policias y circunstancias

of 103/103
1

Post on 11-Jun-2015

462 views

Category:

Documents

7 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Un ensayo y una perspectiva sobre la Policía en Uruguay.

TRANSCRIPT

1

Ya haba terminado de escribir las pginas que siguen cuando tuve el gran placer de conocer a un Inspector Mayor ya retirado, que vivi sus aos de servicio desde el ao 1966 hasta algunos despus de los tiempos de la Polibanda. Con ms de treinta aos en Investigaciones digo yo que alguna cosita sabe este cristiano pero lo que mas me asombr de l fue su trato cordial y humano. Cuando llam a varios conocidos y amigos y les pregunt sobre este seor, me dijeron para mi asombro que no disimulaba en nada y que realmente era as. Luego record que en varios pasajes fui muy duro con los oficiales y que despus de todono todos son iguales, pero no voy a retractarme de nada de lo que sigue en las pginas siguientes, solamente que recuerdo con respeto a este seor y tantos otros oficiales como mis ltimos jefes en el Cuerpo de Radio Patrulla que dieron ejemplos de disciplina pero a la vez de humanidad. Aun as, pueden haber personas que se sientan heridas por algunos de mis comentariossi es aslo lamento, pero una profesora cuyo nombre no recuerdo me dijo una vez al que le queda el saco que se lo ponga y comprend inmediatamente que solo nos molesta con lo que nos identificamos. Aquellos defectos que no queremos reconocer pero que se encuentran en lo profundo de nuestro ser. Hechas tales aclaracionesquod scripsi, scripsi.

2

In forma dunque di candida rosa Mi si mostrava la milizia santa, Che nel suo sangue Cristo fece sposa Dante Alighieri

EXORDIO

Una tarde de esas, abr los ojos y me di cuenta que me encontraba uniformado. Zapatos negros bien lustrados, pantaln impecable con su correspondiente vira azul, cinturn negro de no recuerdo que marca, correaje tipo militar, esposas y el 357 Magnum en la cintura, reluciente, orgulloso. La camisa, arrogante se mostraba a las ltimas lumbres de aquel da, dos lneas paralelas milimtricamente ascendan desde la cadera hasta los bolsillos, all se tomaban una pausa y continuaban luego hasta los trapecios. La corbata se pona difcil all donde se hacia el nudo, que queda al lado del otro nudo de la otra garganta. La gorra no, la gorra estaba dentro del mvil, porque siempre asever que al espejo le gustaba verme mejor bien peinado que con gorra.

Abr los ojos y me di cuenta que estaba en la Polica. Por un instante quise recordar algo de mi infancia tal vez, los primeros pasos, la escuela, el liceo, los compaeros, las primeras novias, el cigarrillo fumado a escondidas de mi madre, la cara desagradable al sentir los taninos del primer vaso de vino que por curiosidad probaba a espaldas de mi to que en un descuido haba salido hasta la vereda a ver no se que cosa.

Record por un instante, y por un instante despert, en aquel instante en donde se produce el crepsculo; all donde el orto lanza su ltima carcajada y su primer bostezo, y mir mis manos y sent un dejo de tristeza, mire a mi compaero, con los ojos perdidos en el horizonte, con la mirada an mas all de todo lo conocido, creo que con la mirada hacia dentro; y tambin sent tristeza, esa tristeza que nadie nota en los ojos de un Polica.

Y como podr hablar de esa tristeza si no hablo de mi mismo. Acaso, hoy en da, quien mas que un polica puede conocer lo que es tomar un mate y fumar un cigarrillo

3

frente a la tristeza, a la soledad, caminar algunas cuadras en silencio con la rabia, acostarse con la pena y a las dos horas vestirse con el traje de la Muerte. Muerte que no es para otro, sino que es muerte para s mismo. Si nacer es comenzar a morir, sin lugar a dudas que ponerse ese uniforme es como ponerse un acta de defuncin en el lomo. Una boleta en el dedo gordo del pie acompaada de un recibo de sueldo. Pero esto es lo de menos, porque si hay para contar, es de lo de ms. De la pesada cruz que llevan cada uno de esos hombres que llevan ese uniforme. Pero antes de comenzar sea lo que sea esto que estoy comenzando, dejo en claro que no es bajo ninguna circunstancia, un aplogo del Polica, ni algn tipo de reivindicacin sindical, tampoco es una vendetta contra persona alguna, simplemente es una perspectiva. Una ms de las tantas, unaque se anima a hablar.

Marzo 4 del 2008. Ya hace algo as como dos aos que vengo trabajando 6 horas de Lunes a ViernesSbados o Domingos son 8 horas, pero no me quejo. Luego de haber pasado algunos aos adentro del uniforme, levantndome a las 0400 de la maana para tomarme el mnibus 0420 en Rafael y Venecia, bajarme en Luis Alberto y San Martn si me despertaba- y de ah un 181 al Paso para llegar 0530 a la presentacin del Turno para salir a la calle, para retornar a casa a las 0030. Pero estoy tan saturado de tanta inmundicia y mediocridad en la Polica que ye me tienen harto.el Oficial que ordena sin saber por que ordena y el subalterno acatando sin saber porque acatael otro Oficial que dice que toalla lleva hache (h)y mi diccionario que se quiere hacer el haraquiriun sindicato que quiere, pretende pero no puede, muchas voces hablando desde las sombrasdesconformesmal comidos, mal dormidos, con el automtico encendido, haciendo y repitiendo lo mismoy yo que de vez en cuando pretendo hablarle a algn otro que se sienta a descansar al lado de la silla de mi escritorio, hasta que me doy cuenta que por mas que hablo no me escuchan, no me entienden, ni me percibenporque el cansancio hizo lo mejor, porque la rutina hizo algn resto y porque aunque todo est mal, los ojos no quieren ver y los rostros miran para atrs.

4

Dijo Shakespeare que Morir es dormiry tal vez soar, y sin lugar a dudas vivir es soar de todas formas, porque no he conocido el hombre despierto, o el Superhombre de Nietzsche. Por eso desde aqu en ms tratar sencillamente de describir la paradoja del Polica. Paradoja que tiene origen en su vida misma. Hay que destruir para ser creador dijo Zaratustra, y por eso hay que vivirlo para contarlo, y luego, saber contarlo, sin agregarle un punto y una coma mas de lo vivido, o de lo soado.

5

La cuestin

Ser o no ser (Polica, Maestro o Mdico habr pensado Hamlet?)Esa es la cuestin; y yo no puedo bajo ninguna circunstancia aseverar que yo quise ser Polica. Pero tal vez, por divinas razones desconocidas, tal vez por la mano del tallador Cortaziano inconcebible, la vida as lo quiso, o habr sido el tan mentado destino. Pero lo cierto es que me equivoqu, y ese error propio de cualquier ser humano, que es igual a ser idiota, me llev por los caminos de la vida, y luego por los caminos de la noche y casi me lleva a que me transformara en un vampiro (sin alusiones a Baudelaire y Lautreamont). Hasta que abdiqu todas mis esperanzas de sacarme un 5 de Oro (que nunca jugaba) y le dije finalmente a mi viejo que iba a llenar los formularios para ingresar en la Polica, y as fue. En un par de meses ya haba llenado todas las solicitudes y haba pasado con xito todas las pruebas fsicas, sicolgicas y culturales. Luego el llamado y el da de la presentacin en la escuela de Polica Departamental.

Ocho de la maana, bien vestidito, como un gentleman Uruguayo, all al lado de todos los que habamos pasado las pruebas, y los que no las pasarontambin. Recuerdo a un petisito que de entrada no haba llegado a la altura mnima permitida. Luego a otro que un poco ms y en el dibujo que le pidi la sicloga, casi hace ruborizar a Maximiliano Robespierre; y algn otro que no alcanzaba a correr los cien metros en tres meses, pero no importaba, porque como dice la Constitucin todos somos iguales. Pero sinceramente no me voy a extender en lo que fueron seis mese ciertamente fatdicos, pero que si me ayudaron, al igual que el rgimen impuesto por el Comisario Snchez Paleo, a ir haciendo boca con lo que nos esperaba fuera. No precisamente porque Montevideo fuera salvaje -que ciertamente lo es- sino porque el rgimen es salvaje, porque la Ley es salvaje, porque la Ley Orgnica Policial aun mas y el Reglamento General de Disciplinapero si, es cierto, el himno lo dicesabremos cumplir.

6

As I was walking among the fires of hell, delighted with the enjoyments of Genius, wich to Angels look like torments and insanity, I collect some their Proverbs William Blake

As fue como fui a parar al Cuerpo de Radio Patrulla. All termin y comenc. Como todo Polica nuevo que llega, comenc saliendo a la calle en un mvil con otro Polica que era sin lugar a dudas experiente. Aunque con el pasar del tiempo y de algunos aos, me di cuenta que aos no es sinnimo de experiencia y aprendizaje, y que muchos son los que no aprenden dada de esta profesin que da tanta oportunidades da aprender; y de ser; de ser abogado, escribano, mdico, boxeador, maestro, niero, partero y tantas cosas mas. Aunque tambin muchos fueron las veces en que pens en las fortunas que hubieran dado muchos filsofos para estar en este lado de la vida, que es tan cruel e injusta. Por eso, porque es la vida misma, sin telenovelas, donde casi todos los finales son tristes, donde los protagonistas tienen vidas comunes, rutinarias, a contra reloj, con maratnicas jornadas de 18 horas, sin descansos, sin vacaciones, sin prcticamente nada. Pero tuve suerte, o tuve algn nmen encargado de cuidarme las espaldas. Porque siempre ligu buenos compaeros. El primero de todos Luisito M. Gordito de cara redonda, fumaba como desesperado, y por mucho tiempo me agarr sus manas: ser tambin que cuando uno es nuevito no sabe que hacer y busca un punto de referencia. Entonces es cuestin de liga, si seor, porque si te toca a good cop, es buen ejemplo, pero si te toca a bad cop, lo ms probable es que ligues el mdulo uno del Com.Pen.

7

Hasta ahora sigo tratando de entender porqu cada vez que una persona extraa se adentra en un grupo, la mayora de sus componentes intentan hacerle pagar el derecho de piso. Por ejemplo, si no fueran tan civilizados, estoy seguro que en la polica cada vez que un polica nuevo sale de la escuela e ingresa en una seccional o en cualquier dependencia, lo sentaran en el piso y haran fila para mearlo, o para ponerle un sello personalcomo queriendo demostrar que ellos estuvieron antes, como si este nuevo integrante hiciera tambalear el piso y el puesto de alguien. Desde que tengo uso de razn intento observar las conductas, y hasta me di cuenta que en ciertas circunstancias llegu a hacer lo mismo, cada vez que alguien nuevo se acercaba, yo sacaba de la galera algn viejo tema de procedimientos pasados para marcarle indirectamente que yo tengo mas derechos en todo porque yo estoy desde antes,y prueba de eso es que la derecha es un grado y el de la izquierda un sapo.

8

Una de tantas

Pero de pronto llega a mi memoria aquella maana, fresca, clara, tranquila. Recuerdo que libbamos algunos mates con mi compaero como de costumbre, entreverado con algn bizcocho comprado porque nunca me gust el mangueo. Y mirbamos tranquilamente al trnsito que despertaba de la Avenida Gral. Flores. El humo del cigarrillo bailaba alegre en el viento mientras yo hacia placa en el equipo de radio para verificar que estuviera prendida. Aquel da habamos salido de la Base a las 530 y desde ese momento, la radio estuvo dormida. Claro, hasta que despert. Mvil ochoveinticinco.

