mi querido enemigo

Download Mi Querido Enemigo

Post on 03-Apr-2018

223 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 7/28/2019 Mi Querido Enemigo

    1/105

    Mi querido EnemigoJean Webster

    Massachusetts,Diciembre 27.

    Mi querida Judy:

    Ha llegado tu carta. La he ledo dos veces, y con gran asombro. Me quieres decir que Jervis te hadado, como regalo de Navidad, la autorizacin para transformar el hogar John Grier en un Instituto Modelo,y que me has elegido a m para desembolsar el dinero? A m, yo, Sallie McBride, la directora de un asilode hurfanos! Pobres ilusos! Han perdido la razn? O es que, acaso, se han hecho adictos al opio yesto que me proponen no es ms que un delirio de vuestras imaginaciones afiebradas? Servira tan pocopara cuidar a cien hurfanos como para ser el guardin del jardn zoolgico.

    Y como un seuelo para atraerme me ofrecen un mdico escocs muy interesante?Mi querida Judy -como tambin mi querido Jervis-, les adivino el jueguito y la intencin! Me

    imagino como si lo estuviera escuchando la conferencia de familia que ha tenido lugar en torno al fuego delhogar de la casa de los Pendleton:

    "Qu lstima que Sallie no haya llegado a ser algo ms til desde que abandon el Liceo! Debieradedicarse a alguna tarea ms provechosa en lugar de desperdiciar y malgastar su tiempo en esa mezquinavida social de Worcester. Adems (habla Jervis), se est interesando demasiado en ese condenado joven

    Hallock, un individuo excesivamente guapo, fascinador y excntrico nunca me gustaron los polticos;tendremos que apartarla y desviar su mente con una ocupacin elevada y absorbente hasta que hayapasado el peligro. Ah! Ya lo tengo! La pondremos al frente del Hogar John Grier."

    Ja, ja! Oigo a Jervis tan ntidamente como si estuviera ah! En ocasin de mi ltima visita avuestra deleitable morada, Jervis y yo sostuvimos una conversacin muy solemne con respecto a (1) elmatrimonio, (2) los ideales tan mezquinos que profesan los polticos, (3), la vida frivola e intil que llevanlas mujeres de sociedad.

    Hazme el favor de decirle a tu moralsimo cnyuge que sus palabras produjeron en m una muyhonda impresin y las tom tan a pecho que desde que regres a Worcester dedico una tarde por semanaa leer poesas en voz alta con las residentes del "Asilo para Mujeres Ebrias". Como podrs ver, mi vida noes tan falta de objetivo como pudiera creerse.

    Por otra parte, permteme que te asegure que el poltico de marras no es tan peligrosamenteinminente como ustedes suponen, y que, aun cuando lo fuese, es un poltico la mar de apetecible, a pesarde que sus puntos de vista sobre cuestiones como tarifas, impuestos al celibato y el sistema de gremiosobreros no concuerdan exactamente con los de Jervis. Vuestro anhelo de dedicar mi vida al bien pblico esmuy bello, por cierto, pero deben encarar el problema desde el punto de visca de los hurfanos. Nosienten piedad alguna por esos pequeos huerfanitos indefensos? Yo s la siento, y por esa razn mepermito rechazar muy respetuosamente el cargo que me ofrecen!

    Me ser sumamente grato, empero, aceptar vuestra amable invitacin para ir a pasar unatemporadita con ustedes en Nueva York, aunque debo confesar que no me estimula excesivamente laperspectiva de los agasajos y diversiones que me tienen preparados. Supriman todas esas visitas a la Casade Expsitos y al Orfelinato de Nueva York y cmbienlas por algunas veladas teatrales, algunas peras yuno que otro dinnerdanzante. Acabo de hacerme dos exquisitos trajes de soire yun tapado celeste y oroadornado con un amplio cuello de armio, y te aseguro que me sientan a maravilla. Voy corriendo aempaquetarlos y a preparar el bal; as, pues, tendrs que telegrafiarme sin prdida de tiempo si es que notienes deseos de verme por m misma, sino nicamente como una sucesora de la seora Lippett.

    Afectuosamente tuya, como siempre,enteramente frvola y con intencin de

    permanecer siempre as.SALLIE MCBRIDE.

    P.D.- Tu invitacin es en extremo oportuna. Un joven poltico muy encantador, de nombre GordonHallock, estar en Nueva York la semana prxima. Tengo la certeza de que te va a gustar mucho cuandolo conozcas mejor.

  • 7/28/2019 Mi Querido Enemigo

    2/105

    P.D. 2- Aqu est Sallie tomando su paseo vespertino, tal como Judy quisiera verla. Os pregunto unavez ms: os habis vuelto locos?

    HOGAR JOHN GRIER.Febrero 15

    Mi querida Judy:Llegamos anoche, a eso de las veintitrs, en una tormenta de nieve, "Singapore", Jane y yo.No parece ser costumbre, entre las dirigentes de orfelinatos, el llevar consigo a sus doncellas

    personales ni a sus perros chinos. Nuestra llegada produjo gran alboroto y confusin, pues el sereno y elama de llaves aun no se haban retirado a descansar, a la espera de nuestra llegada. Fue impresionante elrevuelo que se origin entre ellos, pues nunca haban visto un perro como "Singapore", y crean que yo leshaba introducido un lobo entre el rebao.

