los imperdonables santacruz

Click here to load reader

Post on 01-Apr-2016

226 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Los imperdonables. 50 lugares para visitar en Santa Cruz, Bolivia.

TRANSCRIPT

  • 1

  • 2 3

  • 2 3

  • 4 5

  • 4 5

  • 6 7

    Idea original: Claudia Prudencio Aponte

    Fotografa: Claudia Prudencio AponteAsistente de fotografa: Mateo CaballeroProduccin: Juan Andrs ChahnAsistente de produccin: Sebastin PrudencioDiseo Grfico: Pamela Juregui CisnerosPrlogo y textos: Alfredo Rodriguez Pea

    Foto portada: Parque Los Mangales

    Impreso en SPC

    Depsito Legal:ISBN:

    Gestin de Vnculos: Mara Claudia DabdoubDireccin de video: Nicolas TaborgaAsistente de video: Fernanda PrudencioComunity Management: Mara Beatrz PieiroGestin Administrativa: Catalina Jordan

    Todos los derechos estn reservados para esta edicin. Prohbida su reproduccin o copia parcial. Ninguna persona natural o institucional puede utilizar este material median-te medios electrnicos, ni ser escaneado sin previa autori-zacin del autor.

    Crditos

  • 6 7

    Idea original: Claudia Prudencio Aponte

    Fotografa: Claudia Prudencio AponteAsistente de fotografa: Mateo CaballeroProduccin: Juan Andrs ChahnAsistente de produccin: Sebastin PrudencioDiseo Grfico: Pamela Juregui CisnerosPrlogo y textos: Alfredo Rodriguez Pea

    Foto portada: Parque Los Mangales

    Impreso en SPC

    Depsito Legal:ISBN:

    Gestin de Vnculos: Mara Claudia DabdoubDireccin de video: Nicolas TaborgaAsistente de video: Fernanda PrudencioComunity Management: Mara Beatrz PieiroGestin Administrativa: Catalina Jordan

    Todos los derechos estn reservados para esta edicin. Prohbida su reproduccin o copia parcial. Ninguna persona natural o institucional puede utilizar este material median-te medios electrnicos, ni ser escaneado sin previa autori-zacin del autor.

    Crditos

  • 8 9

  • 8 9

  • 10 11

    Viajero que llegas hasta nuestro lado/prate un momento no pases de largo/la arena est ardiendo, te vas a cansar/ y de aqu es tan lejos a cualquier ciudad () entra con franqueza que un placer nos das/ es ley del cruceo la hospitalidad.

    Cuando el poeta Rmulo Gmez acu estos versos que los cruceos hemos convertido en filosofa de vida, lo hizo describiendo no solamente el carcter abierto y solidario de los habitantes de la llanura, pero tambin dando pinceladas de la realidad de un pueblo que viva de manera austera, frugal y feliz:

    No importa quin sea el que llegue al trecho/ no le consentimos que duerma al sereno/ nuestra choza es pobre, nuestra choza es triste/ ms, por sus hendijas se miran las estrellas.

    Ha pasado mucho tiempo desde esta postal. Hoy, en pleno siglo XXI, la hospitalidad sigue siendo una norma y nuestro aire festivo una constante reafirmacin de identidad, pero lo que s ha cambiado mucho son las cosas que le podemos ofrecer a quienes nos visitan.

    Claudia Prudencio, una ciudadana del mundo con una increble sensibilidad artstica, ha dado cuenta de algunas de las ms increbles y maravillosas experiencias que cualquier viajero tambin puede disfrutar en la vastedad de nuestra tierra, pero ella ha elegidocincuenta posibilidades de nuestra floreciente industria turstica y tambin de nuestras manifestaciones culturales y artsticas para compartirlas con los dems en este registro cuidadoso y generoso al que ha inscrito como Los Imperdonables para la posteridad.

    En este ambicioso proyecto, Claudia cont con la valiosa orientacin de un grupo de cruceos conocedores de su tierra, una suerte de Consejo Imperdonable integrado por Julio Kempff, Paula Pea, Juan Carlos Mena-cho y colaborado por Quito Velasco y Miguel Cabrujas, quienes condujeron imaginariamente a la fotgrafa por nuestra encantada tierra para que luego ella hiciera personalmente su seleccin.

    No entraremos ac en el callejn del debate sobre la pertinencia o no de algunos de los elegidos porque se trata de una lista personal, pero confeccionada desde una perspectiva libre de compromisos, imparcial, externa, lo que le da un valor adicional a esta muestra. Seguramente habr otros lugares para llenar otro tomo, pero dejemos que este documento sea una invitacin para que cada uno pueda identificar o construir otras propuestas que podamos ofrecer despus a los viajeros que lleguen a nuestro solar.

    A Claudia y a su equipo de profesionales solo nos resta decirles GRACIAS! Y proponerle el reto de fotografiar nuestro afn integrador, nuestro espritu patritico y nuestro compromiso con el pas, especialmente ahora que a los cruceos se nos intent etiquetar con todo lo contrario.

    Es tipo llanero, es bravo y sencillo/ por eso no esconde, ni miente, ni finge / quiere a su Bolivia con amor de hijo / y por ella acepta cualquier sacrificio / hoy espera mudo / la hora vendr a describir su nombre de eternidad.

    Alfredo Rodrguez Pea.

    Prlogo

  • 10 11

    Viajero que llegas hasta nuestro lado/prate un momento no pases de largo/la arena est ardiendo, te vas a cansar/ y de aqu es tan lejos a cualquier ciudad () entra con franqueza que un placer nos das/ es ley del cruceo la hospitalidad.

    Cuando el poeta Rmulo Gmez acu estos versos que los cruceos hemos convertido en filosofa de vida, lo hizo describiendo no solamente el carcter abierto y solidario de los habitantes de la llanura, pero tambin dando pinceladas de la realidad de un pueblo que viva de manera austera, frugal y feliz:

    No importa quin sea el que llegue al trecho/ no le consentimos que duerma al sereno/ nuestra choza es pobre, nuestra choza es triste/ ms, por sus hendijas se miran las estrellas.

    Ha pasado mucho tiempo desde esta postal. Hoy, en pleno siglo XXI, la hospitalidad sigue siendo una norma y nuestro aire festivo una constante reafirmacin de identidad, pero lo que s ha cambiado mucho son las cosas que le podemos ofrecer a quienes nos visitan.

    Claudia Prudencio, una ciudadana del mundo con una increble sensibilidad artstica, ha dado cuenta de algunas de las ms increbles y maravillosas experiencias que cualquier viajero tambin puede disfrutar en la vastedad de nuestra tierra, pero ella ha elegidocincuenta posibilidades de nuestra floreciente industria turstica y tambin de nuestras manifestaciones culturales y artsticas para compartirlas con los dems en este registro cuidadoso y generoso al que ha inscrito como Los Imperdonables para la posteridad.

    En este ambicioso proyecto, Claudia cont con la valiosa orientacin de un grupo de cruceos conocedores de su tierra, una suerte de Consejo Imperdonable integrado por Julio Kempff, Paula Pea, Juan Carlos Mena-cho y colaborado por Quito Velasco y Miguel Cabrujas, quienes condujeron imaginariamente a la fotgrafa por nuestra encantada tierra para que luego ella hiciera personalmente su seleccin.

    No entraremos ac en el callejn del debate sobre la pertinencia o no de algunos de los elegidos porque se trata de una lista personal, pero confeccionada desde una perspectiva libre de compromisos, imparcial, externa, lo que le da un valor adicional a esta muestra. Seguramente habr otros lugares para llenar otro tomo, pero dejemos que este documento sea una invitacin para que cada uno pueda identificar o construir otras propuestas que podamos ofrecer despus a los viajeros que lleguen a nuestro solar.

    A Claudia y a su equipo de profesionales solo nos resta decirles GRACIAS! Y proponerle el reto de fotografiar nuestro afn integrador, nuestro espritu patritico y nuestro compromiso con el pas, especialmente ahora que a los cruceos se nos intent etiquetar con todo lo contrario.

    Es tipo llanero, es bravo y sencillo/ por eso no esconde, ni miente, ni finge / quiere a su Bolivia con amor de hijo / y por ella acepta cualquier sacrificio / hoy espera mudo / la hora vendr a describir su nombre de eternidad.

    Alfredo Rodrguez Pea.

    Prlogo

  • 12 13

  • 12 13

  • 14 15

    Como un corazn natural que le infunde vida al eje del continente sudamericano, este fabuloso humedal que se extiende a lo largo de vastas reas de Brasil, Bolivia y Paraguay, es el mayor del mundo y posee un vigor inusitado y una extraordinaria biodiversidad.Inscrito en el ao 2000 dentro del selecto inventario de Patrimonios Naturales de la Humanidad, es el reino de las aves, de los peces y de una maravillosa variedad de majestuosos mamferos como jaguares, ciervos, londras, osos banderas y muchos otros. El fragmento boliviano y que corresponde a un 10% de la superficie total del ecosistema, se despliega por las reas protegidas de Otuquis, San Matas y abarca el lmite entre las regiones del Chaco, el Cerrado y la cuenca amaznica.

    El Pantanal 1

    www.misionaltours.com

  • 14 15

    Como un corazn natural que le infunde vida al eje del continente sudamericano, este fabuloso humedal que se extiende a lo largo de vastas reas de Brasil, Bolivia y Paraguay, es el mayor del mundo y posee un vigor inusitado y una extraordinaria biodiversidad.Inscrito en el ao 2000 dentro del selecto inventario de Patrimonios Naturales de la Humanidad, es el reino de las aves, de los peces y de una maravillosa variedad de majestuosos mamferos como jaguares, ciervos, londras, osos banderas y muchos otros. El fragmento boliviano y que corresponde a un 10% de la superficie total del ecosistema, se despliega por las reas protegidas de Otuquis, San Matas y abarca el lmite entre las regiones del Chaco, el Cerrado y la cuenca amaznica.

    El Pantanal 1

    www.misionaltours.com

  • 16 17

    Emplazado entre imponentes montaas esculpidas con singulares formas por la milenaria y paciente accin de los elementos, este extraordinario valle acoge a una de las ms hermosas y espectaculares reservas naturales de Bolivia. Flanqueado por impresionantes monolitos, vertiginosos farallones e insertado dentro del inestimable Bosque Seco Chiquitano, el lugar atesora valiosos sitios arqueolgicos, inspiradas pinturas rupestres y una fauna magnfica. Tucavaca es uno de los destinos ms seductores de Santa Cruz, pero encierra un gran peligro y es que despus de visitarlo, el viajero desear profundamente arraigarse en ese lugar, con-vertirse en rbol o en piedra para que nadie lo obligue a abandonar la denominada ante-sala del cielo.

    Valle de Tucabaca 2

    www.misionaltours.com

    Serrana de Santiago

  • 16 17

    Emplazado entre imponentes montaas esculpidas con singulares formas por la milenaria y paciente accin de los elementos, este extraordinario valle acoge a una de las ms hermosas y espectaculares reservas naturales de Bolivia. Flanqueado por impresionantes monolitos, vertiginosos farallones e insertado dentro del inestimable Bosque Seco Chiquitano, el lugar atesora valiosos sitios arqueolgicos, inspiradas pinturas rupestres y una fauna magnfica. Tucavaca es uno de los destinos ms seductores de Santa Cruz, pero encierra un gran peligro y es que despus de visitarlo, el viajero desear profundamente arraigarse en ese lugar, con-vertirse en rbol o en piedra para que nadie lo obligue a abandonar la denominada ante-sala del cielo.

