talleres supension

Download TALLERES SUPENSION

Post on 12-Dec-2015

214 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

TALLERES SUPENSION

TRANSCRIPT

ARQUIDIOCESIS DE CALIFUNDACIN PABLO VICOLEGIO MAYOR SANTIAGO DE CALI

Taller # 1: Concete a ti mismo. Objetivo: Iniciar el proceso de formacin de los estudiantes, por medio de una reflexin sobre s mismos.Desarrollo:1. Interpreta:"Los valores no se ven con los ojos, como los objetos, ni se entienden como los nmeros y los conceptos, estas no son cosas que puedan entenderse o no entenderse, solo cabe sentirlas". Explica con tus propias palabras la frase anterior. Qu entiendes por valor. Qu importancia le atribuyes a los valores.2. Lee el salmo 139 y ejemplifcalo con tus propias palabras.

3. Menciona tres valores que conozcas. Explcalos cada uno.

4. Escoge uno de los tres valores anteriores y desarrolla un texto donde est presente el valor seleccionado.

SALMO 139Seor, t me sondeas y me conoces, t sabes si me siento o me levanto; de lejos percibes lo que pienso, te das cuenta si camino o si descanso, y todos mis pasos te son familiares.

Antes que la palabra est en mi lengua, t, Seor, la conoces plenamente; me rodeas por detrs y por delante y tienes puesta tu mano sobre m; una ciencia tan admirable me sobrepasa: es tan alta que no puedo alcanzarla. A dnde ir para estar lejos de tu espritu? A dnde huir de tu presencia? Si subo al cielo, all ests t; si me tiendo en el Abismo, ests presente. Si tomara las alas de la aurora y fuera a habitar en los confines del mar, tambin all me llevara tu mano y me sostendra tu derecha.

Si dijera: "Que me cubran las tinieblas y la luz sea como la noche a mi alrededor!", las tinieblas no seran oscuras para ti y la noche sera clara como el da.

T creaste mis entraas, me plasmaste en el seno de mi madre: te doy gracias porque fui formado de manera tan admirable. Qu maravillosas son tus obras! T conocas hasta el fondo de mi alma y nada de mi ser se te ocultaba, cuando yo era formado en lo secreto, cuando era tejido en lo profundo de la tierra.

Tus ojos ya vean mis acciones, todas ellas estaban en tu Libro; mis das estaban escritos y sealados, antes que uno solo de ellos existiera.

Qu difciles son para m tus designios! Y qu inmenso, Dios mo, es el conjunto de ellos!

Si me pongo a contarlos, son ms que la arena; y si terminara de hacerlo, an entonces seguira a tu lado.

Profesin de inocencia frente a los malvados

Ojal, Dios mo, hicieras morir a los malvados y se apartaran de m los hombres sanguinarios, esos que hablan de ti con perfidia y en vano se rebelan contra ti!

Acaso yo no odio a los que te odian y aborrezco a los que te desprecian?

Yo los detesto implacablemente, y son para m verdaderos enemigos.

Sondame, Dios mo, y penetra mi interior; examname y conoce lo que pienso; observa si estoy en un camino falso y llvame por el camino eterno.

ARQUIDIOCESIS DE CALIFUNDACIN PABLO VICOLEGIO MAYOR SANTIAGO DE CALI

Taller # 2Valor Solidaridad Objetivo: Estimular los valores de la solidaridad y la amistad.Desarrollo:1. Realizar una reflexin sobre las siguientes frases: La caridad es humillante por que se ejerce verticalmente y desde arriba; la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo (Eduardo Galeano) La solidaridad no es un sentimiento superficial, es la determinacin firme y perseverante de empearse por el bien comn, es decir , el bien de todos y cada uno, para que todos seamos realmente responsables de todos (Juan Pablo II) A ver si algn da nos agrupamos realmente todos y nos ponemos como gallinas a defender sus pollos ( Nicanor Parra)Resolver las siguientes preguntas: Qu valor est implcito? Concuerdas t con la opinin del autor. Por qu? Para ti que es el compaerismo? (trabajar la definicin) Qu importancia tiene? Explica. Ejemplifica a travs de una vivencia personal este valor. Consideras que lo aplicas en todas las ocasiones correctamente. (reflexionar)

2. Leyendo el siguiente cuento corto de Len Tolstoi y la parbola de Buen Samaritano, hacer una comparacin entre los dos textos y responder las siguientes preguntas: Qu crees de la actitud de los personajes de ambos textos? De los personajes presentados en ambos textos, cul crees que es ms solidario? Cmo hubieras actuado t? Por qu? Qu valores crees que estn en ambos textos?, Explica cada uno Para ti que es el compaerismo y la solidaridad? Busca la definicin de compaerismo y solidaridad.LOS DOS CAMARADAS (Len Tolstoi)Iban por el bosque dos camaradas, cuando sali a su encuentro un oso. Uno ech a correr, trep a un rbol y se escondi entre las ramas. El otro se qued en medio del camino. Viendo que no tena escapatoria, se ech al suelo y se fingi muerto.El oso se le acerc y se puso a olerlo. El hombre retuvo la respiracin.El oso le oli, crey que estaba muerto y se alej. Cuando el oso se hubo marchado, el otro baj del rbol y pregunt entre risas: - Qu te ha dicho el oso al odo?- Me ha dicho que los que abandonan a sus camaradas en los instantes de peligro son muy malas personas.

