Ramón Fernández Jurado, el poeta del POUM

Download Ramón Fernández Jurado, el poeta del POUM

Post on 06-Jan-2017

218 views

Category:

Documents

3 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 1

    Ramn Fernndez Jurado, miliciano en el frente de Huesca, logr

    conquistar la ciudad con un premio de poesa 30 aos despus de

    la guerra

    El poeta del POUM Ramn Fernndez Jurado no pudo entrar en Huesca para tomarse el caf que el escritor George Orwell y otros sitiadores de la ciudad, se haban prometido durante la Guerra Civil, tan seguros como estaban de acabar con la tenaz resistencia de los militares sublevados. Fernndez Jurado estableci su cuartel general como responsable del Partido Obrero de Unificacin Marxista (POUM), en la casa de Teresa Faans en Quicena, antes combati desde Tierz a los soldados franquistas atrapados en Estrecho Quinto. Un largo ao de duros enfrentamientos no le abri las puertas de la ciudad, pero no desisti de conquistarla con otras armas igualmente poderosas, las palabras. Fernndez Jurado, ebanista de profesin, maestro vocacional y aficionado a los versos, obtuvo el premio Flor de Nieve en la VI Fiesta de la Poesa, celebrada con toda solemnidad en el Teatro Olimpia en mayo de 1969. Tras los sufrimientos de la guerra, la crcel, la represin, el exilio y todava en plena Dictadura, se impuso la justicia potica y con la obra Seis cantos a Huesca, presentada bajo el lema Guara, Ramn Fernndez Jurado, militante histrico del POUM, conquist la difcil plaza, rendida por los jerarcas del rgimen en una luminosa maana de domingo.

    Texto: Vctor Pardo Lancina

    Las armas y las letras, sucesivamente, vincularon a uno de los ms destacados dirigentes del POUM, Ramn Fernndez Jurado (Almera, 1914-Barcelona, 1984), con la provincia de Huesca. El servicio militar lo llev a Jaca en 1935, precisamente al Cuartel de la Victoria que unos pocos aos antes (diciembre, 1930) haba sublevado el capitn Fermn Galn, haciendo as oficial el doloroso, trgico para l mismo, camino hacia la Segunda Repblica espaola; la Guerra Civil determin la vuelta a tierras altoaragonesas, donde establecera amistades duraderas y donde a punto estuvo de perder la vida en el frente. La poesa, finalmente, vino a reconciliarlo en cierto modo con los speros recuerdos, aunque ello no le impidi escribir y ser premiado! versos impregnados de amargura y callados anhelos: Montearagn espera la alborada / de esta noche tan larga y tenebrosa. Los censores, a lo que se ve, no estaban demasiado atentos, ni tampoco la polica, que en la misma ceremonia premi a este poumista recalcitrante y al escritor comunista nchel Conte, si bien cuando todava quedaba inscrito en las actas del jurado como ngel Bruno Conte. Ramn Fernndez conoci en el jacetano Regimiento Galicia n 19, el manejo de morteros, piezas de artillera y armas varias, y tambin conoci la crcel por su pertenencia a la Unin Militar Republicana Antifascista. Afincado en Barcelona desde los 4 aos, haba militado en su juventud en la CNT, probablemente por influencia paterna, pero su trabajo de ebanista le lleva a afiliarse al sindicato UGT, para involucrarse posteriormente con las Juventudes Comunistas Ibricas y el Partido Obrero de Unificacin Marxista (POUM), al que se adhiri al concluir el servicio militar.

  • 2

    La sublevacin del 18 de julio le sorprendi en Barcelona, all intervino desde el muelle de la madera en el asalto a la Capitana en la que el general Goded se haba hecho fuerte y declarado su afeccin por los militares insurrectos. Fernndez Jurado particip igualmente en el ataque a la Maestranza de Atarazanas junto al sindicalista de Almudvar Francisco Ascaso, que perdi la vida en esta accin y cuyo nombre ostentara una de las primeras columnas milicianas, dirigida al frente de Aragn desde unas Ramblas barcelonesas en estado de agitacin revolucionaria.

