REVISTA de la SOCIEDAD PERUANA de MEDICINA INTERNA

Download REVISTA de la SOCIEDAD PERUANA de MEDICINA INTERNA

Post on 11-Feb-2017

218 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<ul><li><p>Rev Soc Peru Med Interna 2010; vol 23 (1) 1</p><p>REVISTA de la SOCIEDAD PERUANA de MEDICINA INTERNARev Soc Peru Med Interna</p><p>ISSN versin electrnica: 1609-7173 ISSN versin impresa:1681-9721</p><p>Publicacin de la Sociedad Peruana de Medicina Interna, (fundada el 28 de noviembre de 1964, afiliada a la Sociedad Internacional de Medicina Interna (ISIM)</p><p>Esta es una publicacin destinada a difundir la informacin cientfica mdica relacionada con la Medicina Interna y sus subespecialidades. Para ello, recibe todos los aportes de los mdicos generados dentro y fuera del pas, los que sern publicados previa evaluacin por pares.</p><p>Periodicidad: Trimestral</p><p>E-mail: spmi@terra.com.pe</p><p>DIRECTORIO</p><p>EditorDr. Oscar G. Pamo Reyna</p><p>Comit EditorialDra. Pilar Gamarra Samaniego Dr. Alejandro Bussalleu Rivera Dr. Rolando Vsquez Alva Dr. Aland Bisso Andrade Dr. Luis Varela Pinedo Dr. Pedro Ortiz Saavedra</p><p>Comit ConsultivoDr. Carlos Bernedo Gutirrez Dr. Juan Ceccarelli Flores Dr. Ricardo Cheesman Jimnez Dr. Gustavo Delgado Matallana Dr. Csar Delgado Sayn Dr. Agustn Iza Stoll Dr. Jos Piscoya Arbail Dr. Edgar Vera Bjar Dr. Francisco Villanueva Snchez</p><p>Comit de rbitrosDr. Alfredo Berrocal Kasay Dr. Zuno Burstein Alva Dr. Miguel Campos CastroDr. Ernesto Casalino Carpio Dr. Jorge Casas Castaeda Dr. Denisse Champn MichelenaDra. Rosa Cotrina Pereyra Dr. Luis Deza Bringas Dr. Oscar Frisancho VelardeDr. Ral Gamboa Aboado Dr. Fausto Garmendia Lorena Dr. Eduardo Gotuzzo HerenciaDr. James Gutirrez Tudela Dr. Abdas Hurtado Arstegui Dr. Alex Jymez VsquezDr. Pedro Legua Leiva Dr. Ricardo Losno Garca Dr. Ciro Maguia VargasDr. Ral Morales Soto Dr. Antonio Ormea Villavicencio Dr. Eduardo Penny MontenegroDr. Andrs Pieiro Garca Dr. Alberto Ramrez Ramos Dr. Jorge Rey de Castro MujicaDr. Ral Salazar Castro Dr. Jaime Villena Chvez</p><p>REVISTA de la SOCIEDAD PERUANA de MEDICINA INTERNA</p><p>SOCIEDAD PERUANA DE MEDICINA INTERNA</p><p>CONSEJO DIRECTIVO 2009-2010</p><p> Presidente Dra. Rosa Cotrina Pereyra </p><p>VicePresidenteDr. Robert Palomino de la Gala </p><p>secretario GeneralDr. James Gutirrez Tudela </p><p>tesoreraDra. Carmen Palomino Guerrero </p><p>secretario accin cientficaDr. Robert Cumpa Quiroz </p><p>secretaria de filialesDra. Liliana Cabani Ravello </p><p>Vocal de tica y calificacin ProfesionalDra. Diana Rodrguez Hurtado </p><p>Vocal de PublicacionesDr. Rolando Vsquez Alva </p><p>PRESIDENTES DE FILIALES </p><p>filial arequiPaDr. Rafael Tapia Prez </p><p>filial chiclayoDr. Carlos Hidalgo Aguilar </p><p>filial cuscoDra. Sandra Vargas Mrquez </p><p>filial icaDr. Fernando Carranza Quispe </p><p>filial PiuraDr. Jorge Barrantes Vargas</p><p>filial trujilloDr. Luis Geldres Moreno</p><p>Av. Jos Pardo 138 Of. 401, Miraflores. Lima, PerTelfonos (511) 445-5396/ 445-1954Fax (511) 444-5158www.medicinainterna.com.pe</p><p>REVISTA de la SOCIEDAD PERUANA de MEDICINA INTERNA es editada e impresa por Revistas Especializadas Peruanas SAC (REP SAC). Editores mdicos. Miguel de Cervantes 485 of. 502, San Isidro. Lima 27, Per Telfonos 421-5712 / 999-658531. Editor mdico: Dr. Jorge Candiotti Vera jcandiotti@revistasespecializadas.com</p><p>Instrucciones para la presentacin de artculos: http://www.medicinainterna.com.pe/instrucciones.pdf</p><p> Volumen 23 nmero 1 enero-marzo 2010 ISSN 1681-9721</p><p>S.A.C.