Hasta el veinti cruc los dedos para que no nos llamaran. La verdad que la maana estaba acogedora y realmente daba un poco de pereza el ponerse en accin en seguida,nos desperezamos de ese letargo que nos encontrbamos, y contest la radio. Mvil ocho-veinticinco, adelante, comunique Ok, mvil, dirjase a la zona del estadio Las Acacias, all se le apersonar una femenina con un menor aparentemente con problemas respiratorios. Recibido se procede.

Mi compaero, el chofer del mvil, encendi el coche y nos dirigimos al lugar, yo mientras tanto iba escribiendo y poniendo al tanto la planilla de calle, en el mismo instante iba pensando, en silencio, tal vez al igual que Pablito -mi compaero- con qu situacin nos encontraramos.

Luego de todo, el parte Policial dijo:

Por comunicacin de la Mesa central de Operaciones, se procedi al lugar donde se entrevisto a fulanito, quien expres que menganita se encontraba con su neonato de algunos das quien ya hacia varios minutos se encontraba sin respiracin. De todas formas se procedi al Centro asistencial Filtro donde recibi la facultativa de guardia quien siendo la hora sealada constat el fallecimiento del mismo.

Pero sin lugar a dudas, all donde dije, quise decir, ms all de todas las frases predeterminadas por una norma, y por el Decreto 500/91 que indica que los funcionarios

9

pblicos debemos escribir objetivamente una actuacin; all donde dije, en verdad quise decir:

Que siendo la bendita hora en que nos enviaron, cuando nos encontrbamos a pocos metros, pudimos percatarnos que un hombre sacuda desesperadamente los brazos. Era all!, sin lugar a dudas, y all fue! Una mujer, en una casa que entraba completa en quince metros cuadrados esperaba la ayuda de Dios y de los ngeles. Pero alguien se olvid de decirle que el pobre Dios se haba tomado vacaciones justo ese da, o que Vallejo ya se haba enojado con l y que Borges lo haba reiterado, y que los ngeles no haban despertado, por eso ah estbamos nosotros, atrs de ese uniforme, llegando y viendo un cuerpito tirado en una camita, mientras su madre lloraba desconsolada, con los brazos abiertos, las palmas mirando hacia arriba, esperando el divino abrazo que nunca lleg. Porque lo nico que lleg fue una de mis dos manos que la agarraron del hombro y la subieron el mvil, mientras mi compaero tomaba el pequeo en sus brazos, cerramos la puerta, el me lo pas, encendi las luces, la sirena y comenz la carrera. Carrera contra El (que nunca llegar a ser Ella), carrera contra el tiempo y porque no, contra ese pobre viejo maricn que se esconde bajo el velo y el nombre de Destino.

Mis gritos resonaron en toda la Jefatura, en toda la Mesa de radio, y simplemente recuerdo a otro mvil que me esperaba mas adelante, para abrirme paso por Gral Flores. Mientras tanto, los llantos de aquella mujer en la parte trasera del patrullero contagiaban el preludio de dos lgrimas que me brotaron en el instante en que le realizaba la respiracin boca a boca a ese cuerpito, esos ojitos que tanto desee que se abrieran, esa boquita entreabierta que desee que rieran o lloraran, y recuerdo que entre luces, sirenas, llantos ajenos, ganas del propio, tuve un momento de fe, y fue cuando cerr los ojos y ped a quien estuviera, que a ese pobre nio mirarapero despus de eso, abr los ojos, y mientras los abra, en ese segundo, cre que iba a tener los ojos abiertos, y all continuaba el llanto, las sirenas, el Hospital Filtro que se acercaba empaado de lgrimas y un dolor en la garganta, una puerta de un patrullero que se habra en marcha, y alguien desde dentro del Hospital logr divisar un Polica que se tiraba con un beb en brazos, pareca llorando, sus brazos apretaban algo contra su pecho y de su corazn salan a los costados dos bracitos inertes. Y en el pasillo pasaba

10

una luz azul hacia uno de los boxes, mientras otra luz, de color blanco lo aguardaba con las alas abiertas

estuve largo rato en silencio, observando el piso, mientras varios de mis compaeros ver mis lgrimas se acercaron (Pimentel, el Pepe Sacas, Don Jos Velozo) y me regalaron un abrazo, y en mis lgrimas comprendieron todo, por un instante, lo comprendieron, saborearon la epifana, aunque a la cuadra lo hubieran olvidado.

11

U.D.F. (Unidad de Distrs Funcional) Fue despus del 21 de Marzo del ao 2005. Fue despus de aquella maana del 21 de Marzo, en el Abitab de Melington Gonzlez y Bilbao. Ah donde pas aquello.s.fue despus de eso que estuve en la Unidad de Distrs Funcional. Recuerdo que la doctora, con un gesto algo raro como preguntando y mirando con algo de pena me dijo yo entiendo que usted se sienta decepcionado por sus Jefes, que no se haya sentido apoyadoan mas cuando estuvo en juego su vida y la de su compaero. Yo creo que usted tendra que descansar unos daspero tendra que sacarle el arma-. Y fue ah donde entend por algunos instante el porque de tantas cagadas en la Polica, con los Policas. Porque la vieja y querida (necesidad) en el 99 % de los casos similares, hubiera coaccionado a que el funcionario, sabiendo que sin arma no puede realizar servicio por Art. 222 lo que representara la prdida de mas de la mitad de lo que gana mensualmente- hubiera optado por continuar realizando sus servicios, acumulando bronca y tal vez, porque no, haber terminado como culminaron lamentablemente los sucesos de aquel nefasto da del ao 2001 en la Base de la Polica Montada, cercana al Geant. Cuando aquel excelente Polica (quien mejor que sus compaeros para aseverarlo) entr en una de las oficinas de guardia, y bale a unos cinco Policas, la mayora Oficiales.pero de eso ya nadie se acuerda, ni de su familia, ni del porqu? de aquel sucesocomo tambin se olvid para siempre la Oficina de Sumarios de la Jefatura de Polica de Montevideo de continuar investigando como fue que aquel 21 de Marzo en menos de 50 metros desaparecieron a lo Merln $ 180.000 que eran pertenecientes al Abitabsigo coincidiendo da a da con Galeanoque seguimos con ese mal que ahora no me acuerdo.ahsque seguimos olvidando.

12

El Polica no duerme; el Polica no llora; el Polica no tiene fro, ni calor; el Polica no tiene hambre nos dijeron a cada uno de nosotros que entramos en la Escuela de Polica Departamental el Polica no se enferma, y yo digo presnteme a un Polica, dmosle un Nobel o algo pero ya!. Aunque lo cierto es que si algo aprend, es que el Polica, no tieneplata; ni un cobre, ni hablemos del divino metal. Lo cierto es que el Polica no tienematerial.

Aquella noche, decid que salir a dar unas vueltas por el centro tal vez sera la mejor medicina para borrarme aquella carita de los ojos, o de la mente, o de donde sea, pero intentar borrarla, porque todava senta aquel cuerpito en mis manos. Recuerdo que el fro se haca respetar, dejando ver las narices rojas, muchas manos con guantes, bufandascasi todas grises y negras, ya que generalmente son de ese color las bufandas, solo basta salir a la calle y percatarse. Record que haba faltado aquella maana a una de las reglas del Polica, haba llorado. Observ por un momento los rostros de aquellos que haban decidido o no, circular por las mismas calles que yo, y verme en sus caras en aquella noche. Recuerdo que mientras miraba las caras me imaginaba que cada uno de ellos en sus espaldas tenia un mundo de problemas, que a nadie le importara si yo me sentara a su lado y le comentara de lo que haba vivido por la maana. Indudablemente, con mucha suerte, encontrara a alguien que con cierto grado de educacin observara el reloj y repentinamente saldra corriendo para una cita. Pero simplemente lo pens, es decir, se me ocurri en aquel momento. Por otro lado, pens que los soldados en las guerras la pasaban peor que nosotros, pero sobre eso pens poco tiempo, porque a mi tampoco me importa mucho mas de tres minutos lo que pase en la guerra. De todas maneras me di el gusto de sentarme en la Plaza Fabini, encender un nuevo cigarrillo y meditar veinte segundos en que ese cilindrito me estaba quitando de a poco la vida, hasta que un sagaz pensamiento, fundamentando y argumentando sofistamente a favor del cigarro, y contando con mi aprobacin, cerr el dilema, dejndome continuar en otros extraos pensamientos. 13

Pensar en donde estara Dios de vacaciones, imaginarme a un viejo ridculo de bermudas, con las piernas blancas al mejor estilo cartulina, rodeados de pendejos rubios de ojos celestes (porque dicen los Olimareos que no hay Angelitos negros, pero antes lo asever Miguel ngel en sus pinturas y as sus antecesores); luego me permit, con las volutas de humo dibujndome ideas, que todo, simplemente todo esto, era una ilusin, rememorando a Buda; me quise convencer, cerr mis ojos y me lo repet varias veces, hasta que las brasas del cigarrillo consumido en mis dedos me hicieron recordar con un dolor espantoso que me dejara de hacer pelotudeces. Una sonrisa burlona, sacada de los trasmundos de esa oscuridad desconocida, que se burla del rigor adamantino de Borges, del jugador y de lo apostado.

14

El Templo

Al da en que las letras caen a este papel, la actual Ley Orgnica Policial, nos dice que cada uno de los funcionarios pblicos son Policas las veinticuatro horas del da; claro, que alguien se olvid de dejar bien en claro en ese papelito, que se cobra como una por day da hbil todava. Y dejemos de lado por favor las mximas y opsculos idealistas, y dejemos de enarbolar a los dems con aforismos sustrados vilmente de los grande y pequeos muertos, y siendo sinceros (cualidad poco comn hoy en da en el ser humano) digamos que lo econmico, mas que lo elemental, es realmente primordial. Fundamento esto, y a expensas que aprovechadores digan que soy socialista; en los estudios del amigo Carlitos Marx, quien expone (segn mi profesora de Sociologa) que toda la historia de la humanidad ha girado siempre en torno de lo econmico. Recordemos que lo que llev al pueblo de la Revolucin Francesa al proceso revolucionario (y dije al pueblo) fue la falta de recursos econmicos, falta de dinero para su sustento, o porque guillotinaron al hombre que dijo que todo se transforma? Humberto Eco asegura que la traicin de los catlicos a la orden del temple y el saqueo de sus castillos no fue por el mtico Santo Grial, sino por dinero Money, Money, Money. Y el mas que amigo, casi un padre, Lord Ponsonby en sus cartas deja ms que claro que la Repblica Oriental del Uruguay se form para no permitir que la joven Argentina tuvieras las llaves del Plata y o que Brasil siendo otro pas tan poderoso, fuese juez de esa entrada a la regin.

Ahy Economa, si fueran otras las manos que te manejaran bien podras ser la autntica madre del mundo. Pero lo que eses y lo dems no puede ser o algo parecido dijo el griego Parmnides, y Aristteles dijo que no puede existir nada mas all del ser humano (o tal vez lo dijo otro, pero como siempreque vayan a buscar si lo dijo y por otro lado, quien sabe si realmente lo dijo o no).

