oseas.docxweb viewu osee, profeta de las diez tribus del norte, como su contemporneo ams, vivi en el...

Download Oseas.docxWeb viewu Osee, profeta de las diez tribus del norte, como su contemporneo Ams, vivi en el siglo VIII a. C., mientras Isaas y Miqueas profetizaban en Jud, es decir, bajo

Post on 30-Apr-2018

214 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

Oseas

4

Oseas Captulo 14 37

La Santa BibliaOseasVersin de Mons. Juan Straubinger

Libro 33 de la Biblia

Introduccin

Con Oseas comienza la serie de los doce Profetas Menores. Se llaman Menores no porque fuesen profetas de una categora menor, sino por la escasa extensin de sus profecas, con relacin a los Profetas Mayores.

Oseas u Osee, profeta de las diez tribus del norte, como su contemporneo Ams, vivi en el siglo VIII a. C., mientras Isaas y Miqueas profetizaban en Jud, es decir, bajo el reinado del rey Jeroboam II de Israel (183-143) y de los reyes Ocias (Amasas) (189-138), Joatn (138-136), Acaz (136-121) y Ezequas (121-693); reyes de Jud. Sus discursos profticos se dirigen casi exclusivamente al reino de Israel (Efram, Samara), entonces poderoso y depravado, y slo de paso a Jud. Son profecas duras, cargadas de terribles amenazas contra la idolatra, la desconfianza en l y la corrupcin de costumbres y alternadas, por otra parte, con esplendorosas promesas (cf. 2, 14 ss.) y expresiones del ms inefable amor (cf. 2, 23; 11, 8, etc.). El estilo es sucinto y lacnico, pero muy elocuente y pattico y a la vez riqusimo en imgenes y simbolismos.

La primera parte (captulos 1-3) comprende dos acciones simblicas que se refieren a la infidelidad del reino de Israel como esposa de Yahv. La segunda (captulos 4-14) es una coleccin de cinco vaticinios (captulos 4, 5, 6, 7-12; 12-14) en que se anuncian los castigos contra el mismo reino y luego la purificacin de la esposa adltera, en la cual se despierta la esperanza en el Mesas y su glorioso reinado.

El Martirologio Romano conmemora al santo Profeta el da 4 de julio. Su sepulcro se muestra en el monte Neb Oscha, no lejos de es-Salt (Transjordania). El Eclesistico hace de Oseas y de los otros Profetas Menores este significativo elogio: Reverdezcan tambin en el lugar donde reposan, los huesos de los doce Profetas; porque ellos consolaron a Jacob, y lo confortaron con una esperanza cierta (Eclesistico 49, 12).

Libro de Oseas

Captulo 1

1[footnoteRef:1]Palabra de Yahv dirigida a Oseas, hijo de Beer, en los das de Ocas, Joatam, Acaz y Ezequas, reyes de Jud, y en los das de Jeroboam, hijo de Jos, rey de Israel. [1: 1. Vase en la nota introductoria los datos cronolgicos correspondientes a estos reyes. Llama la atencin el que la actividad de un profeta del reino de Israel se seale por el reinado de cuatro reyes de Jud. Es para incardinarlo tambin en este ltimo, que es el reino teocrtico.]

