p. Ángel peÑa o.a.r.· aquella nube del profeta elías. ... habla de que el retoño del tronco de

Download P. ÁNGEL PEÑA O.A.R.· aquella nube del profeta Elías. ... habla de que el retoño del tronco de

Post on 06-Oct-2018

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • P. NGEL PEA O.A.R.

    MARA MADRE NUESTRA

    LIMA PER 2008

  • 2

    MARA, MADRE NUESTRA

    Nihil Obstat

    P. Ignacio Reinares

    Vicario Provincial del Per

    Agustino Recoleto

    Imprimatur

    Mons. Jos Carmelo Martnez

    Obispo de Cajamarca

    P. NGEL PEA O.A.R.

    LIMA PER

    2008

  • 3

    NDICE GENERAL

    INTRODUCCIN ............................................................ 5

    PRIMERA PARTE - Devocin a Mara .......................... 6

    Textos bblicos ............................................................. 6

    Mara y los primeros cristianos ............................... 13

    Dogmas marianos ...................................................... 16

    Mara, mediadora universal ....................................... 27

    Otros ttulos marianos ............................................... 31

    El himno Akathistos.................................................. 33

    Mara y los musulmanes .......................................... 35

    Mara y algunos santos ............................................. 37

    SEGUNDA PARTE - Devociones a Mara ................. 40

    El Rosario .................................................................. 40

    El ngelus ................................................................. 57

    La medalla milagrosa .................................................. 58

    El escapulario del Carmen........................................ 64

    Las tres avemaras..................................................... 72

    Los cinco primeros sbados ..................................... 79

    Otras devociones........................................................ 81

    TERCERA PARTE - Amor a Mara .......................... 92

    Belleza de Mara ....................................................... 92

    Las sonrisas de Mara............................................... 94

    Las flores de Mara .................................................. 98

    Los perfumes de Mara .......................................... 100

    Mara es nuestra madre .......................................... 102

    Nos defiende del maligno....................................... 109

    Oraciones y poesas a Mara .................................. 114

    Contrabando en el cielo ............................................ 119

  • 4

    CUARTA PARTE - A Jess por Mara ................... 123

    Apariciones y milagros de Mara ........................... 123

    Convertidos por medio de Mara ........................... 129

    Consagracin a Mara ............................................. 135

    Reflexiones ............................................................... 142

    Invoca a Mara .......................................................... 147

    Alabanzas a Mara .................................................. 150

    CONCLUSIN ............................................................. 152

    BIBLIOGRAFA .......................................................... 153

  • 5

    INTRODUCCIN

    Este es un libro dedicado a la Virgen Mara. En l

    deseo expresarle mi cario, que viene desde mi ms tierna

    infancia. Por experiencia puedo decir que nunca me he arre-

    pentido de amarla y que, cuanto ms la amo, ms amo a

    Jess. Por eso, quiero presentar este libro con el deseo de

    que todos los que lo lean puedan amarla tambin cada da

    ms y amar tambin cada da ms a Jess.

    Comenzar dando algunos fundamentos de la devo-

    cin mariana con textos bblicos, doctrina de la Iglesia, citas

    de santos... Tambin expondr algunas de las principales

    devociones a Mara, con oraciones y poesas, todo ello con-

    firmado con muchos ejemplos, que puedan ratificar la efica-

    cia de la devocin a Mara. La ltima parte trata de Mara

    como camino para llegar a Jess. A Jess por Mara. Por

    medio de Mara, encontraremos siempre a Jess, como lo

    encontraron tantos convertidos y tantos santos a lo largo de

    los siglos.

    Les deseo a todos un amor grande y profundo a Mar-

    a. Que su ternura y amor maternal iluminen sus vidas para

    que puedan encontrar por medio de Ella a Jess, el amigo

    que siempre nos espera, en la Eucarista.

  • 6

    PRIMERA PARTE

    DEVOCIN A MARA

    En esta primera parte, deseo fundamentar la devo-

    cin a Mara con textos bblicos y con la enseanza de la

    Iglesia y de los santos. Mara ha estado siempre en el co-

    razn de la Iglesia y, desde el da de Pentecosts, ha sido la

    Madre de la Iglesia que ha velado por Ella para ayudarla en

    los momentos difciles de crisis y confusiones para guiarla

    hacia Jess.

    TEXTOS BBLICOS

    Son muchos los textos del Antiguo Testamento, en

    que los escrituristas y los grandes santos han visto la presen-

    cia de Mara. Hay textos en los que aparece como anunciada

    o en figura nuestra Madre Mara.