Desde tiempos inmemoriales se han erigido templos a la largo y ancho de este tan maltratado planeta tierra, y stos, como representacin exotrica del templo verdadero del hombre, ha sido tomado tambin como analoga para ejemplarizar diferentes situaciones y o cosas abstractas que sin el uso propios de la alegora o las figuras, seria sin lugar a dudas casi imposible de explicar. 15

Esto viene a que un da se me ocurri en una tertulia con algunos conocidos, para que realmente se dieran cuanta de lo que pensaba mi cabeza en lo que respecta a nuestro queridsimo pas, el poner el ejemplo de los tan queridsimos y nunca tan bien ponderados templos. El Uruguay dije me lo imagino como un templo, asentado en excelentes tierras, ve levantarse tres enhiestas columnas fundamentales, que servirn de sustento a esa cpula magnfica que debera de ser la sociedad misma uruguaya, peroCules son esas columnas?...pues bien, en mi humilde y precario entender, una de ellas es la Salud, otra es la Educacin y por ltimo y no menos importante, la Seguridad. Obsrvese que paradjicamente son las tres ramas que se encuentran mas hundidas en este momento. Recuerdo con agrado que un poco ms y me tiran al agua por estar hablando bolazos, ya que como es de imaginarse, casi nadie se sinti identificado con ninguna de las tres ramas, pero nadie refut lo que yo haba dicho y nadie se anim a sacar ninguna de esas columnitas, tal vez por temor a que se les cayera la estantera. Pero a que viene esto. Las pobres columnitas se encuentran bien flaquitas, y no es por hacer huelga de hambre, sino por apretar el cinturn como Simbad el Marino y hacer malabares para llegar a fin de mes. Que Celtas, Druidas ni magos Persas! Debemos ser el pas con ms mujeres y hombres magos de todo el mundo, genios de la economa, sin haber pasado por la facultad, ni los antiguos alquimistas con su piedra filosofal podran llegar a fin de mes con lo que gana un maestro, mi prima Luisa que es doctora, y un amigo enfermero. Esa es tambin la gente encargada de cuidar la salud del pueblo, y esa tambin es la gente que se encuentra encargada de la educacin de los nios del Uruguay, y ni que hablar de los encargados de salvaguardar la vida y la propiedad privada. Ya escribiera Galeano, los Policas cuidan las zonas residenciales donde ellos nunca podrn vivir, y combaten a sus vecinos. Por Dios, que realidad y que tan poco ha sido escuchado ese comentario! De 100 policas 95 viven en zonas marginadas o zonas perifricas a las marginadas, 4 viven a menos de pocos kilmetros de las mismas, y 1 es algn hombre perdido -en camino de extincin- y que sin lugar a dudas lo estarn estudiando en algn laboratorio, o estar siendo mirado de reojo y con recelo por vivir en Pocitos o Carrasco. Como dijera Goethe en su fausto con frecuencia, no aparece la obra en su forma cabal y que verdad que ha salido del mundo de las verdades arquetpicas. Cuantas 16

personas cuando ven el uniforme que camina se imagina que all adentro habita una persona? y que detrs de ese uniforme se encuentra una familia, una esposa y uno o varios hijos, que con el pasar del tiempo se van volviendo extraos para el hombre que duerme dentro de ese uniforme. Son pocos y realmente muy pocos, los Policas que cumplen jornadas de 8 horas diarias, ya que el sueldo no alcanza al de un barrendero de la Intendencia Municipal de Montevideo. Por lo que se ven obligados a realizar el famossimo servicio por art. 222. Servicio ste que no aporta al da de la fecha para la jubilacin y servicio que como mnimo y en la mayora de los casos consume unas nuevas 8 horas al funcionario (pero al que s le efectan descuento del IRPF). Por eso, me mueve ciertamente a risa cuando el gobierno del pueblo, rinde cuentas al mismo, y se vanaglorian haciendo tremolar la bandera de su mentiroso socialismo, cuando los mismos funcionarios del estado se encuentran trabajando ms horas que en los tiempos de la Revolucin Industrial. El Gobierno a quebrado al Partido dijo el Pepe Mujica. Sin olvidarnos que desde que se lleg a las ltimas convenciones all por el mil ochocientos setenta y pico en lo que refiere el meridiano de Greenwich (y desde antes tambin) el da se enmarca en 24 horas justas, ni un minuto mas ni un minuto menos, y si usted suma ocho ms ocho sin lugar a dudas la cuenta le da lo mismo que a mi, y si a eso le suma unas dos horitas como mnimo en viajes, nos sigue dndolo mismo y entonces nos preguntamos, todos los das se dan estas maratones inhumanas que son capaces de envejecer diez aos un fsico que recin cumple los treinta?, y la respuesta es si!. Cuantos son los nios, que se han criado viendo a su padres o madres policas durmiendo y vindoles las espaldas cuando se retiraban a su trabajo?, y tantos otros que nunca tuvieron durante aos una figura paterna o materna que los acompaara en su crecimiento. Pero de todo esto, por ms que la he repasado mil veces, no habla la Ley Orgnica Policial. Solamente el Reglamento General de Disciplina indica las maneras de graduar las sanciones a los funcionarios. Privndolos impunemente en pleno siglo XXI de su libertad ambulatoria, solo porque un berborrgico ser portador de unas pirmides herticas en sus hombros, se levant con los cuernos revirados y se lo ocurri que hoy iba a sancionar a sus subalternos. Claro, que la sancin se puede reclamar, pero fjese usted que despus de cumplida!, luego de haber pasado hasta 20 das metido en un calabozo por ejemplo, se puede reclamar la sancin.

17

Usted ingresa en la Escuela de Polica Departamental. De dnde saldr con un diploma que asevera que usted es Polica, sto a los 3 o 4 meses segn el Comisario de turno. A continuacin a usted se le ensear Instruccin Policial, o sea, pararse firme, hacer derecha e izquierda, formar y romper filas, mucho paso redoblado y muchos artculos intiles. Muchos de verdad. Como si el polica a parte de reconocer un delito lo tuviera que tipificar como si fuera un Juez. Adems se le ensear a realizar el saludo Policial correctamente, sin importar el origen del mismo. Pero a usted no se le ensear el Decreto 500 del ao 1991, o su modificacin del ao 2007. Decreto que dicta normas de actuacin dentro de la Administracin Pblica; all donde figura como debe actuar administrativamente para con los solicitantes (ciudadanos y dems). Pero para qu ensearle?. Un interesante artculo del diario El Pas del mes de Febrero haca notar que haban 500 vacantes para ingresos en la Polica y no se acercaban ni las pulgas. Por qu? Porque se estaba prefiriendo el ramo de la construccin, donde la paga era mejor. Qu bueno no? Cada vez que nos reintegrbamos de las licencias con el Cabo Albernaz y veamos que cada da todo iba en retroceso nos mirbamos y decamos: Que bueno saber que el mundo deviene, como dijo Herclito no?, pobrecito, que no conoci la Polica Nacional.

Claro que las cuentas que se le gener a su familia por ese tiempo transcurrido se las reclamaremos a magoya. Esta, es la Polica del Uruguaymmm.no en realidad no, esto es solo un nfimo esbozo de lo que es la Seguridad del Uruguay, una de las mayores mentiras creadas y sostenidas por la impunidad y la corrupcin de este bendito Pas. Pas sobre el cual el hoy senador Washington Abdala se refera en un libro escrito en su juventud que se titula Corrupcin en Uruguay, como el pas en donde no se pueden dar las condicionantes para este tipo de corrupcin. Pero claro, perdonado est por no ser ni Hitchcock ni Poe ni un Sartre en sus peores que eran mejoresmomentos. Cuanta mentira, pero como dijo tambin Charly Garcia mejor no hablar de ciertas cosas.

18

Una nueva acepcin

Recuerdo cuantas veces nombr a Sun Tsu, en reuniones y mateadas con pequeos grupos de trabajo, causndome por un lado algo de desilusin y por otro sorpresa, el que casi nadie saba de lo que estaba hablando. En otras oportunidades, not en otros crculos, pero siempre policiales, donde se encontraban los risibles superiores que tampoco se enteraron quien fue este noble seor. Sun Tsu, cuyo nombre ya representa su exordio y presentacin, fue el General Chino que dej como legado un conjunto de notas que otro buen seor recopilo un da, y luego de algunos siglos comenz a circular impreso, gracias al amigo Gutemberg en el ya conocido El Arte de la Guerra. Libro ste del cual se habla mucho, pero son pocos los que han llegado a comprender la totalidad de lo que el estratega del Tao quiso exponer all (no me incluyo). Pero como no es este el tema central sobre el cual me explayo simplemente voy a hacer una referencia a uno de los gratos consejos del amigo Sun Tsu. Precisamente a si el ejrcito enemigo se encuentra unido, sepralo. De aqu el divide y vencers y su anlogo en programacin informtica device and conquer. Es cierto que Sun Tsu tambin dijo que toda la unidad (el ejrcito en ese caso) deba encontrarse claramente jerarquizada y que cada una de las partes deba cumplir su funcin. Es cierto, pero quien nuevamente se quede con esa simple visin a conveniencia, ser comparable con una ameba.

Siempre asever y contino afirmando, que si pudiramos traer a nuestros tiempos a nuestro milenario General y viera como se encuentra organizada la Polica Nacional, sin lugar a dudas tomara su acero y dejara sin cabezas a todos los

encargados y cabezas del Gobierno, Ministerio del Interior y de las Jefaturas correspondientes. Luego, tal vez, se efectuara el sepuku al no poder concebir tal barbaridad. Pero esta barbaridad de a la que me refiero no es cosa nueva, sino que es histrica y a su vez desconocida para la mayora de los ciudadanos que se vuelven locos tratando de entender, como un polica con treinta aos de servicio, tiene menos grado y es tildado de subalterno ante las presencia de un abstracto superior, oficial de la Polica Nacional, con veintitrs tiernos aitos de vida y recin egresado de la Escuela Nacional. Quien se pondra a pensar que cuando ni siquiera se encontraba formado el 19

espermatozoide que contena al futuro oficial de la Polica, el Subalterno ya tenia aos combatiendo la delincuencia en la calle?En que pas del mundo se concibe tal barbarie?si seores!, solamente en este ilustre pas.

As que dentro de las nuevas acepciones tomadas y ratificadas por la RAE, en la nueva edicin, donde dice Paradoja propongo encontrar:

Paradoja: Enunciado que resulta absurdo a la razn. Por ejemplo, Polica Uruguaya.

20

Ecce homo

Aquella noche de repente se transform en maana, y esa hermosa maana preludiaba un soleado da. En el horizonte, la hija de Homero mostr de pronto sus dedos escarlatas y no result extrao ver a las primeras gaviotas que comenzaron a explorar la orilla y a verificar el estado de las olas en el puertito del Buceo. Comenc a molestarme porque ya la ciudad despertaba, pero mirar el vuelo de las gaviotas era algo perfecto. Verlas planear, coquetear con el aire, su vuelo agazapado en busca de su bocado, dos gaviotas ms a pocos centmetros de sus alas esperando a que la primera se descuidara para poder aprovecharse fatalmente de la ocasin. All cerca las golondrinas, presumidas, mostrando su quebrar y sus barrenas en vuelo, desafiando a la vista y a la fsica, graciosas persecuciones motivaron alguna que otra apuesta con ngel a favor de una u otra. Una brisa virgen, llegada de lo mas profundo de la Mer cerr placidamente mis ojos, y las embestidas de las olas contra la estoica roca me devel por algn instante ciertos secretos ocultosme pareci la voz argentina de Proteo.de pronto, el acero que corta el velo, y la voz en la radio se dej escuchar, o sea, se me acab la joda: Mvil 821Cmo recibe? Fuerte y claro - pude escuchar, recordando que ese coche se encontraba cubriendo una jurisdiccin lindera- comunique! Vaya procediendo a 20 de Febrero y Tomas Claramouthall aparentemente un masculino se encuentra discutiendo con una femenina esgrimiendo un arma blanca. Recibido Centro!, puede aportar algn dato descriptivo del masculino a los efectos de las precauciones al arribo? No se pudo recabar ms mvilvaya procediendo.

