Saskia Sassen. Los espectros de la globalización ?· 95 Saskia Sassen. Los espectros de la globalización…

Download Saskia Sassen. Los espectros de la globalización ?· 95 Saskia Sassen. Los espectros de la globalización…

Post on 28-Sep-2018

213 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<ul><li><p>95</p><p>Saskia Sassen. Los espectros de laglobalizacin</p><p>Buenos Aires: Fondo de Cultura Econmica, 2004,Reeditado, 2007, 276 p.</p><p>Daniela Gonzlez Espinoza1</p><p>La globalizacin, en especial la globaliza-cin econmica, ha sido objeto de mltiplesy variados anlisis; no obstante, sus resonan-cias espaciales an no estn completamenteidentificadas ni definidas, sobre todo las quesuceden en el mbito de las ciudades, siendoestas ltimas, probablemente, el espejo quemejor refleja las contradicciones que se pue-den suscitar como consecuencia de este fe-nmeno. Saskia Sassen, en su obra Los es-pectros de la globalizacin, se hace cargode analizar cmo las expresiones asociadas ala globalizacin econmica repercuten en laciudad, especialmente en aquellas definidascomo globales.</p><p>Las ciudades globales se reconocencomo centros de internacionalizacin delcapital y sus circuitos superiores, en particu-lar, el de las finanzas. Dentro de las ms re-conocidas se encuentran Londres, NuevaYork, Tokio, Frankfurt y Hong Kong; incorpo-rndose recientemente ciudades como SoPaulo, Bangkok, Bombay, Ciudad de Mxi-co, por citar algunas. Este conjunto de ciu-dades est configurando una nueva geogra-fa de la centralidad, donde no solo seconvierten en comandos de la economaglobal, sino que tambin traen consigo unaserie de manifestaciones, como la atraccinde la inmigracin, la incorporacin de lasminoras en el circuito econmico informal,nuevos regmenes de empleo y la creacinde un espacio electrnico que ha generadouna digitalizacin y virtualizacin que cier-tamente ha influido en los gobiernos nacio-nales. Sobre estos temas, la autora exploralas nuevas representaciones que son posi-</p><p>bles de observar actualmente en las ciuda-des globales.</p><p>Tradicionalmente, la inmigracin en lospases de destino ha sido considerada comoun problema, principalmente por las po-blaciones locales, que ponen sus ojos en laspolticas inmigratorias a desarrollar por losEstados. Los Estados nacionales se han vistoen la encrucijada de estar atentos a sus fron-teras, a la mirada de la comunidad y los or-ganismos internacionales de derechos hu-manos. Estas organizaciones supranaciona-les velan por la seguridad y el respeto de losindividuos, dejando atrs el concepto deciudadano, confirindole cierta legitimidadal inmigrante.</p><p>A pesar de la histrica connotacin ne-gativa de la inmigracin, las nuevas deman-das de las ciudades globales y de los estilosde vida de los grupos de mayores ingresos,hacen necesario un flujo migratorio, dadoque gran parte de la poblacin nativa no seencuentra dispuesta a desarrollar ciertos ti-pos de trabajos; as como el aumento en elempleo informal solo puede ser satisfecho atravs de mano de obra inmigrante.</p><p>La mujer ha sido un principal agente de in-migracin, ya que presenta cualidades espec-ficas para desarrollar trabajos de precisin queson demandados en el rubro tecnolgico. Msall de estas condiciones femeninas, la incor-poracin de la mujer inmigrante en el trabajoinformal presenta una serie de caractersticasque no se haban visto con antelacin. Dentrode ellas, la experiencia demuestra que las mu-jeres presentan una mayor vinculacin con elnuevo territorio, participando en redes y aso-ciaciones. Asimismo, la localizacin de lamano de obra femenina informal presenta unalto grado de localizacin especfica en algu-</p><p>1 Gegrafa de la Pontificia Universidad Catlica deChile. Investigadora en AmricaEconoma Intelli-gence. E-mail: dgonzalez@americaeconomia.com</p><p>Revista de Geografa Norte Grande, 39: 95-96 (2008)</p></li><li><p>96 R E V I S TA D E G E O G R A F A N O R T E G R A N D E</p><p>nos estados, y dentro de ellos, en sus ciudadesms importantes.