qhapaq ñan.pptx

Download qhapaq ñan.pptx

Post on 04-Jan-2016

10 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

Qhapaq an

Un camino hacia el Pasado y futuroDe Aconquija.

Qhapaq an Presentacin

Qu es el qhapaq an? El qhapaq an o camino de inca es el nombre que se le da al extenso sistema de camino que se extiende desde el sur de Colombia hasta en norte de argentina y chile atravesando ecuador, Per y Bolivia. Se vincula con el Cuzco, la capital imperial de donde se desprenden una serie de caminos que unen los distintos pueblos del imperio incaico. El imperio incaico constituyo un medio de integracin para la expansin imperial de los incas en los aspectos polticos-administrativos, socioeconmicos, sociales, culturales y ambientales.

EL QHAPAQ AN EN SU LECTURA HISTRICA

Para el Imperio Inca, los ms de 23.000 km de camino, entre principales y secundarios, era mucho ms que un conjunto de rutas de comunicacin. Se trataba de un sistema integral de produccin, almacenamiento, intercambio, control territorial y, especialmente, un medio para la expansin de la lengua quechua, la cultura y la cosmovisin verncula. Sin embargo, sera altamente taxativo, si se observara este complejo tecnolgico y cultural, con una lente que slo enfocara algo ms de un siglo de presencia incaica en toda la regin andina.

7 Tanto los caminos, como las estructuras de defensa, alojamiento y almacenamiento, as como las tcnicas e infraestructura de produccin que pusieron en prctica los Incas, fueron el resultado de un largo proceso civilizador en la regin, que hoy claramente puede datarse en ms de cinco mil aos de antigedad. La mayor parte de los tramos de camino que los Incas incorporaron a la red que hoy se llama Qhapaq an, Camino Principal o del Principal, haba servido de conector entre los centros religiosos y los poblados tempranos.

Las comunidades que se asentaron a lo largo de esta va compartan muchas de las tcnicas de produccin y construccin, as como una cosmovisin que daba una respuesta coherente a la compleja naturaleza donde se insertaron. Cabe a los Incas haberle dado unidad a una herencia comn y estructurar a partir de ella, uno de los territorios polticos, sociales y culturales que an muestra su honda repercusin en el funcionamiento actual del mundo andino. Si bien la estructura econmica colonial y las propuestas republicanas de los distintos pases transformaron las dinmicas econmicas, sociales, territoriales y culturales del mundo andino, diversos tramos del Qhapaq an siguieron siendo el principal vnculo entre minas, haciendas, ciudades y puertos de la regin, dejando sentir an su presencia, no slo fsica, sino cultural, expresndose en lenguas, fiestas, mercados, mitos e imaginarios. Es por ello que limitar lectura del Qhapaq an a un espacio temporal restringido; a los aportes de una determinada cultura; o a los restos arqueolgicos identificados, es dejar sin sentido el rico proceso cultural an vivo, el cual presenta, complementando los distintos restos materiales, la riqueza de un complejo cultural que se gest y difundi a lo largo de varios siglos, de un lado y otro del sinuoso y escarpado complejo de caminos andinos.

EL QHAPAQ AN COMO OPORTUNIDAD DE DESARROLLO REGIONAL

Aunque an hoy, muchos tramos del estrecho camino siguen siendo la nica opcin de comunicacin entre cientos de comunidades rurales, es bastante difcil pensar en el Qhapaq an como una oportunidad de comunicacin fsica entre los pases de la regin. Sin embargo, quiz sea el ms claro smbolo de la conveniencia de abrir canales hacia una comunicacin efectiva, y a planes de conservacin, de desarrollo sostenible y de turismo natural y cultural donde actualmente se ubican algunas de las zonas ms empobrecidas de la regin.

El Qhapaq an se presenta como un modelo de cmo se logr, con limitada tecnologa, pero con creatividad y propuestas integrales, el manejo territorial de un importante sector del continente sudamericano, caracterizado por su complejidad geogrfica. Ms que un camino, esta red de comunicacin fue un factor que facilit el desarrollo econmico, social y cultural de millones de personas, gracias a las estructuras de relacin, establecidas entre distintas zonas ecolgicas, con la mayor diversidad del planeta. Constitua un nexo para vincular producciones, con relaciones econmicas complementarias, y al mismo tiempo serva para tejer lazos entre la herencia de distintas culturas, tanto en lenguas, experiencias tecnolgicas y complejos simblicos.

EL QHAPAQ AN EN ARGENTINA.

Las secciones del camino del Inca designadas por la Argentina y los sitios que van asociados a esta red de caminos, son una prueba de la integracin multicultural y ecolgica sin precedentes en la historia del mundo, incluyendo los desafos logsticos que implicaron su construccin. En la actualidad la red de caminos incas se extienden por las provincias de Salta, Jujuy, Catamarca, Tucumn, Mendoza, San Juan y La Rioja.

En la Argentina los incas demostraron un dominio militar y cultural de las fronteras polticas, adems de una tradicin religiosa nica en el mundo, adorando a las montaas y realizando rituales y sacrificios en templos construidos en numerosas cumbres que superaron los 5000msnm, como en el caso de las momias de Llullaillaco.Tramos Nacionales Provincia de Jujuy: Santa Ana.