</p><p>Sociedad Peruana de Medicina interna</p></li><li><p>2 Rev Soc Peru Med Interna 2010; vol 23 (1)</p><p>Editorial Costos vitales y sociales del desastre Vital and social costs of the disaster Nelson Ral Morales-Soto ... ................................................................................................................................................................................................3</p><p>artculo original Estrs emocional, depresin e hipercolesterolemia Emotional stress, depression and hypercholesterolemia Hernando Torres-Zevallos, Ral Len-Bara, Roberto Berendson-Seminario....................................................................................... 6</p><p> Caractersticas clnicas de los pacientes con diagnstico de fibromialgia en un centro asistencial de Chiclayo Characteristics of the patients with the diagnosis of fibromyalgia in a medical center in Chiclayo Franco Ernesto Len-Jimnez .........................................................................................................................................................................10</p><p>rEvisin dE tEma Anlisis de los anuncios publicitarios en las revistas mdicas Analysis of the commercial advertisements in the medical journals Germn Valenzuela-Rodrguez ........................................................................................................................................................................17</p><p> Los acrnimos en medicina: sopa de letras The acronyms in medicine: an alphabet soup Oscar G. Pamo-Reyna .......................................................................................................................................................................................21</p><p>rEportE dE caso Coinfeccin pulmonar por citomegalovirus y Cryptoccocus sp. en una paciente con infeccin por VIH Pulmonary co-infection due to Cytomegalovirus and Cryptococcus sp. in an HIV infected patient Gissela Surez-Pichilingue, Roger Verona-Rubio .........................................................................................................................................25</p><p> Mucormicosis en un paciente diabtico Mucormycosis in a diabetic patient Max Acosta-Chacaltana, Magnolia Navarro-Falcn, Mariano Arvalo-Oropeza, Hlard Manrique-Hurtado ................................29</p><p>tica mdica Error mdico: del caso King a un caso actual y recomendaciones de la OMS sobre cirugas seguras Medical error: From Kings case to a current one and WHOs recommendations about safe surgeries. Daniel Andrs Cceres-Alpaca .......................................................................................................................................................................31</p><p>cartas al Editor Errores mdicos: trasfondos Medical errors: Beyond them Juan Villarreal-Menchola ....................................................................................................................................................................................35</p><p> Llamado a la reflexin en tiempos de acusaciones, veredictos y sentencias Calling to reflection in time of accusations, judgments and verdicts Manuel Ige-Afuso ...............................................................................................................................................................................................38</p><p>instruccionEs para los autorEs ............................................................................................................................................................. 40</p><p>Contenido</p><p>REVISTA de la SOCIEDAD PERUANA de MEDICINA INTERNA</p><p> Volumen 23 nmero 1 enero-marzo 2010 ISSN 1681-9721</p></li><li><p>Rev Soc Peru Med Interna 2010; vol 23 (1) 3</p><p>Costos vitales y sociales del desastre</p><p>Vital and social costs of the disaster</p><p>Nelson Ral Morales-Soto1 </p><p>1. Especialista en Medicina Interna y en Medicina de Emergencias y Desastres, Universidad Nacional Mayor de San Marcos. </p><p>La Organizacin Mundial de la Salud (OMS) define la salud en tres mbitos: fsico, mental y social.