semanario #784

Click here to load reader

Post on 23-Mar-2016

229 views

Category:

Documents

4 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Semanario Arquidiocesano de Guadalajara, Órgano de Formación e Información Católica.

TRANSCRIPT

  • Vengo a servir y a dar la vida por ustedes

    Ya est entre nosotros

    En estas pginas presentamos un recuento de la memorable bienvenida al flamante Arzobispo de Guadalajara, dcimo en la Historia de la Arquidicesis, el Cardenal Jos Francisco Robles Ortega, quien fue recibido con

    gran simpata, esperanza y jbilo (Pginas 2 a 13, y 18 y 19)

    GRATITUD Y DESPEDIDAEn plena actividad, tal como fue su sello pastoral, se

    despidi el Cardenal Juan Sandoval iguez, y tambin fue reconocido por su fructfera labor

    (Pginas 12, 17 y 26)

    ANIVERSARIO DE LA CIUDADEl martes 14, se cumplirn 470 Aos de la Fundacin de Guadalajara en su

    actual y definitivo asentamiento. Tambin es el Da del Amor y la Amistad (Pginas 33 y 34)

  • Semanario Arquidiocesano de Guadalajara rgano de Formacin e Informacin Catlica Semanario Arquidiocesano de Guadalajara, fundado por el Sr. Cardenal Dn. Juan Sandoval iguez, el 24 de enero de 1997 Registrado ante la Comisin Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas CCPRI en Certificados de Licitud de Ttulo y Contenido nmeros 10296 y 7226 expediente 1/43297/13565 el 20 de enero de 1998 y en el Instituto Nacional de Derecho de Autor, bajo reserva al uso exclusivo del ttulo 04-2011-070709061600-101 el 7 de julio de 2011 Registro Postal Publicacin Peridica PP14-0002-2000, autorizacin por SEPOMEX No se devuelven originales. Los escritos firmados son responsabilidad del autor, no de la publicacin ni del titular Es una publicacin editada por Creator Comunicacion, S de RL de CV., con oficinas y redaccin en Isla Flores No. 3344-2, Col. Jardines de San Jos, Guadalajara, Jal., Mxico, C.P. 44950 A.P. 3-31.

    Telfono: 3002-6470. Suscripciones ext. 1953 | Publicidad ext. 1925 | Redaccin ext. 1922 Horario de oficina: 8:30 am. a 5:30 pm., correo electrnico: [email protected] Internet: http://www.semanario.com.mx Distribucin: Mensajera Tercer Milenio, Jarauta No. 510-A,Tels. 3618-9670, planta alta. Guadalajara, Jal. C.P. 44360 Impreso por: Ediciones Catlicas de Guadalajara, S.A. de C.V. con oficinas en Isla Flores No. 3344, Col. San Jos, Tlaquepaque, Jalisco. Tels. 3002-6470. Tiraje: 37,000 a 40,000

    Consejo editorial

    Pbro. Pedro rodrguez gonzlez (Presidente)

    Carlos lara lPez

    alberto vila rodrguez

    guillermo Chvez aguayo

    adalberto gonzlez gonzlez

    antonio gutirrez montao

    juan javier Padilla Cervantes

    riCardo gonzlez moreno

    romn ramrez Carrillo

    j. jess Parada tovar

    FranCisCo javier Cruz luna

    sonia gabriela Ceja ramirez

    mniCa livier alCal gmez

    dulCe natalia romero Cruz

    direCtor y editor en jeFePbro. Pedro rodrguez

    gonzlez

    subdireCtorPbro. guillermo Chvez

    aguayo

    editor j. jess Parada tovar

    diseo editorial

    PubliCidadClaudia Prez arenas

    La libre expresin implica responsabilidad. Es un derecho que todos tenemos, pero es una pena que muchos confundan esa libertad cuando

    se expresan de manera irresponsable, y en especial si no tienen pleno conocimiento de lo que manifiestan.

    Lic. Fernn G. Santoscoy Faudn.

    REFLEXIONESDomingo 12 de Febrero de 2012

    2

    Por primera vez en la historia, unaSeora del Pan ser postulada para La Presidencia de la Repblica:

    Como se tena prevista, La balanza azul se inclinaA favor de Josefina, En la eleccin partidista.

    Ya gan candidatura,Mas falta ver que resista, De una Sociedad machista,La resistencia tan dura.

    El IFE y la Sociedad Civil se Declaran listos, desde ahora,Para prxima Jornada electoral. Desde este momento mismo,Tiene mquina aceitada,Para cvica jornada, Electoral organismo.

    Y de acuerdo con los datos, Listos estn los votantes; Mas, de listos, cun distantes Estn muchos candidatos.

    Invertir el Gobierno del Estado,Quince millones de pesos en hacerDe Jalisco una Sociedad de lectores:

    El Gobierno del Estado Invertir, en buen momento, En llevar rico alimentoAl pueblo necesitado.

    Quien tenga hambre de cultura,Podr ahora alimentarla,O inclusive hasta aumentarla, Con una buena lectura.

    Clero y fieles tapatos recibenCalurosamente al nuevo PastorDe la Dicesis de Guadalajara:

    La Dicesis, con emocin,Recibe a Robles Ortega,El obispo que aqu llegaPara tomar posesin.

    Sea bienvenido, en verdad, Quien en nombre de Dios viene,Cuyo mensaje contieneFe, esperanza y caridad.

    Campanas de fiesta por el nuevo Arzobispo

    Al filo del medioda del martes 7 de febrero, las campanas de la Iglesia Arquidiocesana sonaron a fiesta. Apenas el Cardenal Jos Francisco Robles Ortega, X Arzobispo de Guadalajara, cruzaba el umbral de la entrada principal de la Catedral, los bronces de este recinto iniciaron su armonioso cntico, al cual se unieron los de todos los templos de la Zona Metropolitana. Empezaba la Fiesta de Bienvenida al Pastor que Dios eligi para continuar la conduccin de esta porcin de la grey amada del Seor.

    Por lo pronto, era necesario hacer fiesta; ya vendrn los trabajos y las fatigas de la accin pastoral. Era menester engalanar el espacio y vestirnos con la mejor presentacin. La fiesta compromete a quienes la celebramos. Los cristianos catlicos, con espritu de fe, siempre fijaremos la mirada hacia el futuro, en clave de esperanza, y encomendados a la Providencia Divina, en cuyas manos hemos puesto al Arzobispo que llega.

    Las campanas son importantes para la comunidad porque le marcan el ritmo. Las horas de oracin para santificar el da, la convocacin para la Ce-lebracin de los Sacramentos, la cita que seala algn acontecimiento de la vida; casi siempre, en ms de alguna ocasin, las campanas suenan tambin por ti, por m o por otro. Cuando anuncian tu matrimonio o cuando parecieran llorar lastimosamente tu partida.

    S, las voces de las campanas fomentan las relaciones espirituales y nos recuerdan aquella festividad que se conmemora o aquella funcin religiosa que va a celebrarse; excitan en nosotros el sentimiento de tristeza si doblan a muer-to, o nos dan alegra si sus repiques recuerdan algunas efemrides clebres u otro acontecimiento que no debe pasar desapercibido, o incluso nos dan a veces la seal de alarma, por algn peligro que se cierne sobre nosotros.

    Ese medioda, cuando sonaban las campanas de la Catedral, recordba-mos que, durante los aos 604 a 606, se mand que en todas las iglesias catlicas se colocaran campanas que tocasen en los Divinos Oficios, Misas Solemnes y Festividades. En algn tiempo, las campanas simbolizaban a los Prelados, predicadores y confesores, y as como ellos llaman a los fieles para que vayan a escuchar la Palabra Divina, a rezar y pedir a Dios por el cumpli-miento de todas las obligaciones del buen cristiano, los predicadores y confe-sores, con su ejemplo y persuasin, han de atraer a los fieles.

    En otro significado, la dureza del metal de las campanas simboliz la fortaleza y la constancia de los Prelados y predicadores para reprender los vicios. En cambio, en las grandes festividades que la Iglesia conmemora, sue-nan todas las campanas para representar la gran y cabal alegra de la Iglesia Militante, a imitacin de la Triunfante.

    Pues bien, en el pasado, las campanas de la Catedral de Guadalajara haban sonado por su Arzobispo en diferente manera: pareca que lloraban cuando un asesinato nos arrebat al VIII Arzobispo, el Cardenal Juan Jess Posadas Ocampo, aquel 24 de mayo de 1993; fueron blsamo de consuelo cuando volvieron a repicar en mayo de 1994, cuando la Iglesia, a travs del nombramiento realizado por el recordado Papa Juan Pablo II, hoy Beato, pre-sentaba al IX Arzobispo, don Juan Sandoval iguez.

    As, los toques de campanas se han constituido en ese medio de comunica-cin tradicional que transmite mensajes que la gente escucha y sabe interpretar; que constituye el tiempo comunitario, marcando ritmos temporales colectivos. Los toques tambin indican el espacio donde ocurren cosas importantes para el grupo y, asimismo, cierta representacin de la estructura social.

    Esta vez, las campanas entonaron una meloda emotiva y comprometedora porque han sonado tambin por nosotros. Ciertamente anunciaban la llegada del nuevo Arzobispo, pero nos han convocado a todos. Pareciera que se inicia una nueva sinfona pastoral, con un motivo centrado en Jesucristo; una obra musical que ha empezado con sonido de campanas, pero que nos invita a sacar de nosotros las mejores notas, las que vienen cuando disponemos nuestras manos y abrimos el corazn. Y despus de la fiesta a trabajar todos!

  • 3VOZ DEL ARZOBISPADODomingo 12 de Febrero de 2012

    Cardenal Juan Sandoval iguez

    VISITAS AL SANTUARIO DE LOS MRTIRES

    Febrero 2012 Decanato Celebrante

    Domingo 12 San Jos de Analco Sr. Obispo Juan H. Gutirrez Valencia

    Domingo 19 Nuestra Seora Sr. Obispo J. Trinidad Gonzlez Rodrguez

    de la Luz

    Domingo 26 San Felipe de Jess Sr. Obispo J. Francisco Gonzlez Glez.

    Marzo

    Domingo 04 San Andrs Sr. Obispo Rafael Martnez Sinz.

    Fuente: Vicara de Pastoral

    Con la misin de un Pastor, por siempre

    Estimados lectores:

    El reciente martes 7 se realiz el acto de Traslado de Autoridad de la Arqui-dicesis de Guadalajara. Fueron dos ceremonias sencillas, pero expresivas. Al medio da, el Arzobispo Cardenal Francisco Robles Ortega recibi su iglesia. La iglesia del Obispo es la Catedral, que toma nombre de la Ctedra, es decir, de la Sede donde el Obispo ensea al pueblo la Palabra de Dios. Ah est tambin el Altar donde l debe celebrar los Misterios Divinos, principalmente, para santifi-car al Pueblo de Dios.

    Por la tarde del martes, vivimos una hermosa ceremonia: tuvimos una Misa, grande, solemne, con mucho significado, en la que se dio definitivamente el cambio de Gobierno. Comenc presidiendo yo; luego se ley la Bula del Santo Padre Benedicto XVI, en la que nombra como dcimo Arzobispo de Guadalaja-ra al Cardenal Robles Ortega. Mostramos la Bula a los Obispos presentes, al Colegio de Consultores de la Arquidicesis de Guadalajara, y al pueblo. A partir de ese momento, pas a la Sede, a presidir la celebracin, y a tomar posesin como nuevo Arzobispo de Guadalajara.

    Quiero, en este mensaje, agradecer al Semanario, a sus directivos y a quie-nes trabajan a tiempo completo, y colaboradores, porque ha sido un camino, un vehculo para dirigir mi palabra al Pueblo de Dios y a toda la Sociedad, semana tras semana, haciendo un comentario que muchos han ledo, y a quienes tam-bin les agradezco su paciencia y su bondad.

