sergio tome-la ciudad socialista y la ciudad sostenible

Download Sergio Tome-La Ciudad Socialista y La Ciudad Sostenible

Post on 14-Jul-2015

37 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

La ciudad socialista y la ciudad sostenibleSergio TOM FERNNDEZDepartamento de Geografa. Universidad de Oviedo

Recibido: 9 mayo 2005 Aceptado: 24 septiembre 2005

RESUMEN Se ofrece un ensayo de aproximacin general a la experiencia urbana socialista, poniendo nfasis en el planeamiento, los centros histricos, la vivienda, el verde y los servicios. Es decir, aquellos objetos de reflexin que ms aleccionadores pueden resultar para el actual debate sobre el futuro sostenible de las ciudades. Palabras claves: Ciudad Socialista, Poltica Urbana, Planeamiento, Sostenibilidad.

The socialist city and the sustainable oneABSTRACT This paper examines in detail socialist urban experience: town planning, town centres, the housing problem, environment and services. To sum up, an analysis of those subjects of reflection that it way be interesting for present debate on towns sustainable future. Keywords: Socialist town, Urban Policy, Planning, Sustainability.

INTRODUCCIN Quince aos despus de la cada del teln de acero, la Geografa tiene pendiente una interpretacin equilibrada, con carcter definitivo, sobre la ciudad que dejaron los regmenes comunistas. Tarea complicada por el difcil acceso a la documentacin original, aunque existe una ingente bibliografa como para cubrir al menos los aspectos sectoriales. La revisin del hecho urbano marxista, adems de necesaria para matizar el discurso liberal elaborado al respecto, resulta perentoria por diversas razones. Entre ellas la rpida transformacin de las ciudades en el antiguo bloque oriental, que con frecuencia est borrando algunas trazas sustanciales del sistema anterior o desvirtuando sus contenidos en forma irreversible, como ha sucedido en ocasiones con los grandes equipamientos culturales, los espacios pblicos y hasta las zonas verdes. Junto con ello, el profundo deterioro de otros elementos heredados har pronto difcil la justa valoracin de lo que hubo, provocando tal vez que las generaciones jvenes carezcan de toda referencia o las reciban slo de signo negativo. Esa exploracin sirve adems al objetivo fundamental de abrir persAnales de Geografa2005, 25, 51-70

ISSN: 0211-9803

Sergio Tom Fernndez

La ciudad socialista y la ciudad sostenible

pectivas para el futuro de las ciudades, pues el bagaje urbanstico de los pases socialistas representa una fuente de informacin enriquecedora en materias como la ordenacin de usos, el patrimonio, el alojamiento y el ocio. Objetos a veces de innegables conquistas y formulaciones tericas singulares, hasta el punto de fijar ideas que hoy se defienden universalmente como la necesidad de combinar los usos del espacio, para evitar las parcelas monofuncionales, o el rechazo a las formas extremas de descomposicin territorial urbana. El manejo de esos materiales seguramente ayudar a construir una alternativa sostenible a la ciudad neoliberal, que hoy por hoy no ofrece respuesta suficiente a los problemas colectivos, sin que el pensamiento de la sostenibilidad termine de concretarse en forma suficiente.

1. LOS GEGRAFOS Y LA CIUDAD SOCIALISTA En un artculo titulado Elogio a Rusia, que public el diario ABC a comienzos de la dcada de 1960, el Marqus de Lozoya ensalzaba el urbanismo y la decencia pblica socialistas. Comparando la reconstruccin y desarrollo posblico en Leningrado y Madrid, reconoca la superioridad de los urbanistas soviticos, y sobre la moral pblica no dud en sentenciar que el imperio de los nuevos zares ha llegado, por la inteligencia de sus rectores, a las mismas conclusiones de la moral cristiana. Pocos se atreveran hoy a realizar afirmaciones de esa naturaleza. Sin embargo es forzoso recordar que, durante decenios, tambin el discurso geogrfico producido en Europa Occidental acerca de la ciudad socialista estuvo en buena medida presidido por el respeto, hasta que en los aos noventa se impongan la denigracin o el silencio. Quiz la Geografa francesa, ms dedicada al exterior, ofrezca el mejor exponente de esa valoracin, compartida por crculos relativamente amplios de otros pases. No han faltado desde luego en la Geografa europea los detractores, que niegan inters alguno al hecho urbano de las democracias populares, como tambin es cierta la evidente simpata que otros textos translucen, pero la interpretacin dominante ha venido encerrando algo ms que una opcin ideolgica. Apoyada en datos fehacientes y en el reconocimiento sobre el terreno, desvel las deficiencias, tensiones o errores presentes en la urbanizacin de los pases del Este, en captulos como la vivienda o el abastecimiento. Pero a la vez manifest reconocimiento de los diversos logros alcanzados y las enseanzas extrables de aquel modelo. En 1963 BEAUJEU-GARNIER y CHABOT calificaron a la URSS como una especie de laboratorio del urbanismo moderno, productor entre otras cosas de ciudades nuevas que, en referencia al Asia sovitica, caracterizaban por sus amplias arterias, sus grandes espacios verdes, la majestad y la multiplicidad de los edificios colectivos situados en los puntos centrales, la ausencia de segregacin social y de diferencia en la arquitectura de los diversos barrios. BLANC, GEORGE y SMOTKINE comentaban en 1967 la supresin de toda causa de disarmona en el paisaje urbano, a propsito de Polonia, y estimaron que las nuevas ciudades representan una de aportaciones ms positivas del urbanismo socialista (), mar52Anales de Geografa2005, 25, 51-70

