tp2 monica weins (1)

Download Tp2 Monica Weins (1)

Post on 14-Apr-2018

217 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 7/30/2019 Tp2 Monica Weins (1)

    1/5

    Tensiones en el libro ilustrado:El extrao caso de Dr. Jeckill y Mr. Hyde.O del cuerpo, la mente y el temor escolar en ellibro ilustrado (ver nota al pie)Por Mnica WeissCuando llegu al mundo editorial hace algunos aos, y proveniendo de la arquitectura,me llam poderosamente la atencin que en la produccin y posterior promocin dellibro infantil -casi siempre ilustrado- existiera una rarsima competecia entre sus doscreadores principales, el ilustrador y el escritor.Competencia que pareca "ganada de antemano" por el escritor, y cuyo premio consistaen atribuirse la exclusiva autora del libro.Mi sorpresa se deba sobre todo a que en la arquitectura, lo que realmente vale es eledificio en s, o el proyecto terminado en s, y las palabras sirven o como apoyo tcnico, o

    como "justificacin" de la obra en las memorias descriptivas.Obviamente, en el caso de los estudios de historia de la arquitectura, o en la crticaarquitectnica, la palabra asume un rol ms importante, porque se trata de gnerosliterarios aplicados a una disciplina artstica.Pero incluso esos textos, se apoyan en las obras y en los proyectos en s, y no en unoslo de los mltiples lenguajes que conforman esa obra, y muchsimo menos slo en laspalabras de esa obra.En cambio, en el sorprendente mundo del libro ilustrado argentino, pareca que lo msimportante no era el libro en s, en su totalidad, sino que un aspecto del mismo arrasabacon todo: el texto escrito.

    Ms que un libro ilustrado, se lo vea como un texto adornado.* En mi opinin, un libro ilustrado podra definirse como el producto del contrapuntoentre el relato visual y el relato escrito.Pero no siempre se trata de relatos.En el lbum ilustrado, con sus generosos espacios y su considerable cantidad de hojaspara desarrollarlas ilustraciones, el artista suele apelar a una -fragmentada pero efectiva- narrativavisual. En cambio, en los libros ilustrados de bolsillo, cada vez ms frecuentes en laproduccin editorial de nuestro pas, al ilustrador se le suele ofrecer por cuento unoo dos espacios ms bien pequeos, casi vietas, generalmente en blanco y negro. Enese caso, el artista abandona el camino narrativo para construr cada imagen comoun cuadro: una unidad que se completa en s misma pues contiene en s los elementossimblicos ms definitorios de su interpretacin del texto que ilustra.Sin embargo, y retomando el caso de quienes vean al libro ilustrado no como una obraen su totalidad sino como un texto adornado, siempre me pareci que se lo concebacomo si las ilustraciones fueran una trampita comercial para enganchar lectores de loque en realidad importaba: las palabras.Los editores no parecan sorprenderse por tal cosa, ms bien lo daban por hecho. Y

    http://www.google.com/url?q=http%3A%2F%2Fforodeilustradores.com.ar%2Farticles%2Fweiss-02.htm%23nota1&sa=D&sntz=1&usg=AFQjCNFmsPC8Qi0gWKpEqDWUhO-UrE9J_Qhttp://www.google.com/url?q=http%3A%2F%2Fforodeilustradores.com.ar%2Farticles%2Fweiss-02.htm%23nota1&sa=D&sntz=1&usg=AFQjCNFmsPC8Qi0gWKpEqDWUhO-UrE9J_Qhttp://www.google.com/url?q=http%3A%2F%2Fforodeilustradores.com.ar%2Farticles%2Fweiss-02.htm%23nota1&sa=D&sntz=1&usg=AFQjCNFmsPC8Qi0gWKpEqDWUhO-UrE9J_Qhttp://www.google.com/url?q=http%3A%2F%2Fforodeilustradores.com.ar%2Farticles%2Fweiss-02.htm%23nota1&sa=D&sntz=1&usg=AFQjCNFmsPC8Qi0gWKpEqDWUhO-UrE9J_Qhttp://www.google.com/url?q=http%3A%2F%2Fforodeilustradores.com.ar%2Farticles%2Fweiss-02.htm%23nota1&sa=D&sntz=1&usg=AFQjCNFmsPC8Qi0gWKpEqDWUhO-UrE9J_Qhttp://www.google.com/url?q=http%3A%2F%2Fforodeilustradores.com.ar%2Farticles%2Fweiss-02.htm%23nota1&sa=D&sntz=1&usg=AFQjCNFmsPC8Qi0gWKpEqDWUhO-UrE9J_Qhttp://www.google.com/url?q=http%3A%2F%2Fforodeilustradores.com.ar%2Farticles%2Fweiss-02.htm%23nota1&sa=D&sntz=1&usg=AFQjCNFmsPC8Qi0gWKpEqDWUhO-UrE9J_Qhttp://www.google.com/url?q=http%3A%2F%2Fforodeilustradores.com.ar%2Farticles%2Fweiss-02.htm%23nota1&sa=D&sntz=1&usg=AFQjCNFmsPC8Qi0gWKpEqDWUhO-UrE9J_Qhttp://www.google.com/url?q=http%3A%2F%2Fforodeilustradores.com.ar%2Farticles%2Fweiss-02.htm%23nota1&sa=D&sntz=1&usg=AFQjCNFmsPC8Qi0gWKpEqDWUhO-UrE9J_Q
  • 7/30/2019 Tp2 Monica Weins (1)

