poemas de navidad carolina espejo. pastores y pastoras, abierto está el edén....

Click here to load reader

Download Poemas de Navidad CAROLINA ESPEJO. Pastores y pastoras, abierto está el edén. ¿No oís voces sonoras? Jesús nació en Belén. La luz del cielo baja, el Cristo

Post on 25-Jan-2016

239 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

Poemas de Navidad

Poemas de NavidadCarolina Espejo

Pastores y pastoras,abierto est el edn.No os voces sonoras?Jess naci en Beln.

La luz del cielo baja,el Cristo naci ya,y en un nido de pajacual pajarillo est.

El nio est friolento.Oh noble buey,arropa con tu alientoal Nio Rey!

Los cantos y los vuelosinvaden la extensin,y estn de fiesta cielosy tierra... y corazn.

Resuenan voces purasque cantan en tropel:Hosanna en las alturasal Justo de Israel!

Pastores, en bandadavenid, venid,a ver la anunciadaFlor de David!...

Amado Nervo

Jess, el dulce, viene...Las noches huelen a romero...Oh, qu pureza tienela luna en el sendero!

Palacios, catedrales,tienden la luz de sus cristalesinsomnes en la sombra dura y fra...Mas la celeste melodasuena fuera...

Celeste primaveraque la nieve, al pasar, blanda, deshace,y deja atrs eterna calma...

Seor del cielo, naceesta vez en mi alma!

Juan Ramn Jimnez

Las pajas del pesebrenio de Belnhoy son flores y rosas,maana sern hiel.

Lloris entre pajas,del fro que tenis,hermoso nio mo,y del calor tambin.

Dormid, Cordero santo;mi vida, no lloris;que si os escucha el lobo,vendr por vos, mi bien.

Dormid entre pajasque, aunque fras las veis,hoy son flores y rosas,maana sern hiel.

Las que para abrigarostan blandas hoy se ven,sern maana espinasen corona cruel.Lope de Vega

Mas no quiero deciros,aunque vos lo sabis,palabras de pesaren das de placer;que aunque tan grandes deudasen pajas las cobris,hoy son flores y rosas,maana sern hiel.

Dejad en tierno llanto,divino Emmanel;que perlas entre pajasse pierden sin por qu.

No piense vuestra Madreque ya Jerusalnpreviente sus doloresy llora con Jos;que aunque pajas no seancorona para rey,hoy son flores y rosas,maana sern hiel.Luis Rosales

Morena por el sol de la alegra,mirada por la luz de la promesa,jardn donde la sangre vuela y pesa;inmaculada T, Virgen Mara!.

Qu arroyo te ha enseado la armonade tu paso sencillo, qu sorpresade vuelo arrepentido y nieve ilesa,junta tus manos en el alba fra?.

Qu viento turba el momento y lo conmueve?Canta su gozo el alba desposada,calma su angustia el mar, antiguo y bueno.

La Virgen, a mirarle no se atreve,y el vuelo de su voz arrodilladacanta al Seor, que llora sobre el heno.De la ms fragante Rosanaci la Abeja ms bella,a quien el limpio rocodio pursima materia.

Nace, pues, y apenas nace,cuando en la misma moneda,lo que en perlas recibi,empieza a pagar en perlas.

Que llore el Alba, no es mucho,que es costumbre en su belleza;mas quin hay que no se admirede que el Sol lgrimas vierta?

Si es por fecundar la Rosa,es ociosa diligencia,pues no es menester rocodespus de nacer la Abeja;

y ms, cuando en la clausurade su virginal pureza,ni antecedente haber pudoni puede haber quien suceda.

Pues a qu fin es el llantoque dulcemente le riega?Quien no puede dar ms Fruto,qu importa que estril sea?Sor Juana Ins de la Cruz

Mas ay! que la Abeja tienetan ntima dependenciasiempre con la Rosa, quedepende su vida de ella;

pues dndole el nctar puroque sus fragancias engendran,no slo antes la concibe,pero despus la alimenta.

Hijo y madre, en tan divinasperegrinas competencias,ninguno queda deudory ambos obligados quedan.

La Abeja paga el rocode que la Rosa la engendra,y ella vuelve a retornarlecon lo mismo que la alienta.

Ayudando el uno al otrocon mutua correspondencia,la Abeja a la Flor fecunda,y ella a la Abeja sustenta.

Pues si por eso es el llanto,llore Jess, norabuena,que lo que expende en rococobrar despus en nctar.

Dulce Nio de Beln, haz que penetremos con toda el alma en este profundo misterio de la Navidad.

Pon en el corazn de los hombres esa paz que buscan, a veces con tanta violencia, y que t slo puedes dar.

Aydales a conocerse mejor y a vivir fraternalmente como hijos del mismo Padre.

Descbreles tambin tu hermosura, tu santidad y tu pureza.

Despierta en su corazn el amor y la gratitud a tu infinita bondad.

nelos en tu caridad. Y danos a todos tu celeste paz. Amn.

San Juan XXIII