semanario impreso 406

of 32/32
Osorio Chong dio cátedra política ante politécnicos... y en Veracruz, ¿cuándo? Guillotina MIÉRCOLES 1 DE OCTUBRE DE 2014 XALAPA, VERACRUZ DIRECTOR: MANUEL ROSETE CHÁVEZ SUBDIRECTOR: ÁLVARO BELIN ANDRADE www.formato7.com AÑO VIII 5 PESOS NÚMERO 406 @Formato7oficial Formato Siete / Vía libre / Raymundo Jiménez Entre… líneas / José Ortiz Medina Editorial El gobierno pierde credibilidad ‘Juanelo’: ¿Sorprendido? Ahued, ¿candidato independiente? Consenso / Manuel Rosete Chávez De la utopía a la realidad Hora Libre / Álvaro Belin ¿Quién opera en ausencia de Duarte? El faisán jazzeado: Óscar Terán RAFAEL PÉREZ CÁRDENAS Las crisis de Veracruz GONZALO LÓPEZ BARRADAS LUIS BARRIA MANUEL VÁSQUEZ 2 de octubre, no se olvida Concierto de Reynaldo Armas, el viernes en Coatepec ¿Quién cerrará la puerta? MIGUEL ÁNGEL CRISTIANI Los adultos mayores, pobres y discriminados JAZZ BAJO LA MANGA Los adultos mayores, pobres y discriminados

Post on 04-Apr-2016

214 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

 

TRANSCRIPT

  • Osorio Chong dio ctedra poltica ante politcnicos... y en Veracruz, cundo?

    Guillotina

    Mircoles 1 de ocTUBre de 2014 Xalapa, VeracrUz

    DireCtOr: Manuel rOsete ChVez subDireCtOr: lVarO belin anDraDe

    www.formato7.com ao Viii 5 pesosNMero 406

    @Formato7oficialFormato Siete /

    Va libre / Raymundo Jimnez Entre lneas / Jos Ortiz MedinaEditorial

    el gobierno pierde credibilidad

    Juanelo: sorprendido?

    ahued, candidato independiente?

    Consenso / Manuel Rosete Chvez

    de la utopa a la realidad

    Hora Libre / lvaro Belin

    Quin opera en ausencia de duarte?

    El faisn jazzeado:

    scar Tern

    RAFAEL PREZ CRDENAS

    Las crisis de Veracruz

    GoNZALo LPEZ BARRADAS

    LUIS BARRIA

    MANUEL VSQUEZ

    2 de octubre,

    no se olvida

    Concierto deReynaldo Armas,

    el viernes en Coatepec

    Quin cerrar

    la puerta?MIGUEL NGEL CRIStIANI

    Los adultos mayores,pobres y discriminados

    JAZZ BAJo LA MANGA

    Los adultos mayores,pobres y discriminados

  • Mircoles 1 de octubre de 20142 /

    ConsensoManuel Rosete Chvez

    De la utopa a la realidad

    Nunca antes como hoy el discurso poltico contrasta con la realidad que vivi-mos. Y es en todos los temas de la administracin pblica. Si se habla oficialmente de la inseguridad, el discurso ofende; si se abor-da el de la educacin, igual, no mejora ni lo har an con la reforma mientras no se ocupen de cambiar el modelo educativo y combatan a los crteles del SNTE que controlan todo; si se habla de la obra pblica, pues todos nos damos cuenta que no hay tal; si se les ocurre mencionar la situacin econmica ni se diga, la miseria que estamos padeciendo es resultado de la escasez de recursos del estado, y as todo lo que se dice es totalmente contrario a la realidad.

    Pero qu es lo que ms preocupa en estos tiempos: el desempleo, la espiral in-flacionaria que provocan los gasolinazos; la falta de liquidez de las empresas porque el gobierno no les paga; la falta de vivienda para atender la necesidad de miles de paisanos que no tienen casa propia, no, nada de eso es tan importante como la in-seguridad.

    El secuestro, que es el delito de ms alto impacto, es lo que se ha desbordado afectando a miles de familias que lo padecen y que de momento ven cmo, sin ex-plicacin alguna, un miembro de la familia desaparece.

    Y no importa si ocupamos el segundo lugar nacional o el sptimo en este delito, lo realmente importante es que este, como las extorsiones, el cobro de derecho de piso, los asaltos a mano armada, el robo de vehculos, todos estn aumentando cada da que pasa pese a los enormes esfuerzos que hace el gobierno por contenerlos.

    No sabemos si es por el llamado efecto cucaracha porque en otras entidades, como Michoacn, el go-bierno federal le entr fuerte y los delincuentes estn emigrando hacia otros estados; si es porque muchos centroamericanos ya no viajan hasta los Estados Uni-dos como era su plan original y deciden quedarse en Veracruz, donde tienen que delinquir para sobrevivir; si son crteles distintos a los que venan operando en la entidad los que han llegado a tratar de apoderarse de la plaza; si es el mismo desempleo que ha obligado a muchos jvenes a rentarse como sicarios porque no encontraron otra forma de obtener ingresos, o qu. Lo realmente cierto es que los ciudadanos estamos frente a un grave problema de inseguridad.

    Y no es que la polica del estado no tenga voluntad para actuar o que la procura-cin de la justicia no funcione, no, lo que pasa es que son tantos los delincuentes y tantos los delitos, que han rebasado las buenas intenciones del gobierno para dete-ner a los malosos que se ensaan con los ciudadanos.

    La nueva Polica Civil, por lo que nos ha explicado el secretario de Seguridad Pblica en el Estado, Arturo Bermdez Zurita, resolver en gran parte el problema, pero no ser de un da para otro, como por arte de magia; aqu la sociedad tendr que jugar un papel muy importante consistente en ir devolviendo la confianza en la polica, en esa corporacin tan desprestigiada gracias a malos elementos que se han coludido con la delincuencia para obtener ingresos de manera ilcita y los que se han prestado a la complicidad agrediendo a la sociedad; esa polica es contra la que han venido luchando los titulares de las dependencias, en un combate que no se ve pero que se ir sintiendo en la medida en que el tiempo transcurra y la nueva corporacin entre en funciones.

    Claro que los veracruzanos quisiramos resultados inmediatos, es ms, los exigi-mos porque como ciudadanos pagamos nuestros impuestos para tener, entre otras cosas, seguridad, pero la realidad es tal como la comentamos anteriormente, difcil de enfrentar.

    Aqu lo condenable o criticable es que se hable de una disminucin de los hechos delictivos con actitud triunfalista y los hechos demuestren lo contrario, a nadie se le

    puede engaar de forma tan ingenua. La realidad ah est, golpendonos, los niveles de descomposicin social son alarmantes, pero no nos queda otra que tener la firme esperanza de que los esfuerzos que hace el gobierno se traduzcan en resultados, por el bien de todos.

    la atrevida ignorancia

    Resulta verdaderamente sorprendente ver y escuchar comentarios de quienes se dicen periodistas y se atreven a dar su opinin sobre algn tema en particular, sin conocerlo a fondo.

    Retomo con mucho respeto las declaraciones de la magistrada Yolanda Cecilia Castaeda Palmeros cuando Edel lvarez Pea, el famoso caremuela, tom pro-testa en el Congreso del Estado: ahora, cualquier pendejo puede ser magistrado.

    Aqu pasa lo mismo, con respeto para los colegas que son verdaderamente pro-fesionales y que saben de qu trata este negocio. Pues los que verdaderamente sabe-mos del asunto, sabemos que para ser columnista que no articulista el periodista debe serlo en toda la extensin de la palabra. Con pleno conocimiento de los temas que va a abordar, para estar en condiciones y tener al autoridad moral de dar una opinin y sustentarla, de tal o cual tema.

    Y para llegar a ser un columnista diran los clsicos le ronca.Hoy, todos se atreven a dar opiniones, tan a la ligera que semejan plumas al vien-

    to; han confundido libertad de expresin con libertinaje.Hay que ser responsables en emitir opiniones y cual-

    quiera que haya ido a la escuela conoce la gran diferencia entre ambas palabras, con tan poca distincin en su es-critura.

    Todo el prembulo viene a cuento porque hay gente-cita, as en diminutivo, que toca temas relacionados con seguridad, y los aborda de una manera que nada tiene que ver con la realidad de Veracruz.

    Por ejemplo, en das pasados circul en redes sociales un video donde se denunciaba, as con todas sus palabras, un secuestro en Minatitln wow!, impactante sin duda el ttulo del video.

    Al hacer una revisin y posterior anlisis de las imge-nes, como un profesional de la informacin debe hacerlo para poder tener un juicio objetivo de lo que va a decir, se observa efectivamente en un video de tres minutos a varias personas tratando de subir a un sujeto a una camioneta.

    Los presuntos secuestradores no llevaban capuchas, no estn armados!, y en ningn momento utilizan la fuerza desmedida para someter a quien estaban subien-do a la camioneta, que a toda costa se defenda para evitar ser subido.

    Ms tarde, la Procuradura emiti un graaaaan boletn donde aclaraba que no se trataba de un secuestro sino de una actuacin ministerial.

    Pues, bien, ah estaban las dos versiones.Y en anlisis, con lo que expuse lneas arriba, es improbable que se trate efecti-

    vamente de un secuestro o un levantn.Y este anlisis seguramente lo hicieron otros compaeros periodistas o reporte-

    ros, pues se enfocan ahora a decir que son brutalidades, que hay un uso desmedido de la fuerza y otros, que no, que todo lo contrario, que es una ineficiencia que se hayan usado tres minutos para someter a un solo sujeto.

    Son juicios totalmente a la ligera. Todos hablan y opinan de lo que no saben y eso es ms peligroso, peligrossimo dira yo, en un mundo donde un chisme viaja a la velocidad de la luz y una noticia positiva a la velocidad de un auto compacto, usando los mismos medios, a travs de las redes sociales .

    La ignorancia es audaz y, citando a Joseph Goebbels, una mentira repetida miles de veces se convierte en verdad y eso, seores, tambin es desinformacin y a ella contribuyen los ignorantes.

  • Mircoles 1 de octubre de 2014 / 3

    Editorial El gobierno pierde credibilidad

    Director

    Manuel rosete Chvez

    Subdirector

    lvaro belin andrade

    Colaboradoresrafael Prez Crdenas, norma trujillo

    bez, Gernimo rosete Pozos, luis barria, raymundo Jimnez, Jos Ortiz Medina,

    Joaqun rosas Garcs, lobolpez, hctor F. Coronel-brizio, Gonzalo lpez barradas,

    hctor alejandro Quintanar, Manuel Vsquez, Guillermo h. ziga Martnez, Juan antonio nemi Dib,tere G. Quintero

    CorresponsalesGuadalupe Gmez buere,

    Martnez de la TorreEdicin

    Vctor Manuel Vlez lenAdministracin

    Martha b. Jimnez MoralesAsesor Jurdico

    lic. rafael santorum Vzquez

    Oficinasbeatrz Ortega hernndez

    20 de Noviembre Oriente No. 513. Colonia Modelo. C.P. 91040.

    Xalapa, Ver. Telfonos: (228) 817 14 32 y

    (228) 820 39 30 www.formato7.com

    e-mail: [email protected]: ROCM500407BLO

    A las instituciones del gobierno les pasa como a las personas: si mienten, y las cachan, pierden credi-bilidad. Por eso, apostar a que el encubrimiento va a funcionar es una apuesta muy arriesgada, sobre todo en esta poca donde es tan difcil esconder la verdad. Pero muchos dentro del gobierno, con buenos aliados en los medios, siguen apostndole a eso. Es el caso de lo ocurrido en Tlatlaya donde los go-biernos federal y del Estado de Mxico mintieron, los cacharon y, por tanto, han perdido credibilidad.

