Salida a La Crisis

Download Salida a La Crisis

Post on 09-Nov-2015

212 views

Category:

Documents

0 download

DESCRIPTION

bajo

TRANSCRIPT

<ul><li><p>Disponible en: http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=151312820008 </p><p>RedalycSistema de Informacin Cientfica</p><p>Red de Revistas Cientficas de Amrica Latina, el Caribe, Espaa y Portugal</p><p>Montoya Corrales, Carlos Alberto</p><p>KEYNES Y NEOCLSICOS: UNA PROPUESTA PARA LA SALIDA DE LA CRISISRevista Ciencias Estratgicas, Vol. 17, Nm. 21, enero-junio, 2009, pp. 89-104</p><p>Universidad Pontificia Bolivariana</p><p> Cmo citar? Nmero completo Ms informacin del artculo Pgina de la revista</p><p>Revista Ciencias EstratgicasISSN (Versin impresa): 1794-8347revista.cienciasestrategicas@upb.edu.coUniversidad Pontificia BolivarianaColombia</p><p>www.redalyc.orgProyecto acadmico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto</p></li><li><p>Revista Ciencias Estratgicas. Vol 17 - No 21 (2009) 89</p><p>Revista Ciencias Estratgicas. Vol 17 - No 21 p. 89-104 (2009)Medelln-Colombia. Ene-Jun de 2009 - ISSN: 1794-8347</p><p>KEYNES Y NEOCLSICOS: UNA PROPUESTA PARA LA SALIDA DE LA CRISIS</p><p>Carlos Alberto Montoya CorralesEconomista y Magster en Ciencias Econmicas (rea de Economa Internacional), egresado de la Universidad Nacional de Colombia; Socilogo y Especialista en Alta Gerencia, egresado de la Universidad de Antioquia; actualmente realiza estudios doctorales en Filosofa, en la Universidad Pontificia Bolivariana, en donde se desempea como profesor e Investigador.carlos.montoya@upb.edu.co</p><p>Artculo recibido el 11 de marzo de 2009 y apro-bado para su publicacin el 07 de mayo de 2009</p><p>Eje Temtico: Keynes y Neoclsicos. Subtema: Crisis econmica, poltica econmica. </p><p>RESUMENNo obstante el carcter pragmtico que domina al ejercicio de la poltica econmica en los ltimos aos y la influencia de una serie de esquemas que han pre-tendido establecer vnculos cada vez ms estrechos entre el crecimiento y la estabilidad de las economas, es evidente que sta es una tarea inconclusa. La actual crisis por la que atraviesa la economa global constituye una evidencia del carcter parcial con el que suelen operar los diversos instrumentos de poltica econmi-ca, al tiempo que obliga a pensar en la posibilidad de aplicacin de nuevos enfoques que ofrezcan mayores garantas a las economas. Y aunque no hay una formula ganadora, es claro que ella deber ofrecer respuestas ms contundentes desde la economa real. Es este precisamente el propsito del presente artculo que busca poner en dilogo a dos enfoques aparentemente opuestos, el neoclsico y el keynesiano, por considerar que en l se encuentran las races de dicha problemtica y significativas lecciones para enfrentar la crisis.</p><p>Palabras clave: Keynesianos, Neoclsicos, Crisis econ-mica, Teora econmica, Crisis econmica.</p><p>ABSTRACTDespite the pragmatic character that in the last domi-nate to the exercise of the economic policy years and </p></li><li><p>Ciencias</p><p>Estratgicas</p><p>Carlos Alberto Montoya Corrales</p><p>90 Revista Ciencias Estratgicas. Vol 17 - No 21 (2009)</p><p>the influence of a series of schemes that they have tried to establish more and more narrow bonds between the growth and the stability of the economies, it is evident that this one is an unfinished task. The present crisis by which it crosses the global economy constitutes an evi-dence of the partial character with which usually they operate the diverse instruments of economic policy; to the time that forces to think about the possibility of application of new approaches that offer greater gua-rantees to the economies. And although there is no one formulates winner, is clear that she will have to offer more forceful answers from the real economy. It is the this indeed intention of the present article that it looks for to put in dialogue to two approaches apparently opposed, neoclassic and the Keynsian one, to consider that in him are the roots of problematic happiness and significant lessons to face the crisis.