profeta jonás

Download Profeta jonás

Post on 15-Feb-2017

437 views

Category:

Education

2 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

FUE EL PROFETA JONS TRAGADO POR UNA BALLENA?

FUE EL PROFETA JONS TRAGADO POR UNA BALLENA?(Extrado del libro Enigmas de la Biblia de Ariel lvarez Valds)EL GRAN DESOBEDIENTEDe todos los libros profticos de la Biblia, hay uno sumamente extrao. El de Jons. Primero, porque ningn otro libro proftico contiene una profeca tan breve: slo cinco palabras (en el texto hebreo ).

Y segundo, porque a su protagonista le toc vivir una historia fantstica e increble que hasta el da de hoy sigue asombrando a los lectores.El libro cuenta que cierto da Dios se le apareci a Jons y le pidi que fuera a predicar a la ciudad de Nnive (la capital del reino de Asiria), para que los ninivitas se convirtieran y cambiaran de vida. Pero Jons, desobedeciendo la orden divina, decidi tomar un barco y huir lo ms lejos posible, donde Dios no pudiera encontrarlo. Cuando el barco se hallaba en alta mar, se desat tena una terrible tormenta que estuvo a punto de hundir la embarcacin, y el pobre Jons termin devorado por un enorme pez, que lo tuvo en su estmago tres das y tres noches.

All, en la oscuridad de aquel vientre, Jons or a Dios arrepentido, y Dios orden al pez que vomitara al profeta y los devolviera otra vez sano y salvo a tierra firme.

Pasada aquella inslita experiencia, Dios volvi a presentarse ante Jons y a pedirle que fuera a predicar a Nnive. Esta vez Jons no pudo negarse. Fue y predic en la ciudad, con tana suerte, que el mismo rey dio la orden a todos sus habitantes para que se convirtieran y creyeran en Dios.

UN MISIONERO COBARDELos biblistas consideran el libro de Jons no como un relato histrico, sino como una pequea novela, compuesta para transmitir una enseanza religiosa.Ledo as, se trata de un cuento magnfico, una pequea joya de la literatura hebrea, llena de humor y de fina irona, y con uno de los mensajes ms impresionantes de toda la Biblia.La historia comienza muy en serio. Un da Dios se le aparece a Jons y le ordena: Levntate, vete a Nnive, la gran ciudad, y predica contra ella, porque me he enterado de su maldad (1,1)

Pero a partir de aqu, la historia ya no es tan seria como pareca. Porque el profeta se levanta para huir de Dios! En vez de ir a Nnive (en oriente), toma un barco y huye a Tarsis, en Espaa (occidente). Es decir, hace exactamente lo contrario de lo que Dios le haba pedido.

Por qu huye Jons? Solo al final del libro nos vamos a enterar: porque l odia profundamente a esos paganos, y por nada del mundo quiere que se conviertan y se salven del castigo divino que se merecen (4,2). Jons quiere un Dios bueno slo para l y para su pueblo (los israelitas), pero terrible y vengador para los dems. Le moleta un Dios que tenga piedad de los extranjeros. Y antes de compartir el amor de Dios con tan despreciables enemigos, prefiere huir de l y perderlo!.

CONVERSIONES SIN QUERERPero a Jons no le resultar fcil huir de Dios. Mientras el barco navegaba hacia Tarsis se desata una terrible tormenta, de manera que la nave est a punto de hundirse. Los pobres marineros (todos paganos), desesperados, se ponen a rezar cada uno a su dios. Mientras tanto, dnde est Jons, que es el causante de la tragedia? l duerme tranquilamente en el fondo del barco (1,5).Los marineros lo despiertan y le piden que l tambin rece a su Dios, para ver si la tempestad amainaba.

Pero como nada sucede, deciden echar suertes, y averiguar as quin era el culpable de semejante desgracia. Y sale sealado Jons. Ellos entonces le preguntan quin es l, y Jons responde con una hermosa confesin de fe: Soy hebreo, y ador a Yahv, Dios del cielo, que hizo el mar y la tierra (1,9). Una fina irona del autor: Jons confiesa su fe en Yahv, precisamente cuando est huyendo y no quiere saber nada de l!Los tripulantes le preguntan: Qu debemos hacer contigo para que el mar se calme?. Y Jons les da la solucin: Trenme al mar.

Pero aquellos marineros paganos no son tan malos. Quieren salvar a Jons, as que se ponen a remar con todas sus fuerzas tratando de alcanzar la orilla. Sin

embargo, como todo es intil, hacen una oracin a Yahv y finalmente arrojan a Jons al mar. Y as se calm la tempestad. Los navegantes, asombrados frente a tal milagro, reconocen el poder de Yahv, le rinden culto y le hacen promesas.

Sin quererlo, Jons haba convertido a toda la tripulacin del barco! De haberlo sabido, el xenfobo profeta habra maldecido su suerte.

EL VMITO DEL PEZApenas Jons es arrojado al mar, Yahv orden que un gran pez se lo tragar, y Jons permaneci en el vientre del pez durante tres das y tres noches (2,2).

Este famoso pez caus muchos problemas a los intrpretes de la Biblia que durante siglos se preguntaron: qu clase de pez habr sido? Cmo pudo Jons sobrevivir en el vientre de ese monstruo? Cmo pudo salir de all sin sufrir dao alguno?.