    La intencin ha sido cumplir mi misin de Pastor, y en eso me ha apoyado el Semanario Arquidiocesano de Guadalajara, que fund hace 15 aos. Este me-dio me ha ayudado a proclamar la Palabra de Dios. Es cierto, he tocado muchos temas, y distintos todos, porque, en este caso, no es la Iglesia que habla slo del Evangelio, sino que, aprovechando un medio abierto, en l he abordado dife-rentes tpicos; eso s, desde la perspectiva del Evangelio. No olvidemos que la Doctrina Social de la Iglesia se ocupa de las distintas realidades humanas para iluminarlas con la luz del Evangelio.

    Quedo a sus rdenes para el futuro, esperando qu diga Dios, dejndolo que hable a travs de los acontecimientos, de la lectura de los signos de los tiempos. Le pido al Seor que bendiga a todos ustedes. Saben que cuentan con un amigo, y con alguien que, como Sacerdote, ha pedido por ustedes y ofrece a Dios el Santo Sacrificio del Altar, por sus necesidades e intenciones.

    Dios los bendiga siempre.

    Oficina de Prensa del arzObisPadO

    C uando un joven se compro-mete con la Iglesia, se con-vierte en un verdadero ejem-plo a seguir, pues el compromiso y entusiasmo que desbordan son dig-nos de imitar, por lo que urge ade-cuar las formas de comunicacin para que cada vez ms jvenes reci-ban el Mensaje de Cristo. En esa ta-rea ya se trabaja, pero falta mucho por hacer.

    El Obispo Auxiliar de Guadala-jara, Jos Francisco Gonzlez Gon-zlez, el ms joven de los Prelados de la Arquidicesis, subray, ante los Medios de Comunicacin, la im-portancia de adecuar las formas de transmisin del mensaje evangeli-zador, para motivar el que la juven-tud se involucre.

    Hay jvenes muy comprometi-dos, quiz no en el porcentaje que quisiramos, pero ellos han per-cibido que, estando con Cristo, su vida tiene sentido y, por tanto, vi-ven felices; sin embargo hay otros que no colaboran y en nada se involucran con la Iglesia; incluso, ni siquiera con participacin en la Misa dominical, que es lo mnimo que se pide.

    Muchos jvenes estn llegando como a un hasto, a un cansancio de aparentemente tenerlo todo y sentir-se vacos; por eso andan buscando la espiritualidad de la fe, que a tra-vs de la religin se da como media-cin, y que a travs de la Iglesia Ca-tlica y su experiencia milenaria, encuentran cimientos slidos. Con todo, lo esencial est en adecuar las formas de comunicacin con ellos, y en eso estamos trabajando median-te la organizacin de eventos como el Resplandece Fest, para transmi-tirles un Evangelio que no cambia, pero que tratamos de adaptar a las formas en las que los jvenes estn acostumbrados a percibir.

    A AprovechAr lAs redes sociAlesUno de los medios principales

    para llegar a los jvenes es la utili-zacin de las Redes Sociales. Y es que, en su mayora, ellos usan es-tas formas de comunicacin. Estn vidos de que alguien los escuche, de tener un interlocutor con quin comunicarse.

    Un ejemplo de ello lo comparti Fray Justino, quien en ocasiones ha estado en el chat de Facebook del Resplandece Fest programado para este fin de semana, y que con-voca a cientos de jvenes, sealan-do: Me ha tocado estar en el Por-tal, y los chicos entran y preguntan quin eres, y les dices, y empiezan a hacerte preguntas de la vida misma o empiezan a platicarte sus proble-mas; ese tiempo es una inversin. En lo que se puede, les damos nues-tra ayuda.

    El Resplandece Fest, en sus promociones anteriores, ha dado resultados superiores a las expec-tativas; muchos jvenes han sali-do comprometidos y motivados. El reto, a partir de ese momento, es en-caminarlos, en sus Parroquias, para que sean fermento y puedan se-guir evangelizando a ms jvenes.

    La experiencia de trabajar con grupos de edades que oscilan entre los 16 y los 29 aos es inolvidable, agreg, por su parte, Clara Macas, organizadora del Resplandece Fest: Cuando a los jvenes se les presenta un ideal, se entusiasman. Pero nosotros no presentamos idea-les; presentamos a Cristo mismo como sumo ideal, y entonces el cha-vo desborda su alegra. Entonces nos damos cuenta de que los jve-nes no estn echados a perder, sino que somos nosotros los adultos los que caminamos lentos y denotamos cansancio. Por eso necesitamos re-unirnos con ellos para reanimarnos y contagiarnos de su entusiasmo.

    Hay que evangelizar a los jvenes en su idioma

  • Guadalajara recibi con solemnidad a su dcimo Arzobispo

    4

    Domingo 12 de Febrero de 2012

    Autoridades eclesisticas y civiles se dieron cita en la Catedral Metropolitana para recibir al

    Cardenal Francisco Robles, quien desde el medioda del martes 7 de febrero de 2012 es, oficialmente, el Arzobispo de Guadalajara. En su Toma de Posesin, el purpurado

    dej en claro que ha venido a servir y a dar la vida por sus ovejas.

    Sonia Gabriela Ceja ramrez

    Puntual a la cita en el mximo re-cinto religioso tapato, asisti el Cardenal Jos Francisco Robles Ortega, Arzobispo de esta Igle-sia Local, para tomar posesin de manera oficial de la Ctedra, sede episcopal por excelencia.

    A las 12 horas fue recibido a las puertas de ese templo por el Cabildo Diocesano de Cannigos, para posteriormente dirigirse e ingresar a la Capilla del Santsimo, en el ala norte del inmueble, y hacer unos mi-nutos de oracin, ante el silencio de los miles de fieles que colmaban la Catedral.

    Que su voz sea la de Cristo

    Una vez en el rea del presbiterio, re-cibi el saludo de su antecesor y desde ese momento ya Arzobispo Emrito de Gua-dalajara, Cardenal Juan Sandoval iguez, quien le dio la bienvenida y le explic que, desde ah, desde el asiento principal, la c-tedra, se proclama la Palabra de Dios y se ensea al pueblo cristiano la fe, porque evangelizar es el primer deber del Obispo y su obligacin principal. Pedimos a Dios que su voz sea la de Cristo, y que el Esp-ritu Santo, Maestro interior de las almas y quien conduce los destinos de la Iglesia, le llene de sabidura para anunciar la Palabra de Dios, como dice San Pablo, a tiempo y a destiempo, y al mismo tiempo, el Espri-tu Santo, abra el corazn y los odos de los fieles, de sus ovejas, para que escuchen la Palabra de Dios con la obediencia de la fe, y hagan caso a la voz de su Pastor.

    El Cardenal Sandoval explic tambin que, el de la Catedral, es el Altar principal de la Arquidicesis: Es el Altar propio del Obispo, que como gran liturgo, consagra-do con la Plenitud del Sacerdocio de Cris-to, ofrece por el pueblo el sacrificio que borra los pecados del mundo, y la mesa

    donde se sirve el Banquete del Pan de Vida para los peregrinos.

    El Cardenal Sandoval pidi que Dios llene de sabidura a su sucesor, y que Cris-to, Buen Pastor, sea el modelo y motivo de su dedicacin Pastoral.

    El Espritu Santo, Consolador Supre-mo, le consuele y le anime en las penas y en las dificultades del pastoreo, que no faltarn en la ardua tarea que le espera.

    Pedimos a Nuestra Seora Santsima, la Virgen de Zapopan, Patrona de la Ar-quidicesis, para que en todo momento le cubra con su manto y alcance de su Hijo larga vida y fecundo ministerio para us-ted.

    una gran arQuidiCesis reQuiere un pastor santo

    Posteriormente, toc el uso de la Pa-labra a Mons. Hermin Aranda de Alba, quien a nombre del Cabildo de Canni-gos, el cual preside, recibi a quien califi-c como el nuevo esposo santo de la que-rida Iglesia de Guadalajara.

    Mons. Aranda record las palabras del Papa Juan Pablo II, quien en la Bula del nombramiento de don Juan Jess Posadas

    Ocampo como 8 Arzobispo de Guadala-jara, mencionaba: Mientras mayor es la circunscripcin eclesistica que debe ser gobernada, mayor virtud y santidad se re-quieren en su dirigente. El Obispo, en la Santa Iglesia, debe ser expresin de sabi-dura y de amor, recalc el decano de los Cannigos.

    aQu esta su presbiterio, Con sus luCes y sus sombras

    Posteriormente, Mons. Rafael Hernn-dez Morales, Responsable de la Vicara de Pastoral, dio la bienvenida a nombre del Presbiterio de Guadalajara y extern el saludo de manera fraternal y a la vez filial, compartiendo el gozo de la Iglesia de Guadalajara. Su llegada nos llena de alegra y esperanza. De alegra, porque ve-mos en usted a Cristo el Buen Pastor, que guiar de hoy en adelante a esta porcin del Pueblo de Dios. De esperanza, porque cambios como ste, siempre traen cosas nuevas y buenas.

    Pidi al nuevo Pastor confiar en que contar con la cooperacin del Presbiterio de Guadalajara representado en la Iglesia Catedral por el propio Captulo de Can-

    nigos, por los 51 miembros del Consejo Presbiteral, 15 Vicarios Episcopales y 51 Decanos de la Arquidicesis, as como por los Formadores del Seminario y los Coor-dinadores y Asesores de las Comisiones Diocesanas y los miembros de la Vicara de Pastoral.

    Seor Cardenal Don Jos Francis-co Robles, aqu est su Presbiterio, con sus luces y sus sombras. Queremos estar siempre abiertos al Espritu Santo y en n-tima comunin con usted, para responder al momento que vive esta Sociedad y su cultura, empeados en llevar adelante la Misin Continental, y pretendiendo que sea permanente, dentro del marco de la Nueva Evangelizacin.

    Seor Cardenal, bienvenido, y cuente con nosotros.

    la fuerza de los laiCos y la oraCin de los Consagrados

    Despus, habl, representando a la Vida Consagrada, el Padre Fray Juan Ma-nuel Muoz Curiel, de la Orden de Frailes Menores, quien a nombre de los Religiosos y Religiosas, manifest la adhesin al nue-vo Pastor y le asegur la oracin constante

    Nuevo Arzobispo de GuAdAlAjArA

  • 5Domingo 12 de Febrero de 2012Nuevo Arzobispo de GuAdAlAjArA

    para que el Seor bendiga a su persona y su ministerio.

    Luego toc el turno a Joaqun Rivera Meza, representante de los 200 Organis-mos Laicales Eclesiales que existen en la Arquidicesis de Guadalajara, quien asegur al purpurado que no est slo; cuenta con nosotros para el cumplimiento de sus proyectos pastorales.

    Cabe sealar que durante las dos oca-siones en que se agradeci al Cardenal Sandoval iguez por sus casi 18 aos de servicio como Arzobispo de Guadalajara, la asamblea aplaudi largamente la entre-gada labor y el ejemplo de vida, coheren-

    cia y valenta. Llam la atencin que ninguna mujer

    fungi como representante de la Iglesia de Guadalajara, presente en la Iglesia Catedral.

    Finalmente, el flamante Prelado recit el Credo e hizo el Juramento de servir fiel-mente a la Iglesia.

    A la ceremonia asistieron alrededor de 35 Obispos de todo el pas, as como el Nuncio Apostlico en Mxico, Arzobis-po Christophe Pierre. Al trmino, ambos Cardenales, Juan Sandoval y Francisco Robles, impartieron la bendicin con la imagen de la Virgen de Zapopan, Patrona de la Arquidicesis.

    Mensaje del Cardenal Jos Francisco Robles Ortega durante su Toma de Pose-sin como Arzobispo de Guadalajara, en la Catedral Metropolitana.

    Hermanos y Hermanas, muy amados en Cristo nuestro seor:

    Despus de haber acogido el saludo de bienvenida de m hermano, el Eminen-tsimo Sr. Cardenal D. Juan Sandoval i-guez; despus de haber recibido el saludo del Cabildo Catedralicio en la persona de Mons. Hermin Aranda; despus de haber escuchado el saludo y el mensaje de Mons. Rafael Hernndez, en representacin prin-cipalmente del Presbiterio; despus de ha-ber escuchado la voz representativa de la fuerza y de la accin de los laicos en esta ilustre y grande Iglesia de Guadalajara; despus de constatar la representacin de todo el Pueblo de Dios aqu en este lugar tan significativo y tan cargado de historia y de experiencia y vivencia de Iglesia, no me resta ms que decirles gracias por es-perarme y por recibirme con un corazn de hermanos.