Respir profundo, nos miramos en silencio con ngel, nos acomodamos en los asientos, y el motor despert en un sonido perezoso, casi molesto, y el patrullero comprendi que debamos de apoyar por las dudas, porque nunca pasa nadahasta que pasa y mas vale prevenir que curar. As que nos dirigimos sin mucho apuro a lo zona prxima por si era necesaria nuestra colaboracin. Mientras tanto, yo segua libando la ambrosa gauderia. ngel manejaba, parsimonioso, seguro pero con

21

personalidad, como l mismo, con la mirada serena, algo juguetona, siempre con una sonrisa por salir de los labios: Te imagins le dije- si Miyamoto Musashi volviera a nacer y se parara frente a la Base, o peor an, en la Escuela Departamental; ni te digo la otra y escuchara a los grandes bocones hablar del cdigo del guerrero ainda mais Les arranca la cabeza con una vara de mimbre! Manga de atrevidos! Pocos son los que se encuentran capacitados para hablar del Bushido, y stos payasos.Ahhhh!

ngel Ferreira, mi compaero entre fines del 2003, 2004 y hasta el 21 de Marzo del 2005. Gran valor! Colega insustituible, tena ya cerca de veinte aos en la Polica. Nunca pude evitar pensar que l ya se encontraba trabajando, corriendo a delincuentes, realizando traslados, cuando yo recin aprenda a hacerme la moa en primaria y me debata cuerpo a cuerpo con las sumas y las restas. Estuvo diez aos en el Grupo Especial de Seguridad y ostenta el grado de cinturn negro de Karate Shotokn, en los tiempos de la vieja guardia, disciplina de la que Gichn Shoto Funakochi fuera icono. ngel tena un profundo y amplio conocimiento de las Artes y cultura Oriental y de la filosofa en general. Tanto se poda hablar del Ser y la Nada, darse un pasaje por Ortega y Gasset, saludar a Nietsche, discutir con Protgoras y sentarse a la mesa de Shivananda.

-

A la pelota, se me calent Angelito, - luego le record un episodio donde un colega luego de tropezarse con una maceta, tom a golpes a la pobre plantay que me decs si fuera el jardn de Moriehi Ueshiba

-

Y tendra que ponerse un cohete en el culo para que el viejito no lo agarre- pens unos instantes - aunque dicen que no haba forma de zafar che.

(Remos juntosjunto aquel da soleado, junto a la vidaque se rea de nosotros. Aunque con el tiempo, de vez en cuando, nos reamos de la vida mismasin que ella se diera cuentaaunque fuera por un instante).

22

As como un gran ruido o grito, despierta exaltando los sentidos al onrico husped del tlamo celeste que tiernamente descansa en los brazos de Morfeo, de tal manera nos pareci despertar de un sueo, de un sopor, y saltamos en los asientos cuando escuchamos los primeros gritos.

-

Mvil 821 en comunicacin urgente!(silencio, no se escucha una respuesta desde el Centro de Operaciones, bastante comn en esos momentos, o sea, en cualquiera) mooooviiiil, ochocientos veinte unoo!!!!.

-

Adelante mvil, comunique. Voy procediendo al Hospital Pasteur en colaboracinabriendo camino a una camioneta de la decimoquinta(se sintieron unos jadeos)en la misma ingresamos una pareja.aparentemente el masculino intent degollar a la femenina y luego quiso autoeliminarse.

-

Ok, recibido!

Como de costumbre, salvo excepcionales casos, los operadores del Centro de Operaciones, al recibir este tipo de informacin que requiere un trabajo a nivel medio de algunas neuronas, casi por acto reflejo dicen: OK, recibido.

23

Llegamos como tejo a la puerta del Hospital Pasteur, mientras las comunicaciones de la ruta marcada por los vehculos hacia el nosocomio se hacan escuchar con violencia en la radio, salt antes que el mvil se detuviera y entre pasos di aviso a los doctores. Sal nuevamente, agudizando el odo, escuchando mas all del trnsito, del trino de los pjaros desinteresados por el mundo, la mirada al horizonte, la incertidumbre de saber cual seria el panorama, la excitante espera de poder ver directo a los ojos de la muerte. Yo a esa altura haba visto muchas muertes, pero nunca pude ver a la muerte llegando a los ojos de nadie, vi muchas personas morir, pero luego comprend que ya estaban muertas desde haca aos.

De pronto las sirenas doblaron la esquina, un patrullero cort el trnsito a la vez que dio el paso por Larravide a la camioneta de la seccional 15 que cort el asfalto y el aire. Un juego de acelerador, embrague y freno de manos, volantazo, dejaron la cajuela de la vieja Nissan mirando la entrada de la puerta del Pasteur, en seguida bajaron los policas de la camioneta y enfermeros y doctores rodearon la caja y pude ver que sus ojos se tean de escarlata. Abrieron la puerta trasera y mientras unos enfermeros y un doctor quedaron tiesos como si hubieran mirado a la medusa al mismsimo iris, otros fueron ms dinmicos y acercaron dos camillas a la camioneta, paso a paso fui acercndome sin molestar la labor de los hombres blancos hasta que pude ver el interior de la camioneta.

La escena: una mujer tendida, con los pies mirando hacia fuera, rubia ella, con unas tonalidades oscuras me pareci a primera vista, hasta que me di cuenta que la sangre ya haba comenzado a teirle los cabellos, sacn beige, pantaln y camisa de vestir, un tajo en el cuello prcticamente de oreja a oreja, que dejaba ver una sornastica y burlona sonrisa, los ojos abiertos, grandes, como dos faros pilotos ciegos, la boca entre abierta y estertores abrazados de espasmos que se generaban por el salvaje intento de respirar y mantener su vida. A su lado un hombre morocho, un poco mas largo, pantaln de jean y buzo negro, cabello oscuro y un tajo en el cuello de menor longitud, pero an mas profundo. Su cuerpo intentaba elevarse desde el plexo como si alguien o algo quisieran salir de all y dirigirse al sol, en busca de luz, o de algo 24

Unos momentos pasaron y la alarma se vio en los ojos de todos los hombres y mujeres de la salud que miraban espantados no por la gravedad de las heridas, sino por la violencia de la escena, hasta que del interior del hospital vi salir a un hombre joven. Tnica, cabello semi largo, barba tipo Che, paso firme. Apart a algunos de ellos con las manos y comenz a impartir rdenes y a organizar a los enfermeros y darle algn que otro cachetazo a los que continuaban petrificados. Subi encima de la cajuela y con un rpido movimiento pas a la mujer a una de las camillas, marchando as hacia el interior de los boxes, luego con el rostro inmutable, como pensando en los mandados de la tarde o intentando adivinar los nmeros de la quiniela, tom un tubo que me pareci una manguera, con otro artefacto que ya no recuerdo y lo introdujo por la abertura de aquel cuello que se rea y escupa sangre para todos lados, otro movimiento y ese hombre estaba encima de la camilla que marchaba presurosa hacia el interior del Hospital. El joven descendi con un pequeo salto y le pregunt a uno de los policas de la camioneta sobre los hechos, respondindole aquel al parecer fueron pareja hace algn tiempo, as que lo de siempre, ella lo dejle habr dicho que estaba confundida y le habr jurado que no haba otro, pero al parecer el descubri que eso era mentira, as que el buen seor tom de la cocina un cuchillito, la esper en la esquina de la casa y se la dio! Claro, despus le habr entrado el remordimiento y se la dio l.- y las posteriores averiguaciones arrojaron que el hecho se haba dado prcticamente como lo dedujo el funcionario. Mientras tanto yo me qued con la imagen de esos dos cuerpos tirados en la caja de una camioneta, juntos, uno al lado del otro, sangrantes como venados, cuerpos que tantas noches haban dormido juntos, sudorosos, descansando de los estertores de la lujuria, ahora descargaban su savia oscura en una blanca sbana de hospital. Acaso en algn momento de oscura epifana se hubieran imaginado manchar una cajuela de un vehiculo juntos, al borde la a muerte. A la mirada de alguien que pude divisar entre los doctores o enfermeros, algo pareci gracioso. A los lejos los curiosos de siempre, merodeando, haciendo conjeturas, mientras alguno mas atrevido que otro se aproximaba a preguntar sobre lo sucedido, y como tantas veces a cada uno yo le daba versiones diferentes, no por guardar un secreto, sino porque haba descubierto que los rumores viajan kilmetros, departamentos y atraviesan pases. Central, habiendo finalizado el apoyo, retorno a mi radio asignado. Recibido, proceda. 25

I have a dream M.L. King

Si lo so o lo viv no lo se, tampoco me importa, Hamlet dijo que Morir es dormiry tal vez soar, y quien me garantiza que todo esto no es un sueo, una ilusin de algo o alguien que se piensa, que se imagina yo, o algn soador Borgiano de quien depende la existencia. Acaso no ser una hormiga que me sueo hombre, o un desconocido que me pienso, y pienso que pienso. Si lo so o lo viv poco me importa, lo que s es que antes de retirarme, me recost al patrullero, ngel, mientras la vida y la muerte se tomaban un cafecito jugando a las cartas entre aquellas dos camillas rojas, se hizo una pasadita por el bao. Como para cagarse en todo. Encend un cigarrillo y de pronto, levanto la mirada y lo veo ah, el querido Caronte, mas moderno claro, con mi figura, mi rostro y mi pelo, solamente algunos extraos rasgos dejaban ver algunas diferencias, zapatos, pantaln, buzo y campera de color negro, el cabello engominado dejando caer un curioso jopo, tambin fumando un cigarrillo, al instante me mira y se re, me hago al desentendido y veo de reojo que camina hacia mi, lento pero seguro. Llega a mi lado y se recuesta en el patrullero. Hablo como siempre de ciertos divagues tpicos de la muerte, la macroeconoma, estadsticas, lo bueno del ltimo ascenso de los sueldos, hasta que le pregunt clarito que quera. Me dijo que haba venido por ac porque andaba aburrido.. no me jodas, que mierda quers! Charlar mi viejo, charlar, o te crees que la muerte solo trabaja y se lleva gente, dejemos que estos seores sufran y antes de llevarlos charlemos, contme como estas..tanto tiempo. Tanto tiempo las pelotas boludo, te penss que soy el nico que te veo, traidor, accidental, honorable, ocasional, sin asistencia, por vejez, por hambre, por ajuste de cuentas. Gracias por todos mis nicknames pero sabes bien que no me gusta que me pongan epitafios (se ri de su propios chiste), me gusta ser bastante libre. Libresabes vos lo que es la libertad?acaso algn da dej la gente de morir?

26

-

Le un libro sobre eso el otro da, creo que el autor es un viejito portugus que en cualquier momento me llaman y me lo llevo.

