tÉnicas de investigaciÓn ezequiel -ander

of 38/38
I.- INTRODUCCIÓN A LAS TÉCNICAS DE INVESTIGACIÓN SOCIAL Cristino Barroso Ribal Toda investigación, científica o no, es social. En primer lugar, porque cada investigación, sus objetivos, su diseño, su financiación, los conceptos utilizados, los actores intervinientes, tienen su contexto social e histórico del que depende, al que se refiere y en el que se desenvuelve. También tienen un pretexto para iniciar la investigación. Dicen los manuales que toda investigación comienza con una pregunta, con una inquietud, con un problema, que hay que resolver. En realidad, toda investigación comienza con una orden: ‘hágame una encuesta sobre...’, ‘presenta un proyecto para...’, ‘hay una convocatoria de becas de investigación en torno a...’, ‘los pliegos de condiciones son…’. En segundo lugar, en todo proceso de investigación se producen y reproducen relaciones sociales no exentas de competencias, colaboraciones y conflictos (comitente o financiador, sujeto investigador, objeto de estudio). Hay quien investiga y quien es investigado, y quien se beneficia de la investigación y/o toma decisiones en torno a la realidad (social o no) investigada. El científico (social o no) no es el único que investiga. Investiga la policía, la prensa, los padres, el acomodador del cine, etcétera. El conocimiento científico es también social. En cinco resumo las características de la ciencia como forma de conocimiento y como práctica profesional: 1) la racionalidad; 2) la contrastación o verificación empírica; 3) la metodología; 4) la objetividad; y 5) la profesionalidad. La investigación social es la específicamente realizada desde las denominadas ‘ciencias sociales’. Las páginas que siguen tratan sobre la investigación sociológica y su relación con las características del conocimiento científico, desembocando en las técnicas de investigación, su tipología y ubicación teórica y epistemológica.

Post on 27-Oct-2015

171 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • I.- INTRODUCCIN A LAS TCNICAS DE INVESTIGACIN SOCIAL

    Cristino Barroso Ribal

    Toda investigacin, cientfica o no, es social. En primer lugar, porque cada investigacin, sus objetivos, su diseo, su financiacin, los conceptos utilizados, los actores intervinientes, tienen su contexto social e histrico del que depende, al que se refiere y en el que se desenvuelve. Tambin tienen un pretexto para iniciar la investigacin. Dicen los manuales que toda investigacin comienza con una pregunta, con una inquietud, con un problema, que hay que resolver. En realidad, toda investigacin comienza con una orden: hgame una encuesta sobre..., presenta un proyecto para..., hay una convocatoria de becas de investigacin en torno a..., los pliegos de condiciones son.

    En segundo lugar, en todo proceso de investigacin se producen y reproducen relaciones sociales no exentas de competencias, colaboraciones y conflictos (comitente o financiador, sujeto investigador, objeto de estudio). Hay quien investiga y quien es investigado, y quien se beneficia de la investigacin y/o toma decisiones en torno a la realidad (social o no) investigada. El cientfico (social o no) no es el nico que investiga. Investiga la polica, la prensa, los padres, el acomodador del cine, etctera.

    El conocimiento cientfico es tambin social. En cinco resumo las caractersticas de la ciencia como forma de conocimiento y como prctica profesional: 1) la racionalidad; 2) la contrastacin o verificacin emprica; 3) la metodologa; 4) la objetividad; y 5) la profesionalidad.

    La investigacin social es la especficamente realizada desde las denominadas ciencias sociales. Las pginas que siguen tratan sobre la investigacin sociolgica y su relacin con las caractersticas del conocimiento cientfico, desembocando en las tcnicas de investigacin, su tipologa y ubicacin terica y epistemolgica.

  • 1.- Sobre la racionalidad cientfica

    Si viviramos en un planeta donde nunca cambia nada, habra poco que hacer. No habra nada que explicarse. No habra estmulo para la ciencia. Y si viviramos en un mundo impredecible, las cosas cambian de modo fortuito o muy complejo, seramos incapaces de explicarnos nada. Tampoco en este caso podra existir la ciencia. Pero vivimos en un universo intermedio, donde las cosas cambian, aunque de acuerdo a estructuras, a normas, o, segn nuestra terminologa, a leyes de la naturaleza. Si lanzo un palo al aire, siempre cae hacia abajo. Si el sol se pone por el oeste, siempre a la maana siguiente sale por el este. Y as comienza a ser posible explicarse las cosas. Podemos hacer ciencia y, por medio de ella, podemos perfeccionar nuestras vidas1.

    Presencia de orden y estructura, de regularidad en la naturaleza, en el mundo, en la sociedad. Capacidad de explicacin y de prediccin. Posibilidad de mejorar nuestras vidas. Aplicacin de los conocimientos para transformar la realidad. Anotar observaciones y realizar interpretaciones fidedignas, racionales, empricas, por medio de clculos matemticos, experimentos controlados y reconocimientos de historias. He aqu algunas de las promesas del pensamiento cientfico.

    Sin obviar el carcter social (contexto en el que emerge y relaciones sociales que produce; grupo social que intenta monopolizar dicho saber y legitimar su actividad; relaciones con el poder; objetivos y aplicaciones sociales, econmicas y polticas de los resultados de la investigacin) e histrico (dinmico, cambiante, conflictivo) del denominado espritu cientfico, podemos sealar cinco caractersticas fuertemente interrelacionadas que definen a todo conocimiento cientfico. Estas caractersticas son: 1) la racionalidad; 2) la contrastacin emprica; 3) la organizacin sistemtica y el control del trabajo; 4) la objetividad; y 5) la profesionalidad. Algunas de ellas las podemos encontrar en los otros tipos de conocimiento de la realidad (anteriores y/o contemporneos a la propia

    1 Carl Sagan, Cosmos, Ed. Planeta, Barcelona, 1975, p. 46.

  • ciencia), pero todo su conjunto constituye la ciencia. Cuando no aparece alguno de estos aspectos nos encontramos con otras formas de interpretacin de la realidad (religin, ideologa, sentido comn, arte,...), pero no con la ciencia.

    La primera caracterstica es la racionalidad. La racionalidad debemos entenderla en un doble sentido. Por un lado, en el uso de la razn en la interpretacin, explicacin y transformacin de la realidad. Esto significa que todo procedimiento cientfico se fundamenta en la formulacin de hiptesis y conceptos racionales, reconocibles y contrastables. La actividad cientfica se basa en la interrelacin dialctica entre deduccin e induccin, entre teora y empirie. En este sentido, la racionalidad cientfica constituye un medio. Por otro lado, la segunda acepcin del trmino racionalidad, la de lograr un objetivo con el menor coste posible (clculo racional2), constituye una finalidad y una gua del quehacer cientfico. La ciencia se presenta como la manera ms eficaz y eficiente para conocer la realidad y transformarla con el objeto de hacer ms felices a los hombres y las mujeres, adquiriendo un mayor y mejor conocimiento y aprovechamiento de s mismos y del mundo que les rodea (la naturaleza3). En el caso de la Sociologa, este doble esfuerzo racional debe traducirse en lo que Miguel Beltrn denomina el pluralismo cognitivo y metodolgico.

    ... la especificidad de la realidad social... exige la nocin de pluralismo cognitivo: un pluralismo no irenista ni eclctico, e incluso no relativista, que viene impuesto por la peculiaridad epistemolgica del objeto, mal que nos pese a los socilogos, y que comporta un inevitable pluralismo metodolgico coherente con lo que se acaba de indicar4.

    2 Esta doble concepcin del trmino racionalidad se la debemos a Max Weber. Vase Max Weber, Economa y sociedad. Esbozo de

    una Sociologa comprensiva, Fondo de Cultura Econmica, Mxico, cuarta reimpresin 1979, p. 21. 3 Esa era, sin duda, la idea ms compartida entre los primeros cientficos naturales y entre los pioneros de las diversas ciencias

    sociales. 4 Miguel Beltrn, Cuestiones previas acerca de la ciencia de la realidad social, en Manuel Garca Ferrando; Jess Ibez; Francisco

    Alvira (comps.), El anlisis de la realidad social. Mtodos y tcnicas de investigacin, Alianza Universidad, Madrid, 1985, p. 19.

  • Pluralismo cognitivo y metodolgico, pues, no exento de conflictos y de posicionamientos tericos, metodolgicos y tecnolgicos, pero que supera el maniquesmo basado en la distincin entre lo cuantitativo y lo cualitativo, tomados como elementos irreconciliables y delimitados entre lo bueno y lo malo, lo cientfico y lo especulativo, lo progresista y lo conservador.

    No podemos obviar, finalmente, la coexistencia de dos tipos de racionalidades en el mbito cientfico: la racionalidad mecnica y la racionalidad relacional.

    En el cuadro que sigue se reflejan las principales diferencias entre ambos tipos de racionalidad cientfica:

    RACIONALIDAD MECNICA RELACIONAL

    Identidad de los Elementos Esttica Dinmica

    Visin de la Totalidad Suma de las partes. Desarmable.

    Compleja, especificable.

    Sujeto investigador Independencia Absoluta, aislamiento.

    Autonoma Relativa.

    Grado de Determinismo Principio de Causalidad Universo como entramado. Condicionantes emergentes.

    Finalidad de la Razn Explicacin Implicacin

    La idea de que existe un mtodo, la razn, que nos permite eliminar el error y la confusin para acceder al reino de la verdad, borrando los prejuicios y las especulaciones, lleg con la modernidad. Con esa idea naci la ciencia. Descartes, uno de sus fundadores, lleg, paradjicamente, al mundo de la Certeza y el Orden, de la mano de la Duda.

  • 2.- Sobre la contrastacin emprica o verificacin

    La verificacin de las hiptesis, modelos y teoras, el pragmatismo cognitivo, la utilidad y aplicacin de los conceptos en el proceso investigador..., en definitiva, el carcter emprico de la propia actividad cientfica representa una caracterstica primordial del conocimiento cientfico. El hecho que se analiza debe ser observable, analizable, medible, etc., cuestin que le diferencia del objeto artstico, filosfico, ideolgico, de conversacin, etctera.

