simbolismo cosmologico de la arquitectura sagrada

Download Simbolismo Cosmologico de La Arquitectura Sagrada

If you can't read please download the document

Post on 19-Nov-2015

19 views

Category:

Documents

3 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Documento donde se resume el simbolismo cosmológico de la Arquitectura Sagrada (Civilizaciones Antiguas).

TRANSCRIPT

  • 1

    El espacio sagrado Primera parte: el simbolismo cosmolgico de la arquitectura sagrada.

    Mara Cecilia Tomasini. En la antigedad la arquitectura y el urbanismo tuvieron una funcin simblica destacada. En muchas culturas arcaicas la construccin del espacio sagrado aspiraba a reproducir el mito de creacin del mundo.1 Por lo tanto el templo y la ciudad eran en s mismos smbolos cosmolgicos o representaciones del mundo (Imago mundi).2 En la mitologa universal, la creacin del mundo es generalmente entendida como la imposicin de un orden sobre el caos preexistente.3 Podra afirmarse, incluso, que una gran parte de los mitos de creacin son mitos de ordenacin del caos, de separacin de lo indiferenciado, o de formacin de lo informe. Vale la pena mencionar, adems, que muchos mitos cosmognicos vinculan explcitamente el edificio sagrado o la ciudad sagrada con el origen de los tiempos y con el acto creador de las divinidades. As por ejemplo la cosmogona egipcia de Helipolis relata que, en un principio, exista un ocano en la oscuridad y el caos. Atum, Seor de Helipolis, creador del universo y dios sol, se pos en un montculo emergente de este ocano. Este montculo primordial tom la forma de una pirmide.4 La pirmide egipcia simboliza, entonces, la montaa primordial que emerge de las aguas; es decir que la pirmide es el orden que surge del caos.5 (Figura 1)

    Figura 1: Pirmides de Keops, Kefren y

    Micerinos. FECHA. En la tradicin brahmanica asociada a la arquitectura sagrada de la India, existe un mito de creacin del universo, que es asimismo un mito de ordenacin del caos. El mito del Vastu Purusha relata que una cosa informe y sin nombre llenaba Cielo y 1 Cf. M. Eliade, Lo sagrado y lo profano, Cap. 1; y J. Hani; El simbolismo del templo cristiano, Cap. 4 y 7. 2 Cf. J. Hani, Op. cit., Cap. 1. 3 Cf. M. Eliade, Ibid., Cap. 1. Vase tambin M. R. Wright, Cosmology in Antiquity, Cap. 5. 4 Textos de las Pirmides, Siglos XXVII- XXII a.C. Cf. G. Hart, Mitos Egipcios. 5 Las pirmides egipcias no son templos sino tumbas, pero simblicamente comparten las caractersticas de los templos.

  • 2

    Tierra. Los dioses le comprimieron contra la Tierra, de cara al suelo.6 Luego Brahma orden a los dioses que la ocuparan y la llamaran Vastu Purusha. Entonces Vastu Purusha es "...la forma en que existe el ser ordenado, el mundo sensible..." 7 desde que los dioses lo dispusieron as. La mandala, principio estructurador de todo templo o ciudad hind, simboliza la forma en la que el Purusha catico se encuentra encerrado, o la forma en que el caos ha sido ordenado.8 (Figuras 2 y 3)

    Figura 2: Vastu Purusha Mandala.

    Figura 3: Mandalas budistas.

    6 Cf. V. Ions, Indian Mythology. En algunos himnos vdicos Purusha se describe como la persona csmica, cuya divisin y sacrificio da origen tanto a las diferentes clases sociales como a los astros y a los fenmenos atmosfricos. Rig Veda, Himno a la Persona Csmica. Cf. C. Whittaker, An Introduction to Oriental Mythology. 7 Cf. A. Volwahsen, Arquitectura de la India, pg. 43. 8 Ibd. Ver tambin F. Revilla, Diccionario de Iconografa y Simbologa.

  • 3

    Figura 3: mandalas Sri Yantra. En la Epopeya de la Creacin mesopotmica, Marduk, luego de vencer a Tiamat y a su ejrcito de monstruos9, crea el cielo y la tierra, construye el templo de Esharra, y organiza el universo, nombrando los meses del ao y otorgndole tres estrellas a cada uno de ellos.10 Por otro lado, en la mitologa nrdica, el poema dico Vlusp, o "La Profeca de la Vidente", describe el estado ms primitivo del universo como un estado en el que no haba ms que un gran vaco;11 los dioses hacen emerger las tierras de este vaco; luego organizan los cielos, determinan las horas del da y la noche y dividen el tiempo en aos, procediendo entonces a la construccin de los templos.12 En algunas cosmogonas las fuerzas del caos aparecen bajo la forma de genios o divinidades de la noche o de la oscuridad. La lucha entre el caos y el orden se simboliza como la anttesis entre la luz y la oscuridad; o, lo que es lo mismo, entre el da y la noche. La creacin, triunfo del orden sobre el caos, se consuma con la aparicin del sol y el origen de los tiempos es descrito como un primer amanecer. Por este motivo, los eclipses solares, que constituyen una alteracin del orden diurno, son vistos como la imposicin de las fuerzas del caos sobre las del orden, siendo as particularmente temidos.13 Esta anttesis entre el orden creador, bajo apariencia diurna o solar, y el caos destructor, bajo la forma de la oscuridad o de la noche, es frecuente en las cosmogonas mesoamericanas. En el Pop Wuj, o Libro del Tiempo de los mayas ki- chs, se relata cmo era esperado con ansias por el pueblo el primer amanecer, el cual fue precedido de