    Para tranquilizarlos tuve que asegurarles repetidas veces que se trataba simplemente de un ejemplarde la raza canina; y el sereno, despus de examinar la lengua negra de "Sing" se aventur a hacer un

    chiste: me pregunt si lo alimentaba con pastel de gayuba.Era difcil hallar acomodo para mi familia. El pobre "Sing" fue arrastrado, gimiendo, hacia una

    extraa carbonera, dndosele como lecho un trozo de arpillera. A Jane (Juana) no le cupo mejor suerte. Nohaba ninguna cama sobrante en el edificio, salvo una camita de nio que meda cinco pies de largo, la queestaba ubicada en la sala del hospital. Como sabes, Jane mide por lo menos seis pies, de modo quetuvimos mucho trabajo tratando de plegarla en dos para poder arroparla; la pobre pas la noche dobladacomo un cortaplumas. Hoy estuvo renqueando todo el da y pareca una letra S decrpita; deploraba a vivavoce esta nueva escapada y travesura por parte de su veleidosa ama, y aoraba el momento en querecobrsemos el juicio para regresar al hogar paterno en Worcester.

    Me consta que ella me va a estropear todas las probabilidades que tengo de hacerme simptica alresto del personal domstico.

    Trarmela aqu fue la idea ms disparatada que pudiera concebirse; pero ya conoces a mi familia.Tuve que luchar y vencer todos sus escrpulos y objeciones uno por uno, pero en la cuestin de Jane se

    mantuvieron intransigentes. Slo se me permitira venir -temporariamente, se entiende- a condicin dellevadme a Jane para que pudiera vigilarme en cuanto a la alimentacin nutritiva que deba consumir, yadems para cuidar de que no me acostara demasiado tarde. Pero ay de m si me negaba, a llevarlaconmigo! Creo, si mal no recuerdo, que me amenazaron con prohibirme volver a trasponer el umbral de l acasa paterna de Stone Gate. Pues aqu estamos, y ninguna de las dos muy bienvenida, me temo.

    A las seis de la maana me despert el fuerte ruido de una campana, y al abrir los ojos permanec unrato acostada, escuchando la bulla que metan las veinticinco nias dentro del lavatorio, ubicado encima demi dormitorio. Aunque no les dan baos, sino slo que se lavan la cara, por el chapaleo y el ruido quehacen parecen veinticinco cachorritos cados en un estanque.

    Me levant, me vest y sal a explorar el terreno. Debo confesar que fuiste muy astuta al no dejarmevenir a inspeccionar el lugar antes de decidirme a venir.

    La hora en que los huerfanitos a mi cargo se estaban desayunando pareca el momento ms propiciopara presentarme ante ellos; as, pues, me dirig al comedor. Al entrar qued muda de espanto al

    contemplar esas paredes de n color entre gris y amarillento y las mesas cubiertas con un hule pardusco,con tazas y platos de latn y banquitos de madera, y seguramente como un esfuerzo decorativo haba unainscripcin luminosa que deca: "El Seor Todopoderoso proveer!". El fiduciario que aadi este ltimo

  • 7/28/2019 Mi Querido Enemigo

    3/105

    toque debi poseer un amargo sentido humorstico.La verdad, Judy, nunca imagin que hubiese un lugar sobre la tierra tan absolutamente feo, tan

    horrible; y cuando contempl esas filas y filas de nios plidos, indiferentes y silenciosos, ataviados deuniforme azul, la triste realidad de este problema en toda su lobreguez me hiri con tanta fuerza que estuvea punto de caer desvanecida. Parecame un objetivo inalcanzable poder traer la luz de la sonrisa infantil aesas bien caritas, cuando lo que necesitaban era una madre cada uno.

    Con harta ligereza me lanc a esta empresa, en parte porque t fuiste demasiado persuasiva y,principalmente, en honor a la verdad, porque ese presuntuoso e insolente Gordon Hallock se burl tanacerbamente de la idea de que yo pudiese ser la dirigente de un asilo de hurfanos. Entre todos ustedesme hipnotizaron. Y luego, por cierto, cuando empec a Ieer los libros que trataban el asunto y cuando mellevaron a visitar todas aquellas diecisiete instituciones, me sent como excitada, estimulada ante la idea deque pudiese ser capaz de llevar a cabo semejante tarea, y empec a sentir deseos de poner en prcticamis propias ideas e iniciativas. Esa fue mi ambicin, pero ahora que me veo frente a frente con la realidad,me siento despavorida de hallarme aqu; es una empresa tan estupenda. La salud y felicidad futuras decien seres humanos estn en mis manos, sin contar la de sus futuros trescientos o cuatrocientos hijos y susmiles de nietos. Porque esta cosa es, geomtricamente, progresiva. Es terrible. Quin soy yo paraemprender semejante tarea? Por amor de Dios, busquen pronto, pero muy pronto, otra directora!

    Me dice Jane que la comida est lista. Habiendo comido dos de las tres comidas de esta institucin,no me entusiasma la idea de comer otra.

    Un poco ms tarde:

    El personal domstico comi picadillo de carne con espinacas, con budn de tapioca como postre; noquiero pensar en lo que habrn comido los nios.

    Empec a contarte sobre mi primer discurso oficial esta maana durante el desayuno. Este discursoversaba sobre todos los cambios maravillosos que tendran lugar dentro del Hogar John Grier, gracias a lagenerosidad del seor Jervis Pend