-

Te da gracias todo no? rompe bolasdecime algo, como carajo haces cuando tens que llevarte gente que no tendras la reconch

-

No no no, para un poquito nene, no te confundas, hay tantas muertes como rostros, como caras, como religiones y cada uno de los religiosos, ya te lo dije, cuantas veces te lo tengo que repetir, yo soy la imagen de tu muerte, me ves as porque as queres vos. Un catlico, podra verme cono un arcngel o como el mismo demonio, eso claro dijo pensativo y como recordando alguna leccin medio olvidada-, sino est suficientemente convencido de que se le hayan perdonado todos sus pecado, pero no te preocupes, ste no es buen momento para hablar de eso, voy a pasar a buscar a estos dos, que se van agarrados de la mano, jajaja, aaahhii, que risa que me da la vida, es algo as como que puedo decirtemmm como una una boluda, no te parece? Nos vemos nene.

A veces las noches son eternas, duran tres o cuatro das, a veces meses. Son lo mismo las noches y los das, un turno y un servicio 222, cosa casi obligada. Obligan a trabajar dieciocho horas, comiendo mal, durmiendo mal, viviendo despierto las 24 horas, y acasoexiste familia?, en el noventa por ciento de los casos el polica se transforma en un ente extrao, que llega a la casa un par de horas para dormir, a veces ni baarse. Si es hombre y lo espera su mujer, es tanto el cansancio que los machihembrados miembros se duermen tan profundamente como su dueo, y la mujer queda mojndose las ganas, mirando por la ventana mientras un cuerpo cansado, casi extrao, le dice que esta es una realidad, su realidad, y mientras tanto los ojos de ella recorren de esquina en esquina buscando alguna imagen para consuelo

Dejarse morir, dejarse caer mientras los ojos miran lontananzas de sueos, dejarse morir, dejarse comer por el viejo tiempo que no para, tiempo que no te pregunta si va muy rpido o muy despacio, dejarse morir y ver pasar los aos como flechas, con das y noches que pasan, meses que pasan, aos que pasan, y las filas de los hombres jubilados que dejaron treinta aos al servicio se dan 27

cuenta que llegan a sus casas, jubilados ese primer da, y miran a su lado y all sentada si es que hayhay una vieja igual que l, arrugada, que nada tiene que ver con la foto de aquel da matrimonial repleto de himeneos que brindaron hace ya 20 aos. Ella lo mira con ojos extraos y l la mira aun mas extraado, no sabe quien es, no sabe que decirle, no sabe si le gusta el arroz cocido o pasado ni sabe si mira la novela o le gusta jugar a las cartas, de pronto mira de reojo el diario y piensa si tal vez no habr en aquellas hojas un aviso donde se solicite algn sereno para cuidar algn terreno, o trabajar en una empresa de seguridad por diez pesos la hora. Porque ahora se abre la puerta y entra un muchacho ajeno, barba tipo candado, cabello semilargo, con una matera al hombro que lo mira con la misma extraez. Reconoce en l a su hijo y se pregunta entonces donde estuvo todos estos aos, recuerda que estuvo trabajando. Los prximos das ir nuevamente al trabajo y los compaeros no lo mirarn como antes, si es que tenia un grado jerrquico ya no lo tiene, y luego se parar a lo lejos, sin que nadie lo vea, y ver que aquel lugar no se mover ni un centmetro ni le preguntar si en algn momento nos vemos. Donde se le ha quedado la vida? no lo sabe, pero y como volver atrs?, imposible!, el tiempo no vuelve y los pasos dados son pasados. Durante treinta aos donde estuvo?ciego, sordo, mudo para los suyos, los suyos? No, se da cuenta que nunca lo fueron, que nunca nada fue de l, abre la puerta, camina hacia aquella mujer extraa, y ve que no lo ha abandonado como muchas otras que decidieron hacer sus vidas sin sus maridos, la mira a los ojos y no se anima a decirle que le agradece su compaa, que no la ama, porque no sabe quien es, pero que quiere morirse a su lado, no por ella, sino porque se siente solo, siente que nada vali la pena, siente que la Biblia le minti, que dios le minti, que todo fue una mentira, que no sabe que hacer, se siente solo, solo, solo. Dejarse morir, dejarse caer al abismo con los ojos abiertos, fumando un cigarrillo contemplando los ltimos momentos, con la certeza de nada, de ser nada, dejarse morir, beber la saliva amarga que alegra morbosamente el alma, dejarse llevar, de los brazos, como un buey, recordando cuando fuimos otros torosy todo eso, para dejarse morir.

28

Viste como es gur

Muchos grandes personajes que fui conociendo en la Polica siempre me explicaron que entraron a prestar servicio en las filas por la vieja; y cuando ya mis ojos brillaban de orgullo por tener frente a mi a tan sublimes hombres que ingresaron por el hecho de ayudar a quienes le dieron la vidatodos me contestaban - que madre boludo!, la vieja necesidad hermano! De esta manera, sintindome tan estpido, me fui acostumbrando y percatndome que no era el nico, y quienes realmente ingresaban por vocacin eran pocos. As tambin muchos me contaron que en aquellos momentos (25 o 30 aos atrs) se ingresaba de otra manera, era ms fcil, y que lo hacan en la polica o el ejrcito para comprarse un traje para un casamiento. De ah deduje que o se compraron una tienda entera en estos 25 aos o algo pas. Pues si, pas que se engancharon. Era un trabajo que era muy respetado, porque era el seor Polica, lo que lo posicionaba bastante bien, era un rol muy interesante que indudablemente llevaba consigo su correspondiente estatus. Lo que actualmente en el ao 2007 ya es historia. Hoy en da toda la Polica Nacional ha ingresado en un tipo de anomia, que si Merton o Durkheim la estudiaran, de seguro hubieran quedado calvos de tanto tirarse de los pelos. Pero dnde est la causa?-, me pregunt un da y un polica de esos que le molesta que sea otoo, invierno, verano o primavera me respondi, - la causa somos nosotros mismos nene, Uruguay se qued en el Mundial del 50 y nosotros nos quedamos en la Polica de antao, de antes de la sedicin y de la dictadura y continu con una serie de analogas de las diferentes Policas de Amrica latina de la cual sin lugar a dudas se encontraba muy bien informado. Pero lo que mas me llam la atencin fue que este hombre casi nunca hablaba algo coherente, o sea, que siempre estaba diciendo estupideces, y ese hecho me asombr mucho. Porque o era cierto que los ngeles hablaba por la boca de las personas y estaba frente a un caso original de posesin, o siempre lo tuve al buen hombre como un pelotudo (quedando confirmado que me equivoqu). Sin querer realizar un anlisis sumamente critico de aquellas manifestaciones, me ceir simplemente a la primer frase:el problema somos 29

nosotros mismos. Debo de confesar, que a primera vista pens que era practicante gnstico o parecido y que al igual que yo, en aquellos momentos se encontraba traumado con el famoso concete a ti mismo de Herclito. Hasta el da de hoy, todos y cada uno de los integrantes de la Polica Nacional, son los culpables de todo y cada uno de los males que los aquejan. Continan quejndose del vecino, de los gremios de la salud, de los barrenderos de la Intendencia de Montevideo que cobran ms (tal vez era mi caso), y de Doa Flor y sus dos maridos, pero no han hecho nada mas que quejarse. Por un lado es cierto que gran cantidad de funcionarios (y me refiero al funcionario ejecutivo que cumple ocho horas de servicio y ocho horas de 222) no est en la plenitud de sus facultades para idear un modo de lucha contra un sistema determinado. Pero tambin es cierto y verificable que en muchas rondas de mates siempre afloraron esas frases de: que entre todos se puede. Quejas, quejas y mas quejas, pero de pronto ha llegado un gobierno Progresista -por lo menos de nombre- y les ha dado la posibilidad de nuclearse y formar un sindicato, y que se hizo?, todos y cada uno quisieron hacer un sindicato por las suyas, y se subieron al caballo los que se pensaron que cuando llegaran a ser presidentes de un sindicato la iban a tener toda, y llegaron y vieron que no era tan as, y ya que estaban ah dijeron buenoahora igual vamos a luchar pero no quisieron aprender como, porque se olvidaron que son muchos aos y que nadie tenia experiencia sindical y cayeron en un nuevo error, an sabiendo que con 30.000 policas, mas sus familias, podran haber efectuado la gran revolucin del Uruguay y haber pasado al frente. Por otro lado, tenemos a los policas que soslayan su miedo a nuclearse en las tpicas: los del sindicato no saben nada, estn para hacer bardo, estn para el afane, no arreglan nada. Pero como van a arreglar algo si ni siquiera se llega a unos 5.000 integrantes de la cantidad ya nombrada. Con cierta razn la coqueta Daisy no los recibe, sin no son representacin de la Polica. Pero no son representacin porque realmente los funcionarios del rden pblico no se encuentren mal pagos, no se sientan mal y no pasen verdaderos infiernos dantescos, sino porque todava son presos del miedo, paradjicamente los auxiliares de la justicia son presos del miedos seor. Salud sindicatos!...perseveren y triunfarn.

30

Un da me puse a dialogar con un Sub Oficial, de treinta aitos en el instituto:

-

que haces viejo? Como andas gur?Sabes algo del prstamo del BROU? de las famosas ciento y pico de cuotas, o del prstamo de U$S 10.000?, pcomo estara no?, pasaramos al frente.

-

De la vereda viejo?, con que lo quers pagar si casi no cobrs sueldo por la Cooperativa y los prestamos del BROU y COPAC?

-

Casi no cobro sueldo no!...no cobro directamente! quedo debiendo unos $ 2.000 por mes segn el recibo. Viste como es.uno se mete, se quiere dar unos gustos y de pronto estas en un crculo que no lo termina mas gur.

-

Y que penss hacer cuando te jubiles viejo?. Espero no jubilarme por ahora neneno seas malosi me quedo sin el 222 me muero de hambre.

-

Pero todo se termina viejo, algn da te vas a jubilar. Sino ssi no me muero antes, intentar entrar en una empresa de seguridad, siendo polica retirado, aunque me paguen $ 10 pesos la horaes lo que hay valor!

Qued pensando; la mirada al piso, la pitada profunda al cigarro, como implorando que lo matase ahora mismo. Recuerdo que cambi de tema.

Unas semanas despus:

-

vistes quien muri? Mucha gente les dije como hacindome al gracioso, pensando que se trataba de alguna personalidad de la farndula o algo por el estilo.

-

El viejo

Preguntas en mi cabeza y ms preguntas y una ms para la lista de los que vi pasar y preguntas y ms preguntas y en ese momento, ninguna respuesta.

31

In memoriam Sargento Carlos Castro No sabes como el portal de la Base te extraa, No sabes cuantas tarde se observaba el busto de Artigas triste y desorientado, Tu patrullero nunca fue el mismo y el escalafn te llor todas las tardes, cuando manos ajenas lo tomaban, y l supo revelarse, inducir a errores que dejaron en evidencia tu falta, Como extra que contaminaras el aire con el humo de tus cigarros, pero ms que nada extraamos todos tu abrazo, tu sonrisa enorme y tu porte flaco y de hombre guapo, Te habrn olvidado los infames, los anatemas te habrn olvidado, pero nunca esa base a la que amaste Carlitos, Quiso la vida que te llamaras como los grandes Grande como tu recuerdo que no se borra, salud amigo Si existe algn dioste tendr en la Gloria.

