rossi - clavis universalis

Download Rossi - Clavis Universalis

Post on 10-Jul-2015

671 views

Category:

Documents

65 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

SECCIN DE OBRAS DE FILOSOFA

CLAVIS UNIVERSALlS

Traduccin deEsTIIER COHEN

PAOLO ROSSI

CLAVIS UNlVERSALIS*ii;.,

El arte de la memori,y la lgica combinatoria de Lulioa Leibriiz

':'>'>."

FONDO DE CULTURAECONMICAMXICO

- -

----- - --- ----------------

Primera edicin en italiano, Primera edicin en espaol,

1983 1989

PREF ACIO A LA SEGUNDA EDICIN

ISBN 88'15-00046-1

Ttulo original: Clavis Universalis. Arti della memoria e logica combinaJoria da Lullo a Leibniz 1983, Societa editrice iI Mulino, Bologna

D. R. 1989, FONDO DE CUL:".'~E:to divino, en la tercera la divina voluntad, en la cuarta la divina trinidad, en la quinta y ltima las divinas razones ... La memoria humana es la potencia con la que el hombre recuerda las cosas que han pasado, y para declararlo damos este ejemplo. La potencia imaginativa no tiene su acta, es decir, el imaginar, al tiempo que la potencia sensitiva alcanza su objeto, de lo cual puede tener experiencia cualquiera por semejanza cuando alcanza el hombre, en el tiempo presente, el objeto pensado o imaginado, no puede entonces la memoria recordar aquel objeto, porque el intelecto y la voluntad del hombre impiden que la memoria tenga su acto, porque el intelecto est entendiendo el mismo objeto, y amndolo u odindolo la voluntad, de donde se entiende que la memoria es de por s una potencia, contra aquellos que dicen que no es de por s una potencia la memoria, sino que est arraigada en el intelecto y que son juntos una potencia, lo cual es falso segn queda declarado. Entre las dos obras sobre la memoria, la de 1304 y la de 1313 a las que ya hemos aludido, se sita un tercer texto sobre la memoria -el Liber ad memoriam confirmandam--, tambin ste indito, escrito en Pisa en 1308 durante su estancia en el convento de Santo Domingo.47 El tratado se abre con la declaracin de los fines que46 Littr (Histoire littraire de la France, vol. XXIX, p. 318) hace referencia al Cd. 10517,ff. 22 ss. de la Staatsbibl, de Munich, el Longpr (Dictionnaire de tholO'giecatholique, col. 1102,n. 59 (15) destaca, junto al de Munich, el Vat. Gtt. lato405,ff. 182 ss. He vistO'y utilizado el Cd. Ambrosiano N. 259 sup., fi. 22 ss. (siglo xv) destacado por el Ottaviano. Inc. Deus curo tua misericordia incipit liber de tua memoria. Quoniam de divina memoria. Expl.: Ad laudem et honorem Dei finivit Raymundus istum librum in civitate Messanae mense Martii anno 1313. 47 He visto las tres redacciones manuscritas de este texto, conservadas en los siguientes cdices (todos del siglo XVI): Ambrosiana, 1. 153 inf., 35-39v.; Munich, Staatsbibl., 10593,ff. 1 v. - 3 v.; Pars, NaL lat.17839,ff. 437-444 r. El Vat. lato 5437, que he encontrado sealado a propsito del Liber ad memoriam confirmandam, no contiene obras de Lulia. En la transcripcin he utilizado los tres cdices indicados. La indicacin de las hojas se refiere al cd. muniqus. Para el texto completo de la pequea obra, cf. el apndice.

A pesar de que la atencin de Lulio est claramente dirigida al proceso de determinacin sucesiva de los particulares (en su terminologa: la tractatio de generali ad specialia postea descendens), es difcil no darse cuenta, en este pasaje, del eco, aunque atenuado, de las discusiones sobre los "lugares" que caracterizan a la mnemotecnia de derivacin "ciceroniana". Los mismos ejemplos citados por Lulio (la ciudad, la calle, la casa, la habitacin, la cocina) son tpicos de la terminologa que los Hciceronianos" haban utilizado ampliamente. A travs del agnosticismo debe de haber penetrado en el pensamiento mismo de Lulio 44 algn elemento de esa tradicin. Las relaciones entre las tcnicas de la memoria inventadas por Lulio y la tradicin ciceroniana son en verdad muy tenues y difcilmente determinables. Sin embargo, sera un error continuar interpretando el arte luliano slo como un mero esbozo de "lgica formal" y subestimar el peso que esa temtica de derivacin agustiniana, que vea en la distincin entre memoria, intelecto y voluntad la expresin simblica de las tres personas de la Trinidad, tuvo en los proyectos del arte. De hecho, como lo ha subrayado F. Yates, el arte aparece concebido a imagen y semejanza de la trinidad divina. En su plenitud, consta de tres fases o aspectos: el primero (que se realiza a travs de la combinatoria o la nueva lgica) acta mediante el intelecto; el segundo, mediante el que se ejercita la voluntad (y a este aspecto se refieren las obras msticas de Lulio) ; el tercero, que concierne a la memoria y transforma todo el arte en un gran sistema de mnemotecnia.45 Existe una amplia documentacin sobre la influencia efectiva de este enfoque. Adems de los numerosos pasajes del Liber de contemplacio y del Arbre de filosofia desiderat citados por Carreras y Artau, queremos sealar aqu como particularmente indicativo otro escri'44 Sobre la relacin entre la mnemotecnia ciceroniana y la obra de San Agustn, cf. F. A. Yates, The Ciceronian Art ot Memory, en el vol. Medioevo e Rinascimento, studi in onore di B. Nardi, Florencia, Sansoni, 1956, p. 878-881. p 45 Vase, en relacin con esto, el Cd. 16116 de la Nacional de Pars, f. 23 v.: "Liber iste [se trata del Liber memoriae] vaJde utilis est et associabilis cum libris Intellectus et VollIltatis in uno volumine quantum ad invicem sunt se iuvantes ad attingendum secreta rerum. Sobre el arte concebido a imagen de la Trinidad, cf. F. A. Yates, The Art ot Ramon Lull, cit., p. 162.

