poblado botija tamuja

Download Poblado Botija Tamuja

Post on 15-Oct-2015

29 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • PROLOGO

    A orillas del Tamuja existe una secreta geometra que refleja la ms profunda estructura de nuestro tiempo presente

    En el misterioso terreno del patrimonio arqueolgico, investigadores y agentes locales no pueden cohabitar ignorndose. Esta es, en sntesis, la principal conclusin que nos ha llevado a publicar la presente Gua Didctica, cuya misin esencial es transformar la ya abundante produccin cientfica sobre el yacimiento arqueolgico de Villasviejas del Tamuja en materia fcilmente accesible y comprensible para cualquier lector y visitante. En la larga tarea de favorecer la creacin de una identidad comarcal, desde la Asociacin para el Desarrollo Integral de Sierra de Montnchez y Tamuja (ADISMONTA), fijamos pronto nuestra atencin en los elementos ms representativos de nuestro patrimonio cultural y natural, como forma de estructurar una oferta territorial fcilmente integrable en otros canales de difusin ms amplios, utilizando siempre todos los resortes de comunicacin a nuestro alcance, oferta sta en la que al castro celta de Villasviejas del Tamuja le corresponde ocupar un lugar importante. En el marco de esta valiosa riqueza arqueolgica, desde el CEDER de ADISMONTA no tuvimos la ms mnima duda en entablar lazos de cooperacin tanto con investigadores como con otras entidades, administraciones y agentes locales implicados, integrndonos as en un grupo de trabajo que ha sabido explorar muy diferentes alternativas para la recuperacin y puesta en valor del yacimiento como recurso. A la necesidad de realizar un Estudio Arqueolgico y Patrimonial del Yacimiento, que ha derivado ya en un Plan Director como gua normativa para futuras actuaciones, se uni pronto la necesidad de obtener textos divulgativos de este valioso recurso, y a ello atiende precisamente esta Gua Didctica. Nace as una nueva etapa, un nuevo vnculo entre investigacin y desarrollo rural, en el que la participacin de la poblacin local ha dado evidencia concretas de inters y sensibilidad que sienten por el valioso tesoro que encierra su trmino. Ms all de la linealidad progresiva en la que se nos representan los hechos, en Villasviejas del Tamuja las estructuras simblicas y referencias antiguas enrazan con recuerdos colectivos y memorias comunes, con manchas emocionales que siguen el rastro de una forma de relacin con el entorno fsico. Vocacin ganadera, aprovechamiento de recursos econmicos, el discurrir por caminos y veredas marcados por pisadas anteriores a los romanos son elementos emergentes en la vida diaria que permiten relacionar tiempos distantes.

  • En la nueva era digital que vivimos, de ubicuidad u de simultaneidad, en la que las paradojas y extremos se tocan, los agujeros abiertos en Villasviejas del Tamuja suponen para nosotros un nuevo tipo de conocimiento: aqul que une al ser humano con su entorno, sin importar la fecha y hora que figura en el calendario.

    Ven viajero y comarcano a recorrer con nosotros este pueblo y

    necrpolis de vetones, a sumergir tu imaginacin en el tnel y alta densidad de sus agujeros en la tierra, que no son para nosotros sino modernos aceleradores de ideas con los que construir juntos nuevos y ms ambiciosos proyectos.

    MANUEL BAUTISTA MORA GERENTE DE ADISMONTA

  • GUA DEL YACIMIENTO ARQUEOLGICO DE

    VILLASVIEJAS DEL TAMUJA

    Esta Gua pretende acercar al lector a la realidad del yacimiento arqueolgico de Villasviejas del Tamuja, mostrando cmo fue, cmo nos lo encontramos hoy en da, y cmo esperamos que sea en un futuro no muy lejano.

    El castro est situado en el

    municipio de Botija (Cceres), que forma parte de la Comarca Sierra de Montnchez y Tamuja, territorio conocido como El Tringulo de Oro por encontrarse limitado en sus vrtices por ciudades de gran tradicin turstica como son Cceres, Trujillo y Mrida; as como por sus atractivos culturales, gastronmicos y medioambientales.

    Estas dos ltimas

    localidades estn conectadas mediante la autovaA-5, que comunica Extremadura con Madrid y Lisboa (E-90). As mismo, se est llevando a cabo la construccin, ya muy avanzada, de la Autova de la Plata (N-630), entre Cceres y Mrida, que tambin une la capital de Extremadura con Sevilla, estando ya abiertos muchos tramos y cercana su finalizacin total. La N-521 une Trujillo con Cceres y est en proyecto de transformarse en una nueva autova.

  • El acceso ms directo al municipio desde la capital provincial se realiza a travs de la EX-206, que une las ciudades de Miajadas y Cceres. El desvo se realiza a la altura de Torremocha. Esta carretera permite tambin acceder directamente desde la Autova E-90 y desde las Vegas Altas a la altura de Miajadas.

    El acceso desde la N-521 se realiza por Plasenzuela. En esa direccin tambin se alcanza la Autova A-5 (E-90) a la altura de Trujillo. La carretera de Botija a Plasenzuela es un camino vecinal afirmado, y aunque su estado no es el idneo, el paisaje de Dehesa es de gran valor ecolgico.