    Esta labor emprica significa, en primer lugar, la construccin y delimitacin de un objeto de estudio propio, reconocible y contrastable. Ya he dicho que, en el caso de la Sociologa, esta bsqueda y definicin de un objeto (y de un mtodo) diferenciado constituye gran parte de su historia y tambin, sin duda, un factor de diversificacin interna segn enfoques.

    Junto a la construccin del objeto est el mtodo, que es la forma como se organiza todo el procedimiento cientfico. Dentro del mtodo encontramos la cuestin de la eleccin de las tcnicas, que son las herramientas a travs de las cuales se recogen y/o producen los datos de la realidad.

    Parto de la distincin entre mtodo y tcnica de investigacin, nociones usualmente confundidas.

    Las tcnicas de investigacin se refieren a los procedimientos a travs de los cuales el socilogo rene y ordena los datos antes de someterlos a las operaciones lgicas o estadsticas (...). Aunque no existen dudas formales acerca de la diferencia entre mtodos y tcnicas de investigacin, sin embargo, su utilizacin confusa sobre todo en los ttulos de los libros de texto ms difundidos (...) ha propiciado el uso corriente del trmino mtodos de investigacin cuando realmente se est hablando de tcnicas especficas de investigacin5.

    5 Manuel Garca Ferrando, Sobre el mtodo. Problemas de Investigacin Emprica en Sociologa, Centro de Investigaciones

    Sociolgicas, Madrid, 1979, pp. 117-118. Ocurre lo mismo que respecto a los conceptos de objetividad y neutralidad: aunque puedan ser explicadas con cierta nitidez sus diferencias, en la prctica se siguen confundiendo.

  • El mtodo puede definirse como ... el proceso de investigacin que debe seguir la mente para acrecentar su conocimiento6. El mtodo, pues, se fundamenta en la organizacin racional de la investigacin. Esta organizacin racional supone la divisin en fases del proceso investigador:

    1) explicitacin ntida de los objetivos;

    2) delimitacin del objeto de estudio;

    3) definicin clara del problema;

    4) revisin crtica sobre el estado de la cuestin (compilacin y ficha de la bibliografa existente en torno al problema, notas sobre otros estudios y perspectivas...);

    5) formulacin de hiptesis, enumeracin de las variables y de los factores a considerar;

    6) eleccin de la/s tcnica/s de produccin y/o recoleccin de datos;

    7) trabajo de campo (indagacin propiamente dicha);

    8) interpretacin de los resultados obtenidos; y

    6 Salvador Giner, Sociologa, Ed. Pennsula, Barcelona, sexta edicin 1974, p. 37. Anthony Giddens define el mtodo como estrategia

    de la investigacin. Vase Anthony Giddens, Sociologa, Alianza Universidad, Madrid, 1991, pp. 696-725. Finalmente, Garca Ferrando distingue tres concepciones del mtodo en Sociologa: 1) en sentido filosfico: conjunto de procedimientos a seguir por toda actividad que aspire a ser cientfica (lgica de la investigacin); 2) como cualificador de las diversas concepciones de la Sociologa como ciencia: explicacin, interpretacin y estructuralismo; y 3) como criterio para el logro del conocimiento: analtica y crtica. Vase Manuel Garca Ferrrando, Sobre el mtodo... cit, pp. 109-110.

  • 9) redaccin del informe final o conclusiones del estudio7.

    Las tcnicas de investigacin son las herramientas o instrumentos que nos sirven para producir, medir o recoger datos sobre la realidad social que se analiza o que se pretende conocer. La Sociologa se caracteriza no slo por aplicar tcnicas de otras disciplinas cientficas, sino tambin por crear y remodelar tcnicas propias. La eleccin de las mismas tiene que ver con el propio diseo de la investigacin, con la naturaleza y fines del estudio. Existe, pues, una fuerte interrelacin entre la perspectiva de la investigacin (incluyendo, cmo no, las singularidades del objeto de anlisis) y la seleccin de la/s tcnica/s. En primer lugar, hay distintos modos o niveles de investigacin a los que les corresponde determinados tipos de tcnicas, as como determinadas actitudes de los sujetos investigadores respecto al objeto. En segundo lugar, las tcnicas constituyen tambin frmulas concretas de rupturas con el saber social, con el sentido comn o la ideologa dominante o las teoras cientficas precedentes (ciencia ordinaria y ciencia revolucionaria; cortes epistemolgicos; paradigmas).

    3.- Sobre la organizacin y el control del proceso investigador

    El conocimiento cientfico es un tipo sistematizado de aproximacin, interpretacin e intervencin sobre la realidad. Se trata de un proceso organizado, estructurado, contrastable en s mismo por fases, controlado por instancias institucionales y/o profesionales (la Comunidad Cientfica) que otorgan o no la validez de las investigaciones cientficas.

    Esta caracterstica significa tambin la aparicin de un cdigo lingstico y simblico especfico, diferenciado, en relacin a otras formas de conocimiento (sobre todo del sentido comn) y en relacin a otras ciencias (distincin entre ciencias naturales y ciencias sociales y entre las diversas disciplinas y especialidades entre s). Este cdigo

    7 En trminos similares nos muestran estas fases del proceso investigador Francisco Alvira, La investigacin sociolgica, en

    Salustiano del Campo, Tratado de Sociologa, Ed. Taurus, Madrid, primera edicin 1985, pp. 65-90; Donald Light; Suzanne Keller; Craig Calhoun, Sociologa, Ed. McGraw Hill, Bogot, quinta edicin 1991, pp. 28-33; y Anthony Giddens, Sociologa... cit, pp. 698-704.

  • lingstico y simblico est igualmente organizado y supervisado por la Comunidad Cientfica, lo que demuestra el carcter objetivo (no subjetivo) del propio conocimiento cientfico, no exento, pues, de discusiones, resistencias, jerarquas, imposiciones, etctera.

    4.- Sobre la objetividad

    Se trata, sin duda, de la caracterstica fundamental del conocimiento cientfico en general y, especficamente, de la propia Sociologa.

    La principal caracterstica, tanto del anlisis cientfico como de la observacin, es la objetividad. La validez de cualquier conclusin y la seguridad de cualquier observacin son (o debern ser) independientes de los valores y las creencias de los cientficos8.

    La observacin cientfica, base tcnica del mtodo cientfico, se define como: 1) exacta, 2) precisa, 3) sistemtica, 4) organizada y registrada, 5) objetiva, 6) realizada por observadores adiestrados, y 7) en condiciones controladas. La objetividad es la capacidad para ver y aceptar los hechos como son, no como uno quisiera que fueran9.

    La dimensin objetiva de la ciencia se observa en los siguientes aspectos: 1) la existencia de un objeto de estudio separado del cientfico, no creado por l; 2) que dicho objeto se define como propio de una ciencia determinada: se trata, por tanto, de un objeto (y un cuerpo de nociones) que les diferencia de otras ciencias; 3) que dicho objeto es definible en conceptos compartidos por una Comunidad Cientfica especfica; 4) la objetividad tambin significa, en el proceso investigador, la formulacin de hiptesis reconocibles y contrastables; 5) as como el conocimiento, la fiabilidad y la validez de las fuentes y de las tcnicas utilizadas en dicho proceso.

    8 Ely Chinoy, ob. cit., p. 15. Las palabras en cursiva son del autor.

    9 Paul B. Horton; Chester L. Hunt, Sociologa, McGraw-Hill, Madrid, segunda edicin, 1987, pp. 5-10. La definicin de 'objetividad' se

    encuentra en la pgina 6.

  • 4.1.- La separacin entre el objeto de estudio y el sujeto investigador

    A diferencia del artista que crea su obra a partir de bocetos y materiales que l mismo manipula a su antojo, el cientfico debe analizar un hecho, una realidad, que se define inicialmente, como objetiva, ajena a su voluntad, separada de sus deseos. Esto no significa la inanimacin del cientfico (ni del artista, cuando ste intenta plasmar fielmente la realidad), pero s mayor rigor en el procedimiento y, tambin, en la exposicin de su produccin. El problema especfico de la Sociologa (y de las ciencias sociales, aunque tambin, en menor medida, afecta a las ciencias fsicas) es que el propio cientfico vive inmerso en el objeto de estudio, vindose influido por las ideologas, los intereses personales y/o de grupo, la estructura social, etctera. El socilogo forma parte de la sociedad que analiza o de una sociedad que analiza (e incluso, en su caso, coloniza) a otra. En este sentido, Emile Durkheim propugnaba la separacin del socilogo respecto al objeto, tratando el hecho social como cosa, una cosa que es externa, independiente y coactiva10. Max Weber hablara de la posibilidad de llevar a cabo una ciencia sin juicios de valor11. Karl Marx realiza su crtica a la filosofa y, ms adelante, a la economa poltica, por constituir ideologas, falsas conciencias, por ocultar la realidad, proclamando la necesidad de una ciencia emprica de la sociedad12.

    La objetividad debe entenderse como el mecanismo a travs del cual el cientfico es capaz de hacer abstraccin de un fenmeno, lo explica, lo analiza, lo comprende, aun sabiendo que el hecho tambin a l le coarta y le coacciona. Porque su proceder es objetivo, es decir, sus nociones son contrastables y sus fuentes y tcnicas, asequibles, conocidas, fiables y vlidas. A esta vigilancia epistemolgica y metodolgica la define Max Weber como neutralidad

    10

    Emile Durkheim, Las reglas del mtodo sociolgico y otros escritos sobre filosofa de las ciencias sociales, Alianza Editorial, Madrid, 1988, p. 69. Sobre la definicin de Durkheim del hecho social como externo, independiente y coactivo, ver pp. 58 y 59. 11

    Max Weber, Sobre la teora de las ciencias sociales, Ed. Pennsula, Barcelona, segunda edicin 1974, p. 9. 12

    Karl Marx, La ideologa alemana, Ed. Montevideo, Barcelona, 1970, p. 27. Estos tres autores conforman el triunvirato clsico de la Sociologa.