    Quin, en su sano juicio, le va a creer a la Procuradura General de Justicia del Estado de Mxico (PG-JEM) despus de la mentira que se ech para encubrir la ejecucin de 22 personas por parte de una patrulla del Ejrcito?

    Sin investigar, simulando pruebas, el gobierno opt por proteger al poderoso. Porque es indudable que el Ejrcito es una organizacin con mucho poder. Se trata de gente armada con gran peso entre la clase po-ltica. Pero eso no les da derecho a matar a quien se les pegue la gana. Cuando abusan de su poder, deben ser castigados. No obstante, la PGJEM, en lugar de investigar, inmediatamente replic la explicacin de la Secretara de la Defensa Nacional en su intento por encubrir la verdad. En ningn momento, la Procuradura dud que las vctimas no merecan este desenlace por ms delincuentes que hayan sido (lo cual, por cierto, tambin es de dudarse).

    Si aceptamos que los soldados maten gente en lugar de ponerla a disposicin de las autoridades judicia-les, estamos aceptando que maana hagan exactamente lo mismo con cualquiera de nosotros: que entren a nuestro domicilio, nos ejecuten y luego digan que se justificaba porque ramos bien malos y repelimos la accin de las Fuerzas Armadas.

    Eso sucede en sociedades donde impera la ley de la selva, no en el Estado de derecho.El primer damnificado de la mentira de Tlatlaya es el Ejrcito, una de las instituciones que ms confianza

    genera entre la poblacin. Al tratar de encubrir lo ocurrido, su credibilidad ha quedado abollada. Aunque hay que reconocer que, ante el alud de crticas y presiones de organizaciones internacionales de derechos humanos, la Sedena rectific arrestando a los soldados responsables de los hechos. A estos militares, como corresponde en una sociedad civilizada, se les juzgar respetando su derecho al debido proceso, cosa que les negaron a las 22 personas que mataron en Tlatlaya.

    Ojal este y otros hechos encubiertos por el gobierno para tratar de proteger al poderoso engaando al pueblo les sirva de escarmiento so pena de continuar en el tobogn del descrdito.

  • Mircoles 1 de octubre de 20144 /

    * Son indgenas o marginadas rurales y urbanas* Se asocia con pobreza, ignorancia y etnicidad

    Por aborto, 14 casos de mujeres procesadas

    norma trujillo bez

    La interrupcin del embarazo en cualquiera de sus etapas es un deli-to perseguido por el Cdigo Penal de Veracruz, pero los datos disponibles de las mujeres condenadas por los jueces por el ilcito, las muertas por practicarse un aborto clandestino y las hospitaliza-das por esta causa, ubican a la entidad en el cuarto lugar nacional por haber rea-lizado esta conducta voluntariamente, reprochada socialmente, que de acuerdo a organizaciones sociales est asociada con la pobreza, la ignorancia y la etni-cidad.

    Al festejarse el 28 de septiembre el Da Internacional por la Despenaliza-cin del Aborto en Amrica Latina y el Caribe, los tres indicadores antes men-cionados se contraponen con el hecho de que 15 multimillonarios en Mxico concentran una fortuna combinada por 148 mil 500 millones de dlares, el equi-valente a casi 90% de las reservas inter-nacionales del pas, que se calcularon en

    2013 en 165 mil millones de dlares.Mxico no es un pas pobre, es la ca-

    torceava economa del mundo, pero s una nacin de pobres en donde la po-breza por ingresos pas de 57.7 millones de personas en 2011 a 60 millones al fi-nalizar 2012. Tan slo la fortuna de Car-los Slim Hel podra pagar la totalidad de la deuda externa del pas que, al cie-rre de enero de 2013, ascendi a 66 mil 200 millones de dlares y an le sobrara poco menos de 10% de sus recursos, es decir, unos 6,800 millones de dlares.

    De los 34 pases de la Organizacin para la Cooperacin y el Desarrollo Econmicos (OCDE), Mxico es el que tiene la mayor desigualdad en la distribu-cin del ingreso, pues en nuestro pas la diferencia entre el ingreso de 10% de las familias ms ricas y 10% de los hogares ms pobres fue de 28.5 veces en 2010; cuando en 2004 era de 25.8 veces, es de-cir, 10% menor. El estudio se refiere a ingresos despus de impuestos y trans-ferencias ajustados por la diferencia en el tamao del hogar.

    Por otra parte, hay datos de que en el ao 2005 se registraron un milln 17 mil 209 partos en el IMSS, ISSSTE y hospi-tales de los estados, 21% de los cuales correspondieron a mujeres menores de 20 aos. Este porcentaje contrasta con el 4% de los pases ricos, pero tambin con el 50% de algunos pases africanos. Cabe destacar que 7 mil 289 de esos par-tos ocurrieron en nias de 10 a 14 aos, situacin grave porque el riesgo de morir de las adolescentes que se embarazan es 1.2 veces mayor que el de las embaraza-das mayores de 20 aos.

    La salud de los pueblos indgenas es un rubro aparte pues prcticamente toda la poblacin indgena vive por debajo de la lnea de pobreza (una de cada tres viviendas en estas zonas no cuenta con agua potable, la mitad no tiene drenaje, 10% no dispone de energa elctrica, al-rededor de 40% tiene piso de tierra y en un alto porcentaje de ellas se cocina con combustibles slidos).

    En relacin a la educacin, uno de cada cuatro adultos indgenas es analfa-

    beta; el acceso de los nios indgenas a educacin primaria est por debajo de la media nacional y su ndice de deser-cin es altsimo. El 20% de los indgenas est afiliado al Seguro Popular de Salud y slo 9% cuenta con acceso a servicios del IMSS-Oportunidades.

    Las nias y nios indgenas por lo ge-neral nacen fuera de las unidades de sa-lud, con ayuda de una partera. Son pro-ducto de embarazos que no cuentan con atencin prenatal. Es muy frecuente que las madres tengan menos de 20 aos de edad. Su riesgo de morir antes de cum-plir 1 ao de vida es 1.7 veces ms alto que el del resto de las nias y nios del pas. Este riesgo aumenta a 2.5 veces en poblacin preescolar.

    Se calcula que anualmente se produ-cen en el mundo 13 millones de emba-razos en mujeres menores de 20 aos, 90% de los cuales ocurren en los pases en vas de desarrollo. En Mxico, la tasa de embarazos en mujeres de 12 a 19 aos de edad es de 79 por cada mil. Se calcula que entre 30 y 60% de estos em-barazos terminan en abortos inducidos. El indicador que a la fecha mejor refleja la magnitud de este problema en Mxico es el porcentaje de partos en menores de 20 aos en las instituciones pblicas.

    Veracruz, cuarto lugarde muertes maternas

    Entre 2000 y 2008, en el Estado de Veracruz se computaron 62 mujeres muertas por aborto (8%), de las 767 que sucedieron en el pas en ese mismo lapso, detentando el cuarto lugar nacio-nal, slo despus del Estado de Mxico que registr 122 defunciones, el Distrito Federal (71) y Chiapas (63). De stas, el 74% no tenan derecho a ser atendidas mdicamente en las instituciones oficia-les del sector salud (IMSS, ISSSTE o Se-guro Popular), mientras que el promedio en el pas era de 65%.

    En Veracruz se calcula que vive el 7% de mujeres del pas, por ello, al cal-cular otro indicador relacionado con el anterior son las hospitalizaciones por aborto; en la entidad fueron 82 mil 868 las mujeres que se hospitalizaron por aborto, 5% del milln 590 mil 223 que

  • Mircoles 1 de octubre de 2014 / 5

    se dieron en el pas por esta causa en los hospitales pblicos del sistema de salud; al igual que el anterior dato representa el cuarto lugar nacional, despus del Dis-trito Federal, Estado de Mxico y Jalisco.

    La tasa de letalidad expresa el nme-ro de mujeres muertas por aborto entre el nmero de mujeres hospitalizadas por aborto, expresada en muertes por 100 mil egresos hospitalarios por razones de aborto y aqu la situacin del estado va-ra pues es la sexta tasa de letalidad ms alta del pas; ha oscilado entre tasas ma-yores a 120 mujeres muertas por aborto por cada 100 mil hospitalizadas.

    En el pas no se conoce el nmero exacto de mujeres por presuntamente interrumpir sus embarazos, en el perio-do de 2009 a 2012, pero de acuerdo con INEG, son 101 las personas (87 mujeres y 21 hombres) que purgan penas en pri-sin de 26 entidades de la Repblica.

    El artculo 149 del Cdigo Penal de Veracruz establece que comete el delito de aborto quien interrumpe el embarazo en cualquiera de sus etapas. De acuer-do con Aracely Gonzlez Saavedra, de Equifona AC, en los ltimos seis aos se han documentado 14 casos de muje-res procesadas en Veracruz, en tres de los casos se les imput el delito de ho-micidio.

    Todas ellas son mujeres que viven en pobreza, en zonas rurales, son indgenas o vivan en zonas urbano-marginales y es muy probable que existan ms casos de mujeres encarceladas por el delito de homicidio cuando pudo haber sido un aborto.

    De ah que el tipo penal de aborto profundiza la discriminacin contra to-das las mujeres, y coloca en una mayor indefensin a las mujeres indgenas y en condiciones de pobreza. Seguir el proce-

    so en libertad no es suficiente, porque al seguir siendo considerado un delito, las mujeres que por las circunstancias que sean deciden abortar lo hacen en la clan-destinidad, lo cual incrementa exponen-cialmente los riesgos para su salud y su vida, sostuvo la activista.

    Por ello, Equifonia AC se pronun-cia por la eliminacin del tipo penal del aborto en el Estado de Veracruz y en todo el pas. Esto garantizar el acceso a servicios mdicos de calidad, gratuitos y oportunos.

    Mueren en el mundo 47 mil

    mujeres por abortos inseguros

    De acuerdo con la Organizacin Mun-dial de la Salud, todos los aos se produ-cen 22 millones de abortos no seguros en el mundo; 47 mil mujeres embarazadas mueren todos los aos por complicacio-

    nes derivadas de abortos no seguros, y 40 por ciento de las mujeres en edad de procrear viven en pases donde el aborto sta prohibido o restringido o es inaccesi-ble. La agencia internacional considera que el aborto no seguro es una de principales causas de muerte materna, pues alrededor del 13 por ciento de las que se producen en el mundo se deben a l.

    El nmero estimado de abortos por ao en Amrica Latina y el Caribe cam-bi de 4.2 millones en 1995, a 4.1 mi-llones en 2003, segn el Instituto Gutt-macher, dedicado a la investigacin de este tema. Ms de un milln de mujeres y nias son hospitalizadas cada ao para recibir tratamiento por complicaciones que surgen como producto de aborto inseguro.

    Esto se debe a que en Amrica Lati-na siete pases prohben el aborto bajo cualquier causal (Chile, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Hait, Surinam y Repblica Dominicana) y en otros, como Argentina, Per y Mxico, slo se permite en algunas partes del pas o bajo condiciones muy especficas.

    En nuestro pas, la nica entidad que permite la interrupcin legal del emba-razo hasta la semana 12 de gestacin sin causal especfica es el Distrito Federal, que en 2007 reform sus cdigos para garantizar el derecho de las mujeres a de-cidir sobre su cuerpo. Por lo menos 18 entidades han modificado sus leyes para establecer que la vida comienza desde el momento de la concepcin.

    A siete aos de entrar en vigor los cambios legales en la Ciudad de Mxico, se han registrado 127 mil 237 interrup-ciones de embarazo. De stas, 72.8 por ciento fueron de mujeres residentes en la capital mexicana; 23.3 por ciento del Estado de Mxico, y 3.4 por ciento del resto del pas.