32

Memento, homo, quia pulvis es et in pulverem revertis

Petrusmi name is Petrus

Tuvo la sensacin de que le estaba hablando a una piedra. As se sinti el Cabo Carisi cuando me cont que el Agente C.C. se haba suicidado. Pero en realidad no es que yo fuera una piedra en la que tal vez con el tiempo me he convertido- sino que mal o bien se ven venir ciertas cosas y esta era precisamente una de ellas: Cmo ands Pablito, todo bien? Seeeeac andiamo, y vos che, que contas? P, mir loco, estoy desesperado, no tengo un mango, me met en la Cooperativa Policial, ah, donde te arrancan la cabeza con los precios, y ahora no salgo ms, estoy esperando a ver si sale algn prstamo pero la verdad es que no hay nada en vista. No s que hacer y en estos tiempos viste que el 222 no escasea, adems cada vez sacan mas policas de los servicios y contratan empresas de seguridad donde le pagan a los pobres tipos diez pesos la hora. La verdad es que no se che Mir le dije porque no llams a todas las seccionales y les decs que dejen un cartelito por ah con tu nombre y tu telfono para hacer suplencias de 222yo que s, por lo menos es algo, de ltima no perds nada. Sabes que tens razn- y en seguida se puso a discar a todas las seccionales. Claro, para quien no comprende mucho la interna Policial le parecer algo comn y de todos los das pero voy a realizar una analoga hogarea para que comprendan la magnitud del asuntillo. Imaginmonos que en nuestro hogar se pasa alguna necesidad, principalmente de tipo econmico y estamos buscando trabajo, alguien lo llama y le dice, Che como andas, soy fulano, anotate mi telfono y si llegas a saber de algn trabajo avsame si? Un abrazo, Chau.claro, lo mismo hara yo, le digo

33

que se quede tranquilo y luego el papel se va a la basura, no hay otra. Bien, lo mismo le pas a l.

Lo cierto es que pasaban los das y la soga apretaba un poquito mas, cada da con la cabeza gacha, pateando piedritas, l mismo buscaba la soledad que le diera espacio para tratar de acomodar aquellos pensamientos. Un da ya llegaba a la Oficina del personal de Guardia (la primer oficina generalmente al llegar a cualquier unidad como sta) y lo veo salir disparando hacia el fondo, casi corriendo, tropezndose en direccin a la Oficina Contable, cuando llego a la Guardia, todos los milicos se cagaban de la risa, es que la haban dicho que fuera a cobrar la compensacin de acompaantes (cosa que nunca existi, si haba compensacin de choferes pero de acompaantes nunca), y all los vi, mendose en la desgracia de un compaero, en una desgracia ajena. Lo mas gracioso, es que parecan hienas flacas, muertas de hambre, con una guampas del tamao del obelisco, rindose de su imagen en un espejo. Milicos de mierda, acfalos poliguampudos, solo iban a aprender de desgracia cuando llegaran a su casa luego de haber estado fuera casi toda una vida y cuando vieran a su mujer ensartada por el vecino albail que siempre se la tir de buen compaero. Solo all iban a comprender y solo all yo me iba a rer,..y fue as y as me re aunque despus me tocara a mi. Nunca supe, ni quiero saber cual fue verdaderamente el suceso que termin por colmar su paciencia y llevarlo a la decisin de quitarse la vida. Solo se que me tom ciertos momentos para pensarlo a l y a tantos otros que conocieron mis ojos que un da decidieron quitarse la vida. Claro est y descartado por los socilogos ms eminentes, que no existe aquello del gen suicida. Si bien no pretendo realizar un tratado sobre suicidio como lo hiciera Emile Durkheim si voy a realizar algunas reflexiones en lo que respecta a tantos suicidios que se han dado entre los funcionarios policiales y porque no, sus familiares directos, ya que este mal les ha tocado vivir tanto a personal subalterno como personal superior aunque se podra realizar una estadstica para ver en que lado se ha sentido mas este flagelo. Segn la emrita profesora de Sociologa Teresa Reynoso, el suicidio, siendo un poco

superficialse puede decir que es una conducta que se aprende. En funcin de

34

estas declaraciones digo que sin lugar a dudas estoy de acuerdo, ms an luego de ver los hechos de los suicidios de tantos compaeros.

El negro Franco, una noche decidi culminar con su vida. Antes de eso mantuvo una conversacin telefnica con un polica del servicio 911 y con un compaero del Cuerpo de Radio Patrulla, para rematarla, en el preciso instante en que el Cabo Cesar Gasco entraba en su hogar, se efecta un disparo con su arma de reglamento.

Agte 1 Ceballos, al igual que el anterior del Cuerpo de Radio Patrulla, toda una vida cumpliendo funciones y realizando servicio por articulo 222; un da llega a su hogar y decide quitarse la vida, Por qu?, porque se dio cuenta que en su hogar nadie lo respetaba, ni su esposa, ni sus hijos, tal vez ni el perro. Ser lamentable, ser lo que sea, pero es una realidad y digan lo que digan, la gran mayora de los policas son extraos en sus propias casas. A propsito, con algo de sorna y Digenes de Snope, hay un chiste bastante extendido entre el ambiente:

El nio siente que golpean la puerta, va hacia ella, mira por la rendija y grita hacia donde est su madre: Mamaaaaaaaaa!!!!!!!!!! Hay un seor en la puerta vestido de Polica.

La madre le responde: dejlo pasar que es tu padre! nabo!

35

Yo s que a nadie le importa lo de otras gentes y sus tristezasA. Zitarrosa

Ya hace 7 aos que me encuentro prestando servicios en la Polica. Pero como dije antes ya no soy Polica, ya hace tiempo que dej de sentirlo. Mis narraciones hasta este momento han sido bastante desordenadas porque no planteo el darle un orden cronolgico, sino tambin mostrar como es la cabeza de alguien que ha transcurrido un par de aitos en esta Fuerza y que todava intenta pensar, que todava intenta no olvidarquien es. Hace unos momentos un afamado periodista local en el canal Uruguayo realiz un estupendo programa para mi gusto, donde zigzague entre una entrevista al Tupamaro Zabalza (o ex tupamaro, como gusten) y una recorrida por el interior de los asentamientos mas necesitados y entre ellos el 40 Semanas. A su vez, algunos flashes donde un Oficial Principal de la Seccional 8 que no s de que departamento ser oriundo, pero lo cierto es que se coma las palabras, dejndome claro que en la Escuela Nacional de Polica todava no implantaron clases de diccin- el que repeta y repeta lo ya sabido por todos, hasta por los empleados de la panadera sita frente a la seccional. Pero considero que uno de los momentos importantes en la vida de cualquier ser humano es cuando se sincera, e intenta porque el intento lo vale- dejar prejuicios de lado para emitir una opinin. Y tal vez en este punto, si es que hay algn aventurero que sigue estas lneas, todo indique que voy a descerrajar una complicada y laboriosa crtica al Sr. Zabalza y a los marginados y marginales. Pues bien.nada por el estilo, simplemente, aportar otra perspectiva.

Que razn que tena -y sigue teniendo- Zitarrosa cuando entonaba yo se que a nadie le interesa, lo de otras gentes y su tristeza, cuanta verdad. Porque lo cierto es que nuestra sensibilidad es de unos pocos segundos o como mucho, lo que dure un programa que ataque esa problemtica. Cada vez que nos cruzamos en la calle con algn trozo de esta realidad si podemos, nos cambiamos de cuadra lo que resulta bastante alegrico- y sino simplemente damos vuelta la cara hacia la acera de enfrente. Y redundo cuando digo que la sensibilidad de los 36

espectadores, lamentablemente se limita a la duracin del programa porque luego simplemente cambiamos de canal, ponemos a Tinelli y santo remedio, ya no me tengo que preocupar ms, porque la marginalidad ya despareci, porque ahora estamos cantando por un sueo. Como mucho, el crudo tema servir como otro tpico para la tertulia por la maana en el trabajo, pero simplemente como un ejercicio de dialctica por llamarlo de una manera- que ser desplazado una vez el inters se centre en la fecha de ftbol del fin de semana que viene.

Es cierto, al parecer, esto no tiene nada que ver con lo Policial, pero no hay nada ms lejano de la realidad ante esta afirmacin. Pues es ese hombre que porta un uniforme que est en contacto con todas esas realidades todos los das de su vida, y que el nico profesional que lo escucha es el termo y el mate, cuando realiza esas preguntas que nunca le sern develadas: Por qu unos con tantoy otros con pocos? y siendo un poco mas egosta, porque yo que tengo tan poco, no puedo aspirar a tener mas?

Desde que ingres a la Fuerza (que irnico no?...a la Fuerza, a la fuerza) en un lapso de 5 aos me realizaron algo mas de tres censos de vivienda. En esos censos haba que detallar minuciosamente como estaba compuesto nuestro ncleo familiar y cuales eran nuestros ingresos. Ante la pregunta si deba declararse el nominal o el lquido percibido la respuesta era obvia en esas circunstancias, -nominal seor!- nos deca fuertemente un Sargento convencido en su labor (que dicho sea de paso, recuerdo que aos despus lo vi casi llorando en la seccin de Contabilidad de la Jefatura de Montevideo, porque lo haban jubilado y la liquidacin no le daba ni para los primeros das del mes). As que pusimos el nominal y a continuacin haba que detallar en que condiciones de vivienda nos encontrbamos. Si vivamos en casa o apartamento, si tenamos saneamiento, paredes de material o chapa, o cartn, o no tenamos paredes, humedad etc. Lo cierto es que segn nos informaron, todos aquellos Policas que se encontraran prcticamente en condiciones de indigencia iban a ser rescatados por Pap Estado, que agradecido por nuestra desinteresada entrega e invalorable aporte humano al instituto..bla bla bla bla. Lo cierto es que muchos de los Policas de aos al servicio, dgase 10, 15 o 20 aos, ya cansados de esa tomada de pelo, optaron por detallar que vivan en las peores condiciones 37

habidas y por haber y uno especialmente, puso que tena cuatros vigas que sostenan un techo de chapa, paredes de cartn y como baos usaba un pozo comunal. Todo esto para que de una vez por todas, fuera alguien del Ministerio o el organismo competente para solucionar su situacin. Dicho sea de paso.hasta ahora lo debe de estar esperando. Moraleja: Consgase usted su propia casa de la manera que sea pero nunca vaya a esperar nada de nadie. Aunque suene bastante radical, cest la vie mon amour.

O. C. es un Polica, tambin de Radio Patrulla, que siempre se ha destacado por ser uno de esos policas que son buenos compaeros, bastante querido por todos y trabajador. O. era (porque no se si lo sigue siendo) uno de esos tipos que si le hablaban mal de la Polica o les cantabas ciertas verdades, se daba vuelta y se diriga con otro grupo y desde all se encargaba de aplicarte todos los eptetos habidos y por haber, entre ellos, el de parsito y hasta capaz que te podas ligar unos cachetazos. Recuerdo que en esos tiempos yo ya haba dejado de trabajar en la calle y me encontraba en la Oficina de Novedades. Lugar donde se reciben los partes manuscritos que dejan los patrulleros y se los ingresa en un solo archivo de Word (antes lo hacan en la querida Olivetti) al que luego de haberle efectuado las correcciones gramaticales correspondientes y haberlo sintetizado, se lo enva a la Direccin de Grupos de Apoyo de la Jefatura de Montevideo. As que en esas andaba yo un da cuando de pronto llega O., vestido de particular, cosa que me pareci rara porque l es el tpico polica que va desde el turno hacia el 222 y por tal motivo nunca se saca el Oso de arriba- entonces de pronto me pregunto: Que haces Pablitocomo andas?, decime, estas muy ocupado?. No pasa nada, qu te pasa?(la verdad es que all siempre estbamos ocupados, pero siendo sincero y consecuente con mis ideales, la funcin va por ltimo, primero: los amigos, compaeros y los favores). P, no sabes, me cortaron la luz loco y no tengo un mango para pagarla Que cagadadejame adivinar, necesitas que te haga una solicitud para que te extiendan un prstamo. 38

-

Siy sabs que es lo peor, tengo a mi beb que naci hace solo unos meses y necesita que le hagamos tratamientos con vapor todos los das.estoy desesperado!