Sergio Tom Fernndez

La ciudad socialista y la ciudad sostenible

cadas por la importancia de los equipamientos colectivos y de los servicios gratuitos o de precios ms dbiles. En 1970 Pierre GEORGE alude a los extensos espacios verdes asociados a las grandes unidades residenciales, un ao antes de que BLANC y CHAMBRE propongan la imagen de Mosc como surgida del bosque. Por su lado MERLIN, en 1972, llam la atencin sobre el hecho de que en los pases socialistas los equipamientos son construidos al mismo tiempo que los alojamientos y calculados con ayuda de normas que, si bien son a menudo dbiles, tienen el mrito de existir. En ciencias afines como la arquitectura no faltan consideraciones anlogas, sirviendo quiz como ejemplo STRETTON (1978) que, muy crtico en sus juicios, tampoco duda en observar que la riqueza, el ingreso y la vivienda no tienen ninguna de las desigualdades extremas que ocurren en los pases capitalistas. Con cierto retraso, en Espaa se publicaron escritos del mismo tenor, como el brillante anlisis debido a CARRERAS VERDAGUER en la Geografa de la Sociedad Humana(1981), que concluye: Puede resumirse que la ciudad sovitica es bastante igualitaria, tanto en lo que hace referencia a la distribucin interna de sus servicios, equipamientos y funciones, como en la semejanza de infraestructuras y organizacin entre las ciudades (). Son igualitarias, sobre todo, porque la segregacin social del espacio no existe, porque el transporte pblico alcanza un elevado nivel de densidad y porque el centro de las ciudades est elaborado para facilitar el acceso de grandes masas. Los principales problemas se presentan a travs de los resquicios de privatizacin que se pueden dar con la introduccin del transporte privado, que se halla en expansin; a travs de la aparicin de construcciones de viviendas en rgimen de cooperativa que, si bien ayudan a resolver el problema de la vivienda, rompen, en cierta forma, la homogeneidad social, y a travs, finalmente, de la introduccin de los comercios de lite. Al ao siguiente el arquitecto RODRIGUEZ-AVIAL LLARDENT, en la magnfica obra Zonas Verdes y Espacios Libres en la ciudad (I.E.A.L., 1982) sostena que urbansticamente la Unin Sovitica presenta un gran inters por ser el primer pas en el que a gran escala el hombre intenta estructurar racionalmente la geografa y recursos. Todava en 1989 PELLETIER y DELFANTE, an resaltando la crisis del alojamiento y la endeblez del equipamiento comercial, destacaban el rigor en el planeamiento, el tratamiento del patrimonio o la importancia de los espacios verdes. Poco tiempo despus la percepcin vara radicalmente, pues en 1990 RADVANYI muestra a Mosc como un escaparate de las contradicciones del socialismo, y encuentra en ella una neta segregacin social. Ya en 1996, en la Gographie Universelle, BRUNET llega ms lejos al afirmar respecto a Rusia que la inmensa monotona de los barrios de bloques no es radicalmente diferente de la de los barrios de las ciudades del Tercer Mundo, nacidos bajo la expansin urbana general de la segunda mitad del siglo XX Dentro de la misma obra, tambin V. REY refiere cierta vacuidad del urbanismo en Varsovia, la banal universalidad vista en Praga y la tragedia urbanstica de Bucarest. Juicios que desde luego merecen todo el respeto, y si se traen aqu es slo como muestra de una actitud diferente.Anales de Geografa2005, 25, 51-70

53

Sergio Tom Fernndez

La ciudad socialista y la ciudad sostenible

Foto 1: Volzhski (Rusia), ciudad nueva relacionada con el aprovechamiento hidroelctrico del Volga.

2. MIL CIUDADES NUEVAS: EL PENSAMIENTO Y LA PRAXIS URBANSTICA La experiencia econmica, territorial y urbana del bloque oriental encierra una serie casi ilimitada de objetos de inters para el actual debate sobre la ciudad sostenible. Obligada por las circunstancias, la URSS construy un urbanismo hbrido, emprico y cambiante, cuyos cimientos vendran dados por la cultura de vanguardia y las propuestas del racionalismo occidental (QUILICI, 1978). Aplicadas stas a finalidades ideolgicas, coexistieron con criterios de planeamiento tecnocrticoproductivistas (STRETTON, 1985), llegando a soluciones originales que se distancian del capitalismo pero a veces caminan en paralelo a l (SEGRE, 1988). Probablemente ninguna otra nacin haya aportado tanta fundamentacin terica, propia o mixta, tanto debate ni tanta carga de trabajo en la definicin de modelos o la determinacin de parmetros urbansticos. Es decir un colosal esfuerzo para definir la ciudad ideal. Al