Lineamientos Para La Acción de La Salud

Download Lineamientos Para La Acción de La Salud

Post on 12-Jan-2016

3 views

Category:

Documents

0 download

DESCRIPTION

Lineamientos Para La Accin de La Salud

TRANSCRIPT

II SITUACIN DE LA SALUD MENTAL EN EL PER

LINEAMIENTOS PARA LA ACCIN DE LA SALUD MENTALI. MARCO CONCEPTUAL INTEGRAL DE SALUD MENTALConceptualizacin a travs del tiempoLas tendencias de conceptualizacin evolucionaron desde la nocin de locura o enfermedad psiquitrica hacia la de salud mental, lo cual ha supuesto un cambio en la perspectiva de la accin, los medios, estrategias y polticas.

El movimiento de la psiquiatra fue cambiando desde una prctica de asilo y asistencia de los enfermos hacia planteamientos ms modernos y humanitarios que propugnan la despsiquiatrizacin y desmanicomializacin de los servicios.

Este cambio ha puesto nfasis en la prevencin de la enfermedad y sus secuelas, y en la promocin de estilos de vida y comportamientos de salud, considerando las estrategias de autocuidado individual y de participacin activa de la comunidad y la sociedad en su conjunto.En la postmodernidad, el quehacer en salud mental lo constituye no slo la poblacin que presenta morbilidad psiquitrica, sino fundamentalmente la que se denomina poblacin sana. Se ampla la comprensin de la salud mental integrando aspectos biolgicos, psicosociales, y culturales.

En consecuencia, los trabajadores en este campo asumen la necesidad del abordaje interdisciplinario, multisectorial, comunitario e integral para atender al ser humano afirmando y fortaleciendo los procesos necesarios para lograr un autntico desarrollo econmico y social sostenible.

Aportes de la psiquiatra y otras disciplinas a la conceptualizacin de saludmental en el PerLa salud mental es un concepto difcil de delimitar. En las primeras dcadas del siglo XX hasta los aos sesenta el quehacer en salud mental fue influido por el Psicoanlisis y el Humanismo haciendo variar tanto la concepcin del enfermo y sus cuidados como la funcin y roles de los mdicos y profesionales afines.

El enfermo era visto como persona concreta, como unidad compleja, dinmica, armnica, histrica y psicofsica, cuya adaptacin era la expresin psicolgica de la funcin del cerebro y del acomodamiento en equilibrio dinmico activo a las condiciones sociales actuales Es as como, desde sus inicios, la psiquiatra se inclin por concepto integral del ser humano y su conducta asumiendo su unidad bio-psico-social.Las investigaciones de Rotondo ponen de relieve las influencias sociales y culturales, marcando un hito en la denominada Psiquiatra Comunitaria desde fines de los aos sesenta. La influencia de la Psiquiatra Social y Comunitaria modifica la conceptualizacin sobre salud mental. As, se la considera como cultura asimilada en el contexto socio-familiar que conduce a la persona a un particular estilo cognoscitivo de interpretar la realidad y enfrentar la vida, y a generar conductas individuales y colectivas vinculadas al desarrollo y a la productividad.

Adems, se plantea la correspondencia entre salud mental y derechos humanos, fundamentndose que siendo la salud un derecho humano universal, la salud mental deviene por esencia en un resultado del ejercicio de dicho derecho.

Aportes de la psiquiatra y otras disciplinas a la conceptualizacin de saludmental en el PerLa psicologa y otras disciplinas afines han venido trabajando y reflexionando sobre la salud mental en nuestro pas desde fines del siglo XIX. Muchas de estas experiencias, aunque abordando aspectos vinculados a la salud mental, no fueron conceptualizados de esta manera; sin embargo aportaron al proceso en su conjunto desarrollando nuevos alcances sobre conceptos, metodologas y propuestas de intervencin.

Desde fines de los setenta se iniciaron esfuerzos diversos por materializar formas de intervencin preventiva con base en la informacin, la educacin de la familia y las propuestas comunitarias que convocaron el trabajo de numerosos psiclogos avocados a la salud mental. A comienzos de la dcada de los aos 90, varios aos antes que se conozca en nuestro pas el Enfoque de resiliencia, las psiclogas Ureta de Caplansky y Soto de Dupuy, llamaban la atencin sobre la capacidad de salir a delante de los nios y nias vctimas de la violencia poltica. Resaltaban el aspecto de los recursos frente al dficit, marcando una amplia perspectiva en salud mental respecto a la mirada centrada en la enfermedad o los problemas y como armona de la persona con el ambiente y la realidad social

En cuanto al mbito cientfico internacional, la Organizacin Mundial de la Salud que define salud mental de una forma ms integradora, es decir no slo como ausencia de enfermedad sino como un estado de bienestar fsico, mental y social

Aportes de la psiquiatra y otras disciplinas a la conceptualizacin de saludmental en el PerEn el informe Salud Mental en el Mundo se plantea que la salud mental est relacionada con las fuerzas sociales a travs de la economa familiar y comunitaria, el ambiente y los recursos con los cuales cuenta la persona; por eso, la pobreza y el estancamiento econmico, el hambre, la desnutricin, el hacinamiento urbano, la explotacin sexual, el desempleo, las condiciones inadecuadas de trabajo, entre otros, pueden menoscabar la salud mental.

Posteriormente, la Organizacin Panamericana de la Salud sostiene y desarrolla su enfoque de integralidad, definiendo que la salud mental es el ncleo de un desarrollo equilibrado de toda la vida, que desempea una funcin importante en las relaciones interpersonales, la vida familiar y la integracin social. Es un factor clave para la inclusin social y plena participacin en la comunidad y en la economa. En el contexto latinoamericano, el Plan de Accin en Salud Mental 1999 2000 del Ministerio de Salud y Previsin Social de Bolivia seala que el equilibrio psquico o salud mental es la expresin y resultado de un conjunto de factores protectores de naturaleza biolgica, psquica y social. Es una dimensin inseparable de la salud integral. La salud mental est determinada por cmo nos sentimos nosotros mismos, cmo nos sentimos en relacin con los dems y cmo respondemos ante las exigencias de la vida diaria, afrontando situaciones, conflictos o problemas.

Por tanto, la importancia de las condiciones psicosociales dentro de las cuales se desarrolla la vida humana, nos conduce a considerar el escenario social que delimita las posibilidades del desarrollo humano y por ende, de su salud mental.

Caractersticas de la realidad peruana que afectan la salud mentalEl principal reto que la salud mental enfrenta como obstculo es la pobreza que en el pas alcanza cerca del 54% de la poblacin, con un 21.7% de pobreza extrema, constituyendo la fuente de brechas en el acceso a servicios y entre mbitos rural y urbano, generando ello adems dos fenmenos de gran implicancia para la salud mental: exclusin social y anomia.

La exclusin aparece en las diferencias entre grupos sociales y configura el espectro de la inequidad que amenaza tambin el panorama nacional en materia de salud mental. Exclusin social respecto a los servicios de salud, educacin, trabajo y derechos ciudadanos; lo cual se hace ms crtico cuando consideramos las necesidades de inclusin y de cuidado a los enfermos mentales en particular y a todos los nios y nias, jvenes, mujeres y adultos mayores que forman parte de la llamada poblacin sana y que requieren cobertura en salud mental.