  • axiolgica, referida al proceso de elaboracin de la ciencia, y no, como se ha dicho, a la bsqueda del asepticismo absoluto del cientfico, ya que el propio Weber fue consciente de que la ciencia social se elabora con referencia a un sistema de valores en el que est inserta13. Adems, la actividad cientfica es tambin una actividad social, producindose y reproducindose en ella determinadas condiciones y relaciones que no permiten el asepticismo del cientfico.

    En este sentido, la objetividad viene definida por una doble capacidad de abstraccin que se le exige al sujeto investigador. Por un lado, la capacidad de abstraer, entendida como la operacin mediante la cual el cientfico logra examinar por separado los efectos de los diversos factores intervinientes y construir teoras basadas en supuestos irreales y modelos heursticos, matemticos o no. Por otra parte, la capacidad de abstraerse, de separarse del objeto con el fin de encontrar la verdad objetiva. Este acto de abstraccin, a juicio de Antonio Perpi, ... se produce merced a una intencin cognoscente, a una preocupacin que aportamos a la actividad cientfica. Ese inters, esa actitud inicial del espritu es lo que, como el deseo de ir a algn lado en la marcha, constituye el momento primordial de toda elaboracin cientfica14.

    La actividad cientfica, pues, se fundamenta en el deseo de conocer, y no en el de emitir un juicio.

    4.2.- La existencia de un objeto y un marco conceptual propios

    Un segundo aspecto de la objetividad se fundamenta en la existencia de un objeto de estudio y unas nociones propias de una ciencia especfica. Este objeto de anlisis constituye en cierta manera la esencia (el contenido) de esa ciencia. Porque una ciencia se separa de las dems sobre todo porque ella, de forma exclusiva, acomete un campo de estudio que otra ciencia no puede abarcar, porque tiene otro objeto. La construccin de un objeto propio, nico, exclusivo, representa, por tanto, una de las tareas prioritarias en la construccin (social y profesional) de un

    13

    Vase Luis Gonzlez Seara, La Sociologa, aventura dialctica, Ed. Tecnos, Madrid, segunda reimpresin 1983, pp. 350 y ss. 14

    Antonio Perpi, "La concepcin sociolgica... cit.", p. 18.

  • campo cientfico determinado, de un saber concreto, de una ciencia15.

    Tradicionalmente se viene justificando la existencia de ciencias particulares, como la Sociologa, por el hecho de que la realidad total, objeto genrico del denominado conocimiento cientfico, se encuentra subdivid ida en diversas realidades, entre las cuales se halla la realidad social, que es el objeto propio, diferenciado, de la Sociologa.

    Ahora bien, un objeto de estudio, por ms parcial y parcelario que sea, no puede ser definido y construido sino en funcin de una problemtica terica que permita someter a un sistemtico examen todos los aspectos de la realidad puestos en relacin por los problemas que le son planteados16. En palabras de Max Weber, No son las relaciones reales entre cosas lo que constituye el principio de delimitacin de los diferentes campos cientficos sino las relaciones conceptuales entre problemas. Slo all donde se aplica un mtodo nuevo a nuevos problemas y donde, por lo tanto, se descubren nuevas perspectivas, nace una ciencia nueva17. Es por ello que, para Antonio Perpi, la Sociologa, como actividad cientfica, es ms una cuestin de mtodo que de objeto, aunque el mtodo, como veremos, est condicionado por el objeto de conocimiento18. Junto a la construccin del objeto est, pues, la formulacin de un sistema terico y un marco conceptual propio, diferenciado, nuevo.

    Los conceptos de la Sociologa proporcionan as los instrumentos intelectuales con los que trabaja el socilogo. Ellos definen los fenmenos a estudiar y diferencian a la Sociologa de las dems ciencias sociales, cada una de las cuales posee su propio cuerpo de conceptos. Ellos enfocan la atencin sobre aquellos aspectos seleccionados de la realidad que nos conciernen y proporcionan los trminos en que los problemas

    15

    Vase al respecto, entre otros, Pierre Bourdieu; Jean-Claude Chamboredon; Jean-Claude Passeron, El oficio de socilogo, Ed. Siglo XXI, Madrid, 1976, sobre todo pp. 51-81. 16

    Pierre Bourdieu; Jean-Claude Chamboredon; Jean-Claude Passeron, Ibdem, p. 54. 17

    Max Weber, Sobre la teora... cit. p. 146. 18

    Antonio Perpi, La concepcin sociolgica... cit., p. 17.

  • se formulan y se resuelven19.

    La existencia de una teora, unos conceptos y nociones propios de una ciencia especfica y que son compartidos por su comunidad cientfica, ms all de las voluntades individuales, subjetivas, de cada investigador, constituye un tercer aspecto de la objetividad del quehacer cientfico. Estas teoras y nociones estn sujetas a transformaciones importantes, tal como nos recuerda y describe Thomas Khn mediante las llamadas rupturas epistemolgicas que diferencian a la ciencia revolucionaria o emergente de la ciencia ordinaria o tradicional20. Lo importante aqu es subrayar que el proceso de corte epistemolgico es un proceso objetivo en el sentido de que sus resultados van ms all de las voluntades individuales, ya que la configuracin (e institucionalizacin) de una nueva ciencia o de un nuevo cuerpo terico conlleva su aceptacin y reconocimiento por toda la comunidad cientfica, si no como nueva ciencia ordinaria, s al menos como un campo de estudio o un paradigma a considerar por los cientficos en sus anlisis objetivos de la realidad21.

    4.3.- El problema objetivo del acceso, del conocimiento, de la fiabilidad y de la validez de las fuentes

    La objetividad tambin significa una vigilancia en el proceso investigador, exigindose en el mismo la formulacin de hiptesis reconocibles y contrastables y siguiendo unas pautas sistemticas para la recogida, produccin y anlisis de los datos, teniendo que considerar y superar adems el problema (siempre presente en toda indagacin cientfica) de la fiabilidad y la validez de las fuentes de informacin consultadas y de las tcnicas utilizadas.

    19

    Ely Chinoy, ob. cit., p. 20. 20

    Thomas Khn, La estructura de las revoluciones cientficas, Fondo de Cultura Econmica, Mxico, 1975; Segundos pensamientos sobre paradigmas, Ed. Tecnos, Madrid, 1978. En esa pugna entre ciencia revolucionaria y ciencia ordinaria encontramos cierto paralelismo con la lucha entre la costumbre y la innovacin descrita por el conde de Saint-Simon, pionero de la Sociologa. Tambin se puede apreciar en dicho enfrentamiento la weberiana pugna entre el carisma y la burocracia. 21

    Un ejemplo de esto lo constituye el largo proceso mediante el cual se han introducido determinadas teoras y conceptos marxistas en la Sociologa, en la Ciencia Econmica y en la Ciencia Poltica.

  • El acceso y el conocimiento de las fuentes de informacin tienen que ver no slo con el acceso fsico y el carcter manejable de los datos aportados22, sino tambin, y sobre todo, con la disponibilidad de la persona y/o de la institucin consultada, cuestiones que estn inicialmente fuera del alcance del propio investigador.

    Asimismo, el acceso y el conocimiento de las tcnicas de investigacin significan tambin que todo el cuadro metodolgico del trabajo cientfico (incluyendo las herramientas, maquinarias, financiacin,...) ha de estar al alcance del cientfico. Ambos procesos suponen un previo (y continuo) aprendizaje del manejo de las fuentes y de las tcnicas. Este proceso de aprendizaje se presenta como objetivo, controlado, ya que se realiza por medio de personas y/o instituciones ajenas al sujeto investigador.

    El trmino fiabilidad hace referencia a la no aparicin de sesgos, olvidos, juicios de valor, etctera, tanto en la forma como en el contenido de los datos aportados, recogidos y/o producidos como en la sistematizacin, codificacin e interpretacin de dichos datos. La validez de una fuente y de una tcnica significa la relacin directa de los datos con los objetivos de la investigacin y la posible verificacin o no de las hiptesis formuladas.

    La fiabilidad y la validez de las fuentes conducen, por tanto, a la revisin crtica de las mismas, revisin no slo subjetiva (llevada a cabo por el propio sujeto investigador) sino tambin objetiva (realizada por otras personas e instituciones, por otros cientficos, etctera).

    5.- Sobre la neutralidad de la ciencia

    El conocimiento cientfico se define como objetivo y verificable, pero la actividad cientfica no es neutral. La naturaleza no neutral de la actividad cientfica se puede observar en los siguientes hechos: 1) el desequilibrio

    22

    Vase al respecto, Umberto Eco, Cmo se hace una tesis. Tcnicas y procedimientos de investigacin, estudio y escritura, Ed. Gedisa, Barcelona, quinta edicin 1983, p. 25.

  • existente en la relacin entre el objeto y el cientfico; 2) la concepcin de la ciencia como actividad social, tanto por el contexto como por el propio desarrollo de la actividad cientfica; 3) los presupuestos asignados a la investigacin, tanto en lo que se refiere a las disciplinas como a las reas de inters y aplicacin, tienen un origen social, poltico, econmico, no neutral; 4) la reflexividad de la propia actividad cientfica (sobre todo la social) convierte a la ciencia en un discurso no del todo asptico; 5) la presencia de relaciones sociales especficas en la actividad cientfica, determinadas por el saber, el poder y la dominacin, tres elementos que evitan la neutralidad de todo quehacer cientfico. Estas caractersticas de la actividad cientfica en general son observables ntidamente, en la Sociologa.