    Ms all de la imagen de Iglesia que me da su presencia, quiero pensar en to-dos los hermanos y hermanas que confor-man esta Iglesia de Guadalajara.

    Quiero recordar, de manera muy es-pecial, a todos los que se encuentran en sufrimiento en su cuerpo o en su espri-tu. Pienso en todos aquellos hermanos y hermanas que, con el peso de los aos, viven a veces en abandono, en tristeza, en soledad.

    Quiero pensar de una manera muy especial, y hacer llegar mi saludo, a los j-venes, a toda la fuerza que significa para la Sociedad y para la Iglesia la juventud. Y quiero pensar en el ncleo base de una juventud sana y prspera; quiero saludar de manera muy especial a las familias.

    Quiero, tambin, desde este primer momento, en este primer encuentro, salu-dar y tender la mano a todos aquellos her-manos y hermanas que, habindose bauti-zado en nuestra Iglesia, viven alejados de su comunidad; es decir, de su Iglesia.

    Tiendo la mano, respetuosa y frater-na, a todos los hermanos y hermanas que no comparten nuestro Credo, que tienen otras creencias que no son las catlicas. Les tiendo la mano y espero que podamos establecer un acercamiento respetuoso, fraterno y constructivo.

    Unido a esta realidad, quiero pensar en el Seminario, que acoge a todos los que se sienten llamados para prestar un servi-cio en el seno de esta amplsima y variada comunidad, con tan diversos acentos en su realidad. ntimamente unidos al Semi-nario, todos aquellos que se forman para

    la vida consagrada. He acogido tambin el mensaje que me han dirigido a nombre de la vida consagrada. El valor que signi-fica para la vida de la Iglesia este don de hombres y mujeres que se sienten llama-dos y ungidos por el Espritu para vivir en medio del mundo haciendo prevalecer el valor supremo: la seora de Dios.

    Por ltimo, hermanas y hermanos de esta amplsima imagen de Iglesia que aqu se representa, me siento tambin obligado, de corazn, a saludar a las Au-toridades Civiles. A nuestro Gobernador, Emilio Gonzlez Mrquez, aqu presente, as como a las dems Autoridades en los niveles federales, estatales y municipales. Cada uno en su campo, podemos estable-cer nexos que contribuyan al bienestar y la mejora de la Sociedad.

    Concluyo centrando la mirada en la imagen hermossima de Cristo Crucifi-cado que preside el presbiterio, as como la modesta y sencilla imagen de Nuestra Seora de Zapopan, porque cuando con-templamos estas imgenes, especialmen-te la de Cristo, slo me nace decirles: Al tomar posesin, en nombre de Cristo, de esta Ctedra de la Iglesia de Guadalajara, con toda mi pobreza y toda la humildad, me nace decirles que yo estoy aqu en me-dio de ustedes como el que sirve. Yo no he venido a ser servido, sino a servir y a dar mi vida por ustedes.

    Que la santsima Virgen me alcance esta gracia! Que Ella interceda para que yo sea imagen de Cristo, servidor, pastor y esposo de esta queridsima Iglesia de Gua-dalajara.

    No he venido a ser servido, sino a servir y a dar mi vida por ustedes

    Mons. Hermin Aranda, hablando a nombre del Cabildo.

    El Colegio Capitular de Cannigos.

    En la sede principal de la Sillera de Cannigos.

    El dcimo Arzobispo de Guadalajara.

  • Domingo 12 de Febrero de 2012

    6

    Con tranquilidad, inicia su servicio pastoral

    El Cardenal, con la Prensa

    Despus de la Ceremonia de Toma de Posesin de la Arquidicesis

    tapata, en la Catedral, el Cardenal Jos Francisco Robles Ortega se reuni con los Medios de Comunicacin en la Sala del

    Cabildo de Cannigos.

    DulCe natalia romero Cruz

    Haciendo referencia a su men-saje durante la asuncin de su cargo en la Catedral, una re-portera pregunt al Cardenal cmo ser su acercamiento con las Autori-dades Civiles y con los alejados de la Igle-sia Catlica, a lo que coment: Nosotros, como Iglesia, debemos estar abiertos a to-dos aquellos hermanos que no comparten nuestra fe, porque no por eso son nues-tros enemigos. Con ellos podemos cons-truir relaciones fraternas y positivas, y en el caminar podemos encontrar juntos la verdad. Por lo que toca a las Autoridades Civiles, es normal que, al ser constituidas por la voluntad del pueblo, y nosotros como servidores, tenemos que establecer lazos de comunicacin, de entendimiento y hasta de cooperacin, porque estamos al servicio de la Sociedad, solamente que distinguiendo bien los campos y respetan-do la autonoma de cada uno.

    Considero que la Iglesia de Guada-lajara es una comunidad bastante rica en dones humanos, sobrenaturales y mate-riales. Creo que el reto es cmo conjuntar toda esa riqueza para hacer confluir todo en el nico fin que tenemos como Iglesia, que es evangelizar al mundo de hoy y en estas circunstancias que nos toc vivir.

    En relacin a la divisin territorial de la Arquidicesis, dijo que, hasta el mo-mento, no conoce esa realidad, por lo que no tiene consigna ni alguna intencin pre-concebida de hacer la separacin.

    sin ComparaCiones

    Al cuestionarlo sobre algunos polticos presentes durante la ceremonia, respon-di: Creo que ste es un acontecimiento que trasciende los lmites de la comunidad catlica. Entonces, el hecho de que haya polticos presentes puede comprenderse, sin afirmar, que es con finalidad poltica.

    En nuestra intencin, no es eso, es sola-mente eclesial; es el inicio de mi servicio como nuevo Arzobispo de Guadalajara. Es normal que tambin hayan venido per-sonas de Monterrey, porque estuve nueve aos all y el afecto ha crecido, al igual que los que vinieron de Toluca. Es natu-ral que se establezcan lazos de autntica fraternidad y amistad por donde uno va pasando y sirviendo.

    En Guadalajara, me siento muy bien, sereno, tranquilo, puesto que es la expresin de la voluntad de Dios. l sabe que yo me or-den Sacerdote para servir a la Iglesia en don-de quiera que me necesite. El Papa Benedicto XVI ahora decidi que sirva en Guadalajara, y vengo con esa conviccin; por tanto, vengo en paz, tranquilo y gustoso, puesto que es mi tierra, y tratando de poner lo mejor de m para seguir adelante en este dinamismo que lleva la Iglesia de Guadalajara.

    su Cuidado

    Respecto a si aceptar una escolta, ase-gur: Hasta la fecha no me han ofrecido el servicio de guardaespaldas, y personal-mente no lo considero necesario. Si llega el momento que me lo ofrezcan y que me

    hagan entender que es estrictamente im-portante que la tenga, lo considerar; pero, hasta el momento, no me lo han ofrecido ni lo he solicitado ni tengo en mi nimo el solicitarlo.

    Sobre una pregunta que le hicieron en alusin a que el Cardenal Juan Sandoval mantuvo un perfil de contestatario en el ambiente poltico, lo cual le trajo algunos problemas legales, mencion: A m no me toca evaluar, porque en su momento sirvi como un gran Pastor. Desde su mis-mo perfil, su identidad, lo hizo de la me-jor manera y con la ms grande y sincera intencin de servir a la Comunidad y a la Iglesia. S que es la misma misin que yo tengo, y desde luego que voy a cumplirla desde mi identidad personal y desde mi particular forma de ser.

    Gracias a Dios, ya tengo techo y ya estoy instalado, con algunos detalles m-nimos que faltan.

    Referente al Caso Posadas, coment: Es un tema a todas luces pendiente, no se ha esclarecido, no se ha hecho justicia; por tanto, en la medida de los elementos de realidad que se vayan presentando, y de acuerdo al marco jurdico legal, es un tema que debe permanecer abierto y debe

    de concluirse. Esa es mi postura. A su vez, interrogado durante la Rueda

    de Prensa acerca de las pretendidas refor-mas al Artculo 24 de la Carta Magna, el Arzobispo francs Christophe Pierre, Re-presentante de la Santa Sede en nuestra Nacin, declar: Como Nuncio no me corresponde pronunciarme en asuntos internos del pas, pero sencillamente les dir que la libertad religiosa es un dere-cho humano de la persona. Hemos odo al Santo Padre decir que es un derecho fun-damental de toda Constitucin, por lo que me alegra ver que los Diputados han for-mulado este derecho en la misma manera que en la reforma anterior del Artculo Primero se ha proclamado el derecho a la libertad religiosa en la medida que se in-tegran en la Constitucin Mexicana todos los pronunciamientos de los instrumentos internacionales, particularmente el Pacto Internacional de los Derechos Civiles, que en su Artculo 18 da una definicin de la libertad religiosa que el Estado Mexicano ha aceptado, de la misma manera que el Pacto de San Jos, de Amrica Latina, en su Artculo 18 , hay el mismo pronuncia-miento, por lo que la decisin de cambiar este Artculo me parece incoherente.

    Nuevo Arzobispo de GuAdAlAjArA

    Rueda de Prensa con el Cardenal Francisco Robles y el Nuncio Apostlico, Christopher Pierre, en la Sala de Cabildo de la Catedral.

  • 7Domingo 12 de Febrero de 2012Nuevo Arzobispo de GuAdAlAjArA

    Mnica Livier Alcal Gmez

    Despus de asumir el Gobierno Arzobispal en la Catedral, el Cardenal Jos Francisco Ro-bles Ortega, dcimo Arzobis-po de Guadalajara, fue festejado con un banquete ofrecido en su honor, acompa-ado por el Cardenal Juan Sandoval i-guez, Arzobispos, Obispos, Autoridades Civiles, as como familiares del flamante Prelado.

    Antes de la bendicin de los ali-mentos, el Obispo Auxiliar de Guadalaja-ra, Jos Trinidad Gonzlez Rodrguez, dio la bienvenida al Cardenal Robles a esta Iglesia Metropolitana: Bienvenido a la tierra de la Virgen Mara que, en su advo-cacin de Nuestra Seora de Zapopan, ha acompaado el caminar de los catlicos que aqu vivimos, con su proteccin amo-rosa, como Evangelizadora, Taumaturga, Peregrina y Pacificadora.

    Bienvenido a la tierra de Beatos y Santos Mrtires, nobles guerreros invic-tos que, con su sangre, sin violencia, die-ron testimonio de Cristo. Inconmovibles en su fe, fuertes en la esperanza y fructfe-ros en la caridad, ahora nos alientan con su ejemplo e intercesin.

    Bienvenido a la tierra de Carde-nales, quienes con su vida han manifes-tado ser hombres de Iglesia, ntegros, ce-losos de su ministerio episcopal y dignos herederos de los Apstoles.

    El Gobernador del Estado de Jalisco, Lic. Emilio Gonzlez Mrquez, expres su beneplcito al contar desde el 7 de febrero con un nuevo Arzobispo para Guadalajara. Hizo hincapi en que, tanto Sociedad como Iglesia, deben trabajar unidos para mejorar la condiciones de vida de las personas, sobre todo de los que ms sufren.Al finalizar la recepcin, el Gobernador y su esposa entregaron al Cardenal Francisco Robles una imagen de la Virgen de Talpa.

    El Cardenal Francisco Robles Ortega, flanqueado por el Nuncio Apostlico en Mxico, Mons. Christophe Pierre y el Cardenal Juan Sandoval iguez, Arzobispo Emrito de Guadalajara.Fotos: MNicA AlcAl

    Despus de la Toma de Posesin en la Catedral

    gape fraterno

    La familia del Cardenal Robles se hizo presente en la comida en su honor. En la foto, una de sus hermanas felicitndolo por su nuevo cargo.

    Algunos emocionados seminaristas lograron tomarse la fotografa del recuerdo con el nuevo Arzobispo de Guadalajara.