La anomia producido en una poblacin que ha sido afectada por el terrorismo y la prdida de sus instituciones democrticas en un perodo de dos dcadas. La anomia lesiona las posibilidades de desarrollo del ser humano y de las instituciones u organizaciones comunitarias a las cuales afecta, resquebrajando silenciosamente la sociedad y comprometiendo seriamente sus posibilidades de un desarrollo social y humano sostenible.

Como resultado de la anomia, las personas, especialmente los adolescentes, se encuentran desprovistos de normas y valores que puedan darle sentido a sus actos y orientacin a las realizaciones de su vida. Se produce, en consecuencia, una sensacin de vaco y la prdida del respeto por la vida propia y la ajena. Ello podra contribuir a explicar desde el punto de vista psicosocial, la existencia de fenmenos como el pandillaje, las barras bravas, el aumento de la criminalidad y las muertes violentas por homicidio, suicidio o accidentes de trnsito.

En conclusin, no es slo la pobreza sino la exclusin social y la anomia, las que afectan el desarrollo humano, la calidad de las relaciones entre las personas, el autocuidado de la salud, el ejercicio de la solidaridad en la prctica comunitaria, la formacin profesional de los recursos humanos, la cultura de la salud, la calidad de los servicios, la puesta en marcha de proyectos de asistencia local y descentralizada; en fin de lo que podramos considerar los derechos de la persona humana en la sociedad peruana.

Componentes para un modelo conceptual integral de salud mentalComponentes bsicos del modelo:La integralidad de la salud fsica y la salud mentalLa naturaleza interactiva de la persona con su medioLa circularidad dinmica de los procesos psquicos asociados a la salud mentalLa existencia de tres tipos de continuidades que marcan la historia personal:1) La continuidad salud enfermedad.2) La continuidad desarrollo detencin.3) La continuidad participacin exclusin.La diversidad esencial de la humanidad, poniendo de relieve cuatro diferencias significativas que dan lugar a enfoques especficos:1) Entre grupos sociales.2) Entre sexos.3) Entre grupos tnicos (y diferencias en culturas).4) Entre generaciones (infancia, adolescencia, adultez y adultez mayor).Componentes para un modelo conceptual integral de salud mentalEl centro del concepto de salud mental reside en la persona, quien recibe y organiza los diferentes estmulos del medio. Lo mismo ocurre en el sentido inverso: la persona como resultado de todas esas influencias percibe el mundo de forma individual y acta en l para responder a los cambios,

Componentes para un modelo conceptual integral de salud mentalTanto a nivel biolgico como social, la persona se halla en movimiento dinmico; la accin se inicia y termina en ella misma y en la sociedad, en un ida y vuelta de mutua estimulacin y continuas transformaciones de un nivel a otro (Circularidad dinmica). Este concepto

En todos los niveles de interaccin con el medio existen factores de proteccin que potencian la respuesta saludable de la persona y tambin factores de vulnerabilidad y riesgo que la amenazan. Depende de cada persona cmo los organiza para continuar su desarrollo.

El modelo se completa con la delimitacin de cuatro ejes que inciden sobre el logro, mantenimiento y recuperacin de la salud mental.Formulacin del concepto de salud mental en el mbito nacionalSalud mental es el estado dinmico de bienestar subjetivo y de interaccin inclusiva con el medio social, derivado de las dimensiones biopsicosociales y espirituales que se sintetizan de manera compleja a nivel cortical y se expresan en todas las esferas de la conducta cotidiana de la persona quien logra progresivos niveles de integracin, as como en la participacin creativa y transformadora del medio natural y social, buscando condiciones favorables para el desarrollo integral, individual y colectivo.II. SITUACIN DE LA SALUD MENTAL EN EL PER2.1 El escenario peruano en el contexto mundialEn Per, la riqueza de recursos naturales y humanos podra ser fuente de potencialidades para el desarrollo si estuviera regido por la equidad. De lo contrario, esta diversidad se convierte en fuente de desequilibrios y discriminacin, generando serios problemas psicosociales como la exclusin, la anomia, la violencia y la corrupcin, que atentan contra el desarrollo y por consiguiente, contra la salud mental.En el Per sta se expresa gravemente en los problemas de calidad de vida humana: mortalidad, desnutricin, enfermedad, depredacin del medio ambiente, baja calidad en la atencin de salud; ms an cuando la poca riqueza econmica est mal distribuida e incrementa la brecha entre pobres y ricos.Estos factores del entorno de la pobreza funcionan como barreras al desarrollo humano; generan tambin estresores psicosociales y desencadenan una serie de problemas de salud mental, que se constituyen en una carga social creciente.

2.2.1 Principales trastornos mentales: Depresin, esquizofrenia y ansiedadEl estudio de Cecilia Sogi (1997), aunque focalizado en un solo distrito limeo resalta la prevalencia de vida de la depresin mayor en 9,2%, siendo en varones de 6,1% y en mujeres de 12,4%. Adems, uno de cada tres entrevistados manifest haber tenido sntomas depresivos en algn momento de su vida.

Sobre los trastornos de ansiedad, datos del Ministerio de Salud (2001) muestran que su prevalencia anual estara en ascenso, se presume que hay una cifra oculta pues muchos no recurren a los servicios de salud.

Sobre la esquizofrenia se mantiene la tendencia de las estadsticas mundiales (1%), la mayor dificultad en relacin a ella, es acceder a un adecuado sistema de atencin.

2.2.2 SuicidioEl suicidio, asociado a diferentes cuadros, ocupa el cuarto lugar como causa de muerte violenta en Lima, constituyendo el 8% de stas (Instituto de Medicina Legal, 2001). Se observa, adems, que por cada mujer que se suicida se suicidan dos varones.

En un estudio anterior realizado en el INSMHonorio Delgado-Hideyo Noguchi se mencionan los motivos ms frecuentes asociados al suicidio: - Conflictos conyugales (29,6%) - Conflictos familiares (27,6%) - Conflictos sentimentales (22,1%)

Los diagnsticos clnicos ms frecuentes asociados al suicidio fueron: - Trastorno depresivo mayor(39,4%) - Trastorno reactivo con sntomas depresivos (35,5%);- 23% est asociado tambin con el abuso de alcohol y otras sustancias.

2.2.3 Consumo y abuso de sustancias psicoactivasSegn la Encuesta Nacional de Prevencin y Uso de Drogas respecto a la poblacin urbana de 20 000 habitantes o ms los dependientes del consumo de drogas principalmente lo eran de alcohol y tabaco, 10,1% y 8,1 %. Mientras que la dependencia a marihuana, pasta bsica de cocana, clorhidrato de cocana, inhalantes y tranquilizantes, sumaron el 0,78%.En el Per, los varones tienen la tasa ms alta de dependencia al alcohol en relacin a las mujeres: 16% frente al 4,9%.Adems, como los altos niveles de ingesta de alcohol pueden causar problemas mdicos y psiquitricos, se estima que del 20% al 35% de los usuarios de servicios de salud presentan abuso o dependencia al alcohol.Sobre el tabaco diremos que la dependencia a la nicotina es la segunda en prevalencia, y de las ms costosas, pero a la vez, una de las ms tratables de todas las dependencias a sustancias psicoactivas. Cabe agregar que el 50% de los fumadores desarrolla algn tipo de cncer en los pases desarrollados y se presume que el Per siga ese mismo patrn mundial.

