qhapaq Ñan, patrimonio vivo

Download QhapaQ Ñan, patrimonio vivo

Post on 28-Aug-2015

9 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Ensayo de Ricardo Chirinos y Lucía Haruki Borda, sobre la importancia de los caminos incaicos en el mundo andino, desde el apogeo del Tawantinsuyu hasta el presente. Publicado en Arqueología y Sociedad, Nº 27, 2014

TRANSCRIPT

  • 1Arqueologa y Sociedad N 27, 2014: xxx-xxx

    ISSN: xx-xxxx

    Recibido: xxx de xxxxAceptado: xxx de xxxx

    ResumenEn este ensayo se trata de esbozar el significado e importancia de los caminos incaicos a lo largo de los tiem-pos en el mundo andino, desde el apogeo del Tawantinsuyu hasta el presente. Se parte de la experiencia de trabajo de campo y gabinete que se desarroll en el marco del Proyecto Qhapaq an, entre los aos 2009 y 2011. As, con base en los registros arqueolgicos realizados entre Hunuco Pampa y Huamachuco, en la ruta del Chinchaysuyu, se describen aspectos de la infraestructura arquitectnica, la variabilidad y funcionalidad de los caminos y asentamientos que conforman el sistema vial Inca, bien como su relacin con los distintos paisajes que atraviesa, tomando en cuenta la perspectiva pragmtica y a la vez simblica que condicion su implementacin. De igual manera, el estudio antropolgico de los pueblos andinos contemporneos aledaos al Qhapaq an, en sus aspectos socio-econmicos y culturales, evidencian la vigencia de los caminos prehis-pnicos en los tiempos actuales, dando las pautas para el manejo consecuente de este patrimonio.

    PalabRas clave: Sistema vial andino, cosmologa andina, Chinchaysuyu, legado cultural prehispnico, comunidades campesinas.

    abstRactThis is an essay which attempts to outline the meaning and importance of Inca roads over time in the Andes, from the heyday of Tawantinsuyu until present times. We part from field and gabinet work experience under Qhapaq an Project, between 2009 and 2011. Based on archaeological records achieved between Hunuco Pampa and Huamachuco in the Chinchaysuyu route, we describe some features of the architectural infras-tructure, the variability and the functionality of roads and settlements that form the road network, as well as its relationship with the different spanning landscapes, considering the pragmatic and symbolic perspective that conditioned its implementation. Similarly, the anthropological study of contemporary Andean peoples bordering the Qhapaq an, in their socio-economic and cultural features, demonstrates the validity of the Inca trails in modern times, providing guidelines for consistent management of this heritage.

    KeywoRds: Andean road system, Andean cosmology, Chinchaysuyu, prehispanic cultural legacy, andean communities.

    QhapaQ an, patrimonio vivo* Ricardo Chirinos Portocarrero

    Proyecto Qhapaq an, Ministerio de Cultura amaru@usp.br

    Luca Harumi BorbaProyecto Qhapaq an, Ministerio de Cultura

    luaborba@gmail.com

    * Este artculo fue escrito en 2011 como parte de un proyecto editorial para la publicacin de un libro de foto-grafas sobre el Qhapaq an el cual no se lleg a realizar.

  • Arqueologa y Sociedad 27, 2014: xxx-xxx

    2

    En los Andes peruanos, entre los siglos XIII y XIV de nuestra era se consolid un estado regional en el Cusco, que luego de desarrollar una elevada produccin agrcola, cont con los excedentes que posi-bilitaron su crecimiento, a partir de lo cual comenz a requerir territorios de pueblos vecinos. Para el siglo XV, mediante diversas estrategias de dominacin se consolid el imperio de los incas, cuyo terri-torio abarcara actualmente parte de seis pases andinos: Per, Ecuador, Colombia, Bolivia, Argentina y Chile. Dentro de este proyecto poltico integracionista de carcter continental, fue fundamental la implementacin de un inmenso y complejo sistema vial, dotado de estructuras arquitectnicas que permitieron el manejo territorial y la durabilidad en el tiempo frente a las adversidades del medio andino.

    En trminos numricos, el imperio Inca lleg a dominar un rea de cerca de 780 mil kilmetros cuadrados1, habitada por variados grupos tnicos, y seoros que sumaban cerca de 12 millones de personas2 (Pringle 2011). La red vial se extendi por cerca de 5 mil kilmetros a lo largo de la cordille-ra de los Andes, desde San Juan de Pasto en Colombia en el extremo norte, hasta Santiago de Chile y Mendoza en Argentina en el extremo sur. Se calcula que en su totalidad, la red vial inca tuvo alrede-dor de 40 mil kilmetros de recorrido (Hyslop [1984] 1992), habiendo para el territorio peruano una estimativa de cerca de 25 mil kilmetros de caminos (Martnez 2004).