  • 8Domingo 12 de Febrero de 2012

    Doctrinal, emotivo y directo fue el Mensaje que por primera vez dirigi a su Pueblo el flamante Arzobispo

    de Guadalajara, Cardenal Jos Francisco Robles Ortega, durante la homila de la Solemne Misa que

    marc el Inicio de su Ministerio Pastoral, haciendo hincapi en su abierta disposicin al servicio y al

    dilogo.

    Jos de Jess Parada Tovar

    La tarde del martes 7 de febre-ro nos regal un clima bastante agradable; fresco, sin llegar preci-samente al fro, y muy adecuado para percibir y compartir el calor natural que propicia este gnero de acontecimien-tos, a la vez histricos y plenos de expec-tacin y alegra.

    Ya sealaba el reloj las 5 de la tar-

    de (hora prevista para el principio del Acto Eucarstico), pero las tribunas del Estadio 3 de Marzo, de la Universidad Autnoma de Guadalajara, dejaban ver algunos claros, que luego fueron llenn-dose, excepto la zona alta circundan-te de palcos. Afuera del inmueble eran notorios el bullicio y las prisas por in-gresar, mxime que el trnsito vehicular se congestion anticipadamente, sobre todo a travs de la Avenida Patria, en ambos sentidos de circulacin, lo cual provoc demoras e impuntualidad.

    La casi totalidad del espacio de la can-cha fue habilitada para dar cabida a miles de personas de acceso preferencial: casi 600 Sacerdotes concelebrantes, proceden-tes de las Dicesis de Tepic, de Autln, de Toluca, de San Juan de los Lagos, de la Ar-quidicesis de Monterrey y, obviamente y en gran mayora, de nuestra Arquidicesis tapata; decenas de Diconos y el pleno de

    alumnos del Seminario Diocesano; Reli-giosos y Religiosas; familiares, amistades e invitados especiales del nuevo Arzobis-po Metropolitano; Periodistas de Prensa, Radio y Televisin; Autoridades Civiles de distintos rdenes y niveles de Gobierno, destacando el Gobernador del Estado, Lic. Emilio Gonzlez Mrquez; directivos de numerosas Agrupaciones y Movimientos Laicales.

    En un estrado, ms de un centenar de cantores pertenecientes a la Escuela Diocesana Superior de Msica Sagrada y de la Schola Cantorum del Seminario Mayor que, apoyados por la Orquesta Juvenil de Zapopan y por el Maestro Martn Ramrez Domnguez al rgano, interpretaron partes de la Segunda Misa Pontifical, de Lorenzo Perosi, bajo la ba-tuta del Maestro Francisco Orozco, as como cantos comunitarios que dirigi el Dicono Hctor Ral Valenzuela Be-

    cerra; todos ellos, tutelados por el Padre Candelario Snchez Muoz, Director de la Escuela de Msica Sacra.

    Casi al centro, en el estrado que sirvi de altar, se acondicion la Sede del fla-mante Prelado, y a sus lados estuvieron el Arzobispo saliente, Cardenal Juan Sando-val iguez; el Arzobispo Christophe Pie-rre, Nuncio de la Santa Sede en Mxico; el Presidente de la Conferencia Episcopal Mexicana y Arzobispo de Tlalnepantla, Carlos Aguiar Retes, y los seis Obispos Auxiliares de la Arquidicesis de Guada-lajara: Jos Trinidad Gonzlez Rodrguez, Francisco Rafael Martnez Sinz, Juan Humberto Gutirrez Valencia, Miguel Ro-mano Gmez, Jos Leopoldo Gonzlez Gonzlez y Jos Francisco Gonzlez Gon-zlez. Adems, en dos espacios laterales y tambin en lugar de honor, alrededor de 60 Arzobispos y Obispos provenientes de toda la Repblica.

    Se desbord el jbilo

    Guadalajara tiene ya un nuevo Pastor

    Nuevo Arzobispo de GuAdAlAjArA

  • 9Domingo 12 de Febrero de 2012Nuevo Arzobispo de GuAdAlAjArA

    UNa CLIda reCePCIN

    Tal como lo estipulan los cnones litr-gicos, el Cardenal Sandoval iguez, en su carcter de Arzobispo saliente, presidi la primera parte de la Santa Misa y, de entra-da, pronunci un mensaje de bienvenida a su sucesor, de manera calurosa y cordial a nombre de esta Iglesia de Guadalajara, mi Iglesia, la que llevo muy dentro de m, la que me form cristiano y Sacerdote, y a la que he servido por los largos aos de mi vida sacerdotal, ya sea como Formador del Seminario o como Arzobispo.

    El Seor pone en sus manos -le dijo directamente- y encomienda a sus cuida-dos una via elegida, con un pueblo cre-yente, muchas vocaciones al Sacerdocio y a la Vida Consagrada, que llenan los Semi-narios y las Casas de Formacin Religio-sas. Un Clero numeroso que se esfuerza por vivir su fidelidad al Seor y sirve al Pueblo de Dios con dedicacin y genero-sidad, en comunin y bajo la gua de su Obispo.

    Una bendicin ha sido siempre la pre-sencia amorosa de nuestra Madre Santsi-ma, la Virgen de Zapopan, presente en el Valle de Atemajac desde antes de que se fundara la Ciudad de Guadalajara, hace 470 aos. Ella es la Madre amorosa de esta cristiandad, a la que ha acompaado a lo largo de su historia en todas sus vicisitu-des. Es una bendicin el recuerdo de los Mrtires de Cristo Rey y Santa Mara de Guadalupe, cuyo ejemplo luminoso alien-ta la vida de muchos cristianos a la fideli-dad al Seor. Es una bendicin de Dios un laicado generoso y activo, organizado en numerosos grupos de apostolado, rico en iniciativas y empeado en la edificacin del Reino de Dios en la Sociedad.

    Mencion luego el purpurado dimi-

    tente que, sin excepcin, todos los Pastores que ha tenido esta Iglesia Diocesana, con su pala-bra y con su ejemplo, han sido obedientes al Sumo Pontfice y han acatado las sabias direc-trices de los Papas, realzando especialmente las emanadas del Concilio Vaticano II, y aplicando sus Documentos en el caminar pastoral. Particular alusin hizo al Segundo Snodo Diocesano y a los Planes Pastorales, as como al inolvidable e irrepetible 48 Congreso Eucarstico Interna-cional, que tuvo a Guadalajara como sede.

    Y, a manera de despedida, el Cardenal Sandoval rubric as su mensaje: Por mi parte, como sucesor de los Apstoles y miembro del Colegio Episcopal que soy, en los aos de vida que Dios me conceda, me mantendr ntimamente unido a esta Iglesia de Guadalajara, de la que fui Pas-tor, ofreciendo a Dios mi oracin por ella; mi amistad, mi comunin y mi obediencia con el Obispo, y mis servicios sacerdota-les al Pueblo de Dios, cumpliendo as con la esencia del ministerio apostlico que, como dijera San Pedro cuando eligieron a los siete Diconos: Nosotros nos dedi-caremos a la oracin y al ministerio de la Palabra.

    Guardando la debida distancia con el Apstol San Pablo, puedo decir yo tam-bin ahora: Combat el buen combate; he terminado mi carrera; he guardado la fe, y ahora slo me espera recibir la corona de justicia que me dar el Justo Juez. El Concilio Vaticano Segundo ensea que los Obispos son principio y fundamento visible de unidad de las Iglesias Particu-

    lares. Por eso le expresamos toda nuestra adhesin y le ofrecemos nuestras oracio-nes, que le ayuden a cumplir la gran y no fcil tarea de un Obispo: la de santificarse, santificando a su Pueblo. As sea.

    PaLaBras deL NUevo arZoBIsPo

    Ya desde su Sede titular, el Cardenal Francisco Robles pronunci la homila. Vuelvo a mi tierra, Jalisco, como enviado y servidor -dijo al empezar-. El envo est en la naturaleza del ministerio sacerdotal y episcopal, y en la base de la vida cristiana. Y el servicio es la esencia de la misin y de la vocacin cristiana. Eso quiero ser ante ustedes: un enviado y un servidor. Vengo confiado en el auxilio de dios. El Espri-tu del Seor est sobre m y sobre todos

    nosotros. La Iglesia, donde quiera que est, sabe que cuenta con esta asistencia del Espritu Santo, que es el Espritu de Amor.

    Enseguida, aludiendo al Evan-gelio proclamado minutos antes, seal que nos presenta a Cris-to como modelo del Buen Pastor, que da su vida por las ovejas. Yo quisiera imitar ese supremo tes-timonio del Maestro, y ser para ustedes un pastor que les presen-tase siempre el Bien y la Verdad, con sinceridad, con honestidad. Quiero ser un pastor muy cerca-no, aunque me toque guiar una Arquidicesis muy grande; quiero ser un pastor que refleje el buen olor de Cristo en el ministerio y en el magisterio. Le pido a Dios, por intercesin de la Santsima Virgen de Zapopan, que me con-ceda esa Gracia, y les pido a us-tedes que me sostengan con su oracin y su ofrecimiento.

    Vuelvo con ilusin a la tierra que me vio nacer. Dejo atrs la experien-cia de una maravillosa comunidad cristia-na, la de Monterrey, muy comprometida en la vivencia de su fe y muy bendecida por Dios, para ponerme como servidor de los hijos de Dios que peregrinan en esta Iglesia de Guadalajara.

    Este acto que estamos viviendo no es un mero acto protocolario; no es un sim-ple traspaso de poderes. Es, por el con-trario, un acontecimiento de Gracia. La fe nos muestra que, detrs de nuestro en-cuentro de hoy, de esta Toma de Posesin, se hace presente la tradicin de la Iglesia, apoyada en una historia que nos remon-ta a la entrega de poderes de Cristo a sus Apstoles para ensear, guiar y santificar al Pueblo de Dios.

  • Domingo 12 de Febrero de 2012

    10

    UN TRIPI DE INTENCIONES Y ACCIONES

    Fincadas en el Mandamiento del Amor, establecido por Dios, el Cardenal Robles Ortega plante tres propuestas: Reavivar el don, estrechar la comunin e intensificar la misin.

    1 Reavivar el donLo ms grande que tenemos en la Iglesia

    no es nuestro; no es algo que hayamos cons-truido, sino un don, un regalo de Dios. Y eso debe llevarnos a desterrar el orgullo y a reco-nocer, con gratitud y responsabilidad, que en nuestra Iglesia, a pesar de todos los defectos humanos que hay en ella, siguen presentes la Verdad y la Gracia de Cristo. A pesar de las heridas, por las venas de la Iglesia sigue corriendo la Sangre Divina.

    La Iglesia es don. Su vida, su palabra, su gua, sus Sacramentos, su fe, su caridad, su esperanza, su oracin, su apostolado, su misin, su santidad, su estructura fundante; todo son dones de Dios en ella, regalos no merecidos que recibimos en el transcurso de nuestro seguimiento de Cristo, desde el Bau-tismo hasta la vida eterna.

    2 Estrechar los vnculos de comuninLa Iglesia de Cristo es comunin, cuyo

    concepto est en el corazn del autoconoci-miento de la Iglesia. En la Iglesia Catlica, el trmino comunin se considera especfica-mente como el Misterio de la unin personal de cada hombre con la Trinidad Divina y con los otros hombres, y se valora como un don de Dios.

    La comunin implica siempre una doble dimensin. La vertical: comunin con Dios. La horizontal: comunin entre los hombres. La unin con Cristo es, al mismo tiempo, unin con todos los dems hombres y muje-res a los que l se une. La comunin nos hace salir de nosotros mismos para ir hacia l y, por tanto, tambin hacia la unidad con todos los cristianos.