2.2.4 La violenciaLa violencia es causada por un sentimiento interior de vergenza, de humillacin, un sentimiento de inferioridad en relacin a alguien que se considera superior.

mientras ms grande sea la brecha entre ricos y pobres ser mayor el sentimiento de inferioridad, mayor el sentimiento de humillacin con un resultado de mayor violencia.

La violencia es compleja, est multideterminada y se expresa en una variedad de conductas: el homicidio, el suicidio, el terrorismo, el secuestro, la pena de muerte, etc.

Las causas son mltiples, pero podemos dividirlas en tres: las biolgicas, las psicolgicas y las socioeconmicas, pero el peso mayor est en el factor psicolgico y en el socioeconmico.

Maltrato infantil: De acuerdo al estudio de Anicama (1999) uno de cada tres limeos maltrata psicolgicamente a sus hijos (36,2%) y dos de cada cuatro o cinco lo hace fsicamente (43,2%).

En el estudio de Ponce (1995) resalta que poco ms de la mitad de los hijos son maltratados fsicamente (52,3%), de los cuales un 20,4% son golpeados con objetos flagelantes.

Violencia contra la mujer:(INEI, 2000), el 41% de las mujeres alguna vez unidas ha sido empujada, golpeada o agredida fsicamente; la mayora (83%) a veces y el 16% con frecuencia. En relacin al maltrato psicolgico, se han identificado :Situaciones de control (34%) como la ignora o es indiferente;Situaciones desobligantes (48%) como la grita cuando le hablaAmenazas (25%) como me tienes cansado, me voy de la casa.

Violencia sexualSegn la informacin del Instituto de Medicina Legal (2 001), de todos los casos de delito contra la libertad sexual:- El 73% son mujeres (de todas las edades) - El 94% de hombres abusados son menores de 17 aos - Del total de casos, el 9,7% tiene entre 0 y 5 aos- El 27,5% tiene entre 6 y 12 aos- El51,1% tiene entre 13 y 17 aos Segn estos datos, la infancia y adolescencia son los grupos ms vulnerables a la violencia sexual.IncestoReportes como el de DESCO (2000) muestran que el 21,9% de los casos de violencia sexual ocurren dentro de las propias familias y el 15,5% en casas de amigos y familiares. Respecto a la edad de los abusadores esta misma fuente muestra que el 60% de agresiones sexuales son cometidas por adolescentes de sexo masculino menores de 18 aos.

Violencia poltica y pesplazamientos por violencia

Segn las fuentes consultadas, ms de una dcada de violencia poltica ha producido alrededor de 25 967 muertos, 435 000 personas desplazadas de los cuales aproximadamente 68 000 han retornado a sus zonas de origen, 6 000 desaparecidos y 9 000 requisitoriados y detenidos, muchos de ellos/as injustamente. Esta poblacin ha sido afectada econmica, social y emocionalmente manifestando problemas como: reacciones de estrs grave y trastornos de adaptacin (F43 CIE 10) que incluye trastorno de desadaptacin del migrante, con manifestaciones psicosomticas de tipo depresivo/digestivo o de estrs postraumtico.

2.2.5 Otros problemas asociados a la salud mentalExisten problemas sociales que tienen claros componentes de salud mental que abordar. Es el caso de las pandillas juveniles, cuyas causas poco se han estudiado, hacindose mencin de algunas como: problemas familiares, falta de oportunidades y canales de participacin y recreacin, bsqueda de algn referente frente a la anomia y exclusin social.

Otro problema es el aborto; adems del alto ndice de mortalidad que ocasiona, tiene consecuencias emocionales en las adolescentes y mujeres en general poco atendidas.

Vinculado al problema anterior est la fecundidad adolescente; de acuerdo al INEI el 13% de las adolescentes entre 15 y 19 aos est embarazada o ya es madre.12 El embarazo adolescente, adems de los riesgos de salud fsica, ocasiona tambin repercusiones emocionales y psicosociales poco abordadas.

Otros problemas sociales de la infancia son los nios, nias y adolescentes que trabajan en desmedro de su desarrollo integral -sobre todo los que estn expuestos a situaciones de alto riesgo- y los nios/as y adolescentes de la calle. Estas situaciones estn asociadas a la pobreza y en muchos casos, asociada tambin al abandono familiar.

Dos poblaciones particulares merecen tambin especial mencin; los/las discapacitados, quienes suelen ser discriminados y excluidos, generndoles dificultades en su desarrollo personal e integracin social.

La poblacin adulta mayor -ms de 7% -. Slo un bajo porcentaje trabaja o es jubilado; la mayora est fuera del sistema de seguridad social. Su situacin se asocia tambin al maltrato familiar, a la falta de canales para desarrollarse productiva y creativamente, a la soledad y, a problemas propios del envejecimiento que no son adecuadamente atendidos.

El problema del SIDA merece atencin aparte, a pesar que en el ao 2000 los casos nuevos haban descendido, el trabajo psicosocial sostenido, en relacin al cuidado y autocuidado, es fundamental para continuar este control13.

2.3 La oferta de servicios de salud mental2.3.1 Sector SaludEl Sector Salud est conformado por los subsectores pblico y privado. Al primero pertenecen los servicios y programas del Ministerio de Salud (MINSA), de la Seguridad Social (EsSalud) y de la Sanidad de las Fuerzas Armadas (FFAA).

El sector privado lo constituyen fundamentalmente, las clnicas privadas, instituciones y organizaciones no gubernamentales (ONG).

Recursos humanosSegn el II Censo de Infraestructura Sanitaria y Recursos del Sector Salud14, los mdicos constituyen el grupo ocupacional ms numeroso.

Existen 24 708 mdicos (10,32 por 10000 hab.); 16 324 pertenecen al sub-sector pblico (11 157 al MINSA, 4 495 a EsSalud, 2 171 a la Sanidad de las Fuerzas Armadas y otros establecimientos pblicos). En el sub-sector privado laboran 8 313 mdicos.

InfraestructuraExisten 7306 establecimientos de salud. - La mayora 6 208 (81%) pertenecen al MINSA, - 282 (4%) ala Seguridad Social, - 158 (2%) a la Sanidad de las Fuerzas Armadas - 689 (9%) son privados. De estos, 472 son hospitales (10 brindan atencin psiquitrica), dos de stos son especializados: Vctor Larco Herrera y Hermilio Valdizn y uno es el Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado- Hideyo Noguchi)

1 849 son centros de salud (5 brindan atencin psiquitrica) y todos ejecutan las lneas de accin prioritarias en salud mental, as como, los 4 868 puestos de salud ubicados en todo el territorio nacional, especialmente en reas rurales y urbano marginales del pas. En la actualizacin del Censo(1999) los puestos de salud del MINSA registrados, llegaron a 4 954. En los centros de salud los ambientes asignados a los servicios de salud mental son transitorios, precarios y con poca privacidad.

b) CamasDel total de 35 877 camas hospitalarias funcionales, 24 489 pertenecen al MINSA, 5 871 a la Seguridad Social y 5 517 al subsector privado.

Para psiquiatra se registraron 918 camas en todo el sector salud; las cuales se ubican, principalmente, en los hospitales psiquitricos de Lima. Los centros de salud y puestos de salud no asignan camas a esta especialidad.