    Casi el 50 por ciento de los abortos (47.5 por ciento) fueron practicados a mujeres de entre 18 y 24 aos; el siguien-te grupo ms nutrido fue el de entre 25 y 29 aos (22.4 por ciento); y de entre 30 y 34 aos (13.3 por ciento).

    La mayora (53 por ciento) eran sol-teras, sin hijos (34.3 por ciento), con educacin secundaria (32.9 por ciento) o preparatoria (39.5 por ciento) y de religin catlica (61.3 por ciento). La mayora de ellas (95 por ciento) adopt un mtodo anticonceptivo tras la inter-vencin, el cual (70 por ciento) fue de larga duracin. Slo 3.1 por ciento fue reincidente.

  • Mircoles 1 de octubre de 20146 /

    Gonzalo Lpez Barradas

    Qu est pasando?

    Siglo de Crisis: Las crisis de Veracruz -Segunda parte-

    Para el prestigio y para la historia se escamotearon los muertos, las decisiones fueron terriblemente cuestionadas, los partidarios del progre-so herederos y beneficiarios, dieron su adhesin emocionada e irrestricta, se sal-varon las instituciones, el terror macar-tista explic y justific la represin, los valores occidentales fueron preservados frente a la amenaza comunista. En el sal-do, el silencio, el dolor de la muerte, el coraje de la frustracin, el miedo, la des-esperanza. El imperio de la tranquilidad qued restablecido y el sistema exhibi, otra vez, la ausencia de liderazgo.

    El heredero, Luis Echeverra, busc la reconciliacin y el rescate mediante un populismo denso de estridencia, ayuno de contenido ideolgico o de soporte doctrinario; abund hasta la intoxica-cin la palabra pronunciada en catarata y en el desenlace las cosas siguieron igual, sobrevivi el apartheid, se fortalecie-ron las instituciones nuevamente.

    En 1976, la crisis asoma con perfiles distintos, esta vez fue econmica; se dina-mitaron los puentes de un esquema para el desarrollo soportado en la ortodoxia y en la prudencia; la impaciencia mesinica llev a la decisin de sobrecalentar la eco-noma para liquidar rezagos centenarios, para saldar en un sexenio la cuenta acumu-lada durante siglos y traducida en injusticia y marginacin para los olvidados por las revoluciones y por sus demagogos.

    La palabra fue incendio proftico y la accin movimiento vano; en el des-enlace, la paridad que fue prestigio y tab, declin estrepitosamente, los pre-cios crecieron en un mes lo que antes aumentaban en un ao. La necesidad fisiolgica de hablar destruy credi-bilidad y confianza, la deuda externa se cuadruplic, el circulante se mont sobre el vrtigo incontenible y Mxico en la definicin de Lpez Portillo cay en la crisis ms profunda de los ltimos tiempos; en esta ocasin, un discurso magistral dibuj en la esperanza la pre-sencia de un lder. Se convoc a la uni-dad y a la reconciliacin, a la alianza y a la edificacin.

    Seis aos despus la crisis reaparece, idntico el perfil, muchos ms grave en su magnitud y en su virulencia; los ndi-ces que la miden son monstruosos y ex-ceden con mucho los niveles alcanzados en 1976; el pueblo contempla en azoro

    y padece en angustia el disparo incon-tenible de los precios, de la deuda, de la paridad, del gasto, de las tasas de inters. La presencia de la crisis ya no se ocul-ta, se admite porque es inocultable, no se califica porque el tiempo no est ma-duro para endosarlo a terceros, en todo caso se atempera para salvar del naufra-gio prestigios, personas, vanidades, para mantener en el altar hombres e institu-ciones que son liturgia sagrada.

    Y en el vrtice la orfandad del li-derazgo. El triunfalismo expresado en planes y promesas destroz la majestad requerida para la convocatoria a la auste-ridad y sacrificio.

    As transcurri un siglo en la historia de Mxico. Tiempo que se fue, fug y escap en retozo continuo sobre crisis; en el calendario, ms frecuentes, en la profundidad ms preocupante; qued la sensacin de que los actores que llena-ron la escena buscaron en impaciencia la salida; aletearon en el ambiente de mi-nscula historia, sin huella y sin trascen-dencia.

    el comienzo del nuevo siglo;

    las crisis de Veracruz Vinieron crisis peores con la llegada

    del partido de mochos al poder que du-rante doce aos prolongaron las crisis de valores e instituciones, sin cambios radicales, sin polticas cambiarias, sim-plemente siguieron el paso de los ante-cesores, pero con ms virulencia y su-frimientos para el pueblo. Dejaron para la historia slo pginas de rapaceras, muerte y dolor entre los mexicanos. El presidente del empleo fue un mito.

    Las crisis que vienen con las tan lleva-das y tradas reformas estructurales, apro-badas en maridaje perverso entre partidos viejos y nuevos, de izquierda, de centro y derecha arreciarn las crisis, principalmen-te entre la enorme clase marginada.

    En Veracruz, como en muchas partes del territorio nacional, ha habido crisis pero stas se agudizaron a partir de los ltimos tres sexenios. Afloraron las crisis de valores, crisis polticas, de hombres y mujeres, crisis econmicas, de justicia y seguridad. El estado que siempre ha sido adalid en las pginas de la historia pade-ce una mortal crisis.

    Las crisis comenzaron con Miguel Alemn; Jalapa dej de ser, de hecho, la

    capital. Las rejas del Palacio de gobier-no permanecan encadenadas porque el ejecutivo despachaba en la ciudad de Ve-racruz. El pueblo comenz a desligarse de su gobernador. El hijo del cachorro de la Revolucin, dej a su sucesor la puerta abierta de la corrupcin y las cri-sis para que durante seis aos saqueara las arcas estatales; introdujera en el cam-po y las ciudades a bandas de crimina-les organizadas. Se perdi el pudor y los valores humanos, polticos y sociales. Afloraron las crisis de inseguridad y de empleo. El disfrute del poder dio valor para cometer acciones de corrupcin desbordada y asesinatos proditorios de gente trabajadora y de periodistas. Pade-ci el mandatario crisis de personalidad creyndose profeta al gritar a su pueblo que estaba en la plenitud del pinche po-der. Se sinti iluminado y se sent en la cresta del huracn que poco a poco se fue apagando como se extingue el fuego mal avivado.

    Crisis amarga que recibi Javier Duarte quien a pesar de todos los es-

    fuerzos de su gobierno, no ha podido erradicar esas crisis, sacudiendo las con-ciencias de los veracruzanos. El que he-reda poder y crisis quedar en la historia como un hombre bueno, sin aliento y sin perfil de liderazgo.

    Crisis que se repiten, variantes de matiz o de magnitud, que evidencian el desgaste y la fragilidad del sistema; pue-blo que permanece resignado, que acu-de a la reserva del espritu, inagotable y fuerte, para reconstruir, para reedificar.

    Y tal vez en la raz, ms all de los diagnsticos interesados, de las recetas milagrosas, del acontecer anecdtico, de los alegatos de la defensa, de las acusa-ciones del fiscal, del huracn que sacu-de, queda en presencia esperanzadora y promisoria el diagnstico exacto, carga-do de valor humano y de experiencias enriquecedoras: Mxico y Veracruz son un solo pueblo que buscan un lder. Y en la esperanza, la posibilidad del en-cuentro para el rescate del destino, para el reencuentro del camino.

    [email protected]

  • Mircoles 1 de octubre de 2014 / 7

    Raymundo Jimnez / Va libre

    Juanelo: sorprendido?

    Este lunes 29, en Michoacn, el di-rigente nacional del PRI, Csar Camacho, dijo que para tener la certeza de que se postulan ciudadanos ejemplares, todos los aspirantes a pues-tos de eleccin popular deberan some-terse al escrutinio de las autoridades.

    Entrevistado acerca de los videos fil-trados recientemente, en los que se han revelado las relaciones de algunos alcal-des del partido tricolor con jefes del nar-cotrfico, Camacho neg que ello vaya a afectar al PRI en las elecciones locales y federales de 2015.

    La forma de blindaje es con la ley por delante, y obviamente pidiendo, y ojal a esto hagan eco otros partidos polticos, que todos los precandidatos se puedan someter al escrutinio de autoridades esta-

    tales o federales en el mbito de la justicia, dijo el mexiquense al final del encuentro que sostuvo con priistas michoacanos en la ciudad de Morelia.

    En Veracruz debera seguirse al pie de la letra la recomendacin del presidente del CEN del PRI, pues no solamente hay muncipes en funciones sino tambin as-pirantes a diputados federales que estn bajo sospecha por presuntos vnculos con grupos de la delincuencia organizada.

    El caso ms reciente que se acaba de destapar fue a raz del secuestro y homi-cidio del tesorero municipal de Coatepec, Guillermo Pozos Rivera, desaparecido el 22 de agosto pasado y cuyo cadver fue hallado tres das despus sobre la carretera Jalcomulco-Tlaltetela.

    Hace una semana, el pasado jueves 25 de este mes, fue detenido el comandante de la polica municipal de Coatepec, Eder Omar lvarez Tapia, (a) El Boss, junto con dos elementos policiacos: Jairo Brizio Caballero Espinosa y Francisco Sandoval Hernndez, por su presunta implicacin en la muerte de Pozos Rivera, segn infor-m la Procuradura General de Justicia del Estado con base en los resultados arroja-dos de la investigacin 165/2014 instruida en la Unidad Integral de Procuracin de Justicia del Distrito Judicial de Coatepec.

    Segn trascendi, las detenciones del jefe y el par de policas municipales habran sido posibles luego de la captura en la colonia Manantiales, de Coatepec, de cua-tro hombres armados presuntamente oriundos del estado de Jalisco, los cuales, al

    rendir su declaracin, habran aportado informes sobre el levantn y homicidio del tesorero.

    Para ejecutar la orden de aprehensin obsequiada por el juez que lleva la causa penal, los elementos de la Polica Ministe-rial del estado tuvieron que apoyarse en la Marina Armada de Mxico y la Secretara de Seguridad Pblica que implementaron un operativo tctico de inteligencia para detener en el interior del palacio munici-pal a los presuntos imputados.

    Lo curioso de todo esto es que el al-calde priista de Coatepec, Roberto Prez Moreno, Juanelo, parece no haberse sorprendido por este desenlace de la tr-gica muerte de su ex colaborador.

    El muncipe coatepecano tendra que

    responder a muchas interrogantes, entre ellas quin le recomend al comandante lvarez Tapia, El Boss, ya que precisa-mente haba salido de las filas policiacas de Seguridad Pblica del estado sin bue-nas referencias.

    Cuntos policas municipales cobran en la nmina del ayuntamiento y cules lo hacen por fuera? Cuntos de ellos han sido evaluados, certificados y han apro-bado los exmenes de confianza de la SSP estatal o federal?

    El edil priista Prez Moreno est obli-gado ahora ms que nunca a depurar a su polica municipal, pues desde antes de su llegada a la alcalda ya saba que en Coa-tepec los supuestos guardianes del orden estaban coludidos con un grupo del nar-cotrfico.

    Y es que el 2 de abril de 2013, dentro del operativo Veracruz Seguro, convoyes de Seguridad Pblica y de la Armada de Mxico detuvieron a 10 elementos de la Polica Municipal de Coatepec cuando comercializaban dosis de marihuana sobre la carretera estatal Las Trancas-Coatepec a la altura del fraccionamiento Casas Carpn, entre la congregacin de El Grande y la embotelladora de la Coca-Cola.

    Los detenidos Ral Nato Machucho, Jos Manuel Lozada Martnez, Jos Andrs Melchor Crdoba, Sal Durn Carreto, Juan Carlos Ruiz Jcome, Leopoldo Snchez Lagunes, Guadalupe Gabriel Juan, Jos Luis Arriaga Snchez, ngel Luna Rodr-guez y Jos Luis Salazar Rivera fueron sorprendidos cuando se encontraban en las patrullas 001, 004 y 005 de la Polica Municipal de Coatepec comercializando dosis de marihuana. Les fueron requisados 497 sobres del estupefaciente. El comandante que diriga a los municipales confes que trabajaban para una clula de la delincuen-cia organizada y que sus elementos reciban un pago de 4 mil pesos quincenales.