</p><p>Key Words: Keynsian, Neoclassical, Economical crisis, Economical theory, Economical crisis.</p><p>Introduccin</p><p>No obstante los desarrollos tericos de corte neoclsico de las ltimas dcadas haber sido presentados como una respuesta a las exigentes demandas de transformacin derivadas de la creciente competitividad en los mercados, la internacionalizacin del capital y el avance de los procesos de globalizacin, es claro que dejan an mucho que desear en cuanto al carcter propositivo y la eficacia de sus instrumentos de poltica econmica. Particularmente, las orienta-ciones en cuanto a la expansin de los mercados, especficamente mediante la internacionalizacin del capital, podran resultar ms acertadas y con menor carga de incertidumbre si previeran los costos econmicos y sociales asociados a las recurrentes crisis a las que han venido siendo sometidas las economas regionales y en general la economa mundial.</p><p>En este resultado han estado comprometidos diverso aspectos ideolgicos, conceptuales y tericos, en no pocas ocasiones poco sugerentes y realistas, entre los que se destacan: el predo-</p><p>minio de una poltica econmica que abandona el marco de la planificacin, al tiempo que omite de manera deliberada o inconsciente la existencia de una serie de elementos de carcter estructural que acompaan a los mercados y a las economas, como en el caso de sus imperfecciones y las di-nmicas de concentracin y control del mercados por parte de diferentes agentes econmicos. Aspectos que se soportan en la aplicacin de un pensamiento generalista pegado al lomo de la prueba del mercado, en donde el pragmatismo y el positivismo del trail and error, se convierten en el camino del saber.</p><p>De esta manera, los siempre anhelados objetivos de crecimiento estable, que se expresan en el nfasis puesto a las polticas de ajuste desde la dcada de los setenta, adquieren connota-ciones que desvirtan el alcance y posibilidades de los instrumentos de poltica econmica. En particular, la hiptesis del reajuste monetarista no se plantea, o en el mejor de los casos esca-samente se supone, sin ninguna sustentacin, en medio de una articulacin con el necesario reajuste macroeconmico de la produccin. Al respecto se afirma por parte de los neoclsicos y sus seguidores: la ley del mercado asignar recursos a sus ptimos para maximizar la acu-mulacin de capital y la utilidad marginal del consumidor. A pesar de que cada circunstancia real que todos los individuos pueden fcil y es-pontneamente identificar contradice la lgica de esta hiptesis, ella sigue siendo la ficcin del escenario natural de una inversin que se estabiliza con las polticas de ajuste monetario y de internacionalizacin del capital.</p><p>Situacin que no slo estara incidiendo en la for-ma cmo se articulan los diversos instrumentos de poltica econmica ante el objetivo de crecimien-to sostenible, sino tambin el tipo de instrumentos que han de acompaar las crisis por las que han de </p></li><li><p>Keynes y neoclsicos: una propuesta para la salida de la crisis</p><p>Revista Ciencias Estratgicas. Vol 17 - No 21 (2009) 91</p><p>atravesar las diversas economas. En este sentido, los programas de ajuste macroeconmicos consti-tuyen un primer escenario sobre el que reposa la crtica a las orientaciones de poltica econmica en el contexto de las crisis. El carcter sesgado de las polticas permiten afirmar que ms que contar con programas macroeconmicos capaces de consultar los diversos escenarios en los que se desenvuelve la economa, particularmente el de la produccin, se tienen programas macro mone-taristas que slo buscan estabilidad monetaria para asegurar condiciones ptimas al capital y propiciar el juego del mercado bajo claros crite-rios de expansin y concentracin.