    3 Intensificar la misin permanenteLa comunin nos conduce, necesaria-

    mente, a la misin, ya que el deseo de parti-cipar a los dems esa unin personal con la Trinidad es como el detonante de la misin. El cristiano vive la misin con el anhelo de compartir un don del que llena su vida. La misin, para el cristiano, es un compromiso interior con los dems y con el mundo en el que vive. Es una llamada de Cristo a colabo-rar con l en la salvacin del mundo, en la edificacin del Reino de Cristo, en la cons-truccin de la Civilizacin del Amor

    El Evangelio conoce y denuncia, com-padece y cura las humanas miserias con pe-netrante y a veces desgarradora sinceridad, pero no cede a la ilusin de la bondad natural del hombre como si se bastase y no necesi-tase ninguna otra cosa sino ser dejado libre para abandonarse arbitrariamente. Tampoco

    Nuevo Arzobispo de GuAdAlAjArA

  • 11

    Domingo 12 de Febrero de 2012

    se somete a la desesperada resignacin de la corrupcin incurable de la humana na-turaleza. No. El Evangelio nos ensea que el ser humano no se basta a s mismo y ne-cesita de Dios, pero tambin nos muestra que cada uno puede superar la condicin de pecador y alzarse al plano de la Gra-cia. Tales convicciones ponen en marcha a cada cristiano para propagar una Civi-lizacin del Amor basada en Cristo, y esa es la motivacin del esfuerzo que, como Arquidicesis, debemos afrontar en el di-logo con el mundo de hoy, con la Cultura, con la Sociedad, con la Ciencia.

    LA IMPORTANCIA DEL DILOGO

    El Presidente y Predicador de la Cele-bracin puso marcado nfasis en la pro-mocin del dilogo, ante la disyuntiva de quedarnos recluidos en una especie de gueto cultural o abrirnos al mundo de hoy, a las necesidades e inquietudes de nuestros hermanos Por eso la Igle-sia de Dios que peregrina en Guadalajara no puede cerrarse en s misma y vivir en una arritmia cultural, ajena al desarrollo de la Cultura y de la Sociedad. El dilo-go es, para la Iglesia, en palabras del Papa Paulo Sexto, un modo de ejercitar la mi-sin apostlica y un arte de comunicacin espiritual.

    Dej en claro, el Arzobispo Metropoli-tano, que no se trata de un dilogo cual-quiera, una charla insustancial o un simple intercambio de opiniones, sino un dilo-go orientado al compromiso conjunto por edificar un mundo mejor, ms humano, ms justo. Para ello, este dilogo tiene que ser, ante todo, claro, pues supone y exi-ge la inteligibilidad; es un intercambio de pensamiento, una invitacin al ejercicio de las facultades superiores del hombre. Y

    esta exigencia tiene que llevarnos a revisar todas las formas de nuestro lenguaje, para ver si es comprensible, si realmente llega a todos.

    Luego, a manera de descripcin cua-litativa de este ejercicio, el Cardenal Jos Francisco apunt que nuestro dilogo siempre debe ser humilde y desde el amor. No es la falsa humildad del que quiere siempre caer bien a toda costa, y dispuesto a ceder con tal de ganarse el beneplcito de los dems, aunque quede comprometi-da la verdad. Es la humildad del servicio; es el dilogo de quien quiere servir al Bien

    y a la Verdad con su aportacin, sin perder de vista que dialogar es caminar juntos, en el respeto mutuo. Por eso huye de la ma-nipulacin, del orgullo, de la situacin de ventaja.

    Finalmente, deline el perfil ideal para esta tarea: El dilogo que quiere afrontar nuestra Iglesia debe contar con la pruden-cia, que tiene muy en cuenta las condicio-nes psicolgicas y morales del que oye, y se esfuerza por conocer su sensibilidad y por adaptarse razonablemente y modificar las formas de la propia presentacin, para no resultarle molesto o incomprensible.

    No se trata de imponernos en nombre de Dios, sino de convencer con nuestro tes-timonio y con nuestro esfuerzo continuo por acercarnos realmente a los dems.

    Las alocuciones de ambos Cardenales, por cierto, provocaron una carretada de aplausos como signo de aprobacin y de disposicin de asimilar sus contenidos.

    Previamente, y siguiendo el Ritual para el caso, el Nuncio Apostlico hizo entrega de la Bula o Documento Papal que oficializa el Nombramiento del Arzobis-po, y al cual le fue dada lectura, prime-ro en lengua latina por parte del Obispo Auxiliar Jos Trinidad Gonzlez, y luego en nuestro idioma espaol. Al recibir la Bula, el Cardenal Robles la mostr a todos los Obispos presentes, a los Sacerdotes concelebrantes y a la Asamblea de Fieles, que prorrumpi en aplausos a su nuevo Pastor.

    Al trmino de la Misa, cuando el mo-numental Coro entonaba la Marcha Pon-tificia, del autor francs Charles Gounod, el recin proclamado Arzobispo Metro-politano de Guadalajara anunci, al Pres-biterio tapato, que todos los Sacerdotes, por lo pronto, quedan confirmados en sus respectivos cargos.

    Para el jueves 9, el Cardenal Arzo-bispo program su primera Reunin con el Clero, en el Seminario Menor, y tena previsto viajar a Roma en este fin de se-mana, para concurrir, como muchos otros miembros del Sacro Colegio Cardenalicio, de todo el mundo, al Consistorio Pblico en el que Su Santidad Benedicto XVI in-vestir a un grupo de nuevos Cardenales de la Santa Iglesia.

    Nuevo Arzobispo de GuAdAlAjArA

  • Domingo 12 de Febrero de 2012

    12Nuevo Arzobispo

    de GuAdAlAjArAUn grato recuerdo

    Madre Josefina raMrez roJo, siervas de santa Margarita Mara y de los Pobres

    Tambin recabamos un testimonio en torno al Arzobispo saliente:

    Durante muchos aos, la Madre Josefina fue la encargada de atender la casa del Cardenal Juan San-doval iguez.

    La experiencia de ser tan cercana al noveno Ar-zobispo de Guadalajara fue algo maravilloso, sobre todo tomando en cuenta que son los planes de Dios. Cuando el seor Cardenal pidi que lo atendiera, la Congregacin y la Madre Superiora me comuni-caron que as sera, y a m me dio mucho gusto. Cuando me dijo que sera yo quien estara a tiempo completo para atender su casa, sent miedo, por la responsabilidad; pero, a la vez, una gran alegra.

    Al comenzar mi trato con l me di cuenta de que verdaderamente es un Pastor amorossimo, que de veras da la vida por sus ovejas. Su trato hacia quienes servamos en su casa siempre fue cercano.

    Me cautiv mucho su pasin por la Iglesia, as como por los ms pobres y necesitados. l atenda a todas las personas que acudan a verlo.

    Por nosotras, por la Congregacin, es un ser muy amado.

    Pbro. francisco raMrez yez, director general de forMacin integral, de la Universidad del valle de ateMaJac:

    Al Arzobispo de Guadalajara, Jos Francisco Robles Ortega, lo trat muy de cerca durante mi experiencia en el Colegio Mexicano de Roma, porque cuando yo me fui para all, l era el Encargado del Colegio (por parte de la Conferencia del Episcopado Mexicano), por lo que fueron cuatros aos de una continua cercana, principal-mente en asuntos del Instituto.

    Me da mucho gusto que l sea el Arzobispo, porque s que es un hombre afable, transparente, y creo que nos va a hacer mucho bien. La expectativa, en este caso hacia l, es la de trabajar con cercana, con respeto y, sobre todo, comenzando con la oracin, que es lo que realmente nos fortalece. Y estar siempre a la disponibilidad del proyecto

    pastoral que el seor Arzobispo vaya presentando poco a poco.

    Por parte de la UNIVA, se est preparando una recep-cin para presentarnos a l; pero sabemos que, por el mo-mento, tendremos qu esperar, debido a sus ocupaciones en Roma.

    HerMano Marista, ManUel franco JUregUi:

    Asist a esta Ceremonia en representacin de los Her-manos Maristas de Guadalajara y de la Provincia de Occidente. Estoy aqu tambin para agradecer al Car-denal Juan Sandoval por todo el favor que nos hizo en la Arquidicesis, as como para darle la bienvenida a don Francisco Robles, sabiendo que ahora, para los Maristas, es nuestro Pastor y nuestro gua. Yo ya haba tenido la oportunidad de conocer al Cardenal Robles en Monte-rrey, y conozco su trabajo. En un debido momento nos encontraremos con l para presentarle nuestros proyectos educativos, como cada ao lo hicimos con don Juan San-doval.

    Testimonios vivenciales

  • Nuevos vientos(I)

    Con esperanza te saluda, hermano,sta tu Iglesia de Guadalajara.A Monterrey extiende ya su manocon corazn abierto y buena cara.

    Sube de tono el gozo y la algazara,pues te sentimos un Pastor cercano.Adems, por ventura, eres paisano.y tu cepa de Santos es preclara.

    De Francisco, el de Ass, con rasgos nobles,llevas el nombre de pila bautismal.Y de otro, el apellido: eres un Robles.

    Tu misin y la nuestra, por igual,es y ser encontrarnos con Jesspara que brille aqu siempre su luz.

    Hermosa herencia(II)

    La sangre derramada es herenciadel martirio en el alma de este suelo.Si ves que surgen cardos de increenciay espinas de afliccin y desconsuelo,Si desencanto, incuria y violenciaobnubilan el Reino con su velo,ancestrales valores, con sapiencia,sabrs promover con grande celo.

    Si convertimos siempre el corazn,si cultivamos altos pensamientoscon acciones de equipo, consensadas

    Surgir el testimonio, a carretadas,esparciendo Evangelio a cuatro vientosen esta hermosa mies en floracin.

    Como Buen Samaritano(III)

    Ven a curar las alas rotasde algunos que, a la vera del camino,esperan que cambie su destinopara entonar de nuevo alegres notas

    Y volver a volar como gaviotasAcabando por fin su desatino,Su desespero Y, con buen tino,Pongan contigo fin a sus derrotas.

    Ven, pues, Jos Francisco, hermano,a seguir esta Iglesia construyendocomo lo quiere Dios, en comunin

    con todos, como Buen Samaritano,nuestras luces y sombras recogiendopara, juntos, lograr la salvacin.

    Pbro. Cndido Ojeda Robles

    13

    Domingo 12 de Febrero de 2012Nuevo Arzobispo de GuAdAlAjArA

    TRES PANCARTAS DE BIENVENIDA

  • Mensaje Cuaresmal del Santo Padre

    La caridad, medio de salvacin

    Domingo 12 de Febrero de 2012 14

    La maana del martes 7 de febrero, en la Oficina de Prensa de la Santa

    Sede, el Cardenal Robert Sarah, Presidente del Pontificio Consejo

    Cor Unum, acompaado por los Monseores Giampietro dal Toso y Segundo Tejada Muoz, respectivamente Secretario y

    Subsecretario de ese Dicasterio, presentaron el Mensaje del Santo Padre para la Cuaresma de 2012.

    Aqu publicamos un extracto.

    CIUDAD DEL VATICANO.- La Cua-resma nos ofrece, una vez ms, la oportu-nidad de reflexionar sobre el corazn de la vida cristiana: la caridad. En efecto, ste es un tiempo propicio para que, con la ayuda de la Palabra de Dios y de los Sacramen-tos, renovemos nuestro camino de fe, tan-to personal como comunitario () Este ao deseo proponer algunas reflexiones, a la luz de un breve texto bblico tomado de la Carta a los Hebreos: Fijmonos los unos en los otros para estmulo de la cari-dad y las buenas obras (10,24). ()

    1. fiJMonos: la resPonsabilidad Para con el HerMano.