    Todos los caminos incaicos, que en sus extremos alcanzaban lmites tan distantes, convergan en un slo punto: la plaza de Haukaypata, en el Cusco, centro de poder poltico, social y econmico del imperio Inca. Desde esta plaza partan los caminos principales hacia las cuatro regiones o suyus que integradas entre s conformaban el Tawantinsuyu: Chinchaysuyu hacia el norte, Antisuyu hacia el este, Kuntisuyu hacia el oeste y Qollasuyu hacia el sur. Los caminos principales de la red vial, conocidos como Qhapaq an camino del Inca o camino del Seor en idioma quechua tenan un recorrido principalmente longitudinal a los Andes, y desde estos partan ramales transversales y paralelos que comunicaban a los diversos poblados de los diferentes ecosistemas del medio andino-amaznico.

    el PRoceso de foRmacin de la Red vialPara un abordaje integral de esa red de comunicaciones es necesario tomar en cuenta las sucesivas etapas histricas involucradas en su proceso de formacin, buscando evidenciar la diversidad y la continuidad cultural que encierra. Es sabido que los orgenes de las rutas que conforman el Qhapaq an anteceden a la expansin incaica; los estudios arqueolgicos indican que se incorporaron rutas que datan desde el periodo Formativo (entre 1000 a.C. al ao 0), hasta el periodo de los Estados Regio-nales (1200 d.C a 1450 d.C), dando cuenta de una larga historia de redes de comunicacin de socieda-des complejas en el rea andina, con 2500 aos de desarrollo previos a la emergencia del imperio Inca. Dentro de este proceso, se destacan los caminos construidos durante el Horizonte Medio o imperio Wari (700 a 1100 d.C.), cuyas rutas principales fueron utilizadas 700 aos despus como base para la implementacin del sistema vial inca (Lumbreras 2004). Es recin con los incas, sin embargo, que las diversas redes camineras preexistentes son unificadas en una red interconectada de alcance transre-gional, dotada adems de una slida infraestructura.

    Habiendo funcionado como vehculo de comunicacin de personas, bienes, servicios e ideas a lo largo del espacio andino, los caminos enlazaban la capital inca con los centros administrativos del im-perio, usados constantemente por caravanas, ejrcitos, mano de obra estatal o mitimaes, burcratas, tcnicos especialistas, mensajeros o chasquis y por el inca y su squito real, que iban y venan, desde y hacia los diferentes confines del Tawantinsuyu. A la llegada de los conquistadores espaoles, las

    1 Otros autores sealan una extensin de 2 millones de kilmetros cuadrados (Cardels y Guijarro 2009) y hasta 4 millones de kilmetros cuadrados (Lumbreras 2004) para el territorio bajo dominio inca.

    2 Las estimativas poblacionales en el incario varan desde cifras bajas de 4,5 a 6 millones y hasta cifras al-tas de hasta 30 millones de personas (Earls 1979).

  • Ricardo Chirinos y Luca Harumi / Qhapaq an, patrimonio vivo

    3

    Figura 1. Extensin de la red vial inca, segn J. Hyslop (1992). Marcado en rojo aparece el tramo Hunuco Pampa Huamachuco. Fuente: Proyecto Qhapaq an.

  • Arqueologa y Sociedad 27, 2014: xxx-xxx

    4

    grandes reas histrico-culturales de sudamrica se encontraban articuladas bajo una misma admi-nistracin e ideologa. Entre los millones de personas bajo dominio inca, figuraban los quechuas por todos los Andes centrales y meridionales, los yungas en la costa norte del Per, los arus en el altiplano boliviano y Andes meridionales, y los antis, denominacin histrica de los diversos pueblos de la ver-tiente oriental de los Andes (Lumbreras 2003).

    Figura 2. Fotografa area del Cusco, en rojo los cuatro caminos principales Qhapaq an. Fuente: Octavio Fernn-dez Carrasco/PQ - Cusco.

  • Ricardo Chirinos y Luca Harumi / Qhapaq an, patrimonio vivo

    5

    El Qhapaq an constituye as la expresin tangible de la expansin incaica y de la convivencia del orden imperial con las diversas culturas locales. En este sentido, cabe indicar que, pese a las especifi-cidades culturales, las diferentes sociedades andinas comparten un sustrato histrico-social comn, que parte de la necesidad de establecer relaciones de cooperacin para el manejo de recursos en el medio andino. Tal manejo, a su vez, est basado en una articulacin entre la regularidad de los mo-vimientos del cosmos, los ritmos de la vida social y los sistemas de produccin y comunicacin (Earls 1979), aspectos que se expresan fsicamente en la organizacin espacial andina.

    La planificacin y construccin de los caminos y de los asentamientos incaicos estuvieron condi-cionadas a esa perspectiva, tomando como referencia ciertos rasgos del medio natural. Las montaas, dotadas de carcter sagrado, constituyen elementos de primer orden dentro de la concepcin social del paisaje, buscndose el alineamiento de stas con las edificaciones y el posicionamiento de algunos elementos del cosmos en determinados momentos del ao, tiempos que marcaban los periodos fun-damentales para la reproduccin de la vida. Estos aspectos forman parte de la cosmovisin andina3, que se consolid a lo largo de los procesos sociales prehispnicos y de la cual los incas supieron va-lerse y reforzar para unificar los territorios conquistados. Su xito como imperio puede ser traducido por la capacidad de asimilar y sintetizar los conocimientos desarrollados por las diversas tradiciones andinas en funcin de un nico sistema de concentracin y redistribucin de recursos.

    tecnologa e infRaestRuctuRa: la Ruta del chinchaysuyuLa comprensin del funcionamiento del sistema vial incaico ha motivado a diversos estudiosos, en-tre historiadores, arquelogos e ingenieros. En cuanto a la investigacin arqueolgica,