sociología de la sociología - edgar morin[1].pdf

Download Sociología de la Sociología - Edgar Morin[1].pdf

Post on 21-Dec-2015

103 views

Category:

Documents

16 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • EDGARMORIN

    SOCIOLOGATraduccin de

    JAIME TORTELLA

    4-tcenos~.

  • NDICEINTRODUCCIN: UNA CONCEPCIN REFORZADA DE LASOCIOLOGA................................................................................ 13

    Ttulo original:Sociologie

    Diseo de cubierta:Joaqun Gallego

    l." edicin, 1995Reimpresin, 2000

    UN CIENTIFICISMO LIMITADO .DELIMITACiN y COMPARTIMENTACIN .LA REFORMA DEL PENSAMIENTO SOCiOLGiCO ..EL AUTOR .Los TRES DESAFos .

    1. DE LA REFLEXIN SOCIOLGICAEL SOCILOGO PUEDE, DEBE, SUSTRAERSE DE SU VISINDE LA SOCIEDAD? .

    1314151819

    23

    SOCIOLOGA DE LA SOCIOLOGA. 39

    Reservados todos los derechos. El contenido de esta .o?raest protegido por la Ley, que estable~ pen~ de pn~lnylo multas, adems de las correspon~lentesmdeffi;Olza-ciones por daiios y perjuicios, para qUlenes reprodUJeren,plagiaren, distribuyeren o comunicaren pblic~mente, entodo o en parte, una obra literaria, artstica o cle~tffic.a, osu transfonnacin, interpretacin o ejecucin artstica fijadaen cualquier tipo de soporte o co~unicad~ a ~avs de

    cualquier medio, sin la preceptiva autonzacln.

    Librairie Artheme fayard, 1984 et 1994Cid EDITORIAL TECNOS (GRUPOANAYA, S.A.), 2000

    Juan Ignacio Luca de Tena, 15 - 28027 MadridISBN: 84~309-2771-9

    Depsito Legal: M~28.I40~2000

    Printed in Spain. Impreso en Espaa por Edigrafos

    f

    1i

    l. LA PARADOJA .El problema de cientificidad .

    2. EL DOBLE OBJETIVO DE LA SOCIOLOGA DE LA SOCIOLOGA ...El imprinting y la normalizacin : .Los caldos de cultura .Dificultades de la sociologa de los intelectuales .

    3. LA COMUNIDAD~ SOCIEDAD DE LOS SOCI1.OGOS ..La fractura cultural : .Las relaciones sociales entre soci6logos .

    4. LAS CONDICIONES PARA UNA SOCIOLoafA DE LA SOCIOLOGfA ""

    EL DERECHO A LA REFLEXIN .AUTOCUESTIONAMIENTO DE LA SOCIOLOGA (SOCIOLOGACRTICA Y SOCIOLOGA CRITICADA) .

    PRlNCIPIOS DE UNA SOCIOLOGA DEL PRESENTE .MAYO DEL 68: LA RELACiN OBSERVADOR-OBSERVADO ..

    DE LA PAUPERIZACIN DE LAS IDEAS GENERALES EN LOSMEDIOS ESPECIALIZADOS ., .

    II. DE LA NATURALEZA DE LA SOCIEDAD

    LA PALABRA SOCIEDAD .

    UN SISTEMA AUTOORGANIZADOR oo

    [7]

    39404344455051515457

    58

    69

    7275

    80

    83

    88

  • 38 SOCIOLOGA

    ponde a la bofetada ajena con otra bofetada: esto es algo quetodos comprendemos; para comprender a aquel que presenta ellado derecho de la cara despus de haber recibido una bofetada enel izquierdo, necesitamos realizar un esfuerzo mucho mayor.Pero, de todos modos, podemos llegara comprenderlo. ~a com-prensin se basa en el hecho de que nosotros somos sujetos,egos, y de que vemos en los dems bien a un ego ~lter, es ~ecir,a otro, a un extranjero, o bien a un alter ego, es deCIr, a algUIen aquien comprendemos porque podra ser nosotros mismos, ~on elcual simpatizamos o fraternizamos: la frmula es yo soy tu. Elcalor la amistad o el amor nos hacen considerar a los demscom~ alter ego. La intensidad de las relaciones afectivas es, portanto, un elemento fundamental de la ,comprensin.

    No nos podemos sustraer a esta situacin: al tratar un pr?ble-ma sociolgico, no solamente tratamos un problema de. objetos,tratamos un problema de sujetos, nosotros somos sUjetos quetenemos relacin con otros sujetos. As, la subjetividad es a la vezenemiga y amiga. Tenemos que distanciarnos del fenmeno estu-diado, distanciarnos de nosotros mismos y, a la vez, apasionarnospor nuestra investigacin. Los valores y las finalidades no puedenquedar excluidos de esta investigacin; tienen, por tanto, queconvertirse en conscientes, Esto nos lleva a la idea de un uso afondo de la subjetividad, que tiene, a su vez, el corolario del usoa fondo de la objetividad. Este doble uso a fondo, esta dialgicasubjetividad/objetividad es simultneamente co~pl~mentaria .Yconflictiva. Hay lucha. No hay receta, Nada ms dIfcIl q~e reah-zar la autorreflexin, la autocrtica, que a su vez neceSIta de laheterocrtica, del trabajo colectivo y, al mismo tiempo, del plenouso de la subjetividad; nada ms difcil que no dejarse ?es~i~tar,autointoxicarse, Las reglas del juego particular de la clentIfIdadsociolgica no tienen criterios de verificacin tan rigurosos y tansencillos como en el mbito de otras ciencias: estas reglas com-portan, adems, otros requisitos, otros postulados, que ocult~n,cada uno, su incertidumbre, puesto que corresponden a la relaCincompleja entre la Sociologa, la Sociedad y los individuos-~uj~t~sque viven en esa Sociedad. Ah surge el pro?,lema de una ~1~lectlca de la exclusin y de la inclusin del soclOlogo en su VISIn dela sociedad, Y, en esa dialctica, no hay monopolio, no hay rece-ta, no hay ms que una estrategia siempre reiniciada,

