logored - abril 2014

Download Logored - Abril 2014

Post on 28-Mar-2016

222 views

Category:

Documents

5 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Edición correspondiente al mes de Abril 2014

TRANSCRIPT

  • Sigo ms preocupado. El

    mes pasado reflexionaba so-

    bre el odio, y el riesgo de res-

    ponder odio con odio. Es

    que, como deca Gandhi, la

    ley del Talin, ejecutando

    ojo por ojo, nos terminar

    conduciendo a todos a la ce-

    guera. O ya lo ha hecho. En

    la ciudad de Rosario, en

    Buenos Aires y, lamentable-

    mente, en otros lugares, los

    hechos de desbordada inse-

    guridad, han conducido irra-

    cionalmente a ciudadanos

    comunes a responder con

    actos de linchamiento. Gru-

    pos de vecinos, espontnea-

    mente, han perseguido, rete-

    nido y golpeado, a delincuen-

    tes comunes, llegando en

    algn caso a matar al ladrn

    y en otros, a darles terribles

    golpizas.

    Los linchamientos son

    prcticas conocidas en la

    historia de la humanidad y

    asociadas con costumbres

    brbaras, o desbordes cir-

    cunstanciales, en los cuales

    la indignacin del pueblo,

    conduce a muchedumbres a

    lo que se ha denominado

    equivocadamente justicia

    por mano propia. Recorde-

    mos por ejemplo el lincha-

    EDITORIAL

    Sigo preocupado

    Por Claudio Garca Pintos

    LA TAREA DIFICIL

    DE ACEPTAR QUIENES

    SOMOS (pp.3-4)

    LOGOTERAPIA VINCULAR

    ELOGIO AL VNCULO (pp. 5-6)

    FRANKL Y HEIDEGGER.

    Un vnculo polmico (pp. 7-17)

    LA PAGINA DE

    CAVEF (pp.18-19)

    UTOPA EGOSTA VS.

    UTOPA ALTRUISTA.

    Una alternativa:

    la solidaridad (pp.20-24)

    EL PORQUE DE LOS

    BUENOS RECUERDOS (pp. 25)

    GUERRA (pp. 26-27)

    SIN RECETARIO

    ELLA ES LO NICO

    QUE IMPORTA (pg.28-29)

    SIGO PREOCUPADO EDITORIAL

    miento de Benito Mussolini, o

    aquellos que, supuestamente,

    dan origen al trmino

    linchar. Algunos lo asocian

    con el alcalde irlands James

    Lynch Fitzstephen, quien en

    el siglo XV, ejecut a su pro-

    pio hijo por sospecha de ase-

    sinato; otros lo refieren a

    Charles Lynch, juez america-

    no, que en el siglo XVIII, eje-

    cut a un grupo de oposito-

    res; en ambos casos, sin jui-

    cio previo.

    Linchar es, segn el dicciona-

    rio, sinnimo de venganza.

    Por eso mismo es inapropiado

    asumirlo como justicia, sea

    por mano propia o ajena. La

    venganza es un modo irracio-

    nal de demostrar poder o res-

    tablecer aquello que se supo-

    ne o vivencia perdido (por

    ejemplo dignidad, honor, or-

    den) Por eso, el vengador in-

    tenta restituir aquello que

    siente perdido, con un acto

    de reivindicacin terrible, que

    reemplaza, sustituye u ocu-

    pa, el lugar de una justicia

    que no atina a hacerlo como

    corresponde. Porque si la jus-

    ticia lo hiciera, la venganza

    sera innecesaria, y los lin-

    chamientos seran impensa-

    dos.

    Contina en pagina 31

  • Pgina 2

  • L a creencia general de que las ca-pacidades cognitivas disminuyen con la edad ha ido cambiando y hoy existen conclusiones de di-versos estudios. Uno de ellos, publicado en Topics in Cognitive Science descu-bre que la mayora de estndares cogni-

    tivos presentan aspecto de fallas, pero sin embargo se confunden ante los inex-

    pertos. En la mayora de los casos, dice este estudio no son ms que una dismi-nucin de dicha capacidad.

    As lo indican cientficos de la Universi-dad de Tbingen (Alemania) que asegu-ran que los cerebros ms viejos funcio-

    nan ms lentamente porque tienen que procesar todas las informaciones acu-

    muladas a lo largo de la vida, y no por un deterioro o una disminucin de la ca-pacidad cognitiva asociada a la edad co-

    mo se pensaba. En el trabajo, dirigido por el investigador

    Michael Ramscar, se utilizaron ordena-dores programados para actuar como si fueran seres humanos que leen cada da

    un volumen de determinado de informa-cin para ir aprendiendo nuevas cosas. Cuando los investigadores dejaron al or-

    denador leer una cantidad limitada, su rendimiento en las pruebas cognitivas

    era similar al de un adulto joven. Sin embargo, si el mismo equipo expona a una mayor cantidad de datos, simu-

