razon y utopia

Download Razon y Utopia

Post on 07-Nov-2015

8 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Razon y Utopia

TRANSCRIPT

  • www.monografias.com

    Razn y utopa:Una revisin a la crtica de la industria cultural de

    Theodor Adorno y Max Horkheimer

    Indice1. Introduccin2. Recorrido expositivo3. De la racionalidad eclipsada a la ilustracin de la ambigedad moral.4. La industria cultural como engao de masas o la libertad de lo siempre igual5. La cultura como utopa concreta?6. Bibliografa

    1. IntroduccinLa sociedad contempornea es el resultado de la cultura de la modernidad, la cual tiene en los principiosburgueses, a saber, los consabidos igualdad, fraternidad y libertad, su base de sustentacin ideolgica.En efecto, la burguesa, es decir, la clase social que con base en la economa de libre mercado halogrado alcanzar un notable podero econmico, para poder combatir la estructura de privilegiosconstitutiva del mundo feudal, invoc los mencionados principios. Sin embargo, una vez conquistado elpoder poltico, despus del triunfo de la Revolucin francesa y de la estabilizacin de la clase burguesacomo clase dominante, con la propia dinmica del proceso, dichos principios fueron transformndosepaulatinamente en sus opuestos: as, y tomando en cuenta la revisin del proceso que realizan losmiembros del Instituto de Investigacin Social, la anunciada igualdad del ciudadano fue sustituida poruna enorme desigualdad entre propietarios y trabajadores; la libertad poltica devino esclavitudeconmica y social; y, a medida que la competencia se iba transformando en el escenario ms frecuentey cotidiano entre los individuos, la guerra de todos contra todos ech por tierra el mito de la fraternidadentre los hombres.De este modo, el principio liberal inherente a la modernidad que da vida a la sociedad burguesa-capitalista tiende a disolverse hasta pasar a ser un principio abstracto de libertad y genera una sociedadde libertades econmicas basadas en el cambio de la fuerza laboral por el dinero.Para los tericos de Frankfurt este acto es coherente con los principios que le dieron origen ysustentaron tericamente (libertad, igualdad, fraternidad), puesto que no se trata de una suerte de ardidmediante el cual la burguesa llega a invertir sus propsitos; se trata ms bien de una consecuencianecesaria de las causas que la han motivado, es decir, del hecho de sobrevalorar la visin de una claseen particular y atribuirle connotaciones de carcter universal. De all que al objetivarse el ideal poltico ysocial burgus, la universalizacin de sus principios recayera sobre una clase particular, efectiva ehistricamente dada, a saber: la clase burguesa.A la luz de semejante dialctica, en la cual una serie de principios tericos universales y sindeterminaciones histricas dadas encuentran su realizacin efectiva en su opuesto, esto es, en laprctica de una clase particular histricamente constituida como lo es la burguesa, los tericos deFrankfurt se proponen denunciar como falsa esa concepcin de totalidad y de universalidad instauradapor la sociedad moderna, llegando a reclamar el principio de lo particular y, en consecuencia, el derechoa la autonoma y el derecho a diferenciarse que poseen los sujetos frente a una visin cerrada yasfixiante de la totalidad que slo garantiza el dominio y la coaccin.Dentro de la sociedad moderna, el peso de las potencias econmicas y de las leyes que gobiernan elaparato productivo es de tal magnitud que el hombre se encuentra supeditado a ellas.Consecuentemente, los sujetos particulares, sometidos a una mera racionalidad instrumental y a unaabstracta e inaccesible idea de la totalidad, se ven conducidos a asumir la lgica del individualismo, quetermina por reducirlos a autmatas de la autoconservacin, individualmente entendida, de sus vidas.Toda esta situacin genera una sociedad de profundos antagonismos, en la cual reina la ley de laconcurrencia del mercado laboral, y en la cual, cada vez ms, se pone de manifiesto ladeshumanizacin, que conduce al dominio social de poderosas minoras econmicas y al ejercicio delpoder poltico de los sectores ms atrasados, cuyo nico fin es el sometimiento de lo particular a louniversal.

  • Sin embargo, una de las lecturas posibles considera que ms all de la razn instrumental y de lasfalsedades de una totalidad unidimensionalmente concebida o, incluso, por encima de un eventualcierre del universo del discurso, la teora crtica logra vislumbrar la fuerza de lo negativo, y con ella, laposibilidad de utopa concreta, o al menos de realizacin de un mundo otro ms humano.