Presupuesto El gasto en salud es 4,4% del PBI,15 probablemente uno de los ms bajos del mundo.

Un problema que se presenta con demasiada frecuencia en el subsector pblico es la brecha existente entre los presupuestos anuales asignados (significativamente mayores) y los presupuestos realmente ejecutados.2.3.1.1 El sub-sector pblicoA) Ministerio de Salud (MINSA) Adems de su rol de gobierno garantiza el acceso a los servicios de salud de los sectores ms pobres aproximadamente, el 60% de poblacin nacional).16 Para ello, funcionalmente, est organizado en un nivel central, direcciones regionales y cuatro niveles de atencin.

El rea de Salud Mental tiene la misin de normar, promover y garantizar el desarrollo delas acciones que fomenten y protejan la salud mental individual y colectiva de la poblacin peruana; as como de aquellas que permitan la recuperacin y rehabilitacin de las personas con problemas de salud mental priorizando a los grupos de poblacin de menores recursos.

Desarrolla tres lneas de accin: prevencin de violencias, prevencin de dependencias y prevencin de psicopatologas, fundamentalmente, en el primer y segundo nivel de atencin.

En el primer nivel de atencin se organiza a los puestos y centros de salud, en microrredes cuyas acciones enfatizan tanto la promocin de la salud como la prevencin de riesgos y se vinculan a hospitales generales de referencia Del segundo nivel de atencin, en siete de los cuales existen servicios ambulatorios e internamiento por mdico psiquiatra. Asimismo, en 18 de ellos funcionan los Mdulos de Atencin al Maltrato Infantil (MAMIS). El tercer nivel de atencin est constituido por los hospitales especializados Vctor Larco Herrera y Hermilio Valdizn, ambos ubicados en Lima. Estos brindan atencin especializada ambulatoria, de emergencia, hospitalizacin y rehabilitacin. En el cuarto nivel de atencin se encuentra el Instituto Especializado de Salud Mental Honorio Delgado Hideyo Noguchi cuya misin es la investigacin de los problemas prevalentes de salud mental y la atencin de los casos de mayor complejidad. De este cuarto nivel, se espera recibir los aportes en materia de investigacin y de propuestas especializadas que puedan ser aplicadas a nivel nacional.

En los hospitales especializados y el Instituto Nacional de Salud Mental, los trastornos psiquitricos vistos con mayor frecuencia son: los trastornos esquizofrnicos, afectivos, neurticos y relacionados con el estrs, trastornos somatomorfos, trastornos debidos a sustancias psicoactivas. y perturbaciones emocionales de la niez.

B) Seguridad SocialEsSalud, dispone de un sistema de referencia para la atencin de los problemas de salud mental, el mismo que es utilizado por la poblacin asegurada. Existe un grupo de personas con trastornos mentales atendidos por los establecimientos del MINSA que podran acceder a la atencin por EsSalud. Sin embargo, por falta de un sistema de informacin nico no se hace.

2.3.2 Organizaciones no gubernamentales (ONG)En 1993 se identificaban oficialmente 897 en todo el pas. En los ltimos 15 aos las ONG intervienen en el pas con proyectos especficos de salud mental

Desempean un rol limitado, pero importante en el fortalecimiento de las redes multisectoriales y redes locales.

- El 20% de las ONGs hace nfasis en la sensibilizacin social de gnero- El 9% trabajan con jvenes - El 13% con poblacin infantil; privilegian tres lneas de intervencin: - Promocin (desarrollo de habilidades personales, cambio de actitudes, etc.) - Informacin (difusin de material impreso y audiovisual) - Capacitacin (formacin de lderes, talleres de promotores de salud mental)

Los problemas de salud mental abordados son los relacionados a la violencia (familia, secuelas de la violencia poltica o armada y la violencia escolar), estereotipos de gnero, programas diversos hacia la mujer, en forma limitada abordan la violencia juvenil, la farmacodependencia y el trabajo infantil.

Los organismos no gubernamentales (ONG) que brindan atencin de salud mental, no lo hacen en todos los niveles de resolucin, de tal manera que cuando se realizan referencias se recurre a los establecimientos del Ministerio de Salud.

2.3.3 Oferta de servicios de salud mental en otros sectoresEs de destacar que en nuestro medio, adems de los establecimientos del sector Salud, existe un nmero significativo de instituciones pblicas y privadas que prestan servicios a la comunidad directa o indirectamente relacionados a la salud mental.

- Entre ellas son especialmente significativas las siguientes: Ministerio de Educacin,- Ministerio de Promocin de la Mujer y del Desarrollo Humano, - Ministerio del Interior (Polica Nacional),- Ministerio Pblico (Fiscalas Provinciales e Instituto de Medicina Legal)- Ministerio de Justicia (Juzgados de Familia),- Instituto Peruano del Deporte, Comunidades Teraputicas, Defensoras del- Nio y Adolescente, Centros Municipales e instituciones religiosas.

2.4 Participacin de usuarios, familia y comunidad2.4.1. Recursos psicosocialesLas personas cuentan con tres tipos de recursos psicosociales:A) Recursos psicolgicos y personales individuales: recursos materiales, estado de salud, grado de educacin, caractersticas de la organizacin familiar y resiliencia.

B)Redes sociales de apoyo de tres tipos:Prcticas curativas populares: recursos domsticos o populares (se basan en experiencias y saberes que los participantes de un medio sociocultural practican); recursos tradicionales o folk locales (suponen una persona con sabidura y prctica reconocida por la comunidad) y terapias provenientes de otras culturas (las orientales por ejemplo).

Organizaciones sociales: los Comits o Juntas Vecinales, los Clubes de Madres, los Comites de Vaso de Leche, los Comedores, los grupos juveniles, parroquiales, pastorales, que recrean espacios de soporte y comandan acciones solidarias de ayuda afectiva, social y econmica frente a la pobreza y otros graves problemas sociales como los desplazamientos por violencia poltica. En el caso de las mujeres el ejercicio del liderazgo comunitario ha propiciado cambios en su mentalidad ampliando sus horizontes ms all de la dimensin domstica, propiciando su participacin pblica y mejorando su capacidad de decisin y autoestima

Grupos de filiacin y pertenencia: la familia, en sus diversos tipos, es un recurso fundamental y primario tanto en la costa como en las comunidades andinas y selvticas(Anderson 1989). La ausencia de la figura paterna en los patrones de crianza, es un rasgo preocupante y predominante en nuestro medio social (Dughi y cols. 2001). Ello estara asociado con debilidad en las figuras de identificacin masculinas, tendencia a identificaciones estereotipadas con prejuicios y mitos atribuidos a roles masculinos y proclividad a conductas violentas en los jvenes.

C. Valores ideolgicos, polticos y religiosos: las motivaciones ideolgicas, polticas o religiosas, como fuentes de autovaloracin de las capacidades personales constituyen un valioso soporte en momentos de crisis o afrontamiento al estrs (Martn Bar 1990, Punamaki1990)

En este sentido, la difusin y preservacin de los derechos humanos fundamentales, la experiencia espiritual y religiosa constituyen recursos psicosociales potenciales de las familias e individuos.

