Teología, política y anarquismo.

Download Teología, política y anarquismo.

Post on 10-Feb-2017

220 views

Category:

Documents

7 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • ENE/JUN 2010 REVISTA CRTICA JURDICA N. 29

    TEOLOGA, POLTICA Y ANARQUISMO1

    ANBAL DAURIA2

    Resumen: En este artculo abordo las analogas entre teologa y derecho. Sostendr tres cosas:

    a) que las diferentes tesis de Schmitt y Kelsen sobre este tema reproducen en el siglo veinte los mismos puntos de vista de Donoso Corts y sus enemigos anarquistas en el siglo dieci-

    nueve; b) que ambos puntos de vista tambin expresan dos modos diferentes de evaluar

    la modernidad; y c) que esas diferencias podran traducirse como un problema del logocentris- mo: teo-logo-centrismo vs. Antropo-logo-centrismo.

    Resumo: Neste artigo abordo as analogias entre teologa e direito. Sustentarei trs coisas: a) que as diferentes teses de Schmitt e Kelsen envelope este tema reproduzem no sculo vinte os mesmos

    pontos de vista de Donoso Corts e os seus inimigos anarquistas no sculo dezanove; b) que am-

    bos pontos de vista tambm expressam dois modos diferentes de avaliar a modernidade; e c) que essas diferenas poderiam se traduzir como um problema do logocentris-

    mo: teo-logo-centro vs. Antropo-logo-centro.

    Abstrac: This paper will cover the analogies between theology and law. I will argue three points: a)

    that the different theses of Schmitt and Kelsen on this theme reproduce, in the twentieth century, the

    same points of view as Donoso Corts and his anarchist enemies in the nineteenth century; b) that both points of view also show two different ways of evaluating modernity; and c) that those

    differences could be translated as a problem of the logocentrism: theo-logo-centrism vs.

    antropo-logo-centrism.

    Palabras Clave: Teologa, Poltica, Anarquismo, Kelsen, Schmitt.

    Palavras-Chaves: Teologia, Poltica, Anarquismo, Kelsen, Schmitt.

    Key Words: Theology, Politics, Anarchism, Kelsen, Schmitt.

    Introduccin

    El trmino teologa poltica se asocia naturalmente al nombre de Carl Schmitt.

    Aparece como ttulo de su ensayo de 1922 sobre el concepto de soberana.

    Segn Schmitt, los principales conceptos modernos de la teora del Estado son

    conceptos teolgicos secularizados. Por su parte, Hans Kelsen, que tam-

    bin vena interesndose desde antes en las analogas entre teologa y derecho,

    publica en 1923 un artculo titulado Dios y Estado. Naturalmente, las diferencias

    de perspectiva entre ambos juristas tienen tambin diversas implican-

    cias polticas.

    1 Recibido el 28 de octubre de 2009. Aceptado el 23 de noviembre de 2009. 2 Universidad de Buenos Aires, Argentina, adauria@arnet.com.ar.

  • TEOLOGA, POLTICA Y ANARQUISMO

    60

    Pero si nos remontamos atrs en el tiempo, segn el propio Schmitt,

    tenemos como antecedente del tema, en el siglo XIX, al enfrentamiento entre el

    anarquista ateo Proudhon y el reaccionario catlico espaol Donoso Corts.

    Sin embargo, aunque Donoso Corts se enfrenta a Proudhon, en verdad fue

    Bakunin quien llev al extremo las tesis anarquistas y anti-testas ya anuncia-

    das por el anarquista francs.

    En este artculo intentar sostener las siguientes tesis: a) que Schmitt y

    Kelsen reproducen en el siglo XX las mismas posiciones que Donoso Corts

    y los anarquistas, slo que en un registro y estilo ms acadmico; b) que de-

    trs de esta cuestin se ocultan ms que nada diversas posturas acerca de la

    modernidad; y c) que esas diferencias podran hoy replantearse crticamente

    en trminos de la distincin logocentrista entre sentido propio y

    sentido metafrico.