    El primer elemento es la invitacin a fijarse () El verbo que abre nuestra

    exhortacin invita a fijar la mirada en el otro, ante todo en Jess, y a estar atentos los unos a los otros, a no mostrarse ex-traos, indiferentes a la suerte de los her-manos. Sin embargo, con frecuencia pre-valece la actitud contraria: la indiferencia o el desinters, que nacen del egosmo, encubierto bajo la apariencia del respeto por la esfera privada. () Hoy, Dios si-gue pidindonos que seamos guardianes de nuestros hermanos (Cf. Gn 4,9). El gran Mandamiento del amor al prjimo exige y urge a tomar conciencia de que tenemos una responsabilidad respecto a quien, como yo, es criatura e hijo de Dios. Si cultivamos esta mirada de fraternidad, la solidaridad, la justicia, as como la mi-sericordia y la compasin, brotarn natu-ralmente de nuestro corazn ()

    El fijarse en el hermano, comprende, adems, la solicitud por su bien espiritual. Y aqu deseo recordar un aspecto de la vida cristiana que, a mi parecer, ha cado en el olvido: la correccin fraterna con vistas a la salvacin eterna. Hoy, somos, generalmen-te, muy sensibles al aspecto del cuidado y la caridad en relacin al bien fsico y material de los dems, pero callamos casi por com-pleto respecto a la responsabilidad espiritual para con los hermanos. () La tradicin de la Iglesia enumera, entre las obras de mise-ricordia espiritual, la de corregir al que se equivoca. Es importante recuperar esta di-

    mensin de la caridad cristiana. Frente al mal no hay qu callar (). Lo que anima la reprensin cristiana nunca es un espritu de condena o recriminacin; lo que la mueve es siempre el amor y la misericordia, y brota de la verdadera solicitud por el bien del herma-no. () En nuestro mundo, impregnado de individualismo, es necesario que se redescu-bra la importancia de la correccin fraterna, para caminar juntos hacia la santidad ()

    2. los Unos en los otros: el don de la reciProcidad

    Una Sociedad como la actual puede llegar a ser sorda, tanto ante los sufrimien-tos fsicos como ante las exigencias espiri-tuales y morales de la vida. En la comuni-dad cristiana no debe ser as ()

    Los discpulos del Seor, unidos a Cristo mediante la Eucarista, viven en una comunin que los vincula los unos a los otros como miembros de un solo cuerpo. Esto significa que el otro me pertenece; su vida, su salvacin, tienen qu ver con mi vida y mi salvacin. Todo cristiano puede expresar, en la preocu-pacin concreta por los ms pobres, su participacin del nico cuerpo que es la Iglesia. La atencin a los dems, en la reciprocidad, es tambin reconocer y agradecer el bien que el Seor realiza en ellos ()

    3. Para estMUlo de la caridad y las bUenas obras: caMinar JUntos en la santidad

    Esta expresin de la Carta a los He-breos (10,24) nos lleva a considerar la llamada universal a la santidad. () El tiempo que se nos ha dado en nuestra vida es precioso para descubrir y realizar buenas obras en el amor de Dios. As, la Iglesia misma crece y se desarrolla para llegar a la madurez de la plenitud de Cristo (Cf. Ef 4,13). En esta perspectiva dinmica de crecimiento se sita nuestra exhortacin a animarnos recprocamen-te para alcanzar la plenitud del amor y de las buenas obras.

    Todos hemos recibido riquezas, es-pirituales o materiales, tiles para el cum-plimiento del Plan Divino, para el bien de la Iglesia y la salvacin personal. Los maestros de espiritualidad recuerdan que, en la vida de fe, quien no avanza, retroce-de ()

    Ante un mundo que exige de los cristianos un testimonio renovado de amor y fidelidad al Seor, todos han de sentir la urgencia de ponerse a compe-tir en la caridad, en el servicio y en las buenas obras. Esta llamada es especial-mente intensa en el tiempo santo de pre-paracin a la Pascua (VIS).

  • 15

    COAHUILA.- Un Obispo mexicano re-vel haber sido vctima de actos violentos, producto de la creciente delincuencia que sufre el pas, y denunci, adems, las ame-nazas que han recibido tres Sacerdotes de su Dicesis.

    El Obispo de Piedras Negras, Mons. Alonso Garza Trevio, manifest que aparte del robo y agresin de los que fue vctima, es testigo de constantes actos de violencia de parte de la delincuencia or-ganizada.

    Destac tambin que, a pesar del ase-dio y chantajes de los delincuentes, los Sa-cerdotes no cedern ni claudicarn en su misin ante la violencia y las amenazas.

    Por otro lado, seal que la violencia se ha incrementado porque la propia So-ciedad lo ha permitido, al dejar todas las decisiones en los Gobiernos y no hacer nada.

    Finalmente, Mons. Garza resalt la necesidad de una mayor unin y partici-pacin civil para revertir el caos y la vio-lencia que experimenta la Nacin, espe-cialmente en Piedras Negras (ACI/EWTN Noticias).

    MXICO

    Amenazan a Obispo y a tres Sacerdotes

    Domingo 12 de Febrero de 2012ESPECIAL

    ROMA.- No hay lugar, en el Sacerdo-cio y en la Vida Religiosa, para quienes da-an a los jvenes. Estas palabras, dichas por el Beato Juan Pablo II en su discurso de 2002 ante los Cardenales estaduniden-ses, recuerdan, a los Sacerdotes y Religio-sos, que se trata de un engao que que-branta la confianza de aquellos que estn bajo su cuidado, especialmente cuando la violacin destruye la vida de un nio.

    El Cardenal William Levada, Prefecto de la Congregacin para la Doctrina de la Fe, cit estas palabras del anterior Pont-fice, durante su alocucin a los miembros del Simposio Internacional Hacia la Cura-cin y la Renovacin, que comenz el lu-nes 6 de febrero en Roma.

    En su tema El abuso sexual de meno-res: una respuesta multifactica al desafo, el Cardenal Levada resumi brevemente el papel del Dicasterio a su cargo, frente a los casos de abuso, con respecto al cuidado

    pastoral de las vctimas, la proteccin de los jvenes y la adecuada formacin del Clero.

    Para las vctimas de abuso sexual a menores, es imperativo que el cuidado pastoral que reciben demuestre un genui-no respeto por su sufrimiento, afirm el purpurado. Una primera necesidad [de las vctimas] es ser escuchadas, reflexio-n, y saber que la Iglesia escucha sus historias de abuso; que la Iglesia entiende la gravedad de lo que han sufrido, y que quiere acompaarles en el largo camino de la curacin, as como que se sepa que ella ha tomado o est dispuesta a adoptar me-didas eficaces para asegurar que otros ni-os estn protegidos contra tales abusos.

    El objetivo del Simposio, que culmin el jueves 9, es informar a los Obispos cat-licos y a los Superiores Religiosos sobre los recursos disponibles para enfrentar esta crisis eficazmente (ZENIT).

    Desde Roma.- El Sacerdote cubano Jorge Luis Prez Soto, ex Prroco de la Catedral de La Habana, y actual estudiante de Teologa Dogmtica en la Ponti-ficia Universidad Gregoriana de Roma, afirm que el Papa Bene-dicto XVI ir a la isla a proclamar que el amor es el nico camino posible para el hoy y para el ma-ana de Cuba, y que solamente en el amor tendremos una Socie-dad nueva.

    En recientes declaraciones a ACI Prensa, el Padre Prez Soto indic:

    Estoy convencido, en la fe, de que Dios Nuestro Seor sacar el mayor provecho para nuestro pueblo y para nuestra Iglesia de la visita del Papa, y de todo lo que est viviendo Cuba en estos momentos.

    Explic que el catlico cubano man-tiene una esperanza en medio del des-aliento y est llamado a ser vehculo de reconciliacin en Cuba, sanando el co-razn y las heridas del pasado, buscan-do, tambin, cmo participar ms en el

    compromiso social por transformar la So-ciedad, por transformar la Patria, en este momento de grandes cambios en Cuba, y participando activamente en la vida ecle-sial.

    Igualmente, se refiri a los inicios del rgimen comunista. Ciertamente diez-m a la Iglesia en aquellos aos, pero creo que tambin le hizo a la Iglesia un gran beneficio, porque, despojada de todo lo accesorio, tuvo que buscar lo esencial, tuvo que buscar lo central, y eso nos hizo una Iglesia pequea, dbil, pero unida en torno a los Pastores; una Iglesia unida en torno al Santo Padre.

    ITALIA

    Debe orse a las vctimas del abuso, reconocer el sufrimiento

    CUBA

    El Papa nos dir que slo en el amor hay futuro, seala Sacerdote

  • Catequesis para adultos

    Muchos bautizados, pocos cristianosSeccin DioceSana De evangelizacin y catequeSiS

    En la actualidad hay un hecho muy significativo que cuestio-na nuestra tarea evangelizadora: una gran mayora de las personas con las que convivimos est bautizada, pero muy pocos son los verdaderamente evangelizados y comprometidos con la co-munidad y con el mundo. Esto inquieta y desafa a la comunidad parroquial a cum-plir la tarea de renovarse profundamente desde el anuncio misionero que se hace, el testimonio que se est dando, el servicio y la caridad que se ofrece.

    La comunidad parroquial necesita re-comenzar desde Cristo y, en fidelidad al Espritu Santo, que conduce a la Iglesia, iniciar una verdadera revisin y renova-cin eclesial. Una de las propuestas del V Plan Diocesano de Pastoral nos impulsa a asegurar en todas las comunidades pa-rroquiales el anuncio del Kerigma e imple-mentar itinerarios de iniciacin cristiana, adaptados a la situacin de los no evange-lizados o no suficientemente evangeliza-dos. (Consltese el V Plan Diocesano de Pastoral, Nmeros 50 y 58).

    Lo urgente

    Una de las tareas que la iniciacin cris-tiana presenta a la comunidad parroquial es la de catequizar a los adultos, toda vez que en ellos descansa la responsabilidad de transmitir la fe por la predicacin de la Palabra y el testimonio, dar vida a la misma Iglesia, y comprometerse, en nombre de la Iglesia, en la transforma-cin de la Sociedad.

    La Seccin Diocesana de Evangeliza-cin y Catequesis, desde hace ya varios aos, con el fin de que la catequesis de adultos sea considerada como la forma principal de la catequesis, a la que todas las dems, ciertamente necesarias, de al-guna forma se ordenan (DGC, 59; Ver

    CT, 43), est haciendo el esfuerzo de or-ganizar y sistematizar dicha catequesis con adultos. Esto ha requerido de mucho consultar, principalmente a aqullos que estn inmersos en la pastoral de las distin-tas comunidades, como tambin demanda reflexionar sobre las experiencias, aunque sean incipientes, para ofrecer un Itinerario de formacin cristiana para los adultos.

    Qu se entiende por itinerario?

    Etimolgicamente, viene de una pa-labra latina: iter-itineris, que significa camino.

    Se trata de un camino, confiado, consciente, concreto y articulado, que se despliega en sucesivas etapas o pasos. Un camino que tiene un punto de parti-da (situacin inicial), unos pasos a reco-rrer, y un punto de llegada, en una visin prospectiva. El Itinerario est marcado por un escalonamiento (un paso cada

    vez), y por la progresividad (un paso despus de otro).

    Este camino es un proceso que tiene muchos elementos a tomar en cuenta: Testimonio, anuncio explcito, adhesin del corazn a Jesucristo, involucramien-to de la comunidad, capacitacin para la misin, etc. (Cfr. Evangelii Nuntiandi, 24). Son elementos complementarios, que se enriquecen mutuamente.

    tres etapas

    Etapa Kerigmtica: La finalidad es el Encuentro con Jesucristo Vivo. Es el primer aspecto del proceso formativo del adulto como discpulo misionero, y este primer paso se realiza por la experiencia del Kerigma, que consiste en el anuncio de Jesucristo Hijo de Dios hecho hombre, muerto y resucitado por nosotros. Una de las caractersticas de esta proclamacin es que debe ser entusiasta, gozosa, de tal for-

    ma que llegue a contagiar. Etapa Catequtica: Es el tiempo ms

    largo del proceso, pues se profundiza el mensaje cristiano, que en el Kerigma se haba presentado concentrado. Se sugie-re seguir los cuatro pilares del Catecismo de la Iglesia Catlica: la profesin de fe bautismal (El Smbolo o Credo de la Igle-sia Catlica), los Sacramentos de la fe, la Vida de fe (Los Mandamientos) y la Ora-cin del creyente (El Padre nuestro).

    Etapa de Accin Pastoral (formacin permanente), en la que, a los cristianos ya maduros, se les ofrecen elementos para continuar la educacin en la fe, para la vida y la misin de la Iglesia (Cfr. AG, 6f; RM 33,48). La Iglesia, que es comunin, tiene razn de ser para la misin; es su identidad ms profunda. Hoy se plantea esta misin hacia dentro como una nueva evangeliza-cin, y hacia afuera como misin ad gen-tes, es decir, a los grupos humanos que no conocen todava a Jesucristo.