2.4.2 Usuarios de servicios formalesPerales, Montoya y Sogi (1995) encontraron en el Per, indicadores que sealan que el sistema de salud mental oficial es inefectivo, est mal planificado y resulta culturalmente inapropiado para satisfacer las necesidades de la poblacin. Otras investigaciones sealan la existencia de un divorcio entre la demanda de salud mental de la poblacin y la oferta deservicios formales.

Saavedra y Planas (1996) sealan, por ejemplo que los pacientes con depresin se quejan abiertamente de que el mdico no les presta la debida atencin, que nunca les informa su diagnstico y que no les explica en qu consiste su enfermedad.

Los usuarios se quejan de la falta de un trato digno, es decir, de empata y calidez de parte del personal; estos problemas de comunicacin generan desconfianza, incertidumbre sobre el pronstico y una inevitable descalificacin del servicio.

III. IDENTIFICACIN DE LOS PROBLEMAS Y POTENCIALIDADES3.1 ProblemasEntre los problemas prevalentes de salud mental estn: los trastornos mentales -depresin, ansiedad, dependencias, suicidio asociado y las problemticas psicosociales como el consumo y abuso de sustancias psicoactivas, especialmente el alcohol y la violencia (sexual, incesto, maltrato infantil, contra la mujer, poltica y otras violencias sociales).

Esta falta de claridad conceptual sobre el proceso salud- enfermedad dificulta el desarrollo de modelos de intervencin en promocin, prevencin y atencin de salud mental, generando confusin en el diseo de estrategias y acciones en el sector pblico y en el privado.

los servicios del sector salud, tienen un problema de acceso de la poblacin ms necesitada lo cual se agrava con la limitaciones que presenta, ya que no cubren los intentos de suicidio y los seguros privados no consideran la salud mental en sus coberturas.

los recursos humanos son ineficientes, hay una escasa capacitacin en salud mental, poca sensibilidad en el trato; con lo cual se dificulta la atencin de calidad. Los equipos bsicos de salud no estn suficientemente preparados para abordar problemas de salud mental y no cuentan con psiclogos y trabajadoras sociales, quienes podran contribuir a un abordaje ms eficaz de los componentes psicolgicos y sociales que forman parte de la atencin.En relacin a los instrumentos, hay carencia o dificultades para el uso de protocolos estandarizados y culturalmente diseados, lo cual no facilita la construccin de un sistema de vigilancia epidemiolgica y de informacin en general sobre la salud mental en el pas, desagregado segn variables de sexo, edad y grupos de procedencia.

3.2 PotencialidadesExiste mayor conciencia de los mltiples factores que actan sobre los problemas y que deben abordarse de manera coordinada para obtener logros ms efectivos, tambin en relacin a los enfoques, si bien en los hospitales predomina la propuesta eclctica, su ventaja es que sintetiza de manera efectiva, aspectos de diferentes enfoques que pueden enriquecer las propuestas.existen diversos profesionales y tcnicos en el primer nivel de atencin en mayor contacto con la poblacin, que con una adecuada capacitacin podran garantizar que la salud mental sea realmente un eje transversal en la atencin de salud favoreciendo la ampliacin de la cobertura y acceso para ella.A pesar de los problemas de infraestructura, el hecho de que los establecimientos de salud del primer nivel estn en casi todo el territorio nacional, facilita el acceso de la poblacin a los servicios de salud y salud mental. Todas estas potencialidades podran hacerse efectivas si se fortalece adecuadamente la rectora del rea de Salud Mental en el nivel central desde donde se pueden desarrollan propuestas ms organizadas y coordinadas con distintos sectores pblicos y privados buscando consensos polticos y sociales y mejorando los servicios. Esto se potenciara porque existe una mayor conciencia social de la necesidad de acciones concertadas para abordar los problemas, as como esfuerzos concretos como las mesas multisectoriales impulsadas por distintos sectores.el Instituto de Salud Mental tiene como fin la investigacin con lo cual se podra potencializar la investigacin, adems existen agencias de cooperacin externa interesadas en el financiamiento para el abordaje de determinados problemas como las drogas, la violencia y otros problemas especialmente de la infancia y la mujer.IV. POLTICASSe propone utilizar el Modelo de Atencin Integral de Salud, elaborado por la Direccin General de Salud, ya que el componente de salud mental forma parte de la salud integral. El modelo mencionado, parte de un diagnstico de los problemas de salud, resaltando las desigualdades existentes en la poblacin, con claras brechas entre las reas rural y urbana. As mismo, frente a estos problemas, resalta la falta de equidad en el acceso a los servicios de salud, este documento de polticas coincide con esta apreciacin, resaltando cmo esto mismo se ve agravado para los problemas de salud mental.

A continuacin queremos resaltar los aspectos ms relevantes que permiten articular el Modelo Integral con la propuesta de lineamientos para salud mental:

El rol protagnico de los usuarios, promoviendo su participacin. La continuidad del servicio que incluye todo el circuito: promocin, prevencin, recuperacin y seguimiento.

La integralidad del ser humano que incluye los aspectos fsico, psicolgico y social. Eso hace que se busque la intervencin en los daos y condiciones biolgicas pero tambin en los aspectos subjetivos: conocimientos, creencias, actitudes; centrando la atencin ms en la persona que en las molestias, interviniendo en todas las causas de la enfermedad.

En este contexto se reafirma el rol del rea de Salud Mental en la elaboracin y monitoreo de las polticas necesarias para que salud mental sea realmente un eje transversal en los paquetes bsicos de salud por cada grupo etreo, aporte que presenta este documento.

4.1 Principios para la accin en salud mentalPlanteados conforme al espritu de la Constitucin Poltica del Per y de los convenios y compromisos internacionales asumidos por nuestro pas, para orientar sus polticas de desarrollo humano y de respeto por los derechos de las personas, favoreciendo su participacin ciudadana.

RESPETO IRRESTRICTO DE LOS DERECHOS DE LAS PERSONAS: incluyendo aquellas que tienen problemas de salud mental. Entre los derechos de los usuarios se resaltan la escucha, empata, buen trato, informacin, confidencialidad y respeto a sus patrones culturales y creencias religiosas que preserven los derechos humanos fundamentales.

EQUIDAD: asumiendo un sentido de justicia en las prioridades e intervenciones, en relacin al gnero, generacin, diferencias culturales y tnicas, sectores sociales y regiones del pas.INTEGRALIDAD PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE: considerando la salud mental como un componente fundamental de los procesos de desarrollo humano, interviniendo en diferentes niveles para asegurar la atencin y la prevencin de problemas especficos.

UNIVERSALIDAD: desarrollando programas que permitan el acceso a los diferentes sistemas y niveles de intervencin en salud mental; siendo el Estado el garante de la efectivizacin de estos derechos sociales consagrados en la Constitucin Poltica del Per.

SOLIDARIDAD: expresndose en la calidad del vnculo, de respeto, acogida y trato justo.

RESPONSABILIDAD COMPARTIDA: promoviendo la salud mental como responsabilidad individual, social y poltica.

AUTONOMIA Y DIGNIDAD: principios tomados de la biotica que aluden a la capacidad de las personas para tomar decisiones basadas en una informacin suficiente.

4.2 Objetivos para la accin en salud mentalInstitucionalizar el componente de salud mental como inherente y necesario dentro del enfoque integral de salud, contando para ello con un rgano de Direccin de Salud Mental que garantice su prioridad poltica a travs de compromisos orientados hacia un nuevo Modelo de Atencin en Salud Mental, articulado al Modelo Integral de Salud, lo cual debe reflejarse en la legislacin, planificacin y presupuesto del sector y otros involucrados.

