    El índice de madurez (IM) se calculó como el cociente entre los sólidos solubles

    y la acidez titulable (ecuación 5).

    [5]

  • 39

    3.5 ANÁLISIS ESTADÍSTICO

    En todos los análisis se empleo un diseño experimental completamente al azar

    con un solo factor. Los datos fueron procesados mediante análisis de varianza

    (ANOVA) y las medias comparadas con la prueba de Tukey con una

    significancia de 0.05 usando el software STATGRAPHICS CENTURION versión

    XVI.

  • 40

    4 RESULTADOS Y DISCUSIÓN

    4.1 PÉRDIDA DE PESO

    La pérdida de peso de los frutos aumentó conforme avanzó el período de

    almacenamiento en todos los tratamientos. Los frutos tratados con los

    recubrimientos comestibles tuvieron menor pérdida de peso que el control,

    siendo la cera practibrix 01 la más efectiva. Los frutos tratados con la cera

    practibrix 01 perdieron 9.53 % de su masa durante los 28 días de

    almacenamiento, mientras que los frutos tratados con la cera practibrix 02

    presentaron pérdidas de peso de 10.50 % y los frutos control perdieron 13.96 %

    de su peso durante el tiempo de análisis, como se muestra en la Figura 12.

    Resultados similares se presentaron en mandarinas, a las cuales se aplicaron

    recubrimientos compuestos a base de hidroxipropilmetilcelulosa y lípido (Pérez-

    Gago et al., 2002) y a base de goma garrafin (Rojas, 2002), los cuales

    redujeron la pérdida de peso. Monterde et al, (2002, 2003) y Martínez – Javega

    y Cuquerello (2000) formularon recubrimientos a base goma laca y distintas

    ceras (de abeja, carnauba o candelilla) que resultaron efectivos reduciendo la

    pérdida de peso en naranjas.

    También se han aplicado recubrimientos de quitosano y recubrimientos con

    derivados de dextrina y ésteres de glicerina que reducen la pérdida de peso de

    mandarinas “fortune” (Monterde et al., 2003). Así también en albaricoques se

    han aplicado recubrimientos a base de metilcelulosa, polietilenglicol, ácido

    esteárico y ácidos ascórbico o cítrico que reducen la pérdida de peso. (Ayranci

    y Tunc, 2004). Rojas (2002) también observó una reducción en la pérdida de

    peso en albaricoque, al aplicar recubrimientos a base de goma garrafin, cera de

    abeja y glicerol.

  • 41

    Figura 12. Porcentaje de pérdida de peso en carambola control y tratada con ceras practibrix 01 y practibrix 02 almacenada a 5°C.

    1 Letras minúsculas distintas para el mismo día de análisis denotan diferencia estadísticamente significativa (p

  • 42

    control se observaron a partir del día 7, día en el cual el valor que alcanzó el ID

    fue de 2.04, en el día 14 los frutos presentaron excesivo obscurecimiento de la

    epidermis, lo cual determinó la pérdida de calidad comercial del fruto y por ende

    su vida útil, en este día el ID fue de 2.88, el mismo que fue incrementando

    gradualmente hasta el día 28, donde alcanzó un valor de 3.96, correspondiente

    a un daño moderado

    Figura 13. Índice de daño en carambola control y tratada con ceras practibrix 01 y practibrix 02 almacenada a 5°C.

    1 Letras minúsculas distintas para el mismo día de análisis denotan diferencia estadísticamente significativa (p

  • 43

    frutos tratados con la cera practibirx 01 fue de 3.28 y para los frutos tratados

    con la cera pracitbrix 02 fue de 3.54

    Con estos resultados se evidenció que los frutos control presentaron un

    temprano y mayor desarrollo de la pérdida de calidad comercial que los frutos

    tratados con ceras comestibles, evidenciándose esto en el desarrollo de

    manchas, escaldaduras, pardeamiento de costillas y deterioro del estado

    interno, así como una disminución de la firmeza al tacto. De la misma forma se

    determinó que los frutos tratados mantuvieron las características de calidad

    comercial hasta el día 21, pero evidenciándose mejores resultados en los frutos

    tratados con la cera practibrix 01.

    Resultados similares se presentaron en ciruelas, a las cuales se les aplicó

    recubrimientos compuestos a base de hidroxipropilmetilcelulosa y lípidos que

    mantuvieron las características poscosecha por más tiempo (Pérez-Gago,

    2003). Así mismo Togrol y Arslan, (2003) aplicaron en peras recubrimientos

    formulados con carboximetilcelulosa, aceite de soya y oleato sódico que

    presentaron excelentes resultados en la prolongación de la vida comercial

    durante 9 días más que los frutos control.

