"romancero gitano"

Download "Romancero gitano"

Post on 23-Mar-2016

225 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Lec tura de algunos d e los poemas de la obra de Lorca, por alumnos y alumnas de 2º de Bachillerato.

TRANSCRIPT

  • Federico Garca LorcaDiana Mihai, Luis Snchez, Javier Ballestn, Nuria Oliva, Adrian Snchez y M Pilar Valero Gil. 2 Bachillerato.

  • Naci en Vaqueros, Granada en1898 y en 1936, muri ejecutado tras la sublevacin militar de laGuerra Civil Espaola.

    Poeta,dramaturgoyprosistaespaol, perteneci a la llamada generacin del 27.

  • Se designa Generacin del 27 a un grupo de poetas, principalmente, que publicaron sus primeros escritos en torno a 1920, y quienes se reunieron en el tercer centenario de la muerte de Gngora.

    Pueden sealarsetres etapascomunes a los integrantes de la Generacin del 27: Primera etapa: Hasta 1927 aproximadamente.Predomina en una primera fase la poesa pura.

    Segunda etapa: De 1927 a la Guerra Civil (1936).Se produce la humanizacin de la poesa.

    Tercera etapa: Despus de la Guerra Civil.Una evolucin potica ms personal.

  • El tema principal del poema es el velatorio de un nio gitano.

    En cuanto a las caractersticas, predomina el simbolismo al mundo gitano, como por ejemplo con tu corazn harn collares y amarillos blancos, te encontraron sobre el yunque. Hay personificaciones de la luna: y ensea, lbrica y pura, sus senos de duro estao.

  • En la mitad del barranco las navajas de Albacete, bellas de sangre contraria, relucen como los peces. Una dura luz de naipe recorta en el agrio verde caballos enfurecidos y perfiles de jinetes. En la copa de un olivo lloran dos viejas mujeres. El toro de la reyerta se sube por las paredes. ngeles negros traan pauelos y agua de nieve. ngeles con grandes alas de navajas de Albacete. Juan Antonio el de Montilla rueda muerto la pendiente, su cuerpo lleno de lirios y una granada en las sienes. Ahora monta cruz de fuego, carreta de la muerte. El juez, con guardia civil, por los olivares viene. Sangre resbalada gime muda cancin de serpiente. -Seores guardias civiles; aqu pas lo de siempre. Han muerto cuatro romanos y cinco cartagineses. La tarde loca de higueras y de rumores calientes cae desmayada en los muslos heridos de los jinetes. Y ngeles negros volaban por el aire del poniente. ngeles de largas trenzas y corazones de aceite.

  • El poema narra y describe una pelea de gitanos que el poeta transforma en un combate csmico.

    Aparecen comparaciones metafricas, navajas como peces; heridas del jinete como flores. Son imgenes visuales que ayudan a la transformacin del episodio.

    El final del romance culmina el proceso metonmico donde la presentacin anecdtica de la batalla nos lleva a la perfeccin mtica de la reyerta.

  • Silencio de cal y mirto. Malvas en las hierbas finas. La monja borda alheles sobre una tela pajiza. Vuelan en la araa gris, siete pjaros del prisma. La iglesia grue a lo lejos como un oso panza arriba. Qu bien borda! Con qu gracia! Sobre la tela pajiza, ella quisiera bordar flores de su fantasa. Qu girasol! Qu magnolia de lentejuelas y cintas! Qu azafranes y qu lunas, en el mantel de la misa!Cinco toronjas se endulzan en la cercana cocina. Las cinco llagas de Cristo cortadas en Almera. Por los ojos de la monja galopan los caballistas. Un rumor ltimo y sordo le despega la camisa, y al mirar nubes y montes en las yertas lejanas, se quiebra su corazn de azcar y yerbaluisa. Oh!, qu llanura empinada que veinte soles arriba. Qu ros puestos de pie vislumbra su fantasa! Pero sigue con sus flores, mientras que de pie, en la brisa, la luz juega el ajedrez alto de la celosa.

  • Se describen los ensueos de una monja mientras borda en el patio de su convento. Un patio andaluz con perspectiva del pueblo, al fondo.

    Metforas: vuelan en la araa gris, siete pjaros del prisma este es el momento cuando nada ocurre (la monja borda) y a partir de entonces la luz toca la araa y crea un arco iris.

    Qu magnolia de lentejuelas y cintas! Qu azafranes y qu lunas, en el mantel de la misa! Las flores grandes son fruto de su imaginacin y son grandes porque representan la mutualidad sexual del hombre y mujer y la represin de la sexualidad se muestra en los alheles.

  • Lorca dice que es el poema ms representativo del libro. La Soledad Montoya es la personificacin de la pena de una pena irremediable, de una pena negra. El poema narra una historia de amor trgico: la espera de un amor que jams llegara. Esta desilusin amorosa y esta soledad angustiosa que siente Soledad Montoya estn vinculadas a la simbologa de un caballo.

    El poema representa esa continua bsqueda de algo que no tiene y que no encuentra ya que ni siquiera la naturaleza es capaz de darle mitigando esa pena negra que impregna su cuerpo y alma.

  • El poema describe una escena costumbrista de Andaluca. Antonio Torre Heredia es un gitano hijo y nieto de los Camborios que queda apresado por la Guardia Civil.

    Podemos destacar la simbologa del mimbre. La vara de mimbre es signo de poder, de ley y de virilidad entre los gitanos.