    Valle de Tucabaca 2

    www.misionaltours.com

    Serrana de Santiago

  • 18 19

    Al sur del parque nacional Ambor, a una hora y media de la ciudad de Santa Cruz y escondido en un valle profundo, se encuentra el Refugio Volcanes, curioso ecoalbergue con majestuosas vista panormicas, sitio ideal para la observacin de aves, mamferos diversidad botnica y para el relax en piscinas naturales, entre otra muchas actividades, menos para visitar volcanes. El fenmeno no deja de ser llamativo toda vez que los volcanes activos de Bolivia se encuentran ubicados en la Cordillera Occidental sobre la frontera con Chile o cerca de ella. La nica razn para instalar un Refugio Volcanes en los valles mesotrmicos cruceos sera para proteger a los visitantes de la explosiva alegra y de las proverbiales fiestas que se organizan en los pueblos aledaos, como Samaipata, Mairana, Mataral, Trigal, Moro Moro, Comarapa y Vallegrande, especialmente durante las pocas de carnaval, cuando los licorcitos de fruta, la leche tigre y la tradicional ambrosa, corren como ros de lava ardiente en las venas de sus habitantes.

    El Refugio los Volcanes 3

    www.refugiovolcanes.com

  • 18 19

    Al sur del parque nacional Ambor, a una hora y media de la ciudad de Santa Cruz y escondido en un valle profundo, se encuentra el Refugio Volcanes, curioso ecoalbergue con majestuosas vista panormicas, sitio ideal para la observacin de aves, mamferos diversidad botnica y para el relax en piscinas naturales, entre otra muchas actividades, menos para visitar volcanes. El fenmeno no deja de ser llamativo toda vez que los volcanes activos de Bolivia se encuentran ubicados en la Cordillera Occidental sobre la frontera con Chile o cerca de ella. La nica razn para instalar un Refugio Volcanes en los valles mesotrmicos cruceos sera para proteger a los visitantes de la explosiva alegra y de las proverbiales fiestas que se organizan en los pueblos aledaos, como Samaipata, Mairana, Mataral, Trigal, Moro Moro, Comarapa y Vallegrande, especialmente durante las pocas de carnaval, cuando los licorcitos de fruta, la leche tigre y la tradicional ambrosa, corren como ros de lava ardiente en las venas de sus habitantes.

    El Refugio los Volcanes 3

    www.refugiovolcanes.com

  • 20 21

    Dicen que fue un centro ceremonial de antiguas culturas precolombinas, hay quienes piensan que en realidad fue un observatorio astronmico y hasta hay quienes se aventuran a afirmar que el lugar es puerto de salidas y llegadas interga-lcticas. Por si todas esas conjeturas no fueran suficientes, diremos ac que lo que all realmen-te hay es un gigante de piedra que duerme de bruces y en cuya espalda, chans, guaranes, incas, espaoles, extraterrestres y bachilleres dibujaron grafitis en bajo relieve para dejar una huella de su paso por El Fuerte. Hoy, ese gigante y sus tatuajes son Patrimonio Cultural Mundial de la Humanidad.

    El Fuerte de Samaipata4

    www.misionaltours.com

  • 20 21

    Dicen que fue un centro ceremonial de antiguas culturas precolombinas, hay quienes piensan que en realidad fue un observatorio astronmico y hasta hay quienes se aventuran a afirmar que el lugar es puerto de salidas y llegadas interga-lcticas. Por si todas esas conjeturas no fueran suficientes, diremos ac que lo que all realmen-te hay es un gigante de piedra que duerme de bruces y en cuya espalda, chans, guaranes, incas, espaoles, extraterrestres y bachilleres dibujaron grafitis en bajo relieve para dejar una huella de su paso por El Fuerte. Hoy, ese gigante y sus tatuajes son Patrimonio Cultural Mundial de la Humanidad.

    El Fuerte de Samaipata4

    www.misionaltours.com

  • 22 23

    Las innumerables posibilidades recrea-tivas y sensoriales que nos brinda este mgico rincn situado a slo tres kilmetros del ro Pira, nos revelan que el arquitecto y paisajista cruceo Tonchi Rive-ro, volc toda su inspiracin para crear un deslumbrante vergel y un imperdible restaurante. rboles, arbustos y plantas cubiertas de flores, surgen de una irregular topografa formada por pequeas elevaciones que cien una laguna con carpas rojas, as como gigantescos ejemplares de la monumental victoria regia, el mayor nenfar del mundo.Si usted ama la tranquilidad, la naturaleza, el aire puro y la buena comida, no deje de visitar este sorprenden-te oasis a escasos kilmetros de la ciudad, en que la belleza y el buen gusto se conju-gan en una incomparable obra paisajstica.

    La Rinconada5

    Km. 7 Camino a Porongo www.larinconada.com.bo

  • 22 23

    Las innumerables posibilidades recrea-tivas y sensoriales que nos brinda este mgico rincn situado a slo tres kilmetros del ro Pira, nos revelan que el arquitecto y paisajista cruceo Tonchi Rive-ro, volc toda su inspiracin para crear un deslumbrante vergel y un imperdible restaurante. rboles, arbustos y plantas cubiertas de flores, surgen de una irregular topografa formada por pequeas elevaciones que cien una laguna con carpas rojas, as como gigantescos ejemplares de la monumental victoria regia, el mayor nenfar del mundo.Si usted ama la tranquilidad, la naturaleza, el aire puro y la buena comida, no deje de visitar este sorprenden-te oasis a escasos kilmetros de la ciudad, en que la belleza y el buen gusto se conju-gan en una incomparable obra paisajstica.

    La Rinconada5

    Km. 7 Camino a Porongo www.larinconada.com.bo

  • 24 25

    Biocentro Gembe6

    Km.5, Camino a Porongo, Z/Urub, www.biocentroguembe.com

    El Biocentro Gemb es un paraso natural de 24 hectreas, ubicado a 15 minutos del centro de la ciudad localizado en la zona del Urub, rodeado de innumerables plantas exticas, bosques exuberantes y animales propios de la regin, brinda a sus visitantes una serie de atractivos y actividades de recreacin y sano esparcimiento en sus piscinas naturales, lagunas, restaurantes, senderos ecolgicos y muchas otras opciones para la aventura en medio de la naturale-za. De todas ellas, resultan imperdibles el mariposario ms grande del mundo y el orquideario ms extico de Gemb, dos enormes lbumes de cromos donde el reto consiste en encontrar las figuras repetidas.

  • 24 25

    Biocentro Gembe6

    Km.5, Camino a Porongo, Z/Urub, www.biocentroguembe.com

    El Biocentro Gemb es un paraso natural de 24 hectreas, ubicado a 15 minutos del centro de la ciudad localizado en la zona del Urub, rodeado de innumerables plantas exticas, bosques exuberantes y animales propios de la regin, brinda a sus visitantes una serie de atractivos y actividades de recreacin y sano esparcimiento en sus piscinas naturales, lagunas, restaurantes, senderos ecolgicos y muchas otras opciones para la aventura en medio de la naturale-za. De todas ellas, resultan imperdibles el mariposario ms grande del mundo y el orquideario ms extico de Gemb, dos enormes lbumes de cromos donde el reto consiste en encontrar las figuras repetidas.

  • 26 27

    A diferencia de otras ostentosas catedrales del mundo o de las iglesias de las Misiones Jesuticas, la Baslica Menor de San Lorenzo de Santa Cruz de la Sierra no est ornamentada por ningn tipo de pintura o tinte exterior. Su acabado de ladri-llo expuesto, sus portones de madera, su color tierra y su eclctico diseo parecen reflejar el modo sencillo de ser de los cruceos. La Catedral fue construida poco despus de la fundacin de la capital oriental, en 1606, tiem-po en el que el templo fue mucho ms modesto todava, pues era de paja y barro, y aunque despus le sobrevendran cuatro modificacio-nes ms, hasta llegar a su acabado actual, la austeridad parece ser la lnea de diseo que si-gui. En la Baslica Menor de San Lorenzo los cruce-os nos encontramos con Dios y en sus alrede-dores, en su atrio, en su concurrida Plaza 24 de Septiembre y en la Manzana Uno, tambin con nosotros mismos.

    Catedral Metropolitana de Santa Cruz

    7

    Plaza 24 de septiembre, Casco Viejo.

  • 26 27

    A diferencia de otras ostentosas catedrales del mundo o de las iglesias de las Misiones Jesuticas, la Baslica Menor de San Lorenzo de Santa Cruz de la Sierra no est ornamentada por ningn tipo de pintura o tinte exterior. Su acabado de ladri-llo expuesto, sus portones de madera, su color tierra y su eclctico diseo parecen reflejar el modo sencillo de ser de los cruceos. La Catedral fue construida poco despus de la fundacin de la capital oriental, en 1606, tiem-po en el que el templo fue mucho ms modesto todava, pues era de paja y barro, y aunque despus le sobrevendran cuatro modificacio-nes ms, hasta llegar a su acabado actual, la austeridad parece ser la lnea de diseo que si-gui. En la Baslica Menor de San Lorenzo los cruce-os nos encontramos con Dios y en sus alrede-dores, en su atrio, en su concurrida Plaza 24 de Septiembre y en la Manzana Uno, tambin con nosotros mismos.

    Catedral Metropolitana de Santa Cruz

    7

    Plaza 24 de septiembre, Casco Viejo.

  • 28 29

    Bosque de Helechos Gigantes

    8

    www.misionaltours.com

    Cuando Sir Arthur Conan Doyle relat en su novela El Mundo Perdido, la existencia de un lugar en Sudamrica donde el tiempo se detuvo caprichosamente para permitir la supervivencia de la vida prehistrica, no estaba tal vez fantaseando del todo. A dos horas de Santa Cruz de la Sierra existe un lugar con caracters-ticas parecidas a las de ese territorio congelado en la noche de los tiempos, es el Bosque de los Helechos Gigantes del Parque Nacional Ambor, hogar de verdaderos fsiles vivos de la era jur-sica y cuyos antepasados sirvieron de ensalada para los dinosaurios.Los antiguos rptiles se extinguieron, pero estos miste-riosos y enormes helechos siguen en pie brindando un espectculo digno de una nueva novela, a los expedicionarios que llegan hasta la provincia Florida para visitarlos.

  • 28 29

    Bosque de Helechos Gigantes

    8

    www.misionaltours.com

    Cuando Sir Arthur Conan Doyle relat en su novela El Mundo Perdido, la existencia de un lugar en Sudamrica donde el tiempo se detuvo caprichosamente para permitir la supervivencia de la vida prehistrica, no estaba tal vez fantaseando del todo. A dos horas de Santa Cruz de la Sierra existe un lugar con caracters-ticas parecidas a las de ese territorio congelado en la noche de los tiempos, es el Bosque de los Helechos Gigantes del Parque Nacional Ambor, hogar de verdaderos fsiles vivos de la era jur-sica y cuyos antepasados sirvieron de ensalada para los dinosaurios.Los antiguos rptiles se extinguieron, pero estos miste-riosos y enormes helechos siguen en pie brindando un espectculo digno de una nueva novela, a los expedicionarios que llegan hasta la provincia Florida para visitarlos.