-

Buenoa veryo te hago la solicitud le dije- pero desde ya te aviso, que estos hijos de puta no te van a dar un mango. Para hacer sus comilonas de noche en el Casino de Oficiales tienen plata, pero cuando tienen que ayudar a un milico se cagan de la risavas a ver, te van a decir que vayas a hablar con el negro Pereira y se van a pasar la pelota unos a otros.

-

Nooo Pablitooo, no te preocupes, vos haceme la solicitud que yo voy a hablar con El Gato (en esa entonces el Jefe del Cuerpo de Radio Patrulla, Crio. Insp. Eduardo Romero Barrios).

-

Bueno, si vos decs.

Le hice la solicitud y ms o menos deca algo as:

Sr. Jefe del Cuerpo de Radio Patrulla

Ante usted se presenta el Agente de 2 O. C. (a continuacin todos los datos personales y funcionales) que solicita, siempre y cuando usted estime conveniente (frase estpida que debe de ir siempre en todas las solicitudes para marcar claramente que el superior es quien tiene el poder sobre la suerte del subalterno)se me efecte el prstamo de $ 1.500 a descontar de la manera que usted disponga. Motiva dicha solicitud que en la maana de hoy, personal de UTE efectu el corte de energa elctrica a mi hogar por no haber podido realizar el pago en tiempo y forma, y junto con mi esposa, vivimos con nuestro pequeo hijo de dos meses de vida quien padece de problemas respiratorios, motivo por el cual debemos imperativamente realizarle a diario tratamientos con vapor y evitar que pase fro en este invierno que ha mostrado ser bastante cruel. Desde ya agradece y saluda atentamente.

Agte 2 O. C.

39

As que la imprim y le di una copia para que se la quedara. Se fue contento y con cierto halo de esperanza que pude ver en su andar y en su sonrisa, - Gracias Pablitoooo..- y se perdi por aquel pasillo que llevaba hacia la plaza de armas, enseguida, los telfonos continuaron sonando y me desentend de aquel triste tema. A las pocas horas, precisamente a las 14 de la tarde, hora en que se efecta el relevo del 1er y 2do Turno tuve que salir de la oficina para repartir las listas de los mviles salientes a los diferentes puestos. Entonces fue ah cuando lo vi a O., recostado a la pared, con la mirada baja, fumando una pitada detrs de la otra, como pidindole al cigarrillo un milagro que no iba a llegar, y yo, ya sabiendo la respuesta, le pregunt: -Y C., que pas?, te lo dieron nom? - Que van a dar estos hijos de puta!, no me dieron ni mierda, me dijeron que no podan, que estaban fuera de fecha y no se cuantas mierdas masno se que hacer loco, estoy desesperado. - Pero no hablaste con El Cat? Reconozco que aquella pregunta ma fue bastante capciosa- hubieras pedido para hablar con l. - Fue l quien me dijo eso Pablo, y pensar que vos me lo dijiste y yo ni bola que te di. No le dije nada, le di una palmada en la espalda y me fui, tambin con la cabeza baja, pensando y recapacitando en lo poco que les importa a los Seores Jefes el bienestar de los propios policas y mucho menos el de sus familias. Que poco les importa.pero en verdad no tiene porque importarles.

Vemoslo as, usted termin bachillerato diversificado e ingres en la Escuela Nacional de Polica (me acaban de informar que juntaron los edificios pero los estamentos siguen igual) a los tres aos sale con el grado de Oficial Sub Ayudante. En ese preciso instante, usted es grado 6, o sea, que usted tiene mas grado que un Sub Oficial Mayor que tiene 35 aos de servicio, que ha llegado al tope establecido por su escalafn. Pero lo mas gracioso es que, en unos 10 aos, usted podr llegar a un grado que le permita estar de encargado de una comisara por ejemplo, cuando en el escalafn de los subalternos, 10 aos es lo que necesita un Agente de 2 (me parece a m o es despectivo?) para llegar a la 40

calificacin necesaria para ser Agente de 1ra, o sea, grado 2. Ahora bien, una vez que usted ya es encargado de una comisara, tiene todo un hermossimo sistema implantado para que no tenga que gastar un mango ms en casi nada, ni siquiera en nafta. Por ejemplo, varios fueron y son los viajes que se hacen los seores oficiales en sus autos oficiales a sus departamentos oriundos (un 80 % sern de Rivera y Arerung, ahora llamado Archigas) y no tengo temor a equivocarme que todos esos kilmetros fueron pagos con vales que el Estado les brind para el uso de sus labores. Pero que se van a complicar si por semana un camin directamente del frigorfico descarga kilos y kilos de carne en la carnicera del Cuerpo de Radio Patrulla y en el comedor del personal subalterno, los policas juegan a ver quien encuentra la carne en sus comidas. Que se van a preocupar si los seores directores de las diferentes Direcciones de turno comieron y engordaron sus prominentes abdmenes gracias a esa carne que les corresponda a los funcionarios. Para que van a decir algo, si todava recuerdo cuando el Gato me pidi que hiciera una presentacin en Power Point para presentarle Sub Secretario del Ministerio del Interior de aquella entonces (ao 2006, Dr. Faroppa). Cuando vio las fotos que insert del comedor del personal subalterno a continuacin de la del comedor de los Seores Oficiales, frunci el entrecejo poco conforme; porqu? y tal vez porque en las fotos del personal subalterno las mesas eran esas largas, de comedores de INDA y los bancos tambin, de ese estilo como para que coman los cerdos, sin embargo, en el comedor de los Sres. Oficiales, luego de subir una escalera la vista se topa con la barra, con las medidas correctas, oscilando entre 1.20 y 1.30 m. de madera, estilo lambriz, con unas hermosas dicroicas que por las noches brindan esa luz bastante peculiar y con aroma a boliche, donde cuentan ancdotas de policas con bastantes aos de servicio. Desde all arriba, los antiguos jefes apostaban botellas de whisky a quienes encajaran ms milicos presos; pero continuando con las descripcin, unas hermosas mesas con sillas individuales, los hace recordar que ellos son Oficiales, junto a un tranquilo y apacible silln de tres cuerpos situado frente al televisor de 29 pulgadas y el reproductor DVD.ahhhhhh..que belleza no?.

41

Pero entonces que me voy a calentar si alguien me viene a pedir plata porque tiene no se que problema.porque la verdad es que ya me olvid.Ehh, ehh, ehh! s!, usted s polica.como se llama?....porque se sac la gorra antes de entrar a base seorno!,no me interesa! GUARDE ARRESTO SEOR!, presntese arrestado sabe. suena un telfono en la Oficina de Servicio Internos- Hola!, s, y el Interno? Como que fue al bao? cmo va a ir al bao?, buenodgale que me llame, pero antes usted tome nota, est yendo para ah un polica que est sancionado vio, pngale este texto: Encontrarse desalineado a la presentacin del turno, demostrar falta de cuidado con las prendas del instituto y al ser indagado, dar razones que no son de recibo..escuch!, bueno cuelga el telfono, a los dos minutos suena nuevamente - Hola, quien habla! una vos femenina responde- soy yo imbcil, tu esposa, mir que yo no soy esos milicos que te tienen terror idiota, que te penss maricn de mierda, tenes cinco minutos para llegar a casa que tengo que hablar contigoescuchaste! ahora una tmida vos masculina, como si estuviera hacindose pich poco a poquito dice sss mi amor, peroque pas?..- se siente un tubo que cuelga.Artculo 344 del Cdigo Penal.(Rapia) El que, con violencias o amenazas, se apoderare de cosa mueble, sustrayndosela a su tenedor, para aprovecharse o hacer que otro se aproveche de ella, ser castigado con cuatro a diecisis aos de penitenciara. Domingo 18 de Mayo del ao 2008. Curiosidades: Resulta que ltimamente ha sido una constante que en los informativos locales se ha apreciado que el Ministerio del Interior informa que han bajado los ndices delictivos. En el ao 2000 en Jurisdiccin de la Seccional 1 (Ciudad Vieja) se registraron 86 rapias; en la misma jurisdiccin en el ao 2007 resultaron ser 243. En el ao 2000 en Jurisdiccin de la Seccional 10 (zona de Pocitos) se registraron unas 261 rapias, mientras que en la misma zona en el ao 2007 fueron 495. En el 2000 en la Seccional 16 (zona de Hipdromo, Bella Italia, Curva de Maroas, Cmno. Maldonado hasta el Km. 16) se registraron unas 508 y en el 2007 fueron mas de 600. Si bien se pudieron notar algunos descensos como ser en la Seccional 24 y 19 en esos mismos aos, sumando todas las rapias de todas las jurisdicciones policiales de Montevideo, en el ao 2000 resultaron ser ms de 6.400 y en el 2007 se cerr el ao con alguna ms o alguna menos de 7.800. Pero de todas formas no hay porque alarmarseverdad?

42

Si est en nuestro poder hacer que algo exista o no exista, debemos tratar de hacerlo existir si es bueno y no existir si es malo B. Rusell

21 de Marzo del ao 2005 Hora: 0905 Melinton Gonzlez y Bilbao Local de Abitab.