    Por eso, ahora, Juanelo ni sus padrinos polticos uno de ellos secretario de despacho y aspirante del PRI a diputado federal, que el sexenio anterior ama-s una inexplicable fortuna pueden decirse sorprendidos de lo que suceda en la polica de Coatepec.

  • Mircoles 1 de octubre de 20148 /

    Las IES deben contribuir al progresode sus estudiantes: Rectora de la UV

    Boca del Ro, Ver.- En el marco de los trabajos del III Encuentro de la Red Botn Mxico, la rectora Sara Ladrn de Guevara charl con los becarios sobre el servicio pblico desde la educacin superior en Mxico, expe-riencias y retos, y explic los retos que tienen las instituciones de educacin su-perior (IES).

    La universidad debe alcanzar el pro-greso de sus estudiantes, promover y forta-lecer sus capacidades intelectuales, sociales, morales y emocionales, considerando su estatus socioeconmico, su entorno fami-

    liar y su aprendizaje de por vida, asegur.Para superar los retos, dijo, es impor-

    tante la participacin y el compromiso de la comunidad universitaria. La equi-dad de gnero, la responsabilidad social y la sustentabilidad son ejes transversales presentes en cada una de las metas por alcanzar, es en los espacios universita-rios donde se puede modificar la cultu-ra, afirm Ladrn de Guevara.

    Enunci los retos que tiene la educa-cin superior y mencion la inclusin de ellos en su Programa de Trabajo Estrat-gico 2013-2017.

    El primer reto que tienen las IES es la cobertura y pertinencia de la oferta educativa, pues las universidades deben procurar programas de calidad que sa-tisfagan las necesidades sociales, econ-micas y culturales. En coordinacin con este reto, est el brindar a los alumnos una educacin integral de calidad que forme estudiantes crticos y comprome-tidos con su entorno.

    El tercer reto es impulsar la edu-cacin cientfica, cultural y deportiva, animada por el espritu humanista. Las IES deben contribuir en la formacin de estos profesionales en un mundo cam-biante y cada vez ms exigente.

    Resalt que tambin se debe mante-ner la innovacin acadmica con calidad y de esa forma propiciar y generar cam-bios en las prcticas educativas docentes. Aqu deben considerarse los programas educativos pertinentes y la calidad edu-cativa, as como el impulso a la interna-cionalizacin.

    Sara Ladrn de Guevara expres que las actividades de las universidades de-ben tener presencia en el entorno, ser pertinentes y generar un impacto so-

    cial. Adems, se debe realizar una ges-tin responsable con transparencia y un buen gobierno, para lo que debe haber comportamientos basados en prcticas ticas, responsables y sustentables.

    Ladrn de Guevara tambin expres la relevancia de la internacionalizacin y que las IES deben tener visibilidad en este contexto, adems de los beneficios que aporta a la comunidad universitaria fomentar la movilidad estudiantil y aca-dmica.

    Reflexion acerca de la paradoja que se tiene en Mxico, donde existen ms mujeres que hombres y aun as en varios lugares todava son condenadas a segundos lugares. Detall adems la importancia de cambiar la cultura ma-chista desde los espacios universitarios y el gran desafo que tienen las IES ante ello.

    Ladrn de Guevara sostuvo que las IES hacen un esfuerzo grande por hacer visible el compromiso de for-macin a los profesionistas, los movi-mientos de protesta desmerecen estos esfuerzos donde los ms afectados son los alumnos.

    El estudio de la gentica trascien-de a las comunidades cientficas abocadas a la biologa o la medi-cina, y est cambiando la manera de ver el mundo actual y prehistrico, expres la rectora de la Universidad Veracruzana (UV), Sara Ladrn de Guevara, al inau-gurar el Congreso Nacional de Gentica 2014, este martes 30 de septiembre.

    El evento acadmico tiene como sede el Museo de Antropologa de Xalapa (MAX), y a propsito de la cabeza colosal que da la bienvenida al recinto, Ladrn de Guevara dijo ante cientficos y estudiantes de instituciones nacionales y extranjeras:

    Como arqueloga les digo tambin que estn hacindose estudios genticos de restos humanos que van a poner fin a estas teoras de que los africanos llegaron a Amrica antes que los espaoles; pues estas cabezas colosales, por sus aspectos

    fsicos, dieron conclusiones que no co-rresponden a los anlisis genticos.

    Insisti en que la gentica est cam-biando la idea de la prehistoria, de la ar-queologa, la medicina, la salud pblica, de quines somos, de la cercana con otras es-pecies, y nos cambia hasta valores ticos.

    Este congreso, que concluir el vier-nes 3 de octubre, convoc a investigado-res y acadmicos de la Universidad Na-cional Autnoma de Mxico (UNAM), el Instituto Politcnico Nacional, la Uni-versidad Autnoma Metropolitana, el Centro de Investigacin y de Estudios Avanzados; los hospitales de Cancerolo-ga y Pediatra, la Universidad de Occi-dente de Sinaloa, la de Baja California, as como las de Arizona y Michigan, de Estados Unidos, entre otras.

    Mara del Socorro Fernndez, presi-denta de la Sociedad Mexicana de Ge-

    La gentica est cambiando lamanera de ver al mundo: SLG

    ntica (SMG) y decana de la Facultad de Biologa, habl de los antecedentes de la gentica en el pas y de cmo se confor-m la sociedad que preside: La genti-ca surge con la introduccin de tcnicas aplicadas a la agricultura para resolver problemas de alimentacin, problemas que el abandono del campo trajo como uno de los procesos que se ubicaron dentro de la Revolucin Mexicana.

    Tanto Ladrn de Guevara como Fernndez citaron que el 23 de julio de

    1965, en un encuentro conmemorativo del primer centenario de la presentacin de los trabajos de Gregorio Mendel, pa-dre de la gentica, se reunieron genetis-tas mexicanos.

    Uno de los primeros resultados de dicho encuentro fue el reconocimiento de las investigaciones nacionales en esta rea de la ciencia y la fundacin de la SMG, cuya presidencia qued a cargo de Alfonso Len de Garay, de la Facultad de Ciencias de la UNAM.

    Clementina Barrera, Leticia Rodrguez, Mara del Socorro Fernndez y Sara Ladrn de Guevara.

    La Rectora expres que las actividades de las universidades deben ser pertinentes y generen un impacto social.

  • Mircoles 1 de octubre de 2014 / 9

    * No cerr por extorsiones* Edgar Daz chambea fuerte

    * Ahued y la independencia

    Jos Ortz Medina / Entre... lneas

    Luego de una semana de especulaciones, finalmente los dueos del mtico res-taurante La Sopa explicaron las causas reales del cierre de este negocio, que fue todo un icono de Xalapa.En el grupo de Facebook Apoyo a La Sopa, Miguel Fematt, uno de los dueos

    del restaurante, escribi lo siguiente: Pepe Ochoa y yo, Miguel Fematt, nos pro-nunciamos para agradecer a Hildegart Oloarte, ngeles Martnez, Maril Caballero y Mariana del Campo, entro otros queridos amigos, su desinteresado apoyo en esta situacin de quiebra que nos ha llevado a cerrar el restorn de nuestra propiedad La Sopa, en el Callejn del Diamante, en Xalapa, Veracruz. Y aprovechamos tambin para aclarar que lo nico que nos orill a cerrar fue nuestra situacin eco-nmica y la gran cantidad de deudas que se acumularon, hasta que nos fue imposible continuar.

    Acerca del rumor de que hemos cerrado por extorsin, queremos declarar que es falso y que en ningn momento, afortunadamente, sufrimos este tipo de situa-ciones. Y una vez ms, Pepe y yo agradecemos las mltiples muestras de cario que nuestros amigos nos han manifestado de muy variadas maneras muchas, muchas gracias estamos profundamente conmovidos.

    Aclarando amanece. Y ojal haya manera de rescatar a La Sopa, que es mucho ms que un simple restaurante para la capital del estado. Suerte.

    ahued, candidato independiente?

    Curiosas declaraciones realiz

    el diputado local priista Ricardo Ahued Bardahuil, quien se pro-nunci en favor de las candidaturas independientes que comenzarn a probar suerte a partir del prximo proceso electoral federal.

    El tambin ex alcalde de Xalapa dijo en entrevista con el portal Al calor poltico que hay rechazo a la poltica, a los polticos y a los parti-dos y esto implica que sea mayor la disidencia.

    La candidatura independiente ser importante, se ver la reaccin de la sociedad con representantes ms cercanos y ms identificados con la sociedad.

    Y todava remat con que esto obligar a los partidos a que tengan mayor seriedad en sus procesos de seleccin, porque a veces son ms cuotas que democracia en la base.

    No le falta razn a Ahued en lo que dice, pero sin duda llama la atencin. Estar pensando en postularse a una diputacin federal por medio de esta figura? Estar en malos trminos con el PRI, partido que lo ha hecho alcalde, diputado federal y local?

    Estara bien que lo aclarara, no cree usted?

    edgar chambea fuerte en la liga En los dos meses que ocupa el cargo de presidente interino de la Liga de Co-

    munidades Agrarias de la CNC, Edgar Daz Fuentes ha sido blanco de embates de un grupo desestabilizador que lo ha acusado de todo, mientras que el diputado de

    Chicontepec se desplaza por todo el estado de Veracruz para recorrer los 50 comits regionales de esa organizacin campesina y legitimar su liderazgo con independen-cia y autonoma.

    Desde la diputacin Edgar Daz ha logrado bajar recursos y gestionar apoyos para los 50 comits regionales y los municipales que stos agrupan como nunca lo haba hecho un dirigente de la CNC en Veracruz, con esfuerzo, busca revivir la orga-nizacin que en los ltimos 20 aos sirvi como membrete para negociar posiciones polticas y muchas otras cosas no tan claras.

    La ms reciente de las gestiones fue de 400 millones de pesos en crditos para apoyar a los cafeticultores de Veracruz a fin de que puedan hacer frente a la roya, una plaga que puso en riesgo a los cafetales de las seis regiones productoras del aromtico.

    nadie hace caso

    a dirigente del PrD En la maratnica protesta del presidente municipal de Soledad Atzompa, Boni-

    facio Aguilar Linda, hubo ganancia de otros pescadores.Y es que en medio del ro revuelto , otros seis presidentes municipales de la Sie-

    rra de Zongolica se apersonaron en Fortn, pues se enteraron que varios secretarios de despacho estaban de oferta.

    As que los abusados ediles pidieron el oro y el moro. Por cierto, mal se vio el dirigente estatal del PRD Sergio Rodrguez Corts, pues a pesar de ser casi de casa en el gobierno rojo, no se le vio ninguna ascendencia poltica sobre el edil perredista Bonifacio Aguilar, quien puso a temblar al gobierno estatal.

    Vamos, el dizque lder del partido del sol azteca qued evidenciado porque nadie le hace caso en su partido.

    Con esos aliados chafas, para qu le sirven al gobierno los paleros. Ya que los maicean, cuando menos que desquiten los apoyos estos dirigentes partidistas.

    silva reconoce labor de erick

    Es de destacar el amplio reconocimiento que hizo este lunes el Vocero

    del Gobierno del Estado, Alberto Silva Ramos, al secretario de Gobierno, Erick Lagos Hernndez, de quien expres en un comunicado con motivo de la llamada Ley Bala promovida por el diputado Adolfo Ramrez Arana, que el dilogo y los acuerdos son los mecanismos para atender las inquietudes y peticiones de las organizaciones sociales, al tiempo que seal que en Ve-racruz el secretario de Gobierno, Erick Lagos, encabeza un extraordinario trabajo de concertacin.