  • 30 31

    En la mitologa guaran, Kaa-Iya significa Amos del monte y aunque ese territorio es compartido por guaranes, chiquitanos, ayoreos e izoceos, ninguno de ellos es propietario de ese vergel. La tarea de proteger este idlico espacio se la han repartido entre los nobles quebrachos, los guayacanes, los poderosos cuchis y el omnipresente cupes. Com-parten esas funciones inquietos armadillos, chanchos, monos, ciervos ms de 300 especies de aves y el siempre respetado jaguar.El ingreso no est restringido. Claro que no!, los amos del monte permiten incluso que los visitantes pue-dan pescar en el Parapet, uno de los muchos ros que atraviesan este increble lugar. Pero eso s ningn disparo est permitido!, a lo sumo lo nico que puede destallar por ah es el flash de las cmaras fotogrficas y pare de contar.

    Pesca en el Ro Parapet9

    Los cajones del ro grande a 140 km carretera a Yacuiba.

    Parque Nacional Kaaiya

  • 30 31

    En la mitologa guaran, Kaa-Iya significa Amos del monte y aunque ese territorio es compartido por guaranes, chiquitanos, ayoreos e izoceos, ninguno de ellos es propietario de ese vergel. La tarea de proteger este idlico espacio se la han repartido entre los nobles quebrachos, los guayacanes, los poderosos cuchis y el omnipresente cupes. Com-parten esas funciones inquietos armadillos, chanchos, monos, ciervos ms de 300 especies de aves y el siempre respetado jaguar.El ingreso no est restringido. Claro que no!, los amos del monte permiten incluso que los visitantes pue-dan pescar en el Parapet, uno de los muchos ros que atraviesan este increble lugar. Pero eso s ningn disparo est permitido!, a lo sumo lo nico que puede destallar por ah es el flash de las cmaras fotogrficas y pare de contar.

    Pesca en el Ro Parapet9

    Los cajones del ro grande a 140 km carretera a Yacuiba.

    Parque Nacional Kaaiya

  • 32 33

    Arte Rupestre 10

    www.misionaltours.com

    Los primeros habitantes de Santa Cruz, al igual que los hom-bres del resto del continente, manifestaron su cosmovisin plasmndola en pictografas (escritura ideogrfica consisten-te en dibujar toscamente objetos que se desean expresar con palabras) y petroglifos (dibujos que representan una sucesin de ideas y no sencillos objetos). Con su arte, estos primitivos habitantes expresaron sus mensajes religiosos, sociales y econmicos sobre toda superficie que les permi-tiera hacerlo, pero principalmente en las paredes de cavernas y en caprichosas formaciones rocosas. Sus representaciones eran signos, smbolos, jeroglficos o escenas de temas libres y naturalistas, tpicos del medio geogrfico que los rodeaba. Tambin fueron un medio de expresin de sus convicciones mgico-religiosas y con seguridad los hubo quienes adems plasmaron estas pintu-ras solo por mera diversin. Es, en pocas palabras, el Facebook con el que aquellos lejanos ancestros chiquitanos, izoceos, chiriguanos y guarasugwe se comunican con nosotros a travs de los tiempos. Si ves alguno, por favor no le des Like. Hay que preservar esos dibujos como estn.

  • 32 33

    Arte Rupestre 10

    www.misionaltours.com

    Los primeros habitantes de Santa Cruz, al igual que los hom-bres del resto del continente, manifestaron su cosmovisin plasmndola en pictografas (escritura ideogrfica consisten-te en dibujar toscamente objetos que se desean expresar con palabras) y petroglifos (dibujos que representan una sucesin de ideas y no sencillos objetos). Con su arte, estos primitivos habitantes expresaron sus mensajes religiosos, sociales y econmicos sobre toda superficie que les permi-tiera hacerlo, pero principalmente en las paredes de cavernas y en caprichosas formaciones rocosas. Sus representaciones eran signos, smbolos, jeroglficos o escenas de temas libres y naturalistas, tpicos del medio geogrfico que los rodeaba. Tambin fueron un medio de expresin de sus convicciones mgico-religiosas y con seguridad los hubo quienes adems plasmaron estas pintu-ras solo por mera diversin. Es, en pocas palabras, el Facebook con el que aquellos lejanos ancestros chiquitanos, izoceos, chiriguanos y guarasugwe se comunican con nosotros a travs de los tiempos. Si ves alguno, por favor no le des Like. Hay que preservar esos dibujos como estn.

  • 34 35

    Al noreste del departamento de Santa Cruz, cerca de la frontera con Brasil, tres novias se han escon-dido luego de escaparse de las pretensiones de un galn que les haba ofrecido la dicha eterna en un envoltorio con el rtulo de PROGRESO. Las novias salieron corriendo para ocultarse en un lugar de difcil acceso ubicado entre dram-ticos farallones y formidables mesetas sobre las que ellas se han dormido y desde donde caen sus velos en forma de cristalinas cataratas. All aguardan esas bellezas, pero a diferencia de las hadas de los cuentos, ninguna quiere ser rescatada. Eso s, son muy coquetas, les gusta el elogio y ser fotografiadas. El reto no es para cualquiera, solo los ms valientes y persisten-tes guerreros del lente logran visitarlas. Arco Iris, Fawcet y Ahlfeld son sus nombres.

    Catarata Ahlfeld11

    www.misionaltours.com

  • 34 35

    Al noreste del departamento de Santa Cruz, cerca de la frontera con Brasil, tres novias se han escon-dido luego de escaparse de las pretensiones de un galn que les haba ofrecido la dicha eterna en un envoltorio con el rtulo de PROGRESO. Las novias salieron corriendo para ocultarse en un lugar de difcil acceso ubicado entre dram-ticos farallones y formidables mesetas sobre las que ellas se han dormido y desde donde caen sus velos en forma de cristalinas cataratas. All aguardan esas bellezas, pero a diferencia de las hadas de los cuentos, ninguna quiere ser rescatada. Eso s, son muy coquetas, les gusta el elogio y ser fotografiadas. El reto no es para cualquiera, solo los ms valientes y persisten-tes guerreros del lente logran visitarlas. Arco Iris, Fawcet y Ahlfeld son sus nombres.

    Catarata Ahlfeld11

    www.misionaltours.com

  • 36 37

    El vertiginoso desplazamiento que alcanzamos entre la ramazn espesa del bien cuidado bosque, donde se encuen-tra instalada la estructura del zip line o canopy del Resort Los Cedros, nos estimula hasta la ltima clula y nos hace comprender sonrientes y felices, que sin el influjo rejuvenece-dor de los desafos, la vida es una realidad tediosa y desabrida. A travs de un compromiso total con la seguridad y el respeto al medio ambiente, deslizarse por esos cables en medio de aves cantoras, mariposas acrbatas y la caricia de la brisa en nuestro rostro, es una experiencia inolvidable que adems de distribuir saludables dosis de adrenalina en nuestras venas, nos hace visualizar la existencia bajo la benfica y vivificante perspectiva de la accin.

    Canopy de Los Cedros 12

    www.misionaltours.com

  • 36 37

    El vertiginoso desplazamiento que alcanzamos entre la ramazn espesa del bien cuidado bosque, donde se encuen-tra instalada la estructura del zip line o canopy del Resort Los Cedros, nos estimula hasta la ltima clula y nos hace comprender sonrientes y felices, que sin el influjo rejuvenece-dor de los desafos, la vida es una realidad tediosa y desabrida. A travs de un compromiso total con la seguridad y el respeto al medio ambiente, deslizarse por esos cables en medio de aves cantoras, mariposas acrbatas y la caricia de la brisa en nuestro rostro, es una experiencia inolvidable que adems de distribuir saludables dosis de adrenalina en nuestras venas, nos hace visualizar la existencia bajo la benfica y vivificante perspectiva de la accin.

    Canopy de Los Cedros 12

    www.misionaltours.com

  • 38 39

    Hace exactamente 453 aos y en medio de un salvaje y sobrecogedor escenario de lomeros, serranas, lagunas y ros, un puado de rudos y decididos espaoles encabezados por el mtico uflo de Chvez, fund un puado de casas con la intencin de establecerse en las frtiles comarcas de la Chiquitania.As surgi a la vida la primera versin de nuestra ciudad, en una poca en que la natura-leza exuberante del oriente boliviano, era recin hollada por los audaces y temerarios pies europeos.Durante 50 aos estuvo ese lugar habitado, pero luego a Santa Cruz le nacieron alas y levant vuelo en busca de un nuevo espacio vital. Hoy sigue buscndolo. Con la finalidad de preservar las ruinas y monumentos an existentes de este primer emplazamiento, el 22 de febrero de 1989 se cre el Par-que Nacional Histrico Santa Cruz La Vieja.

    Santa Cruz La Vieja13

    www.misionaltours.com

  • 38 39

    Hace exactamente 453 aos y en medio de un salvaje y sobrecogedor escenario de lomeros, serranas, lagunas y ros, un puado de rudos y decididos espaoles encabezados por el mtico uflo de Chvez, fund un puado de casas con la intencin de establecerse en las frtiles comarcas de la Chiquitania.As surgi a la vida la primera versin de nuestra ciudad, en una poca en que la natura-leza exuberante del oriente boliviano, era recin hollada por los audaces y temerarios pies europeos.Durante 50 aos estuvo ese lugar habitado, pero luego a Santa Cruz le nacieron alas y levant vuelo en busca de un nuevo espacio vital. Hoy sigue buscndolo. Con la finalidad de preservar las ruinas y monumentos an existentes de este primer emplazamiento, el 22 de febrero de 1989 se cre el Par-que Nacional Histrico Santa Cruz La Vieja.

    Santa Cruz La Vieja13

    www.misionaltours.com

  • 40 41

    Con temperaturas que oscilan entre los 25 y los 45 grados Celsius, las aguas de este centro hdrico termal localizado a treinta y un kilmetros de Robor, nos permiten entregar nuestros cuerpos a la magia te-raputica de la naturaleza. Todo se debe al ro Aguas Calientes que extiende su telrica presencia a lo largo de un transcurso de cinco kilmetros en el que va formando diversos balnearios. Su manso caudal brota del subsuelo cargado de poderes curativos, regidos por la presencia de minerales adecuados para el combate del reumatismo, la artritis y otras afeccio-nes. La vegetacin que enmarca el lugar le concede un encanto especial y posee un fcil acceso que nos permite visitar este hos-pital sin paredes en cualquier poca del ao.

    Aguas Calientes 14

    www.misionaltours.com

  • 40 41

    Con temperaturas que oscilan entre los 25 y los 45 grados Celsius, las aguas de este centro hdrico termal localizado a treinta y un kilmetros de Robor, nos permiten entregar nuestros cuerpos a la magia te-raputica de la naturaleza. Todo se debe al ro Aguas Calientes que extiende su telrica presencia a lo largo de un transcurso de cinco kilmetros en el que va formando diversos balnearios. Su manso caudal brota del subsuelo cargado de poderes curativos, regidos por la presencia de minerales adecuados para el combate del reumatismo, la artritis y otras afeccio-nes. La vegetacin que enmarca el lugar le concede un encanto especial y posee un fcil acceso que nos permite visitar este hos-pital sin paredes en cualquier poca del ao.

