mic 26102013

Download Mic 26102013

Post on 25-Mar-2016

215 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

 

TRANSCRIPT

  • DOMINGO 27 DE OCTUBRE DE 2013MORELIA, MICHOACN AO 10 NMERO 3442 www.lajornadamichoacan.com.mx

    Grupos de autodefensa pretendieron manifestarse en la cabecera municipal

    Se vivieron horas de tensin en Apatzingn Sedena y PF desarmaron a agentes locales para evitar enfrentamientos Comunitarios fueron recibidos a balazos en el primer cuadro; desconocidos incendiaron tres vehculos para cerrarles el paso Regresaron a sus comunidades de origen una vez que se les dieron garantas de seguridad

    Detonaciones de armas de fuego, vehculos en llamas comercios cerrados provocaron horas de temor y zozobra en Apatzingn luego de que integrantes de grupos de autodefensa de Tierra Caliente arribaran a la cabecera municipal para manifestarse. Durante los minutos que los civiles armados lograron plantarse afuera de la alcalda detuvieron a un sujeto al que identificaron como informante del crimen organizado Fotos Agencia Esquema

    El estado no recibira recursos extraordinarios en el PEF 2014

    5Eduardo FErrEr

    4daniEl daz

    Inegi: Michoacn, rezagado en aplicacin del censo a maestros

    3CEliC MEndoza adaME

  • DOMINGO 27 DE OCTUBRE DE 20132

    espus de escuchar las repetidas frases de nuestro Himno Nacional me han surgido las siguien-

    tes interrogantes: por qu no pen-sar en lo patritico conjurando lo blico y concibiendo a la na-cin-patria, como nacin-madre y nacin-tierra? Por qu no agrie-tamos el grito mexicanos! y fil-tramos por l la integracin del indio y la india, de lo ancestral y lo moderno, de las races con las hojas, de lo vivido con lo soado, para as sustituir lo diferente con lo diverso, la dialctica con la dialgica? Por qu no transitar del grito de guerra hacia melodas que susurren solidaridades, frater-nidades, tolerancias, dignidades y respetos?

    Y si el campo regado en san-gre, el acero y el bridn son re-levados por la escuela, el libro, el lpiz y la libreta para que la esperanza en Mxico pueda ser re-aprehendida? Ser posible que el retiemble de la tierra no sea por el sonoro rugir del can, sino por el descomunal golpeteo de la torren-cial y cristalina agua que cae sobre las rocas bajas de la cascada? Y si a ello se suman la polifona del cenzontle, el bramido del venado o el viento susurrando en los cac-tus del desierto?

    Y si slo aceptamos el can cuando su rugido suene a oca-

    rina, teponaztli, caracol, quena, charango, arpa, sonaja o guitarra? Por qu seguir aceptando que el centro de la tierra tiene que ser fundado por la contienda que lleva al apagado grito del cado en el campo de batalla?

    Y si la paz prometida por el arcngel divino la construimos desde la ciudadana, desde la par-ticipacin social y la intervencin transformadora de aquellos proce-sos que nos alejan ms de ella? Y si con ello nos asumimos laicos y nos investimos arquitectos de nuestro propio destino y deste-rramos el determinismo del dedo de Dios, y con esa pertinencia so-cial nos hacemos merecedores no tanto a una corona de oliva, sino a una vida digna libre de temores y sobresaltos?

    Por qu no reconocer que el extrao enemigo no es tan extrao ni tan lejano? Por qu no lo iden-tificamos en el poltico corrupto, en el empresario avaro, en el fun-cionario insensible, en la propia indolencia, apata e insensibilidad que cada uno de nosotros lleva-mos? Por qu no reconocer que el extrao enemigo no slo ha profanado con su planta nuestro suelo, sino que se ha metido a las entraas de nuestra tierra y est sa-

    queando sus riquezas en nombre del progreso y el desarrollo?

    Y si rescatamos el hecho de que el cielo no nicamente un sol-dado en cada hijo le dio a nuestra patria, sino tambin campesinos, profesoras, indgenas, albailes, boleros, artistas, profesionistas, jardineros y gente comn como t y yo?

    Patria, ser posible que antes que tus hijos te juren, se reconoz-can primero como hermanos y hermanas, como padres y madres, como abuelos y abuelas, como vecinos y vecinas, para as en-raizarse en la familia y no en el soldado cuyo frenes derrama su propia sangre?

    Patria, reconoces que exhala-mos en tus aras nuestro aliento, pero lo hacemos ms all de la convocatoria del blico acento del clarn. Ah est la exhalacin ver-tida en el surco de la milpa, la de la nia cargando el cntaro de agua, la del obrero explotado es-perando el ocaso o la de la madre observando el sueo del retoo.

    Lo que menos ofrendamos son guirnaldas de oliva y laureles de victoria. Pero en su lugar regala-mos el sudor, los cantos, el pozole, el cempaschitl, el pulque, los charales, las marchas, los mtines

    y las huelgas, como plegaria al futuro que anhelamos.

    Y si otorgamos recuerdos de gloria y sepulcros de honor no nicamente a nuestros hroes y heronas conocidos, sino que lo extendemos al minero muerto de tuberculosis, a la obrera de la ma-quiladora salvajemente enterrada en el desierto, al periodista claro, al luchador social asesinado, a la chiapaneca rebelde, al indio que muri con el ltimo manantial de su territorio y a tantos ms que murieron annimamente por la patria?

