resplandor del abismo orietta lozano

Download Resplandor Del Abismo Orietta Lozano

Post on 28-Dec-2015

31 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • La coleccin un libro por centavos, iniciativa de la Decanatura Cultural de la Universidad Externado de Colombia, persigue la amplia divulgacin de los poetas ms reconocidos en el mbito nacional e internacional y la promocin de los nuevos valo-res colombianos del gnero, en ediciones bellas y econmicas, que distribuye para sus suscriptores la revista El Malpensante y se obsequia en bibliotecas pblicas, casas de cultura, colegios, universidades, crceles y organizaciones gubernamentales.

    Este nmero 68 es una seleccin de poemas de Orietta Lozano, preparada por ella, que publicamos bajo el ttulo: Resplandor del abismo.

  • N. 68

  • universidad externado de colombiadecanatura cultural

    2011

    Orietta Lozano

    Resplandor del abismo

  • isbn 978-958-710-688-6

    Orietta Lozano, 2011 Universidad Externado de Colombia, 2011

    Calle 12 n. 1-17 este, Bogot - ColombiaFax 342 4948

    dextensionc@uexternado.edu.cowww.uexternado.edu.co

    Primera edicinAbril de 2011

    Ilustracin de cubiertaRevelacin, por Gilberto Cern Correa,

    leo sobre tela, 90 x 200 cm., 2005

    Diseo de cartula y composicinDepto. de Publicaciones

    Impresin y encuadernacinNomos Impresores

    Impreso en ColombiaPrinted in Colombia

  • UniversidadExternado de Colombia

    Fernando HinestrosaRector

    Miguel Mndez CamachoDecano Cultural

    Clara Mercedes ArangoCoordinadora General

  • 7poro a poro

    Contigorecorrel caminoporoa poro,eras pequeopero no cabasen este mundo.

  • 8retorno a ese amor de humo

    Yo desalojadame desdoblome yergome arrastrome descubroy en el fondoun amor se aboveda.Desierta y tibiamis ojos recorren tu pupila.Me rescato,soy eterna,infinita,dbilcomo un jardny retornoa ese amor de humo.

  • 9Sangro me desangro,soy una mentira,un sueo;me desquicio,incendio mis cabellos,mi historia me degella,voy a una profundidadque ignoro,a un mar denso y profundo,destilo miel y lava,el universo entero respiray en el fondo un amor se aboveda.

  • 10

    a esta hora exactamente

    A esta hora exactamentecon sol dbil y calmadocon viento delgado y frgil;a esta hora de las casascon olor a carne y vinose me viene la muertecon todo su flujo salvaje,como un secreto esperado.A esta hora exactamenteemprendo viaje hacia el orculosin vestiduras, ni dolor;es la hora tenue y leveen que el viento sopla ms delgadoy la sombra nos sigue a toda parte;la hora del croar de las ranasy de la fugaz luz de las lucirnagas.A esta hora exactamentede sol rojo y viento suave,del recuerdo entre la boca,se me declara la muerte, suave y roja.

  • 11

    de la quietud

    Una vez ms hu para perdermeLa pequea ebria se levantay una vez ms pulsa su voz y se abandona.Soy el huspedalojado en la mirada del que espa.Yo misma configuro al anfitrin.

  • 12

    descripcin de un cuerpo

    Este recinto perfectode golondrinas surcado,este espacio ocupadopor olores eucalpticos,esta prolongacinde otras vidassalida de un mar telrico,esta piel que dormita,suea apacible y libre.Este recinto perfectode tneles profundosse declara ebrio y puro,chispa incesante de fuego.

  • 13

    Este recinto sagrado,donde surge el poema,donde la angustia sorprende;este movimiento csmicode virajes indecisosy temblores asaltantes,expuesto a la luz del da,al ruido abismal del marse declara con fatiga y miedo.Este eco grandiosoque glorifica mi voz,este luminoso vrtigoque aletea entre mis sueos,despierta apacible y libre.

  • 14

    como un canto rodado

    La casa, la piedra,el solar y la rosa.Dnde bajan el guilay el viento?El grito, el aullido, el susurroDnde se ahogan las vocesque repite el eco?El umbral provocando al mismo tiempo,la separacin y el encuentro.Dnde el verbo,que precede el levantamientoy al mismo tiempo la cada?La conmocin del xtasis,la multiplicidad del rostro,Dnde adhieren su secreto?Cierta iluminacin se inclina,algo mrbido se arrastra.

  • 15

    recuerdos

    Medioda de sol fro y canto de cigarra,los patios lucen hojas secas y nostalgias,la alcoba plena de silencio se ha dormido.Recorro sonmbula los estrechos corredores,el viento se aproxima fro a los rinconesy el cuarto olvidado de la hermana cruje como hierro oxidado.Oculto mi rostro y voy recordandouno a uno a mis amigos,mis manos lentas reconstruyen sus figuras,yo salvaje cazadora de recuerdoshe terminado mi peregrinaje por la casa.La tempestad se desliza como un chillido de rata;quiero abandonar taciturna, todo muro de piedray como un ngel condenadoexiliarme en la frescura azul de los bosques.

  • 16

    naturaleza

    Llueven sobre los patios largos silencios de melancolay de las casas mananolores acres de verduras,aceites y perfume de azafrn.Susurros milenarios de las casas mananentre fotografas amarillas.Soledad mortal en las manos viejas.Una a una la vajilla est ordenadaentre la clera violeta de los vivosesperando el da en que un par de manosdesentierren esa angustia,ese ritmo turbio, ese ruido agudode su antigua porcelana.