    Ella es prefigurada por Judit, que corta la cabeza de

    Holofernes, jefe del ejrcito de los enemigos del pueblo de

    Dios, al igual que Mara pisa la cabeza de Satans. Igual-

    mente, Ester prefigura a Mara, porque siendo reina, obtiene

    que su pueblo no sea exterminado; al igual que Mara, reina

    del universo, con su intercesin, consigue que el pueblo de

    Dios no sea destruido sino salvado. Tambin el arca de la

    alianza es figura de Mara, porque el arca contena la pre-

    sencia de Dios y qu mejor arca que Mara, que llev en su

    seno al Hijo de Dios? Mara tambin es prefigurada por

    aquella nube del profeta Elas. Una nube como la palma de

    un hombre, que sube del mar... Poco a poco, se fue oscure-

    ciendo el cielo por las nubes y el viento, y se produjo una

  • 7

    gran lluvia (1 Reg 18, 44-45). Mara es como esa nube pe-

    queita, aparentemente insignificante, pero que produce una

    gran lluvia de bendiciones sobre toda la tierra. Y es dulce y

    tierna con sus hijos como aquella brisa suave, que acarici a

    Elas (1 Reg 19, 12). Otra figura de Mara es la escala de

    Jacob por donde suban y bajaban los ngeles de Dios (Gn

    28,12). Porque ella es el camino ms corto y fcil para llegar

    a Jess y, por tanto, al cielo. Veamos ahora algunos textos,

    que los santos interpretan referidos a Mara:

    - Pondr enemistad entre ti y la mujer. Ella te aplastar la cabeza (Gn 3, 15). As lo traduce

    san Jernimo, inspirado por Dios, en la traduc-

    cin latina Vulgata, la traduccin oficial de la

    Iglesia durante siglos. Mara aplasta la cabeza de

    la serpiente infernal, porque contra Ella no puede

    nada, ya que es pursima e inmaculada, sin el

    ms mnimo pecado.

    - Quin es esta que sube del desierto, apoyada en su amado? (Cantar 8, 5). Este texto lo refieren a

    su Asuncin a los cielos, pues Mara sube de esta

    tierra de desierto, apoyada en su amado Jess.

    - Toda hermosa eres, amada ma, y no hay man-cha en ti (Cantar 4, 7). De quin podra decirse

    que es inmaculada, sin mancha, sino de Mara?

    - Ella es resplandor de la luz eterna, el espejo sin mancha de la actividad de Dios, imagen de su

    bondad... Es ms hermosa que el sol, supera to-

    do el conjunto de estrellas y, comparada con la

    luz, sale vencedora (Sab 7, 26-29). Quin podr-

    a ser ms hermosa que el sol sino Mara?

  • 8

    - Ella, siendo una, lo puede todo (Sab 7, 27). Quin lo puede todo con su poderosa interce-

    sin sino Mara? Ella, como dicen los santos, es

    la omnipotencia suplicante. Todo lo puede con su

    intercesin.

    - Dios me cre en el principio de sus caminos y antes de sus obras ms antiguas. Desde la eter-

    nidad fui ungida, antes que la tierra existiese...

    Bienaventurado quien me escucha y vela a mi

    puerta cada da. Porque el que me halla, encuen-

    tra la vida y alcanzar el favor de Dios. Y, al

    contrario, el que me pierde, a s mismo se hace

    dao, y el que me odia, ama la muerte

    (Prov 8, 22-36).

    - Yo soy la madre del amor hermoso y de la santa esperanza. Venid a m los que me deseis y sa-

    ciaos de mis frutos. Porque recordarme es ms

    dulce que la miel y poseerme es ms rico que un

    panal de miel... El que me escucha jams ser

    confundido y los que me sirven no pecarn

    (Eclo 24, 24-30).

    - He aqu que una virgen dar a luz un nio y le pondr por nombre Emmanuel (Is 7, 14). Quin

    ha sido, a la vez, Virgen y Madre fuera de Mar-

    a? As lo confirma Mt 1, 23, citando este texto.

    - Ella es el jardn cerrado, la fuente sellada (Cant 4, 12), que guarda sus aguas totalmente puras

    slo para Dios, porque es virgen.

  • 9

    - Ella es la puerta cerrada de que habla Ezequiel 44, 1-3: Me llev luego a la puerta de afuera del

    santuario, que daba a oriente, pero la puerta es-

    taba cerrada; y me dijo Yahv: Esta puerta ha de

    estar cerrada, no se abrir ni entrar por ella

    hombre alguno, porque ha entrado por ella

    Yahv, Dios de Israel. Por tanto, ha de quedar

    cerrada. Segn los santos Padres, esta puerta es

    figura de Mara, siempre virgen, pues est total-

    mente reservada y consagrada a Dios.

    Otros autores, siguiendo a san Jernimo, han visto a

    Mara en Isaas 11, 1: Y brotar un retoo del tronco de

    Jes y una flor surgir de sus races. Este texto lo interpre-

    taban los judos del tiempo de Jess, referido al Mesas. San

    Ireneo dice textualmente: La Virgen, que concibi