    5.1.- La coimplicacin dialctica entre el objeto de estudio y el sujeto investigador y entre teora y empirie

    Una primera caracterstica que evita la neutralidad del quehacer cientfico es la propia relacin entre el objeto de estudio y el sujeto investigador. En el caso de las ciencias sociales es mucho ms evidente. El investigador social es tambin una parte de su observacin. Esta situacin, que parece constituir un obstculo epistemolgico, funda, sin embargo, la posibilidad de su conocimiento, extendiendo el campo de observacin a su propia subjetividad.

    Investigar la realidad social no es fcil. El investigador forma parte de la realidad social que debe investigar. La oposicin sujeto/objeto se difumina. Pues objeto es lo que est fuera del sujeto, literalmente lo que ha sido arrojado del sujeto, y aqu el sujeto est dentro del objeto, y cmo podemos comprender a lo que nos comprende? Pues sujeto es lo que est sujetado o ligado, siendo el objeto aquello de lo que el sujeto est suelto (por eso puede huir del objeto o modificarlo), y aqu el sujeto est ligado por el objeto, aprisionado en el orden social que debe investigar, y cmo podemos sujetar, incorporar al sujeto, aquello que constituye nuestra ligadura?23.

    Esa interrelacin entre lo individual (subjetividad) y lo social (objetividad) incide directamente en la tarea

    23

    Jess Ibez, Del algoritmo al sujeto. Perspectivas de la investigacin social, Ed. Siglo XXI, Madrid, 1985, p. 21.

  • investigadora. El sujeto investigador pertenece al mismo orden de realidad que investiga, es tambin un elemento de observacin en la observacin24. Esto influye lgicamente en las relaciones entre la actividad de construccin terica y la actividad de contrastacin emprica. Ya no sern dos niveles de intervencin paralelos (nivel metodolgico y nivel tecnolgico, como dira Jess Ibez25), que nunca se encuentran, ni tampoco se confundirn en un continuum. Existir una relacin dialctica entre ambos niveles. Por un lado, la teora cumplir dos funciones respecto a la empirie: alumbrar la bsqueda de los datos pertinentes y ser su horizonte de comprensin. Por otro lado, la produccin de los datos obligar a reconstruir la teora26.

    La investigacin, pues, se muestra como una operacin activa, como caza, y no slo como mera recoleccin de datos. La observacin cientfica es una intervencin que modifica lo observado y produce como resultado de esa transformacin un fenmeno. Esto significa que, al terminar el proceso investigador, el objeto de estudio ya no tiene la misma naturaleza que al inicio de la observacin. As lo deseaban explcitamente los primeros cientficos y los pioneros de las ciencias sociales, y as lo realizan, de forma consciente o inconsciente, los actuales cientficos.

    5.2.- El contexto social, econmico y poltico de toda actividad cientfica

    La concepcin de la ciencia como actividad social, tanto por el contexto sociohistrico en que se desarrolla como por el propio desarrollo de la actividad cientfica que produce y reproduce relaciones sociales especficas, constituye otro

    24

    Esto es mucho ms evidente en la investigacin implicativa o dialctica, en la que el objeto de estudio es tambin sujeto investigador, en la que las fronteras entre observador/observado, oyente/hablante, etc. son muy endebles o casi inexistentes. 25

    Vase Jess Ibez, Perspectivas de la investigacin social: el diseo en la perspectiva estructural, en Manuel Garca Ferrando; Jess Ibez y Francisco Alvira (comps.), El anlisis de la realidad social. Mtodos y tcnicas de investigacin, Alianza Universidad, Madrid, 1986, p. 31. 26

    Sobre esta relacin dialctica entre teora y empirie, vase, entre otros, Robert K. Merton, Teora y estructura sociales, Fondo de Cultura Econmica, Mxico, segunda edicin, 1965, pp. 95-127.

  • ejemplo de la no neutralidad de la propia actividad cientfica.

    El conocimiento cientfico se inscribe en la sociedad capitalista en un dispositivo de poder, no slo porque se trata de un instrumento del poder poltico y econmico (de ah la importancia de la institucionalizacin del saber: las ciencias, la Universidad), sino porque es la cara visible del poder. El saber cientfico es, pues, la manifestacin del poder en una sociedad histricamente determinada, la sociedad capitalista.

    El desarrollo de las ciencias y las tcnicas es la respuesta a las necesidades del capital en sus fases sucesivas de desarrollo: captura de energa en el proto-capitalismo, incorporacin de esa energa a la mquina del capital en el capitalismo de produccin y acumulacin, retencin de la energa incorporada en el capitalismo de consumo. As surgen, sucesivamente, las ciencias de la naturaleza (recuento y clasificacin de lo capturado), las ciencias humanas (disciplina de los cuerpos y regulacin de su comportamiento) y las ciencias sociales (recuperacin de las fuerzas subversivas)27.

    A lo largo del proceso de expansin y crisis del sistema capitalista, el conjunto de las ciencias se ha orientado, sucesivamente, a las necesidades prcticas de cada perodo de desarrollo.

    En un primer momento, que denominaremos capitalismo originario, la mecnica clsica se constituye como modelo general de las ciencias. Todo se explica por relaciones de fuerza. La cada de una piedra, la circulacin de la sangre o la derrota de un ejrcito en el campo de batalla, se explican por condicionantes externos al fenmeno. Se trata, pues, de una concepcin mecanicista de la realidad, incluida la realidad social.

    En un segundo momento, que llamaremos capitalismo de produccin y acumulacin, la termodinmica se configura como el modelo general de las ciencias. La termodinmica es la mecnica de un sistema cerrado en el que la suma total de energas es la misma en el momento inicial que en el momento final (principio de conservacin), en el que

    27

    Jess Ibez, Ms all de la sociologa. El grupo de discusin: Tcnica y crtica, Ed. Siglo XXI, Madrid, 1979, p. 45.

  • la temporalidad se resuelve en un estado posterior del sistema, en un devenir hacia la descomposicin (principio de entropa). En la explicacin de los fenmenos empiezan a contar los elementos que los componen, aunque stos se encuentran fuertemente condicionados por la dimensin espacial y la dimensin temporal del movimiento. Es la poca del surgimiento de las llamadas ciencias humanas, cuando el ser humano se convierte en objeto de estudio, como pieza del sistema. Es la poca tambin del taylorismo: la regulacin del trabajo, la movilizacin general, la divisin estricta del trabajo, el trabajo en cadenas, la rutina...

    En un tercer momento, que denominaremos capitalismo de consumo, la teora de la informacin y la lingstica se constituyen como los modelos generales de las ciencias. La lingstica clasifica y organiza la memoria, los depsitos del sistema capitalista. La informtica pone a funcionar, recupera y combina la estructura de la memoria, el capital. La crisis deja de ser un fenmeno externo al capitalismo. Tambin deja de ser el caos, la muerte de la sociedad capitalista. La crisis es una condicin (inherente, inevitable) de la posibilidad de su funcionamiento.

    En todo este proceso, del capitalismo originario al capitalismo de consumo, el sujeto investigador y el objeto de anlisis (los sujetos observados) van desapareciendo de la escena. En la etapa mecanicista, los sujetos estn presentes como soportes de las fuerzas externas: la biologa; las condiciones ambientales; la naturaleza humana; la religin; la economa;... Los individuos son robados, conscriptos, para poder ser manejados (en consonancia con la lgica del poder). En la etapa productivista-acumulativa, los sujetos funcionan como segmentos mviles de espacio-tiempo, como piezas acopladas a mquinas, insertas en un organismo. En el capitalismo actual, el consumidor, el cliente, es considerado el rey del mercado: su gusto es ley; el cliente es autnomo, libre, puede elegir entre una gama de artculos; quien compra un producto est en condiciones de calcular la mxima satisfaccin por el mnimo coste. Una premisa fundamental de la microeconoma es el carcter racional de la naturaleza humana. Esta consideracin le otorga al objeto investigado un papel pasivo en el proceso investigador28.

    28

    Esta periodificacin de las manifestaciones del poder tcnico y cientfico en las sucesivas etapas del capitalismo se la debemos a Jess Ibez. Vase Jess Ibez, Ms all de la sociologa... cit., pp. 45-77.

  • Esta sucesiva manifestacin del poder es mucho ms notable en las ciencias humanas y sociales que en las denominadas ciencias naturales o fsicas. En las ciencias fsicas, la actividad del investigador y las tcnicas que emplea estn dirigidas directamente a la confrontacin de los materiales, las mquinas y los instrumentos, etctera. La actividad del investigador de la naturaleza es, lgicamente, una actividad social, inserta, por tanto, en las formas estructurales de produccin, en las relaciones sociales de poder, y, por tanto, son dependientes al denominado poder material, de carcter poltico y, sobre todo, econmico. Sin embargo, el ejercicio de sus tcnicas slo representa la manifestacin de un poder directo sobre las cosas, indirecta para los seres humanos. Para el investigador social, en cambio, la utilizacin de las tcnicas significa un ejercicio de un poder directo sobre los seres humanos.

    Se trata, pues, de la manifestacin de un poder tcnico del sujeto investigador sobre el objeto de estudio.

    Est visto que el investigador en el estudio del mundo social se encuentra frente a una gran dificultad si quiere hacer una investigacin pura. Esta dificultad deriva precisamente del hecho de que las tcnicas que usa inciden sobre los hombres, no sobre las cosas, y que esos hombres reflejan en su comportamiento las desigualdades sociales de las que son vctimas o con las que se benefician29.

    Por otro lado, la investigacin social est inserta en unas relaciones institucionales o de mercado especficas. La prctica tcnica est referida a fines que se realizan fuera de la propia tcnica: llena una necesidad, una carencia, una demanda, que se definen fuera de la prctica misma. El poder tcnico, definido como un conjunto de capacidad de disposiciones sobre individuos o grupos, considerados, ya sea bajo el aspecto fsico o el social, poder que encuentra su contenido y su legitimacin en la posesin por parte del investigador (o del cientfico o del profesional) de un conjunto de conocimientos cientficos30, es, por lo tanto, dependiente del poder material, esto

    29

    Gian A. Gilli, Cmo se investiga. Gua de investigacin social para no especialistas, Ed. Avance, Barcelona, 1971, p. 29. 30

    Gian A. Gilli, Misma obra, p. 116.