    RECORRIDO DISTANCIA TIEMPO APROX.

    Botija Torremocha Cceres

    35.2 Km. 0 H. 32 m.

    Botija Plasenzuela Trujillo

    33 Km. 0 H. 25 m.

    Botija Torremocha Miajadas

    35 km. 0 H. 32 m.

    Botija Torremocha Aldea del Cano Mrida

    72.8 Km. 1 H. 1 m.

    Botija Torremocha Alcuscar Mrida

    70.7 Km. 1 H. 1 m.

    Los accesos a la zona arqueolgica de Villasviejas del Tamuja, desde el ncleo urbano de Botija, se realizan por una pista forestal en buen estado. Se debe girar hacia el Norte en el cruce de la carretera de Torremocha a Botija con la que se dirige a Plasenzuela. Pasada una nave industrial se encuentra la entrada a la Dehesa Boyal. Tras cruzar el paso canadiense se debe girar a la izquierda y continuar todo recto hasta un nuevo paso similar al anterior que marca el fin de la Dehesa y el comienzo de las zonas que acogen los restos arqueolgicos.

  • Visin Tridimensional del castro y su entorno

    Estos restos arqueolgicos forman parte de un castro, que es un poblado amurallado que estuvo habitado hace ms de dos mil aos por gentes de la II Edad de Hierro, entre el 400 a.C. y el cambio de Era. Era sta una sociedad jerarquizada de guerreros, campesinos y artesanos que vivieron la llegada de los romanos y su posterior asimilacin por la nueva cultura.

    Las formas de vida en este periodo se caracterizan por el uso de

    herramientas y armas fabricadas en hierro, como de recipientes cermicos realizados a torno. As mismo, destaca el uso de la cremacin como rito funerario, lo que originaba cementerios o necrpolis situadas en las proximidades del castro.

    El poblado est situado en un lugar estratgico y de fcil defensa, al estar delimitado por el escarpe del ro Tamuja y el desnivel producido por el arroyo del Verraco. Igualmente, permita un acceso rpido a los recursos prioritarios, como son el agua, los campos de cultivo y la dehesa.

    Al desaparecer sus habitantes el castro permaneci en un estado de abandono que produjo el derrumbe de sus casas y murallas, quedando ocultos bajo tierra la mayora de los restos. Aquellos que se conservaron en superficie sirvieron como cantera para construcciones posteriores o fueron expoliados. Con el tiempo, la superficie que ocup el yacimiento fue usada como tierra de labor, realizndose numerosas paredes de pizarra que delimitaban las parcelas an visibles hoy en da

    Actualmente, podemos diferenciar claramente los restos de murallas y torreones conservados, as como las zonas de viviendas y enterramiento, que han sido halladas en las diferentes excavaciones arqueolgicas llevadas a cabo en los ltimos aos.

  • Hoy en da se estn realizando trabajos de recuperacin y acondicionamiento del castro para que, en el futuro, la visita sea cmoda y agradable y se puedan entender los restos excavados con mayor facilidad. No obstante, si se prefiere visitar las ruinas sin peligros personales ni perjuicio para el ecosistema, te recomendamos que sigas unas simples reglas de conducta:

    - Respeta el medio ambiente. No tires basura ni enciendas ningn tipo de

    fuego. No fumes. - No trates de acercarte a las pendientes escarpadas, hay peligro de

    cada.

    - No accedas en vehculos a motor. La mejor forma de comprender y disfrutar del castro es a pi.

    - No entres en las zonas que veas excavadas ni valladas. Los muros y la

    tierra de alrededor de las catas pueden ceder.

    - No recojas las cermicas o piedras que puedas encontrar, a los arquelogos les servirn para reconstruir la vida del pasado.

    - Lleva agua y proteccin contra el sol en los meses de calor.

  • CONOCIENDO NUESTRO PASADO

    No cabe duda alguna de que todas las personas nos sentimos vinculadas a un lugar, a un espacio fsico que ha sido testigo de los diversos acontecimientos histricos, sociales, religiosos y medio ambientales que se han ido sucediendo a nuestro alrededor.

    Quizs, hoy ms que nunca, deseamos buscar nuestros orgenes, conocer nuestros antepasados, y ello nos lleva a estudiar ms de cerca las primeras comunidades que se asentaron en lo que hoy son nuestros pueblos y ciudades, como es el caso de Botija y su comarca.

    Paraje caracterstico de la localidad de Botija

    Sabemos que los primeros grupos que se asentaron en estas tierras extremeas tuvieron que adaptarse al medio fsico que les rodeaba, puesto que su supervivencia dependa de los recursos econmicos que la tierra les proporcionaba. Las diversas gentes que fueron sucedindose en este lugar han dejado un rico patrimonio cultural y natural que hemos de conservar, disfrutar y dejar en herencia, a su vez, a las generaciones futuras. Este patrimonio cultural no se concreta solamente en los edificios y en los utensilios del pasado, sino tambin en las tradiciones, fiestas, gastronoma y folklore que se