(1) Los de-sastres naturales o antrpicos como pocas otras causas- pueden afectar esas esferas de manera instantnea, simul-tnea, intensa y masiva causando lesiones y/o muerte, y dejando secuelas prolongadas a veces irrecuperables. A nivel global, los desastres naturales en las dos ltimas dcadas del siglo pasado causaron la muerte de tres mi-llones de personas irrogando prdidas superiores a los 50 billones de dlares americanos(2), y hasta un 15% de los sobrevivientes padece de limitaciones fsicas o mentales crnicas.(3) El costo vital y social de los desastres es ele-vadsimo.La muerte es el mejor indicador de la salud de las pobla-ciones. Los terremotos son los eventos ms mortferos en todo el planeta. As, un minuto de sacudidas dejaron 70 mil muertos y desaparecidos en Huaraz en el ao 1970, 230 mil en el sudeste asitico en el 2004, y 230 mil en Hait en el 2010.La letalidad definida como el porcentaje de casos de una enfermedad o un evento determinado que mueren en un periodo especificado cuantifica la gravedad de una enfermedad.(4) Los efectos de terremotos y maremotos pueden alcanzar altsima letalidad y ocasionar muerte violenta masiva, constituyen un reto a la capacidad de planificacin y de gestin de los gobiernos y, en particu-lar, de los sectores de salud y defensa.Una enfermedad abrupta o grave puede llevar a la muerte a travs de un proceso mrbido de cierta duracin que da tiempo para que el mdico pueda intervenir en el curso de los acontecimientos. El estado de gravedad sbita extre-</p><p>ma ocasionado por politraumatismos durante el terremo-to causa la muerte inmediata a gran nmero de personas; ms an, reduce tambin la expectativa de su asistencia mdica cuando estas quedan atrapadas bajo estructuras colapsadas.La intervencin sanitaria oportuna puede modificar el curso mrbido de una enfermedad y salvar vidas en con-diciones habituales. La prdida intempestiva de personal y el dao funcional, a veces la exclusin operativa defi-nitiva, de establecimientos de salud tras el impacto del desastre reducen la capacidad de los servicios para dar atencin en los momentos de mayor necesidad, lo que incrementa la mortalidad final.(5)</p><p>La infraestructura hospitalaria es necesaria para propor-cionar cotidianamente servicios de salud a la poblacin; sin embargo, su importancia es suprema cuando el de-sastre genera demanda masiva con gran nmero de heri-dos graves. Los hospitales han mostrado ser estructuras altamente vulnerables al impacto de terremotos a pesar de estar clasificados en los cdigos constructivos como instalaciones de alta prioridad, por lo que se les obliga a una adecuada seguridad estructural.(6) La mitad de los hospitales pblicos en Amrica Latina y el Caribe estn ubicados en zonas altamente ssmicas y han sobrepasado su edad constructiva til, lo que les confiere una mayor vulnerabilidad.(7)</p><p>Los desastres no solo destruyen y matan, tambin desor-ganizan. La pobre organizacin previa al impacto acre-cienta sus efectos perniciosos y hace ms lenta, difcil y costosa la recuperacin y el retorno a la normalidad. La reconstruccin de establecimientos de salud y de vivien-da en las ciudades afectadas por terremotos en el pas, Moquegua en el ao 2001 e Ica en el 2007, ha demostra-do una notable lentitud achacada a problemas de organi-zacin y de gestin.(8,9)</p><p>EDITORIAL</p></li><li><p>4 Rev Soc Peru Med Interna 2010; vol 23 (1)</p><p>El riesgo atribuible es definido como la proporcin de una enfermedad u otros eventos en individuos expuestos que puede ser atribuida a la exposicin. En el Per, unos 15 millones de personas residen en las ciudades que con-forman el litoral y la sierra central, espacio territorial que podra ser mbito de un impacto ssmico y donde la auto-ridad reconoce que un 50% de la vivienda tiene riesgo de colapso y no soportara un sismo de 8 grados en la escala de Richter.