    Los primeros milicianos catalanes

    El 23 de julio, la columna del POUM, bajo las rdenes de Jordi Arquer y el minero Manuel Grossi, desfil por las Ramblas y la plaza de Catalua, para salir al da siguiente desde la estacin de Francia en direccin a Zaragoza y Huesca. Fernndez Jurado qued adscrito a la centuria Pedrola Miquel Pedrola, miembro del comit ejecutivo de las juventudes del POUM, morir en el frente de Huesca, en la que tambin formaban jvenes socialistas internacionales como el alemn Walter Schwars o el cubano Juan Alcaiz. En Monzn, a donde llegaron los milicianos en camiones, Ramn toma contacto con la violencia revolucionaria que el golpe de Estado desat en los primeros momentos. El colapso poltico que haba sufrido la Repblica determin una quiebra en distintos mbitos institucionales, en particular en el control de los instrumentos coercitivos que deban asegurar el orden social. El comit local montisonense haba detenido a 6 conocidos falangistas, pero la agitacin callejera producida ante la primera oleada de voluntarios catalanes y las exigencias de una indiscriminada accin punitiva contra derechistas y propietarios, impuesta por el grupo denominado Los Tigres, elementos incontrolados de la centuria poumista Lloren Vila, propiciaron nuevos arrestos. Un total de 24 personas fueron congregadas por la fuerza en la plaza de Monzn y al grito de mueran los fascistas, asesinadas. Ramn Fernndez Jurado explica en su libro autobiogrfico Memries dun militant obrer (Barcelona, ed. HACER, 1987), la incontenible repugnancia que le produjo la brutalidad desnuda, una masacre dice que se les escap de las manos a Arquer y Grossi, y que a l le marc con una enorme y perturbadora impresin. El siguiente destino fue Sariena. De nuevo el orden quebrantado y la justicia arbitraria comenzaban a campar por sus fueros, si bien en la poblacin monegrina se atemperaron prontamente los nimos exaltados. Fernndez se aloj en un domicilio particular, como todos los milicianos cuando llegaban en trnsito o con carcter definitivo a un pueblo. La propietaria de la casa, que no lograba apaciguar su desconsuelo, explic al husped que su hijo se encontraba detenido en el edificio del Ayuntamiento y tema por su vida. Fernndez Jurado se interes por la suerte de quien result ser Ignacio Ballarn Segura, representante de la firma Cros de fertilizantes y abonos, logrando su libertad tras la presentacin de testimonios a su favor. Ballarn, padre del futuro notario y procurador de las cortes franquistas Alberto Ballarn Marcial, de doce aos en este momento, se convirti en un buen amigo de Ramn, quien a pesar de los esfuerzos realizados, nada pudo hacer por salvar la vida del joven coadjutor sarienense Eduardo Colay, ni del coronel retirado Bernardo Cariello. Ambos fueron fusilados mientras gritaban Viva Cristo Rey. El POUM lleg a establecerse en Leciena, atac infructuosamente Perdiguera en el camino hacia Zaragoza y despleg por la Sierra de Alcubierre sus efectivos

  • 3

    impidiendo los avances franquistas y nuevas acciones de castigo como el fusilamiento de sindicalistas y temporeros republicanos que los falangistas protagonizaron en la localidad de Alcubierre. El 31 de agosto de 1936, la centuria Pedrola fue destinada al frente de Huesca. Ramn recal inicialmente en las proximidades de Monflorite, desde donde enva crnicas de guerra a los peridicos La Batalla y Juventud Comunista, dando cuenta de los progresos de las columnas en el frente, de la fe en una rpida victoria de las tropas republicanas y del comportamiento heroico tambin de las milicianas, como Remedios, La Pequea Leona, capaz de desafiar con arrojo el fuego enemigo en las condiciones ms difciles.