Garantizar el acceso equitativo y la cobertura de la atencin y rehabilitacin de los trastornos y problemas de salud mental prevalentes, asegurando la atencin gratuita de las emergencias, incluyendo las de salud mental, y desarrollando modelos acordes a nuestra realidad cultural, con especial nfasis en el fortalecimiento de la atencin primaria de salud. Legitimar socialmente la importancia de la prevencin y promocin en salud mental desarrollando estrategias que fomenten estilos y ambientes saludables en la familia, escuela, trabajo y comunidad en general, que contrarresten el impacto de la anomia y la exclusin social.

Institucionalizar espacios de concertacin multisectorial en el Estado y con otros actores de la sociedad civil (educadores, policas, religiosos, empresarios, ONGs, defensores de derechos humanos), propiciando la co-responsabilidad para la elaboracin, ejecucin, monitoreo y evaluacin de planes globales y locales de salud mental, como una tarea de todos y todas.

Crear un sistema de informacin en salud mental, integrado a los sistemas de salud y otros, basado en indicadores positivos y de morbilidad, los que servirn para la definicin de las prioridades y para el diseo, planificacin y evaluacin del quehacer en salud mental.

Mejorar la calidad de la atencin en salud mental garantizando la formacin, supervisin y soporte (emocional, legal y tcnico) de los recursos humanos del sector y otros afines, la eficacia de los modelos y propuestas, la eficiencia de los servicios, la optimizacin de la infraestructura, y el fortalecimiento de los procesos de planificacin, monitoreo y evaluacin.

Impulsar la organizacin y planificacin de la accin co-responsable de pacientes, ex -pacientes y familiares, involucrndolos en los procesos de atencin, rehabilitacin y reinsercinsocial.4.3 Lineamientos para la accin en salud mentalLineamiento 1GESTIN Y RECTORA EN SALUD MENTALLa salud mental es una dimensin que requiere tener un peso propio que necesita posicionarse conceptual, poltica y financieramente. En las recientes modificaciones estructurales del Ministerio de Salud, se asumen los compromisos siguientes:- Contar con la autoridad rectora de un rgano de Direccin de Salud Mental que funcione como una instancia normativa y fortalezca la articulacin sectorial, generando los mecanismos adecuados para la coordinacin intersectorial en los aspectos que garanticen la integralidad del abordaje en salud mental.- Promover iniciativas legislativas en salud mental en relacin a los aspectos que se requieran para lograr una atencin de calidad que garantice la equidad y el respeto de los derechos humanos.

Lineamiento 2INTEGRACIN DE LA SALUD MENTAL EN LA CONCEPCIN DE LA SALUDUn modelo integral de salud precisa de una poltica general que incorpore la salud mental como un componente explcito e inherente, reflejando as la integralidad del ser humano en sus aspectos somticos, psquicos y espiritualesAsumimos los compromisos siguientes:Colocar en la agenda pblica el tema de salud mental y sus repercusiones en la salud y vida humana, visualizando los criterios de calidad de vida y discapacidad. Se realizara una Encuesta de Opinin sobre Salud Mental, cuyos resultados se difundirn a la ciudadana y servirn de base para realizar programasEstablecer prioridades de salud mental para los distintos niveles de intervencin (bsica y especializada) segn ciclo vital y poblaciones especiales:Nios y nias: Maltrato infantil, bajo rendimiento escolar , trastornos de conducta, depresin y otros trastornos mentales especficos. Se pondr nfasis en la prevencin de estos problemas y en la promocin de habilidades sociales y vnculos saludables, en el contexto de pautas de crianza adecuadas para ello.

Adolescentes: Alcohol y otras drogas, prevencin y atencin del embarazo precoz, suicidios, trastornos de conducta (violencia), psicosis de inicio temprano. Enfatizar la prevencin de estos problemas, y la promocin de valores, relaciones humanas saludables y de espacios y oportunidades de participacin y desarrollo integral.Adultos jvenes y maduros: Violencia familiar, ansiedad, depresin, estrs, suicidio, psicosis y abuso del alcohol y otras drogas. Promover canales de participacin social que favorezcan el desarrollo de capacidades y de opinin.Adulto mayor: Depresin, demencias y violencia familiar. Promover estilos recreativos y de participacin social que canalicen la experiencia de vida. Poblaciones nativas: considerar sus problemas especficos y necesidades de acuerdo a sus caractersticas culturales. Priorizar la atencin de los derivados de los patrones de consumo de alcohol, la permisividad de algunos grupos frente a la violencia familiar y las consecuencias de la exclusin social. En poblaciones afectadas por la violencia poltica y desastres se incluir la atencin del sndrome de estrs post traumtico y otros efectos. Se incorporar el aspecto de salud mental en las medidas preventivas para los casos de desastre.

Lineamiento 3PREVENCIN Y ATENCIN EN UN NUEVO MODELO DE SERVICIOS DE SALUD MENTAL EFECTIVOS Y EFICIENTESDirigido a garantizar el acceso y adecuado funcionamiento del circuito de atencin, rehabilitacin y prevencin de los problemas prevalentes de salud mental en nuestro pas.Se asumen los compromisos siguientes:Garantizar el cumplimiento del principio de universalidad de los servicios de salud, y salud mental, priorizando a las poblaciones ms pobres, las afectadas por la violencia poltica y desastres y las comunidades indgenas, con especial atencin a nios, nias, adolescentes y mujeres.Garantizar la atencin efectiva y prevencin en salud mental como eje transversal en todos los niveles (bsico y especializado) segn las prioridades establecidas por ciclos de vida (lineamiento 2) y segn las competencias de cada nivel, asegurando la:

Deteccin de riesgos y trastornos de salud mental de acuerdo a prevalencias por ciclo de vida.Atencin ambulatoria y de emergencia, especialmente en el nivel bsico, que incluya la evaluacin y diagnstico bsicos, tratamiento psicofarmacolgico esencial, intervencin en crisis, consejera individual y familiar, as como informacin completa y sencilla sobre diagnstico y tratamiento, como un derecho de los y las usuarios.Atencin especializada, en los niveles ms especializados que incluya diagnstico diferencial, tratamiento psicofarmacolgico especializado, actividades de rehabilitacin, psicoterapias e internamiento.Prevencin primaria y secundaria que incluya informacin y educacin sobre riesgos potenciales y factores protectores segn grupos poblacionales y problemas de salud mental especficos.Soporte a las familias, fortaleciendo la organizacin de familiares de pacientes con trastornos mentales y familias vinculadas a otros problemas de salud mental, en todos los niveles de atencin.

Rehabilitacin con apoyo de la comunidad, propiciando la conformacin y/o articulacin a redes existentes, grupos de ayuda mutua o de autoayuda (Alcohlicos Annimos, comits de familiares, clubes de pacientes). Seguimiento de pacientes a travs de consultas y de visitas domiciliarias.Garantizar la accin interdisciplinaria para la atencin efectiva de problemas complejos, formando equipos y definiendo enfoques compartidos y estrategias especiales de intervencin. Iniciar un proceso gradual de reorganizacin de la atencin en salud mental y psiquiatra, orientado hacia un nuevo Modelo de Atencin Integral con enfoque comunitario y descentralizado, caracterizado por:Un proceso paulatino de deshospitalizacin, es decir ir pasando de la prioritaria atencin en hospitales psiquitricos, hacia otros servicios especializados comunitarios.El internamiento psiquitrico, en los casos que lo requieran, en hospitales generales que cuenten con 50 ms camas, por periodos cortos, establecindose un porcentaje de camas para estos pacientes con problemas psiquitricos.