    Aguas Calientes 14

    www.misionaltours.com

  • 42 43

    A tan solo tres horas de Santa Cruz de la Sierra y 40 kil-metros en lancha del municipio de Abap se encuentra uno de los escenarios ms maravillosos que la natura-leza le haya podido legar a los cruceos para reencon-trarse con ella. Se trata de los Cajones del Ro Grande, un sitio de cerros verticales cuya morfologa prcticamente encierra ese cuerpo de agua entre dos enormes y pro-longadas paredes, lo que permite que una gran biodi-versidad y fauna pisccola se concentre en ese lugar. El recorrido en lancha a motor sobre el ro toma cua-tro horas hasta llegar a un punto donde la pesca de surub, sbalo, dorado, bagre, pac y boga, es abundan-te y tambin la felicidad de quienes han logrado resistir las altas temperaturas y el acoso de los insectos propios de esa aventura.As es la madre naturaleza, tan buena, generosa y prdi-ga con sus hijos, que no solo se conforma con entregar-nos lo elementos esenciales para nuestra subsistencia, sino que a veces se toma la molestia de encajonar sus presentes y entregrnoslos en hermosos envoltorios, con la esperanza quizs de que finalmente nos porte-mos bien con ella.

    Cajones del Ro Grande15

    www.misionaltours.com

  • 42 43

    A tan solo tres horas de Santa Cruz de la Sierra y 40 kil-metros en lancha del municipio de Abap se encuentra uno de los escenarios ms maravillosos que la natura-leza le haya podido legar a los cruceos para reencon-trarse con ella. Se trata de los Cajones del Ro Grande, un sitio de cerros verticales cuya morfologa prcticamente encierra ese cuerpo de agua entre dos enormes y pro-longadas paredes, lo que permite que una gran biodi-versidad y fauna pisccola se concentre en ese lugar. El recorrido en lancha a motor sobre el ro toma cua-tro horas hasta llegar a un punto donde la pesca de surub, sbalo, dorado, bagre, pac y boga, es abundan-te y tambin la felicidad de quienes han logrado resistir las altas temperaturas y el acoso de los insectos propios de esa aventura.As es la madre naturaleza, tan buena, generosa y prdi-ga con sus hijos, que no solo se conforma con entregar-nos lo elementos esenciales para nuestra subsistencia, sino que a veces se toma la molestia de encajonar sus presentes y entregrnoslos en hermosos envoltorios, con la esperanza quizs de que finalmente nos porte-mos bien con ella.

    Cajones del Ro Grande15

    www.misionaltours.com

  • 44 45

    En el corazn de la Gran Chiquitana, entre San Jos de Chiquitos y Robor, se encuentra el pueblo de Cho-chs y su bello e indescriptible Santuario Mariano de la Torre, construido en conmemoracin de las vctimas de los desastres naturales de 1979, cuando fuertes lluvias provocaron inundaciones, deslizamientos de tierra y la desaparicin del pueblo de Portn.Jvenes y talentosos chiquitanos, guiados por el ge-nio del restaurador Hans Roth, han plasmado dichos sucesos junto a escenas de la creacin y otros motivos, tallando las columnas, puertas y dems elementos de dicho recinto; mientras que en los alrededores, la na-turaleza, o tal vez Dios mismo, tambin parece haber estado jugando a darle misteriosas formas a los cerros y a las rocas de toda aquella regin. Todo parece indicar que en 1979, Dios tambin estuvo jugando a ser escultor por ese rincn del pas.

    Chochis 16

    www.misionaltours.com

  • 44 45

    En el corazn de la Gran Chiquitana, entre San Jos de Chiquitos y Robor, se encuentra el pueblo de Cho-chs y su bello e indescriptible Santuario Mariano de la Torre, construido en conmemoracin de las vctimas de los desastres naturales de 1979, cuando fuertes lluvias provocaron inundaciones, deslizamientos de tierra y la desaparicin del pueblo de Portn.Jvenes y talentosos chiquitanos, guiados por el ge-nio del restaurador Hans Roth, han plasmado dichos sucesos junto a escenas de la creacin y otros motivos, tallando las columnas, puertas y dems elementos de dicho recinto; mientras que en los alrededores, la na-turaleza, o tal vez Dios mismo, tambin parece haber estado jugando a darle misteriosas formas a los cerros y a las rocas de toda aquella regin. Todo parece indicar que en 1979, Dios tambin estuvo jugando a ser escultor por ese rincn del pas.

    Chochis 16

    www.misionaltours.com

  • 46 47

    Entre los curiosos contrastes que caracterizan a nuestro pas, uno que llama poderosamen-te la atencin es el nombre de Chiquitos para una regin tan extensa y superlativa como es el circuito de las reducciones jesuticas en Bolivia.El denominativo resulta injusto para un territorio que abarca el 56% del departamen-to de Santa Cruz y cuyos habitantes indge-nas aprendieron a conversar directamente con Dios a travs de la msica barroca y renacentista que les ensearon los misione-ros de la Compaa de Jess durante los si-glos XVII, XVIII y XIX y que ahora cultivan con la misma disciplina y vocacin de aquellos lejanos das. Tampoco pueden ser chiquitos quienes han construido y preservado imponentes tem-plos en medio de la selva sobre la base de gigantescas columnas de madera talla-da, solo porque los europeos vieron que sus casas tenan las puertas pequeitas. Algn nuevo magno nombre se nos debe ocurrir para honrar aquellos pueblos que hasta ya han sido declarados Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Organizacin de las Naciones Unidas para la Educacin, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

    Misiones Jesuticas de Chiquitos

    17

    www.misionaltours.com

    Santa Ana

  • 46 47

    Entre los curiosos contrastes que caracterizan a nuestro pas, uno que llama poderosamen-te la atencin es el nombre de Chiquitos para una regin tan extensa y superlativa como es el circuito de las reducciones jesuticas en Bolivia.El denominativo resulta injusto para un territorio que abarca el 56% del departamen-to de Santa Cruz y cuyos habitantes indge-nas aprendieron a conversar directamente con Dios a travs de la msica barroca y renacentista que les ensearon los misione-ros de la Compaa de Jess durante los si-glos XVII, XVIII y XIX y que ahora cultivan con la misma disciplina y vocacin de aquellos lejanos das. Tampoco pueden ser chiquitos quienes han construido y preservado imponentes tem-plos en medio de la selva sobre la base de gigantescas columnas de madera talla-da, solo porque los europeos vieron que sus casas tenan las puertas pequeitas. Algn nuevo magno nombre se nos debe ocurrir para honrar aquellos pueblos que hasta ya han sido declarados Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Organizacin de las Naciones Unidas para la Educacin, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

    Misiones Jesuticas de Chiquitos

    17

    www.misionaltours.com

    Santa Ana

  • 48 49

  • 48 49

  • 50 51

    Frente a los problemas de la vida, el ajetreo del da a da, las noticias que desalientan a la hora de las comidas y ante las vicisitudes que amargan hasta al ms optimista, los cruceos tenemos una serie de antdotos que pueden ser aplicados en pequeas dosis y sin necesidad de prescripcin mdica.Tablillas, paraguayos, panquetes, majablanco, suspiros, conservas de frutas, jalea, leche crema y decenas de masitas y postres hacen parte de la prolfica repostera lo-cal que en cualquier momento nos puede ayudar a endulzar hasta los momentos ms infelices y salvarnos de gastar en consultas al sicoanalista.Claro que no hay que excederse en la administracin diaria de esta medicina porque puede ser deliciosamente adictiva.

    Dulces de Santa Cruz18

    Mercado Nuevo, calleSucre Esq. Cochabamba, Casco Viejo

  • 50 51

    Frente a los problemas de la vida, el ajetreo del da a da, las noticias que desalientan a la hora de las comidas y ante las vicisitudes que amargan hasta al ms optimista, los cruceos tenemos una serie de antdotos que pueden ser aplicados en pequeas dosis y sin necesidad de prescripcin mdica.Tablillas, paraguayos, panquetes, majablanco, suspiros, conservas de frutas, jalea, leche crema y decenas de masitas y postres hacen parte de la prolfica repostera lo-cal que en cualquier momento nos puede ayudar a endulzar hasta los momentos ms infelices y salvarnos de gastar en consultas al sicoanalista.Claro que no hay que excederse en la administracin diaria de esta medicina porque puede ser deliciosamente adictiva.

    Dulces de Santa Cruz18

    Mercado Nuevo, calleSucre Esq. Cochabamba, Casco Viejo

  • 52 53

    Santa Cruz tiene un clima semitropical. Las temperaturas promedio son de 29 a 32 grados en primavera y verano, pero tambin se registran temperaturas de ms de 40 grados y baja a 20 o 21 grados en invierno. Alguna vez, cuando un surazo repentino azota, puede que caiga granizo, pero nun-ca ha nevado y es poco previsible que con el calentamiento global caigan copos de nieve en el futuro. Qu hace enton-ces en pleno corazn de la capital oriental un chalet suizo?La Suisse rene los elementos tpicos de los chalets sui-zos de montaa, pero Markus Regg no lo construy para protegerse de los sures, sino para ofrecer all los sabo-res de la gastronoma helvtica y tambin las combina-ciones e ingredientes de otras cocinas del mundo, entre las que Bolivia tiene, por supuesto, un lugar preferencial. Es el de la Suisse un ambiente demasiado clido, gracias a la atencin personal de sus propietarios. Ironas de la vida, en este rincn de Suiza se come con aire acondicionado.

    La Suisse 19

    Calle Los Gomeros # 98 Sirari

  • 52 53

    Santa Cruz tiene un clima semitropical. Las temperaturas promedio son de 29 a 32 grados en primavera y verano, pero tambin se registran temperaturas de ms de 40 grados y baja a 20 o 21 grados en invierno. Alguna vez, cuando un surazo repentino azota, puede que caiga granizo, pero nun-ca ha nevado y es poco previsible que con el calentamiento global caigan copos de nieve en el futuro. Qu hace enton-ces en pleno corazn de la capital oriental un chalet suizo?La Suisse rene los elementos tpicos de los chalets sui-zos de montaa, pero Markus Regg no lo construy para protegerse de los sures, sino para ofrecer all los sabo-res de la gastronoma helvtica y tambin las combina-ciones e ingredientes de otras cocinas del mundo, entre las que Bolivia tiene, por supuesto, un lugar preferencial. Es el de la Suisse un ambiente demasiado clido, gracias a la atencin personal de sus propietarios. Ironas de la vida, en este rincn de Suiza se come con aire acondicionado.

    La Suisse 19

    Calle Los Gomeros # 98 Sirari

  • 54 55

    Con siete aos de existencia y afianzado definitiva-mente como una marca slida, que transmite cali-dad, sofisticacin e inspira confianza, Jardn de Asia es un restaurante fusin en la plenitud del trmino, pues en el crisol de su cocina se armonizan ingredien-tes, tcnicas y sabores andinos, amaznicos y asiticos. En sus acogedores y originales ambientes el comensal se transporta a una mstica y experiencia muy particulares, en que la constante experimentacin gastronmica de su labo-ratorio culinario, permite incorporar inesperados insumos y crear platos irresistibles que seducen a todos los sentidos. Uno de sus mayores destaques es el fascinante show del Teppanyaki, donde en una sucesin de giles ma-labares alrededor del fuego, sus cocineros preparan los platos en medio de utensilios e ingredientes que arrojan y atrapan en el aire con increble habilidad.

    Jardn de Asia20

    Av. San Martn #455, Hotel Los Tajibos

  • 54 55

    Con siete aos de existencia y afianzado definitiva-mente como una marca slida, que transmite cali-dad, sofisticacin e inspira confianza, Jardn de Asia es un restaurante fusin en la plenitud del trmino, pues en el crisol de su cocina se armonizan ingredien-tes, tcnicas y sabores andinos, amaznicos y asiticos. En sus acogedores y originales ambientes el comensal se transporta a una mstica y experiencia muy particulares, en que la constante experimentacin gastronmica de su labo-ratorio culinario, permite incorporar inesperados insumos y crear platos irresistibles que seducen a todos los sentidos. Uno de sus mayores destaques es el fascinante show del Teppanyaki, donde en una sucesin de giles ma-labares alrededor del fuego, sus cocineros preparan los platos en medio de utensilios e ingredientes que arrojan y atrapan en el aire con increble habilidad.