(10) Esta poblacin comparte espacios con alta vulnerabilidad fsica y social, ocupacin territorial desor-denada y vivienda precaria o informal que constituyen las mayores razones de vulnerabilidad del entorno urbano.El 94% de la poblacin encuestada considera que el pas no est preparado para afrontar los efectos de un terre-moto; y no obstante que el 57% le reconoce un origen tectnico, todava un 13% lo adjudica a la ira divina.(11) Aunque el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) ha emitido oportunamente las pautas para afrontar efectos catastrficos(12), la prensa reconoce que no es suficiente dar la norma para que la poblacin est preparada.(13) Debemos abordar perentoriamente este vaco con op-ciones adecuadas y variadas focalizando la preparacin de los actores segn caractersticas sociales, culturales y geogrficas.La salud y la educacin se consideran fundamentales para alcanzar un adecuado nivel de desarrollo del pas; y, eso requiere inversin. Las instalaciones educativas y hospitalarias son la infraestructura pblica que sufre la mayor destruccin por terremotos. En los pases en desa-rrollo, los daos ocasionados por desastres suelen afectar la inversin social de por s reducida. As, las prdidas en Hait se estiman en 10 mil millones de dlares y las de Chile, en 30 mil millones de dlares. Los desastres se comportan como eficaces agentes del subdesarrollo y la pobreza.(14)</p><p>En 1997 un estudio tcnico de la vulnerabilidad de 15 hospitales en el pas mostr que algunos de ellos podran quedar excluidos tras el impacto de un terremoto de 8 grados en la escala Richter por eventuales daos en su estructura, sus componentes no estructurales, lneas vi-tales y/o su organizacin, y concluy que se requera in-tervencin en esas reas.(15) Los terremotos del 2001 y 2007 corroboraron esta apreciacin en algunos de esos nosocomios o sus similares. La intervencin fsica y fun-cional de los establecimientos de salud en riesgo debera hacerse, o completarse, al ms breve plazo posible. Los expertos opinan que un terremoto de grado 8 en la escala de Richter seguido de maremoto podra ocasionar unas 51 mil muertes en Lima Metropolitana.(16) Este es un estimado que se basa en la identificacin de 200 347 </p><p>casas que se derrumbaran y otras 348 329 que quedaran severamente daadas en la capital(17); a lo que debe aa-dirse los daos en los departamentos vecinos. Ante esta perspectiva el sector salud debe acondicionar recursos para la atencin nosocomial de una cifra similar de le-siones severas con opciones que multiplicaran esta cifra hasta por diez para las atenciones totales.(18) Estos vol-menes claramente desbordan las capacidades locales y obligan la participacin de todos los niveles de gobierno, las instituciones y la poblacin. Esta debe constituirse en razn fundamental y motor de este esfuerzo; debe ade-ms fortalecerse en la capacidad operativa de todas las regiones del pas para compartir las tareas de la asistencia y la recuperacin temprana. El acondicionamiento psi-colgico y social de las poblaciones expuestas debe ser masivo pero no debe fundarse en el temor a los daos que podran sufrir sino en la confianza en lo que pode-mos hacer todos para prepararnos, responder y recuperar nuestras capacidades sociales y productivas al ms corto plazo.Se debe generar, difundir y aplicar el conocimiento de las causas del desastre para lograr el entendimiento general que un terremoto solo si encuentra a su paso vulnerabi-lidad preexistente se convertir en una catstrofe y que somos las personas exclusivamente las que generamos y acumulamos esa susceptibilidad.(19)</p><p>Debemos tambin reconocer que la vulnerabilidad no solo es material, es tambin social. No solo es necesa-rio ejecutar el reforzamiento fsico de la infraestructura primord...</p></li></ul>