    Lo anterior, al fijar la postura del gobierno del Estado en torno a la propuesta de Ley de Trnsito que se discute en el Congreso. Bien.

    Madero va por otro hueso

    Luego de que Gustavo Madero confirm que buscar una diputacin plurino-minal, por lo que solicit licencia al cargo ante la Comisin Permanente, el ex pre-sidente de la Cmara de Diputados, Ricardo Anaya Corts rindi protesta como presidente Presidente Interino del PAN.

    Ricardo Anaya es el primer queretano que llega a dirigir el CEN de Accin Na-cional, aunque ya en el PRI los queretanos Mariano Palacios Alcocer y Fernando Ortiz Arana llevaron los destinos de su partido.

    A los 16 aos, Ricardo Anaya comenz su labor poltica cuando el entonces pre-sidente municipal Francisco Garrido Patrn lo design como dirigente del Instituto Municipal de la Juventud.

  • Mircoles 1 de octubre de 201410/

    lvaro Belin Andrade

    HoRa LIBRe

    Quin opera en ausencia de Duarte?

    La constatacin de que el gober-nador Javier Duarte de Ochoa no cuenta con operadores polticos efectivos, que sostengan un adecuado nivel de dilogo y negociacin con los grupos sociales para la resolucin de los conflictos, se dio este lunes en Veracruz.

    Que Duarte haya debido llamar te-lefnicamente desde Espaa al alcalde de Soledad Atzompa, Bonifacio Agui-lar, para tratar de desbloquear la caseta de peaje de Fortn y la carretera federal Fortn-Huatusco, puso de relieve que en la Secretara de Gobierno y en la de Se-guridad Pblica no hay quien traduzca sus instrucciones en acciones efectivas de gobierno.

    Y es que, para colmo, estos bloqueos realizados por los habitantes del muni-cipio de la sierra de Zongolica, encabe-zados por su alcalde (yo gobierno obe-deciendo), fueron porque no se les ha brindado la seguridad prometida y, por aadidura, fueron detenidos los autobu-ses en que se trasladaban a Xalapa para manifestarse y dialogar.

    Fue en el momento del bloqueo en que el alcalde recibi en su celular la lla-mada del gobernador Duarte desde Es-paa, quien trat de convencerlos de que liberaran las vas comprometidas; Bo-nifacio Aguilar puso el auricular en un micrfono y los manifestantes escucha-ron las palabras de Duarte. No tuvieron mella. Al contrario, recibieron la rechifla de los olvidados de la sierra de Zongo-lica. Luego les habl el subsecretario de

    Gobierno, Marlon Ramrez Marn, y ni siquiera le tomaron la llamada. El dilo-go con la secretara de Gobierno ha sido roto.

    Y no fueron los nicos afectados por una ley de Trnsito que ni siquiera ha sido aprobada. Esa insana costumbre de dar por hecho lo que apenas se cocina tambin afect a pobladores del norte de la entidad que venan a plantarse fren-te a Palacio de Gobierno porque rick Lagos Hernndez, secretario de Gobier-no, sigue la mxima del To Fide de dar atole con el dedo.

    En efecto, los miembros de la Unin de Comuneros y Ejidatarios del Norte (UCEN) y del Consejo Nacional Ciuda-dano Tamakxtumit (Conacit), del norte del estado, tambin fueron obstruidos en circunstancias que pudieron generar una tragedia pues a un polica acredita-do y capacitado se le escap una bala que estuvo a punto de herir a una mujer que permaneca en uno de los autobuses detenidos.

    seguridad, vialidad o represin?

    Aqu mismo me he pronunciado porque el gobierno estatal evite la reali-zacin continua de manifestaciones que convierten al centro xalapeo en una verdadera sucursal del infierno, afectan-do la sostenibilidad de los pequeos ne-gocios que mal funcionan en el primer cuadro de la ciudad.

    Pero una cosa es negociar con sus propias huestes, esas organizaciones parapriistas que colapsan sin ninguna conmiseracin el centro de la ciudad, ocupando recursos pblicos para sus traslados (como el Movimiento de los 400 Pueblos, Antorcha Campesina y Partido Cardenista, entre otros), y una muy distinta es que se impida la libre manifestacin de los grupos sociales que s tienen legtimas demandas, mientras aquellos solo buscan afectar a terceros o aparentar fuerza social para obtener so-luciones que muy bien pueden negociar en las oficinas del propio gobernador o su encargado de la poltica interna, rick Lagos.

    Por qu se destina un fuerte contin-gente de Seguridad Pblica para detener los autobuses de Soledad Atzompa y los que transportaban a los miembros de la Unin de Comuneros y Ejidatarios del

    Norte (UCEN) y del Consejo Nacional Ciudadano Tamakxtumit (Conacit), de los municipios de Tantoyuca y Papantla? Por qu, en cambio, no solo se permite sino hasta se financia la movilizacin de las organizaciones parapriistas?

    Porque el inters de quienes se que-daron a atender el Gobierno de Veracruz no es el inters de los xalapeos sino aplicar una embozada poltica de repre-sin que crecer paulatinamente, como est ocurriendo en todo el pas, a raz de la asuncin del presidente Enrique Pea Nieto. Y quien lo dude que descubra lo que ocurri en Iguala y en Tlatlaya.

    El siguiente paso que sospechamos en el mbito gubernamental puede ser la descalificacin de los manifestantes y su posible vinculacin hasta con organiza-ciones criminales.

    La cuestin es que las manifestacio-nes no se impiden con la fuerza pblica sino con compromisos de solucin a las demandas de los grupos sociales y su cumplimiento conforme a lo acordado en las mesas de dilogo. De otra manera, se multiplicarn los focos rojos por toda la entidad.

    el bajo mundo del sector salud

    Aunque no es privativo de Veracruz, la corrupcin a niveles alarmantes en el sector Salud ha puesto en riesgo, hace muchos aos, el cumplimiento de uno de los derechos ms importantes de los mexicanos y ha dinamitado casi todos

    los programas orientados a disminuir los niveles de riesgo y enfermedad.

    Por todos los rumbos del estado, verdaderas mafias de trabajadores, mdi-cos, enfermeras y directivos han puesto en jaque todo intento por mejorar los esquemas de atencin, orientados prin-cipalmente al sector ms numeroso de la poblacin que no tiene acceso a los beneficios de la seguridad social, si bien la mayora de quienes s son derechoha-bientes del IMSS o del ISSSTE padecen igualmente la saturacin de las reas de servicio, la aplicacin de una medicina paliativa, la postergacin en las citas m-dicas y la carencia de medicamentos del cuadro bsico.

    La Secretara de Salud enfrenta por todos los rumbos del estado prcticas corruptas que afectan tanto al presu-puesto institucional como a los mismos usuarios de los servicios, a quienes se presiona para que hagan aportaciones ilegales para recibir una atencin mdica que debe ser obligatoria y gratuita.

    Por si fuera poco, la SS sufre una ne-gligente disminucin del personal mdi-co y administrativo debido a la multipli-cacin de organizaciones gremiales que distraen a cientos de trabajadores me-diante comisiones sindicales, generando verdaderos hoyos en atencin hospitala-ria que deben ser cubiertos, en el mejor de los casos, por personal suplente cuya carga presupuestaria tiene un impacto directo en la disminucin en los alcances de programas de prevencin.

  • Mircoles 1 de octubre de 2014 /11

    La complacencia ante el uso dis-crecional de los recursos instituciona-les para tareas que no tienen que ver con la misin institucional, el robo de refacciones y partes, la exaccin de material mdico para uso en negocios privados y hasta el robo de combusti-bles de las unidades de transporte para su venta o uso privado permiten crear una verdadera caja de Pandora en que los ms afectados son los veracruza-nos que tienen la mala suerte de reque-rir servicios mdicos de urgencia o una atencin permanente por enfermeda-des crnico-degenerativas.

    Programas anuales como el de la lu-cha contra el dengue se ven invadidos por personal de vectores que solo su-pervisa desde lejos a trabajadores even-tuales, generalmente reclutados entre familiares y amigos del propio personal, convirtiendo dicha tarea en una enorme simulacin, un gigantesco fraude que tiene como consecuencia que los ndices se mantengan prcticamente igual y que, incluso, se incrementen.

    Toda iniciativa para poner orden y obli-gar a que el personal contratado y con pla-za cumpla con sus horarios y obligaciones, para evitar las fugas de recursos pblicos, atajar la corrupcin y lograr un mejor ser-vicio de salud, inmediatamente se topa con los intereses creados. Los lderes de unas 20 organizaciones sindicales de inmedia-to despliegan campaas propagandsticas aduciendo que las autoridades de salud buscan afectar sus derechos laborales. En casi todas las ocasiones, las medidas de mejora terminan por ser desechadas ante la presin proveniente de los mundos ba-jos del sector Salud.

    un pleito orquestado

    Pero difcilmente puede entenderse como producto del ajuste de tuerca en

    la operacin de la Secretara de Salud el movimiento de protesta que, como re-guero de plvora y tras indicios de gol-pes polticos fraguados en las propias oficinas de gobierno, se ha expandido por casi todas las jurisdicciones sanita-rias en contra del titular de la dependen-cia, Juan Antonio Nemi Dib, quien pare-ce el objetivo de un cierto sector poltico que ya ha tomado los rumbos tanto de la seleccin de candidatos a las diputacio-nes federales como de la prxima suce-sin gubernamental.

    El propio Nemi lo expres abiertamente el viernes pasado en Boca del Ro, al sealar que los paros y re-nuncias de personal en las Jurisdiccio-nes Sanitarias forman parte de un juego poltico en su contra, amn de lo que l calific como la renovacin en las medi-das para poner en orden las asistencias de los empleados sindicalizados en ma-nifestacin y renuncia simblica.

    Entrevistado en el marco de su par-ticipacin en la Semana Nacional de Trasplantes y en la Reunin Interinsti-tucional con motivo de los Juegos Cen-troamericanos y del Caribe 2014, Nemi Dib fue claro en torno al fantasma que enfrenta. Tenemos denuncias, falsifica-cin de contratos, venta de contratos y plazas, pruebas de sustraccin ilegal de gasolina, roban llantas nuevas a vehcu-los, tengo evidencias tambin de mdi-cos que cobran por consultas, que slo dan cinco consultas al da.

    En nota remitida por la agencia AVC, Nemi Dib seal a la zona de Crdoba y Orizaba como el rea ms conflictiva, justo donde estall el problema con la re-nuncia de un gran nmero de directores y enfermeras, adems del hallazgo de 80 personas que no realizaban labores, pese a que no contaban con permiso alguno.

    Tiene cuatro dirigentes sindicales diferentes, por supuesto no trabajan,

    cada uno [con] su squito de comisio-nados con licencia sindical y no traba-jan, ocupan histricamente un pedazo de edificio que deba ser para consultas y laboratorios y lo tienen secuestrado dentro de las instalaciones de la jurisdic-cin.

    Y el problema no es nuevo. Secreta-rios de Salud pasan y la solucin se dis-pensa para evitar conflictos polticos. El problema de Nemi es que no le gusta de-jar las cosas como estn por evitarse gol-peteos, aunque eso dae a la institucin. No hace falta sino invocar el conflicto jurdico contra la empresa Finamed que realizaba una verdadera sangra al erario, a cambio de prestar un servicio (dotar de equipo mdico rentado) que distaba mucho de lo que ordenaban incluso los leoninos contratos firmados al fragor de actos de corrupcin.