76

ENCICLOPEDISMO

y

COMBINATORIA EN EL SIGLO XVI

ENCICLOPEDISMO

y

COMBlNATORIA EN EL SIGLO XVI

77

se propone la confirmatio memoriae (tila razn por la que deseamos componer este tratado es la de reforzar de la mejor manera la memoria de los hombres, que es frgil y caduca") y con la distincin entre las tres potencias naturales del alma -capacitas, memoria, discretiocada una de las cuales puede perfeccionarse mediante el uso de una tcnica particular. A cada una de las tres potencias naturales corresponde de tal modo una potencia artificial que puede ser adquirida a travs del arte. Esta ltima tiene la tarea de dar lugar a un tipo de aprendizaje y de transmisin del saber que no canse intilmente a los jvenes: Primero, pues, para que quien se afana en el estudio sepa el modo de hallar la ciencia y no, despus de pasar muchsimos trabajos, se d cuenta de que ha consagrado en vano sus esfuerzos a dicha ciencia, sino ms bien se trueque su trabajo en pleno descenso, su sudor en gloria, hay que encontrar para los jvenes un modo de ciencia por el cual no se deprima con tanta pesadez el cuerpo, sino que sin gran molestia, con ligereza del cuerpo y alegra de la mente, suban corriendo a las alturas de las ciencias. Muchos son los que, a la manera de los brutos, emprenden con mucho y sumo trabajo corporal los estudios literarios, sin estudio artificioso del ingenio, y muestran el cuerpo, segn lo han trabajado, macerado intilmente por continuas vigilias. Conviene, pues, un modo por cuyo medio el estudiante virtuoso pueda con ligereza encontrar el tesoro de la ciencia y desprenderse del peso de tantos trabajos. El arte aparece aqu como instrumento de liberacin de una pe dagoga intilmente supercreadora; el tema de un refuerzo "artificial" de las potencias naturales del alma se liga con el motivo, tpicamente franciscano, de la alegra espiritual. La capacitas puede ser perfeccionada mediante la atencin y la divisin ordenada de los argumentos. Al perfeccionamiento de la nica y verdadera memoria se dedican observaciones que tienen inters notable y que convierte este escrito en algo diferente a los otros textos lulianos que tratan del mismo argumento: Vengo pues a la segunda [potencia], es decir, a la memoria, la cual, segn los antiguos, es natural o artificial. Natural es la que uno recibe en su creacin o generacin, segn la materia de que un hombre es engendrado y segn la influencia reinante de algn planeta superior; por eso vemos que algunos hombres tienen mejor memoria que otros; pero sta no nos interesa aqu, puesto que es cosa de Dios el concederla. La otra es la memoria artificial, y sta la hay de dos clases, pues una depende de medicinas y emplastos con que se la procura, y sta considero muy peligrosa, pues a veces se dan medicinas contrarias a la disposicin del hombre, a veces superfluas y de

una crudeza que reseca extremadamente el cerebro, y por defecto del cerebro se hunde el hombre en la demencia, como hemos odo y visto muchos, y sta desagrada a Dios, por no contentarse con la gracia que Dios le confiri, de ah que, dado caso que no llegue a la locura nunca o rara vez tendr los frutos de la ciencia. La otra me moria artificial se adquiere de otro modo, cuando alguien por su capacidad recibe mucho en la memoria y lo anda por s repitiendo con la boca, puesto que segn Alano en sus parbolas el estudiante es a modo de buey, que el buey recibe con mxima velocidad la hierba, y la manda sin masticar al estmago, para rumiarla luego y, en fin, cuando ya est mejor digerida, la convierte en sangre y carne; as sucede con el estudiante que, olvidadas sus costumbres, recibe sIn deliberacin la ciencia, la cual, para que dure hasta el fin, debe masticar en la boca de la mente, para que se le arraigue y habite en la memoria, porque lo que se toma ligeramente se va ligeramente, y as la memoria, como se dice en el Libro de la Memoria y la Reminiscencia, se confirma firmemente [sic] por frecuentsima reiteracin. Deben subrayarse varias cosas en este prrafo; en primer lugar, la referencia al De memoria et reminiscentia aristotlico (tal referencia, presente tanto en elms. parisierise como en el muniqus, no aparece, en cambio, en el ambrosiano. El ms. parisiense lleva adems un errneo Aristotelem en lugar de Alanum), y la insistencia en la reiteratio como elemento esencial para reforzar la memoria; en segundo lugar, la ausencia de cualquier recurso o referencia al arbor m