  • es, del poder de decidir y realizar31.

    En resumen, el investigador social se encuentra ante una doble manifestacin del poder: por un lado, las tcnicas que usa inciden directamente sobre los seres humanos, no sobre las cosas (poder tcnico); por otro lado, el proceso de investigacin est inserto en unas coordenadas sociales, polticas y econmicas, que, en ocasiones, determina incluso la eleccin de las tcnicas (poder material).

    Finalmente, en la actividad cientfica se producen y reproducen relaciones sociales de poder formal y/o informal.

    5.3.- Las relaciones sociales en la investigacin cientfica

    La investigacin no es una actividad de laboratorio, separada del mundo, sino una actividad social, una relacin social. En toda investigacin intervienen tres elementos: un sujeto, el investigador; un objeto, el medio social en el que se realiza el trabajo; un comitente, la persona, la institucin o el grupo que demanda y financia la investigacin y que pondr en prctica sus resultados.

    El sujeto es aquella persona o aquel grupo que, al estar en posesin de determinados conocimientos y determinadas tcnicas, recibe el encargo o asume la tarea de desarrollar una determinada investigacin que supone la aplicacin de esas aptitudes y las tcnicas. Por lo general, se trata de conocimientos que el objeto ignora: hay, por lo tanto, una situacin de desequilibrio, de asimetra, entre el sujeto y el objeto; el sujeto investigador tiene un poder tcnico sobre el objeto. Ahora bien, el poder del investigador sobre lo investigado se agota en ese momento, se queda ah, ya que la utilizacin prctica de la investigacin depende en realidad del comitente.

    El comitente es aquella persona o aquel grupo que, para tomar determinadas decisiones con respecto al objeto, necesita informarse sobre el mismo y confa tales funciones al investigador. Su relacin con el objeto no es directa,

    31

    Gian A. Gilli, Misma obra, p. 31.

  • sino mediada por el investigador, pero una vez terminada la investigacin le corresponde usar la informacin aportada por el objeto. Podemos definir as a todo el proceso de investigacin como una compleja red de relaciones de poder: durante el proceso est el poder tcnico del sujeto investigador, pero antes y despus del proceso est el poder material del comitente. Antes de la investigacin, ya que es quien toma la decisin de realizarla (y la financia), expresa los lmites e incluso llega a fijar la tcnica a utilizar. Despus de la investigacin porque sigue siendo el comitente quien establece la prctica de los resultados de la indagacin.

    Sobre el objeto de la investigacin se ejercen tanto el poder material como el poder tcnico. Tiene un papel pasivo en el proceso de observacin cientfica. Al constituirse como un ser subordinado a las dos manifestaciones del poder, el objeto adquiere una percepcin ms exacta del proceso que el sujeto investigador. Mientras ste cree ser autnomo respecto al comitente, el objeto no hace ninguna distincin entre las dos figuras. Es consciente, pues, de esas relaciones de poder32. Demostrada la existencia de relaciones de poder en el uso y el proceso de investigacin, el camino a tomar consiste no ya en fingir la no existencia de dichas relaciones de poder, sino en insertarlas en el mismo proceso (incluyendo la operacin de construccin de la teora), en reconocer el peso que tienen y considerarlas no como un problema que est por encima de la investigacin, sino como un problema dentro de la investigacin. La primera cuestin a resolver en toda investigacin social es definir los actores de la investigacin: quin es el sujeto, quin es el objeto y quin es el comitente33.

    32

    La descripcin de los diferentes actores de la investigacin social se la debemos a Gian A. Gilli. Vase Gian A. Gilli, Misma obra, pp. 29-43. 33

    Sobre las relaciones de poder en la investigacin social, vase, entre otros, Cristino Barroso, Notas en torno al uso y abuso de las encuestas, Revista Canaria de Filosofa y Ciencia Social, nm. 3, La Laguna, 1989, pp. 147-157.

  • 5.4.- El problema de la reflexividad en las ciencias sociales

    Otro aspecto que significa la no neutralidad de la actividad cientfica se observa en mayor medida en las ciencias sociales y se trata del problema de la reflexividad34. Un socilogo, nos dice Jess Ibez, es un dispositivo de reflexividad. A travs de l la propia sociedad se autoevala. Para que esto sea posible, a la vez que piensa ha de pensar su propio pensamiento. El producto no puede abstraerse de su proceso de produccin35.

    Esta problemtica ha conllevado, a juicio de Lamo de Espinosa, tres modos de procedimiento en el quehacer cientfico-sociolgico, tres tipos de reflexividad: 1) la reflexividad alienada; 2) la reflexividad transparente; y 3) la reflexividad inmediata36.

    La reflexividad alienada se manifiesta en el positivismo, en la ingeniera social, el pragmatismo, el utilitarismo y el neopositivismo. Este tipo de procedimiento se caracteriza por el tratamiento de la realidad social como si su funcionamiento fuera regido por leyes naturales. Esta actitud implica dos momentos. En primer lugar, supone asimilar las leyes sociales a las naturales, y, en definitiva, asimilar la sociedad a la naturaleza (evolucionismo, biologicismo, organicismo). Esta estrategia de intervencin social exige que esas leyes que van a ser utilizadas para predecir y controlar el futuro conserven su vigencia hasta que la situacin predicha realmente aparezca. Esto supone que el cientfico, en aras de su propia eficacia, no comunique ni publique sus descubrimientos a la poblacin cuyo futuro se conoce, ya que tal divulgacin ms all de la comunidad cientfica podra conducir a la alteracin de dicho futuro. Esto significa una separacin estricta del socilogo respecto a la sociedad, su extraamiento, su alienacin.

    34

    Vase al respecto, Emilio Lamo de Espinosa, Prediccin, reflexividad y transparencia: la ciencia social como autoanlisis colectivo, Revista Espaola de Investigaciones Sociolgicas, nm. 43, julio-septiembre 1988, pp. 43-74. 35

    Jess Ibez, Del algoritmo al sujeto... cit., p. 3. Esta cita tambin nos sirve para justificar nuevamente esa continua costumbre de los socilogos a reflexionar sobre su propia actividad. 36

    Lo que sigue es una sntesis de lo expuesto al respecto por Emilio Lamo de Espinosa en su ob. cit., pp. 46-48.

  • La actitud radicalmente opuesta a sta se basa en la concepcin del objeto de estudio, de los actores sociales cuya conducta agregada se predice, como seres humanos que pueden aprender que tales regularidades (leyes) son producidas y reproducidas por ellos mismos y, por lo tanto, pueden ser cambiadas. Esto supone la definicin de los seres humanos (y la sociedad) desde una perspectiva dinmica, histrica, propia de las diversas corrientes del denominado enfoque dialctico de la Sociologa. En esta perspectiva, las relaciones entre el socilogo y su objeto se modifican: la audiencia del primero no la constituyen ya otros socilogos o determinados organismos, pblicos o privados, sino toda la comunidad social. Esta estrategia conlleva, obviamente, una menor capacidad de prediccin, en favor de una mayor transparencia colectiva.

    Adems de la reflexividad alienada de la ingeniera social y la reflexividad transparente de la ciencia social crtica est la reflexividad inmediata, propia de la fenomenologa y, ms recientemente, de la etnometodologa. Desde esta perspectiva, los actores sociales, a travs de sus propias experiencias, reconocen y descubren pautas de conducta colectiva (institucionalizadas o no), pudiendo alterar los resultados de las mismas.

    En trminos generales, la Sociologa ha despreciado este tercer tipo de reflexividad, ha valorado poco o nada el segundo y, por el contrario, puede que haya fallado tan estrepitosamente por haberse centrado en el primero.

    Pues cabe pensar que el fracaso de los grandes modelos de ciencia social se deba, al menos en parte, a su xito prctico y (por qu no decirlo) comercial, de tal modo que las consecuencias no intencionadas de la ciencia social, derivadas de su conocimiento, hayan sido superiores y ms importantes (al menos pasado cierto tiempo) a las intencionadas37.

    La reflexividad de la propia actividad cientfica (sobre todo la social) convierte a la ciencia en un tipo de actividad y

    37

    Emilio Lamo de Espinosa, Misma obra, p. 48.

  • de discurso nada asptico.

    El socilogo ha de ser consciente de que su trabajo tiene una repercusin social y no deben serle ajenas las consecuencias de dicha repercusin, o la consecuencia de no producir repercusin alguna su trabajo, por intil. Ante esta situacin no cabe aislarse en una cmoda inhibicin valorativa de la ciencia por la ciencia misma38.

    Como apoyo a esta afirmacin, Gonzlez Seara recurre a C. Wright Mills, para quien, Quiralo o no, o spalo o no, todo el que emplea su vida en el estudio de la sociedad y en publicar sus resultados, est obrando moralmente y, por lo general, polticamente tambin. La cuestin est en si afronta esta situacin y acomoda su mentalidad a ella, o si se oculta a s mismo y a los dems y va moralmente a la deriva. Muchos, yo dira la mayor parte, de los investigadores norteamericanos de hoy son sobrada o escasamente liberales. Se someten al miedo dominante a toda consagracin apasionada. Esto, y no la objetividad cientfica, es lo que realmente quieren esos hombres cuando se lamentan de que se hagan juicios de valor39.

    En este sentido, quien se esconde tras una verborrea extraa y casi ininteligible, con citas y notas muy largas y casi inconexas, o bien a travs de un encantamiento por las tcnicas e instrumentos (trazando y utilizando interminables cadenas de modelos heursticos, matemticos o no), con el fin de evitar cualquier compromiso moral o poltico, est incurriendo en el mismo error que comete quien sesga su anlisis en favor de una ideologa o de un grupo social especfico. Est confundiendo la actividad cientfica con la actividad de la brujera, est realizando una especie de hechizo que oculta la realidad y favorece a quien tiene el poder econmico, social y poltico.