    Una catequesis integral debe contemplar, en un plano principal, a los adultos. Y, dentro de este segmento, una parte importante consiste en darle una verdadera dimensin de fe a la religiosidad popular, tan valiosa y extendida.Foto: Pbro. Alberto vilA rodrguez.

    VIDA EN CRISTIANODomingo 12 de Febrero de 2012

    16

  • Domingo 12 de Febrero de 2012PUBLICIDAD

    Alocucin pronunciada por Mons. Francisco Javier Barba Orozco, a nombre de los Sacerdotes, durante la convivencia de despedida

    con el Presbiterio, efectuada en el Seminario Menor el

    jueves 26 de enero.

    SEOR CARDENAL; SEORES OBISPOS; HERMANOS TODOS:

    El Sr. Obispo Miguel Romano me pidi, a nombre de la Comisin de Formacin Permanente del Pres-biterio, que le diera las gracias a nombre de todos los Sacerdotes. Yo acept con mucho gusto. Personalmente, siempre he sentido un gran aprecio por usted; pero no es lo mismo expresarlo a ttulo personal , que a nombre de todo el Presbiterio. Esto s que me puso nervioso, ya que es muy difcil interpretar los sentimientos ajenos, y todava ms, expresarlos adecuadamente.

    Me inspir en la Palabra de Dios, que es la nica Palabra, que es la ltima Pala-bra, para hacer la siguiente parodia:

    Por su valor proftico para anunciar y denunciar, por su entrega sin cansancio ni pretexto, te bendecimos, Seor.

    Por su franqueza al corregir sin temor al qu dirn, por sus aportes doctrinales al servicio de la Iglesia Diocesana y Univer-sal, te bendecimos, Seor.

    Por el valor sin componendas en de-fensa de la vida, por su pasin sin temores para aclarar el Crimen de Estado de su an-tecesor, el Sr. Cardenal Juan Jess Posa-das Ocampo, te bendecimos, Seor.

    Por el Albergue Trinitario Sacerdotal, por la Granja del Seminario, por el Auditorio

    del Seminario Menor, por el Congreso Eu-carstico Internacional celebrado en nues-tra Ciudad, te bendecimos, Seor.

    Por la conclusin y puesta en prctica del Segundo Snodo Diocesano, te bende-cimos, Seor.

    Por los 650 Diconos y los 546 Sacer-dotes ordenados; por los 14 Obispos con-sagrados; por las 173 nuevas Parroquias y 60 Cuasi Parroquias erigidas, te bendeci-mos, Seor.

    Por el Centro Catlico de Comunicacio-

    nes (Creator), el Semanario Diocesano, la nueva Curia Diocesana; por el Santuario de los Mrtires, te bendecimos, Seor.

    Seor Cardenal: ya ha habido muchas personas, de dentro y de fuera, que se han encargado de atacar, denigrar y atentar contra su dignidad, y hasta con su misma vida; pero yo slo sigo hablando de cosas positivas:

    Por su llamado al Sacerdocio; por ha-berle regalado Dios la Plenitud en el Epis-copado; por haberlo escogido para que en

    esta parcela diocesana de Guadalajara sembrara, cuidara y cultivara la semilla de su Reino, te bendecimos, Seor.

    Por legar a su sucesor, el Eminentsimo Sr. Cardenal Jos Francisco Robles Orte-ga, una Dicesis fecunda en vocaciones sacerdotales y con un laicado organizado, comprometido y deseoso de llevar a cabo la Misin Continental como discpulos mi-sioneros bajo la gua de sus Pastores, te bendecimos, Seor.

    Por su herencia de Pastor que nos deja a travs de su ltima Carta Pastoral; por el vientre que lo llev y los pechos que lo alimentaron; por todo eso, te alabamos, te bendecimos y te damos gracias, Seor

    Se acostumbra decir, cuando se ha concluido una tarea: Misin cumplida. A este respecto, en una ocasin fui a visitar a un seor con un cncer terminal, y me dijo: Mire, Padre, a mis hijos, aqu presen-tes, yo los ense a ser hombres de bien, y ahora que quiero ensearlos a morir, estn llorando. Regelos!

    Seor Cardenal, su misin an no est terminada; el Santuario de los Mrtires lo re-clama; todava tiene que seguir ensendo-nos a trabajar, a gozar, soar, sufrir y morir.

    Finalmente, volviendo al Cntico de Da-niel, que me inspir en esta reflexin, termi-no con dos de sus Estrofas:

    Sacerdotes del Seor, bendecid al Se-or. Y, haciendo honor al lema de su Escu-do Episcopal, decimos con usted: Siervos del Seor, bendecid al Seor.

    Gracias, seor Cardenal.

    Mons. Francisco Javier Barba OrozcoPrroco de La Madre de Dios y Vicario

    Episcopal de la Vicara de los Santos Mrtires.

    Agradecimiento al Sr. Cardenal Juan Sandoval iguez

  • 18Domingo 12 de Febrero de 2012

    BIENVENIDOVuelvo a mi tierra, Jalisco, como enviado y servidor

    El Cardenal Francisco Robles es recibido por el Cabildo Metropolitano en la puerta principal de la Catedral Baslica de Guadalajara.

    Feligreses dan un primer saludo al nuevo Arzobispo de Guadalajara. La fraternidad episcopal entre dos grandes Arzobispos, Cardenal Juan Sandoval y Cardenal Francisco Robles.

    El dcimo Arzobispo de Guadalajara saluda a su nueva grey. Vengo a entregar mi vida, fueron las palabras expresadas por el Cardenal Francisco Robles en la toma de posesin de la

    Arquidicesis en la Iglesia Catedral. De ah el prpura de su vestimenta Cardenalicia, con la que el cielo quiso hacer juego.

    En la Concelebracin Eucarstica estuvo presente el Nuncio Apostlico en Mxico, Christophe Pierre (a la izquierda del Cardenal Francisco).

    Ms de 60 Arzobispos y Obispos de diversas Dicesis del pas, incluso con la presencia del Arzobispo de Los ngeles, Jos Horacio Gmez, oriundo de Monterrey, concelebraron la Solemne Eucarista de inicio de Ministerio del Cardenal Robles.

  • 19Domingo 12 de Febrero de 2012

    En la recepcin en honor del Cardenal Robles, su familia se hizo presente para felicitarlo y alentarlo en su nueva encomienda a cargo de la Arquidicesis tapata.Fotos: Mnica alcal

    Algunos fieles regiomontanos viajaron hasta la Perla Tapata para despedir al que fuera por nueve aos su Pastor en la Arquidicesis de Monterrey.

    He combatido el buen combate, ahora slo me espera recibir la corona de justicia El Cardenal Juan Sandoval, noveno Arzobispo de Guadalajara, se despide de su cargo.

    Alrededor de 25 mil personas se hicieron presentes en el Estadio 3 de marzo para presenciar la primera Misa del nuevo Arzobispo tapato.

    Semanario, presente.Foto: Dulce RoMeRo

    Los jvenes tapatos dan la bienvenida al Cardenal Robles.

  • 20Domingo 12 de Febrero de 2011

    PUBLIRREPORTAJE

  • 21Domingo 12 de Febrero de 2012

    En el Decanato de Miravalle

    Promueven la vivencia de valores humanos y cristianos en la familia

    FAMILIA

    Parroquias comprometidas con las iglesias domsticas

    Anima y fortalece la presencia de los Sacerdotes

    Pbro. Jos Manuel anceno rivas

    Buscando fortalecer su apostolado y su ser de matrimonios, desde la propia experiencia compartida a travs de espacios de reflexin y de formacin conti-nua, en comunin con la Iglesia Universal y Diocesana, se promueve, en el Decanato de Miravalle -al Sureste de Guadalajara-, la vivencia de los valores humanos y cristianos en la familia, ante los retos de las nuevas ge-neraciones, segn seala su objetivo 2012, elaborado luego de evaluar las dos metas fijadas por el Equipo Decanal de Pastoral Familiar, que tiene como responsable gene-ral al seor Cura Jos Luis Dvalos lvarez, Prroco en El Santo Nio de Atocha.

    Contentos por la respuesta de varias parroquias

    Ocho son las Parroquias que ordinariamente estn re-presentadas en sus reuniones mensuales, las cuales haban sealado el propsito de in-tegrar el Equipo Decanal, as como ofrecer formacin continua a sus integrantes. Actividades para cumplir sus objetivos, fueron: reuniones mensuales, formacin del directorio, comparticin de experiencias de trabajo pas-toral y de vida matrimonial, as como formacin en las reas humana, espiritual y pastoral.

    Los coordinadores ge-nerales de la Pastoral Familiar de esas Parro-quias: Martha Mireles, Vctor Martnez, Mara

    Guadalupe Hernndez y Reginaldo Nez, consideran que la presencia y colaboracin de

    los Sacerdotes les ha ayudado a obtener una mejor formacin y un mayor entusiasmo. Se mues-tran felices porque han logrado una gran identificacin entre los asistentes: Actan con mucha responsabilidad; preparan ade-cuadamente los temas cuando les corresponde hacerlo, impri-mindoles su propio sello.

    reas a Cultivar: Humana, espiritual y pastoral

    Para el presente ao 2012 se han propuesto varios retos; en-tre otros: visitar aquellas Parro-quias que no hacen acto de pre-sencia mediante representantes;

    conocer ms a fondo el trabajo que realizan las Parroquias; compartir ms testimonios de vida

    para motivar el mejoramiento del aspecto hu-mano, espiritual y pastoral, entre otros pun-tos a mejorar por parte de los 12 matrimonios que estn representando a Parroquias como El Seor de la Misericordia, El Seor Milagro-so, Nuestra Seora del Rayo, San Gabriel de la Dolorosa, San Jos Artesano, San Tarcisio, Santo Nio de Atocha y la Capellana de La Divina Providencia.

    Cabe apuntar que, en el primer trimestre de 2012, en sus reuniones que son el primer domingo de mes, enfocarn su formacin en el rea humana; el segundo trimestre, la formacin ser de carcter espiritual, y el tercer trimestre recibirn una formacin pastoral.

    responsables dioCesanos estuvieron presentes

    El entusiasta Equipo Decanal de Pas-toral Familiar de Miravalle organiz, en el primer mes del ao en curso, un Retiro de

    Planeacin de Actividades. Luego de una celebracin Eucarstica, presidida por el se-or Cura Jos Luis Dvalos, se reflexion sobre la problemtica familiar y la trascen-dencia del trabajo decanal en las comuni-dades parroquiales. Sealaron, por Equi-pos, las necesidades y limitaciones en sus apostolados. Calendarizaron las fechas de su programa con las Parroquias que sern anfitrionas en 2012.

    Ponentes en la reunin fueron el seor Cura Ismael Nicanor Bravo Ziga, Prroco en Nuestra Seora del Rayo y Coordinador General en la Comisin Diocesana de la Pas-toral de la Familia; el seor Cura Jos Manuel Anceno Rivas, Asesor Diocesano de la Seccin Familia, y el Obispo Jos Francisco Gonzlez Gonzlez, Responsable Diocesano y Provincial de la Pastoral Familiar.

    dimensiones de la vida matrimonial

    Fue precisamente Monseor Jos Fran-cisco Gonzlez Gonzlez quien, con su po-nencia sobre las Dimensiones de la Vida Ma-trimonial, cerr la jornada de trabajo. Apunt el joven Prelado, entre otras cosas, que el matrimonio ofrece la oportunidad de vivir en dilogo ntimo con Dios; es el espacio para aprender a escuchar, a dialogar; a encontrarse el uno con el otro; a hacer subir al otro. La vida se entreteje, el uno con el otro. El matri-monio es mutua complementacin: Existe la posibilidad de complementarse, de enrique-cerse y perfeccionarse.