    Jardn de Asia20

    Av. San Martn #455, Hotel Los Tajibos

  • 56 57

    Primero fue el viento, que las transport de flor en flor, cuando an se encontraban en fase de polinizacin; luego el sol les dio el fuego y la luz necesaria para su transfor-macin; la tierra aport con los nutrientes necesarios para que crezcan; y el agua, convertida en savia, les dio despus su sa-bor, contextura, volumen, valor. El milagro de las frutas cruceas no sera posible, sin embargo, sin un quinto elemento: el amor que la naturaleza le tiene a sus hijos y que se manifiesta cada vez que uno muerde una guayaba, una ambaiba o un achachair.

    Frutas de Santa Cruz 21

    Mercado 7 Calles, calle Valle Grande, Casco Viejo

  • 56 57

    Primero fue el viento, que las transport de flor en flor, cuando an se encontraban en fase de polinizacin; luego el sol les dio el fuego y la luz necesaria para su transfor-macin; la tierra aport con los nutrientes necesarios para que crezcan; y el agua, convertida en savia, les dio despus su sa-bor, contextura, volumen, valor. El milagro de las frutas cruceas no sera posible, sin embargo, sin un quinto elemento: el amor que la naturaleza le tiene a sus hijos y que se manifiesta cada vez que uno muerde una guayaba, una ambaiba o un achachair.

    Frutas de Santa Cruz 21

    Mercado 7 Calles, calle Valle Grande, Casco Viejo

  • 58 59

    Refrescos Cabrera22

    Av. Busch a una cuadra de la plaza del estudiante.

    En una poca en que las gaseosas, los brebajes y otras pci-mas cargan sobre sus espaldas la triste fama de que solo sir-ven para destrancar baos, los publicitas se esfuerzan en con-vencernos de que adems de calmarnos la sed, esas aguas edulcoradas pueden revelarnos el secreto de la felicidad. No saben los alquimistas de esas agencias publicitarias que los cruceos alcanzamos el Nirvana cuando nos practicamos una transfusin de refrescos Cabrera; es decir cuando la savia de tamarindos, maracuys, guayabas, acerolas, chirimoyas y del mtico copoaz, se introduce en nuestro torrente sangu-neo y nos hace ms llevadero el proverbial calor, algo que solo el agua de paro puede superar.

  • 58 59

    Refrescos Cabrera22

    Av. Busch a una cuadra de la plaza del estudiante.

    En una poca en que las gaseosas, los brebajes y otras pci-mas cargan sobre sus espaldas la triste fama de que solo sir-ven para destrancar baos, los publicitas se esfuerzan en con-vencernos de que adems de calmarnos la sed, esas aguas edulcoradas pueden revelarnos el secreto de la felicidad. No saben los alquimistas de esas agencias publicitarias que los cruceos alcanzamos el Nirvana cuando nos practicamos una transfusin de refrescos Cabrera; es decir cuando la savia de tamarindos, maracuys, guayabas, acerolas, chirimoyas y del mtico copoaz, se introduce en nuestro torrente sangu-neo y nos hace ms llevadero el proverbial calor, algo que solo el agua de paro puede superar.

  • 60 61

    En el costado este de la catedral de Santa Cruz y bien en la confluencia de las calles Sucre y Ren More-no, hay un casern de adobe que sintetiza lo me-jor de la arquitectura patrimonial crucea y conser-va vigas y dinteles con ms de dos siglos de existencia. All en el alma misma del histrico casco viejo de la ciu-dad, funciona esta exitosa miscelnea de restaurante, bar y centro cultural, que se ha tornado en un dinmico refe-rente de la culinaria, el arte y la intelectualidad local. En-tre sus atracciones sobresalen los exquisitos platos de su cocina fusin, su bien surtida bodega de vinos, licores y cervezas de Europa y Sudamrica, as como sus noches de msica al vivo, presentaciones teatrales, exposiciones pictricas, lanzamientos de discos, talleres y exhibiciones de cine arte. A las cinco en punto de la tarde, los balcones de Lorca se abren y aunque las mesas nunca estn vacas, siempre queda una silla libre por si Federico Garca asoma.

    Lorca Caf23

    Calle Sucre #8 esquina Ren Moreno, Casco Viejo

  • 60 61

    En el costado este de la catedral de Santa Cruz y bien en la confluencia de las calles Sucre y Ren More-no, hay un casern de adobe que sintetiza lo me-jor de la arquitectura patrimonial crucea y conser-va vigas y dinteles con ms de dos siglos de existencia. All en el alma misma del histrico casco viejo de la ciu-dad, funciona esta exitosa miscelnea de restaurante, bar y centro cultural, que se ha tornado en un dinmico refe-rente de la culinaria, el arte y la intelectualidad local. En-tre sus atracciones sobresalen los exquisitos platos de su cocina fusin, su bien surtida bodega de vinos, licores y cervezas de Europa y Sudamrica, as como sus noches de msica al vivo, presentaciones teatrales, exposiciones pictricas, lanzamientos de discos, talleres y exhibiciones de cine arte. A las cinco en punto de la tarde, los balcones de Lorca se abren y aunque las mesas nunca estn vacas, siempre queda una silla libre por si Federico Garca asoma.

    Lorca Caf23

    Calle Sucre #8 esquina Ren Moreno, Casco Viejo

  • 62 63

    Si los libros tuvieran la virtud de despren-der los aromas de los temas que abordan, es muy posible que al detenerse en esta seccin, Ud. se quiera devorar esta pgina. No es para menos, en La Casona Bistr, un restaurante que funciona en una acogedo-ra casa patrimonial del casco viejo de Santa Cruz de la Sierra, el alemn Axel Gockenbach se ha dado a la tarea de combinar ingredientes locales con productos importados para elabo-rar unos increbles platos de la cocina alema-na, francesa, griega o mediterrnea. El resul-tado es una espectacular cartelera de comida fusin con sabores simplemente inimaginables.

    La Casona 24

    Calle Arenales # 222, Casco Viejo

  • 62 63

    Si los libros tuvieran la virtud de despren-der los aromas de los temas que abordan, es muy posible que al detenerse en esta seccin, Ud. se quiera devorar esta pgina. No es para menos, en La Casona Bistr, un restaurante que funciona en una acogedo-ra casa patrimonial del casco viejo de Santa Cruz de la Sierra, el alemn Axel Gockenbach se ha dado a la tarea de combinar ingredientes locales con productos importados para elabo-rar unos increbles platos de la cocina alema-na, francesa, griega o mediterrnea. El resul-tado es una espectacular cartelera de comida fusin con sabores simplemente inimaginables.

    La Casona 24

    Calle Arenales # 222, Casco Viejo

  • 64 65

    Cuando Santa Cruz era todava un pueblo de escasas cuadras, con calles de tierra y sin servicios esenciales, al centro de las casas un pozo abasteca de agua a sus moradores de da y por las noches de inspiracin a los amantes, cuando la luna tam-bin bajaba all a calmar su sed.Alrededor del aljibe giraba la vida, pero poco a poco esas no-rias han ido desapareciendo junto a los cambas serenateros y a las cunumis enamoradas. Pocos aljibes permanecen en pie todava, pero hay uno que se resiste gallardamente a la mo-dernidad y en torno al cual otras reliquias han recobrado su valor y su alegra. El Aljibe convoca con su comida casera, con los roperos y las cachas de mamita, con las planchas de carbn, con sus vitro-las y radios antiguas, con su piso de ladrillo y su techo inque-brantable, con sus duendes y sus bultos y con su imperecedero pozo de agua bendita, a mirar hacia atrs sin temor a conver-tirnos en estatuas de sal.

    El Aljibe 25

    Calle Potos # 201 Esq. uflo de Chvez.

  • 64 65

    Cuando Santa Cruz era todava un pueblo de escasas cuadras, con calles de tierra y sin servicios esenciales, al centro de las casas un pozo abasteca de agua a sus moradores de da y por las noches de inspiracin a los amantes, cuando la luna tam-bin bajaba all a calmar su sed.Alrededor del aljibe giraba la vida, pero poco a poco esas no-rias han ido desapareciendo junto a los cambas serenateros y a las cunumis enamoradas. Pocos aljibes permanecen en pie todava, pero hay uno que se resiste gallardamente a la mo-dernidad y en torno al cual otras reliquias han recobrado su valor y su alegra. El Aljibe convoca con su comida casera, con los roperos y las cachas de mamita, con las planchas de carbn, con sus vitro-las y radios antiguas, con su piso de ladrillo y su techo inque-brantable, con sus duendes y sus bultos y con su imperecedero pozo de agua bendita, a mirar hacia atrs sin temor a conver-tirnos en estatuas de sal.

    El Aljibe 25

    Calle Potos # 201 Esq. uflo de Chvez.

  • 66 67

    En la esquina de las calles La Paz y Ballivin, se erige una pequea casona en cuyo interior se esconde Amrica La-tina con su realismo mgico, con su cintura csmica, con sus venas y tambin con sus brazos, su barra y su cocina abierta para recibir a los trovadores y a los bohemios que se han extraviado mientras buscaban en el ron, en el caf, en las guitarras, en las especias, en la poesa, en el abrazo y en el tabaco la esencia de su identidad. Tapekua es una pea, la ltima de su especie en Santa Cruz de la Sierra, y que resiste estoicamente el oleaje del tiempo y los embates de la globalizacin, un verdadero oasis para los odos y el alma en medio de la nada y de los monstruos que pisan fuerte.

    Tapekua26

    Calle La Paz # 105 esq. Ballivin

  • 66 67

    En la esquina de las calles La Paz y Ballivin, se erige una pequea casona en cuyo interior se esconde Amrica La-tina con su realismo mgico, con su cintura csmica, con sus venas y tambin con sus brazos, su barra y su cocina abierta para recibir a los trovadores y a los bohemios que se han extraviado mientras buscaban en el ron, en el caf, en las guitarras, en las especias, en la poesa, en el abrazo y en el tabaco la esencia de su identidad. Tapekua es una pea, la ltima de su especie en Santa Cruz de la Sierra, y que resiste estoicamente el oleaje del tiempo y los embates de la globalizacin, un verdadero oasis para los odos y el alma en medio de la nada y de los monstruos que pisan fuerte.

    Tapekua26

    Calle La Paz # 105 esq. Ballivin

  • 68 69

    Visitar Santa Cruz y no comer un buen churrasco es realmente imperdonable. Es como ir al santuario de Copacabana y almorzar una hamburguesa, o como ir a Lima y pasar de largo sin probar un buen ceviche, o como viajar a Mxico DF y no dejarse inyec-tar por lo menos una vez la famosa vitamina T (tacos, tamales, tortillas) que hace tan felices a esos carnales. El asunto, puede hasta ser peor; llegar a Santa Cruz de la Sierra y comer un chu-rrasco en el lugar equivocado, simplemente resulta incalificable. En cuestin de parrilla, no hay cmo equivocarse. El Arriero Steakhouse es el lugar indicado para esos menesteres y que se puede visitar a ciegas, dejndose llevar solo por el olfato y luego dejndose convencer por un buen cuadril, un jugoso bife chorizo o un asado de tira que le har prometer volver. Visitar Santa Cruz y no ir a El Arriero es simplemente como haber perdido su tren o su vuelo. Usted nunca vino.