    38

    Luis Gonzlez Seara, ob. cit., p. 354.

    39 C. Wright Mills, La imaginacin sociolgica, Fondo de Cultura Econmica, Mxico, decimosegunda reimpresin 1987, pp. 95-96,

    citado tambin por Luis Gonzlez Seara, ob. cit., p. 354.

  • 6.- El asepticismo en Sociologa

    Esta discusin sobre la objetividad y la neutralidad de la ciencia tiene en la propia Sociologa su tradicin, de tal manera que una de tantas distinciones expresadas entre enfoques sociolgicos viene referida a esta problemtica, hablndose de una Sociologa asptica, neutral, y una Sociologa partidaria, comprometida, abiertamente enfrentadas40.

    6.1.- El problema de la objetividad y la neutralidad de las ciencias sociales en Weber, Durkheim y Marx

    Hay quienes, como Talcott Parsons, se escudan en la llamada weberiana a la neutralidad axiolgica de la Sociologa, queriendo evitar la politizacin de la ciencia, la entrada de la poltica y los juicios de valor (frente a los juicios de hecho) en el quehacer cientfico y en la enseanza41. Se trata de una lectura sesgada de Max Weber, confundiendo la defensa que l hace de la objetividad del cientfico, en el sentido de evitar los prejuicios y, precisamente, el anlisis tendencioso, con la exigencia que Parsons, entre otros, hace de mantener un cierto asepticismo durante la actividad cientfica.

    La constante mezcla de investigacin cientfica de hechos y de razonamientos valorativos es una de las caractersticas ms difundidas, pero tambin ms perniciosas en los trabajos de nuestra especialidad. Queremos hacer constar que las precedentes argumentaciones slo estn dirigidas contra la citada mezcla,

    40

    Esto no significa, ni mucho menos, que la llamada Sociologa asptica sea, por definicin conservadora (se pueden describir situaciones, opiniones, realidades... y estas descripciones dar lugar a denuncias, informaciones a quienes no tienen acceso a datos, interpretaciones crticas, etc.) y que la llamada Sociologa comprometida o partidaria sea de signo progresista o crtica (se puede estar comprometido con instituciones o entidades con poder o dominio, o ser partidario de actividades represivas). 41

    Aqu cabe subrayar la distincin que hace el propio Max Weber entre juicios de valor y juicios de hecho, refirindose a la diferencia entre emitir un juicio (de valor) y conocer (hacer juicios de hecho). Vase al respecto, Max Weber, Sobre la teora de las ciencias sociales, Ed. Pennsula, Barcelona, segunda edicin 1974.

  • pero en modo alguno contra el tomar partido por los ideales personales. La ausencia de ideologa y la objetividad cientfica no tienen ningn parentesco interno42.

    Max Weber fue consciente de las implicaciones prcticas (polticas) de toda actividad cientfica, desde sus orgenes.

    Todos sabemos que nuestra ciencia, al igual que cualquier otra ciencia... que tenga por objeto las instituciones y los acontecimientos culturales del hombre, naci histricamente de consideraciones prcticas. Su fin primero, y al principio nico, fue el de elaborar unos juicios de valor sobre la adopcin de determinadas medidas de poltica econmica por parte del Estado. Se trataba de una tcnica, aproximadamente en el sentido en el que tambin lo son las disciplinas clnicas de las ciencias mdicas43.

    El propio Talcott Parsons, quien se escudaba en un Weber asptico para su defensa de la institucionalizacin y la profesionalizacin de la Sociologa en los Estados Unidos y del asepticismo como tica dominante de los socilogos, lleg a presidir la Asociacin Americana de Sociologa, lo que constituye un compromiso moral y poltico nada desdeable, y, al fin y al cabo, una actitud no neutralista44.

    La misma lectura sesgada de Max Weber se ha hecho en relacin a Emile Durkheim. Su bsqueda de la objetividad del socilogo, representada (y, en ocasiones, magnificada) por su famosa regla metodolgica de tratar los hechos sociales como cosas, no est exenta de controversias y paradojas por parte del propio Durkheim y, sobre todo, de los defensores del asepticismo de los socilogos.

    42

    Max Weber, Sobre la teora... cit, pp. 19 y 20. 43

    Max Weber, Misma obra, p. 7. Quizs por ello, la Sociologa viene definida, desde una perspectiva sociohistrica, como una reaccin frente a la Filosofa del Derecho (o Derecho Natural) y la poltica. Vase al respecto, Antonio Perpi, La concepcin sociolgica de lo social, Revista Internacional de Sociologa, Instituto Balmes de Sociologa, Madrid, ao IV, nm. 13, enero-marzo 1946, pp. 30 y ss. 44

    Vase al respecto, Ralph Dahrendorf, Sociedad y Sociologa. La Ilustracin aplicada, Ed. Tecnos, Madrid, 1966, p. 179.

  • Tal como seala Manuel Garca Ferrando, la insistencia de Emile Durkheim por tratar los hechos sociales como cosas no significa la reduccin de las leyes del desarrollo humano a las de la naturaleza.

    Por el contrario, Durkheim insisti en el hecho de que la sociedad, es sobre todo una composicin de ideas. Los juicios de valor 'expresan la relacin de una cosa a un ideal. Los conceptos son construcciones de la mente, y consecuentemente ideales. Durkheim sali al paso de los ataques de que la Sociologa positiva haca un fetichismo de los hechos y despreciaba el ideal45.

    Finalmente, en este repaso a los tres autores que, a juicio de Anthony Giddens, fijaron para la Sociologa moderna los principales marcos de referencia46, cabe sealar con extraeza las acusaciones que los defensores de la neutralidad y el asepticismo de la Sociologa realizan sobre Marx, tachndolo de excesivamente comprometido y como idelogo. Paradojas de la vida! Karl Marx, el crtico de las ideologas y las falsas conciencias, es acusado de idelogo y, en cierta manera, de embaucador!

    Marx fue un fantico sincero que, de la fusin de la filosofa, la historia y la economa, dedujo un mensaje que defendi con celo implacable. Aparentemente, su visin proftica del cataclismo del capitalismo y de la salvacin a travs de la revolucin est basada en una ciencia estricta, de donde viene su denominacin de socialismo cientfico. Contiene, sin embargo, muchos elementos que desafan a las pruebas cientficas y que dan a su mensaje un carcter que ha sido interpretado de varias formas: como un drama, como una mitologa llena de demonios o como una religin secular o de este mundo.

    45

    Manuel Garca Ferrando, Sobre el mtodo. Problemas de Investigacin Emprica en Sociologa, Centro de Investigaciones Sociolgicas, Madrid, 1980, p. 59. Las citas entrecomilladas estn sacadas de Emile Durkheim, Sociology and Philosophy, Free Press, Nueva York, 1974, p. 95. 46

    Anthony Giddens, El capitalismo y la moderna teora social, Ed. Labor, Barcelona, segunda edicin 1985, p. 9. los he denominado anteriormente como el triunvirato clsico, sin menospreciar otras contribuciones de la poca.

  • Los seguidores de Marx podrn negar esta interpretacin, pero el fervor con que han mantenido sus puntos de vista y el celo con que han intentado extirpar la opinin hertica, son cualidades de verdaderos creyentes, para los que la verdad no es un proceso de evolucin resultante de unas nuevas perspectivas o de un examen de las pruebas, sino un dogma autoritariamente establecido al que hay que adherirse fielmente, y que debe ser obedecido con una actuacin leal en vez de ser puesto a prueba mediante una mente pronta a hacer preguntas. El mensaje de Marx contiene tanto una interpretacin del mundo como una llamada a la accin. A diferencia de la ciencia, que requiere independencia y objetividad, exige una implicacin personal. El mensaje de Marx, por el que los creyentes han estado dispuestos a morir y a matar, ha contribuido enormemente a aumentar la cantidad de odio del mundo: odio de clases, odio a los no creyentes y disidentes y odio, por otra parte, a los marxistas47.

    A pesar de lo afirmado por Henry W. Spiegel, en la actualidad nadie duda del compromiso de Karl Marx con la investigacin emprica, cientficamente sostenida, de los hechos sociales. Para Garca Ferrando, Marx siempre mantuvo la idea de que las reformas (y las revoluciones) sociales deban ir acompaadas de un conocimiento exacto, real, de las condiciones de vida de la clase obrera.

    La idea de que en el pensamiento marxiano estaban subordinadas las ideas tericas y las investigaciones sociales a un ideal social preconcebido y a unos medios previamente determinados para lograrlos, es claramente insostenible48.

    El propio Marx, en el prefacio a su contribucin crtica de la economa poltica, donde aparece la clebre frase: no es la conciencia del hombre la que determina su existencia, sino, por el contrario, la existencia es lo que determina

    47

    Henry W. Spiegel, El desarrollo del pensamiento econmico. Historia del pensamiento econmico desde los tiempos bblicos hasta nuestros das, Ed. Omega, Barcelona, 1984, p. 534. 48

    Manuel Garca Ferrando, Sobre el mtodo... cit., p. 45.

  • su conciencia, nos dice:

    Con este esbozo del curso de mis estudios en el terreno de la economa poltica he querido hacer ver nicamente que mis opiniones, de cualquier manera que se juzguen por otra parte, y aunque concuerden tan poco con los prejuicios interesados de las clases dominantes, son el fruto de largos y concienzudos estudios49.

    6.2.- Sociologa asptica y Sociologa partidaria

    Tal como ha manifestado Alvin W. Gouldner, la exclusin de los valores en la actividad cientfica, esto es, la neutralidad axiolgica, presenta algunas ventajas. En primer lugar, es un modo de asegurar la autonoma profesional, manteniendo asimismo un mayor control sobre quienes practican la profesin. Ambos aspectos suponen un empuje al proceso de profesionalizacin de la propia Sociologa.

