Los mitos que hay alrededor de los objetivos del fútbol formativo

Download Los mitos que hay alrededor de los objetivos del fútbol formativo

Post on 15-Jul-2015

195 views

Category:

Education

0 download

TRANSCRIPT

Los objetivos del Ftbol Formativo Por Armando Anaya Entrenador Formativo desde 1985 A lo largo de varios aos el discurso del ftbol infantil se ha venido centrando en la importancia que tiene formar personas de bien, ciudadanos honorables y seres humanos, antes de estar pensando en futbolistas, pero Qu ha pasado? En efecto, en muchas escuelas de ftbol la misin de ha transformado con el paso de los aos y ahora aquella que no venda la idea de formar de manera integral primero personas y luego futbolistas estar fuera de la jugada. Sin embargo la verdad deja mucho que desear y dista mucho de lo que pasa semana a semana en los campos de ftbol de absolutamente todos los niveles socioeconmicos. Basta con acudir a un par de ligas infantiles y veremos a ms de media docena de entrenadores, directivos y ligas empleando una doble moral que es digna de la clase poltica nacional Por qu? Pues porque primero se saludan muy respetuosos de los principios del juego limpio y en dos minutos cuando el rbitro silva el comienzo, a todos se les olvida eso de formar personas antes que futbolistas y a ganar a como d lugar. Vivimos es una sociedad de contradicciones y simulaciones, de acuerdo. Pero, lo ms triste es que la nocin de formar personas antes que jugadores ha tenido como consecuencia el descuido de los valores esenciales. El ftbol formativo antes de formar seres humanos de bien, debe llevar implcita una primera realizacin indispensable: contribuir y proporcionarle cultura deportiva a sus participantes. Formar ciudadanos honorables es la consecuencia de una buena infancia acompaada de diversas actividades, entre ellas la prctica de un deporte de conjunto que canaliza mucho de lo que se necesita para alcanzar a cumplir con dicho objetivo, sin embargo, tan importante es el efecto como el proceso. Por ello, el ftbol formativo debera primero poner mayor atencin en el proceso formativo y despus en el resultado. As que cuando, en un pas como el nuestro, se habla de cultura deportiva, casi nadie sabe explicar algo que nunca supo en qu consista ni se vio en la necesidad de usar. Una vez que el nio o el joven, el padre de familia, el entrenador o el dirigente, hayan adquirido esa cultura deportiva, lo dems llegar en consecuencia. Por eso, mientras al nio no se le ensee a respetar al que pierde, reconocer al que le gana, hacerse de hbitos y saber trabajar en equipo, de nada sirve que engaemos a los que no saben de inclusin, con la etiqueta de la formacin integral si estamos descuidando lo estrictamente afectivo que no deja de ser deportivo tambin. Finalmente, cabe mencionar que la falta de cultura deportiva no es algo que se enmarque solo entre las clases ms pobres o menos educadas, al contrario; simplemente lo que cambia es la forma de mal interpretar esa cultura deportiva.