</p><p>Al respecto, la revisin de los contenidos ex-puestos por los tericos monetaristas en la ac-tualidad, evidencian una injustificada ruptura con el pensamiento desarrollado por J.M. Keynes en el contexto de la dcada de los treinta del siglo pasado. Quizs una simple mirada a los planteamientos expuestos por Keynes y algunos de sus seguidores, permita develar las princi-pales inconsistencias presentes en el marco de la teora y poltica econmica con la cual se ha venido pretendiendo ofrecer respuesta a las ms recientes crisis econmicas. Este es precisamente el principal objetivo de este artculo que busca a travs de la revisin crtica demostrar que la forma cmo est expuesta la poltica econmica y su reverencia a los smbolos monetarios, crea una creciente brecha con respecto a la realidad de los mercados y las economas, haciendo de estas un juego de ficciones, una especie de casino, en donde la mejor jugada se corresponde con la coin-cidencia que la poltica econmica llegue a tener con los objetivos de crecimiento estable; lo que bien podra asimilarse con el hecho de que en el marco de la poltica econmica actual, inspirada en las proposiciones neoclsicas y monetaristas fundamentalmente, prcticamente se carece de una concepcin adecuada y de unos instrumentos </p><p>capaces de prever la crisis u ofrecer respuestas satisfactorias a la salida de la misma. </p><p>En contraste se tiene una teora econmica for-mulada con profundidad, que propici un cambio importante de las ideas econmicas prevalecien-tes en los aos treinta, al tiempo que demostr el carcter superficial y parcial que adquieren las premisas monetaristas, la teora keynesiana, que logra crear un puente entre los fundamentos tericos y el mbito real de la economa real. Su cuestionamiento a la forma cmo hasta entonces se vena construyendo el equilibrio y la obsesiva la adhesin a un mercado perfecto, la preponde-rante influencia de una economa monetaria en el terreno de la produccin y el revs, para enton-ces, que habra experimentado de tiempo atrs la expansin de la economa, permitira a Keynes reafirmar la idea de tener que pensar por nosotros mismos, en aras de comprender las complejas relaciones que encierra la dinmica econmica y su marcada tendencia a la crisis; lo que no slo lo pondra en debate con los expositores de una pensamiento ortodoxo y convencional, sino que le permitira servir de puente para nuevos desa-rrollos sobre la teora del crecimiento sostenido e incluso ser inspirador para la comprensin y diseo de propuestas que les permitiesen a las economas asumir con mayor pertinencia los embates resul-tantes de las crisis.</p><p>Estos y otros aspectos que de all se derivan, como es el caso de la influencia del nivel general de precios en la dinmica de acumulacin y los determinantes reales de la crisis, constituyen el contexto general de este artculo intitulado Keynes y Neoclsicos: Una Propuesta para la Salida de la Crisis en el cual se exponen aque-llas ideas que contribuyen a recalcar la impor-tancia de reconciliar los fundamentos tericos y la poltica econmica con el mundo concreto del hare and how, fuertemente olvidado por la </p></li><li><p>Ciencias</p><p>Estratgicas</p><p>Carlos Alberto Montoya Corrales</p><p>92 Revista Ciencias Estratgicas. Vol 17 - No 21 (2009)</p><p>tradicin monetarista, especialmente aquella de corte neoliberal.