    Sin duda alguna, el principio de la exclusin de los valores reforz la autonoma de la Sociologa; fue una de las vas por las cuales nuestra disciplina se liber, en modesta medida, de la garra de la sociedad, en Europa, de la influencia de los partidos polticos, y en Estados Unidos, de la influencia ministerial. Tanto all como aqu, esa doctrina dio a la disciplina un mbito ms amplio de autonoma en el cual dedicarse con firmeza al examen de problemas bsicos, en lugar de reaccionar periodsticamente ante sucesos pasados, con lo cual pudo investigar con ms holgura cuestiones que no interesan a las personas respetables ni a los rebeldes. Le otorg ms libertad (como quera Comte) para escudriar todas sus implicaciones tericas. En otras palabras, el principio de exclusin de los valores contribuy, creo, al desarrollo y la emancipacin intelectuales de nuestra empresa.

    Tambin proporcion otro gnero de libertad: la libertad con respecto a la compulsin moral; permiti escapar

    49

    Karl Marx, Contribucin crtica de la economa poltica, Alberto Corazn editor, Madrid, segunda edicin, 1976, pp. 40 y 41.

  • parcialmente de las prescripciones parroquiales de la cultura local o nativa del socilogo. Sobre todo, la interiorizacin efectiva del principio de la exclusin de los valores estimul siempre la suspensin, aunque fuera temporaria, de los reflejos moralizantes que crea en el socilogo su propia sociedad. Desde cierta perspectiva, esto presenta naturalmente sus peligros: la desorientadora ausencia de normas y la indiferencia moral. Pero desde otro punto de vista, dicho principio tal vez haya brindado una oportunidad, tanto moral como intelectual. Pues en la medida en que las reacciones morales slo estn suspendidas, no suprimidas, y en la medida en que esto se pone al servicio del conocimiento y la disciplina intelectual, el principio aludido reforz la razn (o el Ego) contra las exigencias compulsivas de una moralidad meramente tradicional. En tal medida, la disciplina exenta de valores suministra una base para la obtencin de un conocimiento ms fiable sobre los hombres y, tambin, crea un espacio abierto dentro del cual las reacciones morales pueden ser menos mecnicas y dar nuevo vigor a la moralidad50.

    A estas ventajas Gouldner aade otras consecuencias, de carcter negativo o alienante, del principio de exclusin de valores en las ciencias sociales. A su juicio, la idea del asepticismo absoluto es til tanto para quienes pretenden escaparse del mundo como para quienes quieren escabullirse dentro de l, creando la apariencia de que la abstencin a toda crtica social denota una actitud tcnica, profesional, desinteresada.

    Quienes abandonan el mundo y quienes se abandonan a l tienen algo en comn: la imposibilidad de adoptar una actitud crtica frente a la sociedad. Los que se abandonan al mundo se convierten en cmplices; quiz no sientan ningn impulso crtico. Quienes huyen de l, aunque sientan tales impulsos, o bien carecen de todo talento para la agresin, o bien la han dirigido a menudo internamente hacia la poltica universitaria o hacia polmicas profesionales, ruidosas pero en esencia seguras. Al adoptar con respecto a s mismos la idea de que son cientficos libres de valores, sus impulsos crticos tal vez no hallen ya un blanco en la sociedad. Y puesto que ya no se sienten libres de criticar a la sociedad, lo cual siempre exige cierto coraje, se vuelven

    50

    Alvin W, Gouldner, La sociologa actual: renovacin y crtica, Alianza Editorial, Madrid, 1979, p. 22.

  • hacia la crtica canibalista de la Sociologa misma y comienzan a devorarse a s mismos con crticas metodolgicas.

    Emerge as uno de los significados latentes de la imagen de una Sociologa exenta de valores: No hars juicios de valor crticos o negativos, especialmente sobre tu propia sociedad. Este aspecto de esa imagen tiene sus races en un conflicto, como los sntomas neurticos; es el producto de un intento de transaccin entre impulsos antagnicos: por una parte, refleja el conflicto entre el deseo de criticar las instituciones sociales (que desde Scrates ha sido el legado de los intelectuales) y el temor a las represalias, que es tambin una vieja preocupacin humana; por la otra, evidencia el conflicto entre el temor de ser crtico y el temor de ser considerado poco viril o carente de integridad si no lo es.

    La doctrina de la Sociologa libre de valores resuelve estos conflictos creando la apariencia de que quienes se abstienen de la crtica social actan exclusivamente en pro de un bien profesional superior, y no en defensa de sus intereses. Al renunciar a ella, tanto el timorato como el individuo venal pueden reclamar la proteccin de un elevado principio profesional y continuar gozando, as, de respetabilidad. Al persuadirse todos de que nadie debe ponerle el cascabel al gato, ninguno de los ratones se sentir como una rata51.

    Otra consecuencia negativa del asepticismo se encuentra en el terreno de la enseanza.

    Si lo vital es la verdad como (segn se dice) afirm Weber en su lecho de muerte, entonces es nuestra obligacin brindar toda la verdad lo mejor que sepamos, con la penosa conciencia (que debemos transmitir a nuestros alumnos) de que aun en el momento de comunicarla podemos estar efectuando inconscientemente un ocultamiento, y no una revelacin. Si enseamos a los estudiantes cmo se hace la ciencia, cmo se la hace realmente y no cmo se la transmite pblicamente, no podemos dejar de exponer ante ellos la persona

    51

    Alvin W. Gouldner, Misma obra, p. 25.

  • total del cientfico que la hace, con todo sus dones y sus cegueras, con sus mtodos y sus valores. De lo contrario, iniciaremos una era de tcnicos sin espritu, carentes de comprensin no menos que de pasin, y que slo sern tiles porque pueden ser usados52.

    Estas observaciones negativas de la Sociologa libre de valores no significan que Gouldner estuviera de acuerdo con una Sociologa partidaria, que, paradjicamente, desemboca en una nueva mitologa, en una Sociologa del orden instituido.

    En sntesis: me temo que el mito de una ciencia social libre de valores est a punto de ser suplantado por otro mito, y que la anterior fcil aceptacin de la doctrina que prescribe la exclusin de los valores est a punto de ser reemplazada por el no menos fcil rechazo de ella53.

    6.3.- A modo de conclusin

    Podemos terminar esta reflexin sobre la objetividad y la no neutralidad de la ciencia con una cita ilustrativa de lo que he querido decir aqu y que constituye precisamente el final de un texto que aborda la misma problemtica, referida a la Sociologa como actividad cientfica.

    El resultado, en este sentido, es bastante similar y puesto que, en cualquier caso, los resultados de la investigacin social producen consecuencias prcticas cuando se dan a conocer, mi punto de vista, y esto es un juicio de valor, es que me parece necesario el compromiso responsable del socilogo con las consecuencias de su accin cientfica. Podr argirse lo que se quiera acerca de la neutralidad de la ciencia, pero me parece que el cientfico es tambin un ciudadano, que no puede separar radicalmente sus distintos

    52

    Alvin W. Gouldner, Misma obra, p. 34. 53

    Alvin W. Gouldner, Misma obra, p. 36.

  • roles en la sociedad, ni olvidarse de la responsabilidad que le corresponde por las consecuencias de sus acciones, aunque sean de orden cientfico. Pero siendo consciente siempre de que una cosa es el compromiso y otra la deformacin ideolgica intencionada de la ciencia para obtener determinados resultados. Ah es donde no puede llegar el compromiso, si uno quiere ser un cientfico54.

    Ese es el camino hacia la objetividad. Lo que parece igualmente inevitable, si se es cientficoes que existe un contexto social, poltico y econmico que ejerce una presin sobre la eleccin de los temas de investigacin, la financiacin de proyectos, el acceso a las fuentes de informacin, etc... que hacen imposible la neutralidad de la actividad cientfica. Por otra parte, el cientfico, adems de ciudadano, es tambin un empresario, un trabajador o un funcionario, sometido, por tanto, a las mismas condiciones e intereses que los empresarios, los trabajadores y los funcionarios, condiciones e intereses que hacen imposible el asepticismo.

    7.- Sobre la profesionalidad

    La profesionalidad en el quehacer cientfico significa, por un lado, el proceso de capacitacin tcnica adquirida en una institucin educativa que monopoliza la seleccin, formacin, perfeccionamiento y desarrollo de una disciplina y una titulacin determinadas. Este proceso de aprendizaje y habituacin perdura en el propio desempeo ulterior de puestos de trabajo.

    Por otro lado, la profesionalidad es una cualidad que est referida a las relaciones sociales, polticas y econmicas de los/as profesionales con otros grupos sociales y la sociedad en general, es decir, en la instrumentalizacin social del propio quehacer cientfico (institucionalizacin, legitimidad, funciones sociales,...).

    54

    Luis Gonzlez Seara, ob. cit, p. 368.

  • 8.- Sobre la investigacin sociolgica

    Toda investigacin surge de un interrogante, de un problema, de una duda, de una inquietud. Queremos saber algo ms, explicar una realidad, incluso predecir el devenir y, sobre todo, intervenir. En la investigacin sociolgica este proceso es muy claro. La eleccin del tema constituye el primer momento de la investigacin. En dicha eleccin influyen dos tipos de factores: factores subjetivos y factores objetivos. Los factores subjetivos, dependientes del sujeto investigador, son, entre otros: las aptitudes, los gustos y deseos y la orientacin futura (profesional, personal) en el tratamiento del tema. Los factores objetivos, independientes del investigador, son, entre otros: el inters social del asunto en cuestin, la financiacin del proyecto de investigacin, los medios bibliogrficos y materiales disponibles y el acceso a las fuentes de datos. En las investigaciones acadmicas (Tesis Doctorales, Trabajos, Proyectos...), etiquetadas en ocasiones como puras, dominan los factores subjetivos (o intersubjetivos); en las de mercado, en cambio, predominan los factores objetivos. En este ltimo caso, la eleccin del tema suele ser ajena al sujeto investigador. En realidad, quien financia el estudio, quien pide el informe o quien paga la investigacin delimita no slo el objeto sino incluso la tcnica (hgame una encuesta para saber la opinin de mis empleados sobre...) y la organizacin temporal del trabajo (...para dentro de tres meses).