    Teniendo en mente la situacin antes descrita como marco, el comienzo de la dcada de los aos 40marca para Horkheimer y Adorno el paso de la Teora crtica y de la Actualidad de la filosofa -con susintenciones de introducir razn en el mundo y de la necesidad de preservar la filosofa ante las cienciassociales respectivamente- hacia la Dialctica de la Ilustracin, donde ante el eclipse de la razn hay undesplazamiento del inters reflexivo en torno a una teora de revolucin fallida hacia una teora defallida civilizacin.Los miembros del Instituto de Investigacin Social, desde Theodor Adorno y sus investigacionesdialctico-musicolgicas y las filosfico-sociales de Max Horkheimer; pasando por los trabajos crtico-literarios de Leo Lwental y Walter Benjamin y los econmico-polticos de Friedrick Pollock; hasta lossocio-psicolgicos de Erich Fromm y los terico-histricos de Borkenau y Wittfogel; tenan comopreocupacin fundamental el hecho de que el decurso de la historia cada vez apuntaba menos haciaun mundo libre y que, por el contrario, avanzaba ms hacia un mundo de opresin y barbarie. De modotal que cada uno, desde sus reas de conocimiento y de sus intereses y motivaciones personales yacadmicas, fue construyendo un corpus terico que le dio organicidad a lo que posteriormente seconociera como la Escuela de Frankfurt: una escuela que ense pocas cosas nuevas al mundo, peroque se encarg con ahnco de recordarle que la carrera racional por el progreso y la autoconservacincontiene en s misma, adems, el germen irracional del retroceso y de la liquidacin del sujeto al quepretende conservar.La Dialctica de la Ilustracin inicia la reflexin terica sobre las consecuencias prcticas de los idealesde la modernidad. Para los autores de la Dialctica, la Ilustracin es un proceso progresivo e irreversiblede racionalizacin de todas las esferas de la vida social, y al mismo tiempo, la potenciacin de laprogresiva funcionalizacin e instrumentalizacin de la razn, teniendo como consecuencia la prdida,por parte del sujeto, del sentido crtico y de la libertad. Bajo esta premisa, las iniciales consideracionesteorticas el proceso de introducir en las distintas esferas de la vida una racionalidad instrumentalimplican consecuencias prcticas la prdida del sentido crtico y de la libertad por parte del sujeto.Ambos pensadores denuncian a la racionalidad funcional de la Ilustracin como una razn truncada,reificada, como categricamente la llam Lukcs, y adems denuncian que en dicho proceso deinstrumentalizacin las inicialmente emancipadoras ciencias positivas estn implicadas.Valindose de estos elementos, combinados con una experiencia histrica marcada por el conflictivoproceso sociocultural, poltico y blico de la poca, Adorno y Horkheimer no tienen reparos en afirmarque de este proceso de racionalizacin no se salva ninguna esfera. Ms an, aunque la raz delproblema se encuentra en dicho proceso, va a reafirmarse el problema y a mostrar sus brbarasconsecuencias precisamente en otras esferas adems de la de la razn, y una a la que le van a prestarespecial atencin es a la de la industria cultural.Hay que aclarar, empero, que los integrantes de la Escuela de Frankfurt, y con ellos Adorno yHorkheimer, a pesar de sus influencias marxistas y del inters interdisciplinario del Instituto, siempre senegaron a darle preponderancia a cualquiera de las esferas que componen la dinmica social, puesconsideraban que en la comprensin de la totalidad de los procesos, las instancias particulares tenanuna gran importancia1.De all la resistencia que tuvieron los autores de Dialctica de la Ilustracin a considerar la cultura comoun mbito aparte de la dinmica social. La racionalidad truncada, adems de manifestarse a travs defenmenos poltico-econmicos como el del autoritarismo o de aplicaciones cientfico-tcnicas,encuentra en las relaciones y manifestaciones de la cultura, inicialmente la msica, la pintura, laliteratura y la escultura y luego el cine, la arquitectura, la moda, la radio y la televisin, entre otras, unescenario en el cual expresar su retroceso y su homogeneizadora barbarie. Sobre esta puesta en

    1 En este sentido los conceptos de Adorno, constelacin y campo de fuerzas, resultan ilustrativos sobreel particular. Con el ltimo, el autor aluda a la interaccin relacional de las atracciones y repulsionesque constituan la estructura transmutacional y dinmica de un fenmeno complejo (Jay: 1988, p. 5).Con el primero designa a un conjunto yuxtapuesto de elementos en constante cambio que no permitenque se les reduzca a un denominador comn, un primer origen generador o a un ncleo central (Cfr.Adorno: 1984, p. 165).

  • escena de la razn a travs del arte y la cultura en general Adorno y Horkheimer escriben el captulotitulado La industria cultural. La Ilustracin como engao de masas, contenido en su Dialctica.Para los autores, el arte no es slo el reflejo de las diferentes tendencias presentes en la sociedad, estambin, cuando posee un carcter autntico y genuino, la manifestacin de los limitados anhelos deuna sociedad diferente a la presente, el mpetu de la apelacin a un mundo completamente otro,distinto a ste (Jay: 1974, p. 10). En otras palabras, el arte de verdad es expresin del inters legtimodel sujeto por su felicidad y su armona, el arte es, en una frase de Stendhal emblemtica para losfrankfurtianos, una promesa de buena hora.Sin embargo, aunque son reales las aspiraciones del arte y la cultura de trascender la realidadcosificada, a su vez so