    Rojas, (2003) utilizó recubrimientos a base de goma garrafín, carnauba y oleína,

    los cuales prolongaron la vida útil en cerezas. Por otra parte Valverde, (2005)

    elaboró un recubrimiento a base de gel de aloe vera que mantuvo la calidad

    poscosecha en uvas de mesa.

    4.3 COLOR

    En los parámetros de color medidos en los frutos control y tratados no se

    evidenciaron diferencias significativas. Los parámetros R,G,B mantuvieron una

    tendencia casi constante durante el período de almacenamiento como se

    muestra en la Tabla 5.

  • 44

    Tabla 5. Color durante 28 días de almacenamiento en frutos de carambola

    control y tratados.1,2,3

    R

    DÍA CONTROL PRACTIBRIX 01 PRACTIBIRIX 02

    0 163.87 ± 19.80a,A 168.30 ± 17.61a,B 171.23 ± 15.91a,A

    7 172.63 ± 10.82a,A 176.57 ± 11.31a,AB 175.10 ± 8.40a,A

    14 145.90 ± 23.89a,B 171.63 ± 16.34b,AB 157.70 ± 19.32a,B

    21 168.77 ± 14.44a,A 179.77 ± 8.88b,A 169.20 ± 17.65a,A

    28 161.50 ± 15.45a,A 179.63 ± 12.79b,A 176.50 ± 13.52b,A

    G

    DÍA CONTROL PRACTIBRIX 01 PRACTIBIRIX 02

    0 142.77 ± 19.09a,A 144.90 ± 17.63a,A 149.47 ± 13.23a,A

    7 149.67 ± 10.98a,A 151.80 ± 11.88a,A 152.63 ± 7.03a,A

    14 125.07 ± 22.83a,B 145.37 ± 20.59b,A 135.90 ± 19.48ab,B

    21 148.93 ± 15.27ab,A 153.70 ± 9.04a,A 144.40 ± 17.21b,AB

    28 139.43 ± 16.18a,A 154.83 ± 14.37b,A 152.87 ± 12.05b,A

    B

    DÍA CONTROL PRACTIBRIX 01 PRACTIBIRIX 02

    0 94.57 ± 21.24ab,A 93.50 ± 13.57a,B 104.17 ± 12.90b,A

    7 96.93 ± 14.00a,A 100.83 ± 15.72a,AB 100.77 ± 10.59a,AB

    14 80.17 ± 19.55a,B 100.73 ± 22.44b,AB 91.03 ± 16.18ab,B

    21 98.70 ± 15.75a,A 105.57 ± 10.06a,A 101.27 ± 17.02a,A

    28 86.93 ± 16.77a,AB 102.67 ± 13.91b,AB 106.53 ± 11.35b,A

    1 Valor promedio ± Desviación estándar (n=30)

    2 Letras minúsculas distintas en una misma fila para el mismo día de análisis denotan diferencia estadísticamente

    significativa (p

  • 45

    base de quitosano, Por otra parte Rojas, (2002) observó la conservación del

    color en cerezas a las cuales se aplicó recubrimientos a base de goma garrafín,

    carnauba y oleína. Así mismo la aplicación de recubrimientos a base de gel de

    aloe vera conservaron el color de uva de mesa (Valverde, 2005).

    4.4 FIRMEZA

    El ablandamiento o pérdida de firmeza es consecuencia de la actividad

    enzimática propia de la maduración y senescencia de los tejidos. La aplicación

    de los recubrimientos mantuvo la firmeza de los frutos tratados con la cera

    practibrix 01 respecto a los frutos recubiertos con la cera practibrix 02 y los

    frutos control, registrando diferencias significativas, como se muestra en la

    Figura 14.

    Figura 14. Firmeza en carambola control y tratada con ceras practibrix 01 y practibrix 02 almacenada a 5°C.

    1 Letras minúsculas distintas para el mismo día de análisis denotan diferencia estadísticamente significativa (p

  • 46

    Tanto en los frutos control como en los tratados la firmeza se redujo durante el

    almacenamiento. Para los frutos control en el día 0 los valores registrados de

    firmeza fueron de 16.60 N y de 15.61 N en el día 28, alcanzando un porcentaje

    de pérdida de firmeza de 5.96% al final del almacenamiento. En los frutos

    tratados con la cera practibrix 02 se registraron valores de textura de 16.68 N

    para el día 0 y de 15.54 N para el día 28, lo cual dio como resultado un

    porcentaje de pérdida de firmeza de 6.6%, mientras que para los frutos tratados

    con la cera practibrix 01 los valores obtenidos permanecieron relativamente

    constantes durante el período de almacenamiento.