  • 17

    paisaje

    Abajo, la tarde se va ciendoa los contornos de los patios;flores que restallan como astros,pjaros flotantes, viajeros fascinantesque despean miradas huidizas,y la luz de las lmparas va saliendodel oculto rincn de las tinieblas.Nadie canta; solo el choque del agua y de la piedra.Un cometa se retuerce, gira y caeen plena vena prpura del rbol.

  • 18

    belleza

    Su rostro extranjero duermeolvidando las ventanaspor donde se fuga la intimidad de su deseo.Ella an desconoce el abismal misterioy se presenta cristalina como una copa de agua,como un pequeo astro de rosadas carnes.Ella, la que se inclina en las tardescomo armoniosa lira, asciende como inmortal afroditaa travs de su delgado sueo.

  • 19

    silencio en los jardines de mi casa

    Amiga, me parece que hoy ests brillante,deliciosamente furtiva y misteriosa,casi pareces pintada como una diosa negra.T viertes la leche en la vasijay me hablas bajo, susurrndole al silencio,de Kavafis, de Justine me hablas,de tu nuevo libro abandonado en una imprentay de esa clandestina temporada en el infiernoentre vino seco y yerba fresca.En tus manos reposa la copa de marfil que te recuerdaaquel amante que tocaba el piano cada noche.La elocuencia de tu voz me ha intimidadoy tu presencia me exilia de mi propia casa.Mujer ms hermosa que muchacha en flor,has conocido hoy la intimidad de mi silencio?

  • 20

    danza

    Qu voz hace crujir el vestido de sedade esta noche, entreabrir sus muslos tiernamentey desnudar su espalda de mujer?Parece ser el canto ebrio de bacantes,el susurro lejano y negro de una viudao la lluvia entrecortada de una novia.Qu voz extraa hace que el viento se levante y dance,y la luna galope en el lomo del caballo,y el lago abra su ojo cristalino ms que nunca?Levntate amor. La noche espera ser ungida,sacrificada como una diosa frgilentre los brazos de la tierra.

  • 21

    deseo

    Mi deseo se ha sentado como una magnfica reinaen su trono,y mi lengua como pjaro terrible, cantar quierela cancin ms luminosa para aquel sol, antiguo voyerista que no cesa de espiar mi sueo y proyectar mi sombra.Testigo ocular de mi deseoque calcina la tristezay se mueve en crculo vicioso.

    Mientras en una habitacin conspiran las cortinascomo un huracn de insectos atrapados,un silencio se desflora solitario, al presentirla sombra del hombre imaginado.

  • 22

    eros

    Cien caballos galopando permanecen en mi gruta,cien caballos desbocndose en mi abismo,cien seales terribles que me tocan;el silencio huye y huyen los sonidos,todo va ms all cuando tu rojo peznada en mis aguasy suavemente se tiende en mis orillas.Cobra el amor olor a tinta, a mar, a sangredespeada de la heriday el vaco se plaga de un crujir de cuerposy tu carne viene a redimir mi verbo.Tiembla tu luz ya desbocada.Amor; brota la palabra como un pjaro en delirio,brota esa luz directa, ese reflejo, ese fulgorhasta entonces innombrable.

  • 23

    interior

    Georg Trakl,tu hermana lloramientras recorre los dorados bosquesy su sombra se ahogaen la orilla de los ros.El rojo crepsculo ilumina una alondraque vaga indefinidamente,y en la noche como un acto luminoso y necesariose enciende una lucirnaga.El cuerpo se alza livianoningn sentimiento lo detiene,y en un cuarto con olor a Dios y anfetaminaun muchacho sostiene en su espalda el universoy muy despacio cierra la ventana.El viento configura mitosy la felicidad se acuesta moribunda.Nadie parpadea,como si fuera tan fcil escaparse.

  • 24

    amor

    Atraves el lmite y estaba en la plenitud,un mar azaroso brot en sus odos;el espacio de su cuerpo se abriy sinti la savia de los rbolesy la miel depositada en girasoles.Su cuerpo de lejanos sueosse adhiri a races abismalesy estall cada rgano y cada poro se cerry cada tomo y cada clula se posen el lugar exacto de la plenitud.La cigarra cant en el rbol ms esbelto.

  • 25

    metrpolis

    Iconos de la metrpolis,memoria de un antiguo fuego;un tren de mercanca, arrolla un adolescente,una familia juda, vibra en la pantalla en blanco y negro.Intraducible sonido de un planeta,lecho configurando amantes para un sombro husped,bandadas de cuervos despertandoen el fuego lbrico del alba;mquinas que blasfeman entre jeroglficos y escrituras aleatorias,hombres de fuego aullando a los chacales,lobos ciegos persiguiendo a una antigua luna,tibio orificio destilando el rugido de la tierra.

  • 26

    ada o el ardor

    Descbrete los senos y mira la luna;la vers vibrar en su centroconvulsivamente.Juego terrible,juego inocente.Te acuerdas de Ada?Inventando el lenguajeque arde en la piel de la muerte.La belleza roja que coleccionaba hojasy guardaba la palabra botnicacomo un mito.Un da la pequea Lucette, la s