El fortalecimiento de los ser vicios de atencin primaria, ubicados en la comunidad, lo cual supone sensibilizar y capacitar a los equipos bsicos, garantizando su participacin en la ampliacin de la cobertura de atencin de salud mentalLa instalacin de manera progresiva, de otras instancias especializadas y de apoyo en la comunidad segn jurisdicciones poblacionales establecidas, que brinden una atencin efectiva de los trastornos y problemas de salud mental y slo deriven a los hospitales para internamientos necesarios y transitorios.La conformacin de equipos tcnicos encargados de estudiar las prioridades sanitarias en salud mental en cada regin, optimizando los servicios ya existentes y estudiando los costos de la atencin en salud mental con el fin de reorientar gradualmente las prioridades en el gasto, desde el hospital hacia los servicios comunitarios. Este proceso debe regirse por la calidad de la atencin y el respeto a los derechos humanos de los pacientes, fortaleciendo sus acciones en relacin con las organizaciones de familiares y otras comunitarias de apoyo.

Lineamiento 4PROMOCIN DE LA SALUD MENTAL, DESARROLLO HUMANO Y EJERCICIO DE CIUDADANASiguiendo el Modelo Integral de Atencin de Salud, que busca priorizar a la poblacion de mayor pobreza, pone nfasis en la promocin y su aporte al desarrollo humano. La promocin en salud mental comprende la diversificacin de estilos de vida y ambientes saludables favorables al desarrollo integral de las personas, facilitando la expansin de capacidades y competencias, fortaleciendo la identidad y autoestima, generando espacios de socializacin con respeto y cooperacin y fomentando vnculos humanos positivos de participacin social activa y creadora de riqueza.De esta manera, promover la salud mental es una manera de aportar al desarrollo humano integral, a una salud general armnica y a la construccin de una sociedad ms democrtica y justa. La trascendencia de esta propuesta exige la co-responsabilidad del sector salud con otros sectores del Estado y de la sociedad civil. Por eso se plantea que la promocin de salud integral y de la salud mental es una tarea de todos y de todas.

Para cumplir con este lineamiento, asumimos los siguientes compromisos: Darle prioridad a la promocin definiendo poblaciones y temticas segn caractersticas y roles de cada sector. Supone sensibilizar a la poblacin para promover estilos de vida saludables en la vida social cotidiana, mediante programas de informacin, educacin y comunicacin (IEC), asegurando fondos y recursos humanos para elloDesarrollar programas con nfasis en los factores protectores o factores de desarrollo, a nivel personal, familiar y comunitario incentivando la participacin social.Promover los estilos saludables en al mbito laboral, en el sector pblico y privado, as como en otros espacios sociales vinculados con el trabajo; en relacin con grupos interesados en temas como accidentes de trabajo y productividad en la empresa.Favorecer la inclusin y participacin en todas las esferas de socializacin, especialmente de los sectores marginados. Para ello se propone realizar experiencias demostrativas con poblaciones especficas como algunas comunidades nativas.Impulsar y articular experiencias de promocin y participacin incorporando mecanismos de vigilancia y proteccin de los derechos ciudadanos en salud, educacin y trabajo.

Lineamiento 5CONCERTACIN MULTISECTORIAL DE LA SALUD MENTALLas redes multisectoriales han venido funcionando de manera fragmentada y focalizada, sin apoyo poltico suficiente porque no se han establecido procedimientos ni presupuestos para la participacin de los operadores.Desde la sociedad civil se han aportado enfoques y propuestas pero estn poco articuladas y pueden resultar costosas para su aplicacin masiva. Otras organizaciones sociales y comunitarias que abordan aspectos legales y de salud integral, no son conscientes de que estn interviniendo tambin en salud mental y que es importante capacitarse y generar estrategias ms eficaces.En este contexto, cabe aclarar que si bien la concertacin de actores y sectores es fundamental en la tarea de promocin, la salud mental aborda tambin la atencin y prevencin de trastornos y problemas, para lo cual es igualmente importante el abordaje interdisciplinario y coordinado.En relacin a la intersectorialidad, se asumen los compromisos siguientes: Institucionalizar espacios de concertacin multisectorial (mesas de trabajo, comits, coordinacin de ministros) incluidos los actores de la sociedad civil, a partir de enfoques y modelos comunes que permitan generar propuestas de mayor impacto.Planificar en forma conjunta tanto los lineamientos globales como su adaptacin a la realidad local y regional de las poblaciones, definiendo sus roles, funciones y alcances.Desarrollar una poltica de representaciones en redes y mesas, considerando responsables capacitados y estables por perodos que permitan acumular cierta experiencia y fluidez de funcionamiento en beneficio de los usuarios.Mejorar los sistemas de referencia, contrarreferencia y seguimiento tanto intra como intersectoriales que contemplen niveles de complejidad, reas de jurisdiccin y presupuestos para su funcionamiento.Se propone priorizar los siguientes aspectos, sectores y lneas de intervencin en la tarea de concertacin:

Con JUSTICIA: desarrollar programas especiales interdisciplinarios de salud mental para las personas que transitan por el circuito legal, especialmente aquellas que son vctimas de las distintas violencias, como es el caso de nios, nias, adolescentes y mujeres adultas.Con EDUCACIN Y MIMDES: promocin de estilos de vida y relaciones humanas saludables; deteccin temprana de trastornos mentales infantiles y adolescentes; deteccin y prevencin de violencia familiar y maltrato infantil; atencin y prevencin de la fertilidad adolescente; atencin y prevencin de adicciones; programas para nios, nias y adolescentes en situaciones especialmente difciles.Con EDUCACIN, JUSTICIA Y MIMDES: atencin coordinada y prevencin de la violencia familiar, infantil y sexual; atencin y prevencin de la violencia juvenil.Con JUSTICIA, POLICA NACIONAL Y MIMDES para problemas vinculados con las situaciones de anomia (como las barras bravas y pandillas).Todas estas coordinaciones incluyen distintos actores pblicos y de la sociedad civil, tanto desde una estrategia de mesas de trabajo intersectoriales como de redes de atencin distrital o local.Lineamiento 6CREACIN DE UN SISTEMA DE INFORMACIN EN SALUD MENTALLos inadecuados sistemas de planificacin, monitoreo y evaluacin de los programas y servicios no favorecen la existencia de sistemas de informacin articulados ni intra ni intersectoriales. De esta manera la informacin existente resulta parcial, incompleta y general, -no suficientemente desagregada por sexo, edad, origen cultural y social-. Adems, la informacin generalmente se refiere a problemas de morbilidad y es casi inexistente el establecimiento de indicadores positivos, que reflejen avances y no problemas.Frente a esto, se asumen los siguientes compromisos: Crear o articular sistemas de inteligencia sanitaria de los distintos sectores para: centralizar la informacin, conocer la dimensin de los problemas y avances, establecer correlaciones que permitan identificar las causas y factores de riesgo, elaborar propuestas ms articuladas para enfrentar eficazmente los problemas y poner la informacin a disposicin de la sociedad civil para los fines de vigilancia social y comunitaria.Crear un sistema de vigilancia de trastornos mentales que incluya perfiles epidemiolgicos, protocolos y formatos que permitan estudios comparativos as como anlisis de costos; tanto de la atencin misma -incluyendo tratamiento farmacolgico y rehabilitacin psicosocial- como de los costos generados por la discapacidad por enfermedad mental

Potenciar el sistema de vigilancia epidemiolgica de la violencia familiar evaluando su funcionamiento para garantizar la confiabilidad de los registros y orientar la construccin de otros sistemas.