Provincia de Salta: Quebrada del Toro - Valle Calchaqu. Volcn Llullaillaco (potencialmente binacional).

Provincia de Tucumn: Cuidacita.

Provincia de Catamarca: El Pucar de Aconquija

Provincia de La Rioja: Las Pircas - Chitanca

Provincia de San Juan: Toconta - Trtolas (potencialmente binacional).

Provincia de Mendoza: Uspallata - frontera con Chile (tramo binacional).

EL QHAPAQ AN EN CATAMARCA.

Los ms recientes aportes relacionados con el estudio de la vialidad Inca en Catamarca surgen de las misiones patrocinadas por la National Geographic Society . Fueron planeadas para investigar las trazas de la infraestructura caminera Inca y condujeron a una serie de hallazgos que permiten recomponer, a manera de un gigantesco rompecabezas, decenas de segmentos del qhapaq an. Este aporte est puntualmente referido al trazado de la red vial en el actual territorio catamarqueo, incluyendo los tramos transversales de la alta Cordillera que conectan con los sectores chilenos como el Valle de Copiap, Salar de Maricunga y Finca Chaaral. Tambin consideraremos las continuidades longitudinales de los caminos Incas que trascienden el actual territorio catamarqueo hacia el N y S; conectando el NO de Tucumn y O de La Rioja respectivamente. Con un paisaje enmarcado por los valles y quebradas de Yokavil, Hualfn, Fiambal y La Troya; el Campo del Arenal, el Bolsn de Pipanaco; y las Sierras de Aconquija, Narvez, zapata, Famatina, Copacabana, Buenaventura, Quilmes, El Shincal, Antofalla y la propia cordillera de los andes . El qhapaq an principal posee un trazado longitudinal NNE a SSO; penetra en territorio catamarqueo en Fuerte Quemado, donde han sido detectados importantes ruinas Incas.

Desde Quilmes hasta Punta de Balasto el camino transcurre por la margen izquierda del ro Yokavil, pasando por los sitios de Quilmes, Fuerte Quemado, Lamparcito y Punta de Balasto. A partir de este ltimo -descubierto por Carlos Bruch a principios de siglo- y el establecimiento Inca de Hualfn, situado en la cabecera N del valle homnimo, los reconocimientos en el terreno son difusos. Suponemos que Punta de Balasto fue una especie de nudo caminero, un lugar de unin o Tinkuy, en Quechua, a partir del cual se produjeron desprendimientos de varios ramales. Uno de ellos se dirige al SE, ascendiendo a los Nevados del Aconquija por los tampus de Huehuel y Campo Colorado Otro camino se desprende hacia el occidente, en direccin al valle de Hualfn, pasando por el campo del Arenal o de Los Pozuelos. HUALFIN RUINAS DE QUILMES

PUNTA DE BALASTO

FUERTE QUEMADO

LAMPACITO

CHAQUIAGO

INGENIO DEL ARENAL Otro puede conectar los establecimientos Incas Ingenio del Arenal Mdanos con Chaquiago de Andalgal, pasando por las sierras de Capillitas. Es probable tambin que desde ese ltimo sitio se desprenda un ramal en direccin al Pucar de Aconquija. Esto significa que la seccin territorial ubicada entre Punta de Balasto en el extremo meridional de Yokavil, el Bolsn de Pipanaco y la cabecera N del Valle de Hualfn es terreno propicio para futuras exploraciones en busca de estas ruinas Incas que, por ahora, estn apenas hilvanadas. El qhapaq an recobra su imagen en el terreno a partir de los Nacimientos y Hualfn. Retomando su rumbo SSO conecta los establecimientos imperiales de Hualfn, Quillay, El Shincal , Tambillos de Zapata y Watungasta . Desde all comienza la lenta ascensin a la Cordillera de los Andes en direccin a Copiap.PROPUESTA DE LA PROVINCIA DE CATAMARCA.

En el marco del Proyecto Qhapaq an, la provincia de Catamarca, a travs de la Direccin de Antropologa, vino impulsado en ste ltimo tiempo la postulacin de un tramo de camino Incaico, comprendido entre los sitios de Punta de Balasto (Dpto. Santa Mara) y La Ciudacita (Provincia de Tucumn). Si bien se avanz con el relevamiento y la documentacin de dicho tramo y sitios asociados de acuerdo a las fichas previstas para tal fin, un proceso de reflexin a la luz del anlisis de la Directrices Prcticas Para la Aplicacin de la Convencin del Patrimonio Mundial de UNESCO permiti determinar una serie de debilidades en cuanto a sta propuesta, entre las que podemos sealar: 1. Problemas de accesibilidad: fuertes pendientes, altura sobre el nivel del mar, considerable extensin y ausencia de poblaciones.

2. Limitaciones en cuanto a la proteccin y gestin efectiva.

3. Limitaciones a la hora de implementar un programa de puesta en valor con la participacin de la comunidad local, prcticamente inexisten