    Para ello, primero repasar rpidamente la relacin entre poltica

    y teologa en el pensamiento antiguo pagano y cristiano. Luego me detendr

    en la cuestin teolgico-poltica en el siglo XIX (Donoso Corts y los

    anarquistas). Y por ltimo abordar las diferencias entre Schmitt y Kelsen y

    sus implicancias polticas prcticas. En la conclusin har un replanteo de la

    cuestin, dejando abiertos nuevos interrogantes3.

    2. Mito y Logos en el pensamiento antiguo: del paganismo

    al cristianismo

    El trmino teologa ya aparece en el libro II de La repblica de Platn (379

    a). Y aparece en el sentido de discursos sobre lo divino. Segn Taubes (2007

    B: 266), esa es la primera aparicin del vocablo en la literatura filosfica, y

    no es casualidad que irrumpa en el contexto de una discusin sobre

    teora poltica.

    En principio, ms all de algunos detalles formales, no hay diferencias

    de fondo en los tres tipos de teologa (discursos sobre lo divino) que

    encontramos en Platn, Aristteles y Varrn (cuyas ideas conocemos a travs

    de Agustn y su Civitates Dei). En los tres hallamos el mismo esquema bsico

    tripartito: 1. una teologa filosfica, argumentada y fundada; 2. una teologa

    mtica-poltica, fabulosa pero til polticamente para el orden poltico y el

    cumplimiento de las leyes; y 3. una teologa mtica-potica, fabulosa y

    disolvente para el orden poltico. En otros trminos: tanto en Platn como en

    Aristteles y en Varrn hallamos un discurso divino en sentido propio,

    un discurso divino metafrico pero polticamente bueno y un discurso divi-

    no metafrico pero polticamente malo.

    La gran innovacin de Agustn, en este aspecto, consiste en haber

    remplazado ese esquema tripartito de la filosofa pagana por otro de cuo

    3 Agradezco a Leticia Vita, Martn Aldao, Mauro Benete y Pablo Cattaneo, quienes tuvieron la

    gentiliza de leer algunos borradores previos a este artculo y hacerme tiles comentarios.

  • ANBAL DAURIA

    61

    cristiano: 1. una teologa sobrenatural, revelada, que sera la propia teologa

    trascendente del cristianismo; 2. una teologa natural, filosfica, que segn se

    aproxime o se aleje de la teologa sobrenatural del cristianismo puede ser ms o

    menos verdadera y piadosa (como la de los platnicos) o ms o menos falsa y

    demonaca (como la de los filsofos materialistas y pluralistas); y 3. Una

    teologa fabulosa, siempre falsa y demonaca, sea o no funcional al orden

    poltico. O sea: la teologa intermedia (polticamente til) y la teologa

    inferior (polticamente disolvente) de los pensadores paganos, quedan en

    Agustn reducidas a una misma y satnicamente falsa teologa. Junto a su Dios

    trascendente, a partir de Agustn el cristianismo eleva tambin a un pla-

    no trascendente el discurso teolgico en sentido propio; todo discurso terico

    referido al plano terreno, secular, queda devaluado como impropio, metafri-

    co, traslaticio, contrabandeado.

    En este esquema, el nico discurso divino en sentido propio es el de la

    teologa cristiana trinitarista, en tanto que de la teologa filosfica slo queda en

    pie la metafsica platnica en la medida en que coincida con aquella teologa

    cristiana; cualquier otro modo de discurrir sobre Dios no slo es falso, sino

    demonaco, sin que importe su utilidad o perjuicio poltico. Pero podemos

    asumir que Agustn acepta un modo metafrico de referirse a Dios, al modo de

    las alegoras platnicas, siempre que no se confunda la imagen con la Verdad

    trascendente que ella expresa.

    A partir de aqu podemos nosotros preguntarnos, no slo si no es

    poltica toda teologa, sino tambin si no es ms insidiosamente poltica toda

    teologa que pretenda presentarse como no poltica, sea sta platni-

    ca, aristotlica, pagana, juda o cristiana. Y Tambin podemos formularnos un

    segundo interrogante: Desde dnde se traza la distincin misma entre teologa

    autntica y teologas polticas? Desde la teologa o desde la teora poltica?.