    Y si mejor empezamos el himno nacional de los mexicanos, de las mexicanas, de los pueblos indios y de todos y todas con una apologa al maz, al cacao, al mole, al mezcal, al metate y al fogn? Por qu no lo mu-sicalizamos con sones, pirekuas, huapangos, picotes, jaranas y co-rridos? Y si invocamos al cenote, al pinar, al ro y al peyote? Y si nos atrevemos a derrumbar tabes y nos visualizamos como una sociedad dinmica y alejada del anquilosamiento decimonnico y nos atrevemos a cambiar nuestro Himno Nacional sin perder el es-pritu cvico del primero y ms acorde a nuestra realidad y con-texto histrico? O de plano, por qu no nos olvidamos de hacer un himno a la patria y hacemos patria como himno?

    Por un nuevo himno nacional

    Pablo alarcn chires

    EL corrEo iLustradoPide que se haga Pblico

    estudio de la uNaM sobre el raMal caMeliNas

    Seor Director: La construccin del Ra-mal Camelinas del mal llamado Libra-miento Sur de Morelia pone en peligro la vida de los habitantes de diversas colonias, como Ocolusen, Prados del Campestre, La Floresta, Fray Antonio de San Miguel, entre otras. Asegurar la vida y seguridad de las personas es una

    obligacin superior a la construccin de una calle. Los empresarios inmobiliarios y las autoridades municipales, estatales y federales menosprecian nuestras vidas cuando las comparan con la construccin de una calle, que adems presentan como la nica solucin a los problemas viales de la Loma de Santa Mara. Qu es ms importante, la vida de las personas o la construccin de una calle? La vida.

    Exigimos que se haga pblico el estudio de la UNAM que hoy mantiene

    reservado la Secretara de Comunicacio-nes y Transportes. Que la ciudadana co-nozca su contenido, y con conocimiento de causa, se determinen los estudios complementarios que se requieren. Por qu es necesario realizar estudios com-plementarios si desconocemos el estu-dio elaborado de la UNAM? Con justa razn, desconfiamos de autoridades que ocultan informacin valiosa.

    Desde el 21 de noviembre de 2012 la Secretara de Hacienda y Crdito P-

    blico (SCHP) suspendi el presupuesto para la construccin del Ramal Camelinas porque no cuenta con la documentacin que demuestre las factibilidades tcnicas, legales y ambientales. La solicitud de informacin 900206213 registrada en el sistema Infoemex confirma que los recur-sos correspondientes al Presupuesto de Egresos de la Federacin 2013 no han sido liberados, dado que la SHCP suspendi el presupuesto de la mencionada obra.Rubn Jurez

    DIRECTORa GENERal Carmen Lira Saade

    DIRECTOR Juan Manuel Venegas Ramrez

    GERENTE GENERal

    Jonathan Lara Pureco

    Contacto:gerente@lajornadamichoacan.com.mx

    COORDINaDOR DE EDICIN

    Eduardo Ferrer

    COMERCIalIzaCIN

    Ariel Ramrez Castillo

    ventas@lajornadamichoacan.com.mx

    Telfonos01 443 320 26 50 y 51

    Extensin 107Celular: 4433 69 15 35

    PUBlICIDaD COMERCIal

    Marco A. Hinojosa

    Representante en la Cd. de MxicoTelfonos:

    (01 55) 31 84 09 48 /36 40 48 64 / 36 40 97 86

    Tel/Fax: 55 55 19 68 09

    REDaCCIN Telfonos:

    01 443 326 1071, 327 9465 y 299 19 77

    e-mail:

    jornadainfo@gmail.com

    La Jornada Michoacnpublicacin diaria editada por

    Editora de Medios de Michoacn, S.A. de C.V., bajo licencia

    otorgada por Demos, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.

    Director: Juan Manuel Venegas Ramrez;

    Manuela Herrera No. 150 planta baja, esquina

    Rita Prez de Moreno, Col. Gertrudis Bocanegra,

    Morelia, Michoacn, C.P. 58150

    Reserva al uso exclusivo del ttulo

    La Jornada Michoacn No. 04-2004-100711403800-101,

    del 7 de octubre de 2004, otorgado por la Direccin

    General de Reserva de Derechos de Autor, SEP. Nmero de Certificado de Licitud de Ttulo: 13631; Nmero de Certificado de

    Licitud de Contenido: 11204. Editor responsable: Juan

    Manuel Venegas Ramrez. Impresin: Editora de Medios de Michoacn, S.A de C.V., Manuela Herrera No. 150

    planta baja, esquina Rita Prez de Moreno, Col. Gertrudis

    Bocanegra, Morelia, Michoacn, C.P. 58150

    Distribuido en Morelia y en el interior del estado por

    Editora de Medios de Michoacn, S.A. de C.V.

    Prohibida la reproduccin total o parcial del contenido

    de esta publicacin, por cualquier medio, sin permiso

    expreso de los editores.

    La banda de rock Zo, liderada por Len Laguerri, present anoche un avance del documental Construyendo msica de fondo, dirigido por Rodrigo Guardiola, baterista del grupo, como parte de su participacin en el Festival Internacional de Cine de Morelia Foto Ignacio Jurez

    Zo y su msica de fondo

  • De acuerdo con el reporte del Instituto Nacional de Estadstica y Geografa (Inegi), Michoacn es el segundo estado con mayor porcentaje de