Desde el vientre del pez, Jons le reza una hermosa oracin a Dios pidindole que lo salve (2, 3-11). Entonces Dios orden al pez que se acercara una playa, y all vomitara al profeta sano y salvo.Cunto tiempo se ha perdido por la desobediencia de Jons. Y cmo demora el plan de salvacin de Dios, por su culpa. De modo que Yahv le habla por segunda vez a Jons: Levntate y vete a Nnive, la gran ciudad, para proclamar el mensaje que yo te dir (3, 1-2). Esta vez el profeta no puede hacerse el sordo al pedido de Dios. Se levanta y parte finalmente a Nnive.

Cuando lleg a la ciudad, se encontr conque esta era inmensa. Hacan falta tres das de camino para recorrerla. Pero Jons camina apenas un solo da, para hacer lo menos posible en favor de los ninivitas. Y para peor, slo proclamar un mensaje brevsimo: Dentro de cuarenta das, Nnive ser destruida (3,4). No les aclara a sus habitantes qu Dios es el que anuncia el castigo, ni por qu estaba enojado, ni qu deban hacer ellos para convertirse, como si a propsito quisiera hacer fracasar su misin. Era imposible que los ninivitas se convirtieran ante tan extrao personaje y frente a una prdica tan incompleta.

Se produce otro asombroso milagro: todos, desde el rey hasta el ltimo sbdito, en una reaccin espectacular, creyeron en Dios, hicieron penitencia, obligaron a ayunar incluso a los animales (a los que no les dieron pasto ni agua durante cuarenta das), y la ciudad entera se convirti (3, 5-9). El clculo le sali mal a Jons, y al despreciado pueblo de Nnive, modelo de crueldad y corrupcin, mximo enemigo de Israel, termin creyendo en Dios y adorando su nombre. Y por supuesto Dios, al ver esto, se arrepinti del mal que haba pensado hacerle y no lo hizo (3,10).

LA GRACIA DE DIOS, DESGRACIA DE JONSEn la historia de cualquier otro profeta esto hubiera sido un xito extraordinario. Pero no en la de Jons. Ante la conversin de los ninivitas, el se enoja duramente con Dios por haberlos perdonado (4, 1-4). Otros profetas (como Jeremas o Elas) haban querido morirse porque su misin haba tenido poco xito. En cambio Jons se quiere morir porque su misin ha tenido demasiado xito!Resentido y amargado, sale de Nnive y se sienta en una cabaa de las afueras, a ver qu ocurre con la ciudad. Porque, quin sabe? Despus de todo puede ser que Dios cumpla con su antigua amenaza.

Entonces el Seor pone en marcha un plan, para ensearle de una vez por todas a su enojado profeta lo que este no termina de entender. Esa noche hace crecer, junto a la cabaa de Jons, una planta de ricino.Al da siguiente, cuando Jons se levanta y la ve, se alegra, y se cobija bajo su sombra. Parecera que la compaa de aquel arbusto le ha hecho olvidarse de Nnive. Pero en la madrugada del otro da Dios manda un gusano, que pica el ricino y este se seca inmediatamente. El pobre Jons, dolido por la muerte de su compaera, cae en estado depresivo, y otra vez desea morir (4, 5-8).

ANGUSTIA POR UNA PLANTALlegamos a la ltima escena, la ms importante de todas y la que revela el nivel ms profundo del cuento. Dios se le aparece a Jons y la pregunta: Te parece bien enojarte por este ricino? Jons, muy molesto, le responde: S, me parece bien enojarme hasta la muerte. Entonces Dios, de un modo contundente, le contesta: T tienes lstima por un ricino, que no te costado ningn trabajo, que no hiciste crecer, que ha brotado en una noche y en una noche se seco. Y yo, no voy a tener lstima de Nnive, la gran ciudad, donde habitan ms de 120 000 personas que no saben distinguir el bien del mal, y donde hay adems una gran cantidad de animales? (4, 9-11)

Nunca sabremos qu respondi Jons, porque aqu se termina el libro. Pero ya no importa. Porque en realidad la pregunta de Dios no iba dirigida a Jons (que no existe), sino a los lectores del libro, es decir, al pueblo judo. Y la leccin es clarsima: a Dios le duelen todas sus criaturas. No ama slo a los judos. Tambin a las otras naciones, a los extranjeros, a los paganos. Por eso todos ellos son destinatarios de sus cuidados amorosos.UN LIBRO PARA PROTESTARPara terminar de entender el sentido de esta novelita, hay que tener en cuenta un ltimo detalle: la fecha en que se escribi. Fue alrededor del ao 400 a. C.), se haban enterado de que Yahv era el nico Dios que exista en todo el mundo.

Hasta entonces, ellos crean que cada pueblo tena su propio Dios, y que cada Dios velaba por su propio pueblo. Pero ahora el Segundo Isaas les haba revelado que no haba otro Dios fuera de Yahv en todo el universo. Que todos los pueblos que existan (egipcios, babilonios, persas, griegos) haban sido creados por el mismo Dios, Yahv.Pero esto gener una segunda cuestin: s Yahv es el creador universal (como deca el Segundo Isaas) ser tambin salvador universal?

Ese fue el gran dilema surgido. Y dos tendencias aparecieron en este debate. Una, particularista y cerrada, sostena que Yahv se ocupaba slo de salvar a Israel, y consideraba a los paganos como impuros e indignos del amor de Dios, a los que haba que dejar librados a su propia suerte. La otra ms abierta, afirmaba que el amor