    3. La cuestin teolgico-poltica en el siglo XIX: catolicis-

    mo y atesmo

    En 1849, en prisin, Proudhon escribe sus Confesiones de un revolucionario. A

    pesar de ser un texto menos terico que militante, Proudhon profundiza algu-

    nas de sus tesis anteriores sobre religin, poltica y economa:

    No ocurrir con el gobierno como con dios y lo absoluto, que han

    ocupado tanto tiempo y tan infructuosamente a los filsofos? No sera una de

    esas concepciones primgenas de nuestro entendimiento, a las que damos sin

    razn el nombre de ideas y que, sin realidad, sin realizacin posible

    no expresan ms que un indefinido, no tienen ms esencia que lo arbitrario?

    Y como, relativamente a dios y a la religin, se ha encontrado ya, por

    el anlisis filosfico, que bajo la alegora de sus mitos religiosos, la humanidad

    no persigue otra cosa que su propio ideal, no podramos buscar todava lo que

    quiere bajo la alegora de sus mitos polticos? (Proudhon, 1947: 15-16).

  • TEOLOGA, POLTICA Y ANARQUISMO

    62

    En esta cita ya est enunciada la tesis general de la teologa-poltica de

    Schmitt, slo que invertida: los conceptos polticos pueden ser conceptos

    teolgicos secularizados, pero antes debi operarse una teologizacin de

    los anhelos sociales inconscientes de la humanidad.

    El gran resorte de las constituciones polticas es, pues, as como lo

    digo en mi carta al Moniteur, principalmente la separacin de los poderes,

    es decir, la distincin de dos naturalezas, ni ms ni menos, en el gobierno,

    naturaleza espiritual y naturaleza temporal, o lo que equivale a lo mis-

    mo, naturaleza legislativa y naturaleza ejecutiva, como en Jesucristo, dios y

    hombre a la vez: es sorprendente que en el fondo de nuestra polti-

    ca encontremos siempre la teologa. (Ibid.: 187).

    En esta otra cita, no slo encontramos una enunciacin general de la

    teologa poltica, sino un ejemplo concreto: la analoga estructural entre el

    concepto teolgico del dios hecho hombre (Cristo) y el Estado organizado en

    dos poderes, espiritual (legislativo) y temporal (ejecutivo), que los latinos lla-

    maban, respectivamente, auctoritas y potestas.

    Una cita ms de este libro de Proudhon nos dar la pauta de

    la especificidad de la posicin anarquista (retomada luego con ms fuerza

    por Bakunin):

    El gubernamentalismo, observadlo bien, no ha surgido de una

    doctrina filosfica, ha nacido de una teora de la providencia. Entre

    los modernos, como en la antigedad, el sacerdocio es el padre del go-

    bierno (Ibid.: 95).

    Notablemente, en la primera oracin de la cita est expresada la misma

    tesis que sostendr Giorgio Agamben en Il Regno e la Gloria (Agamben, 2007),

    es decir, 150 aos despus que Proudhon. Y en esta cita tambin est

    prcticamente resumida la crtica anarquista, tanto a la teologa como al

    gobierno poltico, ambos hermanados desde sus orgenes. La emancipacin

    del hombre respecto del gobierno del hombre es tambin, y correlativamente, la

    emancipacin del hombre respecto de la teologa. La idea misma de jerar-

    qua4 es simultneamente de origen teolgico y poltico, y por ende, mstico;

    a ella se opone la idea puramente humana y racional de anarqua, entend-

    da como la libre construccin del orden social desde abajo hacia arriba.

    Sobre estos textos proudhonianos y contra ellos- Donoso Corts

    elaborar su Ensayo sobre el catolicismo, el liberalismo y el socialismo, de

    1851. Este libro que tanto influy sobre Carl Schmitt, no slo se dirige contra el

    anarquismo, sino contra toda la modernidad, en la que Donoso no ve otra cosa

    que el producto de una teologa deficiente (liberalismo) o satnica (socialismo

    en general y anarquismo en particular).

    4 Por otro lado, su propia etimologa lo delata: jerarqua, principio sagrado, orden que procede

    desde arriba.