    Mam Lasaosa

    Estrecho Quinto y el castillo de Montearagn se hallaban en poder de los sublevados, pero Tierz, Casetas de Quicena y Quicena fueron tomados por las milicias en sucesivos momentos, cercando de este modo a los insurgentes en aquellas posiciones. El joven escritor britnico Jonh Cornford, hall inspiracin en medio de la batalla para escribir celebrados poemas de amor y de guerra como Luna llena en Tierz: Antes del asalto a Huesca, asalto, como hemos sealado, que nunca lleg a materializarse. Durante todo el mes de septiembre, ms de 700 soldados franquistas fueron duramente hostigados por los hombres del POUM y la columna Ascaso, que haba logrado controlar Sitamo, no sin enormes esfuerzos y prdidas humanas y materiales. La posesin del antiguo manicomio se convirti asimismo en objetivo estratgico de enorme valor. Los enfermos, componiendo un pattico cortejo, caminaron escoltados hasta Tierz, desde donde fueron evacuados en camiones hacia un sanatorio de Reus. El da 20, en un intento por liberar a los exhaustos soldados de Estrecho Quinto, las tropas franquistas atacaron el hospital psiquitrico y lograron su posesin, aunque por muy poco tiempo. La batalla del manicomio fue terrible, afirma Carmen Lasaosa (Quicena, 1914), aquel da, el doctor Durn [Santiago Durn Rovira], que haba instalado el hospital de sangre en la abada del pueblo, no daba abasto. Carmen tambin recuerda con precisin la llegada de los milicianos a Quicena el 7 de septiembre, y los encarnizados combates que tuvieron lugar en el Molino Palacn, donde un grupo de falangistas que haban acudido en busca de harina para amasar pan, se hicieron fuertes y se enfrentaron al POUM. El joven dirigente Miquel Pedrola y otros militantes como Castells, Mart, etc., murieron en este combate que se sald con la conquista del molino harinero. El periodista leridano Albert Just, redact intensas crnicas para La Batalla, peridico que se hizo eco igualmente de los multitudinarios homenajes tributados en Barcelona a Pedrola y sus compaeros muertos en el cerco de Huesca. Fernndez Jurado, convertido involuntariamente en jefe de la centuria, se aloj en Quicena, primero en casa Galn, pero despus en casa de Mam Lasaosa, una santa mujer cargada de hijos, escribe en su libro de memorias. Mam Lasaosa, en realidad Teresa Faans, viuda y madre de de 13 hijos, viva en un casern situado en la plaza de Quicena con Carmen, Mara Luisa y Nicols, un joven deficiente psquico, el resto de los hijos se encontraban en la guerra o dispersos por pueblos del entorno trabajando en el campo. Los milicianos en casa se comportaban correctamente, venan a comer y dormir y se portaban bien. Nos hablaban poco de poltica, de revolucin entre ellos s hablaban. En casa estaban

  • 4

    por lo menos 8, dos eran impresores, otro llamado Mariano Batalla era carnicero... Fernndez Jurado aprovechaba el tiempo para leer y escribir, era un hombre muy valiente, muy serio y muy formal. Recitaba maravillosamente, recuerdo un poema emocionante titulado Un duro al ao [Eusebio Blasco, Zaragoza, 1844-Madrid, 1903]. La proximidad de Estrecho Quinto y el constante batir de la artillera sobre Quicena y lugares limtrofes, aconsej la evacuacin de la poblacin civil a Molinos de Sipn, si bien Carmen hubo de permanecer en casa para ocuparse de la intendencia miliciana. Un da estbamos en la plaza, que est al lado de mi casa, y una miliciana que estaba junto a m cay larga le haban pegado un tiro Pasaban las balas y los caonazos por las casas. Qued herida, la trasladaron a la abada y despus la evacuaron. Los doctores Durn y Morros, que vino en su ayuda algn tiempo despus, salvaron muchas vidas en los precarios quirfanos de la abada de Quicena. Fernndez Jurado haba sufrido algunos percances ms o menos leves en Sariena, cerca de Sitamo y en el asalto al manicomio, pero ninguno de la gravedad del recibido a mediados de octubre, precisamente tratando de recuperar el manicomio que haba vuelto a caer en manos fascistas. Una bala estuvo a punto de acabar con su vida abrindole limpiamente el cuero cabelludo, aunque sin afectar al crneo protegido por el casco que desvi la trayectoria mortal del proyectil. El doctor Durn Rovira hizo la primera cura y evacu al herido a Barbastro para ser trasladado posteriormente a Barcelona.