  • Voces de muerte sonaron cerca del Guadalquivir. Voces antiguas que cercan voz de clavel varonil. Les clav sobre las botas mordiscos de jabal. En la lucha daba saltos jabonados de delfn. Ba con sangre enemiga su corbata carmes, pero eran cuatro puales y tuvo que sucumbir. Cuando las estrella clavan rejones al agua gris, cuando los erales suean vernicas de alhel, voces de muerte sonaron cerca del Guadalquivir. Antonio Torres Heredia. Camborio de dura crin, moreno de verde luna, voz de clavel varonil: Quin te ha quitado la vida cerca del Guadalquivir? Mis cuatro primos Heredias Hijos de Benamej. Lo que en otros no envidiaban, ya lo envidiaban en m. Zapatos color corinto, medallones de marfil, y este cutis amasado con aceituna y jazmn. Ay, Antoito el Camborio, digno de una Emperatriz! Acurdate de la Virgen porque te vas a morir. Ay Federico Garca, llama a la guardia civil! Ya mi talle se ha quebrado como caa de maz. Tres golpes de sangre tuvo y se muri de perfil. Viva moneda que nunca se volver a repetir. Un ngel marchoso pone su cabeza en un cojn. Otros de rubor cansado encendieron un candil. Y cuando los cuatro primos llegan a Benamej, voces de muerte cesaron cerca del Guadalquivir.

  • Este poema es un cuento de la muerte de Antoito el Cambiorio.

    Aparece el elemento religioso que interviene sobre lo natural al igual que en otros poemas de Garca Lorca.

    Smbolos: Los colores rojo y tonalidad representativa de los gitanos.

  • I PANORAMA DE MRIDA Por la calle brinca y corre caballo de larga cola, mientras juegan o dormitan viejos soldados de Roma. Medio monte de Minervas abre sus brazos sin hojas. Agua en vilo redoraba las aristas de las rocas. Noche de torsos yacentes y estrellas de nariz rota aguarda grietas del alba para derrumbarse toda. De cuando en cuando sonaban blasfemias de cresta roja. Al gemir, la santa nia quiebra el cristal de las copas. La rueda afila cuchillos y garfios de aguda comba. Brama el toro de los yunques, y Mrida se corona de nardos casi despiertos y tallos de zarzamora. II EL MARTIRIO Flora desnuda se sube por escalerillas de agua. El Cnsul pide bandeja para los senos de Olalla. Un chorro de venas verdes le brota de la garganta. Su sexo tiembla enredado como un pjaro en las zarzas. Por el suelo, ya sin norma, brincan sus manos cortadas que an pueden cruzarse en tenue oracin decapitada. Por los rojos agujeros donde sus pechos estaban se ven cielos diminutos y arroyos de leche blanca. Mil arbolillos de sangre le cubren toda la espalda y oponen hmedos troncos al bistur de las llamas. Centuriones amarillos de carne gris, desvelada, llegan al cielo sonando sus armaduras de plata. Y mientras vibra confusa pasin de crines y espadas, el Cnsul porta en bandeja senos ahumados de Olalla. Nieve ondulada reposa. Olalla pende del rbol. Su desnudo de carbn tizna los aires helados. Noche tirante reluce. Olalla muerta en el rbol. Tinteros de las ciudades vuelcan la tinta despacio. Negros maniques de sastre cubren la nieve del campo en largas filas que gimen su silencio mutilado. Nieve partida comienza. Olalla blanca en el rbol. Escuadras de nquel juntan los picos en su costado. * Una Custodia reluce sobre los cielos quemados entre gargantas de arroyo y ruiseores en ramos. Saltan vidrios de colores! Olalla blanca en lo blanco. ngeles y serafines dicen: Santo, Santo, Santo.

  • Santa Olalla es Eulalia de Mrida, una adolescente cristiana que fue perseguida en el siglo IV y que es patrona de Mrida bajo la advocacin de Olalla.

    Pertenece al grupo de los tres romances histricos.

    Metfora:-El aparente equilibrio del paisaje va cargando poco a poco de tensin hasta que, a travs de las metforas que anuncian la madrugada, se vuelve dinmico.

  • Por una vereda vena Don Pedro. Ay cmo lloraba el caballero! Montado en un gil caballo sin freno, vena en la busca del pan y del beso. Todas las ventanas preguntan al viento, por el llanto oscuro del caballero. Primera laguna Bajo el agua siguen las palabras. Sobre el agua una luna redonda se baa, dando envidia a la otra tan alta! En la orilla, un nio, ve las lunas y dice: Noche; toca los platillos!SigueA una ciudad lejana ha llegado Don Pedro. Una ciudad de oro entre un bosque de cedros. Es Beln? Por el aire yerbaluisa y romero. Brillan las azoteas y las nubes. Don Pedro pasa por arcos rotos. Dos mujeres y un viejo con velones de plata le salen al encuentro. Los chopos dicen: No. Y el ruiseor: Veremos. Segunda lagunaBajo el agua siguen las palabras. Sobre el peinado del agua un crculo de pjaros y llamas. Y por los caaverales, testigos que conocen lo que falta. Sueo concreto y sin norte de madera de guitarra.SiguePor el camino llano dos mujeres y un viejo con velones de plata van al cementerio. Entre los azafranes han encontrado muerto el sombro caballo de Don Pedro. Voz secreta de tarde balaba por el cielo. Unicorni

Recommended

View more >