    2/5

    cualquier opinin en contra les resultaba -sobre todo- incmoda: los derechos de autor selos llevaba directamente el escritor, quien entonces era el nico que figuraba en tapa; lasreseas de las solapas o de los catlogos hablaban slo de la escritura (aunque estabanpobladsimos de ilustraciones de esos mismos libros).Hablo en tiempo pasado ms por optimismo que por realidad histrica: an hoy, a pesar

    de un cambio de actitud muy saludable, si se escarba un poco reaparece con virulenciael fantasma inmanente del libro ilustrado argentino: No hay caso, parece que igual en elfondo se cree que:

    El texto es ms importante que la imagen.Yo sigo con mi asombro, porque esos mismos editores, escritores, crticos, difusores,que opinan as, lo hacen de manera muy distinta frente a otros hechos culturales que seemparentan profundamente con el libro ilustrado.Por ejemplo el cine.** Digo que se emparentan profundamente porque el cine, la historieta y el libroilustrado podran considerarse pertenecientes a un mismo subgrupo artstico

    caracterizado por la conjuncin de varios lenguajes, con preeminencia del literario y elvisual.Y que los diferencia, entre otras cosas, la continuidad del movimiento, la velocidad, y eldominio que sobre la misma ejerce el lector/espectador.La continuidad del movimiento en el cine es absoluta, en la historieta se desacelera y enel libro ilustrado es claramente fragmentaria.El libro ilustrado es como una pelcula que -en cuestin visual- se detiene en las escenasms decisivas, y cuyo ritmo de avance tambin depende del lector.Bien, a los que defienden de hecho, de palabra, o de costumbre noms, que el libroilustrado es bsicamente un texto escrito adornado con dibujos, los he escuchadodesarrollar interesantsimos comentarios sobre cine, llenos de profundidad, ingenio y

    pasin.A esta altura de la soire, a nadie se le ocurre pensar que una pelcula es un textoadornado con imgenes y musiquita.Pero entonces porqu todava se concibe as al libro ilustrado?Se me ocurren unas primeras aproximaciones al tema:La 1 es que el libro infantil es totalmente dependiente del mercado escolar. sto -como lo explic magnficamente Ana Mara Sha en las 1as. Jornadas sobre LiteraturaInfantil en la UBA, en el 2002- surge desde el mismo orgen del libro infantil: hacealgunos siglos, algn educador francs se dio cuenta que si a un libro de texto se locomplementaba con ilustraciones, el nio aprenda mejor y ms rpido.

    Luego, a medida que lo infantil alcanzaba categora de mercado, el libro ilustrado -ya seael manual de uso escolar, ya sea el libro "de autor"- mantuvo esa caracterstica de origen,tanto por razones de herencia cultural, como por razones comerciales (pues la escuela esel principal cliente de las editoriales de libros infantiles).Ahora bien, qu culpa tiene la escuela en el hecho de privilegiar lo escrito por sobre lovisual.Una buena porcin de culpa: es que todo pareciera basarse en una ecuacin demasiadosimple para ser cierta.

  • 7/30/2019 Tp2 Monica Weins (1)

    3/5

    La ecuacin es as:Los dibujitos son muy tiles para el jardn de infantes, tiles para que el nio los dibuje ylos lea.Pero una vez que el nio ingresa a la escuela primaria, lo importante es que aprenda aleer y escribir palabras y nmeros.

    Y los dibujitos aparecen casi como una distraccin a ese eje principal.S, esta ecuacin resulta demasiado simple:Confunde dos instancias del hecho de leer, y elimina posibilidades muy enriquecedoras anivel didctico.La primera instancia es la de la inmediatez:Si uno abre un libro en cualquier pgina ilustrada, de entrada es tomado por dosimgenes contrapuestas:La ilustracin, nos invade de manera total. En un solo momento percibimos toda laescena.El texto, para nada: slo lo percibimos como hecho grfico: percibimos la tipografa, el

    volmen, etc., pero no tenemos ni idea de lo que dice.La segunda instancia, la de la lectura, funciona distinto:A medida que leemos el texto ordenadamente -en nuestro caso de izquierda a derecha yde arriba hacia abajo- nos van llegando sus palabras, tal cual las escribi el escritor.Pero cuando nos ponemos a leer la ilustracin, sin caminos prefijados, sin ritmo deantemano, cargado de smbolos, de pistas, retenindonos en detalles que suplen muchaspalabras que al escritor de literatura infantil se le sugiere amablemente que retire deltexto pues son "difciles" o "poco adecuadas" o por razones de extensin, cuando leemosla ilustracin las posibilidades de lectura se multiplican.La escuela, en vez de aprovechar con sus maestros y alumnos esta profundidadintelectual que le permiten las ilustraciones de los libros, teme que las imgenes

    cercenen no slo la prctica de la lectura de palabras, sino la imaginacin.Les pregunto:Si estuvieran en este momento frente a La Gioconda, sumergirse en ese cuadro lesdisminuira o aumentara su capacidad de imaginacin?Aprenderan o desaprenderan acerca del Renacimiento, acerca de Italia, acerca delentusiasmo de Leonardo por la recientemente inventada perspectiva y los mltiplesplanos que iban desde la enigmtica sonrisa hasta el ltimo detalle del bosque lejano, desu amor por lo difano del leo y por la transparencia del aceite de lino en su intento deque desapareciera la pincelada que delataba la existencia del pintor en aquella poca sinfotografa?

    Y as podra seguir por horas, ya que las posibilidades de lectura de una sla imagenvisual, no se completan ni con muchos tomos escritos, todos llensimos de palabras.Creo que la escuela debe dejar de temerle a lo visual, debe dejar de regalrselo a latelevisin, debe apropiarse de lo visual.El temor de que las ilustraciones limiten la capacidad de imaginacin del lector, sedebe a que se confunde la pasiva insta