REVISTA ANDAR EXTREMO N° 18

Download REVISTA ANDAR EXTREMO N° 18

Post on 24-Mar-2016

237 views

Category:

Documents

13 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Revista de Deportes Aventura y Actividades en la Naturaleza. Enero/Febrero 2012

TRANSCRIPT

  • n uno de los rincones ms bellos e inhspitos de la Cordillera de los Andes, en Malarge, Mendoza, el 13 de octubre

    de 1972 se estrell un avin Fairchild FH-227 de la Fuerza Area Uruguaya. De las 45 personas que viajaban, en su mayora un grupo de jvenes rugbiers del colegio Old Christians, slo 16 lograron sobrevivir durante 72 das en la montaa, soportando temperaturas extremas y viendo morir a varios de sus familiares y amigos a medida que pasaban los das. Esta odisea de supervivencia dio lugar a libros, pelculas y documentales como Viven, Milagro en los Andes y La Sociedad de la Nieve. Hoy en da, sigue siendo una de las historias ms grandes de

    supervivencia, conocida en todo el mundo como el Milagro en los Andes. Ya estando en el secundario, a mediados de los 90, me marc mucho la pelcula Viven, en especial la heroica travesa de Nando Parrado y Roberto Canessa cruzando la cordillera de los Andes durante de 10 das para salvar al resto de sus amigos. Desde entonces me propuse ir algn da hasta los restos del avin de los uruguayos, ya sea a caballo o de ser posible caminando desde El Sosneado. Si bien hace unos 20 aos que se organizan cabalgatas para llegar a los restos del avin yo prefera hacerlo caminando con amigos montaistas. Es as que luego de averiguacio-nes, finalmente di con la empresa de Pablo Bravo

    Alejandro Routurou junto con un numeroso grupo de amigos montaistas decidieron ir hasta los restos del avin de los uruguayos en El Sosneado. Luego de casi 40 aos, hoy en da, sigue siendo la historia ms grande de supervivencia que experiment el ser humano, conocida en todo el mundo como el Milagro en los Andes.

    y junto con mi amigo Pablito Quintanilla, decidimos sumarnos a esa aventura prevista para la segunda semana de Enero del 2011.

    La aventura para nosotros empez antes de lo previsto, en la terminal de micros de Retiro, cuando Pablito y yo perdimos el micro que iba a San Rafael. Al igual que nosotros, Beto y Lorena, del mismo staff, sufrieron el mismo altercado, todo por el caos y descontrol que era la terminal en esa fecha donde todos salen de vacaciones. Al no conseguir otro pasaje para esa noche y ya que tenamos que estar en El Sosneado a las 11 am

  • del da siguiente para encontrarnos con el resto del grupo, pusimos el Plan B en marcha. Fuimos en 2 taxis a lo de Beto, haciendo un Tetris veloz metimos las 4 mochilas y todo el equipo en el bal su auto y salimos rumbo a Mendoza. Tenamos unas 12 hs de manejo por delante, toda la noche, y lo peor es que los 4 habamos trabajado ese viernes y estbamos muy cansados, pero no quedaba otra o perdamos el viaje. Es as que entre Beto y yo nos turnamos para manejar y gracias a varios mates y bebida energizante pudimos manejar toda la noche y llegar a las 10 a Malarge y 2 hs ms tarde a El Sosneado.

    El sbado al medioda, despus de reunirnos con el resto el grupo y en un parador de El Sosneado, hicimos el chequeo del equipo y cargamos las mochilas, carpas y petates en las 4x4. Luego de unas 2 hs de viaje en 4x4 y habiendo pasado por el viejo hotel abandonado Termas El Sosneado, llegamos al refugio Puesto Soler, lugar desde donde parten las caminatas y cabalgatas hasta los restos del avin de los uruguayos. Por la tarde hicimos chequeos de equipo, dejamos una muda de ropa limpia para el regreso y fuimos con mi amigo Pablo Quintanilla a dar una vuelta por el lugar y disfrutar del atardecer con una vista imponente del cerro Sosneado. Tambin, por cuestiones reglamenta-rias, todos debimos pagar un canon impuesto por la empresa Inka Expediciones a modo de autorizacin para poder ingresar a la zona de El Sosneado, que recientemente haba sido adquirida por esta empresa.

    Al da siguiente, luego de desayunar y un ltimo chequeo de equipo, a eso de las 9 Pablito y yo, siendo el grupo Carpe Diem, salimos rumbo al ro Atuel junto a Fede, Carlitos, Marcelo y Claudia, quienes seran nuestros compaeros de trekking y campamento durante los prximos das. En total, incluyendo al staff de Azimutrek, el grupo estaba formado por 17 personas. Ac empezaba la aventura, se vena el cruce del ro Atuel a caballo. Si bien no era muy profundo el ro, ya que el agua apenas tocaba la panza del caballo, la corriente era muy fuerte y no hubiese sido posible cruzarlo caminando con los bastones o encordados y con las mochilas puestas. Una vez que los baqueanos nos cruzaron a todos con sus caballos, seguimos viaje marcando rumbo al Oeste por la Quebrada de las Lgrimas caminando por la margen norte del ro Atuel. Luego de unas 3 hs de caminata vino el segundo cruce de ro a caballo, el ro Rosado. De ah al ro Barroso tuvimos otras 3 hs de trekking con mucho desnivel y bajo un sol destructivo. El cruce del ro Barroso no fue a caballo como el del Atuel y Rosado, sino encordados de a dos o tres personas por vez y usando los bastones de trekking. Salvo por Vanesa que se lastim un tobillo con una roca no hubo ningn inconveniente y todos pudieron cruzarlo bien. Ya habamos cruzado los 3 ros previstos para ese da y nos quedaba menos de 1hr de caminata al Campamento 1. Una vez en el Camp 1, armamos la carpa, fuimos a buscar agua para la cena y los Nalgenes y cocinamos rpido porque ya estaba oscureciendo.