Con ngel nos estbamos preparando porque en un par de das salamos con los cuatro das de licencia por Semana de Turismo. Generalmente en todas las unidades policiales se divide al personal en dos grupos y uno descansa los primeros cuatro das, dgase: Sbado, Domingo, Lunes y Martes, luego todos trabajamos el Mircoles y los dems descansan los das restantes. Ese 21 de Marzo cay Lunes. El Jueves me iba a descansar a una hermosa casa que me haban prestado en Salinas. Salimos tempranito como de costumbre, pasamos por la panadera de Milln y Luis A. de Herrera y continuamos tranquilamente hacia la Rambla. Ya eran algo as como las 0600 de la maana. Como siempre a esa altura del ao estaba amaneciendo. El mate ya estaba humeando, la radio tranquila, y la zona donde estbamos apostados se encontraba durmiendo. Solo algn madrugador pasaba caminando, realizando sus ejercicios diarios, y luego de observar un hermoso amanecer pudimos notar que una de las barcazas de pesca sala del Puerto del Buceo y se adentraba hacia el horizonte. El viento era ptimo para que las gaviotas comenzaran sus planeos rasantes por la orilla, tomaran altura y observaran en las tmidas olas sus posibles presas. Una y luego otra comenzaron a sobrevolar la rambla, algunas, se dejaban ver casi suspendidas en el mismo 43

punto, a pocos metros de nosotros, una de ellas, orgullosa y engreda, me hizo recordar a Juan Salvador Gaviota; observando desde lo alto a la bandada, que no puede hacer otra cosa que vivir para comer, dependiendo de los pescadores, o de rapiarles a sus propios compaeros. No pude menos que buscar la analoga de aquel momento, aquella historia y el presente que estbamos viviendo. As estuvimos un buen rato hasta que decidimos ponernos en marcha, patrullando lentamente la rambla, como era nuestra costumbre maanera. Yo segua cebando mate en silencio, observando a la gente y sus costumbres. El mismo hombre sacando al perro a la misma hora como todos los das. Las dos veteranas caminando juntas en la misma direccin como todos los das. Como todos los das la misma rutina casi todas las personas. Y el mismo patrullero pasando por all a la misma hora como todos los das. Solo que aquel da no fue como otros das. Paramos en Avda. Italia y Batlle Ordoez. Eran las 0905 de la maana, nos ponemos en marcha en el semforo y ah nos cruzamos con el patrullero donde se encontraban los grandes compaeros, Agte 1 Pimentel y Sacas. De inmediato nos llam la Operadora. Mvil 838 central llama Adelante centro, estamos en Av. Italia y Propios, comunique. Dirjase a Melinton Gonzlez y Bilbao, Local de Abitab, acaba de sonar la alarma de pnico Ok, recibido, se procede

Tomamos por Av. Italia hacia la Rambla. Generalmente, el noventa y nueve por ciento de los casos de alarmas a esa hora no deja de ser una simple ancdota para los empleados que tardaron en desactivarla u otras razones de igual ndole. Llegamos a Rivera y tomamos a la derecha, pasamos las viviendas de Santiago Rivas y el cementerio, apenas doblamos por Melinton Gonzlez pude ver en la esquina con Bilbao que se encontraba estacionado un mvil de la empresa de seguridad Selectron. En la esquina el local de Abitab con las cortinas bajas, todo cerrado. En la misma esquina dos tipos muy bien vestidos, uno de ellos con un portafolio negro, el otro con una mochila del mismo color. Gracias a esas cosas de la vida que ngel no vio el local y se pas por unos diez metros hasta que le dije: - Es ah Angel, te pasaste As que peg la vuelta y estacion a unos diez metros de la esquina, por Bilbao, sesgado a un comit de base del 44

Frente Amplio. No haba terminado de poner el freno de mano cuando pude ver que aquellos dos masculinos comenzaron a correr, lo que nos llam la atencin porque nunca los habamos reconocido como sospechosos ms all de que en la calle, hasta el gato de la vecina lo es uno de ellos (Gancio), sac de alguna parte un revlver calibre 38 reforzado con un cao que por la impresin que me caus y por la cercana me pareci un can de artillera, salt el muro del predio del comit del Frente Amplio y apunt al patrullero. Yo tena el arma en la mano como de costumbre, ni bien vi la jugada le pegu el grito a ngel tirte!!!!!! y se tir sobre mi lado, a la vez que yo abr la puerta y me lanc hacia la mita de la calle, y en ese preciso momento siento la primer detonacin, que ingres por el parabrisas delantero, le peg a ngel en el hombro y a mi me chifl por la nuca. Tal vez -y esto lo pienso ahora- por eso perd el equilibrio en la cada y por eso me revent contra el pavimento, soltando mi revlver que se fue lentamente, como en una pelcula de accin hacia la mitad de la calle, donde estaba directamente en la lnea de fuego. Milicos hijos de putaaaa!!!!- gritaba el delincuente mientras con una cadencia notable segua disparando, un disparo ms, y otro, que dieron en el espoln. Pero yo senta ms tiros, mientras me decid en lanzarme nuevamente en una zambullida por el arma. La tom, obnubilada la vista totalmente, prcticamente sordo por las detonaciones, sent que ngel le efectu un disparo desde dentro del coche y a continuacin apunt hacia donde debera estar el buen ciudadano y le descargu tres disparos. Nunca supe ni pude precisar si le pegu. Tampoco me importa. Lo cierto es que fueron unos pocos segundos y yo estaba desconcertado. Mir a mi compaero que estaba tendido en el coche, con un manchn de sangre que le cubra parte del hombro izquierdo, el cuello y la cabeza, tom la radio y comuniqu prcticamente a los gritos 838 en Clave 3!!! (Urgente), tengo a mi compaero herido central, clave 39!!! (Polica en peligro). Dgame su ubicacin 838 me dej ms desubicado de lo que estaba como poda ser que no supiera donde estaba despus de que el Ministerio del Interior haba gastado mas de medio milln de dlares en el bendito GPS? Tom de los pelos a mi compaero que segua tendido y lo saqu hacia fuera del coche.

Mientras tanto nos parapetamos en uno de los costados del patrullero, mi compaero estaba blanco como el papel as que decid llevarlo tras de un rbol. En ese momento veo que desde a unos cincuenta metros, quien resultara ser Gancio, cruza corriendo la calzada, hacia la acera de enfrente. Al instante 45

aparece el Agte Cspedes en no s qu nmero de patrullero. Gancio les efecta un disparo y se introduce en el patio de una finca, Cspedes contina persiguindolo mientras yo me qued con ngel. En ese preciso momento por Melinton Gonzlez vena quemando aceite Pimentel y Sacas. ste ltimo se baja escopeta en mano y entre los dos logramos subir al mvil a ngel, entonces Pimentel accion la sirena y se lo llev. Que si me hubiera gustado sacarle la vida a esos delincuentes? Como no! Qu si me hubiera arrepentido de ello? Para nada! El gran tema es el falso puritanismo que se vive actualmente y desde siempre en este pas. La hipocresa diaria que nos rodea. Es mentira que si a usted le asesinan a un familiar usted lo perdonara. Tal vez, por esa mentirosa filosofa de que solo Dios lo debe perdonar. Falsa e hipcrita respuesta! Dganme todos los seores defensores de los derechos de estas lacras, como es que se los recuperan?...Solamente el silencio puede ser la respuesta, o en su defecto, un hbil alegato terico de lo recuperable de estos individuos, que no hacen ms que engaar el nefito lector de diarios o al hipnotizado televidente. Pero quien se encuentra trabajando desde hace aos en las crceles, o en diferentes asociaciones donde el trato es directo con estas inmundicias deplorables, saben bien que muchos de ellos no tienen recuperacin Y que hacemos bancndolos dentro de una crcel por veinte aos, pagando cada uno de sus impuestos para mantener con vida tales escorias? Que si estoy a favor de la pena de muerte? Por supuesto! O acaso no era el modo ejemplarizante que el prcer Artigas utilizaba cuando era lder y gobernador de las Provincias Unidas del Ro de la Plata y la Liga Federal? O miente el historiador Carlos Machado cuando detalla palabras de Artigas: el que conspire contra la Patria sea fusilado inmediatamenteremtamelos V.S. asegurados, que yo los pondr a seguro de toda tentativa.

Fueron pocos minutos, tal vez quince los que continuaron hasta que finalmente le dieron alcance a Gancio en el patio de una de las fincas vecinas. Ah intercambiaron disparos hasta que finalmente fue abatido con tres disparos, trasladndolo a un centro asistencial bajo custodia. En el mismo lugar donde lo interceptaron incautaron su arma, un revlver calibre 38 y una mochila negra, que lleg a mis manos simplemente con unas tarjetas telefnicas en su interior. Segn la propietaria del Abitab, en esa mochila se encontraban unos ciento ochenta mil pesos uruguayos, los que desaparecieron desde el patio de aquella finca hasta que lleg a mis manos. La Jefatura de Polica de Montevideo pretendi realizar una investigacin administrativa que como tantas qued archivada hasta el momento. Solo una vez fui a declarar a esa oficina, pero todo termin cuando le dije a la sumariante que el plano de los hechos estaba mal 46

diagramado. No me contest y all se termin todo. Qu curioso no? Pero continuando con los hechos a los pocos minutos, el segundo delincuente, aquel que yo haba visto con un portafolios, una camisa roja y pantaln de jean, fue apresado por el Agte 1 Sacas y Rosas, en la Rambla del Buceo, dnde se le incaut un arma calibre 357 con dos disparos detonados, y un portafolios donde llevaba esta arma y otro revlver 357, que era propiedad del guardia de Selectron. Al que haban reducido cuando aquel concurri a la alarma. Ya apresado el queridsimo Fierro Fierro, lo trasladaron hasta la seccional 11. Luego lo de siempre, polica tcnica y la mar en coche. Entrevistada la propietaria arguy que el dinero sustrado que nunca apareci era aproximadamente la suma antes mencionada. Este hecho como mencion anteriormente origin una investigacin administrativa que se durmi en el escritorio.

Pretendieron iniciarle un sumario administrativo al Agte Rosas que abogada mediante qued sin efecto.

El Comisario encargado de la Investigacin fue Eduardo Romero Barrios, quien a la postre resultara jefe de Radio Patrulla. Por su parte tampoco se expidi ms all de los Oficios y Memorandos burocrticos.

Los das siguientes al caso hubo ciertos movimientos extraos, por ejemplo: - el jefe actual de la mencionada unidad, Crio. Juan Da Silva, les otorg el pase a diferentes destinos al Oficial Ayudante Alvez y a los Agentes Mndez y Cspedes. -El tambin Comisario de Radio Patrulla Carisimi, orden se le tomara actas administrativas a todos y cada uno de los integrantes de las dotaciones que fueron a apoyarnos (para eso s sirvi el GPS). -En esas actas, muchos alegaron que concurrieron sin autorizacin del Centro de Operaciones y que volveran a realizarlo si la situacin ameritase. A lo declarado, el mencionado Comisario orden que las actas fueran modificadas, con referencia a ese y otros contenidos.

47

- En cuanto a nosotros, que nos partiera un rayo. La incompetencia del organismo para aclarar la situacin deriv en que no se nos reconociera el esfuerzo brindado. Que a mi compaero no le dieran la posibilidad de un ascenso por mritos y origin una suma de sucesos que nos perjudicaron

totalmente.

ngel qued afectado emocionalmente por el desprecio que mostraron todos los superiores ante este hecho. La calvicie moral que mostraron quienes se encontraban encargados de prestarnos las garantas pertinentes al caso nos hizo perder todo respeto por todo. Con qu argumento luego podran marcarnos normas de conducta?

48

A los pocos meses, el da del Cuerpo de Radio Patrulla, encontrndose ya ejerciendo como Jefe de la Unidad el Comisario Romero Barrios, se le otorg menciones a policas que haban realizado partos, que detuvieron delincuentes de siete u ocho aos de edad o algunos que bajaron gatos de algn tejado que otro, pero a quienes arriesgaron sus vidas asumiendo un procedimiento que termin con el dinero en bolsillos de policas delincuentes, a quienes le pusieron literalmente el pecho a las balas no! En los momentos en que frente a las autoridades presentes aquel da el Crio. Romero Barrios daba su discurso. ngel se encontraba pintando las paredes de los fondos de la base y yo barra a pocos metros de l. Por alguna razn que desconozco el superior mencionado le tom un gran desprecio a mi compaero a quien hostig hasta poder darle traslado de unidad en el histrico da en que fueron otorgados cerca de cuarenta pases.

De alguna manera ese procedimiento me marc. De alguna manera fue el causante de es clic en mi cabeza, de ese despertador que mi hizo mirar mas all de las paredes de Radio Patrulla. Fue lo que termin de convencerme que la polica es una gran mentira y que la vida tambin lo es. Fue lo que marc el principio de mi fin en la polica que terminara con la solicitud de baja de las filas policiales que present el martes 13 de Mayo del 2008. De alguna manera esos hechos desencadenaron mi aversin por la oficialidad, por su sistema desptico, estamental y deplorable. Me hizo