Nombres simblicos de los hijos de Oseas

2[footnoteRef:2]Comienzo de lo que habl Yahv por Oseas. Dijo Yahv a Oseas: [2: 2 ss. Es discutida la realidad de los sucesos que se relatan a continuacin, en los que Oseas fue usado por Dios como seal para su pueblo, tal como lo hizo tambin con otros profetas (v. gr. Ezequiel 5; Jeremas 13; Isaas 8, 18, etc.). Aunque San Jernimo y algunos exgetas modernos los toman como puras metforas o simbolismos verbales, la mayora, desde San Ireneo y San Agustn, dan preferencia a la interpretacin literal, admitiendo que se trataba de hechos reales. Cun duro para el profeta casarse con una ramera y perder su buena fama! Sin embargo, fue tremenda la impresin que produjo su conducta, quedando a las claras, para todos los que queran entender, que sus acciones no significaban sino la idolatra, la fornicacin espiritual del pueblo de Israel con los dolos. Por eso suponen algunos que la mujer fuese ms bien idlatra que fornicaria. Pero aunque se tratase de una ramera, hemos de saber que todo cuanto manda el Seor Dios es, por ese solo hecho, perfectamente justo y santo, y toca a nosotros aceptarlo con adoracin, y no pretender juzgarlo ni darle a l patente de moralidad. Cf. 3, 1 ss.; II Macabeos 14, 46 y nota.]

Ve y tmate una mujer fornicaria,

y (ten) hijos de fornicacin;

porque la tierra comete fornicacin,

apartndose de Yahv.

3Fue y tom a Gmer, hija de Diblaim; la cual concibi y le dio a luz un hijo. 4[footnoteRef:3]Y le dijo Yahv: Llmalo Jezrael, porque dentro de poco tomar venganza de la casa de Jeh, por la sangre de Jezrael, y exterminar el reino de la casa de Israel. 5En aquel da quebrar el arco de Israel en la llanura de Jezrael. [3: 4 s. Los nombres son simblicos y muy apropiados para despertar la curiosidad del pueblo y hacerlo reflexionar. Jezrael (o Jesreel), hoy da Zerln, era el nombre de la residencia veraniega de los reyes de Israel y dio nombre a la llanura de Jezrael o Esdreln, que se extiende entre Samara y Galilea. Jezrael es smbolo de la iniquidad, pues all Jezabel mat al justo Nabot (III Reyes 21) y fueron decretadas y perpetradas muchas maldades por Acab, su marido. Jezrael es tambin el lugar donde el rey Jeh dio muerte a la casa de Acab (IV Reyes 9, 15 ss.). Ahora se acerca el castigo a la misma casa de Jeh, a la cual perteneca Jeroboam II. Exterminar el reino de la casa de Israel: En realidad vinieron despus de la muerte de Jeroboam, ltimo rey de la casa de Jeh, otros seis reyes entre 743 y 722, pero ninguno de ellos supo mantenerse. El arco (versculo 5), esto es el poder de Israel ser quebrantado por los asirios en el campo de batalla, que es por su naturaleza la llanura de Jezrael.]

6[footnoteRef:4]Y concibi ella otra vez y dio a luz una hija. Y (Yahv) dijo al (profeta): Ponle por nombre Lo-Ruhama, pues en adelante no usar ya de misericordia con la casa de Israel para perdonarla. 7Pero me apiadar de la casa de Jud, los salvar por medio de Yahv, su Dios. No los salvar con arco ni con espada, ni mediante guerra, ni por medio de caballos o jinetes. 8Y destetado que hubo a Lo-Ruhama, volvi a concebir y dio a luz un hijo. 9[footnoteRef:5]Y dijo (Yahv): Llmalo Lo-Amm, pues vosotros no sois ya mi pueblo, y Yo no soy ms vuestro (Dios). [4: 6. Lo Ruhama: La Vulgata vierte acertadamente: Sin Misericordia. El mismo Seor da la razn de este nombre aciago: la impenitencia del pueblo escogido, esposa de Yahv.] [5: 9. Lo-Ammi: La Vulgata traduce segn la etimologa: No-pueblo mo. Este nombre, lo mismo que el anterior (versculo 6), expresa la situacin religiosa de Israel, su apostasa, por lo cual Yahv ya no lo reconoce como pueblo suyo y aparta de l sus ojos de misericordia. Ya veremos, sin embargo, cmo sta triunfar, en el amante corazn divino, sobre todas las ingratitudes de su pueblo (cf. 11, 8 ss.). La unin entre Yahv y su pueblo era tan estrecha que se puede hablar de un Cuerpo mstico en el Antiguo Testamento, figura del Cuerpo mstico de Cristo en la dispensacin de la Nueva Alianza. Cf. versculo 2 y nota; 10, 1; Isaas 1, 21; 5, 1 ss. (via de Yahv); 43, 20; 60, 1, etc.]