    El Arriero 27

    Av. San Martn Esq. 4 este.

  • 68 69

    Visitar Santa Cruz y no comer un buen churrasco es realmente imperdonable. Es como ir al santuario de Copacabana y almorzar una hamburguesa, o como ir a Lima y pasar de largo sin probar un buen ceviche, o como viajar a Mxico DF y no dejarse inyec-tar por lo menos una vez la famosa vitamina T (tacos, tamales, tortillas) que hace tan felices a esos carnales. El asunto, puede hasta ser peor; llegar a Santa Cruz de la Sierra y comer un chu-rrasco en el lugar equivocado, simplemente resulta incalificable. En cuestin de parrilla, no hay cmo equivocarse. El Arriero Steakhouse es el lugar indicado para esos menesteres y que se puede visitar a ciegas, dejndose llevar solo por el olfato y luego dejndose convencer por un buen cuadril, un jugoso bife chorizo o un asado de tira que le har prometer volver. Visitar Santa Cruz y no ir a El Arriero es simplemente como haber perdido su tren o su vuelo. Usted nunca vino.

    El Arriero 27

    Av. San Martn Esq. 4 este.

  • 70 71

    En Goss Cofee Sushi Bar no existen la noche y el da, el sol y la luna apenas son las luces de un semforo bicolor que in-dica el cambio de turno, la nocin del tiempo se ha desvane-cido entre sus paredes donde la buena comida y la diversin literalmente no tienen lmites. Goss es un acto de irreveren-cia y provocacin a la Matriz que hasta antes de que este boliche fuera inaugurado, era la que lo controlaba todo.

    Goss Caf Sushi Bar28

    Av. La Salle # 591 esq. Guemmes

  • 70 71

    En Goss Cofee Sushi Bar no existen la noche y el da, el sol y la luna apenas son las luces de un semforo bicolor que in-dica el cambio de turno, la nocin del tiempo se ha desvane-cido entre sus paredes donde la buena comida y la diversin literalmente no tienen lmites. Goss es un acto de irreveren-cia y provocacin a la Matriz que hasta antes de que este boliche fuera inaugurado, era la que lo controlaba todo.

    Goss Caf Sushi Bar28

    Av. La Salle # 591 esq. Guemmes

  • 72 73

    Durante muchos aos, el diseo concntrico de la ciudad de San-ta Cruz, tuvo la caracterstica de ubicar en el centro mismo de la urbe crucea a las principales reparticiones del Estado. All fun-cionaron la Prefectura del Departamento, el Gobierno Municipal (que an permanece ah todava), el Comando Departamental de la Polica, el poder Judicial y muchas otras reparticiones ms. No hace mucho apareci en las inmediaciones REPBLI-CA, un caf que en esa misma lgica invita a que todos formemos parte de una idea de cosa pblica, un espa-cio para el debate pblico o la confraternidad, un sitio ideal para el encuentro de todos, sin discriminacin, o simple-mente para la especulacin filosfica y la introspeccin, un espacio como el que alguna vez, tal vez, so Platn. .

    Repblica29

    Calle Bolvar # 175, Casco Viejo.

  • 72 73

    Durante muchos aos, el diseo concntrico de la ciudad de San-ta Cruz, tuvo la caracterstica de ubicar en el centro mismo de la urbe crucea a las principales reparticiones del Estado. All fun-cionaron la Prefectura del Departamento, el Gobierno Municipal (que an permanece ah todava), el Comando Departamental de la Polica, el poder Judicial y muchas otras reparticiones ms. No hace mucho apareci en las inmediaciones REPBLI-CA, un caf que en esa misma lgica invita a que todos formemos parte de una idea de cosa pblica, un espa-cio para el debate pblico o la confraternidad, un sitio ideal para el encuentro de todos, sin discriminacin, o simple-mente para la especulacin filosfica y la introspeccin, un espacio como el que alguna vez, tal vez, so Platn. .

    Repblica29

    Calle Bolvar # 175, Casco Viejo.

  • 74 75

    Dicen que un buen churrasco, parrillada o asado depende de ciertos factores como la edad del animal, de cmo fue faenada la res, el tipo de corte, la temperatura de los carbones, la mano del parrillero, de si la cocinera se levant ese da trompeta o alegre, y hasta de si la carne proviene o no de una vaca o un ceb bipolar.En el caso de los pacumutos de giba de Santa Cruz, nada de eso es necesario pues aquellos gironcitos de gloria que nos llevamos a la boca llevan ya en su diseo la carne y la grasa distribuida en partes iguales desde el nacimiento del animal. Para prepararlos, lo nico que se precisa es fuego y sal. Nada ms.Esta delicadeza de la gastronoma crucea, curiosamente, no aparece en los mens de los ms finos rodizios o restaurantes, es una exquisitez que generalmente se encuentra en la calle. Se sirve con yuca y en trozos pequeos, pero tan pequeos, que Lady Gaga precisara centenares de cabezas de ceb para confeccionarse un traje con esa carne.

    Pacumuto de Jiba30

    LA SUPER JIBA.Tercer anillo externo Esq. Av. La Salle

  • 74 75

    Dicen que un buen churrasco, parrillada o asado depende de ciertos factores como la edad del animal, de cmo fue faenada la res, el tipo de corte, la temperatura de los carbones, la mano del parrillero, de si la cocinera se levant ese da trompeta o alegre, y hasta de si la carne proviene o no de una vaca o un ceb bipolar.En el caso de los pacumutos de giba de Santa Cruz, nada de eso es necesario pues aquellos gironcitos de gloria que nos llevamos a la boca llevan ya en su diseo la carne y la grasa distribuida en partes iguales desde el nacimiento del animal. Para prepararlos, lo nico que se precisa es fuego y sal. Nada ms.Esta delicadeza de la gastronoma crucea, curiosamente, no aparece en los mens de los ms finos rodizios o restaurantes, es una exquisitez que generalmente se encuentra en la calle. Se sirve con yuca y en trozos pequeos, pero tan pequeos, que Lady Gaga precisara centenares de cabezas de ceb para confeccionarse un traje con esa carne.

    Pacumuto de Jiba30

    LA SUPER JIBA.Tercer anillo externo Esq. Av. La Salle

  • 76 77

    Horno Caliente 31

    A las cinco de la tarde, todos los das, mientras la Gran Bre-taa entera se dispone al ritual del t, en el reino del Gran Paitit, los cruceos tambin se preparan para la merienda, pero lo harn en torno a una taza de humeante caf. Por supuesto que ambas experiencias son diametralmente diferentes. A diferencia del ritual ingls, donde un After-noon Tea clsico se sirve acompaado de una jarrita de le-che o unas rodajas de limn para aromatizar la infusin, en las mesas cruceas el protagonismo se lo llevan las masas tpicas que rodean las tazas y la cafetera. Para esa hora, talentosas reposteras han convertido el al-midn de la yuca y el queso en esponjosos cuapeces; el pltano y la carne en suntuosos masacos; el arroz y las ho-jas de pltano en empanadas y panes fugaces; y el maz en doblones de oros acuados con forma de roscas y biz-cochos. Diversas texturas y sabores, tienen sin embargo un comn denominador, un hilo conductor, un motivo para la repeti-cin y esa es la tertulia que acompaa a todo este banque-te. Es ah cuando ocurre el mayor deleite.

    Calle Chuquisaca # 604 Esq. Moldes, Casco Viejo

  • 76 77

    Horno Caliente 31

    A las cinco de la tarde, todos los das, mientras la Gran Bre-taa entera se dispone al ritual del t, en el reino del Gran Paitit, los cruceos tambin se preparan para la merienda, pero lo harn en torno a una taza de humeante caf. Por supuesto que ambas experiencias son diametralmente diferentes. A diferencia del ritual ingls, donde un After-noon Tea clsico se sirve acompaado de una jarrita de le-che o unas rodajas de limn para aromatizar la infusin, en las mesas cruceas el protagonismo se lo llevan las masas tpicas que rodean las tazas y la cafetera. Para esa hora, talentosas reposteras han convertido el al-midn de la yuca y el queso en esponjosos cuapeces; el pltano y la carne en suntuosos masacos; el arroz y las ho-jas de pltano en empanadas y panes fugaces; y el maz en doblones de oros acuados con forma de roscas y biz-cochos. Diversas texturas y sabores, tienen sin embargo un comn denominador, un hilo conductor, un motivo para la repeti-cin y esa es la tertulia que acompaa a todo este banque-te. Es ah cuando ocurre el mayor deleite.

    Calle Chuquisaca # 604 Esq. Moldes, Casco Viejo

  • 78 79

  • 78 79

  • 80 81

    Carnaval 32

    www.accc.com.bo

    Los primeros tres meses del ao simplemente no existen en el calendario cruceo. Son fechas dedicadas a las andanzas, al despilfarro, a la licencia, a la tambora, al trago, a la pintura, al agua, al barro y a los excesos de la carne. Por ello los ms jvenes andan con los chisguetes cargados y los ms viejitos con sus tabletitas de viagra plastificadas por si les surte algo de suerte.El enorme buri sucede por etapas. Durante las primeras se-manas el ambiente se calienta con las fiestas precarnavaleras, donde las comparsas preparan la llegada de Momo recorrien-do las calles de noche con trajes de fantasas, carros alegri-cos y reinas a las que todos admiran pero a las que nadie hace caso. Luego llega el corso, con su despliegue de ostentacin, burla y evasin. Es la gala mayor de la denominada fiesta grande. Los tres das siguientes constituyen el clmax donde los cam-bas se olvidan de sus tribulaciones y tragedias; en los que los celulares se quedan misteriosamente sin bateras, pero tam-bin son los das en los que se cuecen nuevos problemas, como inmediatos divorcios y litigios.Al domingo siguiente, domingo de carnavalito, las compar-sas entierran un mueco en las orillas del ro Pira y lloran la partida de su Dios. Pero cuando muere el carnaval, no mue-re de verdad. Al poco tiempo aparecen las mascaritas con sus yapas, para terminar de pelar a los carnavaleros y dejarlos sin un solo cobre. No importa, todos vuelven a trabajar para esperar el carnaval del ao siguiente. No hay desgano, el ca-lendario cruceo solo tiene nueve meses.

  • 80 81

    Carnaval 32

    www.accc.com.bo

    Los primeros tres meses del ao simplemente no existen en el calendario cruceo. Son fechas dedicadas a las andanzas, al despilfarro, a la licencia, a la tambora, al trago, a la pintura, al agua, al barro y a los excesos de la carne. Por ello los ms jvenes andan con los chisguetes cargados y los ms viejitos con sus tabletitas de viagra plastificadas por si les surte algo de suerte.El enorme buri sucede por etapas. Durante las primeras se-manas el ambiente se calienta con las fiestas precarnavaleras, donde las comparsas preparan la llegada de Momo recorrien-do las calles de noche con trajes de fantasas, carros alegri-cos y reinas a las que todos admiran pero a las que nadie hace caso. Luego llega el corso, con su despliegue de ostentacin, burla y evasin. Es la gala mayor de la denominada fiesta grande. Los tres das siguientes constituyen el clmax donde los cam-bas se olvidan de sus tribulaciones y tragedias; en los que los celulares se quedan misteriosamente sin bateras, pero tam-bin son los das en los que se cuecen nuevos problemas, como inmediatos divorcios y litigios.Al domingo siguiente, domingo de carnavalito, las compar-sas entierran un mueco en las orillas del ro Pira y lloran la partida de su Dios. Pero cuando muere el carnaval, no mue-re de verdad. Al poco tiempo aparecen las mascaritas con sus yapas, para terminar de pelar a los carnavaleros y dejarlos sin un solo cobre. No importa, todos vuelven a trabajar para esperar el carnaval del ao siguiente. No hay desgano, el ca-lendario cruceo solo tiene nueve meses.