    Resultados similares se presentaron en mandarinas y naranjas a las cuales se

    les aplicó recubrimientos a base quitosano y goma laca, los cuales redujeron la

    pérdida de firmeza en un 5% (Monterde, 2002, 2003; Jávega y Cuquerella,

    2002).

    Tanada y Grosso, (2005), Rojas, (2002) y Vargas, (2004) observaron una

    reducción de 7% en la pérdida de firmeza en albaricoque cv “canino”, cerezas y

    fresas en los que aplicaron recubrimientos a base de goma garrafin, cera de

    abeja, glicerol y quitosano. Por otra parte Valverde, (2005) utilizó un

    recubrimiento a base de gel de aloe vera, el cual produjo resultados positivos en

    la reducción de pérdida de firmeza en uva de mesa.

    4.5 pH, sólidos solubles totales y acidez titulable

    Durante el período de análisis el pH, los sólidos solubles totales y la acidez

    titulable presentaron un ligero crecimiento tanto en frutos tratados como en

    frutos control, pero no se determinaron diferencias significativas entre estos

    como se muestra en las Tablas 6, 7 y 8.

  • 47

    Tabla 6. pH durante 28 días de almacenamiento en frutos control y

    tratados.1,2,3

    DÍA CONTROL PRACTIBRIX 01 PRACTIBIRIX 02

    0 3.19 ± 0.23a,A 3.17 ± 0.44a,A 3.06 ± 0.34a,A

    7 3.18 ± 0.24a,A 3.16 ± 0.44a,A 3.06 ± 0.34a,A

    14 3.20 ± 0.29a,A 3.21 ± 0.42a,A 3.12 ± 0.28a,A

    21 3.29 ± 0.26a,A 3.31 ± 0.32a,A 3.33 ± 0.10a,A

    28 3.30 ± 0.28a,A 3.38 ± 0.29a,A 3.35 ± 0.11a,A

    1 Valor promedio ± Desviación estándar (n=4)

    2 Letras minúsculas distintas en una misma fila para el mismo día de análisis denotan diferencia

    estadísticamente significativa (p

  • 48

    Tabla 8. Acidez titulable (% Ácido cítrico) durante 28 días de almacenamiento en frutos control y tratados.1,2,3

    DÍA CONTROL PRACTIBRIX 01 PRACTIBIRIX 02

    0 0.32 ± 0.03ab,A 0.35 ± 0.04a,B 0.36 ± 0.03b,B

    7 0.32 ± 0.02a,A 0.38 ± 0.04a,AB 0.36 ± 0.02a,B

    14 0.31 ± 0.04a,A 0.41 ± 0.05b,AB 0.42 ± 0.04ab,A

    21 0.32 ± 0.02b,A 0.42 ± 0.04a,A 0.41 ± 0.03a,A

    28 0.30 ± 0.04a,A 0.39 ± 0.05b,AB 0.42 ± 0.03b,A

    1 Valor promedio ± Desviación estándar (n=8)

    2 Letras minúsculas distintas en una misma fila para el mismo día de análisis denotan diferencia

    estadísticamente significativa (p

  • 49

    Figura 15. Índice de madurez en carambola control y tratada con ceras practibrix 01 y practibrix 02 almacenada a 5°C.

    1 Letras minúsculas distintas para el mismo día de análisis denotan diferencia estadísticamente significativa (p

  • 50

    madurez y mantuvieron el color, pH, sólidos solubles totales y acidez titulable,

    prologando así la vida útil de los frutos de carambola (Averrhoa carambola L.).

    Los resultados obtenidos durante el tiempo de almacenamiento determinaron

    que los frutos control tuvieron un tiempo de vida útil de 14 días, mientras que

    los frutos tratados alcanzaron 21 días de vida útil, sin embargo los frutos

    tratados con la cera practibrix 01 obtuvieron mejores resultados y calidad

    comercial que los frutos tratados con la cera practibrix 02.

  • 51

    5 CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES.

    5.1 CONCLUSIONES

    La aplicación de ceras comestibles retardó la aparición de síntomas de

    daño y ablandamiento del tejido, mientras que mantuvieron

    prácticamente estables los sólidos solubles totales, pH, color y acidez

    titulable en carambola (Averrhoa carambola L.) almacenada a 5°C

    durante 28 días.