    En la eleccin del tema es necesario delimitar con claridad lo que se va a investigar. Esto requiere resaltar la importancia del objeto de estudio, describir y criticar el tratamiento anterior al problema a analizar, acotar el tiempo y el espacio del tema y aclarar los conceptos y el marco terico que se van a utilizar. Para esto ayuda mucho la propia vida cotidiana, la formacin personal, las fichas bibliogrficas y las consultas y reuniones con expertos (el estado de la cuestin). Ahora bien, adems del problema a investigar se elige la tcnica. La eleccin de la tcnica de investigacin no es, pues, separable de la eleccin del tema, del mismo modo que la teora no es separable de la empirie. En realidad, ambas opciones estn fuertemente relacionadas (yo dira incluso que han de estar en consonancia) con los objetivos de la investigacin (para qu se investiga, qu se quiere conocer, qu se desea hacer).

  • Toda investigacin es un modo de tomar medidas de la sociedad, en el doble sentido de la palabra: tomar medidas a (observar) y tomar medidas sobre (actuar). Investigar es, por tanto: 1) describir; 2) explicar; 3) comprender; y 4) intervenir. Estas actividades que se derivan del proceso investigador suponen distintos tipos de investigacin segn el nivel consciente (explicitado en los objetivos y la metodologa) de aproximacin respecto a la realidad social y su transformacin. A estos tipos de investigacin les corresponde unas determinadas tcnicas o instrumentos de produccin y/o recoleccin de datos. Estas tcnicas requieren unas actitudes especficas por parte de los elementos sociales que intervienen en la investigacin, sobre todo del sujeto investigador. Estas actitudes estn referidas a determinados enfoques sociolgicos.

    8.1.- Tipos de investigacin y de tcnicas segn los objetivos

    Si el objetivo fundamental es describir una situacin, trazar una especie de monografa o informe sobre un problema determinado, la investigacin es descriptiva. Describir es observar (y hacer observar), de forma sistematizada, una realidad concreta, un campo de indagacin previamente acotado. Describir es enumerar variables, indicadores e ndices con el fin de plasmar lo ms detallada y fielmente posible la realidad exterior de las cosas. Se trata, por tanto, de efectuar un mapa o una fotografa, de dibujar una especie de paisaje esttico de la sociedad, indicando sus caractersticas exteriores, las que son visibles, medibles... Las tcnicas descriptivas o monogrficas (se presentan en forma de informes o dossieres) ms conocidas y utilizadas son: la Sociografa, la Estadstica, la Demografa y la Observacin Sistematizada, en las que son muy tiles los denominados Indicadores Sociales55.

    55

    Salvador Giner incluye entre las tcnicas descriptivas al anlisis de contenido (cuantitativo y cualitativo). Vase Sociologa...cit, pp. 45-48. Prefiero distinguir el anlisis de contenido fundamentado en la frecuencia con la que aparecen reproducidas determinadas unidades culturales en un texto o un discurso (anlisis distributivo o cuantitativo), propio de la investigacin explicativa, del anlisis de contenido dirigido a la interpretacin de los signos, a la estructura interna de los textos o discursos y su relacin con la formacin social que se estudia (anlisis estructural o cualitativo), caracterstico de la investigacin comprensiva.

  • Una investigacin es explicativa cuando, adems de describir un fenmeno, se pretende analizar las causas y los efectos de dicho fenmeno. A semejanza de la investigacin descriptiva, la explicacin se basa en subrayar el carcter exterior del hecho social. Explicar significa desarrollar una idea que nos revela el secreto o la causa de un hecho. Esto conduce a la formulacin de hiptesis y su contrastacin emprica, lo que constituye la primera diferencia importante entre ambos modos de investigar. En segundo lugar, el anlisis explicativo relaciona dos o ms variables entre s con el objeto de sealar sus influencias (variables independientes, dependientes e intervinientes56). Por ltimo, la explicacin supone un esfuerzo de acercamiento o aproximacin respecto al objeto de estudio ms notable que la descripcin. Entre las tcnicas explicativas ms utilizadas se encuentran: la Encuesta, las Escalas de Actitud, la Sociometra y el Anlisis Cuantitativo o Distributivo de Contenido.

    Un tercer tipo o enfoque de investigacin es el comprensivo. Comprender significa, por un lado, considerar en el anlisis todos los factores intervinientes no siempre desde una perspectiva de relacin causal. Por otro lado, comprender es ponerse en lugar de, conocer y entender el punto de vista subjetivo de la accin, el sentido que a ella le otorgan los propios actores sociales. Al igual que la investigacin explicativa, el enfoque comprensivo parte de la formulacin de hiptesis contrastables, relacionando determinadas variables entre s. La primera diferencia estriba en que la comprensin se basa en una concepcin no externa del hecho social. En segundo lugar, la relacin entre los factores no es siempre causal ni lineal. En tercer lugar, al considerar las dimensiones subjetivas o ideolgicas de la accin social, la investigacin comprensiva supone un esfuerzo de mayor acercamiento respecto al objeto de estudio. Por ltimo, si en los dos tipos de investigacin anteriores predomina el uso de tcnicas cuantitativas o distributivas, en la perspectiva comprensiva el instrumento fundamental es el anlisis estructural o cualitativo. Entre las tcnicas ms utilizadas desde esta perspectiva metodolgica destacan los Grupos de Discusin, la Entrevista En

    56

    La variable independiente o explicatoria es aquella que influye sobre los valores de la variable dependiente. La variable interviniente tiene un efecto determinado sobre la variable dependiente. Este efecto puede ser controlado o modificado por la variable independiente. Sobre las nociones de variable independiente, dependiente e interviniente, vase Manuel Garca Ferrando, Socioestadstica. Introduccin a la Estadstica en Sociologa, Centro de Investigaciones Sociolgicas, Madrid, 1982, pp. 40-43.

  • Profundidad o Semidirigida, el Anlisis Cualitativo o Estructural de Discurso y la Historia de Vida o Mtodo Biogrfico. Finalmente, la investigacin-accin participativa se define porque hace explcita su pretensin de intervenir sobre la realidad social que se estudia. En este sentido, se trata del tipo de investigacin cuyo esfuerzo de acercamiento al objeto de anlisis es casi absoluto. Se fundamenta en la descripcin, la explicacin y la comprensin, constituyndose en un mtodo pluralista en lo que a la seleccin de tcnicas se refiere (o al uso participativo de ellas: indicadores sociales propuestos por tcnicos y ciudadanos, por ejemplo). La naturaleza activa y participativa de este modo de investigar implica tambin al propio comitente o financiador del estudio. Se basa en un conjunto de tcnicas que fomentan la implicacin de los distintos agentes sociales en todo el proceso investigador, diluyendo, aunque no desapareciendo del todo, la separacin entre sujeto investigador y objeto de estudio.

    El cuadro que sigue resume esta tipologa, relacionando los objetivos explcitos con las tcnicas utilizadas o por utilizar.

    INVESTIGACIN OBJETIVOS TCNICAS

    Descriptiva Describir Monogrficas o descriptivas (informes, Sociografa, indicadores sociales...)

    Explicativa Explicar Distributivas o cuantitativas (encuestas, escalas de actitud, anlisis cuantitativo de contenido)

    Comprensiva Comprender Estructurales o cualitativas (grupos de discusin, entrevistas semidirigidas, anlisis cualitativo de contenido, mtodo biogrfico)

    Participativa Intervenir Dialcticas (Investigacin Accin Participativa, Socioanlisis o anlisis institucional)

  • 8.2.- Referentes tericos y actitudes del sujeto investigador

    Cada una de las formas de investigacin se fundamenta en unos referentes tericos y enfoques metodolgicos determinados, conllevando adems unas actitudes especficas por parte del sujeto investigador. As, la investigacin descriptiva o monogrfica y la investigacin explicativa o distributiva se basan en el positivismo. Sus tcnicas son similares a las existentes en las ciencias fsicas o naturales. El positivismo metodolgico exige el asepticismo del sujeto investigador, es decir, la separacin estricta entre sujeto y objeto de estudio, centrndose en el carcter externo de todo hecho social. La realidad social se cuantifica porque operando con nmeros se consigue, por un lado, la abstraccin del objeto, y, por otro lado, la neutralizacin del sujeto. Este tipo de procedimiento se corresponde con la ruptura estadstica que describe Jess Ibez.

    La investigacin comprensiva o estructural tiene como referente terico ms prximo a la fenomenologa. La consideracin de las ideologas, de los signos, de las dimensiones subjetivas de la accin, supone una actitud de reflexividad transparente por parte del sujeto investigador. A este tipo de investigacin le corresponde la denominada ruptura lingstica.

    Por ltimo, la investigacin-accin participativa, al fundamentarse en el carcter dinmico de la realidad social y del propio desarrollo del estudio, tiene como referente terico ms cercano al enfoque dialctico o crtico. Se basa en el pluralismo metodolgico y tecnolgico. Por su naturaleza dialctica, la investigacin-accin participativa significa una coimplicacin de los agentes sociales que intervienen en el hecho social, incluyendo los elementos sociales del proceso investigador. Esta actitud se corresponde con una ruptura epistemolgica radical expresada en lo que C. Wright Mills llamaba la imaginacin sociolgica57.

    57

    C. Wright Mills, La imaginacin sociolgica, Fondo de Cultura Econmica, Mxico, decimosegunda reimpresin 1987.

  • El cuadro que sigue resume esta tipologa.

    INVESTIGACIN ENFOQUE ACTITUD

    Descriptiva Positivista Reflexividad alienante

    Explicativa Positivista Reflexividad alienante

    Comprensiva Interpretativo Reflexividad inmediata

    Participativa Dialctico Reflexividad transparente