    La escuela de Quicena

    A finales de noviembre regres Ramn Fernndez Jurado al frente de Huesca, pero haba sido relevado de los servicios de armas. Los cros, entre ellos mi hermana Mara Luisa, rememora Carmen estaban por la calle. Ramn los recogi y les dio clase, aprendieron muchsimo. La vocacin por la enseanza no le abandonar nunca, llegando a obtener un ttulo oficial de profesor de cataln y tambin de esperanto, lengua universal en la que fue un especialista. Algunos arreglos de carpintera y unas manos de pintura en la vieja escuela, devolvieron a los nios a las aulas. Fernndez Jurado viajo a Barcelona y se entrevist con Joan Hervs, mximo responsable del movimiento de la Escuela Nueva Unificada, quien proporcion un valioso cargamento de material escolar. El curso fue inaugurado por el comit local de Quicena, con la asistencia de todos los padres y dirigentes polticos poumistas. Tres meses ms tarde se produjo una nueva evacuacin de la poblacin civil, dada la intensidad de los bombardeos y los riesgos enormes de un lugar en primera lnea de fuego, el curso haba llegado prematuramente a su fin. La bandera Pedrola fue disuelta y sus integrantes pasaron al batalln de choque Rovira, constituido en Faans. Fernndez Jurado, convertido en jefe de centuria de la columna Joaqun Maurn, mantena ntegro su espritu revolucionario y as lo dej escrito en el nmero 21 del peridico Artillera Roja editado en Vicin a finales de febrero de 1937 por la batera Germinal Vidal: () En este momento crucial de nuestra Revolucin y de la guerra civil sera imperdonable hacer marcha atrs. La pequea y grande burguesa han fracasado. La clase trabajadora, obreros, campesinos, combatientes marinos y mineros, todos a una, con nuestra energa creadora, venceremos al fascismo en el frente y en la retaguardia y haremos tremolar al viento la bandera roja de los forzados de la tierra.

  • 5

    Transformadas las columnas en divisiones del Ejrcito Popular de la Repblica, Jurado, adscrito a la 29 Divisin, interviene en el ataque a Loma Verde, donde asest estratgicos golpes de mano aunque nunca suficientes, en Igris y ms tarde y tras sufrir una nueva herida de guerra, en los intentos de asalto a Huesca del mes de junio, momento en el que el POUM, ya ilegalizado tras los sucesos de mayo en Barcelona, ser trgicamente diezmado en combate. George Orwell, al que Fernndez Jurado conoci en Barcelona al tiempo que ambos disfrutaban de sendos permisos, reflexionar en Homenaje a Catalua acerca de las vicisitudes que rodearon la suerte del activo partido poltico, fundado en 1935 por el hijo de Bonansa (Huesca) Joaqun Maurn y el carismtico lder trotskista Andrs Nin. Jurado ascendi al grado de comandante del ejrcito regular republicano. Intervino en los frentes de Albarracn, Montes Universales y Alfambra, en Teruel, lugar en el que result gravemente herido en una pierna y hecho prisionero por los soldados de Franco el 2 de mayo de 1938. Convaleci durante meses en el hospital del campo de concentracin de la Universidad de Deusto, en Bilbao, all un carteln colgado en la cabecera de su cama anunciaba: Ojo, comandante rojo!. En Zaragoza, una vez curado y arrastrando una cojera que le acompaar de por vida, fue ingresado en la crcel de Torrero y sometido a juicio en el que el testimonio de su amigo de Sariena Ignacio Ballarn ser de gran ayuda para evitar la pena capital. Trasladado a B...