    La complementacin pide un aprendizaje, un reajuste constante, una actitud de mutuo respeto, de agradecimiento mutuo. Pero tam-bin, dijo el Obispo Auxiliar, que el matri-monio es comunidad de amor creciente. All el amor inicial crece y se consolida da a da. Las dificultades y adversidades son ocasin para profundizar y crecer en el amor. Quien crece y madura en el amor, hace madurar y crecer a los ms cercanos. Y alert que la infidelidad es amor no cultivado.

    El matrimonio ofrece la

    oportunidad de vivir en dilogo

    ntimo con Dios; es el espacio para aprender

    a escuchar, a dialogar; a

    encontrarse el uno con el otro; a hacer subir al otro.

  • PASTOR Y COMUNIDADDomingo 12 de Febrero de 2012

    22

    Amor, en medio del odio

    A ti, amigo del ltimo instanteMons. Miguel RoMano gMez

    obispo auxiliaR de guadalajaRa

    Christian de Cherg naci el 18 de enero de 1937 en Colmar, Francia, miembro de una familia con ocho hijos. Cuando la familia emigr a Argelia, Christian qued impresionado por la for-ma y frecuencia con que los musulmanes se dirigan a Dios. Pero l descubri que Cristo lo haba llamado para el sacerdocio ministerial.

    A los 19 aos, ingres al Seminario. Poco tiempo despus, inici la Guerra de Independencia en Argelia. Un musulmn, amigo suyo, le salv la vida, y al da siguien-te, a este mismo amigo lo encontr sin vida. De ello, qued convencido de que, final-mente, el amor triunfara sobre el odio.

    El 21 de marzo de 1964 fue ordenado Sacerdote. Cinco aos despus, en la Fies-ta de San Bernardo, ingres a la vida mo-nstica y luego enviado al Norte de frica, concretamente al Monasterio de Nuestra Seora del Atlas, a donde lleg el 15 de

    enero de 1971. Su profesin perpetua la realiz en 1976.

    En 1984 fue elegido Prior de ese Mo-nasterio, y re-electo en 1990.

    Una vida entregada

    Cuando en 1993 las agresiones musul-manas se multiplicaban, escribi una carta de dos pginas, tan breve como evangli-camente intensa; todo un compendio de experiencia monstica. He aqu algunos fragmentos:

    Mi vida no tiene ms valor que otra vida. Tampoco tiene menos. En todo caso, no tiene la inocencia de la infancia. He vi-vido bastante como para saberme cmpli-ce del mal que, parece, desgraciadamente, prevalece en el mundo, incluso del que podra golpearme ciegamente

    Deseara, llegado el momento, tener ese instante de lucidez que me permita el perdn de Dios y el de mis hermanos, y perdonar, al mismo tiempo, de todo cora-zn, a quien me hubiera herido

    No puedo desear el asesinato por-que no puedo desear la gloria que sera adquirida por el precio de un homicidio. Dios me obliga a amar suficientemente para evitar, en lo posible, todo asesina-to Conozco bien a los argelinos y no quiero que uno solo de ellos sea el Can de su hermano

    Mi muerte, evidentemente, parecer dar la razn a los que me han tratado, a la ligera, de ingenioso o de idealista. Cada uno sea responsable de lo que piensa y diga. Lo que al Seor le pido es recibir el don del Es-pritu Santo, cuyo gozo secreto es establecer la comunin y restablecer la semejanza

    Por esta vida perdida, totalmente ma y totalmente de ellos, doy gracias a Dios, que parece haberla querido enteramente para este gozo, contra y a pesar de todo. En este gracias, en el que todo est dicho, de ahora en ms sobre mi vida yo os incluyo, por su-puesto, amigos de ayer y de hoy, mi padre y mi madre, mis hermanos y hermanas

    Y a ti tambin, amigo del ltimo ins-tante, que no habrs sabido lo que hacas. S, para ti tambin quiero este gracias, y este a-Dios, en cuyo rostro contemplo el tuyo.

    Aprendiendo slo a amar

    El Padre Christian de Cherg muri asesinado el 22 de febrero de 1994. El funeral fue semanas despus, en el Monasterio del que fue Superior.

    Necesitamos ser amados y ser perdonados.

    Necesitamos ser valorados y necesitamos el reconocer el valor de todos.

    Necesitamos hacernos cercanos y aceptar la compaa del hermano.

    Necesitamos amar limpiamente y ser limpiamente amados.

    Necesitamos a Dios, y Dios quiere que le amemos en todo ser humano.

    Necesitamos vivir sin rencor, sin deseos de venganza, aprendiendo slo a amar.

    Necesitamos la fuerza del instinto y de la pasin, para vivir la castidad y el celibato.

    Necesito de Dios, del silencio y de la oracin, para cordialmente aceptar que soy suyo, slo suyo, siempre suyo

    Que la oracin de la Virgen Mara y de San Jos nos alcancen, del Hijo de Dios, la Gracia de pertenecerle siempre, con manos inocentes y limpio corazn.

    160.- JORGE tiene 44 aos, presenta infarto cerebral; su condicin es delicada, necesita estudios mdicos para determinar adecuado tratamiento. Solicita Tu apoyo por $ 2,550.00, Dios bendiga tu generosidad.

    161.- CINTHIA, nia de 14 aos, padece de insuficiencia renal crnica, necesita continuar su tratamiento mdico, el cual es costoso, pero su familia ya no puede cubrir los gastos. Puedes apoyarla con $4,000.00? Gracias, Dios te premie.

    162.- MIGUEL tiene 22 aos, sufri un accidente que le provoc fractura de mandbula. Requiere material mdico para ciruga, pero su familia no ha podido reunir lo necesario. Puedes ayudarlo con $4,000.00? Gracias, Dios multiplique tus dones.

  • 23PGINA SACERDOTALDomingo 12 de Febrero de 2012

    Domingos del Tiempo Ordinario

    La centralidad: el Misterio Pascual de Cristo El Ao Litrgico fue instaurndose

    poco a poco en cuanto que los tiempos fuertes fueron fijndose. Ya hemos visto sobre el Tiempo Ordinario cmo haba domingos

    despus de algunas solemnidades -a saber, domingo posterior a la Epifana o domingo posterior a Pentecosts-, y conforme a un

    orden fueron numerados mientras no se iniciase otro tiempo litrgico

    fuerte.

    pbRo. HeRMinio eugenio de jess oRea peRedo

    Pues bien, estos domingos han sido referidos siempre en una lnea pe-daggica, para profundizar el ple-no Misterio de Cristo celebrado en los tiempos litrgicos fuertes, puesto que la Liturgia es, en efecto, la conmemora-cin del Misterio Pascual de Cristo. En este sentido, el Concilio Vaticano II, en la Constitucin sobre la Sagrada Liturgia -Sacrosanctum Concilium- refiere cmo la Santa Madre Iglesia considera deber suyo celebrar, con un sagrado recuerdo en das determinados a travs del ao, la obra salvfica de su Divino Esposo. Cada semana, en el da que llam del Seor, conmemora su Resurreccin, que una vez al ao celebra tambin, junto con su San-ta Pasin, en la mxima Solemnidad de la Pascua (SC 102).

    De este texto conciliar, consideramos algunas caractersticas muy claras del Tiempo Ordinario:

    + Es un ritmo celebrativo eclesial; es decir, toda la Iglesia sigue el mismo orden, favoreciendo la comunin eclesial y la fi-delidad litrgica de las celebraciones.

    + El sagrado recuerdo se considera por medio de la categora litrgica conme-moracin; conmemoramos algo aconte-cido de una vez y para siempre, por medio de la celebracin litrgica, y se renueva la gracia del evento fundante para el fiel que

    lo celebra -por ejemplo, el Misterio Pas-cual de Cristo -.

    + La celebracin litrgica es la conme-moracin de la Obra de la Redencin; esto es, de la Salvacin -de ah que sea conside-rada o llamada obra salvfica-.

    + La Pascua ha marcado como tal el actuar litrgico de la Iglesia, pues preci-samente conmemoramos, en particular en

    cada Eucarista, todo el Misterio Pascual de Cristo -Pasin, Muerte y Resurreccin-, insisto, obrado una vez y para siempre, y cuyo efecto de Gracia nos redime y santi-fica al participar plenamente de la Liturgia de la Iglesia.

    + Los domingos son das eclesiales muy especficos porque es no slo el da de la Resurreccin, sino tambin el

    da en que nos reunimos como asam-blea litrgica para, celebrando el Mis-terio Pascual de Cristo, poder conocer su Persona, le amemos y le imitemos. Se recuerda, bajo este aspecto, que Sacro-sanctum Concilium afirma cmo el do-mingo es la fiesta primordial (SC 106) de los cristianos catlicos.

    Cmo es qUe la misa de los domingos del tiempo ordinario nos faCilita Co-noCer a Cristo?

    Por medio de la divisin misma de la Eucarista, obtenemos dos respues-tas esenciales: Escuchando la Palabra de Dios, que nos habla de Cristo -Li-turgia de la Palabra, en particular, el Evangelio- y participando atentamente en la Celebracin Eucarstica -Liturgia Eucarstica, en particular, comulgando y unindonos a Cristo por medio de su Cuerpo y de su Sangre-. Es as como re-novamos en nuestra vida todo el actuar de Gracia que Dios ha establecido por medio de la entrega de su Hijo. Conocer, amar, asumir, encontrarnos con Cris-to en el Tiempo Ordinario, es asimilar su Misterio Pascual para despus vivir plenamente la vida cristiana; claro est, como autnticos misioneros y evangeli-zadores de nuestro mundo actual en la Iglesia Misionera del Tercer Milenio.

    Qu gran novedad nos ha estableci-do en la Liturgia la reforma del Concilio Vaticano II a lo largo de los 33 34 Do-mingos del Tiempo Ordinario; es as cmo entendemos que el Tiempo Ordinario es un perodo de conocimiento y asimilacin progresiva de la Persona de Cristo, para que, conocindole, le amemos, y amndo-lo, le proclamemos con nuestro testimo-nio autnticamente cristiano, glorificando a Dios y santificando nuestras personas por medio de la celebracin litrgica: la Conmemoracin del Misterio Pascual de Cristo.

  • 24

    Domingo 12 de Febrero de 2012GUADALAJARA, JALISCO

    Se reedita A la voz del Rey, de Jean Meyer

    Olvidos y esperanzas de Mascota

    Fortaleza enhiesta, endurecida contra el tiempo y contra el olvido; un trazo de obra maestra inacabado. Todava clama en su me-moria al Cielo que le den derecho a existir como morada de las flores y del recuerdo de tiempos mejores.

    Ha estado en un rincn de Jalisco, rodea-da de cerros. Hubo muchas manos trabajadoras que soaron ver ese magnfico templo como un remanso de oracin, y en donde corriera todos los das la vida sacramental hoy es sacramen-to de la fe de un pueblo, con la ilusin fuerte, como las piedras que apuntan al cielo, aunque tambin se sabe de la fe humana como algo que se quebranta porque la voluntad choca contra desidias, apatas, contra la pereza y casi todos los pecados capitales

    Por ah soaron, los nichos de santos, que tendran algn da un representante de su pue-blo Y San Jos Mara Robles Hurtado s lleg al martirio. Su poesa mstica construy her-mandades y corazones deseosos de santidad Pero las piedras han quedado como una cate-dral inconclusa, esperando otras voluntades, otros tiempos, otros esfuerzos de otros siglos. Nuevos hombres y mujeres que den grandeza a los pueblos y a la fe de las familias.

    Ve la luz, en este ao que comienza, bajo el signo de Fbula TusQuets Editores, un libro de Jean Meyer publicado hace ms de veinte aos por la Editorial Cal y Arena (1989), en el cual puso en prctica una forma novedosa e interesante de presentar hechos histricos.

    Partiendo del presupuesto de que las investiga-ciones sociales aburren y enfadan al comn de los mortales, Meyer reconstruye, de forma original y creativa, los das inmediatos, anteriores y posteriores al 6 de enero de 1801, fecha en la cual, aprovechando el cambio de estafeta de los Gobernadores y Alcaldes de los pueblos de indios del Nayar y su Comarca, habra de realizarse, nada ms y nada menos, la coro-nacin de un Rey ind