</p><p>1. Consideraciones generales</p><p>Sin pretender abarcar la amplia literatura referida a la teora de Keynes, ni ofrecer una sntesis de ella y, todava menos querer desarrollar nuevos mbitos de posibilidades, las consideraciones que ac se registran tienen por objetivo presentar al-gunas reflexiones suscitadas a partir de la postura de Keynes frente a la inestabilidad del capitalis-mo, de la cual deriva la problemtica asociada a la llamada crisis econmica1. El marco general sobre el cual recae gran parte de los planteamien-tos se ubica en un terreno similar al que recrea la posicin de Vicarelli al referirse a la forma cmo evoluciona el pensamiento econmico de Keynes, y en particular a las referencias realizadas con respecto a la inestabilidad econmica. En este sentido, el texto pretende resaltar la vigencia que guardan los principales postulados de Keynes y la necesidad de ser considerados en un contexto de crisis como el actual.</p><p>En principio valga recordar que J.M. Keynes se constituy en un verdadero revolucionario de la teora econmica y de la forma de ofrecer respues-ta a los problemas ms evidentes. En particular, la descripcin del sistema econmico sera sugerente en trminos de la forma de despliegue de la eco-noma y los retos que se derivan de su dinmica. Al respecto afirma: El sistema econmico en el que vivimos parece capaz de permanecer en </p><p>1 Para mayor precisin acerca de la temtica vase: VICARELLI, F. (1979). La inestabilidad del Capitalismo. Madrid: Pirmide.</p><p>2 Para una mayor ilustracin acerca de las ventajas metodolgicas presentes en la teora keynesiana y su distanciamiento con los tericos clsicos, vase: ARCHIBALD, G. C. Aspectos metodolgicos de la Teora General de Keynes. Revista Moneda y Crdito, (102).</p><p>3 Diferencia la crtica de Bronfenbrenner a la realizada por Archibald, su marcada orientacin filosfica. Al respecto vase: BRONFENBRENNER, M. The Structure of Revolutions in economics Thought. History of Political Economy, (Spring, 1971, p. 138).</p><p>una situacin crnica de la actividad inferior a la normal durante un considerable periodo, sin ninguna acusada tendencia ni hacia la recupe-racin ni hacia el colapso total () (Keynes, 1936). Tal apreciacin se constituye en uno de los mensajes centrales de su teora. En ella se evidencia una manera diferente de contemplar los fenmenos econmicos; lo que hara de su pensamiento algo verdaderamente subversivo frente a los postulados neoclsicos.</p><p>Y aunque desde la teora neoclsica se ha preten-dido negar el carcter revolucionario que adquiere Keynes en su postura terica, igualmente cierto es el reconocimiento a su labor que otros tericos han realizado; particularmente y en el cuo de la revolucin keynesiana, la opinin de Archibal es que, la keynesiana no sustituy a la teora clsica como consecuencia de una refutacin de la misma, al estilo popperiano, sino a causa de del creciente malestar y falta de satisfaccin producidos por aquellos fenmenos que no eran explicados2. Tambin Bronfenbrenneer al re-ferirse a la llamada revolucin cientfica en el campo de la economa, en trminos khunnianos, hace referencia al laissez faire, a la revolucin marginal y a la revolucin keynesiana3; resaltando con ello el alcance de sus formulaciones. </p><p>Sera precisamente el carcter innovador de los planteamientos keynesianos la mayor fortaleza de su teora y el estmulo a su aplicacin prctica; en un periodo en el cual el pensamiento neoclsico se mostr impotente para explicar y dar salida </p></li><li><p>Keynes y neoclsicos: una propuesta para la salida de la crisis</p><p>Revista Ciencias Estratgicas. Vol 17 - No 21 (2009) 93</p><p>a la situacin de crisis por la que atravesaba la economa4; fortaleza que suscita la permanente consulta, an hoy en da, de sus contenidos y la viabilidad de su aplicacin en momentos en los cuales la crisis econmica adquiere un carcter recurrente y registra cada vez una mayor comple-jidad tanto en sus causas como en sus efectos.</p><p>Infortunadamente, la escasa consulta a los prin-cipios econmicos y la poca profundidad de los debates alrededor de los diversos contenidos te-ricos, han conducido la relevancia y profundidad de sus planteamientos por senderos interminables de debate e incluso olvidados en las agendas de los hacedores de poltica econmica. En particular,...</p></li></ul>