    El problema es que pareciera que todo est vinculado y que los dirigentes sindicales y trabajadores no solo estn protestando contra la intencin de po-ner orden en sus cargas de trabajo, sino que son usados para dar al traste con la imagen del funcionario, por mucho, uno de los que mejor estn respondiendo a la encomienda hecha por su jefe el gober-nador Javier Duarte.

    Y es que, pese a que los resultados en Salud se deben entre otras cosas a que Nemi no est metido en ningn proyec-to poltico-electoral (como la mayora de los funcionarios actuales), quienes ya mandan en la sucesin lo ven como un verdadero peligro para sus planes. Por eso, no se espante si el conflicto se recru-dece, a no ser que el gobernador Javier Duarte de Ochoa atiende estos signos que pueden afectar a su propia gestin y d un manotazo sobre el escritorio.

    andan a salto de limonario

    Aunque cada uno camina por su lado tratando de consolidar su presencia en el enorme distrito electoral federal VII, con sede en Martnez de la Torre, tanto quien fuera oficial Mayor de la Secretara de Educacin, Edgar Spinosso Carrera, como la secretaria general adjunta del comit directivo estatal del PRI, Lore-na Pin Rivera, podran constituirse en una frmula ganadora en los comi-cios de 2015, en caso de que la actividad poltica que hoy despliega el primero en la regin no sea ms que una forma de unificar posiciones en torno al proyecto priista.

    Y no es que sean los nicos que apuestan por obtener la candidatura priista el prximo ao. Hay muchos que la desean, aunque dos mujeres ms esta-

    ran asomndose para disputarla: la sn-dica martinense Karla Estrada Gmez, con oportunidades electorales previas que, para su desgracia, han terminado en fracaso, y la notaria pblica Martha Montoya, aunque se ve muy difcil que participe en la contienda salvo a favor de un candidato fuerte.

    Spinosso y Lorena han trabajado juntos desde hace mucho tiempo. Cuan-do Edgar busc lanzarse en pos de la candidatura a la diputacin federal del mismo distrito, Lorena Pin, entonces estudiante universitaria, fue una impor-tante buja en la promocin del entonces secretario tcnico del rector Vctor Arre-dondo, quien sucumbi ante la mafia de Guillermo Zorrilla Fernndez, a la pos-tre candidato triunfante en el proceso electoral.

    La ventaja de estos dos personajes es que no ocupan puestos pblicos y pue-den desplegar su trabajo sin necesidad de esconderlo. Edgar Spinosso tiene la ventaja de prolongar por ms de una d-cada un trabajo de apoyo tanto a alcaldes como a candidatos, por lo que ha fra-guado amistades slidas con personajes de la poltica y el poder, como la que le une, por ejemplo, con el alcalde de Mar-tnez de la Torre, Rolando Olivares Ahu-mada; con la diputada federal Vernica Carren Cervantes y el diputado local Eduardo Snchez Macas. Todos ellos, algo le deben.

    Vamos, si hay una persona de la que hayan dependido en buena medida sus triunfos ese ha sido Edgar, cuya estre-lla pareca empezar a languidecer una vez que el gobernador Javier Duarte de Ochoa, en una jugada inexplicable, lo apart de su equipo aduciendo prdida de confianza.

    Pero Lorena Pin Rivera no es una paloma desvalida. De carcter slido, la oriunda de Potrero Nuevo, en el munici-pio de San Rafael, al igual que su paisano Hctor Lagunes Reyes (un convencido gestor priista que se postul y gan la alcalda bajo la bandera del Partido de la Revolucin Democrtica), dio la batalla por la candidatura priista a la alcalda que, en el ir y venir de decisiones que no estuvieron firmes sino hasta el lti-mo momento, fue ganada por Felipe Romagnoli Capitaine, primer candidato priista en perder los comicios ante otro partido que, contra la lgica, no fue el PAN sino el PRD.

    Desde entonces, Lorena Pin no ha dejado de hacer poltica, de reunirse con lderes sociales y polticos, fraguar alian-zas con alcaldes y diputados, entrar en contacto con los grupos comunitarios y hacer qumica con los jvenes, una fuer-

  • Mircoles 1 de octubre de 201412/

    za indiscutible que puede servirle a ella o a la frmula en que ella puede ir como suplente.

    Quin suceder a Vernica Carren?

    Hace tres aos, la situacin del PRI en este distrito era muy complicada. Mientras el Partido Accin Nacional lle-vaba meses recorriendo los municipios de Landero y Coss, Tenochtitlan, Mi-santla, Martnez de la Torre, San Rafael, Nautla, Tlapacoyan, Atzalan y Jalacingo para llevar a cabo su proceso de eleccin interna en que gan el entonces blan-quiazul Rolando Olivares Ahumada, el PRI tena problemas para designar can-didato.

    La nominacin de Vernica Carren Cervantes, quien haba sido suplente del diputado local Ernesto Callejas Briones, surgido de la alianza PAN-Panal, le com-plic levantar la figura de una mujer que era vista como un chapuln irremediable. Debi haber mucho trabajo de conven-cimiento entre la militancia priista, de la que Vernica haba hablado pestes mientras estuvo en la oposicin.

    Todo pareca indicar un triunfo arro-llador de Rolando Olivares, quien tena el apoyo de la diputada federal saliente Alba Leonila Mndez Herrera, lideresa de un poderoso grupo poltico con base en Atzalan, pero la situacin se compuso gracias a la enorme inyeccin de recur-sos a la campaa y al trabajo de conci-liacin de una multitud de operadores priistas que se movieron para convencer a quienes dentro del PRI tenan fuertes diferencias con la tlapacoyense.

    En los comicios de 2015, la cosa en este distrito realmente ser mucho ms sencilla. La panista Alba Leonila ha per-dido sus dos ltimas elecciones: la dipu-tacin federal en que apoyaba al actual alcalde priista de Martnez de la Torre, Rolando Olivares Ahumada, y la que ella misma protagoniz para regresar como alcaldesa de Atzalan, posicin que le gan por el PRI Orlando Bocarando Snchez.

    Los que son mencionados como po-sibles cartas panistas en 2015 tienen una fuerza relativa en el municipio sede del distrito pero muy poco ms all de esas latitudes. Uno, ngel Abel Belli Ramrez, quien fungiera como director de obras pblicas en el ayuntamiento de Pepe de la Torre, es un empresario que ms ha dado en aspectos tcnicos, mientras que le hara competencia interna Miguel n-gel Nez Bustos.

    La desgracia del PAN es su terrible debilidad. En la pasada eleccin muni-

    cipal, el exalcalde Pepe de la Torre Sn-chez impuso contra viento y marea a su hermano Cenobio, lo que gener una profunda divisin, y la salida de prcti-camente todo su comit municipal, cu-yos integrantes se pasaron del lado de Rolando Olivares Ahumada, candidato priista, quien haba perdido la diputacin federal gracias a las maniobras de Pepe en contra de su propio partido.

    Por el lado de la izquierda no hay una sola posibilidad. Prcticamente no tienen personajes conocidos en todo el distrito y, para colmo, continan en un esquema de profunda confrontacin en-tre las diversas tribus, como ocurre en el mbito nacional.

    La pifia de Montiel

    Con siete das por delante, antes de que el prximo 7 de octubre inicie for-malmente el proceso electoral de 2015, muchos de los funcionarios que han sabido aprovechar su puesto para pro-moverse con miras a obtener una can-didatura al Congreso de la Unin debe-rn extremar precauciones para evitar que un mal paso les quite la posibilidad de aparecer en la lista que palomear el CEN del PRI.

    La semana pasada, el delegado de la Se-cretara de Gobernacin, Alberto Amador Leal, fue muy incisivo en el tema: previno a los funcionarios federales sobre las con-secuencias de una andadura fuera de los trminos que estn plasmados en la nueva ley electoral y los conmin a renunciar, en caso de estar interesados en ejercer sus de-rechos polticos con miras a la conforma-cin de la prxima Cmara de Diputados. Dijo funcionarios federales pero ya sabe-mos cmo se fraguan los mensajes polti-cos para que los entiendan quienes deben hacerlo, incluso si son de los niveles estatal o municipal.

    Y fue muy simblico que en la con-ferencia de prensa en que habl del pro-grama Prospera e invoc temas polticos y de seguridad, Amador Leal sentara a su izquierda (esa posicin que siempre tie-ne una interpretacin fallida) al delega-do de la Secretara de Desarrollo Social (Sedesol), el exalcalde de Coatzacoalcos Marcelo Montiel Montiel, quien ha sido sealado en la denuncia presentada el 30 de agosto por el PAN ante el Insti-tuto Nacional Electoral de apoyar con programas sociales las precampaas de funcionarios que buscan la candidatura para 2015, en especial, la del secretario de Educacin (SEV), Adolfo Mota Her-nndez, uno de quienes ms cnicamen-te se centran en hacer poltica a costa del erario y de quien cuentan hasta con

    videos que se han hecho populares en YouTube.

    Seguramente le cal profundo al su-reo el mensaje claro y directo que le prodig Alejandro Baquedano Snchez, coordinador del programa Prospera, quien luego de asegurar que los progra-mas sociales federales no sern utiliza-dos electoralmente, advirti que todo funcionario federal que violente este ordenamiento ser sancionado y hasta inhabilitado.

    Hay que recordar el destino del fa-moso Cabeza de Lata, Ranulfo Mrquez Hernndez, quien en abril del ao pa-sado, cuando ocupaba el mismo pues-to que hoy detenta Montiel, fue uno de los protagonistas del videoescndalo en que, junto con el exalcalde boqueo Sal-vador Manzur Daz, busc traficar con los recursos y programas federales para respaldar a los candidatos priistas a alcal-das y diputaciones locales.

    La denuncia difundida por el PAN a nivel nacional fue tan fuerte que tanto ese partido como el PRD estuvieron a punto de echar abajo el Pacto por Mxi-co y de lograr la salida de la titular de la Sedesol, Rosario Robles Berlanga, apoyada inusualmente por el presiden-te Pea quien, sin embargo, no se toc el corazn para ordenar el despido de Ranulfo y presionar al gobernador Ja-vier Duarte de Ochoa para que hiciera lo propio con Salvador Manzur, enton-ces secretario de Finanzas y Planeacin (Sefiplan) y el ms fuerte prospecto para suceder al cordobs.

    De manera que ese divorcio entre el PAN y la Sedesol, ese seguimiento pe-gajoso de los panistas (que durante 12 aos aprovecharon los mismos progra-mas para sus fines electorales) a los mo-vimientos de los funcionarios que tienen el control ahora, no ha sido infructuoso y ha logrado sacar de sus oficinas a quie-nes han querido aprovecharlos a favor del PRI. No a todos, por desgracia.

    Y es que la poblacin atendida es verdaderamente una barbaridad. Se-gn Baquedano Snchez, en lo que va del presente ao se han afiliado 50 mil nuevas familias, por lo que el padrn de beneficiarios suma 701 mil 526 familias, que comprenden 2.7 millones de vera-cruzanos, as como 600 mil becarios.

    Por eso a Mota y compinches, hasta se les hace agua la boca.

    Por supuesto que Marcelo Montiel Montiel no es de los que se achican a la primera de cambios y en el mismo evento revir al pastor de los delegados federales y al PAN inclusive. Para l, las reuniones con trabajadores de la Secretara de Edu-cacin (motivo de la denuncia panista) y

    de otras dependencias como la Secretara de Salud, no violentan la ley, al contrario, sirven para hacer efectivos los beneficios del programa Jefas de Familia. Por lo tanto, se seguirn haciendo psele a quien le pese.

    Ya veremos cul es el parecer de los consejeros del INE en torno a los videos y dems pruebas que presente el blan-quiazul.