  • 82 83

    Cada dos aos los jaguares dejan de rugir en la vastedad del bosque seco chiquitano y con ellos tambin callan su canto los pjaros, los cucos sus chirridos, los monos su bullicio y hasta los vegetales entran en penitente voto de silencio. Mientras eso ocurre en la selva, en los pueblos los talla-dores de madera bajan la guardia y dejan caer sus gu-bias y sus martillos; los recolectores y tostadores de caf detienen su faena; los viajeros detienen sus naves y las campanas su taido.Silencio general. No es para menos, cada dos aos Mo-zart, Bach, Vivaldi y otros grandes maestros de la msi-ca sacra medieval europea llegan hasta San Xavier, San Rafael, San Jos, Concepcin, San Miguel, Santa Ana y San Ignacio de Velasco para encarnarse en los cuerpos de indios chiquitanos, especialmente en los de los nios, y con ellos comienzan a tejer un nuevo mito: el milagro del verdadero mestizaje.

    Festival de Msica Barroca y Renacentista

    33

    www.festivalesapac.bo

  • 82 83

    Cada dos aos los jaguares dejan de rugir en la vastedad del bosque seco chiquitano y con ellos tambin callan su canto los pjaros, los cucos sus chirridos, los monos su bullicio y hasta los vegetales entran en penitente voto de silencio. Mientras eso ocurre en la selva, en los pueblos los talla-dores de madera bajan la guardia y dejan caer sus gu-bias y sus martillos; los recolectores y tostadores de caf detienen su faena; los viajeros detienen sus naves y las campanas su taido.Silencio general. No es para menos, cada dos aos Mo-zart, Bach, Vivaldi y otros grandes maestros de la msi-ca sacra medieval europea llegan hasta San Xavier, San Rafael, San Jos, Concepcin, San Miguel, Santa Ana y San Ignacio de Velasco para encarnarse en los cuerpos de indios chiquitanos, especialmente en los de los nios, y con ellos comienzan a tejer un nuevo mito: el milagro del verdadero mestizaje.

    Festival de Msica Barroca y Renacentista

    33

    www.festivalesapac.bo

  • 84 85

    Pablo Manzoni no es en realidad el reconocido fotgrafo que to-dos creen conocer, este personaje es un sastrecillo valiente que est hilvanando una historia diferente para la industria de la moda boliviana. Con astucia, pero sobre todas las cosas, con mucho trabajo este gestor ha logrado derribar a escpticos gigantes para demostrarle al mundo que Bolivia Moda no es solo una pasarela de espigadas y bellas mujeres que visten los trabajos de diseadores consagra-dos y noveles creadores, si no el escenario donde adems desfilan otros eslabones de una gran cadena productiva de insospechadas dimensiones. Manzoni da una puntada y surgen los estilistas con sus extrava-gantes o elegantes propuestas; hace un corte en diagonal y de all surgen los maquilladores y sus colores; dobla por aqu, desdobla por all y entonces aparecen los fabricantes de calzados y los de accesorios; y junto a todos ellos, ms el aporte de los fotgrafos y de los medios de comunicacin especializados, Manzoni y los de-ms valientes generan fuentes de empleo y un importante aporte al Producto Interno Bruto porque, al final de cuentas, Bolivia Moda es un desfile de buenos negocios. Quien no lo vea o entienda as, solo se quedar con lo que los reflectores le ofrecen.

    Bolivia Moda 34

    www.pablomanzoni.net

  • 84 85

    Pablo Manzoni no es en realidad el reconocido fotgrafo que to-dos creen conocer, este personaje es un sastrecillo valiente que est hilvanando una historia diferente para la industria de la moda boliviana. Con astucia, pero sobre todas las cosas, con mucho trabajo este gestor ha logrado derribar a escpticos gigantes para demostrarle al mundo que Bolivia Moda no es solo una pasarela de espigadas y bellas mujeres que visten los trabajos de diseadores consagra-dos y noveles creadores, si no el escenario donde adems desfilan otros eslabones de una gran cadena productiva de insospechadas dimensiones. Manzoni da una puntada y surgen los estilistas con sus extrava-gantes o elegantes propuestas; hace un corte en diagonal y de all surgen los maquilladores y sus colores; dobla por aqu, desdobla por all y entonces aparecen los fabricantes de calzados y los de accesorios; y junto a todos ellos, ms el aporte de los fotgrafos y de los medios de comunicacin especializados, Manzoni y los de-ms valientes generan fuentes de empleo y un importante aporte al Producto Interno Bruto porque, al final de cuentas, Bolivia Moda es un desfile de buenos negocios. Quien no lo vea o entienda as, solo se quedar con lo que los reflectores le ofrecen.

    Bolivia Moda 34

    www.pablomanzoni.net

  • 86 87

    Cuando la humanidad no estaba presa de las pantallas y la imaginacin era el nico requisito para la diversin, las nias y los nios de la arenosa Santa Cruz podamos inventar nuestros juegos, construir nuestros propios ju-guetes y transformar la realidad sin polvos mgicos.Muchos hemos perdido esa capacidad e inventiva, pero hay un grupo de muchachos que, pese a las varias d-cadas que llevan encima, se resiste a abandonar el reino de Fantasa y por ello siguen construyendo casitas, res-taurndolas y dndoles vida.Estamos hablando de un grupo de arquitectos, inge-nieros, decoradores y diseadores que con la excusa de una conocida franquicia, se han dado a la tarea de es-pantar bultos y fantasmas en viejas casonas cruceas, para devolverles su encanto y funcionalidad y tambin para ayudar a Santa Cruz a recuperar su patrimonio ar-quitectnico y su identidad. CASACOR es una feliz dai-nera que nos abre las puertas de esas casas para que todos los dems entremos a jugar.

    Casacor 35

    www.casacorbolivia.com.bo

  • 86 87

    Cuando la humanidad no estaba presa de las pantallas y la imaginacin era el nico requisito para la diversin, las nias y los nios de la arenosa Santa Cruz podamos inventar nuestros juegos, construir nuestros propios ju-guetes y transformar la realidad sin polvos mgicos.Muchos hemos perdido esa capacidad e inventiva, pero hay un grupo de muchachos que, pese a las varias d-cadas que llevan encima, se resiste a abandonar el reino de Fantasa y por ello siguen construyendo casitas, res-taurndolas y dndoles vida.Estamos hablando de un grupo de arquitectos, inge-nieros, decoradores y diseadores que con la excusa de una conocida franquicia, se han dado a la tarea de es-pantar bultos y fantasmas en viejas casonas cruceas, para devolverles su encanto y funcionalidad y tambin para ayudar a Santa Cruz a recuperar su patrimonio ar-quitectnico y su identidad. CASACOR es una feliz dai-nera que nos abre las puertas de esas casas para que todos los dems entremos a jugar.

    Casacor 35

    www.casacorbolivia.com.bo

  • 88 89

    Deca Cortzar que cuando te regalan un reloj, en realidad vos sos el regalo, el obsequio ofrecido para el cumpleaos del reloj. Algo parecido ms o menos ocurre cada septiembre, cuando la Feria de Exposicin convoca a sus miles de visitantes para exhibirle los ltimos adelantos tecnolgicos, los grandes avances en gentica agropecuaria y aquellas bellas mujeres que fungen de azafatas y que parecen haber sido tradas de otro planeta. Uno queda prendado de todas esas maravillas. Los visitantes, especialmente los que llegan desde otros puntos del pas o desde otras latitudes del mundo, van con la idea de hacer buenos negocios, pero es en realidad la Feria de Exposicin la que termina comprndolos y reclutn-dolos para engrosar el ejrcito de inversores, emprendedores y arriesgados capitalistas que sostienen el modelo cruceo de desarrollo.

    Feria Exposicin de Santa Cruz36

    www.fexpocruz.com.bo

  • 88 89

    Deca Cortzar que cuando te regalan un reloj, en realidad vos sos el regalo, el obsequio ofrecido para el cumpleaos del reloj. Algo parecido ms o menos ocurre cada septiembre, cuando la Feria de Exposicin convoca a sus miles de visitantes para exhibirle los ltimos adelantos tecnolgicos, los grandes avances en gentica agropecuaria y aquellas bellas mujeres que fungen de azafatas y que parecen haber sido tradas de otro planeta. Uno queda prendado de todas esas maravillas. Los visitantes, especialmente los que llegan desde otros puntos del pas o desde otras latitudes del mundo, van con la idea de hacer buenos negocios, pero es en realidad la Feria de Exposicin la que termina comprndolos y reclutn-dolos para engrosar el ejrcito de inversores, emprendedores y arriesgados capitalistas que sostienen el modelo cruceo de desarrollo.

    Feria Exposicin de Santa Cruz36

    www.fexpocruz.com.bo

  • 90 91

  • 90 91

  • 92 93

    Cuando de nios nos preguntaban qu desebamos ser al convertirnos en mayores, las respuestas han debido ser tan variadas como inverosmiles. Es posible que algunos ha-yan logrado alcanzar sus sueos, otros los canjearon por oficios con cable a tierra, pero tambin es muy seguro que haya ms de uno que todava se imagina flotando con una capa o recorriendo el mundo ensombrerado y a caballo. Para estos ltimos hay una buena noticia: el Hotel Spa Santa Mara, una estancia ubicada a cinco kilmetros de La Arboleda, camino a Buena Vista-Santa Cruz, tiene una mquina del tiempo que lo puede convertir a usted en un cowboy con destrezas para la hpica, el arreo de ganado, la lechera y todas esas cosas que siempre dese hacer mientras se esconda en su falsa identidad.Claro que esta aventura en particular tiene ciertas ventajas que no tuvieron ni los protagonistas de Bonanza. Al final de una jornada de duro trabajo y de morder el polvo que dej atrs el ganado, Ud. se puede relajar en la piscina de esta lujosa posada, comer platos elaborados con productos de la misma hacienda y dormir tranquilo, lejos del ataque de los indios, de los asaltan-tes de caravanas y de los cazadores de recompensas. Anmese.

    Hotel Spa Santa Mara la Antigua

    Buena Vista (La Arboleda) www.santamaria.com.bo

    37

  • 92 93

    Cuando de nios nos preguntaban qu desebamos ser al convertirnos en mayores, las respuestas han debido ser tan variadas como inverosmiles. Es posible que algunos ha-yan logrado alcanzar sus sueos, otros los canjearon por oficios con cable a tierra, pero tambin es muy seguro que haya ms de uno que todava se imagina flotando con una capa o recorriendo el mundo ensombrerado y a caballo. Para estos ltimos hay una buena noticia: el Hotel Spa Santa Mara, una estancia ubicada a cinco kilmetros de La Arboleda, camino a Buena Vista-Santa Cruz, tiene una mquina del tiempo que lo puede convertir a usted en un cowboy con destrezas para la hpica, el arreo de ganado, la lechera y todas esas cosas que siempre dese hacer mientras se esconda en su falsa identidad.Claro que esta aventura en particular tiene ciertas ventajas que no tuvieron ni los protagonistas de Bonanza. Al final de una jornada de duro trabajo y de morder el polvo que dej atrs el ganado, Ud. se puede relajar en la piscina de esta lujosa posada, comer platos elaborados con productos de la misma hacienda y dormir tranquilo, lejos del ataque de los indios, de los asaltan-tes de caravanas y de los cazadores de recompensas. Anmese.