PARABOLA DEL BUEN SAMARITANO (Lucas 10: 25 37)

Jess respondi: Bajaba un hombre de Jerusaln a Jeric, y cay en manos de salteadores, que, despus de despojarle y golpearle, se fueron dejndole medio muerto. Casualmente, bajaba por aquel camino un sacerdote y, al verle, dio un rodeo. De igual modo, un levita que pasaba por aquel sitio le vio y dio un rodeo. Pero un samaritano que iba de camino lleg junto a l, y al verle tuvo compasin; y, acercndose, vend sus heridas, echando en ellas aceite y vino; y montndoles sobre su propia cabalgadura, le llevo a una posada y cuid de l.Al da siguiente, sacando dos denarios, se los dio al posadero y dijo: Cuida de l y, si gasta algo de ms, te lo pagar cuando vuelva. Quin de estos tres te parece que fue prjimo del que cay en manos de los salteadores? l dijo: El que practic la misericordia con l. Jess le dijo: Vete y haz t lo mismo.

ARQUIDIOCESIS DE CALIFUNDACIN PABLO VICOLEGIO MAYOR SANTIAGO DE CALI

Taller # 3 ResponsabilidadObjetivo:Estimular el valor de la responsabilidad.Desarrollo.1. Lee e interpreta el cuento El tamborcillo sardo (Edmundo de Amicis)2. Contesta las siguientes preguntas: Por qu al soldado le decan tamborcillo? Qu edad tena? Qu est sucediendo durante todo el texto? Cmo valoras la actitud del capitn? Cmo valoras la actitud del soldado joven?

3. Explica la definicin del valor de responsabilidad.4. Analiza la definicin escrita y realiza ejemplos de la misma.5. Haz una comparacin de la lectura anterior, con el texto bblico Gnesis 4, 1:16 y ejemplifica los puntos en comn que hay en los textos.6. Haras t lo mismo si estuvieras en esa situacin. Por qu?7. Realiza una composicin donde valores la actitud del tamborcillo.

El tamborcillo sardo (Edmundo de Amicis)Durante la primera jornada de la batalla de Custozza, el 24 de julio de 1848, sesenta soldados de un regimiento de infantera de nuestro ejrcito, que haban sido enviados a una altura para ocupar cierta casa solitaria, se vieron de pronto asaltados por dos compaas de soldados austriacos. Atacndolos por varios lados, stos apenas les dieron tiempo de refugiarse en la morada y de reforzar precipitadamente la puerta, despus de haber dejado algunos muertos y heridos en el campo. Asegurada la puerta, los nuestros acudieron a las ventanas del piso bajo y del primer piso y comenzaron a hacer certero fuego sobre los sitiadores, los cuales, acercndose poco a poco, colocados en forma de semicrculo, respondan vigorosamente. Los sesenta soldados italianos eran dirigidos por dos oficiales subalternos y un capitn viejo, alto, seco, severo, con el pelo y el bigote blancos. Estaba con ellos un tamborcillo sardo, muchacho de poco ms de catorce aos, que representaba escasamente doce, de cara morena aceitunada, con ojos negros y hundidos, que echaban chispas. El capitn, desde una habitacin del piso primero, diriga la defensa, dando rdenes que parecan pistoletazos, sin que se viera en su cara de hierro ningn signo de conmocin. El tamborcillo, un poco plido, pero firme sobre sus piernas, subido sobre una mesa, alargaba el cuello, agarrndose a las paredes, para mirar fuera de las ventanas y vea a travs del humo, por los campos, las blancas divisas de los austriacos, que iban avanzando lentamente. La casa estaba situada en la cima de una escabrossima pendiente, y no tena por el lado de la cuesta ms que una ventanilla alta, correspondiente a un cuarto del ltimo piso; por eso los austriacos no amenazaban la casa por aquella parte, y en la cuesta no haba nadie: el fuego se diriga contra la fachada y los dos flancos. Pero era un fuego infernal, una nutrida granizada de balas, que, por afuera, rompa paredes y despedazaba tejas, y, por dentro, deshaca techumbres, muebles, puertas, arruinndolo todo, arrojando al aire astillas, nubes de yeso y fragmentos de trastos, tiles y cristales, silbando, rebotando, rompindolo todo con un fragor que pona los pelos de punta. De vez en cuando, uno de los soldados que disparaban desde las ventanas caa dentro, al suelo, y era echado a un lado. Algunos iban vacilantes de cuarto en cuarto, apretndose una herida con las manos. En la cocina haba ya un muerto, con la frente abierta. El cerco de los enemigos se estrechaba. Lleg un momento en que se vio al capitn, hasta entonces impasible, dar muestras de inquietud y salir precipitadamente del cuarto, seguido de un sargento. Al cabo de tres minutos, volvi a la carrera el sargento y llam al tamborcillo, hacindole seas de que lo siguiese. El muchacho lo sigui, subiendo a escape por una escalera de madera, y entr con l en una buhardilla desmantelada, donde vio al capitn que escriba con lpiz en una hoja, apoyndose en la ventanilla, y teniendo a sus pies, sobre el suelo, una cuerda de pozo. El capitn dobl la hoja y dijo bruscamente, clavando sobre el muchacho sus pupilas grises y fras, ante las cuales todos los soldados temblaban: -Tambor! -El tamborcillo se llev la mano a la visera. El capitn agreg-: T tienes va