-Realizar alianzas estratgicas con instituciones especializadas, considerando, en el proceso de centralizacin y procesamiento de los datos, un rol especial de articulacin, del INEI. As mismo, las ENDES debern incluir algunas variables que permitan identificar, registrar y procesar informacin sobre salud mental.Lineamiento 7DESARROLLO DE LOS RECURSOS HUMANOSEncontramos que los recursos humanos estn poco capacitados para la atencin en salud mental o reciben capacitaciones repetidas en el mismo tema, no cuentan con el monitoreo para la aplicacin de lo aprendido y rotan excesivamente.Todo esto impide la acumulacin de experiencia y genera problemas en el trato dado a la poblacin, porque muchas veces no se brinda la empata ni el respeto por sus derechos.Algunos de estos problemas estn vinculados con la sobrecarga emocional que trae consigo el trabajo en salud mental (sndrome de burnout) que normalmente no se identifica ni se atiende generando malestar y dificultades en la calidad de la atencin. A esto se agregan otras condiciones de trabajo poco favorables como los bajos sueldos y la falta de reconocimiento de la capacitacin y especializacin.Frente a esta situacin se asumen los siguientes compromisos: Crear una poltica de recursos humanos que considere tanto los aspectos de formacin como de procedimientos, derechos e incentivos, vinculados a la accin de los diferentes operadores y escenarios. Crear un programa de capacitacin integral dirigido a todos los niveles de complejidad, considerndolos potenciales agentes de las acciones de salud mental que incluya aspectos de deteccin, atencin bsica y derivacin a servicios ms especializados respecto de los trastornos y problemas priorizados, definiendo con claridad el rol que les toca desarrollar, con la ayuda de protocolos y otros instrumentos.Sensibilizar e informar de manera sostenida sobre leyes y normas de proteccin legal de los profesionales y tcnicos que atienden casos de alto riesgo en salud mental creando en caso necesario, propuestas legislativas pertinentes. Incorporar estrategias de soporte emocional para los equipos de salud y salud mental en los diferentes sectores, que les permitan procesar el impacto generado por los casos y problemas que atienden. Revisar el criterio de productividad sobre todo en los casos en que la intervencin de los y las profesionales requiera garantizar la gratuidad de la atencin, as como un tiempo suficiente para el adecuado abordaje de los casos. Promover la investigacin como lnea permanente presente en todos los niveles de complejidad, dando luces sobre los determinantes psicosociales de los problemas y trastornos de la salud mental y sobre los modelos y propuestas de abordaje ms eficaces y acordes a los principios de la biotica. Realizar alianzas estratgicas con las instituciones acadmicas para asegurar la incorporacin, en los planes de estudios y programas de capacitacin del enfoque integral de salud mental, vinculado a una cultura de la salud, a una visin multidimensional, interdisciplinaria y cultural en el abordaje de los problemas y el compromiso de cada sector en la capacitacin de sus propios recursos y de los otros sectores de las redes.Formacin de equipos interdisciplinarios para atender los problemas ms complejos y especficos, considerando para ello las alianzas necesarias que garanticen la adecuada resolucin de los casos.Comunicacin con los usuarios y sus familiares para conocer sus percepciones sobre las acciones salud mental de modo tal que esto retroalimente la calidad de las intervenciones.

Lineamiento 8PLANIFICACIN, MONITOREO, EVALUACIN Y SISTEMATIZACIN DE ACCIONES EN SALUD MENTALTanto en el sector Salud como en otros sectores se han identificado dificultades como la planificacin centralizada, vertical, poco sustentada en estudios epidemiolgicos y desarticulada de los programas vinculados; variaciones de las polticas en funcin a los cambios de las autoridades, carencia de instrumentos adecuados culturalmente y de sistemas de informacin; prioridad por razones de presupuesto a la evaluacin del proceso y no del impacto; poca sistematizacin que permita la produccin cientfica y visibilizacin de logros en salud mental.Frente a estas dificultades se considera de vital importancia impulsar una poltica pblica del Estado que garantice la continuidad de los sistemas de planificacin, monitoreo, seguimiento y evaluacin, los cuales deben desarrollarse sistemtica y rigurosamente para asegurar la eficiencia y eficacia de todo servicio y programa.Se asumen los siguientes compromisos: Fortalecer el rea de Salud Mental en el Nivel Central del sector, asignndole los recursos financieros necesarios para las funciones de planificacin y evaluacin que le competen. Le corresponde tambin, realizar procesos de planificacin conjunta con los responsables de programas asociados, as como la evaluacin de la eficiencia y eficacia de las polticas de salud mental y de la distribucin de los recursos en este mbito. Establecer lneas de base en salud mental en las diferentes regiones que provean deinformacin inicial para la evaluacin de las intervenciones. Reorientar la asignacin presupuestal segn lneas de intervencin: promocin, prevencin y atencin primaria de salud mental.Gestionar recursos disponibles de la cooperacin externa para los programas que requieren ser abordados de manera especial y para fortalecer los sistemas de planificacin.Lineamiento 9PARTICIPACIN DE USUARIOS Y FAMILIARES EN LA PREVENCIN Y ATENCIN DE SALUD MENTALExisten organizaciones creadas con la finalidad de apoyar a las personas que viven con una enfermedad mental y a sus familiares. Estas organizaciones se articulan alrededor de los hospitales psiquitricos buscando fortalecer y complementar la atencin que reciben, colaborar entre s para superar las dificultades relacionadas a costos y al estigma que an genera la enfermedad mental. Actualmente se promueve que estas organizaciones se articulen ms en funcin de otros servicios en salud mental as como de otras redes sociales, de esta manera se constituyen en estrategias de soporte emocional y social. Estas organizaciones an son pocas, se encuentran poco articuladas y tienen una frgil organizacin debida parcialmente a la falta de recursos econmicos y a la falta de una poltica institucional de apoyo a este tipo de organizaciones.Ante esta situacin se asumen los siguientes compromisos: Desarrollar programas de educacin a usuarios y familiares sobre sus derechos y responsabilidades, los problemas que los afectan, los alcances de la atencin que reciben, los avances cientficos al respecto, las leyes que los protegen y los servicios y recursos psicosociales disponibles en la comunidad que los puedan beneficiar.Promover la organizacin autnoma de usuarios y familiares, reconocida por los gobiernos locales, y su participacin co-responsable en las decisiones relacionadas a las estrategias de intervencin.Incentivar y apoyar iniciativas de formulacin de proyectos que recojan algunas prcticas no tradicionales, y que reunan los criterios ticos, cientficos y de adecuacin cultural necesarios

Recommended

View more >