Restauracin de Israel

10[footnoteRef:6]El nmero de los hijos de Israel [6: 10. Dios es fiel y cumplir las promesas dadas a los patriarcas (Gnesis 12, 2; 13, 16; 15, 5; 22, 17): el pueblo reducido y reprobado por sus pecados ser numerossimo y participar de las bendiciones del reino mesinico. Israel ser dispersado entre los otros pueblos, mas al fin se convertir al Dios vivo (vase 2, 23 s.). Los apstoles San Pedro y San Pablo aplican esta promesa a los gentiles, que recibimos misericordia al ser admitidos como hijos de Dios en la Iglesia, no obstante nuestra descendencia de pueblos que antes no fueron elegidos (Ef. 2, 13, s.). Cf. Romanos 9, 26; I Pedro 2, 10. Que Dios, dice San Len Magno, llame hijo suyo al hombre, y que el hombre llame Padre a Dios, es un favor superior a todos los favores.]

ser como la arena del mar,

que no tiene medida ni nmero,

y en lugar de decrseles:

No sois mi pueblo,

seris llamados hijos del Dios vivo.

11[footnoteRef:7]Y se congregarn en uno [7: 11. Un mismo caudillo en vez de dos, como en tiempos del profeta cuando estaban divididos en dos reinos. Ese nico caudillo no puede ser sino el Mesas. Vase Isaas 32, 1 y nota; Ezequiel 24, 23; Lucas 1, 32 s. Jezrael, antes nombre nefasto, ser smbolo de la gloria mesinica. La gran derrota se trocar en gran victoria al fin de los tiempos (Jnemann). Segn la crtica moderna, el final de este captulo, es decir, los versculos 10 y 11, han de leerse al fin del capitulo segundo, y el orden del texto era originariamente el siguiente: 1, 16, 8-9; 2, 2-24; 1, 7, 10-11; 2, 1.]

los hijos de Israel

y los hijos de Jud,

y pondrn sobre s un mismo caudillo,

y saldrn del pas:

porque grande ser el da de Jezrael.

Captulo 2

Apostasa y reprobacin de Israel

1[footnoteRef:8]Decid a vuestros hermanos Amm, [8: 1. Una vez convertidos podrn darse, el uno al otro, nuevos nombres que sealan la bondad y misericordia del Seor. Todo en contraste con los nombres horrorosos del captulo primero, que significan desastre y castigo.]

y a vuestras hermanas Ruhama.

2[footnoteRef:9]Acusad a vuestra madre, acusadla! [9: 2. Como en el Cantar de los Cantares, Israel es tratada aqu a manera de esposa, pero no recibe elogios como all (cf. Cantar de los Cantares 4), sino reproches del Esposo que le enrostra su ingratsima infidelidad. Vase en Ezequiel 16 el mismo reproche con respecto a Jud. Sin duda el gran misterio de los amores no correspondidos sobre la tierra, se explica porque Dios los permite y utiliza para mostrar en forma viva, al hombre que ama sin esperanza, todo el dolor que Jess sinti por el rechazo que ese mismo hombre hoy acongojado por cosas en verdad efmeras iba a hacer de Su amor, infinito y eterno. Jeremas justifica tambin esta explicacin (Jeremas 3, 20 y nota): Como una mujer que rechaza a un hombre as me has despreciado t. Y el Cantar trata de lo mismo cuando la esposa no abre al enamorado (Cantar de los Cantares 5, 3 ss.). Estoy a la puerta y llamo, dice l (Apocalipsis 3, 20). No es para hacerte dao, sino para que cenemos en un gran banquete como el del Evangelio (Lucas 14, 15 ss.; Apocalipsis 19, 9)

Recommended

View more >