    Funcionarios en campaa

    Lo cierto es que, mientras los panistas buscan vacunarse de otro cisma provoca-do por la vehemencia y la fama de Miguel ngel Yunes Linares, la semana pasada fue puesta de relieve en el mbito nacional por Ciro Gmez Leyva, quien entrevist al ya famoso Pancho Colorado, encarcelado en Estados Unidos por labores de lavado de dinero del crimen organizado, y quien mencion al operador financiero de Yu-nes, Manuel Muoz Ganem, de interceder para pasar la charola a favor de su campa-a, los priistas se dan vida haciendo prose-litismo con cargo al presupuesto.

    Todos. S, todos, desde Mota hasta Tarek Abdal pasando por Lagos, Car-vallo y Guzmn Lagunes, estn en la misma tarea, destinando tiempos paga-dos por los veracruzanos en giras por los distritos en que quieren ser diputa-dos federales, y usando recursos huma-nos, financieros y materiales para lograr la simpata de los lugareos, de manera que cuando el PRI nacional levante en-cuestas de popularidad ellos se encuen-tren en el lugar ms destacado,.

    Del PRD ni se preocupan porque su dirigencia est prcticamente cooptada y, en una de esas, hasta se presta a postular alguno de los ms fuertes para llevarlo a la candidatura gubernamental en caso de no lograrla por el PRI. Los colorados, todo parece indicar, mantendrn en su poder la dirigencia estatal y harn a un lado a los debilitados grupos realmente de izquierda que an se mantienen en las filas perredistas.

    Por eso es tan necesaria la existencia de partidos de oposicin fuertes, para hacer contrapeso a estas acciones que debilitan la gestin gubernamental, desvan fondos pblicos y retrasan el desarrollo de la enti-dad. Por desgracia, en los prximos meses estaremos observando fuertes conflictos internos en los dos principales partidos de oposicin (PAN y PRD), generados desde las esferas del poder para que no se ocu-pen de lo que el PRI hace para adelantar vsperas electorales.

    Comentarios: [email protected] | http://formato7.com/author/abelin/

  • Mircoles 1 de octubre de 2014 /13

    Luis BarriaEl faisn jazzeado / scar Tern

    eL jazz Bajo La manga

    scar Tern, actual bajista de Or-bis Tertius, estudi en la Facul-tad de Msica pero, adems de la msica clsica y del jazz, ha participa-do en proyectos de pop y de msica fol-clrica. En esta conversacin, adems de hablarnos de su trayectoria, hace varias reflexiones sobre la formacin y el hacer de los jazzistas.

    Por tu porte de venado y tu belleza de faisn

    Me considero yucateco aunque en realidad no nac ah, pero en Yucatn es pecado decir que no eres de ah. Cuando te preguntan cmo escogiste la msica o el bajo yo digo que siempre he credo que ms bien la msica te escoge a ti.

    De nio, como viva solo con mi mam y mi hermana, y mi mam prcti-camente trabajaba todo el da, el foco de enajenacin que tena en esos tiempos era solamente la televisin.

    Creo que de alguna manera el ocio siempre fomenta la creatividad. Una pri-ma tena un piano y tomaba clases; yo iba a su casa y me pona a jugar un te-cladito de esos Casio que tena, lo usaba como juguete, tendra unos 7 u 8 aos, algo as. Ella tena una maestra de piano, danesa, mi to es dans y como mi mam vea que me gustaba, me pag unas cla-ses de piano.

    Empec primero con una maestra pero, como siempre he sido desordena-do y disperso, no avanc mucho. Como a los 10 aos empec a tomar clases con la maestra danesa y con ella s empec a aprender; se supone que me pona pie-zas sencillas de clsico, para nios, pero tambin, de repente, me pona piecitas de ragtime y cosas as; me deca este es un acorde con sptima, un acorde con novena y entre que no hablaba bien el espaol y yo no entenda, yo me frus-traba, de hecho ni lea; como nio te aprendes las cosas fcil, yo me aprenda las piezas y le haca al cuento que estaba leyendo. A veces me pona a improvisar, se pona a hacer un walking con la pura pentatnica, con las negras y yo me po-na a tocar cualquier cosa.

    rockeros que tocan / llenos de alborozo

    Luego me separ del piano y comen-

    c a agarrar la guitarra y despus me lla-m la atencin el bajo; en esos tiempos tocaba rock. Yo creo que casi todos, in-cluso msicos clsicos, le entraron por el rock como Cecilio Perera, un yucateco que estuvo aqu y que ahora est en las grandes ligas.

    Cuando me empez a llamar la aten-cin del bajo vend el Sper Nintendo y me compr un bajo que hasta la fecha tengo, y con unos amigos de la escuela empezamos a tocar, hacamos puro rui-do, los vecinos sacaron una queja en el peridico (risas)

    Ya despus, en la prepa, s tuve una bandita; tocbamos covers. Todo mi camino ha sido sin darme cuenta, de repente ya estoy involucrado porque no soy bueno para planear y para esas cuestiones de orden, de hecho, mi vida ha sido muy desordenada, entonces ya estaba en tercero de prepa y me pregun-taban:

    -Qu vas hacer?-Pues no s, ah veoTena yo tambin un maestro al que

    le guardo mucho cario, Cesreo Chan; diriga la orquestita de la escuela y daba clases en los talleres de la escuela; siem-pre me deca que tena que irme porque en Mrida en esos tiempos no haba ab-solutamente nada; estaba Bellas Artes, alguna escuelita de la Yamaha y ya, era impensable la msica como una profe-sin. A pesar de ser un lugar que es se-millero de compo-sitores, la tradicin musical no le intere-sa a la juventud, no es como aqu que los chavos traen la jara-na y andan picndole al son, all, la trova, salvo alguno que otro nerd, es cosa de los viejos. El yucate-co, en general, est ms pegado a Hous-ton o a Miami que a su propia tradicin.

    Joel Gonzlez, otro yucateco que ahorita est en Dina-marca y es una estre-llota, fue, de alguna manera, mi modelo porque tocaba el

    bajo elctrico y yo era su fan. A veces iba a la Orquesta de Cmara

    de la UADY, a tomar clases con la maes-tra Argelia, pero en esos tiempos, inclu-so para mi mam, era impensable que yo fuera msico; hasta que termines la prepa, me deca

    bao de niebla

    Vine aqu al Primer Encuentro de Contrabajo, no tocaba nada, slo haca mis rolas en el piano, en la onda del pro-gresivo.

    Saliendo de la prepa me vine a Xa-lapa, quera ser msico popular, tocar rock, acompaar a Luis Miguel y esas cosas, y la opcin para ser msico profe-sional era estudiar msica clsica. Llegu aqu y en ese momento me obligu a que me gustara el clsico, digo me obligu porque as es normalmente; por ejem-plo, si lees a Cortzar en la primaria o la secundaria, para valorarlo tienes que esforzarte un poquito para entrar en ese mundo y ya despus lo disfrutas. En Mrida tena en mi casa un disco, no s cmo lleg ah, Jacky Terrasson, yo lo escuchaba y deca qu feo; aos ms tar-de escuch el mismo material y dije esto est increble.

    Entr a la carrera muy entusiasmado, en esos tiempos Xalapa era otra, estaba yo en una pensin en Guerrero, el bao

    estaba afuera y sala a tomar mi bao a las seis de la maana, con la neblina y la llovizna.

    Ahorita todos tienen bajo, pero en ese tiempo nada ms haba un bajo usa-ble en la facultad, ramos ocho o nueve alumnos de Andrs Dechnik y todos te-namos nuestra hora.

    Quisiera ser una jazzista / para llevarte mis dulces trinos

    En el jazz empec porque tena un compaero yucateco, guitarrista, que te-na tres o cuatro discos; con l me pona a escuchar y me deca, mira, esto es as y as. Una de las maravillas de ese tiempo es que escuchabas un disco a profun-didad, ahorita traes el IPod y escuchas todo y no escuchas nada.

    En realidad no tena ningn inters por el jazz y, curiosamente, Andrs deca: Mira, esto es como tocan los jazzistas

    Muchos dicen que Andrs no te deja tocar jazz y no es que no te deje, es que es un mundo que requiere una disciplina y el clsico tambin requiere disciplina; es como a los rabes que los dejan tener las esposas que puedan mantener, pero a veces dices eso qu tan chido est, si con una apenas puedes (risas), con el jazz y el clsico es igual.

    Es chistoso pero aprend a leer cifra-do con el Guitarra Fcil, yo compraba la

  • Mircoles 1 de octubre de 201414/

    revista y ah aprend. Un da, Jos Miguel Flores (Pacheco) y Daniel (vila) me in-vitaron a tocar con ellos. En esos tiem-pos haba bajistas elctricos, pero casi no haba contrabajistas, solamente estaban Aleph y un alumno de Andrs que se lla-maba Alexander o Alexandre, no recuer-do, le decamos el Ranger, l era el que tocaba con Miguel y con Daniel pero se fue a Tijuana y me invitaron a tocar a m. Ah fue cuando empec con el jazz.

    Despus, Adolfo me invit a Jazz entre Tres, estuve ah como tres o cua-tro meses cuando estaba Stephan (Oser) pero vena la grabacin del disco y le dije a Adolfo que poda grabar pero no po-da dedicarme de lleno al grupo porque segua estudiando. Adolfo qued dolid-simo de eso, ya lo conoces.

    Segu con Miguel y Daniel porque con ellos poda decir no puedo ensayar, no puedo tocar, tengo tal y tal cosa, y poda acomodar mis horarios.

    Despus entr al taller de Alejandro Corona. l tena un tro con Rodrigo y con Aleph, y despus estuvo Andrs en el lugar de Aleph. Un da Alejandro me invit a tocar. Estuve en su tro, como tena cierto peso bamos a tocar al DF.

    Cuando llegue la inspiracin, que me encuentre trabajando

    En 2003 tuve un hijo y a cinco o seis aos de la carrera empec a dejar el clsico, termin la escuela pero fue una cuestin heroica; ya no estudiaba lo que deba, no llegaba bien preparado a los exmenes.

    Una realidad de nuestro pas es que t empiezas a tocar un poquito y ya tienes trabajo y la fiesta y todo eso. Te puedo nombrar un solo contrabajista mexicano que se dedic en serio al ins-trumento, Agustn (Bernal), pero la rea-lidad es que hay muchos buenos bajistas y buenos msicos pero aqu la idiosin-crasia as es, t empiezas a tocar y em-piezas a rolar y el clsico te da discipli-na, sobre todo con maestros exigentes como Andrs; con l, por muy flojo que seas, tienes que trabajar, es como tener un martillo siempre sobre la cabeza y no hay otro camino, est muy mitificada la cuestin de la iluminacin artstica, de la musas y eso, pero cualquier msico tiene que trabajar mucho. Charlie Parker era mal saxofonista, muchos dicen, es que

    no lo entendan; no, era mal saxofonista y el seor se puso a estudiar como loco. Tony Williams, en la gira por Europa con el quinteto de Miles, consideraba que te-na mal tiempo y se encerraba en el ho-tel a pegarle al plato. El mismo Miles en todas las entrevistas deca:

    -Los blanquitos siempre dicen t eres negro, t tienes feeling y no, yo no soy un accidente, yo trabajo, yo estudio, yo practico.

    Uno a veces no cacha que esa es una necesidad, que el ta-lento no sirve si no hay trabajo.

    Mxico es un pas en el que hay cierto confort, cierta co-modidad, pero es un peligro, muchos m-sicos maravillosos que caen en el con-fort se pierden. En Nueva York no te puedes dar ese lujo,

    si t fallas una nota hay 100 bajistas atrs de ti, sin nombre pero preparados para no fallar esa nota que t fallaste y pues necesitas pagar una renta de 1000 dla-res mnimo por tu cuartito. Ac tenemos una cuestin un poco ms confortable porque hay menos competencia, enton-ces, una de las ventajas del clsico es que te da esa disciplina.