    9 Los monstruos y los dioses de la oscuridad son personificaciones del caos en los mitos cosmolgicos. Cf. M. Eliade, Op. cit., Cap. 1; H. Mc Call, Mitos Mesopotmicos; y K. Taube, Mitos Aztecas y Mayas. 10 La Epopeya de la Creacin aparece en siete tablillas encontradas en las ruinas de Nnive, Asur, Kish, y Sultantepe. Las tablillas estn datadas entre los siglos XX y VII a.C. La Epopeya de la Creacin se refiere al origen del mundo y la construccin de Babilonia por los dioses, bajo la proteccin del rey de los dioses, Marduk. Cf. H. Mc Call, Op. cit. 11 En los mitos el vaco no significa inexistencia. El "vaco" mitolgico no es igual al vaco de la fsica, sino que significa desorganizacin. Cf. P. Grimal, Los mitos griegos. 12 Codex Regius, Siglo XIII. Cf. R. I. Page, Mitos Nrdicos. El autor aclara que los dioses poseen regin, palabra "que significa algo as como poderes organizadores". 13 Cf. K. Taube, Op. cit. Ver tambin M. R. Wright, Op. cit., Cap. 5.

  • 4

    un milenario "Perodo de Oscuridad".14 En este libro, la creacin de los seres es referida como una construccin: "Luego [los dioses] tomaron en cuenta la construccin y formacin de nuestra primera madre y padre".15 Para los pueblos de la Antigedad existi una relacin fundamental entre la construccin o la delimitacin del espacio sagrado y el concepto cosmolgico de orden. La edificacin del monumento sagrado constitua un complejo ritual que se iniciaba con la eleccin del rea a consagrar. Segn M. Eliade16 para el hombre religioso el espacio no es algo homogneo, puesto que existe una desigualdad esencial entre el espacio sagrado y el espacio profano. El espacio sagrado se encuentra imbuido de significado religioso y es, por lo tanto, un espacio diferenciado del resto del mundo. Slo el espacio sagrado puede ser dedicado a la divinidad. Por el contrario, el resto del mundo, o espacio profano, es el espacio indiferenciado en el cual se desarrolla lo cotidiano y lo humano. El reconocimiento de un espacio sagrado conlleva, como acto fundamental, su delimitacin respecto del resto del mundo. Pero la delimitacin o imposicin de un lmite es la forma ms elemental de ordenacin. Por lo tanto, el reconocimiento y demarcacin de un espacio sagrado es, en s mismo, un acto de ordenacin. Dado que, mticamente, la creacin o fundacin del mundo es un acto de ordenacin, M. Eliade resume lo antedicho expresando que "...la experiencia religiosa de la no homogeneidad del espacio constituye una experiencia primordial, equiparable a una fundacin del mundo...".17 La construccin de todo espacio sagrado se inicia con un ritual fundacional que es, esencialmente, un ritual de ordenacin tendiente a separar el lugar sagrado del resto profano del mundo. El primer paso de este ritual es el reconocimiento de un punto, un centro en el cual el hombre religioso percibe la manifestacin de la divinidad. El hombre religioso entiende este punto o Centro Sagrado como el lugar donde la realidad trascendente se hace presente, y donde lo terrenal y lo divino entran en contacto.18 En el Centro Sagrado cierta porcin del espacio se reconoce como sacralizada y se diferencia del resto del mundo. Este punto es concebido como un omphalos19 o centro del mundo (figura 4), y desde all comienza a organizarse el santuario o la ciudad santa. Por esta razn todas las ciudades santas, as como todos los templos, se consideran situados, simblicamente, en el centro del mundo.20 La regin ordenada en torno al Centro Sagrado es un microcosmos, que aspira a reproducir el orden impuesto por las divinidades en el acto de la creacin. El resto del mundo, el espacio exterior no consagrado, es el espacio profano, catico en tanto que no reproduce el orden csmico.

    14 Cf. A. I. Chvez, "Pop Wuj. Libro del Tiempo. Poema mito- histrico ki- ch". El Pop Wuj habra sido redactado hacia el ao 1550, en lengua ki- ch. 15 Pop Wuj, Captulo titulado "Este es el principio de la creacin de la gente, cuando se busc la naturaleza de su cuerpo". En A. I. Chvez, Op. cit., pg. 110. 16 Cf. M. Eliade, Op. cit. 17 M. Eliade, Op. cit., pg. 21. 18 Cf. Ibid., Cap. I. Tambin S. Sebastin, Mensaje simblico del arte medieval, Cap. I. 19 Cf. J. Hani, Op. cit., Cap. 3. 20 Ibid.

  • 5

    Figura 4: Omphalos del templo de Apolo en Delfos.

    Puesto que el hombre religioso percibe el Centro Sagrado como el lugar donde se ha revelado lo trascendente, intuye que en ese punto se ha abierto un canal que lo comunica con lo sobrenatural. Simblicamente, entonces, el Centro Sagrado se entiende como atravesado por un Axis Mundi vertical que une los tres niveles csmicos: cielo, tierra e inframundo.21 Este Axis Mundi suele ser representado mediante un rbol, una montaa, o un pilar. El rbol entierra sus races en el subsuelo, y se alza hacia las regiones celestes. El pilar perfora en su base la superficie de la tierra y se eleva hacia las alturas. La montaa se posa en lo ter