    El lunes a eso de las 10 am, luego de desayunar y desarmar la carpa, salimos con Carlitos y Fede marcando rumbo Oeste junto al

    ro Lgrimas con destino al Campamento 2. Ese da no hubo cruces de ros ni gran desnivel. A eso de las 4 pm llegamos a lo que sera el segundo lugar de pernocte, el Camp 2, al pie del ro Lagrimas. Como las condiciones climticas eran excelentes y la mayora haba decidido vivaquear esa noche, no hizo falta armar la carpa ni desarmar mucho la mochila. Luego de una breve caminata al Glaciar Negro que est a 1km del Camp 2, nos dispusimos a preparar unas ricas pastas y despus unas sopitas antes de dormir. Ni bien oscureci todos se metieron en sus respectivas bolsas de dormir para vivir lo que sera para muchos, la primera experiencia de vivaquear una noche en la montaa. El cielo estaba totalmente despejado y no haca nada de fro, lo cual gener un ambiente ideal para pasar la noche dentro de la bolsa sin carpa y disfrutar de las constelaciones y ese circo de montaas imponentes a nuestro alrededor.

    A la maana siguiente, mientras preparaba unos mates Pablito fue a buscar agua al ro para lavar las ollas y llenar los Nalgenes. Luego de armar las mochilas, nos fuimos del Camp 2 para cruzar el ro Lgrimas, el cual cruzamos caminando y sin necesidad de usar cuerdas. De ah tuvimos una subida muy pronunciada y transcurrida 1 hr llegamos a lo que sera el Campamento 3.

    Luego de armar la carpa y vaciar las mochilas dejando slo lo indispensable para una caminata corta, comimos unas galletitas con pat y salame y salimos rumbo a los restos del Avin de los Uruguayos. Con Hernn, Martn y Carlitos

  • escoltndonos, Pablito y yo empezamos la larga caminata por la subida de caracoles y acarreos que nos conducan a los restos del avin. Tardamos unas 2 hs en llegar hasta el sitio donde se encuentran los restos del avin y el altar en homenaje a las vctimas y sobrevivientes del llamado Milagro en los Andes, ubicado a unos 3500 m.s.n.m. Mientras me acercaba a las cruces y al ver las fotos, virgencitas y placas conmemorativas se me puso la piel de gallina y no pude evitar emocionarme. Haca varios aos que quera estar en ese lugar por todo lo que representaba y sobretodo despus de haber visto pelculas, documentales y libros de esa hazaa de los rugbiers uruguayos que enfrenta-ron unidos la furia de los Andes durante 72 das. A medida que iban llegando todos pude ver que cada uno festejaba o renda homenaje de distinta manera, algunos abrazndose fuertemente y otros buscando un espacio de soledad para la reflexin. Estando ah se me cruzaron varias cosas por mi cabeza pero sobretodo lo que debieron haber sufrido los rugbiers uruguayos y cmo enfrentaron la adversidad para logar sobrevivir 72 das aislados en la inmensidad de la

    montaa. Luego de sacar algunas fotos fuimos a ver restos del ala y el fuselaje que estaban unos 200 mts atrs y despus nos fuimos a caminar al glaciar donde encontramos parte del tren de aterrizaje, un pedazo de turbina, una ventanilla oxidada, hierros retorcidos y hasta pedazos de ropa, zapatos e incluso huesos humanos. Segn Lorena, la mdica del grupo, aparentemente eran una tibia y peron. Increble! No podamos creer lo que estbamos viendo, fue muy fuerte estar ah, en el lugar de los hechos donde hace casi 40 aos se haba estrellado el avin Fairchild FH-227 de la Fuerza Area Uruguaya dando lugar a la tragedia y milagro en Los Andes. Despus de unas 2 hs de caminata recorriendo el glaciar y encontrando todo tipo de restos del avin, volvimos al lugar del altar y el monolito, nos sacamos unas fotos grupales y luego regresamos al Camp 3, cada uno caminando y lidiando con su mundo de pensamientos. Una vez en el Camp 3, luego de armar la mochila de ataque para el da siguiente preparamos unas pastas y hablamos un rato con los chicos y nos fuimos a dormir para estar bien descansados para el da de cumbre.

    8

    El mircoles 12 de enero, siendo el cumplea-os de Pablito, fue el da elegido para intentar hacer cumbre en el Cerro Uruguayos de 4412 m.s.n.m., cerro donde se supone que impact el avin Fairchild F227 aquel 13 de octubre de 1972. Apenas terminamos el desayuno y de armar la mochila de ataque nos reunimos con el resto del grupo y salimos todos juntos a eso de las 8.30 am. De acuerdo a nuestros clculos, teniendo en cuenta el desnivel, el terreno y el clima, tendra-mos entre 7 y 8 hs de ascenso hasta la cumbre, siempre y cuando no hubiese ningn imprevisto. Para no llevar dos mochilas de 80 lts casi vacas con Pablito decidimos llevar una sola mochila de ataque y turnarla cada 2 hs. A menos de 1 hr de la cumbre me di cuenta que Pablito vena disminu-yendo el ritmo de caminata y no lo notaba muy bien que digamos. Le dije