    Otra de las cosas de Mxico es que siempre tratamos de maquillar; se dice que no hay delincuencia, que no hay vio-lencia, que estamos sper bien. Siempre es: Cmo ests? Bien. Y tu familia? Todos, bien. En cambio, a los chinos, por ejemplo, si t vas a un hotel les dices esto no me gusta, para ellos es oro.

    Estaba yo leyendo la otra vez que el gobierno no me acuerdo de qu pas siempre pone el panorama ms catico de lo que es, dicen nuestro Producto Interno Bruto es tal y publican mucho menos de lo real. Pero nosotros siempre maquillamos las cosas.

    Presta pa la orquesta

    Despus entr a la Orquesta Juvenil. Ya con un nio necesitaba un ingreso seguro pero ya conoces las condiciones, creo que ganbamos 4000 pesos al mes, una cosa as y tardaban tres meses en pa-gar; fue una poca bastante estresante.

    Entonces me dediqu ms bien a to-car por trabajar. Despus hubo chance de entrar a la Orquesta de Msica Popu-lar y la recuerdo con todo el cario y res-peto, pero ah, si algo no era importante, era mi trabajo; yo tocaba el contrabajo y doblaba las partes porque casi todas eran las partes del bajo elctrico, entonces prcticamente era ir y sentarme y daba igual si tocaba o no tocaba pero, bueno, qued muy agradecido porque fue el pri-mer empleo que me permiti vivir.

    no hay jazz que por bien no venga

    Cuando Lucio se jubil, el Orbis se qued sin bajista y tenan dos tempo-radas de Arte para Universitarios, eran como 12 conciertos en una semana; Ale-ph se iba a echar unos y yo otros, Ale-ph se ech creo que tres y despus por alguna razn no pudo y yo me ech los dems.

    En ese tiempo, me ech un palomazo con Franco en una de esas noches que por alguna extraa razn estaba despier-to a esas horas, o creo que lo invitaron a tocar al Zona Centro y me invit y le gust cmo toqu. l era jefe de perso-nal, el grupo no tena director y Franco era el que firmaba los contratos y me

    invit y, como te digo que siempre me pasa, cuando me doy cuenta ya estoy ah. Esa fue una poca en la que se gestaron muchas cosas.

    En esos tiempos me acuerdo que siempre tocbamos y yo siempre trataba de invitar a Lucio, a Memo, a Humberto, para darles su lugar, porque se predica-ba que en Xalapa el jazz haba aparecido apenas haca algunos aos y

    no es as. Alci se ha encargado de subir a YouTube algunas cosas que sonaban muy, muy bien, como Four Winds, el grupo de Franco donde es-taba Andrs y suena muy profesional, quiz ms que muchas cosas que hay actualmente.

    Yo creo que en Xalapa ha habido como varios saltos, o sea, hay una lnea y hay varios puntos en los que se ha gene-rado, ha habido como explosiones, como etapas en las que revienta la estrella y se esparce, y pasa el tiempo y revienta otra. Una poca importante fue cuando Lu-cio, Picos (Sergio Martnez) y todos esos grandes msicos generaban proyectos. Otro punto fue cuando se haca el Jazz Fest, casi todos los msicos que ahora estn tocando pasaron por ah.

    Cuando se jubil Lucio, como te de-ca, se generaron varias cosas. Es cuan-do nace JazzUV. Me acuerdo que en ese tiempo invitaron a dgar para que dirigiera al Orbis; ya estaba Miguel pero tenan la idea de que aunque haba pia-nista viniera l a dirigir, pero dgar ya tena la idea de hacer un proyecto educa-tivo y artstico, tena esa intencin desde que dio un diplomado en Veracruz, pero no se pudo.

    Creo que los conflictos que ha habi-do en la universidad han sido como un caldo de cultivo, o sea, en cierta medi-da a lo mejor hay una bacteria as y una as y una as y el resultado siempre es catico y azaroso, entonces, creo que las mismas condiciones por las que los msicos usualmente nos quejamos, que si fulanito, que si tal director, que si Di-fusin Cultural, pero en realidad muchas posibilidades han surgido a raz de esos conflictos institucionales, as naci Re-negado, la Xalli Big Band, el mismo Jazz entre Tres.

    Y es cclico, no creo que vaya a lle-gar de repente un director a difusin con el que todo est bien y todo renazca; es algo que as es y as va a ser, es un modus, viene una administracin toda desorde-nada y viene otra desordenada y viene otra y de todas maneras eso genera co-sas, genera movimiento, de hecho creo que rompe un poco con la comodidad en la que a veces estamos y finalmente no hay mal que por bien no venga.

  • Mircoles 1 de octubre de 2014 /15

    le di en el blanco

    Uno de mis mentores en lo latino es Alonso (Blanco). Un da me puse a tocar con l en la facultad y me dijo: -S tienes tumbao.

    Alonso era el que entenda y saba de eso y en esos tiempos tena el Son Sur y con ellos llegu a echarme algunas co-sas en La Ermita. Nunca me dijo mira, la clave es as, pero constantemente ana-lizaba, haca comentarios, escuchaba un disco y as fui entrndole.

    Alonso y yo tenemos una historia, con l crec musicalmente, estuvimos en la facultad juntos, vivimos juntos, com-partimos casa en los momentos de peor conflicto en mi vida personal y la de l; si yo andaba bajn, l deca: -No, perro (porque as nos decimos), esto y esto. Y viceversa.

    Y musicalmente igual, llegbamos de la Popular hartos, a las tres de la maana y ponamos videos de timba, y a las cua-tro de la maana ya estbamos tocando

    bien prendidos. Nuestra vida, nuestra approach en la escuela lleg a ser as; entonces, hay una historia, es mi carna-lito musical, independientemente de que ms adelante ya cada quien hizo sus pro-yectos.

    Pasado de pesado?

    Mi personalidad es, no s cmo po-dra llamarla, si pesada o cmo pero no soy de pertenecer a comunidades, inclu-so en la escuela de mi hijo, en el ftbol estn los padres de familia y hago lo que tengo que hacer y me voy. Mi historia en JazzUV ha sido un poquito as, ah

    doy clases, tengo pocas horas porque son como complemento de carga de ellos, pero voy a mi clase y me retiro y nunca me he involucrado ms, aunque afortunadamente los alumnos que tengo me han buscado, quieren tomar clases conmigo.

    Por otro lado, tambin ah ha habido mucho aprendizaje porque he tenido la fortuna de que me inviten a tocar cuan-do viene gente importante y ah es don-de ms aprendes, en la experiencia con gente que est muy por encima de ti, son las cosas que te hacen crecer; a lo mejor nunca vas a tocar con perengano, pero si te toca subirte a una jam con l segu-ramente ese trancazo te va a dejar algo.

    al son que me toquen bailo

    Un da, scar Milln me invit a Za-rambeque, yo fui muy claro:

    -El son es una msica que yo respeto y creo que est malentendido pensar que tocar son es tocar 68, como est mal-

    entendido que tocar bulera es tocar 1-2, 1-2-3-4-5-6-7-8-9-10, 1-2, 1-2-3eso no es bulera, ni el jazz es chin chin chin chin-chirn Yo respeto todo y no me voy a poner a operar si no soy cirujano.

    -No, yo no quiero un bajista que to-que son.

    Estuve en Zarambeque y se hicieron algunas cosas.

    Despus vino lo de Laura (Rebollo-so). Laura ha sido tambin un centro im-portante de formacin de jvenes desde su taller de la escuela Xallitic. Gernimo Gonzlez, Helio Martn del Campo y muchos msicos aprendieron con ella. El trabajo con ella tambin fue de esas

    cosas que te escogen, un da me habl Alonso:

    -Oye, perro, puedes venir a la casa?, estoy con Laura.

    -Ahorita tengo que hacer tal cosa pero s, al rato te caigo.

    Ellos estaban montando un mate-rial para no me acuerdo qu; me llev el bajo, empezamos a tocar y a Laura le gust y me invit al Ensamble Marinero. Claro que ella estaba consciente de que no toco son. Ha habido choques, por su-puesto, es su proyecto y lo defiende.

    La cosa bonita de ese proyecto es que cada quien trae una formacin distinta y eso ha generado, para m, un aprendiza-je tremendo, pero siempre he tratado de claro, primero conmigo y despus con ella:

    -Mira, no toco son, me puedo docu-mentar, trato de transcribir, pero no me pongo a tratar de tocar son porque no lo s hacer.

    Como te deca, la cuestin con Alon-so es muy natural, entonces a Laura lo que le gusta es que tiene una plataforma aunque no sea son, porque creo que ella tampoco quiere ya tocar son, quiere ha-cer sus composiciones.

    Tuvimos una experiencia con el Toro Sacamand, que uno de esos sones di-fciles porque la mecnica rtmica no es que sea diferente, sino que uno lo ve desde un lado y el msico tradicional lo ve desde el otro, entonces uno lo puede acompaar y no hay problema, pero a la hora en que hay cortes, si uno no entien-de la mecnica, cmo trabaja rtmica-mente, no suena. Yo me puse a transcri-bir y deca por qu la voz as?, por qu entra aqu?, y estuve con eso hasta que lo cach y lo entend, entonces, cuando fuimos a grabar al DF ya llegu prepa-rado. Ahora que con el Orbis nos pre-sentamos con Tlayoltillane yo tena esa experiencia y aunque el son huasteco se hace de distinta manera, entre comillas, la mecnica rtmica es la misma y eso me facilit muchsimo.

    No me considero un bajista de son, pero s, al son que me toquen bailo.

    al son que yo toque, bailen

    He participado en varios discos; uno con Alicia Pacheco, dos con los Jugosos Dividendos. Con Alejandro Corona hay tres o cuatro, estn los dos de jazz y est el Gnesis. Con Laura hay dos; uno con Zarambeque, tam-bin Zurisadai Sastr hizo uno con su orquesta y me invit. Me parece que hay unos 12 o 13.

    Tengo temas suficientes para hacer un disco pero no me he atrevido; una,

    porque me parece que son cosas en las que tienes que decir: esta gente, esta gen-te, sobre todo en el primero que, bueno, no es la regla pero personalmente s me gustara tener un personal que sea el ade-cuado, sin demeritar a todos los buenos msicos que no son ni menos ni ms pero, a final de cuentas, piensas cmo piensa la msica tal y tal msico; cmo piensa la msica el baterista, cmo pien-sa la msica cada uno, eso es fundamen-tal, ms all de las capacidades tcnicas y musicales.

    Se dice que el jazz es la msica ms democrtica del mundo, yo creo que precisamente la frase tiene mil interpre-taciones, pero para m el punto funda-mental de eso es la voz de con quin es-ts tocando, claro, tiene que haber algo que permita que la msica funcione, pero si existe eso, todos tienen el dere-cho a tocar como tocan.

    el riego de los Cronopios

    Como te daba el ejemplo de Cort-zar, con el clsico y con el jazz es una cuestin de obligarte un poquito, expo-nerte, y te tienes que abrir, y en un prin-cipio tienes que, a lo mejor, hasta fingir el gusto.

    Dave Holland dice que cuando ests estudiando a tal bajista, cuando lo trans-cribes, cuando lo tocas, tienes que hacer el proceso de imitacin-asimilacin-in-novacin. Dice que cuando no es tuyo lo de Ray Brown, te tienes que poner en su disfraz aunque lo imites, aunque en un principio lo finjas; no es tuyo hasta que dejas de fingirlo y se vuelve parte se tu sonido.

    De alguna manera es como dar la vuelta; si t vas a cualquier seminario de superacin personal, casi todo gira en volver a ser nio, tener la libertad emocional que tenas entonces y en la msica es igual, el objetivo es darle la vuelta y lograr una naturalidad inna-tural y, para lograrlo, tienes que