</p><p>Esta localizacin especfica guarda rela-cin con los nuevos patrones que est adqui-riendo el trabajo informal, y que tiene dos de-terminantes principales. La primera de ellastiene que ver con una desvalorizacin de estemercado, lo que origina una precarizacin deeste, producto de la polarizacin y eloffshoring. Esto ha generado un progresivo au-mento en la oferta de empleos de tiempo par-cial, los que, a su vez, se encuentran concen-trados en el sector de servicios. Las empresasde servicios suelen ser subcontratadas por lasgrandes empresas multinacionales, genern-dose una serie de fallas y faltas en el sistemade empleos, sin que se logre identificar unmarco regulatorio. Una de sus faltas se evi-dencia en el hecho de que los inmigrantessuelen llevar a sus lugares de trabajo nuevosinmigrantes en busca de empleo, siendo losintroductores los encargados de sociabilizarcon el resto de los compaeros, as como laayuda en la introduccin del idioma y nuevastcnicas. De este modo, el reclutamiento y lainstruccin son procesos que se desligan de laempresa, dejando de ser su responsabilidad.</p><p>La segunda determinante corresponde auna marcada desigualdad entre los ingresosde los empleos peor remunerados y los car-gos de altos salarios. Del mismo modo, se haevidenciado una separacin ms marcadaentre una clase media alta y una clase mediabaja. Los grupos de altos ingresos y una nue-va clase media ms acomodada componenuna serie de demandas en servicios del tipoinformal, como lo son el cuidado de nios, elarreglo de jardines y casas, etc., que no soncubiertos por la poblacin local.</p><p>Una gran ancla para las ciudades globalesha sido la gran y rpida expansin de Internet,que es vista como una plataforma abierta, in-tegradora, democrtica, entre otras virtudes,que han apalancado su rpida difusin. Sibien en los primeros aos de su masificacinsu furor lleg incluso a predecir un fin de loterritorial en pos de lo espacial, la autora afir-ma que Es precisamente a causa de la disper-sin territorial facilitada por los avances en lastelecomunicaciones que la aglomeracin delas actividades centralizadas se ha expandidoinmensamente, tomando nuevamente un rol</p><p>central en la era de las TICs. Ante esto, lasempresas lderes en competitividad e innova-cin no han escatimado en esfuerzos ni encostos para localizarse en los ms importantescentros de negocios, dado el beneficio que lesotorga el estar all, producto de la orientacinmundial que tienen los servicios que prestan.</p><p>Segn lo anterior, son estas grandes multi-nacionales los nicos entes que estn mayor-mente preparados para entrar en una eracompletamente digital, ya que existe un granretraso en las organizaciones no guberna-mentales, siendo este ms marcado en lasinstituciones pblicas, aumentando su prota-gonismo. Esta ventaja que poseen las multi-nacionales en su transnacionalizacin y suinternacionalizacin no puede sobrepasaran el control del Estado, quien acta comoltimo garante de los derechos, sobre todoslos asociados al capital. Las metaorganiza-ciones (OMC, UNCTAD, etc.) relacionadas alcomercio, si bien cumplen un rol importanteen dejar claras las reglas que rigen a esta ac-tividad, hacindolas homlogas para todoslos pases, todava no poseen la autoridadpara poder determinar por s mismos lasdisputas que puedan ocurrir en su desplaza-miento. La ltima palabra, entonces, quedasupeditada a un territorio y a un Estado.</p><p>Si bien la alta concentracin de infraestruc-tura y recursos define a las ciudades globales,esta distribucin no es homognea en el espa-cio, existiendo zonas ms deprimidas queotras, inclusive en barrios contiguos. Esto noshabla de que el nombre de ciudades globalesno necesariamente permite entrever las diferen-cias que existen dentro de ellas y las externali-dades que generan. Lo anterior ya se demostren el caso de los inmigrantes, las mujeres y lanueva clase de trabajadores de servicios.</p><p>En sntesis, las ciudades globales si bienson presentadas como los actores principalesen el escenario econmico mundial, presen-tan tras el teln todo un engranaje de funcio-nes, servicios y personas que lo sustentancasi en la clandestinidad. Frente a la lumino-sidad de la globalizacin que se refleja en lasciudades globales, Sassen descubre que tieneun espectro, y que como tal, an no se mani-fiesta por completo. Una lectura obligatoriapara quien desee conocer los vnculos entrela globalizacin y las ciudades.</p></li></ul>