    lando lo que sucede en una vida llena de experiencias, el rendimiento sera similar

    al de un adulto mayor. En estos casos, el procesado de la infor-macin sola ser ms lento, pero no por-

    que su capacidad disminuyera, sino porque

    el aumento de la experiencia haba provo-cado que la base de datos de la computado-ra sea mayor y, por tanto, al tener ms da-

    tos que procesar, le lleva ms tiempo. El artculo culmina remarcando: La tecnolog-a ha permitido ahora a los investigadores

    hacer una estimacin cuantitativa del nmero de palabras que un adulto puede

    esperar aprender durante toda su vida. Reflexionar sobre los efectos de este este-reotipo y parcialidad de ndole material, en

    la prctica clnica cotidiana de los profesio-nales de salud mental resulta un ser sesgo que no permite entender las diferencias en

    las dimensiones de hombre, en la forma de motivar, estimular, sostener desde la salud,

    claro que es importante conocer posibilida-des que hacen a la edad, ya desde hace aos hemos investigado sobre la didctica

    para tercera edad. Pero an sera necesario avanzar ms. Los factores de vulnerabilidad

    bio-psico-socio-espirituales, siguen siendo en la actualidad, el modo de entender la enfermedad y buscar recursos de atencin

    en la vejez. Para ello, partir de una defini-cin bsica de las diferencias existentes en-tre los estereotipos, los prejuicios y los es-

    tigmas con la finalidad de cuestionar los factores que an siguen condicionando la

    construccin bio-psico-social y espiritual de los gerontes en salud mental. Sigo pensando, dando vuelta ideas y re-

    cuerdo las palabras de Marie von Ebner Eschenbach, En la juventud aprende-mos, en la vejez entendemos. Todava se sigue cuestionando y entonces surgen planteos de estos que escucho muchas ve-

    Pgina 3

    LA DIFCIL TAREA DE ACEPTAR QUIENES SOMOS

    Por Dra. Dides Iliana

    HERNNDEZ SILVERA

    Mail de contacto:

    didesilianapsico@yahoo.com.ar

  • Pgina 4

    ces en consultorio. Todos ellos terminan

    en la misma idea, falta de aceptacin, frustracin de sentido sin logro al basar las explicaciones de sus situaciones en

    el recuerdo de lo que pas y ya no est, en lo que se quisiera y no se pudo con-seguir. En la actualidad, todos los pa-

    cientes y no pacientes, es decir gente con la cual se habla en la cola de un

    banco, un negocio, parada de colectivo, etc. Veamos ahora, recurro a expresiones co-

    nocidas para valorar las distintas visio-nes de vejez, tomo solamente algunas:

    Envejecer es como escalar una gran montaa; mientras

    se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es ms libre, la vista ms amplia y serena.

    Ingmar Bergman

    Cuando me dicen que soy demasiado viejo para hacer una cosa, procuro hacerla

    enseguida. Pablo Picasso

    Jams un hombre es demasiado viejo para recomenzar su vida,

    y no hemos de buscar que lo que fue, le impida ser lo que

    es o lo que ser. Miguel de Unamuno

    Creo que lo que enferma ms al ser humano es la falta de aceptacin, insa-tisfaccin, el recuerdo de lo que pas y

    la negacin del hoy. En los casos que puedo hacerlo, pregunto a los familiares cmo era antes, hace diez o veinte aos?

    y las respuestas son las mismas -igual que ahora siempre depresiva, o -siempre

    regan y quejumbroso. Entonces no es la vejez la que nos hace rechazar la edad, es la esencia misma de

    cada uno la que nos hace aceptar. De lo que se conquist y an se tiene no

    es ni ms ni menos que los valores, los que no pasan de edad, ni tiempo, ni dis-tancia, tampoco tienen edad.

    No envejecen ni se diluyen, sera traba-

    jar en aceptar y reconocer el valor de lo que

    configura nuestro entorno, no se trata de re-signarse a lo que hay, sino de amar nuestras circunstancias para mejorar desde ese pun-

    to de partida y nuestro mayor reto ser el aprendizaje de resolver esto que tenemos en esfuerzo propio, sin mirar alrededor a ver

    quien tiene algo diferente. Quiz tambin sirve, repensarse de la si-

    guiente forma: Frankl le llama "pasividad errnea", aplicamos la intencin paradgica, no interesan los sntomas en s mismos, si-

    no la actitud frente a la vida. Esta tcnica es moviliza las capas ms pro-

    fundas de la persona. Es una "reorientacin existencial". En el verdadero sentido de la palabra, la lo-goterapia se basa en el principio logoterap-utico del antagonismo psiconotico, que se refiere a la capacidad especficamente humana de separarse, no slo del mundo,

    sino tambin de uno mismo. Aceptar ser, armar el propio curso de la vi-da, darle sentido a la propia existencia, en-

    contrar el proyecto que nos convoca a una misin. La cual no tiene que