    SOCIOLOGA DE LA SOCIOLOGA

    l. LA PARADOJA

    Una sociologa de la sociologa es necesaria e imposible almismo tiempo. Es, efectivamente, necesario para la sociologaconocerse as misma puesto que la sociologa forma parte de lasociedad, se produce en la sociedad e interviene en ella; es, portanto, un hecho social. Pero el autoconocimiento choca con unadificultad lgica. Esta dificultad se deriva de la lgica de Tarsky,que confirma el teorema de Godel. La lgica de Tarsky nos diceque ningn sistema semntico posee, en s mismo, los medios parasu propia explicacin o justificacin o elucidacin. Pero tantoTarsky como Godel nos dicen que es posible considerar bien unmetalenguaje o bien un metasistema que permita considerar el sis-tema dado. Es decir, que necesitaramos considerar una metasocio-loga para llevar a cabo la sociologa de la sociologa. Qu podrser esta metasociologa? La ciencia en general? Pero la ciencia, ysobre todo la ciencia ms avanzada, la ciencia fsica, es'incapaz deelucidar no solamente su naturaleza social, sino su propia natura-leza. Las tentativas de una ciencia de la ciencia, como la de SolaPrice, no pueden tener acceso tampoco al metasistema. La filoso-fa, entonces? Pero la filosofa est ya demasiado alejada de laciencia y de la sociologa como para constituir un metasistema.

    Si no existe ningn metasistema en el mercado, al menos,podemos considerar un metapunto de vista, es' decir:

    1) Un punto de vista desde el que el socilogo se percibira as mismo como objeto de estudio. no solamente como objeto quepertenece a una categora socioprofesional dada, sino tambincomo actor-sujeto, y desde el que se haga investigador de su pro~pia investigacin. Ser sujeto quiere decir saberse, por principio,egocntrico, etnocntrico, capaz de ver criterios desviados o per-turbados por su propia afectividad, sus propios miedos o sus pro-pios deseos.

    2) Este metapunto de vista necesita no solamente de la refle-

    [39]

  • 40 SOCIOLOGA SOCIOLOGA DE LA SOCIOLOGA 41

    xin sobre s mismo, sino de una reflexin sobre la relacin entres y su propia sociedad.

    3) Este metapunto de vista necesita de la reflexin epistemo-lgica sobre las posibilidades y los lmites del conocimiento cien-tfico, as como sobre las posibilidades y los lmites del conoci-miento sociolgico, incluido el de la sociologa del conocimiento,lo cual multiplica y agrava las dificultades de una sociologa de lasociologa, puesto que sta no sabra prescindir de una reflexinacerca del conocimiento de s misma.

    Por consiguiente, desde el principio, una sociologa de lasociologa plantea problemas de fondo. Desde el principio, unasociologa de la sociologa se abre sobre una incertidumbre ysobre una relativizacin, empezando por la relativizacin delpunto de vista de aquel que quiere aproximarse a la sociologa dela sociologa. Pero al mismo tiempo vemos que. desde el princi-pio, la sociologa de la sociologa nos abre una posibilidad dereflexin. nos orienta hacia un trabajo epistemolgico. hacia labsqueda de un metapunto de vista que nos permita un autodis-tandamiento, nos abre. por ltimo a la necesidad de pensar y nosimplemente a aplicar principios metodolgicos ya disponibles enel mercado.

    EL PROBLEMA DE LA CIENTIFICIDAD

    Examinemos primero el problema de la cientificidad, ya que lasociologa pretende ser una ciencia y la sociologa de la sociolo-ga debera ser, por tanto. cientfica al cuadrado. As, se planteade nuevo este problema de la cientificidad, que ya creamosresuelto en las ciencias de la naturaleza; la epistemologa moder-na converge sobre la dificultad de concebir o de trazar una lneade demarcacin clara entre lo cientfico y lo no cientfico. Quha ocurrido en el terreno de la epistemologa?

    Primero, el hundimiento de la idea positivista de un cono-cimiento-reflejo, as como de la teora-espejo de la naturaleza.No se puede considerar como significativo el hecho de que lasteoras cientficas sean construcciones psicocerebrales al mismotiempo que construcciones psicoculturales. Estas teoras no seinducen a partir de la realidad. Si bien, efectivamente, la induc-cin permite establecer un cierto nmero de leyes, estas leyesno disponen en absoluto, en su pretensin de universalidad, dela infalibilidad de la prueba, puesto que basta con que surjan

    excepciones a esas leyes para que pierdan la universalidad. Lasteoras, por tanto, son construcciones del espritu que se aplicana la realidad y que se convierten en vlidas si, efectivamente, larealidad responde de forma positiva a las predicciones de la teo-ra. Pero, al mismo tiempo, las teoras cientficas son falibles.Contrariamente a la idea ingenua, de la que los cientficos no sonajenos, de que la ciencia se identifica con la certeza, las teorascientficas se diferencian de las creencias religiosas, de las doc-trinas y de la ideologa, precisamente en que no disponen de unacerteza absoluta. Lo caracterstico de una teora cientfica es sersiempre eventualmente comprobable y refutable y, por lo dems,toda historia de la ciencia nos muestra que las teoras cientficasson biodegradables. Lo nico cierto son los datos, que son obser-vables y sobre cuyos clculos se basan las teoras, pero stos noson teoras