    El uso combinado de recubrimientos comestibles y refrigeración aumentó

    el tiempo de vida útil de carambola (Averrhoa carambola L.). Así, los

    frutos recubiertos con la cera practibrix 01 y practibrix 02 alcanzaron un

    período de vida útil de 21 días con un valor de ID de 2.80 y 3.21

    respectivamente, mientras que los frutos control alcanzaron un período

    de vida útil de 14 días con un índice ID de 3.00.

    La pérdida de peso durante el período de almacenamiento fue mayor

    para los frutos control (17.62%) que para los frutos tratados con la cera

    practibrix 02 y practibrix 01, que perdieron 12.95% y 11.30% de su peso

    respectivamente.

    La mejor cera comestible para carambola (Averrhoa carambola L.)

    almacenada a 5°C fue la cera experimental practibrix 01, ya que presentó

    mejores resultados: menor de índice de daño, menor pérdida de peso e

    índice de madurez en comparación con los frutos tratados con la cera

    practibrix 02 y los frutos control

  • 52

    5.2 RECOMENDACIONES

    Se debe complementar el estudio realizado analizando también el efecto

    de los recubrimientos comestibles sobre el contenido de compuestos

    bioquímicos y las características microbiológicas de carambola.

    Estudiar el efecto que produce el uso combinado de recubrimientos

    comestibles con otras técnicas poscosecha diferentes a la refrigeración

    en carambola (Averrhoa carambola L.).

  • 53

    BIBLIOGRAFÍA

    Alleyne, V. and Hagenmaier, R. (2000).Candelilla-shellac: an alternative

    formulation for coating apples. Hort Scijournal, 35 (4), 690-695.

    Agustí, M. (2003). Fruticultura. Madrid: Grupo Mundi-prensa, 149-150.

    Andrade y col. (2010). Influencia de la radiación UV-C como tratamiento

    postcosecha sobre carambola (Averroha carambola L.) minimamente

    procesada almacenada en refrigeración. Revista Iberoamericana de

    Tecnología Postcosecha , vol. 11, pp 18-27.

    Ayrancy, E. and Tunc, S. (2004). The effect of edible coatings on wáter and

    vitamin C loss of apricots (Armeniaca vulgaris Lam.) and green peppers

    (Capsicum annuum L.). Food Chem journal, 87, 339-345.

    Baldwin, E., Hagenmaier, R. (1996). Improving storage life of cut apple and

    potato with edible coating. Postharvest Biology Technology, 9 (2), 151-

    163.

    Bai, J.; Alleyne, V., Hagenmaier, R., Mattheis, J. Baldwin, E. (2003) Formulation

    of zein coatings for apples (Malus domestica Borkh). Postharv. Biol.

    Technol. vol 28, pp 259-268.

    Bertana, L., Tanada, P. (2005) Effect of fatty acids and ‘Brazilian elemi’ on

    composite films based on gelatin. Food Hydrocolloids.

    Bourtoom, T. (2008). Edible films and coatings: characteristics and properties..

    International Food ResearchJournal. vol 15, pp 237-248.

    Bósquez, E. (2007). Elaboración de recubrimientos comestibles formulados con

    goma de mezquite y cera de candelilla para reducir la cinética de deterioro

    en fresco del limón persa (citrus latifolia Tanaka). Tesis Doctor en Ciencias

    Biológicas. Universidad Autónoma Metropolitana, México.

  • 54

    Calzada, J. (2003). Algunos frutales nativos de la selva amazónica de interés

    para la industria. Lima: McGraw Hill, 30-39

    Capdeville, G., De Wilson, C., Beer, V., Aist, J. (2002). Alternative disease

    control agents induce resistance to blue mold in harvested Red Delicious

    apple fruit. Phytopathology, 92, 900–908.

    Casaca, A. y otros. (2005). El cultivo de la carambola. Promosta, 15-30.

    Convenio MAG / IICA. (2001). Sub Programa de Cooperación Técnica.

    Carambola Tamarindo Chino Startfruit (Averrhoa carambola L.).

    Cuquerella, J. y Jávega, J. (2000). Efectos fisiológicos de diferentes

    recubrimientos sobre frutas cítricas durante su almacenamiento. Revista

    Citriculture, vol. 2, pp 735-737.

    Day, B. (2000). Fruit and vegetables. Principles and applications of modified

    atmosphere packaging of foods. Londres, pp. 115-133.

    Díaz, J. (2004). Descubre los frutos exóticos. Madrid, España: Artegraf, S.A,

    290-295.

    Dong, L.; Laurie, S.; Zhou, H. (2002). Effect of 1-methylcyclopropene on

    ripening of ‘Canino’ apricots and ‘Royal Zee’ plums. Postharv. Biol.

    Technol. vol 24, pp 135-145.