  • ANBAL DAURIA

    63

    Ya en 1848, en su famoso Discurso sobre la dictadura ante el

    Congreso de Diputados, Donoso Corts adverta sobre la incapacidad de la mera

    legalidad para asegurar el orden de las sociedades modernas. Y sentenciaba que

    cuando la legalidad por s sola no alcanza, no hay que temer en recurrir a la

    dictadura, forma de gobierno segn l tan legtima, buena y racional como

    cualquier otra, dadas las circunstancias que presenta la sociedad moderna.

    Segn l, la dictadura no slo es un hecho histrico y racional; tambin es un

    hecho divino: si bien Dios gobierna al mundo constitucionalmente, pues ha dado

    leyes permanentes al universo, no siempre lo gobierna con esas leyes: a veces

    manifiesta su voluntad soberana de modo claro y directo, quebrantando

    esas leyes que l mismo impuso; esto es, obra dictatorialmente a travs de

    los milagros. Segn Donoso, el orden social slo puede optar entre una de estas

    dos represiones posibles: la religiosa o la poltica. Cuando la religin est

    ausente o se debilita, la represin poltica se torna inevitable. Y como

    las sociedades modernas presentan un alejamiento cada vez ms acelera-

    do respecto de la religin, la dictadura (represin poltica) se hace ineludible

    como remedio. Por ello concluye sosteniendo que no se trata ya de elegir en-

    tre la dictadura o la libertad, pues la verdadera libertad slo se da en el seno del

    cristianismo y bajo la gua infalible de la Iglesia. Para Donoso la verdadera

    opcin actual se presenta entre la dictadura del sable (que es la del gobierno) o

    la dictadura del pual (que es la de la insurreccin). Entre ambas dictaduras,

    segn l, la del sable es la ms noble, porque proviene de regiones ms lim-

    pias y serenas.

    El Ensayo sobre el catolicismo, el liberalismo y el socialismo, de 1851,

    no es otra cosa que una condena a la misma modernidad en su conjunto. Sin

    embargo, en esa condena a la modernidad en bloque (Reforma, liberalismo,

    socialismo, laicismo), la figura de Proudhon atrae especialmente la atencin de

    Donoso, desde el principio hasta el final del texto.

    A la verdad absoluta revelada por la teologa catlica, Donoso opone la

    falsedad de las teologas maniquestas y racionalistas. Pero maniquesmo y

    racionalismo no son para l necesariamente dos teologas diferentes entre s;

    den hecho, Proudhon sera el principal exponente de ambos casos. Donoso dice

    que el hombre que no est alumbrado por la fe va a parar siempre a algn

    tipo de maniquesmo, de lo que se infiere que es maniquea toda doctrina

    diferente de la teologa catlica. Entonces, parece que para Donoso la relacin

    entre maniquesmo y racionalismo es del tipo gnero-especie. El error del

    maniquesmo, segn Donoso, consistira en postular, sostener y no resolver

    el dualismo fundamental entre el bien y el mal. En otros trminos: el mani-

    quesmo presenta la relacin Dios-Mal (o bien-mal), como una batalla terna sin

    fin, sin solucin posible, con lo que niega la gloria y la soberana mismas de

    Dios. El caso especfico del maniquesmo proudhoniano sera an peor,

    segn Donoso, porque Proudhon llama mal a Dios y bien al hombre.

  • TEOLOGA, POLTICA Y ANARQUISMO

    64

    A partir de la ltima parte del Libro Segundo (captulos VIII, IX y X)

    y a lo largo del Libro Tercero, Donoso Corts se aboca a la crtica teolgica de

    las escuelas racionalistas, es decir, de las escuelas liberales y socialistas.

    Segn Donoso, los liberales ignoran totalmente las estrechas relacio-

    nes que existen entre las cuestiones religiosas, polticas y sociales; desprecian la

    teologa y ni siquiera son concientes de la teologa que subyace a su

    propia visin de la sociedad y la poltica. En el fondo, y aunque no lo sepan

    creen en un Dios abstracto, indolente, servido por los filsofos en la

    gobernacin de las cosas humanas, y por ciertas leyes que instituy en...