    Hotel Spa Santa Mara la Antigua

    Buena Vista (La Arboleda) www.santamaria.com.bo

    37

  • 94 95

    Duda Bar es el nico pub donde tendrs la certeza de encontrar un am-biente que celebra la ciudad, la msica y las imgenes de la cultura pop en Santa Cruz; Duda Bar es el nico espacio que puede congregar con seguridad a todo tipo de tribu que habita la ciudad; Duda Bar es el mejor lugar para pasar un gran momento de martes a sbado, con buena msica y buena onda. Lo nico que est en duda es el nombre que lleva. Por qu se lo habrn puesto? Tal vez la nica manera de averiguarlo es estando all.

    Duda Bar38

    Calle Florida entre 21 de Mayo y Espaa, Casco Viejo.

  • 94 95

    Duda Bar es el nico pub donde tendrs la certeza de encontrar un am-biente que celebra la ciudad, la msica y las imgenes de la cultura pop en Santa Cruz; Duda Bar es el nico espacio que puede congregar con seguridad a todo tipo de tribu que habita la ciudad; Duda Bar es el mejor lugar para pasar un gran momento de martes a sbado, con buena msica y buena onda. Lo nico que est en duda es el nombre que lleva. Por qu se lo habrn puesto? Tal vez la nica manera de averiguarlo es estando all.

    Duda Bar38

    Calle Florida entre 21 de Mayo y Espaa, Casco Viejo.

  • 96 97

    Los momentos previos a una fiesta, la esperanza y la alegra de su pre-paracin, la predisposicin a la celebracin, eso es la vspera.La Vspera, con maysculas, es tambin el nombre de una finca-hostal-caf-her-bolario-parque nativo-mirador-observatorio- santuario-lugar de descanso soa-do y materializado Marga y Pieter, una pareja de holandeses que dej atrs su tie-rra de tulipanes y molinos para descubrir y fundar en las serranas samaipateas un oasis de equilibrio y armona. El nombre no pudo ser mejor elegido: despus de La Vspera, la fiesta ocurre en el alma de quienes visitan este proyecto de vida.

    La Vspera 39

    www.lavispera.org

  • 96 97

    Los momentos previos a una fiesta, la esperanza y la alegra de su pre-paracin, la predisposicin a la celebracin, eso es la vspera.La Vspera, con maysculas, es tambin el nombre de una finca-hostal-caf-her-bolario-parque nativo-mirador-observatorio- santuario-lugar de descanso soa-do y materializado Marga y Pieter, una pareja de holandeses que dej atrs su tie-rra de tulipanes y molinos para descubrir y fundar en las serranas samaipateas un oasis de equilibrio y armona. El nombre no pudo ser mejor elegido: despus de La Vspera, la fiesta ocurre en el alma de quienes visitan este proyecto de vida.

    La Vspera 39

    www.lavispera.org

  • 98 99

    La curiosa expresin llorar con lgrimas de cocodrilo, es tan antigua como la leyenda que asegura que los lagartos sienten mucha pena despus de haberse devorado a sus vctimas y por ello caen en una profunda tristeza. Hoy en da ya se sabe que las famosas lgrimas de cocodrilo son una secrecin acuosa que mantiene hidratados los ojos del animal, fuera del agua, pero no tienen nada que ver con el llanto. Las glndulas salivales y las la-crimales de este animal estn situadas muy cerca unas de las otras por lo que se estimulan constantemente, lo que hace que al animal llore mientras come. Este fenmeno sumado a la fan-tasa popular dio origen al dicho lgrimas de cocodrilo, que se usa cuando alguien finge dolor ante un hecho desgraciado.En Crocoland hay tantos saurios y tantas lgrimas que despus del miedo inicial que inspiran estos lagartos, uno podra sentir lstima y hasta solidarizarse con ellos. Pero no nos engaemos, ellos comen y viven all a sus anchas y saben que en su prxima vida irn col-gados del hombro de una bella dama o con un montn de billetes dentro de sus vientres cuando se transmuten en hermosas carteras.

    Crocoland40

    Carretera a Pailas km. 29 1/2

  • 98 99

    La curiosa expresin llorar con lgrimas de cocodrilo, es tan antigua como la leyenda que asegura que los lagartos sienten mucha pena despus de haberse devorado a sus vctimas y por ello caen en una profunda tristeza. Hoy en da ya se sabe que las famosas lgrimas de cocodrilo son una secrecin acuosa que mantiene hidratados los ojos del animal, fuera del agua, pero no tienen nada que ver con el llanto. Las glndulas salivales y las la-crimales de este animal estn situadas muy cerca unas de las otras por lo que se estimulan constantemente, lo que hace que al animal llore mientras come. Este fenmeno sumado a la fan-tasa popular dio origen al dicho lgrimas de cocodrilo, que se usa cuando alguien finge dolor ante un hecho desgraciado.En Crocoland hay tantos saurios y tantas lgrimas que despus del miedo inicial que inspiran estos lagartos, uno podra sentir lstima y hasta solidarizarse con ellos. Pero no nos engaemos, ellos comen y viven all a sus anchas y saben que en su prxima vida irn col-gados del hombro de una bella dama o con un montn de billetes dentro de sus vientres cuando se transmuten en hermosas carteras.

    Crocoland40

    Carretera a Pailas km. 29 1/2

  • 100 101

    Uvairenda es una pequea bodega boutique ubicada en el Valle de Samaipata, entre los 1700 y 1800 metros sobre el nivel del mar, lugar donde los viedos absorben los primeros rayos del sol naciente y los convierten en color, cuerpo y taninos para sus vides. Por las noches fras de la cuesta samaipatea, las uvas concentran sus jugos y mantienen la acidez que distingue las mejores expresiones de las cepas de altura, propias de Bolivia.El resultado es una serie de vinos cristalinos y brillantes, con aromas a frutas exticas y ctricos, como el multipremiado To-rronts 1750, un vino que est a la altura de aquellos otros famosos primos suyos del sur del pas; a la altura de Polifemo, el cclope que Ulises embriag para poder escapar de su cueva; a la altura de cualquier brindis por la vida y de cualquiera ltima cena.

    Vino Torronts 1750

    41

    Samaipata, camino a valle bajo www.uvairenda.com

  • 100 101

    Uvairenda es una pequea bodega boutique ubicada en el Valle de Samaipata, entre los 1700 y 1800 metros sobre el nivel del mar, lugar donde los viedos absorben los primeros rayos del sol naciente y los convierten en color, cuerpo y taninos para sus vides. Por las noches fras de la cuesta samaipatea, las uvas concentran sus jugos y mantienen la acidez que distingue las mejores expresiones de las cepas de altura, propias de Bolivia.El resultado es una serie de vinos cristalinos y brillantes, con aromas a frutas exticas y ctricos, como el multipremiado To-rronts 1750, un vino que est a la altura de aquellos otros famosos primos suyos del sur del pas; a la altura de Polifemo, el cclope que Ulises embriag para poder escapar de su cueva; a la altura de cualquier brindis por la vida y de cualquiera ltima cena.

    Vino Torronts 1750

    41

    Samaipata, camino a valle bajo www.uvairenda.com

  • 102 103

    De la tierra fecunda y enigmtica del oriente boliviano, escoltada por lricos y picos relatos indgenas, vestida de glamour, fasci-nacin y leyenda, surge la soberana de las piedras semipreciosas. Inspirada fusin de amatista con citrino y emblema nacional por su rareza, es un privilegiado tesoro natural que Santa Cruz ocul-ta en medio de las impenetrables florestas del Pantanal. La exclu-sividad y remoto origen de la bolivianita es de tal magnitud, que llegar al yacimiento de donde se extrae, slo se puede hacer en avioneta o helicptero. Como conmovedoras lgrimas amarillas y violetas que recuerdan el amor imposible de un conquistador espaol y una princesa nativa, las joyas fabricadas con esta gema bicolor conquistan el planeta con su belleza y singularidad.

    42

    www.anahi.com

    La Bolivianita

  • 102 103

    De la tierra fecunda y enigmtica del oriente boliviano, escoltada por lricos y picos relatos indgenas, vestida de glamour, fasci-nacin y leyenda, surge la soberana de las piedras semipreciosas. Inspirada fusin de amatista con citrino y emblema nacional por su rareza, es un privilegiado tesoro natural que Santa Cruz ocul-ta en medio de las impenetrables florestas del Pantanal. La exclu-sividad y remoto origen de la bolivianita es de tal magnitud, que llegar al yacimiento de donde se extrae, slo se puede hacer en avioneta o helicptero. Como conmovedoras lgrimas amarillas y violetas que recuerdan el amor imposible de un conquistador espaol y una princesa nativa, las joyas fabricadas con esta gema bicolor conquistan el planeta con su belleza y singularidad.

    42

    www.anahi.com

    La Bolivianita

  • 104 105

    En el mundo hay ciudades que han logrado posicionar su imagen como destino ideal para el turismo de salud o turismo mdico, ese fenmeno global que lleva a muchos pacientes a visitar y a inver-tir su dinero en otros pases con el fin de recibir una mejor aten-cin mdica, aprovechando ciertas ventajas econmicas comparati-vas o la calidad de los servicios sanitarios. En Bolivia, Le Mayen es un complejo que tambin ha sabido combinar ambos conceptos.Ubicado cerca de la localidad de El Torno, a slo 32 km de Santa Cruz, sobre la carretera antigua a Cochabamba, Le Mayen ofrece en sus seis hectreas de jardines y bosques un mgico oasis de paz y tranquilidad con restaurantes, cabaas y un prestigioso centro de salud para curar el espritu con baos de hipertermia, colonotera-pia, constelaciones familiares, dieta hipocrtica, medicina psicoso-mtica, osteopata craneo-sacral, sicologa positiva, reflexoterapia, reiki, rolfing y muchas otras disciplinas de la medicina alternativa.Le Mayen es un magnfico tnico para el alma sin efectos colaterales.

    Le Mayen43

    www.lemayen.com.bo

  • 104 105

    En el mundo hay ciudades que han logrado posicionar su imagen como destino ideal para el turismo de salud o turismo mdico, ese fenmeno global que lleva a muchos pacientes a visitar y a inver-tir su dinero en otros pases con el fin de recibir una mejor aten-cin mdica, aprovechando ciertas ventajas econmicas comparati-vas o la calidad de los servicios sanitarios. En Bolivia, Le Mayen es un complejo que tambin ha sabido combinar ambos conceptos.Ubicado cerca de la localidad de El Torno, a slo 32 km de Santa Cruz, sobre la carretera antigua a Cochabamba, Le Mayen ofrece en sus seis hectreas de jardines y bosques un mgico oasis de paz y tranquilidad con restaurantes, cabaas y un prestigioso centro de salud para curar el espritu con baos de hipertermia, colonotera-pia, constelaciones familiares, dieta hipocrtica, medicina psicoso-mtica, osteopata craneo-sacral, sicologa positiva, reflexoterapia, reiki, rolfing y muchas otras disciplinas de la medicina alternativa.Le Mayen es un magnfico tnico para el alma sin efectos colaterales.

    Le Mayen43

    www.lemayen.com.bo

  • 106 107

    El arte est en el campo, pero no todos se han dado cuenta. Solo un grupo de privilegiados seres humanos ha recibido el don de la sen-sib