    El-Samahy, S., Youssef, B., Askar, A., Swailam, H. (2000). Microbiological and

    chemical properties of irradiated mango. J. Food Safety. vol 20, pp 139-

    156.

    Embuscado, M. Huber, K. (2009) Edible films and coatings for food applications.

    Springer. Nueva York. Pp 387-410.

    FAO. (2004). Conservación de frutas y hortalizas mediante tecnologías

    combinadas. Roma, Italia: Departamento de Agricultura.

  • 55

    FAO. (2006). Fichas Técnicas de productos frescos y procesados. Roma, Italia:

    Departamento de Agricultura.

    Gago, B., Rojas, C. and Del Río, M. (2003). Effect of hydroxypropyl

    methylcellulose-lipid edible composite coatings on plum (cv. AutumnGiant)

    quality during storage. Journal of Food Science, vol. 68, pp 878-883.

    García, M., Lieh, L., Chang, D. (2005). Producción de carambola dulce

    (Averrhoa carambola). Agroamerica, vol. 12, pp 40-47

    García, R. (1995). Identificación de Enfermedades Poscosecha en frutos de

    carambola (Averrhoa carambola L.). Agroamerica, vol 3, pp 20-25.

    Gladon, R., Reitmeier, C., Gleason, M., Nonnecke, G., Agnew, N., Olsen, D.

    (1999). Irradiation of horticultural crops at Iowa State University. HortSci.

    vol 32, pp 582-585.

    Gonzales, D. (2000). Desarrollo del fruto e Índices de cosecha de la carambola

    (Averrhoa carambola L.) producida en el piedemonte Amazónico

    colombiano. Revista Iberoamericana de Tecnología Poscosecha, vol. 3, pp

    140-155.

    Han C, Zhao Y, Leonard SW, Traber MG. (2004). Edible coatings to improve

    storability and enhance nutritional value of fresh and frozen strawberries

    (Fragaria ananassa) and raspberries (Rubus ideaus). Postharvest Biol

    Technol, pp 67-78.

    Hallman, G. (1999). Ionizing radiation quarantine treatments against tephridit

    fruit flies. Postharv. Biol. Technol. vol 16, pp 93-106.

    Henriod, R. (2006). Postharvest characteristics of navel oranges following high

    humidity and low temperature storage and transport. Postharv. Biol.

    Technol. vol 42, pp 57-64.

  • 56

    Hernández M, Valeria V, Vélez D, Gavara R. (2008). Effect of chitosan coating

    combined with postharvest calcium treatment on strawberry (Fragaria

    ananassa) quality during refrigerated storage. Food Chem., vol 2, pp 428-

    435.

    Jeong, J.; Huber, D., Sargent, S. (2002). Influence of 1-methylcyclopropene (1-

    MCP) on ripening and cell-wall matrix polysaccharides of avocado (Persea

    americana) fruit Postharv. Biol. Technol. vol 25, pp 241-256.

    Kader A, Salveit M, Chairat R. (1999). Posharvest physiology handling of

    horticultural crops. Universidad de California.

    Krochta, J., Mulder-Johnston, C. (1997). Edible and biodegradable polymer

    films: challenges and opportunities. Food Technology, vol. 51, pp 60-74.

    León, J. (2000). Botánica de los cultivos tropicales. Agroamerica, vol. 6, 37-40

    Li, H. and Yu, T. (2001). Effect of chitosan on incidence of brown rot, quality

    and physiological attributes of postharvest peach fruit. Journal. Science.

    Food.Agrary., 269-274.

    Martinez-Javega, J., y Cuquerella, J. (2000). Manejo postcosecha de frutos

    citricos de produccion integrada. Actas del 2o Congreso Iberoamericano

    de Tecnologia Postcosecha y Agroexportaciones., Bogota, Colombia, pp.

    15-19.

    Mendez, M. (2006). Propiedades físicas y mecánicas de las películas

    biodegradables y su empleo en el recubrimiento de frutos de aguacate.

    Instituto Politécnico Nacional. Centro de Investigación en Ciencia Aplicada

    y Tecnología avanzada, México.

    Mendoza, A. Taddei, B., Gonzáles, G., Contreras, J., Saucedo-Veloz, C., Báez-

    Sañudo, R. (2001). Aplicación de mezclas cerosas en melón cortaloupe y

    sus efectos en la fisiología del fruto. Revista Iberoamericana Tecnológica

    de Poscosecha, vol. 4, pp 84-89.

  • 57

    Miller, W., McDonald, R., Chaparro, J. (2000). Tolerance of selected orange and

    mandarin hybrid fruit to low-dose irradiation for quarantine purp